DISENTERIA BACTERIANA AGUDA

septiembre 29, 2009

Es una enfermedad aguda del tubo digestivo, que a veces implica etiología inespecífica, incierta o desconocida. Se su­cede en las cuatro estaciones del año, observándose con mayor frecuencia en otoño. Según la medicina tradicional china, esta afección se produce por la ingesta de alimentos contaminados, la humedad y el calor acumulados en el interior del cuerpo humano y el estancamiento de la energía y la san­gre del estómago y los intestinos.
La disentería bacteriana aguda tiene por cambios patológicos principales la inflamación piogénica del colon. Sus síntomas clínicos se caracterizan por la forma brusca como aparece la enfermedad, la intoxicación en todo el cuerpo, la fiebre y el dolor abdominal, la diarrea, el tenesmo, la evacuación de pus y materias fecales con sangre, etc. De acuerdo a la de grave­dad, la enfermedad se divide generalmente en 4 tipos: tipo liviano, tipo común, tipo grave y tipo intoxicación. De entre ellos, a los pacientes de tipo grave y tipo intoxicación, su sin-tomatología depende de la naturaleza y la dosis de la sustan­cia irritante, la duración de su acción, la resistencia del pacien­te y la extensión de la alteración gastrointestinal.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes. Prescripción: Puntos principales: Tianshu (E. 25), zusanli, yinlingquan, qihai y shangjuxu (E. 37). Puntos secundarios: Guanyuan (Ren. 4), daheng (B. 15), shousanli (IG 10), liangqiu (E. 34), yanglingquan, shenque (Ren. 8), xiawan (Ren. 10), etc.
Explicación: Generalmente se adopta el método de tonifica-ción, o sea, se introduce la aguja con rapidez y ésta penetra un tanto más profundo de lo normal. Apenas en el paciente se produce la sensación de punción, se procede al método de levantamiento rápido y presión lenta de la aguja en combina­ción con la rotación de la misma y se repite el proceso para aumentar la sensación de punción. Comúnmente, se retiene la aguja por 30-60′. Durante el tiempo de retención de la aguja inserta, tras cada 10-15′ se repite 1 vez la acupuntura. Al pa­ciente del período inicial o al paciente de caso grave se le aplica la acupuntura de 2-3 veces por día. Tan pronto contro­lados los síntomas, se cambia al método de tonificación y dispersión parejas. Se hace el tratamiento una vez al día, 7-10 sesiones constituyen un curso. La acupuntura no se suspende antes de que el cultivo de materias fecales se revele negativo en 3 días consecutivos.

Experiencias clínicas: El tratamiento acupuntural y moxibus-tural de la disentería está registrado ya tan temprano como durante la dinastía Jin (n.e. 265-420) en el tratado monográfi­co de acupuntura y moxibustión Jia Yi JIng (Clásico A y B), mientras que los expertos en estas disciplinas médicas de la posteridad acumularon ricas experiencias. En años recientes, se han obtenido resultados muy buenos en el tratamiento de esta patología con la acupuntura y moxibustión en muchas partes de China.
1. Se informó de 1.236 casos de disentería bacteriana aguda tratados en un centro de asistencia médica, de los cuales en 645 el coprocultivo fue positivo. Además de una observación cuidadosa del cambio de los síntomas, se puso énfasis en observar la negativización de los cultivos, a fin de evaluar el efecto del tratamiento. Al momento de la hospitalización, todos los pacientes tenían fiebre, dolor abdominal, tenesmo, eva­cuación de materias fecales acompañadas de pus y sangre, etc. Y todos estos pacientes habían contraído hacía 3 o me­nos días la enfermedad, sin haber recibido tratamiento con medicamentos. De modo que se les aplicó predominantemen­te la terapia acupuntural para disipar el calor y la humedad, eliminar la acumulación y el estancamiento de la energía y sangre, y armonizarlas a éstas, tomando el tianshu, qihai, shangjuxu y otros puntos. Para los pacientes que tenían un fuerte calor interno se añadían los puntos quchi y hegu para dispersar el calor causado por el yang notorio. Para los que sufrían de una humedad fuerte se les agregaba el punto yin-lingquan a fin de regular el bazo y suavizar la humedad. Se adoptó la dispersión como método principal, aplicando la acu­puntura 2 veces por día, y 1 vez cada 8 horas para los casos graves (y también 1 vez por día luego que los síntomas hubie­ran mejorado en estos casos). La acupuntura no se suspendió hasta que se obtuvieron 3 coprocultivos negativos consecuti­vos. Gracias a dicha terapia, la tasa de curación de los 645 casos antes citados llegó al 92,4%. Además, 134 casos fueron atendidos en otro establecimiento médico, utilizando los pun­tos tianshu y shangjuxu, con una tasa de curación de 94%. Según las visitas médicas subsiguientes, la reincidencia fue también muy baja.
Caso registrado: Li, sexo masculino, 11 años de edad. Tenía el rostro y las mejillas congestionados, rubicundos, las manos y los pies fríos, la lengua de color rojo oscuro, la voz áspera y fuerte, el pulso débil pero perceptible, la temperatura de 40,5°C, la presión sanguínea de 70/50 mmHg, las amígdalas normales, corazón y pulmones normales, el hígado y el bazo no palpables, y dolor a la palpación, localizado en la parte infero-izquierda de la región lumbar. 6 horas antes de la con­sulta, había presentado 1 deposición acuosa y de mal olor. Se sospechó que era un caso de disentería bacteriana aguda. Se le realizó una sangría insertando rápido y superficialmente los puntos shixue, weizhong y chize, y también se le punzó en el tianshu, zhongwan y zusanil con el mencionado método de manipulación de la aguja, reteniéndose ésta por 30′ y siendo 1 vez cada 10′. Tras la acupuntura, el paciente adquiría un me­jor estado anímico, las manos y los pies se tomaron tibios, tenía la temperatura de 39°C y la presión de 90/60 mmHg. 3 horas más tarde, realizó una deposición con pus y sangre. A 7 horas de la última acupuntura, nuevamente se le aplicó 1 sesión de acupuntura siguiendo el mismo método. 17 horas después de esa sesión, sus deposiciones ya no presentaban pus, moco ni sangre. Su temperatura de 38,5°C. Posterior­mente, se le aplicó 2 sesiones más de acupuntura. Al cabo de 3 días, los síntomas habían desaparecido, el paciente estaba afebril y su estado general había mejorado mucho, y el copro-cultivo se había negativizado.

2. Hubo una información especial sobre 45 casos de disente­ría tipo intoxicación tratados con la terapia acupuntural. Las normas para diagnosticar los casos de este grupo fueron: inicio súbito, fiebre elevada, semiinconciencia, dolor abdomi­nal, y evacuación de pus y sangre tras la aplicación de ene­mas. En los casos graves, se escuchaba ruidos cardiacos apagados, palidez, hipotensión y gran postración. En algunos pocos casos, la temperatura no era alta, las extremidades frías, postración del aparato respiratorio, deshidratación, co­lapso vascular, vómitos de color café, además de otros sínto­mas. El grupo fue dividido en 3 subgrupos: 1) tipo común: 18 casos; 2) tipo grave: 12 casos; y 3) tipo extremadamente gra­ve: 15 casos.

Método:
1. Control de la fiebre: en la mayoría de los casos se combinó la acupuntura con la raspadura. a) Punción en el punto princi­pal dazhui. Se hizo la sangría allí mediante una punción rápida con una aguja de tres filos, se tapó el punto con media hojita de xantoxilo y se la fijó con esparadrapo, al mismo tiempo que se insertó en el dashu (V. 11) y el jianshi (PC. 5). Para los casos cuya fiebre no descendía en 1 hora, se puncionó adi-cionalmente en los puntos shenmen (C. 7), neiting (E. 44) y xiaxi (Vb 43), reteniendo la aguja por 10′. b) Raspadura: utili­zando una copita de aceite de ajonjolí y algo de agua tibia, se raspó una línea del fengfu al dazhui y otra del dazhui al changqiang (Du. 1), y también una en un lado del pishu (V. 20) al baihuanshu (V. 30) y otra en el otro lado del primero al se­gundo punto. Generalmente, la temperatura bajó en 1-2°C tras 20-40′ del referido tratamiento. Este método resultó efectivo en los pacientes que anteriormente tuvieran la temperatura supe­rior a los 39 ó 40°C.

2. Detención del espasmo con la acupuntura: se seleccionaron los puntos hegu, neiguan, yongquan, xiajuxu, baihui, yintang (Extra.), renzhong y suliao (Du. 25), se giró la aguja por 2-3′ y se la retuvo por otros 20-25. Por lo general, la convulsión se detenía de 2-5′ después de la acupuntura y no volvía a suce­der tras 2 ó 3 sesiones de acupuntura. Sin embargo, se en­contró con 1 caso de convulsión persistente (cuyo paciente tardó en hospitalizarse) el cual no cedió a la terapia acupuntu-ral en los puntos mencionados, efectuada en varias ocasiones, de modo que finalmente se le añadió la punción en un punto más, el fengfu, y se logró detener la convulsión de inmediato, sin que ésta volviera a presentarse.

3. Contención de la postración del aparato respiratorio: cuando aparecía una respiración similar al sollozo, en seguida se insertaban los puntos yingxiang (IG 20), shenzhu (Du. 12), chengjiang (Ren. 24) y shaoshang (P. 11). Por lo general, de 10-20′ tras la acupuntura la respiración se tornaba regular, y se aplicaba la acupuntura 2 ó 3 veces más para consolidar el efecto. Cuando se encontraba con una respiración superficial y no regular, aparte de los puntos citados, se punzaba adicio-nalmente en el futu del cuello (IG 18), el fengchi (Vb 20) y otros puntos. Del grupo de casos en cuestión, 12 pacientes recibieron adicionalmente inyecciones de coramina.

4. Contención de la postración del aparato circulatorio: para los casos cuya presión sanguínea había descendido a 70 mmHg (presión de contracción) y tendía a bajar más, se inser­taron los puntos shixuan y los puntos quchi, chize, weizhong, neiguan, suliao, renzhong, baihui, kunlun, shangjuxu y xiaxi, siendo la aguja retenida por 20-30′. En consecuencia, la pre­sión sanguínea subió a alrededor de 70-90 mmHg, mientras que sólo 2 casos tuvieron que recibir adicionalmente terapia con medicina occidental.

5. Para la complicación con la retención urinaria: acupuntura en el guanyuan, qihai, xiaochangshu (V. 27), pangguangshu (V. 28), etc. La mayoría de los pacientes orinaron de 2-10′ después de la acupuntura. Para los casos con la piel lívida se insertó en los puntos duiduan (Du. 27), renzhong, chengjiang y taodao (Du. 13), tras lo cual la mayoría de las manchas amo­ratadas desaparecieron. En algunos pocos casos fue necesa­ria la oxigenación.
Por medio de la observación clínica el autor sostenía que la acupuntura había tenido un notable efecto para bajar la fiebre, contener la convulsión y la postración de los aparatos respira­torio y circulatorio y mitigar otros síntomas. Gracias a la tera­pia con los mencionados métodos, a excepción de 1 paciente que murió, todos los 44 pacientes restantes que sufrían de la disentería tipo intoxicación fueron curados, descendiendo así la tasa de mortalidad al 2,2%.
La acupuntura, en carácter de una de las terapias complemen­tarias, es capaz de elevar la tasa de supervivencia en el soco­rro de los pacientes. Una gran cantidad de experimentos e investigaciones demuestra que la acupuntura ayuda a aumen­tar la capacidad de resistencia del organismo contra la disen­tería. No obstante lo cual, el tratamiento cabal requiere de un conjunto completo de medidas terapéuticas.

2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción:
Grupo 1: Shenque, guanyuan y zusanli. Grupo 2: Tianshu, qihai y yinlingquan.
Explicación: Se gira un cigarro de moxa pulverizada encendi­do por encima del punto requerido sin tocar la piel. 1 ó 2 veces de moxibustión por día, de 20-30′ por vez para cada punto. Uso alternativo de los puntos de ambos grupos. Experiencias clínicas: La moxibustión, al igual que la acu­puntura, ha surtido efectos terapéuticos considerablemente satisfactorios en el tratamiento clínico de la disentería bacte­riana tanto aguda como crónica. Actualmente, los métodos más usados en China incluyen la moxibustión con un cigarro de moxa que gira por encima del punto requerido sin tocar la piel, la moxibustión moderada con cigarros de moxa, la moxi-bustión con esos cigarros “picando como un pájaro”, la moxi-bustión indirecta de conos de moxa con una rebanada de ajo fresco, la moxibustión indirecta de esos conos con sal y la moxibustión indirecta también de tales conos con una rebana­da de jengibre fresco, así como la moxibustión indirecta sahumando el ombligo y otros métodos, mientras que prefe­rentemente se aprovechan los puntos shenque, tianshu, qihai, guanyuanshu (V. 26), shenshu (V. 23), pishu (V. 20), da-changshu (V. 25), dazhui, yinlingquan y zusanli. Durante el proceso de tratamiento clínico, aunque los puntos escogidos y los métodos de moxibustión fueron diferentes, sus efectos terapéuticos resultaron relativamente similares. Por ejemplo, alguien aplicó cigarros de moxa girándolos por encima de los puntos implicados sin tocar la piel para tratar 65 casos de disentería bacteriana (entre ellos, 50 casos agudos y 15 cróni­cos), de los cuales 60 se recuperaron (92,3%), 3 mejoraron (4,6%) y 2 no cedieron al tratamiento (3,1%). Para los casos en los que el tratamiento fue efectivo se había ofrecido un promedio 8,2 sesiones de moxibustión, con los siguientes promedios de días para la remisión de los síntomas principa­les: 1,4 días para la normalización de la temperatura, 2,8 días para el dolor abdominal, 3,2 días para el tenesmo, 4,1 días para el dolor abdominal causado por la presión y 4,2 días para la normalización de la materia fecal. Caso registrado: Liu, sexo masculino, 46 años de edad, obre­ro. Presentaba dolor abdominal y desde hace 3 días tenía diarrea con frecuencia de 15-20 veces por día. Las primeras evacuaciones eran acuosas, pero a la tarde siguiente pasaron a ser una mezcla de líquido mucoso, pus y sangre. A la palpa­ción del abdomen sentía dolor localizado en la parte infero-izquierda; como otros síntomas acompañantes presentaba tenesmo, sentía náuseas ocasionales, escalofrío, fiebre de 38,7°C, pulso filiforme, lengua saburral, amarillenta. Por el cultivo coprológico se obtuvieron bacilos Flexneri. Se diagnos­ticó como disentería bacteriana aguda. El paciente pidió acu­puntura y moxibustión para su tratamiento. Tomando los pun­tos shenque y guanyuan, se le aplicaron cigarros de moxa encendidos girándolos por encima de los puntos sin tocarlos. Al cabo de 30′ de la moxibustión para cada punto, había dis­minuido las molestias de la parte infero-izquierda de la región abdominal, tras lo cual se le continuó la moxibustión por 10′. El día siguiente, cuando acudió a una nueva consulta, tenía 37,2°C de temperatura, su dolor abdominal había disminuido notablemente, había tenido 5 deposiciones diarreicas y no pre­sentaba tenesmo. Luego, habiendo recibido el paciente 2 sesiones de moxibustión más con el mismo método, los síntomas desaparecieron completamente y el coprocultivo se negativizó.
Esta terapia es bastante eficiente para tratar la disentería bacteriana aguda. En lo tocante a la disentería crónica, la moxibustión por un lapso de tiempo relativamente largo resulta más eficaz que otras terapias.

3) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción: Puntos principales: Tianshu, shangjuxu, zusanli y sanjiaoshu (V. 22). Para la náusea y el vómito se añaden el neiguan y zhongwan (Ren. 12); para el dolor intenso inferoabdominal, el qihai y sanyinjiao (B. 6); para el tenesmo, el guanyuan; y para el alza térmica, el quchi y hegu.
Explicación: Generalmente se utili­zan ondas ralas u ondas compactas-ralas, con una magnitud de corriente que provoca una estimulación me­diana o poderosa, siempre que no exceda la tolerancia del paciente. Se aplica la electropuntura 1 ó 2 veces por día, cada vez de 15-30′, siendo 1 curso de tratamiento de 5 sesiones.
Experiencias clínicas: Clínicamen­te, la electropuntura destinada a tratar la disentería bacteriana aguda se caracteriza por su efecto rápido y período de tratamiento corto y a menudo la sintomatología remite notablemente en 1-3 días. A. Se informó sobre 84 pacientes de disentería bacteriana aguda tratados con electropuntura, cuyas edades fluctuaban de 10-50 años. El copro-cultivo era positivo en 45 pacientes. El resto de pacientes a pesar del coprocultivo negativo, fueron trata­dos como disentería bacteriana aguda, por la sintomatología y de los demás casos, y por la presencia de pus y sangre en las heces fecales. Clínicamente, se escogían el zusanli, sanjiaoshu y tianshu como puntos principales, y para la fiebre elevada se añadía el hegu, para la náusea y el vómito el zhongwan, y para el dolor inferoabdominal el sanyinjiao. El método de ma­nejo concreto consistió en que, una vez que se producía la sensación de punción con la aguja, se conectaba la corriente eléctrica por 30-40′, con 1 ó 2 veces de tratamiento por día. Por lo regular, en los puntos de las extremidades superiores y de las regiones dorsal y abdominal se aplicaba la corriente pulsatoria que tiene una función inhibitoria relativamente pode­rosa, mientras que en los puntos de las extremidades inferio­res se aplicaba la corriente inducida que produce estimulación, usándose cada vez de 4-8 puntos, hasta que se curara la enfermedad. Todos los 84 pacientes fueron curados con la terapia electropuntural (sin la participación de medicamentos, a excepción de la administración de suero para aquellos casos de grave deshidratación). El promedio de veces de electropuntura recibidas por ellos fue de 2,6 veces, siendo el mínimo de 1 vez y el máximo de 8 veces. Además, se observó el cambio de temperatura en 45 pacientes. Regularmente, ésta, de 38­40° C, se volvió normal en 24 horas tras la terapia. También fue sometido a la observación el hemograma de 18 pacientes, de entre los cuales el total de leucocitos que sumaba 11.000-20.000/ mm3 antes del tratamiento se normalizó sin excepción en 24-48 horas después de la electropuntura. Observación del cambio de los síntomas: por lo general, luego de la electro­puntura el dolor abdomi­nal disminuía o desapare­cía inmediatamente, mientras que tras 1 ó 2 aplicaciones de electro­puntura la frecuencia de las deposiciones diarrei-cas se reducían, la náu­sea y el vómito disminuí­an en la mayoría de los casos. Análisis microsco­pico fecal de 67 casos: los eritrocitos y los pioci-tos habían desaparecido al cabo de 5-7 veces de tratamiento. El coproculti-vo que en 45 casos, era positivo antes del trata­miento, se negativizó tras 5-8 aplicaciones de elec­tropuntura.

B. Hubo informaciones sobre otros 76 casos de disentería bacteriana aguda tratados clínica­mente,  tomándose los puntos shangjuxu, quchi y tianshu, donde se aplicó el aparato terapéutico tipo G 6805 utilizando ondas compactas-ralas con una estimulación mediana o poderosa, siendo 1 ó 2 veces por día. La tasa de curación alcanzó al 96,4%, igualmente con resultados satisfactorios. Caso registrado: Paciente Zhao, sexo masculino, 28 años de edad. Recibió la primera consulta el 13 de septiembre de 1978. Presentó al inicio escalofrío, luego dolor abdominal, tenesmo, anorexia, náusea, sudoración, mialgias, deposicio­nes diarreicas en número de 20 veces al día, acuosas, con moco, sangre y pus. Al examen físico había fiebre de 39,4°C, pulso superficial pero perceptible, la saburra de la lengua era delgada y blanca. Examen coprológico rutinario: mucosidad escasa, sangre escasa, piocitos (+), eritrocitos (+++) y presen­cia de fagocitos. Coprocultivo en 2 ocasiones: bacilos disenté­ricos Sonne. Diagnóstico: Disentería. Tratamiento: transpira­ción y suavización de la humedad, así como purificación de los órganos internos y reducción de la suciedad acumulada en ellos por los alimentos. Puntos seleccionados: hegu, zusanli, sanjiaoshu, tianshu, zhongwan y neiting (E. 44). Se le aplicó al paciente la electropuntura según el método arriba menciona­do. Después de 2 aplicaciones de esta terapia, el paciente transpiró, la fiebre desapareció, el dolor abdominal disminuyó en intensidad, la frecuencia de las evacuaciones se redujeron. Luego de 8 sesiones de la misma electropuntura, los síntomas remitieron. El paciente se recuperó tras 10 sesiones y copro-cultivo se negativizó.

Explicaciones adicionales:
1. La acupuntura y la moxibustión son considerablemente eficientes para tratar la disentería bacteriana aguda. Es acon­sejable tratar a los pacientes de tipo liviano y de tipo común simplemente con la manipulación de agujas filiformes, la moxibustión y la electropuntura. Para los pacientes de tipo grave y de tipo intoxicación, al tiempo de aplicarles la punción con agujas filiformes, la electropuntura, la punción para la sangría y otras terapias, resulta necesario realizar un trata­miento de soporte o administrarles medicamentos tradiciona­les chinos y occidentales. La práctica ha comprobado que la acupuntura y otras terapias aplicadas adicionalmente a los pacientes con disentería bacteriana aguda con un cuadro clínico grave, ayudan a elevar la eficiencia del tratamiento y bajar la tasa de mortalidad.

2. La acupuntura y la moxibustión utilizadas para tratar la disentería bacteriana crónica han sido informadas en diversas partes de China. Habitualmente, se toman, entre otros, los puntos yinlingquan, zusanli, tianshu, qihai, shenshu, mingmen, dazhui, guanyuan y dachangshu. Cuando se aplica la acupun­tura, se adopta el método de tonificación y dispersión simultá­neas o el de tonificación, y se retiene la aguja por 20-30′. Se­gún la medicina tradicional china, esta enfermedad a menudo se debe a la deficiencia de la esencia en el bazo, o tanto en el bazo como en el riñón. Razón por la cual, con frecuencia entra en combinación la moxibustión, o sea, la moxibustión modera­da con cigarros de moxa o la moxibustión indirecta con ciga­rros de moxa girando por encima de los puntos requeridos. Cada sesión dura de 10-20′. En la mayoría de casos, se aña­de la moxibustión luego de la acupuntura, pero también hay casos en que se aplica la acupuntura un día y la moxibustión el día siguiente, en forma alternativa. Recurriendo al mencio­nado método, se trataron a 40 casos de disentería bacteriana crónica, todos los cuales, antes de este tratamiento, tenían coprocultivo positivo, así como cambios patológicos, en mayor o menor grado a nivel rectal detectados mediante el examen microscópico. Luego de la terapia, 30 casos fueron curados, con un promedio de 12,3 días para la curación. Se considera­ba a un paciente curado cuando desaparecía la sintomatolo-gía, la frecuencia de las evacuaciones diarreicas disminuía a 1 ó 2 veces por día, con aspecto normal, 3 coprocultivos negati­vos, examen microscópico rectal normal. En cuanto a los 10 pacientes restantes, los síntomas clínicos y la frecuencia de evacuaciones disminuyeron en distinto grado, pero el cultivo coprológico y el examen microscópico rectal no cumplieron con los requisitos de curación.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 38 seguidores

%d personas les gusta esto: