PARALISIS FACIAL

octubre 17, 2009

La manifestación clínica más común es la inflamación aguda no supurativa en el foramen estilomastoideo debida a la irrita­ción causada por frío, la infección viral o la invasión del viento-humedad. Por estas causas se conoce también como neuritis facial. Pero hay un reducido número de casos de parálisis facial provocados por afección que el paciente sufre en la periferia de los nervios faciales, o por la lesión traumática que han tenido estos nervios. La medicina tradicional china deno­mina a esta afección “desviación de la boca y los ojos” y la atribuye a la incursión del viento patógeno en los canales y colaterales.
Esta enfermedad evoluciona con rapidez, de modo que los músculos de la cara se desvían hacia el lado sano, el ojo del lado enfermo no se puede cerrar, el surco nasolabial desapa­rece y los ángulos de la boca caen. Tales cambios se dividen en grados leve, medio y grave, dependiendo mayormente de cómo es la reacción de degeneración de los nervios. El grado de cambio y el pronóstico observan una muy íntima relación con el tiempo de recuperación. El cambio de degeneración total difícilmente puede ser recuperado.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Touwei, yangbai, taiyang, sibai, xiaguan, jiache, yifeng, dicang, yingxiang y hegu. Puntos secundarios: Fengchi, zanzhu, sizhukong, daying, jiachengjiang y zusanli.
Explicación: Para esta terapia predomina el método tonifican­te o el método de tonificación y dispersión parejas, pero igual­mente puede aplicarse el método productor de calor. Es mejor que la acupuntura produzca una sensación de calentamiento en la cara. Se debe rotar las agujas en ángulos pequeños, y no ser excesiva la magnitud de estímulo, se retienen las agujas por 10-20′, y durante la inserción se puede rotarias ligeramente 1-2 veces. Es 1 sesión al día o en días alternati­vos, 10 sesiones forman 1 curso de tratamiento, y se interca­lan 5-7 días entre un curso y el subsiguiente. Experiencias clínicas: La acupuntura aplicada a la parálisis facial lleva una larga historia y tiene buen efecto, y de ella se dispone de ricas experiencias. En las últimas décadas se ha informado extensamente sobre el tratamiento de esta enfer­medad.
Según estadísticas incompletas relativas a la simple aplicación de acupuntura a 2.678 casos, la curación fluctuó del 41,4%-87,4%, promediando el 66,81%; la eficacia osciló del 85,8%-99,4%, siendo el promedio de 95,67%; y el efecto definiti­vamente nulo fue de alrededor de 4%. Los puntos más usuales son el dicang, jiache, yingxiang, xiaguan, sibai, zanzhu, yangbai, sizhukong, yifeng, hegu y zusanli. Cada vez se toma 4-5 puntos, o incluso más. En la mayoría de casos, se prefiere insertar en el lado enfermo, pero también se puede insertar en ambos lados o únicamente en el lado sano. Por lo general, se punciona en forma suave y poco profunda, pero también hay quienes perfo­ran los puntos de uno a otro de una sola punción. Se deja insertas las agujas durante 15-30′. Cuando la inflamación subsiste en la etapa inicial, conviene insertar poco profundo o aplicar exclusivamente la moxibustión. Si el dolor del área enferma es notorio y está acompañado de la dilatación veno­sa, se permite hacer sangría con una aguja de tres filos. Para el estado clínico prolongado es conveniente utilizar simultá­neamente acupuntura y moxibustión o combinar la acupuntura con otras terapias en los puntos acupunturales. Acerca de los mecanismos de la acupuntura y moxibustión para el tratamiento de la parálisis de los nervios faciales, aún no se ha estudiado mucho hasta el momento. Al utilizar la electromiografía para propósitos de experimento y obser­vación, se descubrió que la acupuntura es capaz de mejorar los resultados del electromiograma de los músculos ya altera­dos, permite que las fibras musculares desprovistas del control de los nervios vuelvan a estar controladas por ellos y hace que los nervios lesionados por la enfermedad recuperen la función gradualmente.
1. 500 casos de parálisis de los nervios faciales tratados con la acupuntura y moxibustión. Método utilizado: Se toma como principales los puntos del meridiano yangming y como auxilia­res los puntos locales. Conforme al estado clínico se elige 4-8 puntos cada vez, se da 1 sesión diaria en la etapa inicial, y 5 ó 6 días después, se ofrece 1 sesión en días alternativos, y 1 curso de tratamiento tiene 12 sesiones. Para la etapa inicial de la enfermedad o para el paciente físicamente fuerte se aplica la acupuntura como terapia predominante, o bien se puede hacer sangría mediante la perforación de un punto a otro o mediante punciones rápidas dadas en la boca y las mejillas. En cuanto a los pacientes con una larga evolución y física­mente débiles, la moxibustión indirecta con rebanadas de jengibre, el masaje local, la ventosa, el puncionar con agujas “flor de ciruelo” y la inyección en puntos acupunturales igual­mente pueden ser aplicados.
Resultados del tratamiento dado a este grupo de 500 pacien­tes: Curación, 264 casos (52,8%); efecto notable, 63 casos (12,6%); progreso, 166 casos (33,2%); efecto nulo, 7 casos (1,4%); y eficacia, 98,8%.
Por lo general, cuando la parálisis de los nervios faciales lleva 15 días, puede ser determinada por medio de un electromio-grama. Esto ayuda al pronóstico acorde al grado de lesión de los nervios.
Fueron tratados 100 casos. 44 no tenían reacción de degene­ración y 40 de éstos fueron curados, un 90,9%. De los 39 casos que mostraban reacción de degeneración parcial, 9 fueron curados, un 11,8%. El tratamiento estadístico reveló una gran diferencia de tasa de curación entre los casos caren­tes de la reacción de degeneración y los casos asociados con ella, o sea, P<0,00 1. La reacción de degeneración total per. se no es un indicio para el pronóstico maligno, el cual puede ser sugerido por la reacción de degeneración absoluta. En otro grupo de 111 casos había 20 que tenían la reacción de degeneración absoluta, y ninguno fue curado. Luego del tratamiento estadístico se observó una muy notoria diferencia de curación (t=4,47, p<0,01) entre los casos carentes de la reacción de degeneración y los que la tenían absoluta.
2. Se sometió a la observación clínica a 1.195 pacientes, de los cuales el más viejo contaba 80 años, la mayoría, o sea, el 70%, eran jóvenes o adultos.
Procedimientos. 1) Acupuntura en base a la diferenciación de los síntomas: fueron tomados- como puntos principales los que se hallan en los meridianos (los shaoyang de la cara). Puntos locales y cercanos: yangbai, tongziliao (Vb 1), fengchi, sibai, dicang, jiache, xiaguan, yingxiang, quanliao (ID 18), yuyao, renzhong (Du. 26), chengjiang y heliao de la nariz (IG 19), de los cuales se escogió cada vez 3-4. Y puntos distales: hegu, zhigou (SJ 6) y zusanli. En algunos pocos pacientes se puncionó dentro de la boca en el jianei, que es un punto nuevo apropiado para la parálisis facial. 2) Métodos de acupuntura para este grupo de pacientes: tonificación (estímulo débil) en el área local y dispersión (estímulo poderoso) en los puntos lejanos; y en algunos casos, tonificación y dispersión simultá­neamente, o tonificación en el lado enfermo y dispersión en el lado sano. Y 3) Electropuntura en una minoría de casos: se abría los puntos y se cubría los cortes con fármacos. Luego se empujaba los puntos (esto es, restituir los puntos desviados a la posición normal) y después se insertaba en ellos de igual manera que la acupuntura corporal. Las agujas eran retenidas durante 10-20′.
