LITIASIS RENAL

octubre 11, 2009

Entre ellos se incluyen cálculos de los riñones, el uréter, vejiga y las vías urinarias. La patogenia guarda relación con facto­res que aumentan la con­centración urinaria de cristaloides calculosos y factores que favorecen la producción de cálculos en concentraciones urinarias normales. La medicina tradicional china los coloca en el campo de “arenilla” y “bosque de piedrecitas”. Esta enfermedad comien­za frecuentemente por cólico fuerte, teniendo por síntomas principales el dolor lumbar y la hipogas-tralgia. El dolor se irradia desde la cintura hacia el abdomen inferior y la vulva en las mujeres, asociados con polaquiuria, disuria, disminución de la fuerza del chorro, hematuria, etc.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Shenshu, dachangshu, pangguangshu, ashi, tianshu, guilai y zusanli. Puntos secundarios: Qihai, zhongji (Ren. 3), xuehai (B. 10), weizhong, yanglingquan, yinlingquan, sanyinjiao, taixi, xiao-changshu (V. 27) y ciliao (V. 32).
Explicación: Cuando no hay cólicos de cálculo, la acupuntura da estímulo débil-mediano con el método primero de tonifica-ción y luego de dispersión. Las agujas son retenidas durante 20′. Si los cálculos atacan con cólicos, se aplica estímulo fuer­te con el método dispersante mediante una retención de agu­jas por 30-60′. Durante la retención de agujas se las manipula 1 vez a cada 10′ y se las hace vibrar por 2-3′, a fin de fortale­cer la sensación de acupuntura. Es 1 sesión diaria, y 1 curso de tratamiento toma 10 sesiones.
Experiencias clínicas: Se trató a 90 casos de cálculos rena­les con la aplicación de acupuntura y moxibustión como tera­pias predominantes. Se los dividió, a grandes rasgos, por las manifestaciones clínicas en los siguientes tipos: obstrucción de la energía y éstasis de la sangre; humedad-calor; y defi­ciencia funcional positiva. 1) Tipo de obstrucción de la energía y éstasis de la sangre: tomar por principio de tratamiento acti­var la sangre, eliminar el éstasis, movilizar la energía y calmar el dolor; seleccionar para la acupuntura y la moxibustión como puntos principales el shenshu, ashi lumbar y pangguangshu y como puntos auxiliares el weizhong, zusanli y xuehai; y usar los puntos tianshu, guilai y ashi lumbar en el caso de cólicos renales irradiados hasta el hipogastrio. Método de manipula­ción: dispersión y estímulo fuerte, retención habitual de agujas durante 20′ pero prolongable hasta 30 ó 40′ en atención al dolor intensificado, más aplicación de electropuntura. En el shenshu y el área de lumbago se permite aplicar la moxibus-tión para calentar y despejar los canales y los colaterales (con el objeto de dilatar los vasos sanguíneos capilares locales y mejorar la circulación de la sangre) a fin de aliviar el dolor. Se da 1 sesión de acupuntura y moxibustión al día, y cada curso de tratamiento consta de 10-15 sesiones. 2) Tipo de humedad-calor: el principio de tratamiento reside en disipar el calor y la humedad y facilitar el flujo de agua y líquido corporal. Para la acupuntura se eligen por puntos principales el shenshu, da-changshu y pangguangshu y por puntos auxiliares el weiz-hong, zusanli y yinlingquan. Método de manipulación: tonifica-ción y dispersión parejas y estímulo mediano, punzaduras que se dan hasta producir una sensación de calambre, entumeci­miento y pesantez, retención de agujas por 20-30′, y aplica­ción de electropuntura. Se ofrece 1 sesión diariamente, siendo cada curso de tratamiento de 10-15 sesiones. Y 3) Tipo de deficiencia funcional positiva: el principio del tratamiento es sustentar los factores antipatógenos y compensar la deficien­cia funcional, así como regular las funciones del bazo y de los riñones. Para la acupuntura y la moxibustión se escogen por puntos principales el shenshu, dachangshu y taixi y por puntos auxiliares el zusanli y qihai y, paralelamente, se permite apli­car ventosas o moxibustión en el shenshu, dachangshu y weishu (V. 21) con el propósito de calentar y despejar el reco­rrido de los canales y los colaterales. Método de manipulación: tonificación, o tonificación y dispersión parejas, retención de agujas por 10-20′, 1 sesión de acupuntura por día, y de 10-15 sesiones para cada curso de tratamiento.
Resultados de tratamiento: Se obtuvieron efectos iniciales en la asistencia que se prestó con la acupuntura y la moxibustión como terapias principales a los 90 pacientes antes menciona­dos. De los 62 casos con cálculos ureterales, 38 los pudieron expulsar, un 61,3%; otros 12 los pudieron desplazar hacia abajo, un 19,35%; y otros 12 no respondieron al tratamiento, un 19,35%. De los 25 casos con cálculos renales, 3 los expul­saron, un 12%; otros 3 los desplazaron hacia vejiga, un 12%; y otros 19 no cedieron a la terapia, un 76%. Y los 3 casos con cálculos vesicales (de los cuales 2 eran del tamaño de grano de soya y otro paciente tenía cálculos de 1 x 2 cm.) lograron todos expulsarlos.
De acuerdo a la observación de este tratamiento, se entiende que los cálculos ureterales son más fáciles de expulsar que los del riñón porque esto tiene que ver con la diferencia de su ubicación. La facilidad o dificultad de la expulsión también está relacionada con el tamaño y la forma de los cálculos. Si éstos miden alrededor de 1 cm. de diámetro, son redondeados y lisos, pueden expulsarse fácilmente; pero si son triangulares o irregulares, ocurrirá lo contrario. La acupuntura y la moxi-bustión ayudadas de la medicina tradicional china producen mejor efecto que la simple aplicación de esta terapia para la expulsión de cálculos. Algunos pacientes, que hubieran recu­rrido exclusivamente a la ingestión de medicinas tradicionales chinas durante mucho tiempo, no habían podido evacuar los cálculos. En contraste, lograron hacerlo en poco tiempo una vez que esta terapia se combinó con la acupuntura y la moxi-bustión.
La razón por la cual estas dos terapias sirven para acelerar la expulsión de cálculos consiste principalmente en que las pun­ciones dadas en el shenshu, pangguangshu, zusanli y otros puntos permiten regular la energía de los meridianos del riñón y de la vejiga y normalizan en esta última la función productora de energía del jiao inferior (abdomen inferior), ayudando de esta manera al organismo a expulsar los cálculos con facili­dad. Siguiendo el principio de tratamiento basado en la dife­renciación de los síntomas, la acupuntura y la moxibustión pueden dar resultados exitosos. Además, estas terapias, cuando son aplicadas al cólico renal, éste se alivia gradual­mente por sus buenos efectos analgésicos. Caso registrado: Paciente Qiu, masculino, 40 años de edad. Desde hace 2 años presentaba episodios de disuria y hematu-ria. Intrahospitalariamente fue diagnosticado de litiasis renal. La enfermedad actual empezó repentinamente como un dolor agudo tipo cólico en la región lumbar derecha, irradiado al hemiabdomen derecho y el lado interno del muslo derecho. Le puncionaron en el punto sensible de dolor de la región renal. También le aplicaron agujas en los puntos jingmen (Vb 25), shenshu y yanglingquan mediante el levantamiento, empuje y rotación de las agujas y luego pasaron a darle estímulo fuerte con el método de dispersión. Unos 20′ después, los cólicos se intensificaron, por lo que tuvo que ser hospitalizado. Al tercer día expulsó un cálculo tan grande como un grano de arroz. Tres meses más tarde, cuando la litiasis lo volvió a atacar, le dieron acupuntura en los mismos puntos durante 10′. Pero el dolor se intensificó. Entonces, se continuó con la acupuntura por 30′ más hasta que el dolor empezó a ceder. Esta vez se dejaron implantadas las agujas durante 30′ y se manipularon 1 vez a cada 10′. Al tiempo que el paciente se durmió. Cuatro horas luego de retiradas las agujas, el cólico reapareció. Por lo que se volvió a aplicar la misma acupuntura por unos 40′. Finalmente el dolor cedió, y expulsó un cálculo del tamaño de un grano de trigo en una micción hematúrica.

2) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción:  Para cálculos renales:  Shenshu, pangguangshu, jingmen y zhaohai (R. 6).
Para cálculos de la porción superior del uréter: Shenshu, pangguangshu y guanyuan.
Para cálculos de la porción media del uréter: Shenshu, pang-guangshu y guanyuan.
Para cálculos de la porción inferior del uréter: Shenshu, guanyuan, shuidao (E. 28), sanyinjiao y zusanli.
Para cálculos vesicales y uretrales: Guanyuan, shuidao y sanyinjiao.
Y para la disuria se añade el jiaoxin (R. 8); para la hipogastral-gia, el fujie; para el vómito, el zusanli y neiguan; y para la fiebre, el dazhui.
Explicación: Se usan ondas compactas-ralas u ondas intermi­tentes, con una magnitud de corriente eléctrica apropiada para el estímulo mediano o poderoso, sin que ésta rebase la tole­rancia del paciente. Es 1 sesión al día o en días alternativos, cada sesión dura de 15-30′, 10 sesiones forman 1 curso de tratamiento, y se interpolan 3-5 días entre un curso y otro.
Experiencias clínicas:
La electropuntura es bastante común para el tratamiento de la litiasis renal. A través de la práctica clínica se han acumulado no pocas experiencias. Esta terapia se aplica principalmente para librar al paciente del cólico renal y ayudar a expulsar los cálculos. En general se la usa como terapia principal, auxiliada de la medicación china y occidental, para completar un trata­miento multiterápico. Clínicamente se eligen de modo prefe­rente los puntos shu-espalda de canal taiyang del pie, los puntos de los canales taiyin del pie, shaoyin del pie y los del canal ren y se toman por puntos principales los puntos locales. Para tratar la litiasis renal, se tomó el ashi (ubicación de los cálculos) y shenshu. Para la litiasis del uréter superior se eligió el shenshu y pangguangshu, o el shenshu y el guanyuan; para la litiasis del uréter intermedio, el shenshu y guanyuan, o el ashi (a 0,3 cun arriba del cálculo) y el guanyuan; y para la litiasis del uréter inferior el ashi y guanyuan, o el sanyinjiao y guanyuan. Al mismo tiempo, se exigió a los pacientes que tomaran 1.000 ml de agua 30′ antes del tratamiento, o toma­ran líquido a tolerancia; después se colocaban en decúbito supino o prono. Posteriormente, el terapista hizo penetrar las agujas y las conectó con un aparato de electroterapia. El polo negativo era conectado con los puntos renales, y el polo posi­tivo con los puntos vesicales, usándose ondas compactas-ralas. Se ofrecía 1 sesión cada 2 días, mientras 1 curso de tratamiento ocupaba 10 sesiones.
Se observó que en el proceso de tratamiento los pacientes experimentaban una sensación de empuje del uréter desde el tramo superior hacia el tramo inferior y que la mayoría de ellos orinaban apenas finalizado el tratamiento y sentían que los síntomas habían disminuido en intensidad.
Según otros informes, al tratar la litiasis renal con electropun­tura como terapia principal, se optó por los puntos shenshu, pangguangshu, guanyuan, yinlingquan, sanyinjiao, etc., e igualmente se logró buenos resultados. El autor juzga que para ser tratado, será óptimo que el paciente esté sentado, para facilitar el descenso de los cálculos. Si su estado general está débil, puede acostarse en decúbito lateral. Por lo común, la aguja entra en 1,5-3 cun de profundidad y su punta se aproxima a través del músculo lumbar hasta junto al uréter, teniendo como límite la producción de una sensación de ca­lambre, adormecimiento y pesantez en el paciente. Arriba se conecta con el cátodo y abajo con el ánodo, usándose ondas intermitentes. Al inicio se adopta una corriente débil y más adelante se intensifica. Unos 5′ después, se la regula hasta la máxima magnitud tolerable para el paciente. En ese momento percibe una sensación de embestida de arriba hacia abajo. Cada sesión dura 20-30′ y se da una por día, la terapia no llega a su fin, mientras los cálculos no sean expulsados. 50 casos de litiasis renal fueron tratados combinando con la medicina tradicional china y la occidental. Entre ellos había 32 con dolor agudo, de entre los cuales, en 20 el dolor era muy intenso. 16 de estos últimos habían recibido inyecciones de dolantin y atropina, pero sin efecto. En todos ellos se alivió el dolor apenas se les trató con electropuntura. La afección no recidivó en la mayoría de los enfermos. También son utilizadas como terapia ondas intermitentes y ondas continuas en forma alternativa; cada sesión tiene 15-30′ de duración. De este modo fueron atendidos 68 pacientes, de ellos en un 95% se alivió el dolor completamente, en sólo 10′. Mientras tanto, el dolor cesó en algunos de ellos tan pronto como las agujas fueron internadas, y conectada la corriente. Pero ciertos médicos suponen que, si el dolor no se calma luego de 10′ de electropuntura, ésta tampoco podrá surtir efecto aunque se prolongue por más tiempo. La electroterapia de estimulación, dada en ciertos puntos acupunturales representa una medida eficaz dentro del trata­miento pluriterápico combinado de la medicina tradicional china y la occidental, para la litiasis urinaria. Es capaz de au­mentar el peristaltismo del uréter ayudando así a expulsar los cálculos. Por medio de experimentos realizados con animales se ha confirmado que la electroterapia en algunos puntos sirve para ensanchar el margen de onda del peristaltismo ureteral y aumentar la cantidad de flujo urinario. El estímulo dado con ondas intermitentes en el zhaohai y sanyinjiao unilaterales promete resultados particularmente buenos, pero el efecto es menor con el estímulo dado mediante ondas regulables u ondas intermitentes en el zhaohai de ambos lados, y es aún menor con el estímulo aplicado mediante ondas rectangulares en el shenshu del lado derecho. El estímulo poderoso produce mejor efecto que el estímulo débil. Se ha aplicado la estimula­ción eletropuntural en el shenshu y pangguangshu durante 3­15′ y se ha logrado ensanchar las ondas del movimiento peris­táltico del uréter y hacer crecer en consecuencia el flujo de orina. No obstante, se señala que un estímulo superpoderoso acorta, por el contrario, la longitud de las ondas.

3) Método: Se aplica inyección en los puntos acupunturales.
Prescripción: Puntos principales: Shenshu, guanyuan y yanglingquan.
Puntos secundarios: Zusanli, sanyinjiao, jiaoxin (R. 8), fujie y qugu (Ren. 2).
Explicación: Se usan 2-8 ml de glucosa al 10%. Se procura que la acupuntura dada en los puntos produzca una sensación de calambre, adormecimiento y pesantez o que esta sensa­ción se extienda a determinadas áreas. Los puntos secundarios se escogen según los síntomas: Zu-sanli para el vómito; jiaoxin para la disuria; qugu para la litiasis vesical; y sanyinjiao y jiaoxin para la hematuria o para la pre­sencia de eritrocitos por examen microscópico. Se da 1 sesión al día o en días alternativos, 30 sesiones com­pletan 1 curso de tratamiento, y median 3-5 días de suspen­sión entre un curso y el subsiguiente.
Experiencias clínicas: El tratamiento dado con la citada tera­pia a 805 casos tuvo como resultado una eficacia del 72,92%. Por otra parte, otros médicos han obtenido resultados muy satisfactorios al aplicar inyecciones de dolantin en pequeña dosis en los puntos acupunturales para los cólicos derivados de la litiasis renal. Método: 10-15 mg de dolantin en forma de líquido de inyección y diluidos con 4 ml de agua destilada; selección de puntos: jimen (B. 11) (par) y yinlingquan (par); y entrada de agujas, llegada indispensable de la energía y luego inyección de 1 ml de dicho medicamento en cada punto. Se aplicó esta terapia a 3 casos de litiasis renal aguda. Uno de ellos no había mejorado del dolor media hora después de haber recibido una inyección de analgésico. Otra media hora más tarde, se le puso una nueva inyección, pero de 10 mg de dolantin diluidos, en un punto acupuntural, de suerte que tras otros 10′ el dolor calmó y el paciente tuvo una micción hema-túrica, en la que se descubrió un cálculo grande de 4 x 5 x 8 mm. En cuanto a los otros 2 casos, mientras el dolor era in­tenso, se les inyectó en los puntos, con una pequeña dosis del mismo medicamento, de modo que el dolor se moderó en corto tiempo. Aunque no se hallaron cálculos en sus orinas, la radiografía reveló que sí existían en las vejigas de los 2 pa­cientes. Se entiende que la inyección en los puntos acupuntu-rales sirve para concurrir al tratamiento multiterápico destinado a expulsar los cálculos urinarios y tiene efecto para el alivio del dolor y la expulsión de piedrecitas.
Explicaciones adicionales:
1. A través de la observación clínica se concluye que las tera­pias en los puntos acupunturales, en combinación con la me­dicación tradicional china y otras modalidades de tratamiento pluriterápico, permiten elevar la tasa de expulsión de cálculos.
2. Si se usa la auriculopuntura en forma complementaria, se debe escoger los puntos correspondientes a los nervios sim­páticos, los riñones, el uréter y el shenmen, así como el punto sensible del hélix, se aplica el método dispersante de estímulo poderoso, se retienen las agujas durante 15-30′, es 1 ó 2 se­siones por día, o se recurre a la implantación de agujas en los puntos auriculares.
3. Se instruye al paciente a que tome mucha agua a cada rato y brinque mucho moviendo los miembros, con el objeto de facilitar la salida de cálculos. Y 4. Si el paciente masculino tiene cálculos grandes que no pueden ser expelidos del orificio exterior de la uretra, es permisible ampliar ésta artificialmente o triturar las piedrecitas en ayuda a su expulsión.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40 seguidores

%d personas les gusta esto: