INCONTINENCIA URINARIA

octubre 5, 2009

Es un síndrome observado con frecuencia. El paciente es incapaz de controlar la excreción de orina, por lo que ésta gotea o se convierte en rebosamiento involuntario. En la clíni­ca se divide en tres tipos: 1) Incontinencia urinaria verdadera: se produce por la lesión causada en el esfínter de las vías
urinarias o por la anomalía de este anillo muscular resultante del des­orden funcional nervioso; 2) falsa: se debe a la hiper-inflación de la vejiga (retención de orina) provocada por la obstrucción de las vías urinarias o por la incapacidad de la vejiga a conse­cuencia de la lesión de la médula espi­nal y se manifiesta por el rebosamiento de orina a causa de la presión; y 3) incontinencia de stress: debido a la distensión del esfín­ter de la uretra, la orina rebosa un tanto de la vejiga por el súbito au­mento de la presión ventral cuando el sujeto aumenta la presión intraabdo-minal.

TRATAMIENTO

1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filifor­mes.
Prescripción:
Puntos principales: Zhongji (Ren. 3), guanyuan y sanyin-jiao.
Puntos secunda­rios: Qihai, henggu (R. 11), zusanli, yinlingquan (B. 9), shenshu, chang-
qiang (Du. 1), taixi, zhongfeng (H. 4), shangqiu (B. 5), zhibian (V. 54), etc.
Explicación: Predominantemente se adopta el método tonificante de estímulo mediano. Se inserta el zhongji y guanyuan, procurando que la sensación de pinchadura se transmita al orificio uretral. Cuando se manipula la aguja, se la rota leve­mente, se la levanta con suavidad y se la interna despacio. Es 1 sesión por día o en días alternativos, 1 curso de tratamiento se forma de 10 sesiones y se intercalan 5-7 días de curso a curso. Y también puede añadirse la moxibustión. Experiencias clínicas: Se atendieron a 500 casos de enure-sis como complicación de raquisquisis congénita y se obtuvo buenos efectos clínicos. Entre ellos había 326 hombres y 174 mujeres. 331 de ellos tenían menos de 15 años de edad; 93, de 15-20 años; 70, de 2 1-40 años; y 6, más de 40 años. Tipos de raquisquisis: dominante, 358 casos (71,6%); y recesivo, 142 casos (28,4%). Antes de acudir al hospital, 302 (60,4%) de los 500 pacientes habían sido intervenidos quirúrgicamente y, entre ellos, 296 (59,2%) tenían espina bífida dominante, y 6 (1,2%) de espina bífida recesiva. Antes del presente trata­miento, 445 de los pacientes no sentían urgencia urinaria; a 472 les escapaban gotas de orina continuamente; y 478 orina­ban involuntariamente cuando estaban dormidos. Todos los enfermos del grupo sufrían disuria en mayor o menor grado, mientras los más graves tenían que oprimirse la vejiga con las manos para su emisión. 433 de ellos tenían incontinencia fecal. Al tiempo que la mayoría de estos 433 pacientes eva­cuaban inconscientemente excrementos secos en forma de glóbulos. 470 de ellos presentaban sensación de silla de mon­tar. 284 de los pacientes tenían los miembros inferiores de­formados en distinto grado y algunos pocos tenían deforma­dos los órganos internos. Según estadísticas hechas en 211 pacientes, todos ellos estaban con infección crónica de vías urinarias.
Para el tratamiento de este grupo de enfermos se aplicaron principalmente acupuntura y moxibustión, tomando en la ma­yoría de los casos los puntos del meridiano Ren, el meridiano Du, el meridiano del riñón y los puntos shu de la espalda del meridiano de la vejiga. Para los pacientes que no tenían de­seos de orinar o los que sentían urgencia e incontinencia por rebosamiento, se aplicó la moxibustión moderada en el zhong-ji, henggu y sanyinjiao; para los que sufrían la disuria (los que lograban orinar con ayuda de una presión exterior sobre el área vesical), se aplicó electropuntura en el changqiang, hui-yin, zhibian y sanyinjiao; para los pacientes con enuresis noc­turna, electropuntura en los puntos paravertebrales huatuo (L13, ambos lados); y para los pacientes sin deseos de orinar y con incontinencia urinaria, electropuntura en el changqiang, huiyin, etc. Todos los puntos mencionados podían ser usados en forma alternativa o continua de acuerdo a los cambios de síntomas y las reacciones de los pacientes, aparecidos en el curso de tratamiento. Era 1 sesión por día, se retenían las agujas por 30′, 10 sesiones formaban 1 curso de tratamiento y, por lo general, la terapia duraba por 5-6 cursos. Además, se podían aplicar la inyección en los puntos acupunturales, auri-culopuntura y otras terapias. Todos los pacientes de este grupo fueron hospitalizados.
Resultados del tratamiento de los 500 pacientes: Efecto exito­so (es decir, control a corto plazo, que significa notorios de­seos de orinar, más de 1 hora por el día para el autocontrol de la orina, ausencia de enuresis nocturna y control del esfínter anal), 105 casos, un 21%; mejoramiento (deseos de orinar, más de 30′ por el día para el autocontrol de la orina, enuresis nocturna de vez en cuando y evacuación fecal al orinar), 332 casos, un 66,4%; y efecto nulo, 63 casos, un 12,6%. Eficacia total: 87,4%. después del tratamiento acupuntural y moxibus-tural, no solamente los síntomas clínicos más importantes experimentaron mejoramiento, sino que también la orina res­tante en la vejiga se redujo en cantidad y la excreción se hizo más rápida y aumentó cuantitativamente cada vez más. Todo esto sugiere que la acupuntura permite a la vejiga mejorar su capacidad de evacuar y vaciar la orina. Posteriormente, se ofrecieron consultas de seguimiento durante 1-9 años a los 234 pacientes que habían dejado el hospital tras haber recibi­do un efecto notable con el tratamiento. Se encontró que el efecto terapéutico se había consolidado en 91 de ellos, un 38,9%; disminuido en 70, un 29,9%; y desaparecido en 67, un 28,6%. En esas visitas médicas se descubrió que 6 pacientes (un 2,6%) habían muerto a causa de la uremia provocada por la seria infección de la uretra. El autor infiere que al aplicarse acupuntura, conviene introducir adicionalmente intervenciones quirúrgicas para los síntomas apropiados, que es indispensa­ble tratar también con medicamentos la complicación de infec­ción urinaria y que el paciente debe practicar ejercicios para mejorar el funcionamiento de la uretra, todo lo cual sirve en cierta medida para consolidar y elevar el efecto terapéutico de la acupuntura.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Zheng, femenino, 20 arios de edad. Se presentó al médico el 26 de junio de 1963. Tenía incontinencia urinaria desde hace 5 meses. La afección le había comenzado tras haber sido intervenido quirúrgica­mente. Se agravaba sobre todo cuando había hecho esfuer­zos físicos. Sentía vértigo, dolor en la cintura y espalda, sus miembros eran hipotróficos y débiles, su orina era clara y su defecación normal, tenía el rostro pálido, el cuerpo de la len­gua de color rojizo, saburra delgada, blanca y resbaladiza y pulso resbaloso y débil.
Diagnóstico: Incontinencia urinaria. Diagnóstico según la me­dicina occidental:
Orificio urinario posterior distendido. Se la aplicaron acupuntu­ra, tomando como puntos principales el guanyuan y qihai y, como puntos auxiliares, el guilai (E. 29), yinlian (H. 11), wuli del fémur (H. 10) y qugu (Ren. 2). Se adoptó el método pro­ductor de sensación de calor, retirando la aguja tras 5′ de aplicación. La paciente se curó al cabo de 5 sesiones de esta terapia. El médico la visitó durante 1 año, encontrando que la afección no había recidivado.
Explicaciones adicionales:
1. La acupuntura y la moxibustión pueden surtir efectos consi­derablemente buenos para tratar la incontinencia urinaria, pero son adecuadas principalmente para la incontinencia funcional. No tienen eficacia para la incontinencia derivada de la lesión del esfínter del conducto urinario o derivada de la lesión de los nervios de la medula espinal. Tanto para los casos de tipo verdadero y los de tipo falso como para los de tipo de stress, es preciso investigar hasta donde sea posible los factores causantes. Mientras se da el tratamiento con acupuntura y moxibustión, conviene introducir en combinación operaciones quirúrgicas para los casos apropiados, o utilizar adicionalmen-te otras terapias teniendo en cuenta los factores causantes. 2. Además de la acupuntura, la moxibustión y la electropuntu­ra, otras terapias en los puntos acupunturales, tales como auriculopuntura, punción con agujas “flor de ciruelo”, inyección en los puntos acupunturales, magnetoterapia y laserterapia en estos puntos, también pueden producir ciertos efectos para esta afección y ser combinadas en su tratamiento. Para los pacientes que requieren de un largo tiempo de tratamiento o necesitan consolidar el efecto, se puede, además, recurrir a la implantación subcutánea de agujas, o enseñarles la autoapli-cación de moxibustión y digitopuntura.

TROMBOCITOPENIA

octubre 4, 2009

Es una enfermedad de la sangre, dividida en esencial y se­cundaria. De la trombocitopenia esencial aun las causas no son bien conocidas. La secundaria se produce principalmente por la hiperfunción del bazo y por otros factores. Para la mayo­ría de los casos de esta afección, aún carecemos, en la actua­lidad, de terapias especiales.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción:   Baliao y yaoyangguan (Du. 3).
Explicación: En cada ocasión se usan todos estos 9 puntos (baliao son 8 puntos así denominados). Primero se aprieta la moxa en 3 conos (diámetro de base, 6 cm.; altura, 4 cm.).
Luego, se corta un jengibre fresco en rebanadas de 0,25 cm. de espesor, y una hoja de papel de consistencia dura en pie­zas de 7 X 7 cm. Para la moxibustión se instruye al paciente a que se acueste en la cama en decúbito prono, dejando descu­biertos los puntos baliao y yaoyangguan. Se unta la piel de dichos puntos con vaselina o parafina líquida, a fin de evitar quemaduras. Se colocan las rebanadas de jengibre sobre las piezas de papel y, luego, los conos de moxa sobre las reba­nadas de jengibre. Se encienden los conos (sin llamas). Se los trasladan junto con las rebanadas de jengibre y las piezas de papel que están debajo de ellos sobre los puntos baliao y yaoyangguan y se procura mantener allí una notoria sensación de calor tibio (sin dolor) con la moxibustión. Si el enfermo no siente un calor tibio suficiente, se remueven algunas o odas las piezas de papel. Se da 1 sesión de moxibustión por día, la cual dura unos 45′. 1 curso de tratamiento consta de 10 sesio­nes.
Experiencias clínicas: En el presente, el uso de medicamen­tos todavía no tiene efectos satisfactorios para tratar la trom-bocitopenia. Según la observación de la práctica clínica, la aplicación indirecta de conos de moxa puede surtir efectos terapéuticos bastante buenos a corto y largo plazos para dicha enfermedad. De acuerdo a información existente, 25 pacien­tes, 7 hombres y 18 mujeres recibieron el tratamiento clínico con moxibustión. Sus edades fluctuaban de 11-50 años. Tiempo de evolución: menos de 1 año, 10 casos; de 1-5 años, 12 casos; y más de 5 años, 3 casos. Resultados de la terapia mencionada: efecto notable a corto plazo (aumento de más de 70.000 trombocitos después del tratamiento), 8 de los 25 pa­cientes; mejoramiento (aumento de más de 30,000 tromboci-tos), 12 pacientes; y efecto nulo (poco aumento del número de trombocitos, o sea, aún menos de 50.000, tras el tratamiento), 5 pacientes. Eficacia total de 80% y significación extraordina­riamente relevante (P<0,01) de acuerdo a las estadísticas. Análisis del efecto a largo plazo producido en 15 de los casos; efecto notable, 9 casos; mejoramiento, 5 casos; y efecto nulo, 1 caso. Por medio de la observación clínica, el autor se dio cuenta de que tanto el tiempo de evolución como el número de sesiones de moxibustión no producen gran diferencia en el efecto terapéutico.
En lo tocante al rol que desempeña la aplicación indirecta de conos de moxa con rebanadas de jengibre para el tratamiento de la trombocitopenia, el autor está convencido de que la moxa sirve para calentar los meridianos y hacer fluido el pulso y que el jengibre fresco ayuda a calentar el bazo y los riñones. La aplicación indirecta de conos de moxa con rebanadas de jengibre en los puntos baliao puede, por un lado, agilizar el yang vital y fomentar la actividad de la energía y la sangre y la absorción de sangre por el bazo y, por el otro, dejar despejado el interior de la columna vertebral para producir esencia vital y médula y convertir éstas en sangre. La moxibustión en el yao-yangguan puede tanto calentar el yang de todo el cuerpo humano y hacerlo fluir para fortalecer el movimiento de los meridianos y permitir a éstos comandar y nutrir las extremida­des, los huesos y permitir a la sangre circular por las vías normales desempeñando una función de doble regulación. Casos registrados: Paciente Zou, femenino, 25 años de edad. Tiempo de evolución: 4 años, había intentado varias terapias sin éxito. Antes de recibir la moxibustión, la paciente refirió que sufría fatiga, hiporexia, vértigo y cefalea. Examen: palidez, depresión, y 63.000 trombocitos/mm3. Al concluirse 10 sesio­nes de moxibustión, se hizo un nuevo examen con el siguiente resultado: 190.000 trombocitos/mm3 y desaparición de los síntomas en lo fundamental. Un año después, cuando se la visitó, encontraron que la enfermedad no había recidi­vado. Reexamen: 186.000 trombocitos/mm3. Segundo caso: Paciente Cai, femenino, 38 años de edad. 5 meses atrás, su menstruación era abundante, aparecieron máculas negruzcas en el cuerpo, insomnio, mialgias. Trombocitos: 74.000/mm3. Acudió al médico por la agu­dización de los síntomas. Se observó que tenía máculas moradas en todo el cuerpo, especialmente en los miem­bros inferiores. Examen: 45.000 trombocitos/mm3. Le ofrecieron 10 sesiones de moxibustión y, como resulta­do, sus plaquetas de sangre aumentaron a 142.000 por mm3. Una visita médica pos­terior confirmó que la ex pa­ciente tenía 104.000 trombo-citos/mm3, sin síntoma algu­no.
Precauciones: Esta terapia es inapropiada para los pa­cientes con fiebre, los pacien­tes con trastornos sensorios, los psicópatas y los niños reacios a la cooperación.
Explicaciones adicionales: Para la disminución de pla­quetas de sangre, se puede aplicar, aparte de la moxibus-tión, la acupuntura, la cual también produce cierto efecto terapéutico. Para este propó­sito se eligen principalmente los puntos geshu, pishu, zu-sanli, sanyinjiao y xuehai, adoptando preferentemente el método de tonificación. Se da 1 sesión de acupuntura en días alternativos, y 1 curso de tratamiento se cumple en 10 sesiones. Cuando la acupuntura y la moxibustión son usadas simultá­neamente en el tratamiento, la eficacia se eleva.

ARRITMIA

octubre 3, 2009

La arritmia del corazón cabe dentro del campo de “palpita­ción”, “preocupación”, etc., conforme a la medicina tradicional china.
El corazón del adulto late normalmente con una frecuencia que oscila entre 60 y 100 latidos por minuto y presenta un ritmo regular. Además de producirse por las cardiopatías or­gánicas, la anomalía del ritmo cardiaco se debe también a ciertas alteraciones de los nervios vegetativos. Hasta la fecha siguen desconocidas muchas otras causas que provocan esta afección.
La arritmia a menudo está asociada con los síntomas de dis­función de los nervios vegetativos, tales como fatiga, palpita­ción, vértigo, molestias visuales y fácil excitación. En el caso grave pueden suceder desmayos repetidos.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Neiguan, xinshu, jueyinshu (V. 14), shenzhu (Du. 12), zhiyang (Du. 9), shenmen, etc. Puntos secundarios: Shanzhong, guanyuan, lieque, tongli, shendao (Du. 11), zusanli, sanyinjiao, etc.
Explicación: Predominantemente se adopta el método tonifi­cante de estímulo mediano-ligero, o el método de tonificación y dispersión parejas. Se da 1 sesión de acupuntura por día o en días alternativos, se retiene la aguja por 5-15′, se la puede manipular de modo intermitente 1-2 veces, y la aguja puede ser no retenida. 1 curso de tratamiento ocupa 10-20 sesiones, con un intervalo de 5-7 días entre curso y curso.
Experiencias clínicas: Cierto acupunturista observó y atendió a 100 casos de arritmia, entre 72 hombres y 28 mujeres. De ellos, 11 tenían menos de 30 años de edad; 18, de 31-40 años; 40, de 41-50 años; 25, de 51-60 años; y 6, más de 60 años. Tiempo de evolución: menos de 1 año en 20 pacientes; de 1-4 años, 50 pacientes; de 4-lO años, 27; y de más de 10 años, 3.
Selección de puntos principales para la acupuntura: Xinshu, jueyinshu, shenzhu, shendao y zhiyang, con el uso en cada ocasión de 1 punto del meridiano Du y 1 de los pares de pun­tos shu de espalda de entre los puntos citados. Selección de puntos auxiliares: neiguan, xinping (a distancia de 3 traveses de dedo bajo los pliegues transversales del lado cubital del meridiano del corazón shaoyin de la mano), shanzhong, guan-yuan, qihai, qixue, zusanli, yanglingquan, sanyinjiao y taixi, tomando cada vez solamente 2 de estos puntos y usando alternativamente los de derecha e izquierda, además del uso optativo del neiguan o el xinping, y del uso de algunos de los puntos restantes elegidos en conformidad con la diferencia­ción de los síntomas basada en la medicina tradicional china. Para puncionar los puntos shu de espalda, la aguja insertaba adelante y adentro, formando con la superficie de la piel un ángulo de 45 grados, o la punta de la aguja se trasladaba a distancia de un dedo transversal hacia afuera de la columna
vertebral, formando con la piel un ángulo de 75 grados, antes de penetrar. Luego, la aguja se internaba a 1,5-1,7 cun de profundidad. En cuanto a los demás puntos, se insertaba de acuerdo a los métodos de acupuntura corrientes. En los más de los casos, se utilizaba el método de manejo de estímulo liviano y mediano. Por lo general, cuando en el paciente se producía la sensación de calambre, entumecimiento y pesa­dez, se pasaba al método acupuntural de raspadura por 1-3′. Al finalizar la terapia, se retiraba la aguja. Era 1 sesión de tratamiento por día, 15-20 aplicaciones constituyen un curso. Se suspendía la acupuntura por 3-5 días de un período a otro. Resultados del tratamiento: 1) Efecto clínico: efecto notable, 31 casos; mejoramiento, 59; y efecto nulo, 10. De entre los síntomas principales, la sensación de opresión mejoró en forma más notable, en un 9 1,7% de los pacientes; la palpita­ción menos, en un 90,4%; y el efecto para la angina de pecho fue del 8 1,3%. 2) Efecto terapéutico según el electrocardio­grama: la eficacia llegó al 46,8% (incluyendo la eficacia nota­ble del 27,9%) entre los 111 casos (contados así porque 11 de los 100 enfermos mencionados sufrían cada cual 2 tipos de arritmia diferentes); y la eficacia nula fue del 53,2%. Ejemplo de caso registrado: Paciente Liu, masculino, 44 años de edad. Recibió la primera consulta el 7 de octubre de 1978. Tenía taquicardia desde hace ya 3 años, la cual lo atacaba 1-2 veces por día. El reciente ataque le duraba ya por más de 15 días. El paciente sentía la palpitación, insomnio, cansancio y opresión en el pecho. Examen: presión, 130/85 mmHg; cardio-rritmo, 165 latidos por minuto, pulso cardiaco rápido pero regu­lar; ausencia de alteraciones orgánicas según el electro­cardiograma; saburra amarilla y espesa; pulso débil pero per­ceptible.
Diagnóstico: Taquicardia paroxismal. Le tomaron los puntos neiguan y sanyinjiao con los métodos antes explicados. Luego de mani­pulada la aguja continuamente en el neiguan por 3′, el enfer­mo se sintió mejor de los síntomas. A los 6′ de la acupuntura, el cardiorritmo bajó a 110 latidos por minuto. El paciente reci­bió un total de 5 sesiones de esta terapia, siendo 1 por día, hasta que el cardiorritmo se volvió a normalizar.

2) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción:
Puntos principales: Neiguan, sanyinjiao, xinshu y shanzhong. Puntos secundarios: Jianshi, ximen (PC. 4), jueyinshu, shenshu, zusanli y diji (B. 8).
Cada vez se escogen 1-2 pares tanto de los puntos principales como de los puntos auxiliares, para usarlos alternativamente.
Explicación: Se utilizan ondas compactas-ralas para producir un estímulo mediano, siempre dentro de la capacidad de tole­rancia del paciente, mientras la corriente eléctrica crece en magnitud poco a poco. Se da 1 sesión de terapia por día o día por medio, cada sesión dura de 15-30′, 12 sesiones integran 1 curso de tratamiento, y se interpolan 3-5 días de descanso entre un curso y el subsiguiente.
Experiencias clínicas: Según se informó, la electropuntura obtuvo cierto efecto al tratar a 60 casos de arritmia. Fueron insertados los puntos neiguan, jianshi, ximen y sanyinjiao, en forma alternativa. Para la disfunción gástrica y debilidad gene­ral, se agregaron los puntos zusanli y diji; para la bradicardia, el xinshu y jueyinshu; para la angustia, el shenshu y el yiming (Extra.); y para la sensación de opresión, el shanzhong y jiu-wei (Ren. 15) perforándolos con una sola aguja del primero al segundo, o el shanzhong y rugen (E. 18) perforándolos de la misma manera. La conexión eléctrica permanecía por 15-30′. Era 1 sesión de terapia por día, y 1 curso de tratamiento cons­taba de 10-15 sesiones. Sin embargo, el tratamiento podía prolongarse hasta 30 días, siendo 1 sesión por día o en días alternativos. La eficacia total revelada en los 60 pacientes tratados con la electropuntura alcanzó al 71,7% y la eficacia para la presístole fue del 88%. Pero esta terapia no surtió efecto para la fibrilación auricular continua.

3) Método: Se aplica la inyección en puntos acupunturales.
Prescripción: Xinshu y neiguan.
Explicación: Se prepara una solución con 2 mg de valium y 4 ml de glucosa, al 5%. Se la inyecta en el neiguan (par) y en el xinshu (par). Es 1 vez por día y 5 veces forman 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Fueron tratados 50 casos de taquicar­dia sinusal con la inyección de pequeñas dosis de valium en tales puntos. Medio año después de desaparecidos los sínto­mas, 33 de estos casos, un 66%, no volvieron a reincidir. Las veces de ataque se redujeron considerablemente, y la dura­ción de ataque se acortó por amplio margen. Una vez hecha la inyección en los puntos acupunturales, el ataque se alivió pronto, o los síntomas se eliminaron en lo fundamental. 6 de los casos, un 12%, recidivaron en medio año; 7 casos, un 14%, mejoraron un tanto; y 4 casos, un 8%, no cedieron al efecto.
Además, se informó sobre 34 pacientes de taquicardia trata­dos con la inyección de vitamina B1 más procaína en el punto neiguan, de quienes 21 curaron y 9 mejoraron.
Explicaciones adicionales:
1. El electrocardiograma constituye un fundamento importante para el diagnóstico de arritmia. Según la clasificación de las manifestaciones del pulso, establecida por la medicina tradi­cional china, el pulso de estancamiento, el pulso intermitente regular y el pulso intermitente irregular corresponden todos a la arritmia, mientras que el pulso de pez nadando, el pulso de camarón zambulléndose, el de agua goteando, el de pájaro picoteando, el de agua hirviendo y el de castañeteo, que son 6 de los 7 pulsos mortales, representan sin excepción síntomas de muerte inminente. Todo ello son, realmente, experiencias clínicas muy valiosas.
2. Las terapias aplicadas en los puntos acupunturales pueden producir resultados bastante satisfactorios para tratar la arrit­mia provocada por la disfunción de los nervios vegetativos resultante de ciertos factores y sirven asimismo, en cierta medida, para tratar las complicaciones de cardiopatía. Por lo general, no obstante, el pronóstico prevé gran peligro para la arritmia que sobreviene en calidad de complicación de la car-diopatía, de modo que esta clase de arritmia merece alta atención.

CONSTIPACION

octubre 2, 2009

Se llaman constipación a la defecación de aspecto seco, con disminución de la frecuencia. Bajo las circunstancias norma­les, la evacuación de los residuos restantes de los alimentos transportados, digeridos y absorbidos por el estómago y los intestinos se cumple generalmente en 24-48 horas. Cualquier intervalo entre una defecación y la subsiguiente que supera las 48 horas, puede ser considerada como constipación. Las causas son varias. De esta afección hay dos grandes divisio­nes: Constipación cólica y constipación rectal.

TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Tianshu (E. 25), zusanli, shangjuxu (E. 37) y zhigou (SJ 6).
Puntos secundarios: Zhongwan (Ren. 12), hegu, zhongzhu del abdomen (R. 15), yanglingquan (Vb 34), sanyinjiao (B. 6), dachangshu, fenglong (E. 40), etc.
Explicación: Para los síntomas de exceso funcional se adop­ta el método dispersante de estímulo poderoso, con la mani­pulación intermitente de la aguja; y para los síntomas de defi­ciencia funcional, el método de tonificación y dispersión pare­jas, en cuya adición también puede ingresar la moxibustión. Conforme al estado clínico y la constitución física del paciente, puede ser 1 sesión de acupuntura por día o en días alternos, cada sesión dura de 15-20′, y las agujas pueden no ser reteni­das. 6-12 sesiones forman 1 curso de tratamiento, intervinien­do 3-5 días de intervalo entre uno y otro curso.
Experiencias clínicas:
1. Se trató a 40 pacientes de constipación habitual, entre ellos, 16 hombres y 24 mujeres. La mayoría tenía de 20-40 años de edad. Selección de puntos acupunturales: zhigou y zusanli en la primera sesión; dachangshu en la segunda sesión; y tianshu y fenglong en la tercera sesión. Métodos de manejo de las agujas: método excitante de estímulo ligero para aumentar el peristaltismo intestinal; y para la constipación con espasmo intestinal, método dispersante de estímulo pesado. Cuando la aguja penetraba a determinada profundidad y lograba producir una sensación de calambre y entumecimiento, se estimulaba el punto con el método de martilleo acupuntural por 3-5′ y luego se retiraba la aguja en seguida. Pero en algunos pacien­tes se retenían las agujas por 15′, o se aplicaban exclusiva­mente cigarros de moxa encendidos en los puntos da-changshu de ambos lados por 5-lo’. Se ofrecían 3 sesiones de terapia por semana, y 6-12 sesiones integraban 1 curso de tratamiento. En ciertos casos era válida también la moxibus-tión por sí sola en el dachangshu, mas ésta no convenía que se aplicara al tianshu, para así evitar el endurecimiento de las materias fecales. Durante el transcurso de acupuntura y moxi-bustión, los enfermos no usaron laxantes. Resultados del tratamiento: Efecto menos rápido en los pa­cientes con un tiempo de evolución más largo y efecto más rápido en aquéllos con una evolución corta, reducción de días entre una evacuación fecal y otra en todos los pacientes tras el tratamiento, y defecación hecha el mismo día de la acupun­tura observada en 9 pacientes. Fueron estimados como casos de efecto válido todos aquellos enfermos que defecaron 1 vez por 1-2 días después de la acupuntura en lugar de 5-6 días como lo hacían antes de la terapia. De los 40 casos mencio­nados, 36 correspondieron con efecto válido y 4 permanecie­ron sin efecto. En cuanto a la aplicación de acupuntura, el mínimo fue de 4 sesiones, y el máximo, 20 sesiones.
2. Se atendieron también a 45 casos de constipación habitual, entre los cuales se incluían algunos con la complicación de gastroptosis, otros de colitis crónica y otros pocos debidos a causas distintas. Según la diferenciación sintomatológica ba­sada en la medicina tradicional china, todos ellos pertenecían a la deficiencia funcional. Una porción de ellos realizaba 1 deposición cada 2-3 días o por 5-6 días, otros lo hacían cada día o cada dos días pero con heces secas, e incluso unos cuantos lo conseguían hacer únicamente con ayuda del en­ema. Mientras transcurría el tratamiento, se puncionó a todos y cada uno de los enfermos en el punto huangmen (V. 51), mas con la punción adicional del dachangshu, qihai o zhigou para algunos pocos de ellos. En lo tocante a la mayor parte de los pacientes, se limitó a usar la aguja “flor de ciruelo” para introducir el huangmen en forma de golpecitos o dándole una estimulación débil, mientras que en los casos de estado recal­citrante se inyectó la vitamina B 12 en puntos acupunturales. En el dachangshu se aplicaba la acupuntura o inyección; en el qihai, la moxibustión (materias de moxa pendientes); y en el zhigou, la acupuntura. Dichas terapias tuvieron efecto en to­dos los casos mencionados, con 41 casos curados y 4 noto­riamente mejorados. Por lo general, el tratamiento fue de 3-5 sesiones y, en algunos pocos pacientes, más de 10 sesiones. Ejemplo de caso registrado: Paciente Jin, femenino, 67 años de edad. Era un caso de constipación habitual desde hace 5 años, realizaba 1 deposición cada 4 ó 5 días, presentaba además vértigo, náusea y otros síntomas. Al acudir al médico, llevaba 4 días sin defecar. Examen: sensación de disten­sión y presión en la parte infero-izquierda del abdomen, obesi­dad, pared abdominal suave, y materia fecal en forma de cuer­da palpada en la porción sig­moidea del colon. Se le puncio-nó los puntos dachangshu, zhigou y zusanli y se retuvieron las agujas por 20′, siendo éstas manipuladas 1 vez a cada 5′. Apenas 30′ después de la acu­puntura, la paciente evacuó excrementos secos y duros. Al otro día, le insertaron el da-changshu y shangjuxu con el método de tonificación y disper­sión simultáneas y se dejaron las agujas insertas por 20′, y también se aplicaron en el qihai la moxibustión moderada con cigarros de moxa por 10′. Al tercer día, la paciente defecó 1 vez, automáticamente, con una deposición todavía un tanto seca. Le fueron ofrecidas 10 sesiones de tratamiento conti­nuas, logrando que la anciana defecara, más o menos, 1 vez por día o día por medio y que le desaparecieran el vértigo, la náusea y los demás síntomas. Se le indicó que tratara de de­fecar a una hora fija todos los días. La observación posterior
hecha por espacio de 6 meses confirmó que sus deposiciones se mantenían normales.
Explicaciones adicionales:
1. La acupuntura es bastante eficaz para tratar la constipación, en tanto que otras terapias en los puntos acupunturales tam­bién tienen cierto efecto. Todas estas terapias pueden ser aplicadas, bien por separado, bien en mutua combinación.
2. Al adoptar una terapia en los puntos acupunturales, cabe señalar las causas que han provocado la constipación, a fin de facilitar la curación. Al mismo tiempo, es necesario explicar al paciente los mecanismos fisiológicos de defecación y corregir o prevenir la costumbre de ayudarse con el uso de laxantes y enemas.

DIARREA

octubre 1, 2009

Es un cuadro clínico observado con frecuencia. La diarrea se clasifica en aguda y crónica. Puede producirse por diversas causas, siendo su etiología en ocasiones inciertas. Sus manifestaciones clínicas predominantes son evacuacio­nes acuosas, a veces con mocos, pus, o sangre, dolor abdo­minal y signos de deshidratación. Está indicado un examen de heces con cultivo.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Tianshu, zhongwan, qihai y zusanli. Puntos secundarios: Dachangshu, pishu, shenshu, hegu, guanyuan, shangjuxu (E. 37), rangu (R. 2), taichong (H. 4), etc.
Puntos de experiencia: Sibianxue (Extra) y fuxiexue (Extra).
Explicación: Para la diarrea aguda se adopta preferentemen­te el método dispersante de estímulo medianamente poderoso o el método de frescura penetrante, y para la diarrea crónica el método de tonificación o el método productor de sensación de calor. Se da 1 sesión de acupuntura por día o en días alterna­tivos, y para los pacientes graves pueden ser 2 sesiones dia­rias. En cada sesión la aguja se mantiene inserta por 15-30′, pero también puede ser no retenida. Para el caso agudo, 1 curso de tratamiento consta de 3 sesiones; y para el caso crónico, de 10 sesiones.
Experiencias clínicas:
1. Un centro clínico informó de 40 casos de diarrea tratados con acupuntura y moxibustión. 30 eran niños, y 10 adultos. El tiempo de evolución más corto llevaba ya 3 días, y el más largo, 3 meses. Las evacuaciones por día eran entre 3 a más de 10 diarias. Selección de puntos principales para acupuntu­ra: zhongwan, tianshu, dachangshu, qihai, guanyuan y zusanli; y selección de puntos secundarios: pishu, shenshu, rangu y taichong. 1 sesión de acupuntura cada día o cada dos días. Para los pacientes con síndromes de exceso funcional mani­festados por la intolerancia al calor se les aplicó el método de frescura penetrante, y para los que tenían síndromes de defi­ciencia funcional manifestados por la intolerancia al frío, el método productor de sensación de calor. Resultados del tra­tamiento al cabo de 1-12 sesiones de terapia: 28 enfermos fueron curados y 9 mejoraron.
2. Otro acupunturista se sirvió de los puntos sibianxue para tratar a 40 casos de diarrea, obteniendo resultados también buenos. Hacía uso de las agujas filiformes Núms. 28, 29 y 30 y las insertaba en los 4 puntos siguiendo el orden de arriba, abajo, izquierda y derecha. Para los adultos las agujas se internaban generalmente en 0,3-0,4 cun de profundidad, y para los menores, en 0,2-0,3 cun, sin ser retenidas en ambos casos. Las agujas eran manipuladas de manera flexible, de acuerdo a los síndromes de exceso o deficiencia funcional y la intolerancia al calor o frío por parte de los pacientes. Para los casos de deficiencia funcional con intolerancia al frío, se inser­taba despacio y se rotaba la aguja por 30 segundos; y para los casos de exceso funcional con intolerancia al calor, se insertaba rápido y se rotaba la aguja por unos 10 segundos. Al terminar el tratamiento acupuntural, los pacientes se curaron en un 85%, se beneficiaron con efecto notable en un 7,5%, mejoraron en un 2,5% y quedaron sin efecto en un 5%. Un 67,6% de los enfermos fueron curados tras 1 sola sesión de terapia, mientras otros dos casos fueron curados al cabo de 8 sesiones. La acupuntura en los 4 puntos sibianxue resultó asimismo bastante eficaz para tratar la diarrea. 3. Otro médico trató a 55 pacientes, usando el punto fuxiexue. De ellos, 45 sufrían la afección inducida por el resfrío o por la acumulación de la esencia sucia de los alimentos dentro del organismo, 7 por la función deficiente del bazo y el estómago, y 3 por la deficiencia del yang renal. El médico insertó el punto principal fuxiexue para la diarrea. Cuando 1 sesión de terapia en este punto no bastaba para hacer efecto, eran tomados adicionalmente los puntos zusanli, tianshu y zhongwan. La aguja se adentraba en el fuxiexue a una profundidad de 0,3­0,8 cun con el método de tonificación, sin que fuera retenida. Resultados del tratamiento: curación de todos los enfermos, 47 tras 1 sesión de acupuntura y 8 tras 2 sesiones. Ejemplo de caso registrado: Paciente Li, masculino, 41 años de edad. Presentaba desde hace 3 días distensión abdominal, anorexia y diarrea con frecuencia de 5-6 veces al día, las cuales eran serosas y contenían moco, pero sin pus ni sangre. El paciente sentía un leve dolor alrededor del ombligo. El coprocultivo era negativo. Se insertaron los puntos tianshu, zhongwan, qihai, zusanli y gongsun (B. 4) y se retuvieron las agujas por 30′, las cuales fueron manipu­ladas 1 vez cada 10′. A conti­nuación de la acupuntura, se aplicó moxibustión en el om­bligo por 20′. Al otro día, cuando recibió una segunda consulta, el dolor abdominal había remitido y las evacua­ciones eran menos frecuen­tes. En vista de ello, le prosi­guió con la mencionada tera­pia por 2 sesiones más hasta su curación.

2) Método: Se aplica moxi-bustión.
A. Aplicación de conos de moxa, de manera indirecta con sal:
Prescripción: Shen que (Ren. 8).
Explicación: Se vierte una cantidad apropiada de sal de mesa bien refinada en el hueco umbilical (punto shenque) hasta que sobresalga del hueco en 0,2-0,3 cun de altura. Luego, sobre la
sal se pone una tapita de hierro de botella (en su lugar sirve también una rebanada de jengibre o ajo, o algo de tierra) y por encima de la tapita se coloca un cono de moxa (o un cigarro o masa de esta materia). Se queman 3-7 conos por vez (o el incienso es contado en 5-10′). Son 2 ó 3 sesiones de moxibus-tión diarias.
Experiencias clínicas: Se informó sobre el tratamiento de 748 casos de diarrea con la terapia explicada. Resultados: curación (es decir, desaparición total de los síntomas y sig­nos), 680 casos, un 90,9%; mejoramiento (disminución de los síntomas y signos), 40 casos, un 5,3%; y efecto nulo 28 casos, un 3,8%. Se señaló después de una observación que gene­ralmente, el dolor abdominal se alivia tras 1-2 sesiones de moxibustión, las deposiciones de aspecto acuoso se transfor­man en suaves de color amarillento luego de 3-4 sesiones, y la cefalea, el escalofrío y otros síntomas se eliminan tras 5-6 sesiones. Por lo común, la diarrea se cura a los 2 ó 3 días de la moxibustión. El autor opinó que la referida terapia es con­veniente únicamente para la diarrea acuosa de tipo simple o de intolerancia al frío, pero que no lo es para la diarrea acom-
panada de alta fiebre y con contenido de pus y sangre. Si la moxibustión malogra su efecto tras 2 ó 3 días de apli­cación, es aconsejable pasar a terapias distintas a ella para no demorar el tratamiento.
Precauciones: Cada aplica­ción de moxibustión no debe durar demasiado tiempo, ni ser excesivamente gruesos los conos de moxa, ni super­vivo el fuego de los mismos conos, todo en prevención de quemaduras.
B. Aplicación de cigarros de moxa, de manera moderada:
Prescripción: Puntos de especial efecto para la diarrea (la aguja penetra en el pie desde el punto más promi­nente del maléolo externo en sentido vertical).
Explicación: Se maneja esta terapia de acuerdo al método requerido para la moxibustión moderada, siempre dentro del límite que permita al paciente sentirse confortable y percibir un tibio calor en el área de moxibustión. Esta es aplicada por 10-15′ en cada uno de los dos puntos, de izquierda y derecha, y se la da 2-3 veces por día. El número de sesiones puede ser flexible, dependiendo del estado clínico del paciente.
Experiencias clínicas: Se conoce que 120 casos de diarrea fueron tratados con resultados favorables luego de usar esta terapia. Entre ellos había 88 pacientes con gastroenteritis aguda, 23 con trasgresión alimentaria y 9 de indigestión infan­til de tipo simple. El más pequeño tenía 6 meses de edad, y el mayor, 55 años. El tiempo de enfermedad llevaba ya de 1-3 días en la mayoría de los casos, siendo el más largo de 8 días. Resultados del tratamiento de los 120 casos: curación (desaparición de la sintomatología y recuperación total), 118 casos y, de entre ellos, 50 fueron curados en 1 día, 59 en 2 días, 7 en 3 días y 2 en 4 días; y mejoramiento (reducción de la frecuencia de la diarrea y cambio de las características de las evacuaciones de blandas a semiblandas, al cabo de 1 – 2 días de moxibustión), 2 casos. La tasa de curación alcanzó el 98,3%. En el proceso de tratamiento moxibustural, los pacien­tes se abstuvieron de todo medicamento. El autor concluyó indicando que para los casos graves de diarrea (por ejemplo, indigestión a causa de la intoxicación, etc.) y toda clase de casos de diarrea crónica, la moxibustión debe aplicarse en combinación con otras medidas para un tratamiento multiterá-pico.
Casos registrados: Paciente Xu, masculino, 15 años de edad. La enterocolitis le presentaba desde hace 2 días. Con evacua­ciones diarreicas de 10 veces por día, acuosas. Tenía además un dolor difuso en el hipogastrio. Después que se le ofrecieran 2 sesiones de la citada moxibustión, su estado mejoró visible­mente, pues la diarrea había disminuido en frecuencia hasta 3 veces por día, la hipogastralgia había cesado, y las deposicio­nes fecales iban adquiriendo forma. El paciente quedó curado tras 4 sesiones de moxibustión cumplidas en 2 días. Segundo caso: Paciente Lin, masculino, 6 meses de edad. Tenía evacuaciones diarreicas, acuosas, amarillentas, espu­mosas, de mal olor, en frecuencia de 10 veces por día. Se realizaron 2 sesiones de aplicación de la mencionada moxi-bustión, el pequeño ya podía dormir tranquilo, con la diarrea notablemente disminuida en frecuencia y cantidad. Al día siguiente, la frecuencia fue tan sólo 3 ocasiones, mientras que se le dio una nueva sesión de moxibustión. Al tercer día, el neonato se curó totalmente.
Explicaciones adicionales: La electropuntura, la acupuntura con agujas “flor de ciruelo”, la digitopuntura, la inyección en los puntos acupunturales, la magnetoterapia en estos puntos, así como las ventosas, son todas eficientes hasta cierto grado para tratar la diarrea. Con respecto al tratamiento clínico, el diagnóstico tiene que ser claramente establecido. Las terapias en los puntos acupunturales, en combinación con el tratamien­to que toma en cuenta las causas de la diarrea, ayudan a elevar la eficacia del tratamiento.

GASTROENTERITIS AGUDA

octubre 1, 2009

Es una enfermedad gastrointestinal que sucede con frecuen­cia en verano y otoño. Es causada habitualmente por la inges­tión de alimentos contaminados, implica también etiología inespecífica, incierta o desconocida. La medicina tradicional china coloca esta afección dentro del campo de “dolor abdo­minal” y “diarrea” y considera que se produce por la obstruc­ción de la circulación de la energía vital a causa del no ascen­so de la energía clara y el no descenso de la energía turbia dentro del estómago y los intesti­nos, el estancamiento de lo sucio de los alimentos en el recalenta­dor jiao medio del estómago y la mezcla de lo claro y lo turbio. Los síntomas clínicos principales se caracterizan por el rápido apa­recimiento de la enfermedad, el dolor abdominal, vómitos y di­arreas. Las evacuaciones diarrei-cas son acuosas, mucosas y es­pumosas, de color amarillo verdo­so, su frecuencia puede ser alre­dedor 10 evacuaciones diarias. Generalmente, el paciente no tiene fiebre. La afección está acompañada, además, de la cefa­lea, vértigo y adinamia. En los pacientes graves, a consecuencia de los vómitos y diarreas conti­nuos, pueden aparecer rápida­mente la postración general y deshidratación, que incluso pue­den llevar a la muerte, especial­mente en pacientes pequeños.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Zhongwan, tianshu, neiguan y zusanli. Puntos secundarios: Neiting, qu-chi, shangwan, hegu, qihai, weishu, dachangshu, quze, weiz-hong, jinjin, yuye (Extra.).
Explicación: Habitualmente, se adopta el método dispersante de una estimulación relativamente poderosa, o el método de tonificación y dispersión parejas. Se da 1-2 sesiones de acupuntura por día, se retiene la aguja por 15-30′ y se la puede rotar 1 vez durante la retención para reforzar la sensación de pinchadura. Para el paciente febril, se inserta adicionalmente el quchi, con el método dispersante; para aquellos con náusea y vómito continuos, se puede hacer la sangría con una aguja filiforme o una de tres filos puncio-nando rápidamente la superficie dérmica del jinjin, yuye, a los pacientes con vómitos y diarreas continuos, se los realiza sangría insertando rápido la superficie del quze y el weizhong, o se la hace de la misma manera debajo del punto chengjiang (Ren. 24); y para el paciente deficiente de energía vital con intolerancia al frío, la moxibustión en combinación con la acu­puntura sería más idónea.
Experiencias clínicas: Se dio el tratamiento clínico con acu­puntura y moxibustión a 102 enfermos de gastroenteritis agu­da, obteniendo un efecto satisfactorio. De ellos, 62 eran hom­bres y 40 mujeres; el más viejo tenía 65 años de edad y el más joven 16, mientras la mayoría tenía de 20-50 años. Tiem­po de enfermedad: el más corto era de 2 horas, y el más largo, 3 días, y la mayoría era de 1 día. Fiebre: 45 pacientes. Se les aplicó la terapia arriba explicada y resultó eficaz en todos (sin usar medicina salvo aquellos que recibieron a tiempo el sumi­nistro de líquido debido a su seria deshidratación). Número de sesiones de terapia ofrecidas a los pacientes: máximo, 3; mínimo, 1; y promedio, 1,4. Efecto en estos 102 casos: cura­ción, 96, un 94,1%; efecto notable, 5, un 4,9%.; y mejoramien­to (1 sola sesión de tratamiento), 1, un 1%. Tasa de eficacia notable para arriba: 99%. De los 96 enfermos curados, 15 pertenecían al tipo de deficiencia de la energía vital con intole­rancia al frío. A estos pacientes se les aplicó, después de la acupuntura, la moxibustión moderada con cigarros de moxa, o la moxibustión indirecta con rebanadas de jengibre puestas sobre los puntos shenque (Ren. 8) y zhongwan. 70 de ellos fueron curados en 1 sesión de tratamiento, 21 en 2 sesiones. y 5 en 3 sesiones. La náusea, el vómito, el dolor abdominal y otros síntomas desaparecieron en la mayoría de dichos pa­cientes tras 1 sesión de acupuntura y moxibustión. Ejemplo de caso registrado: Paciente Song, femenino, 65 años de edad. Inicialmente presentaba distensión abdominal a causa de la ingesta de alimentos contaminados. Posteriormen­te tuvo vómito y dolor abdominal difuso, diarrea acuosa, faz de dolor, febrícula de 37,5°C, TA 140/100 mmHg, corazón y pul­mones normales, hígado y bazo no palpables. Dolor a la pal­pación profunda en epigastrio, borborigmos. Diagnóstico: Gastroenteritis aguda. Selección de puntos: zhongwan, tianshu, liangqiu, zusanli, yinlingquan, neiguan y hegu. Se le aplicó la acupuntura de estimulación poderosa por unos 30′. Entonces vomitó 1 vez. 1 hora más tarde, se le in­sertó nuevamente pero en los puntos neiting, quchi y zusanli. A los 15′ de retenidas las agujas, la paciente se durmió, y los síntomas desaparecieron. 30′ después, fueron retiradas las agujas. Reexamen al día siguiente: Estado normal.

2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción: Dachangshu (bilaterales), guanyuan, shenque y zusanli (bilaterales).
Explicación: Se da esta terapia adoptando el método de manejo indicado para la moxibustión moderada de cigarros de
moxa. 1 sesión por día, 10′ por vez en cada punto. Si los sín­tomas no mejoran tras 4 sesiones de moxibustión sucesivas, se puede usar otros métodos.
Experiencias clínicas: Fueron informados 10 casos de gas­troenteritis aguda tratados clínicamente con buen efecto tera­péutico mediante la aplicación de moxibustión moderada de cigarros de moxa. Tiempo de enfermedad: el más corto era de 4 horas; el más largo, 5 días; y 24 ó menos horas en la mayo­ría de los 10 pacientes. 6 de ellos tenían la temperatura eleva­da en distinto grado. Todos, en mayor o menor grado, tenían náusea, vómitos y sensación de plenitud gástrica. Todos tení­an diarrea acuosa, clara, 4 veces por día como mínimo y 2 veces por hora como máximo, la mayoría presentaba diarreas en frecuencia de 15 veces al día. Todos los enfermos fueron sometidos a un examen coprológico convencional, sin que se detectaran anomalías a excepción de 2 casos con presencia de una escasa cantidad de leucocitos. Luego de tratados con la mencionada terapia, los 10 pacientes fueron curados (des­aparición de los síntomas clínicos y recuperación del estado normal comprobada por el examen coprológico convencional y el examen de leucocitos simultáneos). Cantidad de sesiones de moxibustión ofrecidas a los enfermos: mínimo, 1; máximo, 4; y promedio, 2,5.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Guo, masculino, 25 años de edad. A causa de haber ingerido carne de cerdo, presentó náusea, vómito y dolor abdominal leve. Luego, seguidos de borborigmos, evacuaciones diarreicas acuosas por 15 ocasio­nes, cefalea, sed, adinamia. Al examen físico las mucosas orales estaban secas, fiebre de 40,1°C, dolor a la palpación profunda en abdomen y peristaltismo aumentado. Examen coprológico convencional: Ausencia de anomalías a excepción de algo de leucocitos. Total de leucocitos: 14.000/mm3; neu­trales, 83%; y linfáticos, 17%. Diagnóstico: Gastroenteritis aguda. El paciente fue hospitalizado. Luego de su hidratación, le aplicaron la moxibustión mencionada, tras la cual se le alivió de inmediato el dolor abdominal. Sus náuseas y vómitos des­aparecieron 3 horas después de la moxibustión. A la mañana siguiente, su temperatura bajó a 37°C, los síntomas desapa­recieron totalmente y las evacuaciones fueron menos acuo­sas. El paciente estuvo internado en el hospital por 67 horas, recibió 3 sesiones de moxibustión y fue dado de alta en bue­nas condiciones generales.

3) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción: Puntos principales: Zusanli, tianshu, neiguan y qihai.
Puntos secundarios: Zhongwan, hegu, dazhui y quze.
Explicación: Se opta por las ondas ralas u ondas compactas-ralas, con una corriente eléctrica de estímulo mediano o pode­roso. 1-2 sesiones diarias y 15-30′ por sesión.
Experiencias clínicas: La electropuntura surte un notable efecto para el tratamiento de la gastroenteritis aguda, además de un efecto rápido para contener el vómito, la diarrea y el dolor. A nuestra disposión está una información sobre 65 ca­sos atendidos clínica-mente con esta terapia (todos recibieron exclusivamente esta terapia sin usar medicamentos, excep­tuándose aquellos seriamente deshidratados que recibieron a tiempo hidratación). La mayoría eran pacientes jóvenes o adultos. Selección de puntos principales: tianshu (bilaterales) y zusanli (bilaterales); y para los enfermos con fiebre, más el punto adicional hegu (bilaterales); para los que tenían náusea, el punto adicional neiguan (bilaterales); para los que tenían dolor abdominal, el punto adicional zhongwan; y para los que presentaban diarreas continuas, los puntos adicionales xiao-changshu (bilaterales) y chengshan (bilaterales). Se aplicaba en los puntos abdominales la corriente eléctrica pulsatoria que tenía una función inhibitoria relativamente fuerte y, lejos de los puntos, la corriente inducida que desempeñaba mayormente el papel de estimulación. La magnitud de corriente era sufi­ciente para dar una estimulación poderosa (sin rebasar el límite de tolerancia del paciente). Era preciso que se produjera en los puntos una sensación acupuntural de calambre, entu­mecimiento, pesadez y fatiga, a fin de conseguir el efecto de inhibición. Se daba 1 sesión de tratamiento por día, la co­nexión de electricidad duraba en ella por 30′ y se cambiaban los electrodos 1 vez por cada 10′ de electropuntura. Todos los 65 pacientes fueron curados tras 1-3 sesiones de terapia, y 42 de ellos lo fueron con 1 sola sesión, mientras el promedio fue de 1,3 sesiones. Por lo general, la electropuntura es capaz de eliminar de inmediato el vómito y el dolor abdominal en la mayoría de los enfermos. Por ejemplo, fueron atendidos 22 casos de gastroenteritis aguda con esta terapia en los puntos zhongwan, qihai, guanyuan, zusanli, tianshu, quze, diji (B. 8), etc. Como resultado, los síntomas y signos desaparecieron completamente en 13 casos tras 1 sesión de tratamiento, en 7 casos tras 2 sesiones y en 2 tras 3 sesiones. El máximo tiem­po necesario para la curación fue de 3 días. La comparación de la inyección de novocaína, 0,25% de densidad, (en los puntos zhongwan y zusanli) con la administración oral de sulfaguanidina y la comparación de la acupuntura de punteo subcutáneo con la terapia medicinal han demostrado por re­sultado que la terapia medicinal no surte un efecto tan bueno como el estímulo hecho en los puntos acupunturales, visto tanto por el promedio de días para la desaparición total de los síntomas del aparato digestivo, incluyendo fiebre, dolor abdo­minal, diarrea y vómito, como por el promedio de días de hos­pitalización.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Zhu, masculino, 54 años de edad. Tenía dolor abdominal, vómito y diarrea a causa de la ingesta de alimentos crudos y fríos. Examen: temperatura de 36,5°C, presión de 130/95 mmHg, notorio dolor a la palpa­ción profunda alrededor del ombligo en la parte supraabdomi-nal, saburra delgada y blanca y pulso profundo y débil. Dia­gnóstico: gastroenteritis aguda. Se le aplicó la electropuntura, y le desaparecieron los síntomas luego de 1 sesión de terapia.
Explicaciones adicionales:
1. La acupuntura, la moxibustión y la electropuntura son real­mente muy eficaces para tratar la gastroenteritis aguda, mien­tras que su efecto sería mejor si en su combinación entran la auriculopuntura, la inyección en puntos acupunturales y otras terapias.
2. Si la enfermedad es grave, acompañada de una elevada fiebre, y el paciente está seriamente deshidratado con des­equilibrio ácido básico, es indispensable en tales casos reali­zar una hidratación adecuada junto con reposición de electrólitos.

GASTRITIS

septiembre 30, 2009

Se refiere a las alteraciones inflamato­rias agudas o crónicas de la mucosa del estómago, provocadas por diversas causas. Clínicamente se diferencia en gastritis aguda y gastritis crónica. En la gastritis aguda el síntoma principal es el dolor prolongado en el epigastrio, acompañado a menudo de náusea, vómito, diarrea, fiebre y otros síntomas. De no ser tratada, la gastritis aguda se transforma en crónica. Puede ser cau­sada por el abuso y la ingestión de alimentos irritantes durante largo tiem­po. La gastritis crónica presenta sínto­mas clínicos irregulares, los cuales, generalmente, son sensación de pleni­tud gástrica, el dolor sordo epigástrico, sensación de pesantez, hiporexia, náu­seas, vómitos, eructos ácidos, etc. El examen de rayos X contribuye a su diagnóstico. Esta enfermedad corres­ponde al campo de “gastralgia”, “abuso de alimentos” y “vómitos” dentro de la medicina tradicional china.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica la acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Neiguan, zhongwan y zu­sanli.
Puntos secundarios: Weishu (V. 21), pishu, qimen (H. 14), xiawan (Ren. 10), tianshu (E. 25), guanyuan, neiting (E. 44), sanyinjiao y puntos dorsales sensibles.
Explicación: Para el tratamiento acupuntural y moxibustural a base de la diferenciación de síntomas propio de la medicina tradicional china, la acupuntura se aplica mayormente con el método de dispersión en lo concerniente a los casos con sín­dromes de exceso debido a la acción de los factores patóge­nos; y se aplica habitualmente con el método de tonificación y
dispersión parejas, o el método de tonificación, en los casos con síndrome del frío de tipo xu (por deficiencia), y también se puede añadir, en pos de la acupuntura, una terapia moxibustu-ral. Ordinariamente se da 1 sesión de acupuntura y moxibus-tión por día, o día por medio, y pueden ser 2 sesiones por día para los casos graves, cada sesión promedia 15-30′, 1 curso-de tratamiento consta de 5-10 sesio­nes, y se interponen 5-7 días de descanso entre 2 cursos de tratamiento.
Experiencias clínicas:
1. Se atendieron a 56 casos de gas­tritis aguda. De ellos 30 eran de sexo masculino, y 26 de sexo femenino, el paciente más viejo tenía 65 años, y el más joven, 14 años, pero la mayo­ría de ellos tenían de 20-50 años de edad. Todos acudieron al médico en 1-5 días a partir de los primeros síntomas. Puntos elegidos a puncio-nar: zhongwan, neiguan, zusanli, neiting, qimen, weishu, etc. En cada ocasión se tomaban 2-4 puntos con­forme al estado clínico y se adoptaba el método de rotación de la aguja para la dispersión o el método de tonificación y dispersión simultáneas. El máximo de sesiones ofrecidas a los enfermos fueron 10; el mínimo, 1; y el promedio, 3,5. Efecto terapéutico a corto plazo: desaparición de los síntomas en 40 pacientes, efecto notable en 10 y mejoramiento en 6. Por lo general, el dolor se alivió tras 1-3 sesiones de acupuntura.
2. Otro ejemplo lo constituyeron 86 casos de gastritis crónica tratados con acupuntura y moxibustión en base a la diferenciación y análisis de los síntomas. Entre ellos, 32 corres­pondían a la desarmonía entre el hígado y el estómago, un 37,2%; 27 a la deficiencia funcional del bazo y el estómago, 31,4%; 21 a la deficien­cia funcional del bazo y el estómago por la intolerancia al frío, un 24,4%; y 6 a la insuficiencia del yin estomacal, un 7%. 17 de los pacientes, un 19,8%, tenían antecedentes de gastritis aguda. Todos los enfermos habían recibido tratamiento de los medicamentos tradicionales de china y occidentales con ante­rioridad a la terapia acupuntural y moxibustural, pero en el proceso de ésta se dejaron de las demás terapias distintas a ella. Fundamentos principales para el diagnóstico: dolor epi­gástrico, sensación de plenitud gástrica, anorexia, eructos, acedías, náuseas y vómitos. Todos y cada uno de los enfer­mos fueron examinados por medio de una solución de bario con rayos X y algunos de ellos también fueron sometidos a una observación gastroscópica y examen activo de las fibras con objeto de facilitar el diagnóstico. Por añadidura, se les excluyó la probabilidad de úlceras y cáncer gástrico y duode­nal y otras patologías gástricas. Por otra parte, durante el examen de la región dorsal se descubrieron puntos sensibles (puntos de dolor por la presión) en 63 de los 86 pacientes, un 73,3% del total de los mismos, en tanto que 29 sentían un dolor notorio por la presión (++ o +++), un 33,7%. La mayoría de tales puntos de dolor por la reacción a la presión permane­cían a una distancia de 1,5 cun hacia afuera de las vértebras torácicas 6, 7, 8 y 9, lugares correspondientes a los puntos dushu, geshu y ganshu y abajo del geshu (a 1,5 cun hacia afuera del borde inferior de la apófisis espinosa de la 8a vérte­bra torácica), sobre todo se los encontraba más en ambos lados de las vértebras torácicas 7 y 8, representando cerca de un 34% y un 26%, respectivamente, del total de los puntos de dolor por la presión. En contraste, tales puntos eran menos en los sitios pertenecientes a los puntos xinshu, pishu y weishu y ocupaban más o menos un 3-5% del total de los puntos de dolor por la presión. En la mayoría de los casos, los pacientes sentían dolor por la presión en ambos lados, al tiempo que a aquellos que lo sentían en un solo lado, les dolía únicamente el lado izquierdo en la mayor parte del tiempo. Paralelamente, también existía un reducido número de puntos de dolor por la presión a 3 cun al lado de las vértebras mencionadas. En los pacientes comunes había 2-4 de tales puntos y, cuando me­nos, 1. Los puntos de dolor se hallan localizados en su mayo­ría a lo largo de los canales y colaterales, mas no todos en los puntos acupunturales.

Terapias: 1) Para el tipo de desarmonía entre el hígado y el estómago, el principio de tratamiento consistía en armonizar las funciones de ambos órganos. Se insertaban los puntos qimen, neiguan y zusanli con el método de tonificación y dis­persión parejas, reteniéndose las agujas por 15-20′. 2) Para el tipo de deficiencia funcional del bazo y el estómago, el princi­pio de tratamiento residía en regularizar las funciones del estómago y fortalecer las funciones del bazo. Se aplicaban la acupuntura y la moxibustión a los puntos pishu y weishu, o los puntos zhongwan y zusanli. Primero se los insertaba con agu­jas usando el método de tonificación y luego se aplicaba la moxibustión sobre los mismos puntos sin que las agujas fue­ran retiradas. Los cigarros de moxa medían 2 cm. de largo. Las agujas permanecían insertas por 30′. 3) Para el tipo de deficiencia funcional del bazo y el estómago por la intolerancia al frío, el principio de tratamiento estribaba en comunicar calor al estómago y disipar el frío. Su terapia acupuntural y moxi-bustural tomaba los mismos puntos que para el simple tipo de deficiencia funcional de estos dos órganos. Primero se punza­ba con agujas sirviéndose del método de tonificación y, luego se las retenía por 15′, se las levantaba y en seguida se colo­caban rebanadas de jengibre sobre los puntos ya punzados y se aplicaban sobre ellas 5 conos de moxa encendidos. 4) Para el tipo de insuficiencia del yin estomacal, el principio de trata­miento descansaba en nutrir el yin para tonificar el estómago. Se puncionaban los puntos youmen (R. 21) y sanyinjiao, o los zhangmen (H. 13) y zusanli, en forma alternativa. La pinchadu­ra recurría al método de tonificación y dispersión parejas, reteniéndose las agujas por 30′. De los 86 pacientes mencio-
nados, pocos recibieron, en caso mínimo, 1 curso de trata­miento, y los más, 3 cursos de tratamiento, y todos estuvieron bajo observación durante 3 meses. 5) Se escogieron puntos sensibles dorsales con manifestación de dolor (++ ó más) por la presión en 15 de los enfermos. Se insertaba cada punto de dolor, 1 sesión de acupuntura día por medio, con el método de dispersión y sin retener las agujas. Fueron 4 semanas conti­nuas de tratamiento, sumando un total de 12 sesiones. Resultados de tratamiento del mencionado grupo de pacien­tes: Desaparición de los síntomas clínicos en 16 de ellos, un 18,6%; efecto notable en 36, un 41,9%; mejoramiento en 29, un 33,7%; y efecto nulo en 5, un 5,8%. Eficacia total, un 94,3%; y eficacia notable o más que notable, un 60,5%. El autor de esta información afirmaba que la gastritis crónica tenía una íntima relación con los 3 meridianos correspondien­tes al bazo, el estómago y el hígado, así como con los propios órganos, que el tratamiento acupuntural y moxibustural debía hacer hincapié en canalizar fluidamente la energía de los me­ridianos en orden a armonizar el bazo y el estómago, y que, al actuar de este modo, fueron logrados efectos considerable­mente satisfactorios. Además, se comprobó en forma prelimi­nar que la pinchadura con agujas en los puntos sensibles de dolor por la presión arriba mencionadas también había produ­cido efectos satisfactorios y que tales puntos desaparecieron en la medida de la evolución favorable de los síntomas, y que, por lo tanto, semejante principio de acupuntura, que “se vale del dolor como medio de transmisión”, constituye asimismo, en esencia, una terapia basada en la diferenciación y análisis de los síntomas y las condiciones físicas de los pacientes. Caso registrado: Paciente Wang, masculino, 41 años de edad. Recibió la primera consulta el 2 de septiembre de 1965. Su historia personal revelaba período de angustia, nerviosismo, stress, presentaba sintomatología gástrica por más de 10 años. Varios hospitales habían diagnosticado su caso como de gastritis de atrofia crónica. Para el tratamiento había toma­do medicamentos chinos y occidentales durante largo tiempo. Al momento de la consulta, tenía sensación de plenitud gástri­ca, eructos, acedías, hiporexia, sus deposiciones eran claras, los síntomas se incrementaban luego de comer, sentía aver­sión al frío, y tenía epigastralgia especialmente en los días fríos. Durante los últimos 10 días, los síntomas habían recru­decido, por lo cual solicitó un tratamiento con acupuntura y moxibustión. Examen: asténico, desnutrido, leve dolor por reacción a la presión en el epigastrio, sensación de plenitud, hígado y bazo no palpables. Selección de puntos acupuntu-rales: 1) zhongwan, burong (E. 19), weishu y zusanli; 2) shangwan, liangmen (E. 21), weicang (V. 50) y shangjuxu (E. 37). Uso alternativo de los dos grupos de puntos. Primero se puncionaba los puntos shu de la espalda, rotando las agujas y manipulándolas rápido y por corto tiempo. Después, se ins­truía al paciente para que se acostara en decúbito supino. Entonces se insertaba el zhongwan a 1,5-2 cun de profundi­dad y se introducía también el shangwan en sentido infero-oblicuo a 1,5-2 cun de profundidad con la aguja en un ángulo de 75° respecto de la piel, valiéndose del método de raspadu­ra de la aguja; y se introducían agujas en el burong y liang-men, también en sentido infero-oblicuo pero en ángulos de 45 grados con la piel, hasta una profundidad de 0,5-0,8 cun, no sin antes que las puntas de aguja ingresaran en los músculos rectos abdominales, todo esto con el método de rotación de las agujas. Se manipulaban las mismas en los puntos hasta cuando se produjera una sensación de pinchadura en el pa­ciente y, para entonces, se las dejaba insertas por 15-30′. Al finalizar 1 curso de tratamiento acupuntural (10 días), la gas­tralgia disminuyó y el apetito aumentó. Tras 2 cursos de trata­miento, la sensación de plenitud fue eliminada. Al cabo de 5 cursos de tratamiento, todos los síntomas habían desapareci­do y el enfermo subió de peso en 6 kg.

2) Método: Se aplica la inyección en los puntos acupuntura-les.
Prescripción: Zusanli, liangmen y neiguan.
Explicación: Se usan 8-10 ml de clorhidrato de procaína que va del 0,25 al 0,5 por ciento, se toman los puntos liangmen y zusanli en ambos lados y se inyecta alrededor de 2 ml en cada punto. Para el paciente con vómito frecuente, se le añade el punto neiguan. 1 ó 2 inyecciones diarias en los puntos acu-punturales.
Experiencias clínicas: Con esta terapia fueron tratados 40 casos de gastritis crónica en las curvaturas estomacales. Los pacientes recibieron 3 cursos de tratamiento. Resultados: efecto notable en 19 de ellos, mejoramiento en 18 y efecto nulo en 3. Comprobación por medio de gastroduodenografía: mejoramiento o recuperación, 11 casos; mejoramiento ligero, 14 casos; y sin cambios favorables, 15 casos. Con la mencionada terapia fueron atendidos, además, 44 en­fermos de gastritis aguda. Resultados: desaparición de los sín­tomas en lo fundamental, 34 casos; mejoramiento, 5; y efecto nulo, 3. Generalmente, cedía la gastralgia 1-3′ después de la inyección.
Otro método es diluir una pequeña dosis de dolantina o atropi­na en agua destilada y se la inyecta en los puntos zusanli y neiguan de ambos lados del cuerpo para tratar la gastritis aguda. Por lo general, este método igualmente sirve para aliviar los síntomas con rapidez.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Li, 58 años de edad, ha­cía 5 años que empezó con epigastralgias. Fue examinado en un hospital local con el siguiente diagnóstico: Gastritis crónica. La gastralgia había recidivado en varias ocasiones, sin ser totalmente resuelta. Por sugerencia de un amigo acudió a la clínica en cuestión. Refirió al médico que con frecuencia sen­tía plenitud gástrica, eructos, acedías, gastralgia que se acen­tuaba luego de las comidas, se irradiaba hacia la región pecto­ral y axilar. Refirió además que su sintomatología se exacer­baba en los momentos de stress y luego de comidas copiosas. Actualmente las molestias las tenía desde hace 5 días. Exa­men: Asténico, debilidad, facies de sufrimiento, hígado y bazo no palpables, dolor por la presión a nivel de epigastrio, saburra delgada y amarilla, y pulso superficial, recto y largo. Diagnósti­co: Gastritis crónica. En consecuencia se le inyectó una solu­ción de clorhidrato de procaína (densidad: 0,25%) en los pun­tos acupunturales sirviéndose del método arriba expuesto. Al término de 1 curso de tratamiento, disminuyó la gastralgia. Al concluirse 3 cursos de tratamiento, los síntomas habían des­aparecido. Las visitas médicas en los 2 años subsiguientes
confirmaron que la gastritis no había recidivado.
Explicaciones adicionales:
1. Según sabemos, la mencionada terapia ha obtenido efectos apreciables en el tratamiento de la gastritis tanto aguda cuanto crónica. Las demás terapias en los puntos acupunturales, entre las cuales se incluyen la moxibustión, la electropuntura, la implantación de catgut y la aplicación de ventosas, también ayudan en distinto grado a tratar esta enfermedad.
2. En vista de la larga evolución de la gastritis crónica y de la frecuente debilidad física de sus pacientes, se aconseja apli­carles un tratamiento multiterápico para elevar y consolidar el efecto.
3. El paciente debe guardar cierto régimen dietético para abs­tenerse de alimentos irritantes, entre ellos, crudos, fríos, amargos, picantes, etc., y ser examinado periódicamente en prevención de cambios patológicos malignos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36 seguidores