965 de los casos de este grupo fueron curados, ocupando un 80,7%; 147 obtuvieron efecto notable, un 12,3%; 73 progresa­ron, un 6,4%; y 7 no cedieron al tratamiento, un 0,6%. La efi­cacia total fue de 99,4%.
Cierta información médica puntualiza que si bien la acupuntura y la moxibustión son eficaces, no conviene adoptar el método de “picar como un pájaro”, el cual tiende a lesionar las fibras nerviosas y probablemente afecte por ello a la recuperación. Se aconseja internar y retirar las agujas en sentido perpendi­cular, se las deja insertas durante 10-20′, se sirve del método tonificante en la etapa inicial de la enfermedad y no se debe propinar un estímulo excesivo en el lado enfermo. Únicamente obrando así, será posible obtener efectos positivos. Si la parálisis facial está asociada con complicaciones tales como hipertensión sanguínea y otitis media, el pronóstico resulta bastante pobre. Durante las primeras dos semanas de esta afección, el sahumerio medicinal, el corte de los puntos, las agujas quemantes, la electropuntura y otros métodos pro­meten una recuperación lenta y un pronóstico no bueno. Sin embargo, si la moxibustión concurre en su combinación, ayu­da a elevar el efecto terapéutico y resultará todavía más eficaz en los pacientes que tienen una larga evolución. Según un informe, la moxibustión permite a menudo, a los pacientes que sufren diversas parálisis de los nervios, mejorar su salud y les ayuda a reponerse de esta enfermedad. 3. Se aplicó acupuntura poco profunda en múltiples puntos para tratar a 27 casos de parálisis facial antigua y se obtuvo resultados bastante buenos.
Características de este método: Acupuntura poco profunda significa hacer entrar las agujas solamente en 0,2-0,3 cun; y puntos múltiples (punciones múltiples), gran número de puntos escogidos para el tratamiento.
La acupuntura poco profunda tiene aplicación para la parálisis facial de etapa avanzada o la parálisis facial antigua. Durante la retención de agujas el rostro del paciente enrojece y el suje­to siente calor en él, lo cual fomenta la actividad del organismo y activa la circulación de la energía y la sangre en la región facial. Por esto se sabe que la acupuntura de poca profundi­dad se centra en la tonificación.
Fueron escogidos para el tratamiento 27 pacientes quienes llevaban ya más de 6 meses de parálisis facial. El proceso evolutivo más largo era de 15 años y, en la mayoría de ellos, había durado de 1-4 años. Antes de recibir la mencionada terapia, todos habían sido tratados con la medicación, la acu-
puntura y la moxibustión, así como la fisioterapia, pero sin resultados notables.
Métodos de tratamiento. Selección de puntos: Los puntos usuales para la parálisis facial son tomados del lado afectado. Se usa el hegu y zusanli de ambos lados. Manejo de acupun­tura: en todos los puntos tomados del área de parálisis facial se inserta con poca profundidad en 0,2-0,3 cun con agujas filiformes N.° 30, de un cun de largo, y se las hace girar sua­vemente. Al punto fengchi se aplica una aguja filiforme de un cun de largo y se la interna en 0,5-0,6 cun hacia el ángulo del ojo opuesto. En el hegu y zusanli se utiliza agujas filiformes y se las hunde verticalmente hasta algo de un cun de profundi­dad, y llegada la energía, se practica el método de tonifica-ción. En cada sesión se retiene las agujas por 30′, 10 sesiones componen 1 curso de tratamiento y se da 1 semana de reposo entre un curso y el subsiguiente.
Resultados del tratamiento: Curación en lo fundamental, 12 casos, un 44,4%; efecto válido, 14 casos, un 51,9%; efecto nulo, 1 caso, un 3,7%; y eficacia total, 96.3%. Comprensiones del autor de esta información. La obra de medicina antigua Suwen Ci Yao Lun (Preguntas esenciales, sobre el quid de la acupuntura) comenta en parte: “la enfer­medad puede ser flotante o hundida, y la profunda o somera acupuntura; cada manipulación debe ser racional, mas no rebasar el límite”. “Cualquier punción profunda o somera que no sea conveniente, se convertirá en altamente contraprodu­cente”. Esto nos enseña que toda acupuntura debe ser pro­funda o somera según que convenga. Los principios de la medicina tradicional china para el tratamiento basado en la diferenciación de los síntomas tienen igual importancia para la aplicación de acupuntura y moxibustión. Contravendrá a tales principios la aplicación de un solo método de acupuntura a toda clase de enfermedades o a cualquier enfermedad de comienzo a fin; pues procediendo de este modo, los resulta­dos del tratamiento se verán afectados inevitablemente. Entre otras cosas, dice el autor, la acupuntura y moxibustión dieron resultados relativamente buenos a este grupo de pacientes cuyo estado clínico había durado más de 6 meses y, en la mayoría de los casos, de 1-4 años. La recuperación no fue espontánea, sino debida al efecto de estas dos terapias. Caso registrado: Paciente Bai, masculino, 58 años de edad, médico. A principios de diciembre de 1976 acudió a una clíni­ca y refirió lo siguiente: el 23 del mes anterior salió fuera de sitio de trabajo y regresó a su propio hospital avanzada la noche, en el camino se resfrió por el viento y esa misma no­che tuvo que compartir el trabajo de socorro a un niño grave­mente enfermo. A la mañana siguiente, cuando se cepillaba los dientes, descubrió que el agua se la escurría por la comi­sura de los labios, y sentía adormecida la mejilla derecha. Recibió 5 sesiones en consulta externa sin que obtuviera bue­nos resultados, mientras los síntomas se agravaban. Fue transferido a otro hospital para recibir la aplicación de excitación eléctrica, la inyección de penicilina y vitaminas B1 y B2 y la ingestión de dibazol y salicilato de sodio por espacio de 1 mes y días, pero también sin efecto alguno. Examen físico: El paciente no podía ocluir el ojo derecho, ni fruncir la ceja del mismo lado, tenía los labios desviados hacia la izquierda, no podía silbar, escurría saliva por la comisura labial, y su pulso era superfi­cial y apretado.
Diagnóstico: Parálisis de los nervios faciales perifé­ricos. Selección de puntos: taiyang, fengchi, jiache y dicang con la perforación del primero al segundo, jing-ming, yangbai, sibai, renz-hong, chengjiang y hegu. Le dieron 3 sesiones de acu­puntura por semana, siendo 1 curso de tratamiento inte­grado de 12 sesiones. De un curso a otro descansó 1 semana. Se le aplicó primero el método de dispersión y más tarde el de tonificación. Terminado un total de 4 cursos de tratamiento, el paciente quedó curado con la desaparición de los sínto­mas.

2) Método: Se aplicó elec­tropuntura.
Prescripción: Puntos princi­pales: Jiache (E. 6), xiaguan (E. 7), dichang (E. 4), yingxiang (IG 20), yangbai (Vb 14), sizhukong (SJ 23) y hegu (IG 4).
Puntos secundarios: Yifeng (SJ 17), chengqi (E. 1), juliao de la nariz (E. 3), yuyao (Extra.), heliao de la nariz (IG 19), taiyang (Extra.), xingjian (H. 2), zusanli (E. 36), houxi (ID 3), waiguan (SJ 5), etc. Puntos de experiencia: Qianzheng (Extra.) y xiaqianzheng (Extra.).
Explicación: Acorde al estado clínico se elige cada vez 2-3 pares de puntos, y los puntos mencionados son usados en forma rotativa y alternativa. Se utiliza ondas intermitentes u ondas compactas-ralas. El estímulo debe tener una intensidad suficiente para hacer que los músculos faciales convulsionen, al tiempo de ser tolerable para el paciente y no producir dolor en él. En cada sesión la electricidad es conectada durante 15­20′, se ofrece 1 sesión al día, 1 curso de tratamiento toma 10 sesiones, y se descansa 3-5 días antes de iniciar un nuevo curso de tratamiento. Experiencias clínicas:
1. En años recientes se ha informado ampliamente sobre el tratamiento de parálisis facial mediante aplicación de electro­puntura. Su aplicación a la parálisis idiopática de los nervios faciales periféricos ha tenido buen efecto terapéutico y tam­bién ha surtido ciertos efectos para la parálisis facial causada por otros factores. La mayoría de las informaciones hablan de tomar como principales los puntos de los meridianos yangming y shaoyang y están a favor de escoger de los puntos de la cara los de un solo lado, pero también hay quienes se pronuncian por usar los puntos de ambos lados. Para los puntos faciales se prefiere generalmente adoptar el método de perforación de puntos a flor de la piel, pero una minoría de tera-pistas perforan los puntos por medio de punciones profundas. Para la inflamación que subsiste en la etapa aguda, la mayo­ría propone la acupun­tura suave y cree que conviene una magni­tud de corriente eléc­trica adecuada para el estímulo débil, que ésta puede cambiarse después por otra me­dianamente poderosa, pero que en el área local no es aconseja­ble aplicar estímulo poderoso ni tener conectada la corriente por largo tiempo. Se atendió a 51 pa­cientes cuyas edades iban de 10-84 años. La enfermedad tenía diferentes lapsos de evolución incluso hasta más de 10 años. Y 15 de ellos la padecían desde hacía más de 2 años. La mayoría de los que la sufrían ya por más de 6 meses habí­an sido tratados con fisioterapia, acupuntura y moxibustión y otras terapias, las cuales, sin embargo, no surtieron efecto o éste fue muy pobre. Y como es natural, pasaron a la electro­puntura.
Procedimientos prescritos. Se toma como principales los pun­tos xiaqianzheng y dicang y como auxiliares los puntos xiaguan, taiyang y yangbai, siendo todos del lado enfermo. En el qianzheng se punza hasta una profundidad de 0,5-0,8 cun, consiguiendo que el paciente perciba una fuerte sensación de calambre, entumecimiento, plenitud y dolor. Se conecta el xiaqianzheng con el polo negativo de un aparato terapéutico transistorizado de corriente de choque, y el dicang con el polo positivo. Para el aparato basta por lo general el uso de estos dos puntos. En caso necesario se agregan puntos auxiliares, mientras que el xiaqianzheng constituye un punto principal. Si el xiaqianzheng es conectado con el polo negativo, y el xiaguan con el polo positivo; o se conecta el xiaqianzheng con el polo negativo y el taiyang con el polo positivo. Para el tra­tamiento se puede utilizar una frecuencia que va de 40-60 veces por minuto, y la frecuencia de ondas rectangulares debe ser de 100 veces por segundo, la amplitud de choque, de 250 microsegundos y la frecuencia de ondas en forma de dientes de sierra yendo de 15-150 veces por minuto. La magnitud de corriente toma por límite la aparición de una contracción y dilatación rítmicas de los músculos faciales del paciente, así como la capacidad de su tolerancia. En cada ocasión la elec­tricidad se mantiene conectada durante 15-30′, se da 1 sesión día por medio, 1 curso de tratamiento ocupa 12 sesiones, y se intercalan 5-7 días de reposo entre un curso y otro. Tras haber sido tratados con la citada terapia, 37 de los 51 casos fueron curados, ocupando un 72,5%; 8 se beneficiaron con efecto notable, un 15,7%; 4 mejoraron, un 7,8%; 2 no cedieron al tratamiento, un 4%; la eficacia notable o más que notable fue de 88,2%; y la eficacia total llegó al 96%. El trata­miento promedió 2-3 semanas por paciente. Los 2 casos en los cuales la terapia no tuvo efecto eran de muy larga evolu­ción. La aparición más rápida del efecto terapéutico fue tras 2 sesiones, y la más tardía luego de 13 sesiones. La observación de la reacción que el estímulo eléctrico produ­ce en el área enferma en el curso de electropuntura aplicada a la parálisis facial ayuda a estimar la extensión y el grado de lesión que los nervios y los músculos han sufrido por la enfer­medad, lo cual tiene cierto significado para pronosticar el efec­to terapéutico.

3) Método: Se aplica implantación intradérmica de agujas.
Prescripción:   Tinggong, xiaguan, tongziliao, sibai, dicang, jiache, jiachengjiang, quanliao, yifeng, touwei, waiguan, zusan-li, fengmen (V. 12) y dazhui.
Explicación: Cada vez se opta por 2-4 puntos del lado enfer­mo, por 1 punto del lado sano y por 1 punto distal (unilateral). Se usa agujas intradérmicas u otras de opresión. Con las primeras se inserta en sentido horizontal en 0,09-0,1 cun, y con las segundas en sentido vertical en los propios puntos. Se las adhiere con esparadrapo, se las extrae luego de haber permanecido insertas durante 24 horas y se las cambia para una nueva implantación. Es 1 sesión diaria, 1 curso de trata­miento se cumple en 5 sesiones, se descansa 3-5 días, y si el paciente no cura, se inicia el segundo curso de tratamiento. Esta terapia está indicada para los casos de parálisis facial periférica y para los pacientes de parálisis facial que tienen constitución física débil, que son nerviosos o que tienen miedo a la acupuntura.
Experiencias clínicas: Se impartió tratamiento con esta tera­pia a 50 enfermos de parálisis facial periférica. Entre ellos 27 varones y 23 mujeres, cuyas edades variaban de 11-64 años. La evolución era de menos de 1 semana en 25 de ellos, de 1­2 semanas en 20, de 15 días-l mes en 2, y 1 mes y medio en 3. Los casos que habían durado más de 1 semana habían sido todos tratados (con acupuntura, medicamentos chinos y occidentales, fisioterapia, etc.) sin obtener resultado notable y por ello tuvieron que pasar a esta terapia. Resultados de la implantación de agujas aplicada a este grupo de 50 casos: Curación, 41; efecto notable, 3; mejoramiento, 3; y sin efecto, 3. La eficacia total alcanzó al 94% y la tasa de curación fue de 82%. El tratamiento más corto tomó 7 días, y el más largo, 32 días, con 5 sesiones como mínimo y 19 como máximo. En el proceso de tratamiento concurrió, además, la aplicación de cobertura térmica en el área local y se instruyó a los pacientes a que se taparan el área afectada cada noche con una compresa caliente durante 10-15′. En cuanto a los 3 casos en los cuales el efecto fue nulo, fueron reexaminados medio año después, y se encontró con que tenían leves sín­tomas de secuela.

4) Método: Se aplica digitopuntura.
Prescripción: Zanzhu, yangbai, yuyao, sibai, xiaguan, jiache, renzhong, dicang, yingxiang, fengchi, hegu, etc.
Explicación:
El terapista utiliza el método combinado del corte, el rozamien­to y la presión digital, principalmente con los pulgares de am­bas manos y en su auxilio con los índices. Se elige puntos de ambos lados, se roza y presiona cada punto por 5′, y se usa los puntos referidos en forma repetida. Se da 1 sesión al día, y 1 curso de tratamiento finaliza en 10 días.
Experiencias clínicas: Fue aplicada esta terapia a 22 casos de parálisis facial. Todos llevaban menos de 10 días de evolu­ción y temían a la acupuntura. Concluidos 1-2 cursos de tra­tamiento, 14 fueron curados, 4 se beneficiaron del efecto no­table, 3 mejoraron y 1 no respondió al tratamiento. La eficacia llegó al 95,5% y la tasa de curación fue de 63,6%. Caso registrado: Paciente Wang, masculino, 31 años de edad. Al levantarse por la mañana, se asombró de sentir tensa la hemicara izquierda. Cuando se enjuagaba la boca, la saliva se escapaba de ella. Al mirarse en un espejo, descubrió que tenía la boca y los ojos desviados, no podía ocluir el ojo iz­quierdo, tenía lagrimeo, las arrugas frontales del lado izquier­do se habían borrado, y le era difícil enseñar los dientes. El paciente no tenía antecedentes de hipertensión arterial.
Diagnóstico: Parálisis facial del lado izquierdo. Habiendo recibido 3 sesiones de acupuntura y moxibustión en otro hos­pital, pidió esta vez digitopuntura por el miedo al dolor que producían esas terapias. Apenas 3 sesiones de digitopuntura, ya podía ocluir los párpados del ojo izquierdo en dos tercios y había menor desviación de la comisura labial. Después de 6 sesiones, el paciente se había recuperado notablemente, pero aún había desvío de la comisura labial. Finalmente, al cabo de 10 sesiones, se recuperó totalmente.

5) Método: Se aplica sangría acupuntural.
Prescripción:   Neidicang (Extra.).
Explicación: Con los dedos pulgar, índice y medio se voltea y deja descubierta la mucosa del carrillo del lado enfermo y se da punciones rápidas con una aguja de tres filos en la venilla de color violeto para que sangre un poco. Se ofrece 1 sesión por día, son 3-5 sesiones continuas, la terapia se suspende por 1 día y se vuelve a reanudar.
Experiencias clínicas: En 85 casos de parálisis facial trata­dos con sangría acupuntural aplicada en el neidicang. Eran pacientes que tenían de 6-76 años de edad. El proceso evolu­tivo más corto había durado 1 día, y el más largo, 1 mes. 60 pacientes llevaban 1-5 días de enfermedad; 21, de 6-15 días; y otros 4, menos de 1 mes. 19 casos eran de parálisis leve; 58, de parálisis medianamente grave; y los demás 8, grave. Resultados del tratamiento: Curación, 64 casos, un 75,3%; efecto notable, 5 casos, un 5,8%; mejoramiento, 12 casos, un 14,1%; y efecto nulo, 5 casos, un 5,8%. La eficacia total fue de 94,1%. El tratamiento mínimo implicó 3 sesiones; el máximo, 22 sesiones; y el promedio, 8,9 sesiones. Según señala el dato, si durante las punciones rápidas se descubre que el agujero anterior está rojo, se debe dejar la terapia 1-2 días para volver a empezar. Cuando se inserta rápido, la aguja no debe entrar profundo y, comúnmente, se interna en 0,06-0,09 cun aproximadamente, teniendo por nor­ma conseguir agujerear la venilla.

6) Método: Se aplica inyección en puntos acupunturales.
Prescripción:   Yangbai, zanzhu, taiyang, yintang, xiaguan, sibai, quanliao, yinxiang, renzhong, dicang, jiache, daying, chengjiang, fengchi y yifeng.
Explicación: Se prepara una solución con 0,5-1 mg de solu­ción inyectable de dexametasona más 2 ml de agua destilada. Se toma 2-3 puntos del área local en el lado enfermo y se inyecta la solución en ellos por separado. Es 1 sesión diaria, 10 sesiones componen 1 curso de tratamiento, se interrumpe la terapia por 5 días, y luego se repite la inyección. Este méto­do es apropiado para la etapa inicial de la parálisis facial y, habitualmente, se aplica sólo durante 2 cursos de tratamiento. Segundo método. Se prepara una solución con 1 mg de es­tricnina y 100 microgramos de vitamina B12. Se inyecta 0,5 ml en cada punto, es 1 sesión al día, y 1 curso de tratamiento ocupa 10 sesiones.
Tercer método. Se disuelve el contenido de una ampollita de hiposulfito de sodio al 0,032 por 100 en 5 ml de agua destilada y se inyecta en cada punto 0,5-1 ml de esta solución. Cada vez se usa 7 ú 8 puntos. Luego de la inyección conforme a lo requerido por esta terapia, el paciente siente dolor al cabo de 1 minuto y entumecidos los puntos durante 6-7′. 1 curso de tratamiento toma 10 días y después se suspende la terapia por 3-5 días.
Experiencias clínicas: 1. Fueron escogidos 164 pacientes de parálisis facial aguda y tratados con la inyección de dexame-tasona en los puntos acupunturales. Se diagnosticó que todos estaban en la etapa inicial de neuritis facial. 101 fueron trata­dos durante 1-5 días, 32 durante 5-14 días, y 31 durante 15-30 días. Todos tenían la enfermedad en un solo lado, menos 1 que la tenía bilateral. 3 de ellos tenían antecedentes de paráli­sis facial en los dos lados. Fueron curados en el curso de tratamiento, sin tener secuela notable. El más pequeño tenía 3 años de edad, y el más viejo, 58 años. El tratamiento duró 3 sesiones como mínimo, 20 como máxi­mo, y promedió 11,3 por paciente. Resultados del tratamiento, de los 61 casos leves: curación, 55; efecto notable, 2; mejo­ramiento, 2; y efecto nulo, 2. De los 88 casos medianamente graves: curación, 67; efecto notable, 3; mejoramiento, 8; y efecto nulo, 10. Y de los 15 casos graves: curación, 3; efecto notable, 2; mejoramiento, 4; y efecto nulo, 6. De entre este grupo de 164 pacientes, 126 fueron curados, esto es, un 76,2%. La eficacia total alcanzó al 84,6%. El análisis clínico demuestra que el efecto terapéutico tiene que ver con el grado de enfermedad. Este efecto fue mejor en los casos leves, menos en los casos medianamente graves, y menos aún en los casos graves. El tratamiento estadístico revela una notable diferencia de efecto (P<0,05) entre los casos graves y los leves.
2. Se aplicó la inyección de estricnina más vitamina B1, en los puntos acupunturales a 300 casos de parálisis facial. Los pacientes contaban de 3-81 años de edad. Salvo 3 casos derivados de lesiones traumáticas, los 297 restantes corres­pondían a neuritis facial aguda y tenían manifestaciones clíni­cas propias de esta afección. Además de la inyección, se añadió a este grupo de pacientes, electropuntura. Tanto la frecuencia como la intensidad de corriente eléctrica tuvieron por límite la tolerancia del paciente para el estímulo, o por la aparición de la contractura de sus músculos faciales. Los puntos a elegir fueron divididos en 3 grupos de acuerdo al grado leve, mediano y grave de parálisis facial en sus distintas ubicaciones. En términos concretos, se optaba cada vez por 3­4 puntos para la inyección. Paralelamente, se escogía otros 2­4 puntos para la electropuntura. Primer grupo de puntos para el borramiento de las arrugas frontales y el cierre parcial de los párpados: yangbai, zanzhu, yintang, sibai y taiyang. Segundo grupo de puntos para la imposibilidad de elevar la nariz: sibai, yingxiang y quanliao. Y tercer grupo de puntos para la desvia­ción de la comisura labial: dicang, jiache, daying, chengjiang y renzhong.
Resultados del tratamiento ofrecido a este grupo de 300 pa­cientes: Curación, 158 casos, o sea, un 52,7% del total. Espe-cificadamente, 138 de los 242 casos tratados durante menos de 15 días fueron curados, lo fueron también 148 de los 259 pacientes tratados durante menos de 1 mes y lo fueron otros 10 de los 41 casos tratados durante más de 1 mes. En con­formidad con las estadísticas, hubo una gran diferencia de resultados (P<0,01) en los casos con un proceso evolutivo menor de 1 mes y los que lo tenían superior a 1 mes. Relación entre el estado clínico y el efecto terapéutico: la curación de los casos leves, medianamente graves y graves llegó al 58,1%, 52,9% y 36,8%, respectivamente. Y 3. 70 pacientes de parálisis facial fueron atendidos con la inyección de hiposulfito de sodio en los puntos acupunturales. El más joven tenía 12 años de edad, y el más anciano, 75 años. El proceso evolutivo más corto era de 1 día, y el más largo, 25 años. Para estos enfermos fueron usados como principales los puntos hegu, yifeng, dicang, quanliao, sibai, yingxiang y jiache y como auxiliares los puntos zanzhu, xiaguan, sibai, taiyang y chengjiang. Los puntos principales fueron aprovechados cada dos días y los puntos auxiliares lo fueron al tenor del estado clínico.
Resultados del tratamiento impartido a los 70 pacientes cita­dos: De los 29 casos leves, 25 curaron y 4 mejoraron; de los 26 casos medianamente graves, 24 curaron y 2 mejoraron; y de los 15 casos graves, 12 curaron, 1 mejoró y 2 no cedieron al efecto. La curación de este grupo de enfermos alcanzó al 87,1%, el mejoramiento al 10%, el efecto nulo al 2,9%, y la eficacia total al 97,1%. El tratamiento mínimo tomó 4 sesiones; el máximo, 68 sesiones; y el promedio, 13,7 sesiones. En el transcurso de la mencionada terapia no se detectó cam­bios anormales en el área local ni en la totalidad del cuerpo. Cuando la densidad de la solución medicinal era del 12,5 por 100, el dolor en el área local era relativamente fuerte, y los pacientes se recuperaban rápido de su parálisis. Cuando la densidad era baja, el área local dolía menos, pero los enfer­mos reponían lentamente al tratamiento. La observación reve­laba, entre otras cosas, que una vez aplicado este medica­mento los músculos atrofiados lograron recobrarse en cierto modo.
Explicaciones adicionales:
1. La parálisis facial puede ocurrir a un individuo de cualquier edad, especialmente a los jóvenes y a las personas de edad madura y con mayor frecuencia en el sexo masculino que en el femenino. En la gran mayoría de los casos ocurre en un solo lado, y accidentalmente en forma bilateral. Es muy rara la recidiva en un mismo lado. En la mayor parte de casos, el paciente se recobra en 1-2 me­ses, el paciente relati­vamente grave se recupera en 3-6 me­ses, y una minoría de casos graves necesitan un año de tiempo para mejorar paulatinamente y tendrán a menudo secuelas como espas­mo de los músculos faciales y movimiento simultáneo de los mis­mos, secuelas que no podrán ser corregidas.
2. Las terapias aplica­das en los puntos acu-punturales tienen, indudablemente, efecto positivo, en tanto que ellas pueden acortar la duración de la enfer­medad y elevar la tasa de curación. Han pro­bado ser particular­mente eficaces para la neuritis facial. No obs­tante, hay divergencia de puntos de vista en cuestión de efecto terapéutico según las informaciones de di­versos lugares. Por medio del análisis de un vasto cúmulo de datos inferimos que esto quizás esté rela­cionado con la edad, el estado morboso, la duración de la afección, la etiología, la terapia adoptada y otros muchos fac­tores.
3. En la mayoría, la acupuntura y la moxibustión aplicadas a la etapa aguda de esta enfermedad son incapaces de poner fin al desarrollo de la parálisis en tiempo de 3-5 días. A la razón se debe pasar al estímulo liviano o a la moxibustión de “picar como un pájaro”. Ordinariamente, estos métodos producen efectos notables en 2-3 semanas. Algunos enfermos, luego de curados en lo básico, tienen síntomas remanentes y, si conti­núan con la acupuntura, progresan lentamente. Otros pacientes, ansiosos de ser curados, acuden a varias terapias simultáneamente. Sin embargo, en lugar de obtener un rápido resultado, alguna que otra vez tienen dolor por su-persensibilidad en el área local, o síntomas de espasmo, mo­vimiento simultáneo y atrofia de los músculos faciales. En tal situación es menester interrumpir decididamente todo trata­miento al paciente durante 1-3 meses. A veces, esto permite al enfermo mejorar de modo es­pontáneo, o bien puede dársele 3-5 sesiones de acupuntura más suave. Como resultado, la mayoría de los casos pueden ser curados con prontitud. Y 4. A base de una gran cantidad de observaciones clínicas de casos tratados, la mayoría de ellos, asistidos en la etapa aguda con terapias en los pun­tos acupunturales, se han recu­perado notablemente durante los intervalos de tratamiento. Por consiguiente, cada curso de tratamiento no conviene que ocupe un excesivo número de sesiones y habitualmente es mejor que sea de 5-7 sesiones o de menos de 10. Lo que es más, resulta imperativo evitar la prosecución prolongada del tratamiento con muchas sesio­nes sin la interrupción de la acupuntura.

About these ads

3 comentarios to “PARALISIS FACIAL”


  1. tengo una paralisis facial derecha desde hace 1 año, pero hace 9 meses me hicieron un injerto cruzado con un nervio extraido de la lengua, todo esto debido aun tumor maligno de parotida y hace 5 meses termine las seciones de radioterapia, me han hecho terapia fisica, terapia neural y digitopuntura sin ningún resultado, que me recomienda en mi caso. Muchas gracias por sus comentarios.

  2. RODRIGO Says:

    estoy con 5 meses de paralisis facial luego de este tiempo puede ayudarme esta terapia

  3. ana Says:

    tengo un hijo de 23 años y tiene una paralisis facial en el lado izquierdo de la cara y quiero buscar un tratamiento que ayude a solucionar esta afectacion ,y pense en la acupultura como una posible solución.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 38 seguidores

%d personas les gusta esto: