BRONQUITIS

octubre 1, 2009

La bronquitis es una inflamación aguda del árbol traqueobron-quial, producida por una multitud de causas. A menudo es consecuencia de una invasión bacteriana, puede desarrollarse luego de un catarro común u otros procesos virales de nasofa-ringe, garganta etc. o la irritación producida por sustancias químicas y físicas, así como alergia y otros factores. Su alte­ración patológica más temprana es la hiperemia de mucosas, seguida de descamación, edema, infiltración leucocitaria de la submucosa y producción de exudado viscoso o mucopurulen-to. Clínicamente, la bronquitis se divide en aguda y crónica. La medicina tradicional china considera que esta enfermedad corresponde al campo de enfermedades tales como “tos”, “flema húmeda acumulada en los pulmones” y “estridor” y tiene relación con la lesión fisiológica de los pulmones, el bazo y los riñones.
La bronquitis aguda presenta síntomas de infección de las vías respiratorias altas. Al comienzo, el paciente presenta síntomas de una coriza, malestar, escalofrío, febrícula, dolor muscular y de la espalda, molestias en la garganta, tos que suele indicar el inicio de la bronquitis, en un principio es seca y no productiva, posteriormente produce pequeñas cantidades de esputo viscoso que progresivamente se hace abundante y mucopurulento o la tos persistente se acompaña de náusea y vómito. Puede haber disnea después de la obstrucción de las vías respiratorias. Durante la auscultación se escuchan ron­quidos silbantes o sonidos aislados, a veces estertores crepi­tantes o húmedos en los bronquios, comúnmente hay silbidos después de la tos.

La bronquitis crónica se produce con frecuencia por exposi­ción prolongada a irritantes bronquios inespecíficos. Las mani­festaciones clínicas predominantes y manifestaciones iniciales son la tos persistente, productora de esputos blancos espu­mosos o mucosos, además hay disnea progresiva de esfuerzo gradual, la tos, los silbidos, las infecciones respiratorias recu­rrentes o, en ocasiones, la debilidad y la pérdida de peso. En la auscultación se nota lentitud en la exhalación forzada, ron­quidos etc. Más tarde puede haber cianosis franca por hipoxe-mia, en pacientes con corazón pulmonar grave, signos de insuficiencia cardio-pulmonar congestiva.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Tiantu (Ren. 22), chize (P.
5) , taiyuan(P. 9), lieque (P. 7), hegu, dingchuan (Extra.) y feishu (V. 13).
Puntos auxiliares: Dazhui, fenglong (E. 40), zusanli, shanz-hong (Ren. 17), zhongfu (P. 1), yunmen (P. 2), neiguan (PC.
6) , shenshu (V. 23) y pishu (V. 20).
Puntos de experiencia: Zhichuanling (Extra.), zhongchuan (Extra.) y chuchuan (Extra.).
Explicación: Cuando se presentan los trastornos de bronqui­tis aguda o bronquitis crónica, la acupuntura se aplica prioritariamente con el método de dispersión, o con el método de tonificación y dispersión parejas. Conforme al estado del paciente, se da 1 ó 2 sesiones de acupuntura por día y en cada sesión se retiene la aguja por 10-20′ y tras cada intervalo de 5′ se rota 1 vez la aguja. 1 curso de tratamiento consta de 10 sesiones.
Durante el período de persistencia de la bronquitis crónica, la acupuntura se da predominantemente con el método de tonifi-cación y dispersión parejas, o simplemente con el método de tonificación. Se la aplica 1 vez cada 2 días, en cada ocasión se retiene la aguja por 10-20′, y 10 sesiones de acupuntura componen 1 período de tratamiento.
Experiencias clínicas: La acupuntura como terapia clínica puede rendir resultados exitosos para tratar la bronquitis tanto aguda como crónica. De ordinario se toman principalmente los puntos localizados a lo largo del Meridiano del Pulmón Taiyin de la Mano, el Meridiano del Intestino Grueso Yangming de la Mano, el Meridiano de la Vejiga Taiyang del Pie, el Meridiano del Bazo Taiyin del Pie, el Meridiano Ren y el Meridiano Du. El tratamiento acupuntural arroja una tasa de curación total de 79,9-96%.
1. Se atendieron a 50 casos de bronquitis aguda utilizando con frecuencia los puntos dingchuan, hegu y taiyuan. Se aplicó el método de tonificación y dispersión simultáneas, introduciendo la aguja lentamente. Cuando se puncionaba el punto ding-chuan, era necesario que la sensación de calambre, pesadez y entumecimiento que producía la aguja, ascendiera hasta el cuello y descendiera hasta la espalda y ambos hombros. Tras haber girado la aguja por 2 ó 3′, el paciente sentía de inmedia­to que se había aliviado la opresión del tórax y que había remitido el jadeo y la sequedad en la garganta. Para el punto dingchuan no se retenía la aguja. En seguida, se punzaba en el hegu y taiyuan para regular la energía de los pulmones. Luego de la acupuntura, la mayoría de los pacientes presen­taba una respiración rítmica. Por lo común, se obtenían resul­tados notorios con 3-5 sesiones de acupuntura. Al término de 1 curso de tratamiento, el 40% de los enfermos fueron cura­dos, el 56% mejoró, y en sólo un 4% no se obtuvieron resulta­dos exitosos, lográndose por tanto una eficacia de 96%. Caso registrado: Paciente Guo, femenino, 37 años de edad. La primera consulta tuvo lugar el 18 de marzo de 1979. La paciente desde hace 5 días presentaba dolor de cabeza, nasal claro, febrícula, tos no productora y rinorrea. Se le administró por vía oral tabletas de APC, de terramicina, tabletas com­puestas de regaliz, jarabe para la tos y otros medicamentos. En consecuencia, la cefalea, la rinorrea y otros síntomas mejo­raron, pero la tos seguía empeorando. La radiografía de tórax demostró que el corazón y los pulmones se encontraban apa­rentemente normales, el hemograma también era normal. Se diagnosticó que era un caso de bronquitis aguda. Se optó por la terapia mencionada, se puncionó en los puntos dingchuan, hegu y taiyuan con el mismo método de manejo y se retuvo la aguja por 30′. Al día siguiente, se ofreció una segunda consul­ta médica, la paciente refirió que la tos había disminuido en frecuencia. De modo que se repitió la terapia. Recibió 4 sesio­nes de tratamiento, posteriormente la paciente se recuperó.

2) Método: Se aplica moxibustión.
A. Moxibustión moderada con cigarros de moxa:
Prescripción: Grupo 1: Feishu, fengmen (V. 12), tiantu y zusanli. Grupo 2: Dazhui, gaohuangshu (V. 43), shanzhong y qihai (Ren. 6).
Explicación: Se practica la moxibustión moderada de manera convencional, utilizando ambos grupos de puntos alternativa­mente. 1 sesión por día, 20′ para cada punto. La moxibustión puede aplicarse a los puntos a un tiempo o por separado. 10 sesiones forman 1 curso de tratamiento, con un intervalo de 5 días entre uno y otro curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Con este método se atendieron a 210 casos (161 de tipo simple y 49 de jadeo), de los cuales, al finalizar 1 curso de tratamiento con moxibustión, 120 fueron controlados clínicamente, 51 reaccionaron con resultados notorios, 34 mejoraron y 5 no cedieron al efecto, de suerte que se lograron una tasa de resultados notorios por sobre el 81,3% y una eficiencia total de 97,4%. Comparativamente, los resul­tados fueron mejores en los casos de tipo simple. Luego del tratamiento, la sintomatología de los pacientes mejoró nota­blemente. De entre 49 casos con disminución de los ruidos respiratorios y estertores previos al tratamiento, 44 se libera­ron de estos síntomas tras la moxibustión. Esta tiene eficacia para contener la tos y eliminar la flema. Tras la moxibustión, los pacientes sufrieron de gripe con menor frecuencia. La terapia en cuestión se desempeña como media para sustentar los factores antipatógenos y consolidar la energía. Caso registrado: Paciente Wang, femenino, 46 años de edad.
Era un caso de bronquitis crónica de 12 años, que se exacer­baba cada invierno. En los últimos días, presentaba un nuevo acceso por el frío. Al momento tenía tos esporádica que se intensificaba por las noches sin lograr conciliar el sueño. Su esputo era de muco viscoso claro en cantidad moderada, y al mismo tiempo había sensación de opresión en el pecho y su respiración era corta. Se había tratado con fármacos para calmar la tos, los cuales no habían dado resultados. Examen: temperatura, 36,5°C; presión sanguínea, 120/80 mmHg; pul­so, 90 por minuto; auscultación pulmonar, sonido de respira­ción áspera. Radiografía de tórax: los hilios de ambos pulmo­nes tenían aumento de la trama bronquiovascular. Exámenes rutinarios de sangre, orina y materias fecales: Ausencia de anomalías. Pulso resbaladizo y de cuerda, saburra blanca, espesa y viscosa. Se aplicó a la paciente la moxibustión mo­derada con cigarros de moxa en el feishu, dazhui y tiantu, por 20′ para cada punto. Exactamente aquella misma noche, la tos fue menos frecuente, disminuyó la expectoración y pudo con­ciliar el sueño aunque no fácilmente. Al concluirse la tercera sesión de terapia, todos los síntomas desaparecieron, pero la paciente siguió bajo control clínico.
B. Moxibustión indirecta de conos de moxa con rebana­das de jengibre fresco:
Prescripción: Dazhui, fengmen y feishu.
Explicación: Se instruye al paciente para que se siente frente a una mesa, su espalda descubierta, los brazos cruzados delante del pecho y apoyados en la mesa, y la cabeza un tanto agachada. Luego, se coloca una rebanada de jengibre fresco de aproximadamente 0,3 cm. de grosor (con varios agujeros en ella) en el punto requerido, sobre la cual se aplica un cono de moxa encendido. 1 ó 2 sesiones por día, de 3-5 conos de moxa para cada punto.
Experiencias clínicas: Con la referida terapia se atendieron a 100 casos de bronquitis aguda, de los cuales 21 eran niños menores de 7 años, 17 pacientes entre 8 y 18 años, 26 de 19­50 años, y 36 de 51 ó más años. Todos ellos recibieron 1 ó 2 sesiones de moxibustión por día, y por 10 días consecutivos. La eficiencia total alcanzó el 93%, y de ella la curación clínica fue del 78%. La terapia probó ser eficiente para los casos de tos con expectoración blancuzca espumosa pero relativamen­te pobre para los casos con tos frecuente, persistente y con esputo amarillento y viscoso.
Caso registrado: Paciente Song, femenino, 33 años de edad. Su constitución era débil. Tenía hiporexia y un rostro inexpre­sivo. A causa del viento y el frío, presentaba tos desde hace 5 días. En los 2 últimos días, la tos se había exacerbado, y cada vez que tosía fuerte, había dolor en el pecho. No tenía fiebre ni dolor de cabeza, pero sentía adinamia y expectoraba una flema blanca y clara, en cantidad regular. Mostraba un sem­blante amarillento, su lengua era de color claro con una sabu­rra delgada y blanca, y un pulso blando y resbaladizo. Dia­gnóstico: Bronquitis aguda. Se la trató con la terapia moxibus-tural mencionada y se curó al cabo de 3 aplicaciones de moxi-bustión.

3) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción: Tipo simple: Feishu, hegu, fengmen y dazhui.
Tipo de jadeo: Kongzhui (P. 6), dingchuan, neiguan y yuji (P.10). Para la tos fuerte y persistente se agrega el lieque (P. 7); para los casos con abundante expectoración, el fenglong; para la disnea, el tiantu y shenshu; y para el decaimiento, el zusan-
li. Puntos de experiencia: El feire (Extra.), el zhike (Extra.) y el punto de respiración (a un tercio del borde posterior del mús­culo esternocleidomastoideo en sentido hacia abajo).
Explicación: Cada vez se escogen 2-4 puntos, y todos los puntos son usados alternativamente. La terapia electropuntu-ral adopta ondas compactas por 5′ y luego se cambia a ondas compactas-ralas y, 10′ después, la estimulación débil se inten­sifica gradualmente en magnitud hasta convertirse en una estimulación de intensidad mediana. Se da 1 sesión de elec­tropuntura cada día o cada dos días, con un curso de trata­miento de 10 sesiones. El paciente reposa de 3-5 días entre un curso tratamiento y el subsiguiente.
Experiencias clínicas: Se ha investigado mucho sobre la terapia electropuntural para tratar la bronquitis crónica, con efectos satisfactorios en todos los casos. En un estableci­miento asistencial fueron sometidos a observación 509 casos. Para los pacientes que presentaban una respiración disneica, se colocaba el polo positivo en el punto neiguan, y el polo negativo en el feire; para los pacientes con bronquitis aguda y con tos persistente, se colocaba el polo positivo en el fenglong o el zhike, y el polo negativo en el feire; para los casos de bronquitis crónica con complicaciones que tenían mucha ex­pectoración y eran físicamente más fuertes, se colocaba el polo negativo en el punto de respiración, y el polo positivo en el fenglong o el kongzhui; y para los enfermos cuya salud era precaria, se colocaba el polo negativo en el feire, y el polo positivo en el fenglong. Se ofrecía la electropuntura 1 vez por día y de 10-20′ por vez. Frecuencia: Las ondas compactas resultaron más apropiadas y pasaban gradualmente de una intensidad débil a otra medianamente fuerte. 1 curso de trata­miento constaba de 6 días. Los pacientes no curados en el primer período de tratamiento continuaron con el segundo período. La eficacia promedio fue de más de 97%, y la tasa de curación por término medio llega al 21%. Por lo general, 1 minuto después de conectada la corriente eléctrica, la respira­ción del paciente se tornaba apacible y suave y éste se sentía perfectamente bien sin la sensación de opresión en el pecho. Según otras informaciones, hubo 1.013 casos de bronquitis crónica tratados con electropuntura, puncionando profundo en el dazhui, taodao y otros puntos. De dichos casos, la tasa de control a corto plazo fue del 61%, éxito notable en el 21,5%, y curación total en el 96,1%. Se concluyó que la electropuntura tiene una notable eficacia terapéutica a corto plazo. De acuer­do a la observación en 80 pacientes hospitalizados, la canti­dad expectorada por paciente y por día previo al tratamiento era de 83,3 ml, pero luego de 10 días de tratamiento ésta se redujo a 9,9 ml, lo que fue una reducción promedio de 88,1%.
Precauciones: Conviene insertar la aguja en sentido oblicuo en los puntos shu de la espalda, para no lesionar los pulmo­nes y provocar un neumotórax. Cuando se introduce profundo en los puntos dazhui y taodao, se debe escoger con precisión las posiciones del cuerpo, dominar bien la profundidad de la inserción de la aguja y observar con mucha atención la reac-
ción del paciente. Si éste siente mareo, náusea, y tiene sudo-ración, palidez, etc., hay que suspender la terapia de inmedia­to y ordenar al paciente que repose en decúbito dorsal durante unos momentos. En general, los médicos inexpertos, cuando usan este método, deben tener mucha precaución.

4) Método: Se aplica auriculopuntura
Prescripción: Puntos ubicados en las orejas que transmiten efectos acupunturales a la nariz interna, tráquea, faringe, adre-nal, endocrina y los pulmones.
Explicación: Cada vez se escogen 2 ó 3 puntos, se inserta la aguja, se la retiene por alrededor de 30′ y se la rota 2 ó 3 veces durante su retención. Se da 1 sesión por día, y 1 curso de tratamiento se forma de 10 sesiones, O con agujas implantadas de 1-2 días, o se las implanta día por medio, cada curso lo constituyen 5 sesiones. Luego, tras haberse suspendido la auriculopuntura por 1 semana, se la aplica nue­vamente. La pinchadura se hace en ambas orejas, alternati-Eamenieei cias clínicas: Se trataron a 112 casos de bronquitis crónica, puncionando con una aguja filiforme el punto tinggong interno y perforando hasta el punto nariz interna. Método de manejo: se levanta el hélix con el dedo pulgar e índice y se presiona con la punta del índice en el centro del surco semicir­cular ubicado en el dorso del pabellón, a fin de lograr dolor en la raíz de la oreja y sensación de pesadez en el interior del pabellón. Luego, desde el centro del citado surco, la aguja entra de 0,1-0,3 cun y avanza posteriormente en sentido infe-ro-oblicuo hasta el punto nariz interna para producir una sen­sación de dolor permanente, se retiene la aguja por 10-15′, e igualmente se puede girar la aguja de cuando en cuando to­mando en cuenta el estado general del paciente. Al hacerse esto, por lo común el enfermo sentía el aire pasando por las fosas nasales, fresca la nasofaringe, fluida la respiración y aliviada el asma. Dentro de la eficiencia terapéutica a corto plazo, 69 de los 112 casos arriba mencionados fueron cura­dos, o sea, un 6 1,7%, y 32 mejoraron notablemente, un 28,5%. Pero la terapia no generó efecto notable en los 11 casos restantes, un 9,8%.

5) Método: Se aplica digitopuntura.
Prescripción: Puntos usuales: Los 5 pares de puntos en las costillas (cada par de puntos se halla en los bordes inferiores de las articulaciones de cada uno de los 5 primeros pares de costillas).
Puntos de reserva: Punto 1 del tórax (en el borde inferior de la cuarta costilla, a distancia de un través de dedo tendido de plano desde la línea central perpendicular de la clavícula co­rrespondiente hacia adentro); punto 2 del tórax (en el borde inferior de la cuarta costilla, a distancia de un través de dedo tendido de plano desde la línea central perpendicular de la clavícula correspondiente hacia afuera); punto 3 del estómago (en el punto de cruce del borde inferior de la sexta costilla con la línea lateral del esternón); punto 1 del borde superior de la clavícula (en el lugar donde se encuentra la articulación de la clavícula con el esternón, ubicada en el borde superior del extremo interno de la clavícula); y punto 2 del borde superior de la clavícula (en el lado interno-lateral de la clavícula, a distancia de un través de dedo tendido desde el punto central del borde superior de la clavícula hacia adentro).Punto de dolor por la reacción a la presión: Se refiere al punto del tórax sensible al dolor por la presión que no sea ninguno de los puntos pectorales antes mencionados. Este punto que­da en donde el paciente siente mayor dolor cuando se explora y palpa con un dedo cuidadosamente en los bordes o la piel superficial de las costillas, el esternón, las clavículas y otros huesos.
Explicación: Se adopta el “método de presión con un dedo rozando”. Vale decir, el terapeuta oprime con un dedo el punto requerido del hueso correspondiente y lo roza sin cesar, a fin de conseguir que el paciente mantenga una reacción relativa­mente intensa al dolor causado por la palpación. En cada sesión de tratamiento, habitualmente se elige 1 ó 2 pares de puntos más sensibles de los 5 pares de puntos de las costillas. Si no se logra un efecto instantáneo deseado, se pasa a esco­ger 1 ó 2 puntos de reserva sensibles o el punto de dolor por la reacción a la presión. Cada vez la presión digital dura 7-15′ en cada punto. Son 2 sesiones por día, y 10 sesiones forman 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: En una ocasión se informó sobre 100 pacientes con bronquitis crónica presentaban disnea y estridor respiratorio, se encontraban en el período de exacerbación y fueron tratados con el citado método. Eran campesinos. Fue­ron escogidos para el tratamiento tras un examen de rayos X y un examen físico. Entre ellos había 64 hombres y 36 mujeres. El más pequeño tenía 11 años de edad, y el más viejo 74 años. Presentaban la enfermedad por un período entre 2 – más de 50 años como mínimo y máximo, respectivamente. De los 100 casos, 4 eran catalogados como leves, 47 de intermedios y 49 de graves. 34 casos tenían como complicación enfisema pulmonar, y los 66 restantes no tenían complicaciones. Eficiencia del tratamiento: De los 100 casos, 31 fueron contro­lados a corto plazo, 28 respondieron con efectos notorios, 33 mejoraron y 8 no cedieron al efecto de la terapia; la eficiencia total alcanzó el 92%, la eficiencia notoria o más que notoria el 59%. La reversión de la disnea tras la presión digital en los puntos pectorales: tomó como mínimo, 3′; máximo, 14′; y pro­medio, 5-7′. Duración de la reversión de la disnea: en los pri­meros 3-5 días del tratamiento, el efecto terapéutico mostró fluctuaciones bastante amplias, pues el mínimo duró 1 ó 2 horas, y el máximo 21 horas, mientras que reversión de la disnea duró de 4-12 horas en la mayoría de los pacientes; pero luego de 3-5 días de tratamiento, el efecto se fue estabili­zando y consolidando.

6) Método: Se aplica la sangría acupuntural.
Prescripción: Puntos principales: Taiyang (Extra.), fenglong,
yuji y tiaokou (E. 38).
Puntos secundarios: Shanzhong, fengmen, feishu (V. 13), xinshu (V. 15) y geshu (V. 17).
Explicación: Cada vez se toman 1 ó 2 puntos principales, así como 1 ó 2 puntos secundarios. Después de la pinchadura en los puntos del tórax y la espalda, también se pueden aplicar ventosas. 1 sesión por semana, 5-10 sesiones constituyen un curso.
Experiencias clínicas: Según datos, hubo 36 pacientes de bronquitis tratados con la sangría acupuntural. Entre ellos, 10 eran de 10-20 años de edad, 5 de 21-40 años, 16 de 41-60
años, y 5 de 61-70 años. Proceso de enfermedad: 1-10 años en 18 casos, 11-20 años en 12 casos, y 2 1-50 años en 6 casos. Al finalizar la terapia, 10 pacientes mejoraron notable­mente, 15 mejoraron en forma regular y 11 no cedieron al efecto del tratamiento. Éxito total: 69,4%.

7) Método: Se aplica inyecciones en puntos acupunturales.
Prescripción: Dazhui, fengmen, dingchuan, xinshu, feishu, geshu, pishu, shenshu, tiantu, zhongfu, shanzhong, kongzhui, quchi, chize, hegu, zusanli y fenglong.
Los puntos jiaji 1-8 en el tramo torácico. El punto auricular para tratar la disnea (pequeños a medianos esfuerzos).
Explicación: Cuando se inyecta en los puntos de la región dorsal, el paciente puede sentarse a horcajadas y de espalda en una silla, apoyándose sobre el respaldar del asiento y abrazándolo con las manos cruzadas, o puede acostarse en decúbito prono. Si se inyecta en algún punto torácico, el pa­ciente se sienta de frente en una silla y recostado contra el respaldar o semitiende en una cama en decúbito supino. Generalmente se toman 2-4 puntos. La dosis de inyección en cada punto depende de la cantidad del medicamento. Se in­yecta en los puntos 1 vez por día, o día por medio. 1 curso de tratamiento consta de 5-10 sesiones.
Experiencias clínicas: En diversos lugares de China se ha informado ampliamente sobre la inyección en los puntos acu-punturales para tratar la bronquitis crónica. Según 18 informa­ciones calificadas, se atendió a un total de 2.180 casos, obte­niendo una eficiencia que va de 58-97,4%, así como una efi­ciencia notable de 22-87,5%. Esta amplia diferencia de efi­ciencia terapéutica ha tenido que ver con la selección de los pacientes, el momento de tratamiento, las clases de medica­mentos que se administran y otros factores. En lo concernien­te a los medicamentos y métodos de inyección, según datos compilados, se utilizaron 12 medicamentos, incluyendo pro-caína, fármacos occidentales y chinos y líquidos obtenidos de tejidos de embrión y placenta.
Precauciones:
1. Cuando se inyecta en el punto tiantu, se debe insertar la punta de aguja perpendicularmente y poca profundidad, para evitar penetrar en la tráquea, lo cual, aunque no implica gran peligro, fácilmente provoca una tos violenta.
2. Para los casos cuyos síntomas han remitido, es necesario continuar tratándolos por más tiempo, con el objetivo de con­solidar el efecto terapéutico.

8) Método: Se aplica magnetoterapia en puntos acupuntura-les.
Prescripción: Puntos principales: Tiantu, shanzhong, feishu y dingchuan.
Puntos secundarios: Dazhui, fengmen, zhongfu, shenshu, fenglong, zusanli, neiguan, baihui (Du. 20), etc.
Explicación:
Método de aplicación del aparato magnético rotatorio:
Cuando se usa este aparato, gira 1.500-3.000 r/m con la in­tensidad del campo magnético formado que va de 700-1.000 gauss. El aparato se rota con una cabeza magnética de polos iguales contrapuestos o una de polos diferentes pero también contrapuestos, apuntando exactamente al punto acupuntural seleccionado. Cada vez se eligen 2-4 puntos, mientras el aparato gira sobre cada punto por 10-15′. Se da la terapia 1 vez por día, o día por medio.
Método adhesivo: Conforme al estado morboso se pega una rodaja magnética de hierro-estroncio-oxígeno de 300-1.500 gauss sobre el punto requerido y se la fija sobre la piel con esparadrapo. Si no se produce una reacción negativa, la roda­ja puede permanecer inmovilizada allí continuamente. El tra­tamiento es aplicado durante 15 días. Después de recibir la prime­ra consulta, el paciente debe ser examinado 1 vez por día o por 2 días, para que el médico observe si la terapia en él lo ha favorecido o no. Luego, el paciente tiene que ser examinado cada 5-7 días. Se hace el tratamiento 10 días. Durante el trata­miento con la magnetotera-pia, el enfermo debe sus­pender la ingestión de cual­quier medicamento.
Experiencias clínicas: 1. Se aplicó la terapia mag-netopuntural a 225 casos de bronquitis crónica y se ob­servó clínicamente la efica­cia del tratamiento a corto plazo. El tratamiento obtuvo ciertos resultados. De los 225 pacientes, 97 eran hom­bres y 128 mujeres, y sus edades variaban de 3-77 años. El proceso de enfer­medad más corto era de 2 años, y el más largo de 59 años. Grado de enfermedad: grado leve, 5 casos; grado medio, 123 casos; y graves, 97 casos. Tipo de enfermedad: tipo simple, 51 casos; con disnea, 174 casos; complicaciones con enfisema pulmonar; 94 casos; con cardiopatías pulmonar, 5 casos; con HTA, 7 casos; y con ta­quicardia nodal, 2 casos.

Al terminar la terapia antes explicada, 66 de los 225 casos fueron controlados a corto plazo, 101 respondieron con resul­tados notorios, 47 mejoraron y 11 no cedieron al efecto de la terapia, lográndose un éxito total de 95,1% y una mejoría notoria o más que notoria de 74,2%. A través de la observa­ción, el autor consideraba que la eficiencia total para el tipo simple y la para el tipo con disnea eran básicamente idénticas, pero que la tasa de control a corto plazo para el tipo simple superaba obviamente la del tipo con disnea. Mientras más se alargaba el período de tratamiento, más elevada se volvía la tasa de eficiencia notoria; y mientras más corto era aquél, más alta resultaba la tasa de eficiencia nula. Lo que es más, el aparato magnético rotatorio sumado al método adhesivo pro­ducía una eficiencia terapéutica todavía mejor para el trata­miento de la bronquitis crónica. Se demostró que el aparato magnético rotatorio con polos iguales, es decir, polos positivopositivo o negativo-negativo superpuestos (campo magnético pulsatorio) producía una eficiencia terapéutica considerable­mente alta y que el campo magnético dotado de una intensi­dad relativamente grande (1.200-1.700 gauss) generaba resul­tados terapéuticos notorios. Esta terapia tenía muy pocos efectos secundarios. De los 225 pacientes referidos, solamen­te 3 sufrieron reacciones de vértigo, palpitación y náusea y 2 se mostraron con fatiga y somnolencia y sintieron una sensa­ción de pesadez en las extremidades inferiores. Sin embargo, todos estos síntomas no afectaron el tratamiento y desaparecie­ron en 3-5 días. 2. Como otro ejemplo, se trataron a 50 casos de bronquitis en infantes tam­bién con la magnetopuntu-ra, obteniéndose resulta­dos satisfactorios. De ellos, 30 eran niños y 20 niñas, cuyas edades oscilaban de 5 meses – 12 años. Todos tenían tos en mayor o menor grado. 39 expecto­raban un esputo blanco viscoso, 43 tenían esterto­res, 27 presentaban disnea de grandes esfuerzos, 3 referían dolor torácico, 41 tenían fiebre (37,5-38,5°C, a excepción de 1 cuya fiebre sobrepasaba los 38,8°C), y 9 afebriles. 41 pacientes tenían un sonido de respiración ruda en ambos campos pulmonares, 18 con estertores y roncos secos y dispersos. En 18 se auscultaba estertores en los tercios medio e inferior de ambos campos pulmonares, y 13 con estridor respiratorio. Por medio de RX de tórax: 27 tenían hilios agrandados con aumento de la trama bronquiovascular y 1 tenía pequeñas calcificaciones. División según el diagnóstico: 27 casos de bronquitis aguda, 11 casos de bronquitis crónica con exacerbaciones, 7 de bronquitis crónica, y 5 de bronquitis con disnea; en cuanto al tiempo de enfermedad, 27 casos llevaban menos de 1 mes, 11 de 1-3 meses, y 12 más de 3 meses.

Al cabo del tratamiento, 27 de este grupo de pacientes fueron curados, 14 respondieron con resultados notorios, 8 mejoraron en forma regular, y 1 no cedió a la terapia. El éxito notorio o más que notorio fue del 82%, y la eficiencia total del 98%. La eficiencia fue más alta para la bronquitis aguda que para la bronquitis crónica, y resultó más baja para el grupo con dis­nea. El tratamiento para este grupo de casos implicó 5-10 sesiones, con un promedio de 5,18 sesiones. Tras 10 sesio­nes de tratamiento, el efecto fue nulo sólo en 1 caso (la tos no desaparecía, la sofocación por la disnea no mejoraba y la auscultación de grandes y medianas burbujas subsistía en los ambos pulmones.
Anteriormente, todos los niños de este grupo habían sido tratados con varios antibióticos y medicamentos para aliviar sus síntomas, pero que no habían surtido efecto. Por lo tanto, se cambiaron a la magnetoterapia en puntos acupunturales, y ésta produjo resultados satisfactorios. Finalmente, el autor señaló que la magneto-puntura es efectiva para ayudar a eliminar la inflamación bronquial, la flema, la tos y el jadeo en los niños enfermos de bronquitis.
9) Método: Se aplica ventosas.

Prescripción: Feishu, waidingchuan (Extra.), zhongchuan (Extra.), dazhui, shenzhu (Du. 12), shanzhong, gaohuangshu, tiantu, zhongfu, dashu (V. 11), fengmen y geshu.
Explicación: Ventosa de vapor: Se practica según el método indicado para la aplicación de esta clase de ventosa. Se aplica 1 vez por día, cada vez por 15′. 15 sesiones de aplicación componen 1 curso de tratamiento, y de período a período de tratamiento se intercalan 5-7 días. Ventosa caminante: Se la maneja según el método requerido para ella. Se aplica esta ventosa del punto dashu hasta el punto geshu hasta que la piel del área afectada se ponga roja. Otro método de manejo es que primero se punciona ligeramente con agujas filiformes en los puntos mencionados y luego se aplica la ventosa cami­nante. Se aplica la terapia 1 vez por día.
Experiencias clínicas: La ventosa de vapor, la ventosa de fuego (encendido y apagado dentro del recipiente antes de esta terapia) y la ventosa con medicina y acompañada de acupuntura igualmente pueden surtir efectos terapéuticos bastante buenos para tratar la bronquitis crónica. De acuerdo a informaciones sobre 1.063 casos que recibieron el trata­miento clínico en 7 establecimientos de servicio médico, el éxito total llegó al 85,2-95,8%, y un éxito notorio o superior fue
de 49,4-55,6%.
1. A modo de ejemplo, en un establecimiento médico se some­tió a la observación a 88 casos con la aplicación de ventosa de vapor. Se les tomaron los puntos tiantu, shanzhong, daz-hui, shenzhu, dingchuan, feishu, fengmen, gaohuangshu, zhongfu, yunmen, xinshu, huagai (Ren. 20), etc. Pero cada vez se limitaba a seleccionar únicamente 6-8 puntos, para aplicar el método antes mencionado. Luego de haberse termi­nado el tratamiento, 21 casos quedaron bajo control clínico, en 28 se obtuvo un éxito notable, 26 mejoraron y 13 no cedieron al efecto de la terapia. Esta terapia fue muy eficaz para dete­ner la tos, eliminar la expectoración y calmar la respiración jadeante. 3 ó 4 días después del tratamiento, en cerca de la mitad de los pacientes la tos remitió y el esputo disminuyó. Al cabo de 1 semana de terapia, en la mayoría de los pacientes la sintomatología remitió. su estado psicológico mejoró así como también su estado general, mejoró también su apetito y conciliaban fácilmente el sueño.
2. Aplicando la ventosa caminante, se trató a 32 pacientes con bronquitis aguda, 20 de sexo masculino y 12 de sexo femeni­no. 18 tenían 14-20 años de edad; 10, de 21-30 años; y 4, de 3 1-40 años. Tiempo de enfermedad: 1 semana o menos en 26 casos, y 2 semanas en 6 casos. Todos los enfermos acep­taron el tratamiento con la ventosa y se los alejó de otras tera­pias. En algunos casos, cuando la ventosa no había surtido
efecto, se utilizaron adicionalmente medicamentos. Selección de puntos: dashu, fengmen, feishu y geshu. Se aplicó la veno­sa caminante conforme al método mencionado. Tras el trata­miento, 18 de los 32 casos fueron curados, 6 respondieron con un efecto notable y 8 mejoraron, siendo exitosa la terapia en todos los casos del grupo. El tratamiento hizo efecto con un promedio de 1,3 sesiones de ventosa, mientras la curación clínica implicó por término medio 4,5 sesiones. El autor opinó que los resultados del tratamiento serían aún más notables si se puncionara con agujas filiformes someramente en los pun­tos citados sin retenerlas y se añadiera luego la aplicación de ventosa caminante.

Explicaciones adicionales:
1. Para el tratamiento de la bronquitis aguda, tanto la acupun­tura en combinación con la moxibustión, la acupuntura en combinación con la ventosa, la adhesión de rodajas magnéti­cas en los puntos acupunturales como la magnetoterapia surten efectos asaz buenos. No obstante, el tratamiento debe ser oportuno y su curación total, a objeto de evitar que la afec­ción adquiera el carácter crónico.
2. Con respecto a la bronquitis crónica, es menester ofrecer un tratamiento con varias terapias combinadas en puntos acupun-turales, las cuales pueden surtir ciertos efectos. Pero como esta afección es fácil de recidivar, su curación total necesita de un tratamiento persistente por largo tiempo. Clínicamente, será ideal un tratamiento multiterapéutico en los puntos acu-punturales.
3. Medidas como el ejercicio físico de acuerdo a la tolerancia del paciente, mantener bien abrigado, prevenir la gripe y evitar factores ambientales nocivos ayudan a disminuir la posibilidad de recidivas de bronquitis.
4. El evitar el cigarrillo es muy importante para la profilaxis de esta patología.

DIARREA

octubre 1, 2009

Es un cuadro clínico observado con frecuencia. La diarrea se clasifica en aguda y crónica. Puede producirse por diversas causas, siendo su etiología en ocasiones inciertas. Sus manifestaciones clínicas predominantes son evacuacio­nes acuosas, a veces con mocos, pus, o sangre, dolor abdo­minal y signos de deshidratación. Está indicado un examen de heces con cultivo.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Tianshu, zhongwan, qihai y zusanli. Puntos secundarios: Dachangshu, pishu, shenshu, hegu, guanyuan, shangjuxu (E. 37), rangu (R. 2), taichong (H. 4), etc.
Puntos de experiencia: Sibianxue (Extra) y fuxiexue (Extra).
Explicación: Para la diarrea aguda se adopta preferentemen­te el método dispersante de estímulo medianamente poderoso o el método de frescura penetrante, y para la diarrea crónica el método de tonificación o el método productor de sensación de calor. Se da 1 sesión de acupuntura por día o en días alterna­tivos, y para los pacientes graves pueden ser 2 sesiones dia­rias. En cada sesión la aguja se mantiene inserta por 15-30′, pero también puede ser no retenida. Para el caso agudo, 1 curso de tratamiento consta de 3 sesiones; y para el caso crónico, de 10 sesiones.
Experiencias clínicas:
1. Un centro clínico informó de 40 casos de diarrea tratados con acupuntura y moxibustión. 30 eran niños, y 10 adultos. El tiempo de evolución más corto llevaba ya 3 días, y el más largo, 3 meses. Las evacuaciones por día eran entre 3 a más de 10 diarias. Selección de puntos principales para acupuntu­ra: zhongwan, tianshu, dachangshu, qihai, guanyuan y zusanli; y selección de puntos secundarios: pishu, shenshu, rangu y taichong. 1 sesión de acupuntura cada día o cada dos días. Para los pacientes con síndromes de exceso funcional mani­festados por la intolerancia al calor se les aplicó el método de frescura penetrante, y para los que tenían síndromes de defi­ciencia funcional manifestados por la intolerancia al frío, el método productor de sensación de calor. Resultados del tra­tamiento al cabo de 1-12 sesiones de terapia: 28 enfermos fueron curados y 9 mejoraron.
2. Otro acupunturista se sirvió de los puntos sibianxue para tratar a 40 casos de diarrea, obteniendo resultados también buenos. Hacía uso de las agujas filiformes Núms. 28, 29 y 30 y las insertaba en los 4 puntos siguiendo el orden de arriba, abajo, izquierda y derecha. Para los adultos las agujas se internaban generalmente en 0,3-0,4 cun de profundidad, y para los menores, en 0,2-0,3 cun, sin ser retenidas en ambos casos. Las agujas eran manipuladas de manera flexible, de acuerdo a los síndromes de exceso o deficiencia funcional y la intolerancia al calor o frío por parte de los pacientes. Para los casos de deficiencia funcional con intolerancia al frío, se inser­taba despacio y se rotaba la aguja por 30 segundos; y para los casos de exceso funcional con intolerancia al calor, se insertaba rápido y se rotaba la aguja por unos 10 segundos. Al terminar el tratamiento acupuntural, los pacientes se curaron en un 85%, se beneficiaron con efecto notable en un 7,5%, mejoraron en un 2,5% y quedaron sin efecto en un 5%. Un 67,6% de los enfermos fueron curados tras 1 sola sesión de terapia, mientras otros dos casos fueron curados al cabo de 8 sesiones. La acupuntura en los 4 puntos sibianxue resultó asimismo bastante eficaz para tratar la diarrea. 3. Otro médico trató a 55 pacientes, usando el punto fuxiexue. De ellos, 45 sufrían la afección inducida por el resfrío o por la acumulación de la esencia sucia de los alimentos dentro del organismo, 7 por la función deficiente del bazo y el estómago, y 3 por la deficiencia del yang renal. El médico insertó el punto principal fuxiexue para la diarrea. Cuando 1 sesión de terapia en este punto no bastaba para hacer efecto, eran tomados adicionalmente los puntos zusanli, tianshu y zhongwan. La aguja se adentraba en el fuxiexue a una profundidad de 0,3­0,8 cun con el método de tonificación, sin que fuera retenida. Resultados del tratamiento: curación de todos los enfermos, 47 tras 1 sesión de acupuntura y 8 tras 2 sesiones. Ejemplo de caso registrado: Paciente Li, masculino, 41 años de edad. Presentaba desde hace 3 días distensión abdominal, anorexia y diarrea con frecuencia de 5-6 veces al día, las cuales eran serosas y contenían moco, pero sin pus ni sangre. El paciente sentía un leve dolor alrededor del ombligo. El coprocultivo era negativo. Se insertaron los puntos tianshu, zhongwan, qihai, zusanli y gongsun (B. 4) y se retuvieron las agujas por 30′, las cuales fueron manipu­ladas 1 vez cada 10′. A conti­nuación de la acupuntura, se aplicó moxibustión en el om­bligo por 20′. Al otro día, cuando recibió una segunda consulta, el dolor abdominal había remitido y las evacua­ciones eran menos frecuen­tes. En vista de ello, le prosi­guió con la mencionada tera­pia por 2 sesiones más hasta su curación.

2) Método: Se aplica moxi-bustión.
A. Aplicación de conos de moxa, de manera indirecta con sal:
Prescripción: Shen que (Ren. 8).
Explicación: Se vierte una cantidad apropiada de sal de mesa bien refinada en el hueco umbilical (punto shenque) hasta que sobresalga del hueco en 0,2-0,3 cun de altura. Luego, sobre la
sal se pone una tapita de hierro de botella (en su lugar sirve también una rebanada de jengibre o ajo, o algo de tierra) y por encima de la tapita se coloca un cono de moxa (o un cigarro o masa de esta materia). Se queman 3-7 conos por vez (o el incienso es contado en 5-10′). Son 2 ó 3 sesiones de moxibus-tión diarias.
Experiencias clínicas: Se informó sobre el tratamiento de 748 casos de diarrea con la terapia explicada. Resultados: curación (es decir, desaparición total de los síntomas y sig­nos), 680 casos, un 90,9%; mejoramiento (disminución de los síntomas y signos), 40 casos, un 5,3%; y efecto nulo 28 casos, un 3,8%. Se señaló después de una observación que gene­ralmente, el dolor abdominal se alivia tras 1-2 sesiones de moxibustión, las deposiciones de aspecto acuoso se transfor­man en suaves de color amarillento luego de 3-4 sesiones, y la cefalea, el escalofrío y otros síntomas se eliminan tras 5-6 sesiones. Por lo común, la diarrea se cura a los 2 ó 3 días de la moxibustión. El autor opinó que la referida terapia es con­veniente únicamente para la diarrea acuosa de tipo simple o de intolerancia al frío, pero que no lo es para la diarrea acom-
panada de alta fiebre y con contenido de pus y sangre. Si la moxibustión malogra su efecto tras 2 ó 3 días de apli­cación, es aconsejable pasar a terapias distintas a ella para no demorar el tratamiento.
Precauciones: Cada aplica­ción de moxibustión no debe durar demasiado tiempo, ni ser excesivamente gruesos los conos de moxa, ni super­vivo el fuego de los mismos conos, todo en prevención de quemaduras.
B. Aplicación de cigarros de moxa, de manera moderada:
Prescripción: Puntos de especial efecto para la diarrea (la aguja penetra en el pie desde el punto más promi­nente del maléolo externo en sentido vertical).
Explicación: Se maneja esta terapia de acuerdo al método requerido para la moxibustión moderada, siempre dentro del límite que permita al paciente sentirse confortable y percibir un tibio calor en el área de moxibustión. Esta es aplicada por 10-15′ en cada uno de los dos puntos, de izquierda y derecha, y se la da 2-3 veces por día. El número de sesiones puede ser flexible, dependiendo del estado clínico del paciente.
Experiencias clínicas: Se conoce que 120 casos de diarrea fueron tratados con resultados favorables luego de usar esta terapia. Entre ellos había 88 pacientes con gastroenteritis aguda, 23 con trasgresión alimentaria y 9 de indigestión infan­til de tipo simple. El más pequeño tenía 6 meses de edad, y el mayor, 55 años. El tiempo de enfermedad llevaba ya de 1-3 días en la mayoría de los casos, siendo el más largo de 8 días. Resultados del tratamiento de los 120 casos: curación (desaparición de la sintomatología y recuperación total), 118 casos y, de entre ellos, 50 fueron curados en 1 día, 59 en 2 días, 7 en 3 días y 2 en 4 días; y mejoramiento (reducción de la frecuencia de la diarrea y cambio de las características de las evacuaciones de blandas a semiblandas, al cabo de 1 – 2 días de moxibustión), 2 casos. La tasa de curación alcanzó el 98,3%. En el proceso de tratamiento moxibustural, los pacien­tes se abstuvieron de todo medicamento. El autor concluyó indicando que para los casos graves de diarrea (por ejemplo, indigestión a causa de la intoxicación, etc.) y toda clase de casos de diarrea crónica, la moxibustión debe aplicarse en combinación con otras medidas para un tratamiento multiterá-pico.
Casos registrados: Paciente Xu, masculino, 15 años de edad. La enterocolitis le presentaba desde hace 2 días. Con evacua­ciones diarreicas de 10 veces por día, acuosas. Tenía además un dolor difuso en el hipogastrio. Después que se le ofrecieran 2 sesiones de la citada moxibustión, su estado mejoró visible­mente, pues la diarrea había disminuido en frecuencia hasta 3 veces por día, la hipogastralgia había cesado, y las deposicio­nes fecales iban adquiriendo forma. El paciente quedó curado tras 4 sesiones de moxibustión cumplidas en 2 días. Segundo caso: Paciente Lin, masculino, 6 meses de edad. Tenía evacuaciones diarreicas, acuosas, amarillentas, espu­mosas, de mal olor, en frecuencia de 10 veces por día. Se realizaron 2 sesiones de aplicación de la mencionada moxi-bustión, el pequeño ya podía dormir tranquilo, con la diarrea notablemente disminuida en frecuencia y cantidad. Al día siguiente, la frecuencia fue tan sólo 3 ocasiones, mientras que se le dio una nueva sesión de moxibustión. Al tercer día, el neonato se curó totalmente.
Explicaciones adicionales: La electropuntura, la acupuntura con agujas “flor de ciruelo”, la digitopuntura, la inyección en los puntos acupunturales, la magnetoterapia en estos puntos, así como las ventosas, son todas eficientes hasta cierto grado para tratar la diarrea. Con respecto al tratamiento clínico, el diagnóstico tiene que ser claramente establecido. Las terapias en los puntos acupunturales, en combinación con el tratamien­to que toma en cuenta las causas de la diarrea, ayudan a elevar la eficacia del tratamiento.

GASTROENTERITIS AGUDA

octubre 1, 2009

Es una enfermedad gastrointestinal que sucede con frecuen­cia en verano y otoño. Es causada habitualmente por la inges­tión de alimentos contaminados, implica también etiología inespecífica, incierta o desconocida. La medicina tradicional china coloca esta afección dentro del campo de “dolor abdo­minal” y “diarrea” y considera que se produce por la obstruc­ción de la circulación de la energía vital a causa del no ascen­so de la energía clara y el no descenso de la energía turbia dentro del estómago y los intesti­nos, el estancamiento de lo sucio de los alimentos en el recalenta­dor jiao medio del estómago y la mezcla de lo claro y lo turbio. Los síntomas clínicos principales se caracterizan por el rápido apa­recimiento de la enfermedad, el dolor abdominal, vómitos y di­arreas. Las evacuaciones diarrei-cas son acuosas, mucosas y es­pumosas, de color amarillo verdo­so, su frecuencia puede ser alre­dedor 10 evacuaciones diarias. Generalmente, el paciente no tiene fiebre. La afección está acompañada, además, de la cefa­lea, vértigo y adinamia. En los pacientes graves, a consecuencia de los vómitos y diarreas conti­nuos, pueden aparecer rápida­mente la postración general y deshidratación, que incluso pue­den llevar a la muerte, especial­mente en pacientes pequeños.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Zhongwan, tianshu, neiguan y zusanli. Puntos secundarios: Neiting, qu-chi, shangwan, hegu, qihai, weishu, dachangshu, quze, weiz-hong, jinjin, yuye (Extra.).
Explicación: Habitualmente, se adopta el método dispersante de una estimulación relativamente poderosa, o el método de tonificación y dispersión parejas. Se da 1-2 sesiones de acupuntura por día, se retiene la aguja por 15-30′ y se la puede rotar 1 vez durante la retención para reforzar la sensación de pinchadura. Para el paciente febril, se inserta adicionalmente el quchi, con el método dispersante; para aquellos con náusea y vómito continuos, se puede hacer la sangría con una aguja filiforme o una de tres filos puncio-nando rápidamente la superficie dérmica del jinjin, yuye, a los pacientes con vómitos y diarreas continuos, se los realiza sangría insertando rápido la superficie del quze y el weizhong, o se la hace de la misma manera debajo del punto chengjiang (Ren. 24); y para el paciente deficiente de energía vital con intolerancia al frío, la moxibustión en combinación con la acu­puntura sería más idónea.
Experiencias clínicas: Se dio el tratamiento clínico con acu­puntura y moxibustión a 102 enfermos de gastroenteritis agu­da, obteniendo un efecto satisfactorio. De ellos, 62 eran hom­bres y 40 mujeres; el más viejo tenía 65 años de edad y el más joven 16, mientras la mayoría tenía de 20-50 años. Tiem­po de enfermedad: el más corto era de 2 horas, y el más largo, 3 días, y la mayoría era de 1 día. Fiebre: 45 pacientes. Se les aplicó la terapia arriba explicada y resultó eficaz en todos (sin usar medicina salvo aquellos que recibieron a tiempo el sumi­nistro de líquido debido a su seria deshidratación). Número de sesiones de terapia ofrecidas a los pacientes: máximo, 3; mínimo, 1; y promedio, 1,4. Efecto en estos 102 casos: cura­ción, 96, un 94,1%; efecto notable, 5, un 4,9%.; y mejoramien­to (1 sola sesión de tratamiento), 1, un 1%. Tasa de eficacia notable para arriba: 99%. De los 96 enfermos curados, 15 pertenecían al tipo de deficiencia de la energía vital con intole­rancia al frío. A estos pacientes se les aplicó, después de la acupuntura, la moxibustión moderada con cigarros de moxa, o la moxibustión indirecta con rebanadas de jengibre puestas sobre los puntos shenque (Ren. 8) y zhongwan. 70 de ellos fueron curados en 1 sesión de tratamiento, 21 en 2 sesiones. y 5 en 3 sesiones. La náusea, el vómito, el dolor abdominal y otros síntomas desaparecieron en la mayoría de dichos pa­cientes tras 1 sesión de acupuntura y moxibustión. Ejemplo de caso registrado: Paciente Song, femenino, 65 años de edad. Inicialmente presentaba distensión abdominal a causa de la ingesta de alimentos contaminados. Posteriormen­te tuvo vómito y dolor abdominal difuso, diarrea acuosa, faz de dolor, febrícula de 37,5°C, TA 140/100 mmHg, corazón y pul­mones normales, hígado y bazo no palpables. Dolor a la pal­pación profunda en epigastrio, borborigmos. Diagnóstico: Gastroenteritis aguda. Selección de puntos: zhongwan, tianshu, liangqiu, zusanli, yinlingquan, neiguan y hegu. Se le aplicó la acupuntura de estimulación poderosa por unos 30′. Entonces vomitó 1 vez. 1 hora más tarde, se le in­sertó nuevamente pero en los puntos neiting, quchi y zusanli. A los 15′ de retenidas las agujas, la paciente se durmió, y los síntomas desaparecieron. 30′ después, fueron retiradas las agujas. Reexamen al día siguiente: Estado normal.

2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción: Dachangshu (bilaterales), guanyuan, shenque y zusanli (bilaterales).
Explicación: Se da esta terapia adoptando el método de manejo indicado para la moxibustión moderada de cigarros de
moxa. 1 sesión por día, 10′ por vez en cada punto. Si los sín­tomas no mejoran tras 4 sesiones de moxibustión sucesivas, se puede usar otros métodos.
Experiencias clínicas: Fueron informados 10 casos de gas­troenteritis aguda tratados clínicamente con buen efecto tera­péutico mediante la aplicación de moxibustión moderada de cigarros de moxa. Tiempo de enfermedad: el más corto era de 4 horas; el más largo, 5 días; y 24 ó menos horas en la mayo­ría de los 10 pacientes. 6 de ellos tenían la temperatura eleva­da en distinto grado. Todos, en mayor o menor grado, tenían náusea, vómitos y sensación de plenitud gástrica. Todos tení­an diarrea acuosa, clara, 4 veces por día como mínimo y 2 veces por hora como máximo, la mayoría presentaba diarreas en frecuencia de 15 veces al día. Todos los enfermos fueron sometidos a un examen coprológico convencional, sin que se detectaran anomalías a excepción de 2 casos con presencia de una escasa cantidad de leucocitos. Luego de tratados con la mencionada terapia, los 10 pacientes fueron curados (des­aparición de los síntomas clínicos y recuperación del estado normal comprobada por el examen coprológico convencional y el examen de leucocitos simultáneos). Cantidad de sesiones de moxibustión ofrecidas a los enfermos: mínimo, 1; máximo, 4; y promedio, 2,5.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Guo, masculino, 25 años de edad. A causa de haber ingerido carne de cerdo, presentó náusea, vómito y dolor abdominal leve. Luego, seguidos de borborigmos, evacuaciones diarreicas acuosas por 15 ocasio­nes, cefalea, sed, adinamia. Al examen físico las mucosas orales estaban secas, fiebre de 40,1°C, dolor a la palpación profunda en abdomen y peristaltismo aumentado. Examen coprológico convencional: Ausencia de anomalías a excepción de algo de leucocitos. Total de leucocitos: 14.000/mm3; neu­trales, 83%; y linfáticos, 17%. Diagnóstico: Gastroenteritis aguda. El paciente fue hospitalizado. Luego de su hidratación, le aplicaron la moxibustión mencionada, tras la cual se le alivió de inmediato el dolor abdominal. Sus náuseas y vómitos des­aparecieron 3 horas después de la moxibustión. A la mañana siguiente, su temperatura bajó a 37°C, los síntomas desapa­recieron totalmente y las evacuaciones fueron menos acuo­sas. El paciente estuvo internado en el hospital por 67 horas, recibió 3 sesiones de moxibustión y fue dado de alta en bue­nas condiciones generales.

3) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción: Puntos principales: Zusanli, tianshu, neiguan y qihai.
Puntos secundarios: Zhongwan, hegu, dazhui y quze.
Explicación: Se opta por las ondas ralas u ondas compactas-ralas, con una corriente eléctrica de estímulo mediano o pode­roso. 1-2 sesiones diarias y 15-30′ por sesión.
Experiencias clínicas: La electropuntura surte un notable efecto para el tratamiento de la gastroenteritis aguda, además de un efecto rápido para contener el vómito, la diarrea y el dolor. A nuestra disposión está una información sobre 65 ca­sos atendidos clínica-mente con esta terapia (todos recibieron exclusivamente esta terapia sin usar medicamentos, excep­tuándose aquellos seriamente deshidratados que recibieron a tiempo hidratación). La mayoría eran pacientes jóvenes o adultos. Selección de puntos principales: tianshu (bilaterales) y zusanli (bilaterales); y para los enfermos con fiebre, más el punto adicional hegu (bilaterales); para los que tenían náusea, el punto adicional neiguan (bilaterales); para los que tenían dolor abdominal, el punto adicional zhongwan; y para los que presentaban diarreas continuas, los puntos adicionales xiao-changshu (bilaterales) y chengshan (bilaterales). Se aplicaba en los puntos abdominales la corriente eléctrica pulsatoria que tenía una función inhibitoria relativamente fuerte y, lejos de los puntos, la corriente inducida que desempeñaba mayormente el papel de estimulación. La magnitud de corriente era sufi­ciente para dar una estimulación poderosa (sin rebasar el límite de tolerancia del paciente). Era preciso que se produjera en los puntos una sensación acupuntural de calambre, entu­mecimiento, pesadez y fatiga, a fin de conseguir el efecto de inhibición. Se daba 1 sesión de tratamiento por día, la co­nexión de electricidad duraba en ella por 30′ y se cambiaban los electrodos 1 vez por cada 10′ de electropuntura. Todos los 65 pacientes fueron curados tras 1-3 sesiones de terapia, y 42 de ellos lo fueron con 1 sola sesión, mientras el promedio fue de 1,3 sesiones. Por lo general, la electropuntura es capaz de eliminar de inmediato el vómito y el dolor abdominal en la mayoría de los enfermos. Por ejemplo, fueron atendidos 22 casos de gastroenteritis aguda con esta terapia en los puntos zhongwan, qihai, guanyuan, zusanli, tianshu, quze, diji (B. 8), etc. Como resultado, los síntomas y signos desaparecieron completamente en 13 casos tras 1 sesión de tratamiento, en 7 casos tras 2 sesiones y en 2 tras 3 sesiones. El máximo tiem­po necesario para la curación fue de 3 días. La comparación de la inyección de novocaína, 0,25% de densidad, (en los puntos zhongwan y zusanli) con la administración oral de sulfaguanidina y la comparación de la acupuntura de punteo subcutáneo con la terapia medicinal han demostrado por re­sultado que la terapia medicinal no surte un efecto tan bueno como el estímulo hecho en los puntos acupunturales, visto tanto por el promedio de días para la desaparición total de los síntomas del aparato digestivo, incluyendo fiebre, dolor abdo­minal, diarrea y vómito, como por el promedio de días de hos­pitalización.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Zhu, masculino, 54 años de edad. Tenía dolor abdominal, vómito y diarrea a causa de la ingesta de alimentos crudos y fríos. Examen: temperatura de 36,5°C, presión de 130/95 mmHg, notorio dolor a la palpa­ción profunda alrededor del ombligo en la parte supraabdomi-nal, saburra delgada y blanca y pulso profundo y débil. Dia­gnóstico: gastroenteritis aguda. Se le aplicó la electropuntura, y le desaparecieron los síntomas luego de 1 sesión de terapia.
Explicaciones adicionales:
1. La acupuntura, la moxibustión y la electropuntura son real­mente muy eficaces para tratar la gastroenteritis aguda, mien­tras que su efecto sería mejor si en su combinación entran la auriculopuntura, la inyección en puntos acupunturales y otras terapias.
2. Si la enfermedad es grave, acompañada de una elevada fiebre, y el paciente está seriamente deshidratado con des­equilibrio ácido básico, es indispensable en tales casos reali­zar una hidratación adecuada junto con reposición de electrólitos.

ULCERA GASTRODUODENAL

octubre 1, 2009

Es una enfermedad crónica con dolor epigástrico como sínto­ma predominante. Por lo general se presenta en personas jóvenes y adultas. La medicina tradicional china considera que esta afección cabe dentro del campo de “gastralgia”, “cardial­gia”, “deglución de ácido”, etc.
Sus manifestaciones principales se expresan por el dolor epi­gástrico, el mismo que se exacerba y disminuye sin causa aparente, se caracteriza por su larga evolución, periodicidad y ritmo, se limita en general al epigastrio. Habitualmente, es un dolor obtuso, además hay pirosis que se relaciona con el tipo de alimentación. El dolor por la úlcera gástrica se produce, comúnmente, en forma postprandial y desaparece gradual­mente en 1-2 horas, hasta que se presenta nuevamente con la próxima comida, acompañado del mismo comportamiento. Mientras tanto, el dolor por la úlcera duodenal tiene lugar fre­cuentemente 2 ó 3 horas tras la comida, persiste y no dismi­nuye hasta la siguiente ingesta. Se exacerba, sobre todo, por la tarde o por la noche. A medida que se desarrollan las alte­raciones patológicas, pueden aparecer otras molestias digesti­vas tales como náusea, vómito, eructos, acedías, salivación. El ulterior progreso de la afección puede traer consigo, entre otras, las complicaciones de una hemorragia gastroduodenal, obstrucción pilórica o perforación. La úlcera gástrica persisten­te amenaza con una posible cancerización.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Zhongwan, zusanli y neiguan. Puntos auxiliares: Pishu, weishu, liangmen, jianli (Ren. 11), neiting, shousanli (IG 10), liangqiu (E. 34), gongsun (B. 4) y yinlingquan (B. 9).
Puntos de experiencia: 1. Jingxue (punto de quietud): por este punto se toma el lugar de mayor dolor por presión que se descubre a lo largo de los puntos acupunturales paravertebra-les llamados huatuo en la región dorsal (dicho de otra manera, se escoge por punto acupuntural el sitio de mayor dolor por presión a 0,4-0,6 cun de los bordes exteriores de ambos lados ubicados entre la sexta y duodécima vértebras dorsales. De no ser hallado tal punto en esta región, es preciso encontrarlo arriba de la sexta vértebra.)
2. Anxue (punto de paz): es considerado como tal el sitio de dolor por presión localizado entre la apófisis superoanterior y la apófisis superoposterior de cada hueso ilíaco y a 0,9-1,2 cun abajo del borde superior del mismo hueso. Nota: El jingxue y el anxue del lado derecho sirven para tratar la úlcera duodenal, y los mismos puntos del lado izquierdo para tratar la úlcera gástrica, la gastritis y la gastroptosis.
Explicación: Preferentemente, se adopta el método tonifican­te, reteniendo la aguja por 10-20′. O se adopta una variante del método tonificante pero que produce sensación de calor en el punto puncionado. 1 curso de tratamiento es de 10 sesio­nes. Cuando la aguja entra en el punto jingxue, la punta se inclina en 75 grados para avanzar hacia el lado interior de la columna vertebral en la región dorsal. La profundidad de pene­tración depende del espesor de la capa adiposa del paciente. De ordinario, se inserta la aguja en 0,9-1,2 cun, se la rota y vibra en forma continua y alternada para intensificar la estimu­lación.

Experiencias clínicas: La acupuntura en cierta medida sirve para tratar la úlcera gastroduodenal. Aunque las terapias acu-punturales basadas en los distintos métodos de diferenciación y análisis de los síntomas varían unas de otras, la práctica ha demostrado que la aplicación de agujas filiformes elige inva­riablemente el zhongwan, zusanli, neiguan, pishu, weishu, liangmen, jianli, etc., como puntos usuales para el tratamiento de esta enfermedad. Algunos colegas, confiando en que la punción en el área del liangmen tiene mayor eficacia para la cicatrización de la úlcera, prefieren insertar la aguja a 0,09 cun tanto arriba como abajo del liangmen. Otros, a su vez, dividen los puntos en 4 grupos: el de zhongwan y liangmen, el de zhongwan y liangqiu, el de zhongwan y zusanli, y el de liang-men y zusanli, y agregan los puntos pishu y weishu, para utilizar los 4 grupos alternativamente. Intrahospitalariamente se aplicó la acupuntura para tratar a 204 casos. Entre ellos, 192 correspondían a la úlcera del bul­bo pilórico, y 12 a la úlcera gástrica. Tiempo de enfermedad: la mayoría de casos eran de 10 años siendo éstos 35 pacientes, un 25,7%; los casos de 5 años de evolución eran 29, un 21,3%. Para los internados (se refiere a 11 pacientes que habían solicitado intervención quirúrgica y 71 que tenían ante­cedentes de hemorragia en varias ocasiones), cada vez que les sucedía una hemorragia importante, se les aplicaba la transfusión de sangre y líquido y se les administraba hemostá­ticos. Para algunos de los enfermos físicamente muy debilita­dos se les daba medicamentos tradicionales chinos como parte del tratamiento. Por lo demás, generalmente no se utili­zaban otros medicamentos. Se les aplicaba la acupuntura en el jingxue y el anxue. Método de manejo: más dispersante que tonificante para los enfermos del período inicial en buen esta­do de salud pero que sufrían un dolor intenso; y menos dis­persante que tonificante para aquellos físicamente debilitados o de período avanzado. Convenía que la aguja en el jingxue penetrara oblicuamente en 75 grados hacia el lado interior de la espina dorsal, con tal que la profundidad de esta punción dependiera del espesor de la capa adiposa del paciente. Por lo general, la aguja avanzaba en 0,9-1,2 cun y se la rotaba y vibraba repetidamente y en forma alternativa, a fin de intensifi­car la estimulación sin cesar. Durante el período inicial del tratamiento, la pinchadura podía durar más tiempo para los pacientes con síndromes de exceso o con un violento dolor gástrico, pero regularmente no más de 10′, promediando entre 3, 5, 7 y 10′, sin que la aguja fuera retenida. La sensación de pinchadura estaba relacionada, en cierta medida, con el efecto terapéutico. Tras haberse insertado el jingxue, el paciente percibía una sensación de calambre y peso a través de la región dorsal hasta la parte anterior del abdomen o la región gastrointestinal. Al mismo tiempo, sentía el movimiento peris­táltico y el sonido del estómago, seguidos luego de un bienes­tar y la desaparición del dolor dentro del mismo órgano, y más tarde sentía que el estómago se le estaba distensionando como si no existiera. Mientras se producían tales sensaciones al paciente, el efecto terapéutico resultaba más notorio. Des­pués de la acupuntura, el enfermo percibía la sensación de calambre y peso irradiándose hacia las extremidades inferio­res o hasta ambos pies, esta sensación que generalmente revelaba un buen efecto. Luego de la terapia, si la sensación de calambre y peso atravesaba la región costal de uno o am­bos lados, entonces el efecto no sería, por lo general, notorio. 1 curso de tratamiento constaba de 10 días. Durante el primer curso de tratamiento se daba 1 sesión de acupuntura diaria. Habitualmente, se ofrecían 2 cursos de tratamiento consecuti­vos. Al cabo de 2 ó 3 cursos de terapia (esto dependía de la desaparición de los síntomas y los signos), se aplicaba un nuevo examen radiológico al paciente. Si no estaba tratado, se le continuaba con la acupuntura; y si ya lo estaba, se le daba 1 curso de tratamiento más para consolidar el efecto, siendo 1 sesión día por medio.
Al terminar el tratamiento acupuntural, 191 de los citados 192 casos de úlcera a nivel del bulbo pilórico res­pondieron con un efecto notable, a excepción de 1 solo caso en quien no se logró efecto. Todos los 12 pacientes de úlce­ra gástrica se beneficia­ron con un efecto nota­ble. En cuanto a la auto-percepción de los sínto­mas por parte de los pacientes, la acupuntura sirvió para contener el dolor y eliminar el es­pasmo e incluso fue eficaz para aliviar de inmediato la gastralgia más violenta. Durante las visitas posteriores a 161 pacientes (en 3 meses a 1 año), se confirmó que la sintomatología no había recidivado en 128 de ellos, un 79,5%. Ejemplo de caso regis­trado: Paciente Peng, masculino, 30 años de edad. La gastralgia la presentaba repetidas veces por espacio de 6 años, y había empeorado durante los últimos 2 años. El dolor aparecía particularmente cuando se hallaba resfriado o sufría tensión nerviosa. La gastralgia, persistente e intensa, se irradiaba hacia la región espino-dorsal, acompañado de náuseas, eruc­tos, acedías, adinamia y otros síntomas, además de las depo­siciones secas, o acuosas. Ordinariamente, estos síntomas se presentaban unas 3 horas luego de las comidas, por lo cual el paciente tomaba antiácidos. Al momento, el enfermo desde hace 2 días tenía la similar sintomatología a pesar de haber tomado medicamentos chinos y occidentales y recibido inyec­ciones intramusculares de morfina. Por lo tanto, pidió trata­miento acupuntural. Examen: el paciente adoptaba una posi­ción antálgica al momento del examen, tenía sudoración pro­fusa, faz de dolor y palidez, además, tenía la saburra delgada y blanca y el pulso débil y de cuerda. Por medio de un examen radiológico con solución de bario se llegó al diagnóstico de úlcera del bulbo pilórico. De manera que se le inició la terapia acupuntural mencionada. Durante la aplicación de acupuntura, el paciente ya estaba dormido. Nueva consulta al día siguien­te: el dolor había desaparecido, y lo único que tenía eran la sensación de plenitud y la pobre capacidad contentiva del estómago. Consiguientemente, se dieron 4 sesiones de acu­puntura más, hasta que desaparecieron los síntomas. Luego se cambió al tratamiento de 1 sesión en días alternados, to­mándole los puntos acu-punturales a tenor de los síntomas, tanto puntos principales como puntos secundarios. Fue un total de 2 meses de tratamiento, luego de lo cual se realizó un nuevo estudio radiológi­co que no presentaba datos de úlcera duodenal.

2) Método: Se aplica la inyección en puntos acu-punturales.
Prescripción: Pishu, weishu, ganshu y zusanli.
Explicación: Se usan 20 ml de solución de clor­hidrato de procaína (0,25­1% de densidad). La den­sidad se determina por el estado clínico. Mientras más grave es la enferme­dad, mayor es la densidad, y viceversa. La solución puede ser más densa en las primeras inyecciones y serlo menos en la última etapa. Cada vez se eligen 2 de los puntos indicados, los cuales pueden ser usados alternativamente. En cada punto se inyectan 2-5 ml, 1 vez por día.
Experiencias clínicas: De acuerdo a informaciones, fueron tratados con esta terapia 186 casos, utilizando el pishu y el weishu de ambos lados e inyec­tando 5 ml en cada punto. Entre ellos, 47 eran de úlcera gás­trica, 110 de úlcera duodenal y 29 de úlcera gastroduodenal, mientras sus tiempos de enfermedad fluctuaban de 4-12 años. Al término de 1-4 cursos de tratamiento, 97 de los 186 pacien­tes fueron resueltos, un 52,2%; en 78 se obtuvo éxito parcial, un 41,9%; 11 mejoraron, un 5,9%; y la tasa de desaparición de la sombra de nicho fue del 90,9%. El dolor desapareció en 65 enfermos durante el primer curso de tratamiento, y en 77 du­rante el segundo curso; y sumados, fueron 164, un 88,1% del total de pacientes. Sin embargo, el dolor subsistía en 22 en­fermos, lo cual quizá se debiera a las complicaciones. También hay otros ejemplos en que se sirvió de la misma terapia pero con los puntos ganshu y zusanli, usados alternati­vamente. Inyectando 2 ml en cada punto, la eficacia igualmen­te resultó bastante satisfactoria.
Algunos datos han informado de esta terapia con el bloqueo de los puntos paravertebrales existentes a ambos lados del borde inferior de las vértebras dorsales para tratar a 38 pa­cientes. Inyección: 2 ml de procaína (0,25% de densidad) en cada punto. Resultados: curación, 15 pacientes; efecto nota­ble, 6; mejoramiento, 12; y efecto nulo, 5.
Precauciones: La expuesta terapia sirve en cierto modo para aliviar los síntomas y ayudar a la cicatrización de la úlcera. No obstante, algunos determinados casos requieren aún de un tratamiento multiterápico. Cuando lo requiera el caso se deberá intervenir quirúr­gicamente.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Qiao, masculino, 28 años de edad. Desde hacía 3 meses presentaba un dolor en la región epi­gástrica, el cual se acom­pañaba de pirosis. Por lo general, era postprandial y frecuentemente era causa­do por la ingesta copiosa, algunas veces cuando el dolor se intensificaba tenía vómito, y evacuaciones unas veces acuosas y otras secas. Diagnóstico: Ulcera gástrica. Selección de pun­tos: El pishu, weishu y ganshu de ambos lados. En ellos se dieron inyecciones de clorhidrato de procaína. Al haber recibido el pacien­te 3 cursos de tratamiento, los síntomas desaparecie­ron totalmente y la sombra de nicho quedó cerrada. La observación de seguimiento realizada durante 6 meses constató que la úlcera no había recidivado.
Explicaciones adiciona­les:
1. Si bien la acupuntura y la inyección en puntos acu-punturales producen cierta eficacia para tratar esta afección, ellas deben llevarse a cabo, en el caso de los pacientes con perforación ulcerosa y hemo­rragia, previo requisito de un tratamiento multiterapéutico. Algunos casos requieren intervención quirúrgica. 2. Los pacientes ulcerosos deben tener mucho cuidado con su alimentación, ésta deberá ser fraccionada y con alimentos blandos y fáciles de digerir. Están prohibidos los alimentos crudos, fríos, o excesivamente ácidos, picantes y otros de difícil digestión.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores