NEURALGIA INTERCOSTAL

octubre 18, 2009

Se refiere al dolor en las zonas controladas por uno o varios nervios intercostales. Con frecuencia se desencadena por la tos, el estornudo y la respiración profunda. El dolor es violento y puede irradiarse, por entre las costillas, hasta el 
hombro y la región dorsal del mismo lado, el abdomen superior, etc. Por examen se descubre hipersensibi-lidad en la superficie de la piel, así como puntos dolorosos a la presión a los lados de la co­lumna vertebral, en la línea media de la axila y junto al esternón, zonas que están próximas a las costillas correspondientes. La medicina tradicional china, juzga que esta enfermedad corres­ponde al campo del “dolor de pecho y costi­llas” y está ligada a la acumulación de la energía hepática. La neuralgia intercostal se divide en esencial y
secundaria. De la primera todavía no se saben las causas hasta la fecha. La segunda se produce preponderantemente por alteraciones patológicas de los órganos y tejidos cercanos.

TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Zhigou, ligou (H. 5), yan-glingquan, neiguan y jiaji (puntos paravertebrales) de los tra­mos concernientes.
Explicación: Prevalece el método dispersante de estímulo poderoso. Se debe rotar las agujas en un ángulo amplio, se las retiene durante 30′ y se las hace girar 1 vez cada 10′. Es 1 sesión por día, y 6 sesiones forman 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Fueron tratados 44 casos. Luego de aplicada la acupuntura, 33 se curaron, 8 mejoraron notable­mente y en 3 no hizo efecto la terapia. De 1 de estos casos no se podía determinar los factores etio-lógicos. No había sido resuelto a pesar de varias terapias aplicadas durante largo tiempo. En vista de ello, le punzaron en los puntos jiaji (del tramo correspondiente al dolor intercos­tal). Fueron usadas agujas filiformes de 2 cun de largo. Una vez internadas éstas, la punta avanzaba oblicuamente hacia la columna vertebral y se adentraba en 1,5 cun. El enfermo per­cibía una sensación acupuntural similar al electrochoque. Las agujas restaban insertas por 30′ y eran rotadas 2 veces duran­te la inserción. Después de retiradas las agujas, el paciente se curó al instante del dolor que le había perdurado por espacio mayor de 3 meses y quedó maravillado del efecto.
Precauciones: Cuando se inserta con aguja en los puntos shu de espalda y jiaji, es imperativo poner cuidado a la direc­ción en que va la aguja y la profundidad que alcanza, a fin de no lesionar los pulmones.
Explicaciones adicionales:
Tanto la acupuntura como la moxibustión pueden tener buen efecto terapéutico para la neu­ralgia intercostal y particular­mente para los casos debidos a factores no determinados. Res­pecto de los casos graves, estas terapias pueden ser combinadas con electropuntura, el uso de agujas “flor de ciruelo”, auriculo-puntura, implantación subcutá­nea de agujas, inyección en los puntos, etc., lo cual contribuye a elevar o consolidar el efecto terapéutico. Para la neuralgia intercostal secundaria se nece­sita, además, de un tratamiento que toma en cuenta la etiología.

PARALISIS DEL NERVIO RADIAL

octubre 18, 2009

“Parálisis del sábado por la noche” es provocada por compresión del nervio contra el húmero, por ejemplo cuando se pone el brazo sobre el dorso de una silla durante una intoxicación alcohólica o el sueño profundo. Los síntomas incluyen debilidad de extensores de muñeca y dedos (muñeca caída) y, en ocasiones, pérdida de sensibilidad en la membrana dorsal entre los metacarpianos primero y segundo. Además, el traumatismo, la intoxicación por plomo y otros factores igualmente pueden ocasionar esta lesión.
TRATAMIENTO
Métodos: Se aplica acupuntura con agujas filiformes. Prescripción: Puntos principales: Quchi, waiguan y hegu. Puntos secundarios: Shousanli, lieque, zhongzhu de la mano (SJ 3), bailao y fengchi.
Explicación: La aguja entra mediante rotación, se adopta el método de tonificación y dispersión parejas o el método productor de calor y de tonificación caliente, se deja insertas las agujas durante 10′, se imparte 1 sesión al día, y 10 sesiones componen 1 curso de tratamiento. Experiencias clínicas: Fueron tratados 3 pacientes que tenían el antebrazo, la mano y los dedos fríos, la piel cianótica y la función motriz ausente. Luego de tratados con acupuntura, todos fueron curados: 1 luego de 6 sesiones, 1 después de 18 sesiones y el otro al cabo de 40 sesiones. De estos 3 pacientes, en uno la causa era por dormir con su brazo apoyado sobre una silla. De los 2 casos restantes no se podía determinar los factores.
Precauciones: Calentar el miembro enfermo y practicar ejercicios para mejorar la función de la mano afectada. Caso registrado: Paciente Liu, masculino, 35 años de edad. Cinco días atrás, refirió que durmió con el brazo derecho colocado al costado de la cama. Al despertarse, el brazo estaba entumecido y sin fuerza. Por medio de una consulta externa se diagnosticó que era un caso de parálisis del nervio radial. Fue hospitalizado. Examen: muñeca de la mano derecha caída, surco del músculo humerorradial ausente al flexionarse el antebrazo.
Se le aplicó acupuntura en los puntos shousanli, quchi, sidu (SJ 9), waiguan y baxie (Extra.). Era 1-2 sesiones diarias. Cada vez se tomaba 2 ó 3 puntos para uso alternativo. Llegada la energía después de haber entrado la aguja, se levantaba, empujaba y rotaba ésta en un pequeño ángulo para aplicar el método tonificante de estímulo liviano o mediano. A 35 días de acupuntura durante la hospitalización, el surco del músculo humerorradial volvió a formarse en el paciente cuando éste flexionaba el antebrazo. Era visible, pero no elástico cuando se lo presionaba con el dedo. El paciente podía flexionar la muñeca de la mano derecha, enderezar los dedos, extender hacia afuera el pulgar de la misma mano y también volverlo arriba atrás, pero tenía el brazo derecho sin fuerza. Dejó el hospital tras haber recuperado la fuerza muscular
hasta grado 3.
Explicaciones adicionales: La acupuntura y moxibustión pueden tener buen efecto para el tratamiento de esta enfermedad. Cuando concurren en su auxilio el uso de agujas “flor de ciruelo” y la inyección en los puntos, se puede mejorar los resultados terapéuticos.

Es una enfermedad del plexo braquial que provoca un trastor­no mixtos motor y sensitivo de la extremidad correspondiente. Clínicamente se caracteriza por el dolor que percibe el pacien­te en la región cervico-humeral y el miembro superior del mis­mo lado. Frecuentemente se despierta por la noche a causa del dolor, el cual se presenta como punzadas y hormigueo y, cuando el sujeto mueve los hombros y sobre todo las articula­ciones humerales o tiene tos, éste se intensifica. La afección cuadra en el campo del síndrome bi (dolor, entumecimiento y pesantez) conforme a la medicina tradicional china. Por causas diferentes tiene 3 divisiones: 1) neuritis del plexo braquial; 2) enfermedad de las vértebras cervicales; y 3) sín­drome del músculo escaleno anterior. En la práctica clínica la segunda es la más observada, y luego la tercera.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica auriculopuntura.
Prescripción: Shenmen, subcórtex, corazón, tórax, hombro y clavícula.

2) Método: Se aplica inyección en puntos.
Prescripción: Jianyu (IG 15), jianzhen (ID 9), tianzong (ID 11), quchi (IG 11), shousanli (IG 10), waiguan (SJ 5), tianzhu (V. 10), zhongfu (P. 1) y ashi.
Explicación: Para la auriculopuntura se aplica el método de estímulo poderoso, se retiene las agujas por 1-2 horas y, du­rante la retención se las rota 2-3 veces. Cada vez se toma 2-3 puntos y se da 1 sesión diaria. O bien se deja implantadas las agujas en los puntos por espacio de 1-3 días y se recomienda al paciente a que oprima el sitio de acupuntura cuando le sobreviene un acceso de dolor.
En lo que concierne a la inyección en los puntos, se prefiere usar el clorhidrato de procaína al 0,5%, o las vitaminas B12 y B1 o la solución inyectable de angélica. Para la dosis y el método específico se toma por referencia la terapia de inyección aplicada en los puntos.
Experiencias clínicas: Se ha informado sobre 62 casos de esta enfermedad tratados mediante auriculopuntura en combi­nación con el bloqueo de puntos locales. 30 correspondían a la enfermedad propiamente dicha, 16 al síndrome cervical, 2 al síndrome del cuello y las costillas y 14 a causas no determi­nadas. El proceso evolutivo más corto era de 1 día, y el más largo, más de 6 meses. De entre estos 62 casos, 19 eran catalogados como graves (dolor fuerte, insoportable y limita­ción de arcos de movilidad de la extremidad superior enfer­ma); 23, grado medianamente grave (dolor menos fuerte, o dolor de ataque intenso, pero que tenían intervalos largo, y sensación de adormecimiento en el miembro superior enfer­mo); y 20, grado leve (dolor liviano, o a veces ataques que podían aliviarse o disminuir luego de un descanso, y capaci­dad del miembro superior enfermo para moverse). Tratamiento con auriculopuntura: 40 casos fueron atendidos por medio de la excitación con agujas filiformes y los otros 22 con la implantación de agujas. Todos y cada uno de los 62 casos recibieron adicionalmente la in­yección de clorhidrato de procaína que va del 0,25-0,5% para el bloqueo de puntos locales. De estos puntos se elegía 2-3 cada vez, se inyectaba 2-5 ml de solución en cada punto, y se daba 1 sesión diaria. Paralelamente, la mayoría de los pacien­tes ingerían vitamina B1, además de ser medicados con otros fármacos en conformidad con los distintos factores causantes. Resultados tras 10-45 sesiones compuestas principalmente por auriculopuntura: desaparición de los síntomas en lo fun­damental, 30 casos, un 48,4%; disminución notable, 8 casos, un 12,9%; mejoramiento, 10 casos, un 16,1%; y efecto nulo, 14 casos, un 22,6%. La eficacia total alcanzó al 77,4%. En la información se anota que el tratamiento con medicación no tiene, por lo general, efecto ideal para esta enfermedad, pero que la auriculopuntura en combinación con un tratamien­to multiterapéutico tiene cierto efecto. Sin embargo, aún cabe prestar importancia al tratamiento de los factores causantes. El efecto resulta mejor en los casos de corta evolución que en los de evolución prolongada. El autor cree que es mejor dar un tratamiento multiterapéutico y acortar en lo posible la duración del tratamiento.
Explicaciones adicionales: La neuralgia del plexo braquial constituye una enfermedad común en la práctica clínica. En cuanto a la neuritis del plexo braquial, la acupuntura, la auricu-lopuntura, la electropuntura y la inyección en los puntos tienen efectos notables y, sin embargo, los tienen pobres en los ca­sos derivados de la enfermedad de las vértebras cervicales y en los casos de síndrome de las costillas y las clavículas. Pero después de todo, son terapias relativamente buenas para tratar esta afección acorde a los síntomas y aliviar al paciente de los mismos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores