ESPASMO DE LOS MUSCULOS FACIALES

octubre 17, 2009

Se trata de contracciones bre­ves, repetitivas, sin finalidad, semivoluntarias o involuntarias de un músculo o un grupo mus­cular funcional, frecuentemente de la cara, hombro o brazo. Probablemente, las causas consistan en las lesiones deri­vadas de la irritación que han sufrido algunas áreas por donde transitan los nervios faciales. Las manifestaciones clínicas son el espasmo paroxismal de los músculos faciales, el cual se inicia en el orbicular de los párpados. La enfermedad se desarrolla en forma lenta, pero afecta gradualmente a todos los músculos en la parte inferior de la cara. La tensión psíquica, la angustia, la fatiga y el in­somnio pueden agravar el espasmo. Cuando el paciente está dormido, puede que los síntomas desaparezcan. Habitualmen-te, el examen del sistema nervioso no revela signos positivos. El estado clínico avanza lentamente, pero su agravamiento hace difícil el tratamiento.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Xiaguan, jiache, sibai, di-cang, taiyang y hegu.
Puntos secundarios: Fengchi, yifeng y taichong.
Explicación: Prepondera el método de tonificación y disper­sión parejas, la sensación acupuntural no debe ser fuerte, se retiene las agujas durante 30′, se da 1 sesión al día o en días alternativos, y 1 curso de tratamiento termina en 10 sesiones. Experiencias clínicas: Se ha informado sobre 102 casos de esta afección tratados mediante acupuntura destinada al flujo de la energía en base de la selección de puntos conforme a la diferenciación de los síntomas. Los pacientes fueron divididos en 5 tipos:
1) Persistencia del viento-frío: Generalmente son secuelas de parálisis facial. Para el tratamiento conviene disolver el viento y el frío y despejar y dinamizar los canales y colaterales. A este propósito se aplica el método productor de calor en el wangu y el método favorable al flujo de energía en el waiguan y zusanli (por este método se refiere a una especie de acu­puntura que estriba en cierta manipulación de agujas para excitar la energía de los meridianos y canalizarla desde el punto de estímulo por los mismos meridianos hasta el lugar de la enfermedad). En el caso de frío patógeno relativamente grave se añade la aplicación de agujas quemantes mediante punciones rápidas en el sibai, quanliao y otros puntos. 2) Deficiencia de la energía y la sangre: se manifiesta predomi­nantemente por el parpadeo y la contracción de los músculos faciales, los cuales pueden estar asociados con respiración corta, cansancio, sudor espontáneo, insomnio, vértigo, etc. Cuando el sujeto está fatigado y ha dormido mal, la contrac­ción se agrava, de color claro la saburra, engordado el cuerpo de la lengua con huellas de dientes en el borde, y débil el pulso. Es apropiado tonificar la energía, nutrir la sangre y extinguir el viento. Se toma como principales los puntos baihui, zhongwan, qihai, zusanli, sanyinjiao y hegu para aplicar el método conducente al flujo de la energía. 3) Deficiencia fun­cional del hígado y los riñones: contracción muscular en la cara, acompañado de vértigo, tinitus, nerviosismo, y mens­truación irregular. La contracción está relacionada con las alteraciones anímicas. La lengua enrojece y tiene poca saliva y el pulso se presenta filiforme y similar a una cuerda, pero perceptible. Es adecuado nutrir los riñones, apaciguar el híga­do, aliviar el espasmo y apagar el viento. Se usa como princi­pales los puntos baihui, fengchi, taixi, taichong, renzhong y neiguan a objeto de aplicar el método encaminado a hacer fluir la energía. Este método también se aplica en el hegu o el lieque. 4) Deficiencia del yin e hiperfunción del yang: contrac­ción o espasmo facial, acompañado a menudo de vértigo, cefalea, nerviosismo, deposiciones secas, sequedad y amar­gura en la boca, síntomas que empeoran cuando el individuo está enojado o no ha podido conciliar con el sueño. La lengua se pone roja, y amarilla la saburra, la lengua se agrieta por medio, y el pulso se capta como cuerda pero es perceptible. Para el tratamiento conviene nutrir el yin y bajar el yang, así como apaciguar el hígado y disipar el viento. Se elige como principales los puntos baihui, fengfu, neiguan, taichong y hegu con la finalidad de practicar el método que contribuye al flujo de la energía. Este método igualmente se adopta para el nei-guan o el waiguan. 5) Otros tipos: entre ellos se incluyen la deficiencia funcional del bazo con humedad grave, el yang no vigoroso de los riñones, el exceso interno del fuego de flema, etc. El tratamiento clínico tiene que realizarse de preferencia acorde a la diferenciación de los síntomas. Para la deficiencia funcional del bazo con humedad grave conviene sanear el bazo, favorecer la energía y extinguir el viento. Se escoge los puntos baihui, zhongwan, zhangmen, yinlingquan, zusanli, sanyinjiao y neiguan a fin de aplicar el método destinado al flujo de la energía. Para el yang no vigoroso de los riñones se usa como principales los puntos del meridiano du y se practica al mismo tiempo en el houxi el método apropiado para el flujo de la energía. En cuanto al exceso interno del fuego de flema es conveniente bajar la flema, disipar el calor y dispersar el viento. Se opta por los puntos renzhong, shanzhong, zhong-wan, yanglingquan, fenglong, neiguan y hegu para la aplica­ción del método que contribuye al flujo de la energía. Resultados del tratamiento en este grupo de pacientes: Salvo 3 casos no incluidos en la estadística del efecto terapéutico, la eficacia llegó al 82,8% en los 99 casos restantes, en cambio, la eficacia de los métodos ordinarios (medicación china y occi­dental, fisioterapia, bloqueo, acupuntura y moxibustión comu­nes, etc.) aplicados a otros 43 casos fue de solamente 23,2%. De ello se desprende que hay una evidente diferencia de efec­to terapéutico entre la aplicación de agujas filiformes para hacer fluir la energía y otras terapias. Durante el proceso de tratamiento destinado a favorecer el flujo de la energía, se hicieron repetidos intentos de excitación en 96 pacientes. Los resultados demuestran que, cuanto mayor los intentos de excitación, tanto más lejos se transmitía la sensación, la cual inclusive podía llegar a la cara. A través del tratamiento de excitación se descubre que, mientras más lejos alcanzaba la sensación, mejor resultaba el efecto terapéutico, y que, si la transmisión no era notoria, el efecto era pobre. Relación entre el efecto terapéutico y la duración de la afec­ción y el estado morboso: Según el análisis clínico hecho de este grupo de casos, cuando la enfermedad había durado menos tiempo y el espasmo tenía una extensión menor, mejor resultaba la terapia; y si el espasmo había durado más tiempo y tenía una mayor extensión, el efecto era menor. A modo de ejemplo, la eficacia y la curación fueron de 9 1,2% y 32,4%, respectivamente, en los casos de espasmo de grado leve y los casos cuyo estado clínico había durado menos de 6 meses; mientras en aquellos casos que habían durado más de 6 me­ses estas tasas llegaron solamente al 80,2% y 6,5%. Efecto terapéutico a largo plazo: la inspección médica realizada a 32 pacientes por espacio de 1 mes-2 años y medio hace constar que únicamente 2 casos habían recidivado, siendo un 6,3%. Por esto se sabe que el método destinado a activar el flujo de la energía surte un efecto terapéutico a largo plazo también bastante seguro para el tratamiento del espasmo de los mús­culos faciales.
El espasmo de los múscu­los faciales es una enfer­medad persistente, y sus ataques se repiten con facilidad, por lo cual es difícil de tratar. El método destinado a activar el flujo de la energía, al ser aplica­do para el tratamiento, no sólo ha obtenido un efecto terapéutico a corto plazo bastante satisfactorio (efi­cacia de 82,3%), sino tam­bién un efecto a largo plazo relativamente estable (efi­cacia de 76,3%). Mientras tanto, los otros métodos usados para el tratamiento en comparación con él ha tenido un efecto a corto plazo de solamente 23,2% y un efecto a largo plazo de 18,8%. En ello se nota la ventaja del método utilizado para activar el flujo de la energía. Así se comprende que es correcta la conclu­sión de que este método hace que la energía llegue a donde está la enfermedad y que una vez llegada ésta se produce el efecto. El método de activar la energía también significa transportar la energía. Para su manejo se usa la excitación. Su aplicación requiere un ambiente tranquilo y una temperatura apropiada (20°C-25°C). Tanto el terapista como el paciente tienen que estar con calma y mentalmente concentrados. Luego, el terapista hace girar o vibrar las agujas suavemente, permitiendo al paciente experimentar un estímulo suave y sostenido, para asegurar que esta sensación se transmita de manera idónea. Hay que reajustar en todo momento la profun­didad y dirección del avance de las agujas. Si la energía del meridiano alcanza a una articulación y no puede pasar por ella, es preciso continuar manipulando la aguja y esperar un momento, o presionar con los dedos siguiendo el recorrido del meridiano para ayudar a la energía a cruzar la articulación y a llegar al lugar de la enfermedad.
Esta afección se debe preponderantemente a la pedida de energía y sangre y a la no nutrición de los tendones por la sangre. De entre los 102 casos incluidos, 45 correspondían a la pérdida de energía y sangre, representando un 44,1%.
La transmisión de la sensación cobra una enorme diferencia de distancia en las distintas etapas de excitación. Cuanto más son los intentos de excitación y más lejos llega la sensación, mejor es el efecto terapéutico. Si la sensación alcanza arriba de los hombros mediante la excitación provocada por la manipulación de agujas, el efecto terapéutico puede llegar al 91,4% y, en contras­te, si se produce únicamente una sensación de entumeci­miento y plenitud en el área, la eficacia es de sólo 80%. Razón por la cual una con­cienzuda y repetida manipu­lación de agujas para la pro­ducción de excitación ocupa un importante sitial en el tratamiento.
Caso registrado: Paciente Wang, femenino, 40 años de edad. Tuvo la primera consul­ta médica ellO de marzo de 1979. Refirió que desde hacía 4 meses presentaba espas­mo en los músculos faciales del lado derecho. La parálisis facial empezó 10 meses atrás, afectando la boca y los ojos. Había sido atendida en un hospital local con acupun­tura y moxibustión, así como con la inyección de vitaminas B1 y B12 en los puntos acu-punturales y, como resultado, había mejorado en algo de la desviación de la boca y los ojos. Pero hacía 4 ó 5 meses que el párpado inferior, los músculos faciales y la comisura labial del lado derecho empe­zaron a contraerse involuntariamente, cada vez con mayor frecuencia. La contracción era especialmente notoria cuando comía, hablaba y sentía nerviosismo o cuando eran días som­bríos o lluviosos. Sentía los músculos faciales del lado dere­cho inhibidos, pero no dolor. Dormía mal y soñaba mucho, sufría palpitación, orinaba y defecaba normalmente. Examen físico: subsistencia de las arrugas frontales, oclusión parcial de los párpados, fruncir parcialmente las cejas y elevar algo la nariz, comisura labial desviada hacia la derecha, imposibilidad de buccinar, músculos faciales del lado derecho atrofiados, subsistencia del surco nasolabial, pulso hundido, filiforme y débil, saburra delgada y blanquecina y lengua roja.
Diagnóstico: Caso debido al estancamiento del viento-frío y a la contractura de los tendones y músculos. Para el tratamiento se procedió a disipar el frío patógeno mediante calentamiento y a distensionar los tendones para aliviar el espasmo. Selec­ción de puntos: wangu del mismo lado, waiguan de ambos lados y zusanli también de los dos lados con el método de tonificación. Cada 10 días se le hizo una sangría mediante punciones rápidas con agujas quemantes en el sibai y quan-liao. Finalizadas 4 sesiones de terapia, el espasmo se redujo visiblemente en frecuencia. Cada día el tic sucedía apenas unas 10 veces y duraba 1-2′ por vez, pero era más fuerte que antes. Tras 30 sesiones, el tic se había aliviado en lo funda­mental. Se suspendió la acupuntura luego de 35 sesiones para someter a la paciente a la observación. Las visitas médi­cas efectuadas 8 meses después constataron que el tic no había recidivado.

2) Método: Se aplica implantación hipodérmica de agujas.
Prescripción: Ermen (SJ 21), xiaguan, jiache, quanliao, tong-ziliao, sibai, yifeng, dicang y ashi.
Explicación: Cada vez se toma 2-3 puntos del lado enfermo. Se usa agujas intradérmicas, agujas filiformes delgadas o agujas en forma de T. Primero se inserta en sentido vertical y, cuando llega la energía, se regresa la aguja, se inserta en sentido horizontal, se la deja debajo de la piel y se la adhiere con esparadrapo. Las agujas permanecen insertas por 1-3 días antes de ser retiradas y luego se cambia los puntos para una nueva implantación de agujas. 1 curso de tratamiento ocupa 5-10 sesiones y se intercalan 7-10 días de un curso al subsiguiente.
Experiencias clínicas: Con esta terapia fueron tratados 11 pacientes de espasmo de los músculos faciales, 4 varones y 7 mujeres. El proceso evolutivo variaba de 3-12 años de dura­ción. 2 lo padecían en el lado izquierdo y 9 en el lado derecho. Todos habían sido tratados con variadas terapias, pero sin efectos satisfactorios, así que se confiaron a la implantación de agujas.
Método de tratamiento: Cuando se oprime con los dedos en la región afectada, esto puede aliviar el espasmo local, el cual suele estar en los puntos quanliao, sibai, tongziliao, ermen, etc., pero a veces no se halla en los puntos ordinarios sino en el ashi. Entonces se escoge este punto como principal y, en su auxilio, se puede agregar otros 2-3 pares de puntos del lado enfermo. Con agujas intradérmicas o agujas filiformes delga­das y pequeñas se punza perpendicularmente en el subcórtex. Llegada la energía, se las hace retroceder un tanto, se pun-ciona 0,3 cun en sentido horizontal y se fija con esparadrapo los mangos de aguja. Las agujas quedan insertas durante 2-3 días y se cambia los puntos para otra implantación. Resultados del tratamiento ofrecido en 8-30 sesiones: Des­aparición de los síntomas, 2 de los 11 pacientes; efecto nota­ble, 2; disminución, 2; y efecto nulo, 5. Acorde a las inspeccio­nes médicas realizadas durante 1-2 años, la afección había recidivado, en 6 casos en que se obtuvo efecto terapéutico, en 1 de los que habían mejorado y en otro en que habían dismi­nuido los espasmos.
Hay otro historial clínico que pertenece a 1 caso persistente de espasmo de los músculos faciales laterales el cual fue curado con la inserción de agujas en el jiache. Se utilizaba una aguja filiforme de 2,5 cun de largo para insertar en el jiache hacia el dichang en sentido transversal hasta haber avanzado la aguja en 2 cun. Llegada la energía, se aplicaba el método de estí­mulo poderoso y se dejaba inserta la aguja durante 30′. Para
entonces la convulsión facial ya estaba controlada. Luego, se punzaba adicionalmente en el hegu con el método de tonifica-ción y dispersión parejas y se dejaba inserta la aguja por 30′. Al día siguiente, el espasmo tuvo un nuevo acceso. Se conti­nuó con la implantación de agujas usando el mismo método durante varios días hasta la curación del paciente.

3) Método: Se aplica agujas intradérmicas.
Prescripción: Puntos del lado enfermo o puntos de arranque de movimiento del tic.
Explicación: Se utiliza agujas filiformes Núms. 30-32, de 0,5­1,5 cun de largo, se las interna en la piel de los puntos del lado enfermo y se procura conseguir que se suspendan allí sin caer.
Experiencias clínicas: Se ha informado sobre 30 casos de espasmo de los músculos faciales tratados mediante acupun­tura poco profunda en la piel. Eran 11 hombres y 19 mujeres. El más joven tenía 15 años de edad, y el más viejo, 65 años. Entre ellos se incluían 25 casos esenciales y 5 de secuela por parálisis facial. El proceso evolutivo más corto era de 2 sema­nas, y el más largo, más de 20 años.
Método de tratamiento: Se elige los puntos del lado facial afectado, se puede dar una punción en cada punto o varias punciones en torno a cada uno de los puntos, o bien puede dejarse insertas las agujas en forma compacta en el punto de arranque de movimiento. E incluso es permisible propinar dispersamente una punción a cada 1 cm. en el área enferma. Se ingresa las agujas en la piel y se hace que emerja un mon­tículo de la piel donde está la punta de la aguja. Las agujas quedan insertas por 20-30′, es 1 sesión de acupuntura al día, y 10 sesiones forman 1 curso de tratamiento. Resultados del tratamiento en los 30 casos: Curación, 18; efecto notable, 5; y mejoramiento, 7. Mínimo de sesiones: 5; y máximo: 30. El efecto terapéutico fue mejor en los casos que recibieran 3 cursos de tratamiento. Mientras más leves eran los síntomas y más corto la evolución, mejor resultaba el efec­to.

4) Método: Se aplica inyección en puntos acupunturales.
Prescripción: Xiaguan, taiyang, yifeng, jiache, fengchi, hegu, zhigou (SJ 6), juegu (Vb 39) y fenglong.
Explicación: Se prepara una solución de 3 ml de vitamina B1, con 300 microgramos de contenido y 2 ml de clorhidrato de procaína al 2%. Cada vez se escoge 2-3 puntos del lado en­fermo, 1 punto de un miembro superior y 1 punto de un miem­bro inferior (tomados en forma cruzada) y se los utiliza alterna­tivamente. Si el paciente siente el efecto por la inyección apli­cada en cierto punto, éste puede ser usado 2-3 ocasiones sucesivas. Como método se inyecta 1 ml de dicha solución en cada punto. Es 1 sesión diaria, 10 sesiones integran 1 curso de tratamiento, y luego se interrumpe la terapia por lO días antes de reanudarla.
Experiencias clínicas:
1. Valiéndose de la referida terapia, se dio tratamiento a 29 casos. Tenían la enfermedad ya por 1-23 años. Resultados tras haberse ofrecido 1-5 cursos de tratamiento: curación, 5 casos; efecto notable, 6; mejoramiento, 9; y efecto nulo, 9. En 1 de los casos curados los síntomas desaparecieron luego de 1 curso de tratamiento, pero reaparecieron medio año más tarde. El paciente fue tratado nuevamente, pero el efecto resultó pobre.
2. Se ha informado de otra clase de inyección. Se prepara una solución con 0,1 g de fenobarbital de sodio más 1 ml de clorhidrato de pro-caína al 1%. Se la inyecta en el área de espasmo y en los puntos periféricos, es 1 sesión cada día o cada dos días, y 1 curso de tratamiento se cumple en 10 sesiones. Con esta terapia fueron tratados 100 casos. 16 de ellos curaron y los 84 restantes mejoraron. Sin embargo, 10 recidivaron pasados 6 meses.

5) Método: Se aplica laserpuntura.
Prescripción:   Sibai, chengqi, dicang, jiache, hegu, etc.
Explicación:
Con el láser helio-neón de 1,2-1,8 milivatios se enfoca e irra­dia a los puntos del área facial de espasmo y, adicionalmente, al hegu del mismo lado. En cada sesión son irradiados 2-5 puntos, en cada uno de los cuales la irradiación dura 3′. Se da 1 sesión al día, siendo 1 curso de tratamiento compuesto de 10 sesiones.
Experiencias clínicas: Al utilizar un aparato de láser helio-neón de pequeña potencia, se dio tratamiento a 21 casos de espasmo de los músculos faciales. Eran pacientes de 10 hom­bres y 11 mujeres tratados por consulta externa. Tenían de 20-57 años de edad. La enfermedad había durado menos de 1 año en 6 casos, 1-2 años en 5 casos, 3-5 años en 6, 6-lO años en 3, y 20 años en 1. 11 casos tenían espasmo en el lado izquierdo, y 10 en el lado derecho. 5 de ellos tenían antecedentes de esta afección en el mismo lado. El examen del sistema nervioso no revelaba signos positivos. Según la medición, la intensidad y el valor de tiempo de los troncos nerviosos faciales se encontraban dentro de lo normal. Todos los enfermos fueron tratados principalmente con la irradiación del láser, en tanto que a algunos se les administró al mismo tiempo medicamentos por vía oral en consideración de sus síntomas. Concluido el tratamiento, el espasmo dismi­nuyó en intensidad y frecuencia en la mayoría de los pacien­tes, sin que se descubriera ninguna reacción maligna. Resul­tados: desaparición completa de los síntomas en 2 de los 21 casos; disminución notable de la intensidad y frecuencia, o ataques esporádicos, 6 casos; disminución de la gravedad del ataque y reducción ligera de la frecuencia, 8 casos; y sin cam­bios, 5 casos.
Cumplida la observación, el autor de la información señala que el efecto terapéutico fue mejor en los casos de corta evolu­ción. La terapia fue eficaz en 10 de los 11 casos de menos de 2 años de duración (curación, 2 casos; efecto notable, 4; y mejoramiento, 4) y fue nula en sólo 1 caso. Fue eficaz en 6 de los 10 casos de más de 3 años de duración (efecto notable, 2 casos; y mejoramiento, 4) y fue nula en los 4 casos restantes. A excepción de 2 pacientes atendidos durante 4 cursos de tratamiento (efecto notable), los demás de este grupo recibie­ron un solo curso de terapia. El autor opina que, si el paciente no puede superar el nerviosismo, el disgusto y otros factores, el resultado se verá afectado.
Explicaciones adicionales: La medicina tradicional china considera que esta afección se debe mayormente a la pérdida de energía y sangre, la acción del viento del hígado en el organismo, o la invasión de los canales y colaterales por el viento-frío, y que la acupuntura, moxibustión y otras terapias aplicadas en los puntos acupunturales a menudo pueden producir efectos relativamente buenos. No obstante, estos efectos son muy variados según cómo sea el grado de es­pasmo, la constitución física del paciente, así como las dife­rentes terapias que se aplican en los puntos. Es de opinión general que, si el caso es leve, y el paciente físicamente fuer­te, la sensación de acupuntura se transmite bien y el efecto resulta bueno, pero que estas terapias difícilmente pueden producir efecto en los casos graves y persistentes. Por otra parte, el tratamiento en los puntos debe tener en cuenta el estado del organismo. Cuando se intenta fomentar el yin, tonificar el hígado, sanear el bazo y nutrir el estómago para fortalecer los factores antipatógenos y eliminar los facto­res causantes, se prefiere tomar los puntos de los meridianos yangming, shaoyin y jueyin de las manos y los pies, por lo cual sucede con frecuencia que, a medida que el organismo mejora en su conjunto, el espasmo de los músculos faciales también mejora.

About these ads

2 comentarios to “ESPASMO DE LOS MUSCULOS FACIALES”

  1. juan carlos Says:

    TENGO UNA PACIENTE MAYOR CON ESPAZMO DE MAXILAR INFERIOR Y LA NEUROLOGA LE DIO AMANTINA CON LO CUAL NO TIENE RESULTADOS POSITIVOA CUAL EL TRATAMIENTO EFECTIVO MEDICO?

  2. Ara Says:

    Quisiera saber donde puedo recibir tratamiento para espasmos de los músculos faciales. Vivo en Madrid
    Un saludo


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: