DISMENORREA

octubre 13, 2009

Se refiere al dolor agudo que se produce antes o después de la menstruación o durante ella. Puede localizarse en hipogas­trio o en la región lumbosacra. Cuando es grave, se acompaña de náusea, vómito, diarrea e incluso letargia. Las causas fre­cuentemente tienen que ver con enfermedad inflamatoria pélvica, factores psicológicos, secreción interna y órganos genitales. Es una enfermedad muy común dentro de la gineco­logía. Clínicamente se divide en primaria y secundaria. La medicina tradicional china la imputa al éstasis de energía y sangre, el estancamiento de frío-humedad y la deficiencia de energía y sangre.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Sanyinjiao, zusanli, qihai, zhongji y shenshu.
Puntos secundarios: Qugu, guanyuan, guilai, fujie, ciliao, hegu, neiguan y taichong.
Explicación: Se adopta principalmente el método dispersante de estímulo poderoso, o el método de tonificación y dispersión parejas. Para los casos de deficiencia de energía vital con síndromes de frío se permite añadir la moxibustión. Es 1 se­sión diaria o en días alternativos, se retienen las agujas duran­te 30-60′ en cada sesión y se las puede manipular 2-3 veces durante esa retención.
Experiencias clínicas: Tanto la acupuntura como la moxibus-tión han tenido efectos bastante satisfactorios para la disme-norrea esencial. En la práctica clínica se ofrece tratamiento conforme a la diferenciación según los síntomas basada en la teoría de la medicina tradicional china. Para los síndromes de exceso conviene despejar el hígado y disipar la melancolía, activar la sangre y disipar el éstasis, calentar los meridianos y dispersar el frío, usándose el método acupuntural de disper­sión. Y para los síndromes de deficiencia se aconseja nutrir el bazo y los riñones y calentar el yang (función vital) renal, sir­viéndose del método acupuntural de tonificación o el de tonifi-cación y dispersión parejas, generalmente ayudado de la moxibustión. En cuanto al momento de la acupuntura y la moxibustión, habitualmente se da curso al tratamiento 5-7 días antes de la menstruación, siendo 1 sesión cada 2 días. Luego de un tratamiento dado durante 2-3 ciclos de menstruación, el dolor puede desaparecer en la mayoría de las pacientes. Lue­go de aplicada la acupuntura, la dismenorrea calma en mayo­ría de pacientes.
1. Se recurrió a la diferenciación de tipos clínicos según los síntomas para tratar con acupuntura y moxibustión a 81 casos de esta afección, entre los cuales se incluían 73 mujeres de 17-29 años de edad. 40 de ellas tenían dismenorrea desde la menarquia, siendo en su gran mayoría jóvenes solteras. Una parte de las pacientes de 30-50 años de edad tenían la enfer­medad debida a factores in­ductivos, los casos restantes eran de dismenorrea esencial, o sea, más del 90% del total. Método de tratamiento: Según la sintomatología y mediante un examen gineco­lógico, los casos fueron clasi­ficados conforme a la diferen­ciación sintomalógica, basada en la medicina tradicional china y realizada a raíz del diagnóstico definitivo. Luego, se procedió a tratarlos con acupuntura y moxibustión. Para ambas terapias fueron tomados como puntos princi­pales el guanyuan, guilai y sanyinjiao. Además, se añadió taichong para el estasis de energía y sangre, el qihai y zusanli para la deficiencia de ellas, el xuehai para la acumu­lación de frío y estasis de sangre, y el guanyuan y guilai para estos mismos síntomas con la acupuntura auxiliada de la moxibustión destinada a calentar el útero, disipar el frío y calmar el dolor. Efectos de tratamiento: El dolor se calmó en 25 de los 81 casos tras 1 sesión de acupuntura; en 29 casos tras 2 sesio­nes; en 5 casos luego de 3 sesiones; y en 3 casos después de más 4 sesiones.
Comúnmente, la dismenorrea esencial puede curarse al cabo del tratamiento dado durante 2-4 ciclos de menstruación conti­nuos, a excepción de unos cuantos casos particulares. Pero la acupuntura sólo puede disminuir los síntomas en los casos de dismenorrea secundaria, los cuales no son fáciles de curar por completo. Para el tratamiento, además de hacer hincapié en “buscar las causas mediante la diferenciación de síntomas” y “dar tratamiento conforme a las causas”, es necesario escoger con precisión el momento de tratamiento a fin de lograr el efecto esperado. La acupuntura y moxibustión aplicadas a la dismenorrea esencial no solamente tienen un gran efecto analgésico, sino que, al mejorar el estado del cuerpo, también sirven para regular la función de secreción interna, regular el ciclo menstrual y regular la función de los órganos genitales en la pelvis, permitiendo así una curación definitiva. Durante la menstruación, la acupuntura puede aliviar la contracción es-pasmódica uterina que origina un violento dolor y producir un efecto analgésico instantáneo.

2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción:   Guanyuan, qugu, sanyinjiao o área de dolor. Explicación: Se procede con el método moderado de cigarros de moxa. Se aplica la terapia 1 ó 2 dias antes de la regla o durante la misma. Es 1 ó 2 se­siones al día, la moxibustión dura 15-30′ en cada punto, y se toma por norma la comodidad de la paciente.
Experiencias clínicas: La dis-menorrea se debe a factores complejos, pero la moxibustión tiene un buen efecto analgésico. Con esta terapia se dio trata­miento a 42 casos, entre ellas 25 de dolor fuerte y 17 de dolor medianamente fuerte. El proceso clínico más corto era de 4 me­ses, el más largo, 7 años, y el promedio, más de 3 años. Apli­cado el tratamiento, siguiendo el método arriba expuesto, 32 ca­sos fueron curados, otros 8 res­pondieron con efecto notable, y otros 2 mejoraron, con un pro­medio de 4,1 sesiones de moxi-bustión. El efecto resultó muy bueno para la dismenorrea debi­da a la deficiencia funcional caracterizada por la intolerancia al frío.
Caso registrado: Paciente Yu, femenino, 22 años de edad. Menarquia a los 15 años, la cual fue normal en un comienzo. Cuando tenia 17 años, se le suspendió la menstruación al tercer día del ciclo, probable­mente debido a enfriarse. Desde entonces, un día antes o uno o dos días después de la llegada de cada ciclo, presentaba un dolor intenso en hipogastrio, en la región lumbar y en los miembros inferiores; por lo que se veía obligada a un reposo de 3 días durante cada ciclo menstrual. Sus ciclos eran regula­res y cada menstruación duraba 5-7 días. Esta vez, presentó hipogastralgia un día antes de la mens­truación. Entonces se la aplicó cigarros de moxa de forma moderada en los puntos guanyuan, qugu, sanyinjiao y shenshu durante 30′ en cada punto. Finalizada la sesión, el dolor disminuyó y pudo volver a casa. Esa misma noche se la aplicó otra sesión de moxibustión (con cajitas de moxa de forma moderada). Se la dio 1 sesión de moxibustión por día y, 3 días más tarde, el dolor desapareció por completo. Se la indicó que volviera al médico el mes próximo 2 días antes del inicio de la menstruación, para que se la reanudara la moxi-bustión. Luego de 3 ciclos de tratamiento continuos, la disme-norrea desapareció totalmente. Tras un año de seguimiento no presentó nuevas dismenorreas. 3) Método: Se aplicó electropuntura. Prescripción: Puntos principales: Guanyuan, hegu y sanyinjiao.
Puntos secundarios: Qihai, zhongji, guilai, shenshu, zusanli y taichong.
Explicación: Se utilizan ondas compactas-ralas u ondas con­tinuas, conviene una magnitud de corriente suficiente para estímulo mediano, se da 1-2 sesiones al día, y la conexión eléctrica dura de 15-30′ en cada sesión.
Experiencias clínicas: Se dio tratamiento clínico a 56 pacien­tes de dismenorrea, quienes tenían de 16-25 años de edad. El proceso clínico más corto era de 3 meses, el más largo, 6 años, y el promedio, más de 2 años. Entre estos casos se incluían 42 de dolor grave y 14 de dolor medianamente grave. Para la terapia fueron elegidos los puntos guanyuan, hegu, qihai, sanyinjiao, zusanli, taichong, etc. En cada ocasión se escogía 1-2 pares de puntos, siendo todos los puntos arriba mencionados utilizados en forma alternativa. La terapia co­menzaba 2 ó 3 días antes del inicio de cada menstruación y duraba hasta la desaparición del dolor. Se usaba el aparato terapéutico modelo G 6805, con ondas compactas-ralas y frecuencia de unas 30 veces por minuto. Se daba 1 sesión diaria, y la magnitud de corriente era apropiada para el estímu­lo mediano. Mientras había dolor menstrual, se podía usar ondas continuas con una potencia de rendimiento eléctrico de 160 veces por minuto, acompañada del estímulo medio; y podía ser 1 ó 2 sesiones diarias según el estado morboso. De los 56 casos, 46 curaron, 8 respondieron con efecto notable y 2 mejoraron. La electropuntura promedió 3,2 sesiones por paciente. Para aquellas pacientes que consultaron durante la aparición del dolor, la dismenorrea desapareció en la mayor parte de casos tras 1 sola sesión. El autor sostiene que la electropuntura surte buen efecto terapéutico para la dismeno-rrea funcional, sirve también para eliminar los síntomas de dolor derivados de las alteraciones orgánicas y que, si cuenta con el concurso de la moxibustión, produce un efecto todavía mejor.

4) Método: Se aplica auriculopuntura.
Prescripción: Puntos principales: Útero.
Puntos auxiliares: Endocrina, subcórtex, nervios simpáticos, cintura y región abdominal.
Explicación: Se hace penetrar agujas filiformes, se las retiene por 15-30′, y durante la inserción se las rota 1-3 veces para aumentar el estímulo. Es 1 ó 2 sesiones al día. Por lo general, los síntomas se alivian luego de 2-3 sesiones. Para el dolor fuerte se dejan implantadas las agujas durante alrededor de 24 horas. Si el dolor sigue fuerte mientras las agujas están insertas, se instruye a la paciente a que oprima el área de acupuntura a fin de fortalecer el estímulo.
Experiencias clínicas: Se informó sobre el tratamiento con auriculopuntura dado a 40 casos entre los cuales se compren­dían 14 de dismenorrea esencial y 6 de dismenorrea secunda­ria, incluido 1 que tenía historia de aborto. De ellas había 34 solteras. Recibieron 1 sesión como mínimo, 5 como máximo y 3,2 como promedio. La dismenorrea desapareció en 10 de los 40 casos tras un tratamiento dado durante 3 ciclos de mens­truación, otros 12 se beneficiaron con efecto notable luego de ser tratados durante 1-3 ciclos de menstruación, otros 15 me­joraron y 3 no cedieron al efecto.

5) Método: Se aplica acupuntura maleolar.
Prescripción: Puntos de ambos pies (ubicados a distancia de 3 dedos transversales por arriba de la punta más alta del ma­léolo interno y junto al borde interno del tendón de Aquiles).
Explicación: Se usan agujas filiformes de acero inoxidable N.° 30, de 1,5 cun de largo. El terapista sostiene la aguja con los dedos pulgar, índice y medio de la mano derecha, mientras tira fuerte de la piel con el dedo pulgar izquierdo. Cuando hace entrar la punta de la aguja en la piel, trata de mantener el cuerpo de la aguja en un ángulo de 30 grados con ésta y lue­go, rotando ligeramente el mango de la misma con la punta del dedo pulgar, la hace penetrar. Habiendo atravesado la piel, el terapista acuesta la aguja, la adhiere a la superficie cutánea y, siguiendo una línea vertical, empuja la punta hacia arriba en un sentido paralelo al subcórtex dérmico. La aguja se interna en éste a una profundidad de 1,4 cun aproximadamente. Las agujas permanecen insertas durante algo de 30′.
Experiencias clínicas: Se trató con la citada terapia a 42 casos de dismenorrea y fueron puestos bajo observación. Una vez aplicado el tratamiento, el dolor desapareció en 24 casos y disminuyó en 12 casos, esto es, una eficacia del 85,71%. El efecto se produjo en 30′ después de entradas las agujas en la mayoría de las pacientes, en tanto que el dolor se calmó en la minoría restante tras haberse levantado las agujas. El efecto de la acupuntura fue más rápido que los analgésicos. 7 de las pacientes, por ejemplo, a pesar de tomar analgésicos no con­seguían alivio, pero su dolor cesó de inmediato cuando se les aplicó acupuntura.
Se entiende que el efecto es más alto en las jóvenes y en las nulíparas, pero más bajo en las de mayor edad y en las multí­paras. Para las nulíparas que tienen el útero poco desarrollado y hacia atrás o que lo tienen normal, su dismenorrea se debe mayormente a la contracción espasmódica de este órgano. La acupuntura, como puede aliviar el espasmo, se muestra capaz de calmar el dolor y producir un efecto notable. Sin embargo, esta terapia no tiene buen efecto para los casos derivados del mioma uterino, la enfermedad inflamatoria pélvica o adheren­cias intrauterinas.

6) Método: Se aplica inyección en puntos acupunturales.
Prescripción:   Shenshu, shangliao (V. 31), qihai, guanyuan, sanyinjiao y xuehai.
Explicación: Se usan 2 ml de clorhidrato de procaína al 0,5 por ciento. Para el dolor lumbar intenso se toma 1 punto lum­bar; y para el dolor abdominal intenso 1 punto abdominal y, en adición, 1 punto (par) de los miembros inferiores. En cada punto sé inyecta 1 ml del medicamento, 1 ó 2 veces por día. Se puede inyectar en 2-5 ocasiones sucesivas. El próximo curso de tratamiento debe comenzar 1 ó 2 días antes de que llegue la menstruación, para prevenir una nueva dismenorrea, o para reducir el dolor en caso de que se presente. El trata­miento se cumple en 3-5 ciclos de menstruación continuos, pero sin ser dado en los otros días.
Experiencias clínicas:
Se aplicó este tipo de inyección a 53 casos. El proceso clínico más corto había durado 6 meses, y el más largo, 5 años. Entre las enfermas había 11 casadas, pero ninguna del grupo había estado embarazada. Eran 39 casos de dolor fuerte, 9 de dolor medianamente fuerte y 5 de dolor leve. 9 pacientes fueron curadas tras el tratamiento ofrecido durante 2 ciclos de mens­truación, 3 lo fueron tras 3 ciclos, 21 lo fueron luego de 4-5 ciclos, 10 mejoraron, 5 no cedieron al efecto, y de las 3 restan­tes no se pudo definir el efecto. La eficacia total alcanzó al 85%.
Explicaciones adicionales:
1. Las terapias aplicadas en los puntos acupunturales produ­cen efectos analgésicos excelentes para esta afección. No obstante, su eficacia es relativa­mente pobre para la dismenorrea secundaria.
2. La laserpuntura igualmente tiene resultados buenos para la disme-norrea. Se usa un aparato de láser helio-neón de poca potencia, irra­diando el guanyuan, zhongji, san-yinjiao, zusanli, etc. Se da 1 sesión diariamente, cada punto es irradia­do durante 5′, y 1 curso de trata­miento consta de 10 sesiones.
3. También se permite la terapia consistente en la aplicación de bolitas magnéticas. Se eligen el sanyinjiao, taixi (R. 3), zusanli, jiaoxin (R. 8) y otros puntos. A ellos se adhieren dichas bolitas 1 día antes de cada menstruación y se las cambia cada día. Además, se puede implantar un trocito de catgut en el sanyinjiao, terapia que también puede tener efecto para el tratamiento del dolor menstrual.

AMENORREA

octubre 12, 2009

Es la falta de menstruación, sea ausencia de menarquia o interrup­ción de los períodos menstruales. La menarquia normalmente se presenta por primera vez alrededor de los 14 años. Cuando la menstruación no llega cumplidos los 18 años, se denomina amenorrea esencial. Se llama ame­norrea secundaria la supresión de flujo que ha durado más de 3 meses luego de establecido el ciclo de menstruación. Esta afección también se divide en fisiológica y patológica. La pri­mera surge durante la prepubertad, el embarazo, la lactancia y el período avanzado de menopausia, mientras la segunda se subdivide en verdadera y falsa. Esta enfermedad se origina por la disfunción del sistema endocrino que regula el ciclo menstrual, por factores uterinos, factores psicológicos y por afecciones del organismo. La menostasia constituye una mani­festación de la disfunción de los órganos genitales, así como de los órganos endocrinos pertinentes, y también puede ser un pródromo o corolario de una enfermedad de otro órgano interno.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Guanyuan, sanyinjiao, xuehai, xuefu (Extra.) y diji.
Puntos auxiliares: Hegu, guilai, zigong del abdomen (Extra.) y zusanli.
Explicación: Se aplica predominantemente el método de tonificación y dispersión parejas, se retiene las agujas durante 15-30′, se da 1 sesión por día o en días alternativos, 10 sesio­nes conforman 1 curso de tratamiento, e intervienen 3-5 días
de descanso entre un curso y el subsiguien­te.
Experiencias clíni­cas: La aplicación de acupuntura y moxibus-tión para amenorrea ha sido registrada en numerosos tratados de medicina de diferentes épocas. Actualmente se ha dado tratamiento clínico con dichas terapias a una gran cantidad de casos y, en consecuencia, se han acumulado ricas experiencias. Tanto para la amenorrea esencial como para la amenorrea secundaria patológica, la acupun­tura, la moxibustión, o la combinación de ambas, producen efectos terapéuticos buenos.
Un ejemplo de ello lo constituyen 19 casos de amenorrea esencial tratados con la acu­puntura. Eran mujeres mayores de 18 años, y la de más edad tenía 27 años. Entre ellas había 14 solteras y 5 casadas. Lue­go de tratados con el método antes explicado, 9 casos fueron curados (menstruación normalizada), 5 se beneficiaron con efecto notable (flujo menstrual, ciclo irregular, color claro y cantidad escasa), 4 mejoraron (flujo menstrual en pos de la acupuntura, mas supresión del mismo luego de interrumpida la terapia) y 1 no cedió al efecto (ausencia de menstruación tras más de 3 meses de tratamiento). También se aplicó acupuntu­ra a 34 casos de amenorrea secundaria y se los sometió a observación. Generalmente, la menstruación retornó a las pacientes al cabo de 3-8 sesiones de terapia. A través de 3 meses de observación, se comprobó de que la curación era del 55,9%, y la eficacia, el 73,5%.

2) Método: Se aplica auriculopuntura.
Prescripción:   Útero, punto del cerebro, ovario, endocrina y riñón.
Método de estímulo Cada vez se usa 2-3 puntos, se retiene las agujas por unos 30′, y durante esa retención se las rota 2-3
veces. Se da 1 sesión por día, con 1 curso de tratamiento compuesto de 10-12 sesiones.
Experiencias clínicas: Ejemplos de caso 1: Paciente Zhao,
femenino, 21 años de edad, soltera. Menarquia a los 16 años. Posteriormente, menstruaba cada 3-5 meses, en poca canti­dad y con 2 ó 3 días de duración. La última regla la tuvo hacía más de 1 año. Su caso no había respondido al tratamiento tanto de la medicina occidental como de la china tradicional. Más adelante, procediendo a la auriculopuntura durante 3 cursos de terapia, se consiguió que tuviera su menstruación. Con la finalidad de consolidar el efecto, le repitieron el mismo tratamiento 5 ó 7 días antes del segundo ciclo menstrual. Esta vez el flujo menstrual llegó a tiempo, en una mayor cantidad que en ocasión anterior, y duró 4 días. Se suprimió la acupun­tura. Las visitas médicas realizadas por espacio de medio año constataron que la paciente tenía menstruaciones normales cada mes.
Caso 2: Paciente Bao, femenino, 19 años de edad, soltera. Menarquia a los 13 años, interrupción de los ciclos 3 años después. Diagnosticaron que se debía a la disfunción de los órganos endocrinos. Le inyectaron progesterona, y a la pa­ciente volvió a menstruar. Pero ésta se suspendía cada vez que ella dejaba de recibir la medicación. Se la trató con auricu-lopuntura, sirviéndose del método susodicho, sin aplicarle ningún medicamento. Concluido 1 curso de tratamiento (12 sesiones), la joven volvió a menstruar, en escasa cantidad. Tras otros 3 cursos de tratamiento, menstruaba en cantidad normal.
Explicaciones adicionales:
1. La acupuntura tiene buen efecto para la amenorrea debida a disfunción, pero no tanto para los casos derivados de la anemia grave, tuberculosis, afecciones renales y cardiacas. Generalmente, esta terapia no es buena para amenorrea orgánica resultante del útero u ovario subdesarrollados, del anquilocolpos y de la tumefacción de los órganos genitales.
2. La electropuntura también hace buen efecto. Para la selección de puntos se combina el guilai con sanyinjiao, el zhongji con diji, o el qugu con xuehai. Se permite usar cualquiera de los 3 pares de puntos, o usarlos alternativamente. Se ofrece 1 sesión cada 1 ó 2 días, la cual dura de 15-20′.

Los cambios fisiológicos derivados de una gastrectomía par­cial pueden a veces provocar ciertos síntomas, como por ejemplo, vómito bilioso, plenitud, vértigo, molestias visuales, palpitaciones, sudoración, etc., lo que se denomina síndrome de complicación posquirúrgica. Luego de ser tratado de modo convencional, el caso leve puede mejorar paulatinamente. Pero si el caso es grave, el paciente difícilmente puede encon­trar alivio aunque sea tratado por todos los medios. Sin em­bargo, tanto la acupuntura como la moxibustión tienen efectos satisfactorios.

TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntura y moxibustión.
Prescripción:   Neiguan, jianshi (PC. 5), qianding, shuaigu (Vb 8), zhongwan, youmen (R. 21), zusanli, shangqiu, weishu, etc.
Explicación: Para la acupuntura se aplica estímulo mediano o poderoso, se retiene las agujas por 20-30′ y durante su reten­ción se las rota 1 vez a cada 5′. Tras la acupuntura se aplican cigarros de moxa de forma moderada durante 10-15′. Es 1 sesión por día y 1 curso de tratamiento ocupa 10 sesiones.
Experiencias clínicas: Caso 1: Síndromes del sector inme­diato del yeyuno después de la gastrectomía. Paciente Miao, femenino, 23 años de edad. Gastrectomía parcial por obstruc­ción pilórica derivada de una úlcera. Al cuarto día de la opera­ción, comenzó con dieta líquida. Pero presentó vómito bilioso postprandial precoz, en una cantidad de 300-500 ml. 1 sema­na después, vomitaba 1 vez cada 3, 4 ó 7 días, pero en mayor cantidad que antes, aproximadamente 1.500 ml. Antes de cada vómito, había dolor en epigastrio y sensación de pleni­tud. Luego de vomitar las molestias disminuían. Diagnóstico: síndromes del sector inmediato del yeyuno postgastrectomía, provocados por el estancamiento de contenido en el tramo inmediato del yeyuno. La joven había recibido inyecciones de atropina y procaína y otros medicamentos por vía oral durante más de 20 días sin que los síntomas aliviaran. En vista de ello, se le aplicó un tratamiento con acupuntura y moxibustión. Se daba esta terapia diariamente en el shuaigu, neiguan, zusanli y zhongwan. Luego de 30 segundos de estimulo fuerte, las agujas permanecían insertas durante 20′ y eran rotadas 1 vez a cada 5′. El tratamiento duró 2 semanas hasta que el vómito bilioso remitió. Posteriormente, se repitió la moxibustión con el mismo método durante 15 días. El médico le visitó continua­mente por 6 meses, encontrando que el vómito y otros sínto­mas no habían reaparecido.
Caso 2: Síndromes de hipoglicemia postgastrectomía. Pacien­te Wang, masculino, 38 años de edad. Había sido gastrecto-mizado parcialmente por úlcera del bulbo duodenal. 10 días después de la intervención quirúrgica, sentía vértigo, astenia, sudoración y palpitaciones durante 2 semanas. El paciente mejoró con inyecciones intravenosas de glucosa cada día o cada dos días. Se diagnosticó síndrome de hipoglicemia post-gastrectomía. Más adelante, pasó al tratamiento con acupun­tura y moxibustión. Se seleccionaron los puntos meichong (V, 3), qianding, tonggu del pie (V. 66) y qiangjian (Du. 18) con estímulo mediano; luego de la acupuntura, le aplicaron ciga­rros de moxa encendidos. Fue 1 sesión al día, se retuvieron las agujas por 30′ en cada ocasión, y la terapia duró 10 días. Para entonces ya no sufría del vértigo ni otros síntomas aun­que se le restara la inyección de glucosa. Poco después fue dada de alta en buenas condiciones generales.
Explicaciones adicionales:
1. Las revistas médicas han dado un sinnúmero de informa­ciones sobre el tratamiento ofrecido con la acupuntura, la moxibustión, la electropuntura, la auriculopuntura y otras tera­pias en los puntos acupunturales a las complicaciones deriva­das de diversas operaciones quirúrgicas. Hablando en gene­ral, los resultados han sido satisfactorios. Aparte de los sín­dromes que acabamos de mencionar, otras complicaciones posquirúrgicas tales como hipo, ronquera, etc., igualmente pueden ser tratadas tomando como referencia el tratamiento que se da a las afecciones correspondientes conforme a la diferenciación de los síntomas.
2. Además, otras» complicaciones posquirúrgicas, entre ellas, el choque, hipotensión y arritmias, se han reducido gracias a la anestesia acupuntural. Todo esto muestra de manera con­vincente que tanto la acupuntura como la moxibustión, ade­más de tener efectos preventivos para tales complicaciones,
tiene buenos resultados de tratamiento. A este respecto se ha reportado de algunas de las experiencias adquiridas en diver­sos lugares de este país. En lo que se refiere a los métodos de tratamiento específicos, sírvase por favor consultar los párrafos del presente libro que versan sobre los casos perti­nentes.

TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Taiyang, linqi de la cabeza (Vb 15) y touwei (E. 8).
Puntos secundarios: Fengchi, hegu, yingxiang, zanzhu (V. 2) y lieque.
Explicación: Las agujas entran mediante una rotación lenta y luego se adopta preferentemente el método de acupuntura profunda y estímulo poderoso. Se retiene las agujas por 15-30′ y, durante su inserción se las manipula 1 ó 2 veces. Al pacien­te con dolor intenso se le puede aplicar 2-3 sesiones diarias.
Experiencias clínicas: Se trató con acupuntura a 19 casos de dolor oftálmico posquirúrgico, entre los cuales se incluían 3 de enucleación, 2 de extirpación del saco lagrimal, 3 de fistula-ción del saco lagrimal-cavidad nasal, 1 de prótesis del globo ocular, 1 de extirpación de pterigión, etc., con un total de 8 intervenciones quirúrgicas diferentes implicadas.
Prótesis del globo ocular. El dolor alivió en 11 casos, un 57,89%; disminuyó en 6 casos, un 31,58%; y disminuyó leve­mente en 1 caso, un 5,26%. La eficacia alcanzó el 94,9%. Duración del efecto analgésico: luego de la acupuntura, el dolor no reapareció en 13 casos, un 68,42%; el efecto se mantuvo más de 24 horas en 3 casos; más de 4 horas en 1 caso; y menos de 4 horas en 1 caso. Después de la terapia, el dolor volvió a presentarse en 5 casos, un 26,32%. Pero, el dolor recidivante fue más leve que antes de la acupuntura en todos los pacientes que lo sufrieron. Caso registrado: Paciente femenino, 64 años de edad. Luego de una operación de enucleación del ojo derecho, sentía un dolor agudo en la región ocular del mismo lado. Le habían administrado analgésicos por vía oral e inyecciones intra­musculares de dolantin, sin lograr aliviarle el dolor por comple­to. Por lo que se decidió usar acupuntura. En los puntos linqi de la cabeza, taiyang, lieque y waiguan, todos del lado dere­cho, se dio un estímulo mediano con el método dispersante. A los 15′ de la terapia, la paciente durmió tranquilamente. Las agujas estuvieron implantadas por 1 hora. Y cuando fueron retiradas, la paciente aún dormía. Después del retiro de agu­jas, el dolor desapareció. Al día siguiente, se le dio otras 2 sesiones para consolidar el efecto.

Se produce por el dolor luego de la ope­ración, y puede ser también por la aneste­sia, la infección, etc. Cuando el caso es leve, el paciente logra orinar con el cambio de posición, con masa­je en el hipogastrio o parches dérmicos. Pero si el caso es grave, necesitará de tratamiento.

TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Qihai, qugu y sanyinjiao. Puntos secundarios: Guanyuan, yinlingquan, zusanli, etc.
Explicación: Se buscan puntos abdominales propensos a la sensación acupuntural, se aplica el método dispersante de estímulo poderoso y no se retienen las agujas. En cuanto a los puntos de los miembros inferiores, se rota rápido las
agujas una vez que entran, y será ideal que la sensación se irradie hacia arriba, habitual-mente se usa el método de tonificación y disper­sión parejas. Las agujas se dejan insertas duran­te 15-20 minutos y son manipuladas 1 vez a cada 5′ de la retención. Se hace 1 ó 2 sesiones por día. También se permite el concurso de la moxibustión.
Experiencias clínicas: 1. Se informó sobre 86 casos de retención urinaria posquirúrgica atendidos con acupuntu­ra. Ninguno de ellos había podido orinar por medio de los parches dérmicos en el abdomen inferior y los cambios de posición. La observa­ción clínica demostró que la acupuntura dada en el zusanli y guan-yuan de ambos lados tenían mejor efecto. Resultados de trata­miento: media hora después de aplicada esta terapia, 59 de los 86 pacientes, o sea, un 68,6%, tuvieron una micción; y en otros 27, un 31,4%, no hubo micción. Se comprende que la acupuntura apli­cada a la retención de orina no solamente ahorra al paciente el sufrimiento de cateteri­zar, sino que asimismo reduce la posibilidad de infección.
2. En otra ocasión se trató a 70 pacientes de esta afección, perforando varios puntos ventrales de una sola punción. Entre los enfermos se incluían 58 hombres y 12 mujeres, variando su edad de 7-55 años. La retención urinaria había durado de 1-12 días, y de 1-3 días en 61 de ellos. Sus operaciones anteriores correspondían a la cirugía común.
Método de tratamiento: tomar por puntos principales el qihai y qugu perforando del primero al segundo y el guilai izquierdo y guilai derecho perforando de aquél a éste y por puntos auxi­liares el yinlingquan y sanyinjiao, y usar en adición el zusanli para el caso de una visible plenitud abdominal y el taichong en el caso de una implantación duradera del catéter o de hidro­pesía de las vías urinarias. Método de manipulación: las dos perforaciones de acupuntura antes mencionadas no deben ser demasiado profundas, a fin de evitar que las agujas penetren en la cavidad abdominal y lesionen la vejiga. Luego de entra­das las agujas, se las hace girar rápido con ambas manos durante 1 minuto sin levantarlas ni empujarlas, se las deja insertas por 15-20′ y se las manipula 1 vez durante esa inser­ción. Cuando se inserta los puntos yinlingquan y sanyinjiao, se usa el método dispersante de acupuntura profunda mediante rotación, levantamiento y empuje de agujas y, al mismo tiem­po, se aplica la digitopuntura en el guanyuan, destinada a provocar micción. Resultados de tratamiento: De los 70 pacientes del grupo, 61 tuvieron micción espontáneamente en 30′ después de la acu­puntura, esto es, un 87%.

La cefalea derivada de la anestesia raquídea es una de las complicaciones post-quirúrgicas comunes. En algunos pacien­tes se presenta leve y se alivia en pocos días. Pero si esta complicación es grave, el paciente siente un dolor tan intenso que impide cualquier actividad. Cuando la herida quirúrgica ha cicatrizado, la cefalea es una obvia secuela en el paciente, para la cual los analgésicos comunes generalmente no tienen efecto.

TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Hegu y lieque. Puntos secundarios: 1) Touwei (E. 8) y yintang (Extra.) para el dolor de la región frontal; 2) taiyang (Extra.) y touwei para el dolor de la región temporal; 3) fengchi (Vb 20) y tianzhu (V. 10) para el dolor de la región occipital; y 4) baihui (Du. 20), qianding (Du. 21) y houding (Du. 19) para el dolor de vértex y de toda la cabeza.
Explicación: Luego de entradas las agujas se adopta el mé­todo de tonificación y dispersión parejas, o el método de tonifi-cación, se retienen las agujas por 15-30′, y durante la reten­ción se las rota 1 minuto o cada 5′ de intervalo. Se da 1 sesión al día, y 1 curso de tratamiento se compone de 10 sesiones.
Experiencias clínicas: 1. Se informó sobre acupuntura apli­cada a 84 casos de esta afección. Todos eran pacientes gra­ves. La cefalea se presentaba inclusive cuando el paciente estaba en decúbito dorsal y se intensificaba en la posición de sentados o al incorporarse.
Luego de ser tratados con acupuntura, 81 de ellos se resolvie­ron totalmente y otros 3, en los cuales no se completó el tra­tamiento, también se beneficiaron de la terapia con un efecto notable. Fue un promedio de 2,01 días para la curación por paciente. El efecto acupuntural resultó muy notable. El dolor cesó casi en todos los enfermos tan pronto como se les aplicó la terapia. Podía recidivar en algunos de ellos unas horas después de la acupuntura, pero obvia­mente mucho menos intenso que antes. Pero desapareció por completo cuando se continuó con la terapia. De entre los 81 casos curados, en 15 desapareció la cefalea al instante ape­nas haber recibido la acupuntura y no volvieron a sufrirla, esto es, un 18,5%. El efecto analgésico permaneció durante 6-18 horas en 29 casos, un 35,8%, y durante más de 6 horas en 37 casos, un 45,7%.
2. Se conoce del tratamiento con acupuntura a 29 casos de la misma afección. Todos ellos fueron insertados primero en el hegu de ambos lados a modo de inducción y tratados más adelante con la acupuntura aplicada en los puntos auxiliares conforme a la localización de la cefalea. A los 29 casos se les aplicó la terapia en un total de 35 veces-paciente. Luego de practicada la acupuntura, el dolor cesó completamente a las 8 sesiones, disminuyó notablemente a las 35 sesiones, disminu­yó levemente en 5 sesiones y fue reacio al efecto en 1 sesión. Cabe señalar que la acupuntura tiene un efecto analgésico inmediato que no alcanzan los medicamentos comunes. En algunos pacientes, el dolor calmó apenas se dio la acupuntu­ra, o se redujo aceleradamente hasta la desaparición total apenas unos’ después de retenidas las agujas, tan rápido que ciertos pacientes se negaban a que se retiraran las agujas. En el curso de acupuntura se descubrió que, cuanto más fuerte era la cefalea, tanto mayor era el efecto acupuntural. Hubo un paciente masculino quien no podía contener su llanto causado por el dolor de cabeza, a pesar de haber ingerido analgésicos y recibido inyecciones intravenosas de benzoato de sodio más cafeína. Pero tras habérsele aplicado acupuntura en el hegu y touwei, la cefalea se le disminuyó paulatinamente y desapare­ció por completo al cabo de 15′ cuando se retiraron las agujas. 3. Se puso bajo observación a 65 pacientes, de los cuales 18 tenían además vértigo, 22 náusea, 18 vómito, y otros 16 ligera postración por los síntomas que eran intensos. Se procedió a aplicar acupuntura en el taiyang, yintang, sizhukong (SJ 23), hegu y lieque como puntos principales y en el baihui, fengchi y neiguan como puntos auxiliares. Luego de pedir a los pacien­tes que adopten la postura del decúbito dorsal, se les aplicaba indistintamente el método de estímulo poderoso. Se internaba las agujas mediante rotación y, producida la sensación corres­pondiente de calambre, entumecimiento y pesantez, se las volvía a rotar para aumentar el estímulo. Se dejaban insertas las agujas durante 20-30′. Resultados de tratamiento: luego de aplicada la acupuntura, los síntomas se aliviaron de inmediato en la gran mayoría de los casos, los cuales fueron curados en un promedio de 3 días. Finalmente, 12 de ellos curaron tras 1 sesión de terapia, 18 luego de 2 sesiones, 11 después de 3 sesiones, otros 11 tras 4 sesiones y otros 7 tras más de 5 sesiones.

APENDICITIS AGUDA

octubre 10, 2009

Se trata de una patología intestinal aguda muy frecuente. La medicina tradicional china la denomina “supuración intestinal” y considera que se debe principalmente al estancamiento de la energía y la sangre y a la acumulación de humedad y calor en los intestinos.
Al comenzar la enfermedad, a menudo aparece un dolor sos­tenido en el epigastrio o en torno al ombligo. El dolor se inten­sifica cada vez más y, unas horas después, se localiza en el flanco derecho, acompañado de náusea, vómito, diarrea o estreñimiento. Por lo general, la temperatura no es alta, pero empieza a subir cuando la inflamación avanza. Cuando se examina el abdomen, se nota defensa muscular y el dolor a la palpación es intenso, es positivo el signo de Blumberg. (es decir, el dolor se pone más evidente cuando la mano se levan­ta de súbito luego de oprimir el área). Con frecuencia existe un punto sensible de dolor por presión correspondiente al apéndi­ce, punto que está situado entre el zusanli y shangjuxu (E. 37). El examen de la sangre revelará que los leucocitos han subido en número.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntu­ra con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principa­les: Lanwei (Extra.) y zusanli. Puntos secundarios: Shangjuxu, xingjian, quchi y hegu.
Explicación: Preferentemente se adopta el método de disper­sión que consiste en rotar, le­vantar y empujar la aguja, en insertarla en la dirección opues­ta al recorrido del meridiano, o en producir una frescura pene­trante. Durante el período inicial agudo, se da acupuntura 2-6 veces por día, y por lo general las agujas son retenidas por 30­60′. En casos leves, éstas pue­den ser no retenidas, pero en casos graves pueden serlo durante 2 horas. Tras haber mejorado los síntomas, se van reduciendo las aplicaciones de acupuntura y también el tiempo de retención de las agujas.
Experiencias clínicas: Se ha acumulado gran número de experiencias relativas al trata­miento de la apendicitis aguda con la aplicación de acupuntura y moxibustión. Dichas terapias tienen efectos relativamente buenos para la apenaicitis y pueden servir como terapias principales. Mientras tanto, la acupuntura puede aplicarse como terapia auxiliar para otros tipos de apendicitis. Para la acupuntura se toman por puntos principales el zusanli, lanwei y ashi (punto de dolor por presión) del flanco derecho. Si hay náusea y vómito se añaden el shangwan y neiguan; si hay fiebre se agregan el quchi y hegu; y si hay complicación de peritonitis se agrega el tianshu. En el caso de abscesos se puede puncionar 3 ó 4 puntos en el sitio de dolor a la presión ubicado en el borde de la masa dura. Según datos estadísticos incompletos de 2.401 casos entre los diversos tipos de* apendicitis, 1.896 fueron curados con la simple acupuntura, conociéndose una tasa promedia de curación del 78,96%, la cual oscila del 52,5% como mínimo al 94,2% como máximo. El dolor abdominal desaparecía rápido, en una sola hora como tiempo mínimo y en 5 días como tiem­po máximo y en 3 ó menos días en la mayoría de los casos. El dolor a la presión desapareció de la manera más rápida en 6 horas, de la manera más lenta en más de 14 días y, en la mayoría de los pacientes, en menos de 4 días. En cuanto a la normalización del número de leucocitos, el tiempo mínimo fue de 1 hora; el máximo, más de 14 días; y en la mayoría de los casos, menos de 2 días. La temperatura bajó a lo normal ge­neralmente en 1-3 días. Como opinión unánime se cree que la acupuntura surte buen efecto para el tratamiento de la apendicitis aguda simple. Al ser aplicado el tratamiento de modo acertado, éste puede surtir un alto efecto terapéutico para la apendici-tis aguda simple. No obstan­te, es indispensable someter al paciente a una estrecha observación en el curso de tratamiento. Con respecto a la apendicitis crónica con ataques agudos, los cambios patológicos del apéndice no son favorables al vaciamien­to de su cavidad y probable­mente disminuya el efecto terapéutico de la acupuntura. En vista de ello, algunas opiniones se pronuncian por la intervención quirúrgica. Sin embargo, otros médicos, al usar puntos acupunturales en base a la diferenciación de los síntomas, han obteni­do efectos terapéuticos efi­caces. En cuanto a la simple acupuntura dada a la perito­nitis, no se puede lograr efectos buenos. Incluso los casos curados con el con­curso de la medicación tradi­cional china o con otras terapias presentan una alta probabilidad de recidiva. Por esta razón se puede tratar al paciente en un tiempo prudente des­pués que éste haya sido intervenido quirúrgicamente. En lo referente a los casos de apéndice con plastrón, la acupuntura y la moxibustión no difieren mucho en efecto del tratamiento conservador de la medicina occidental, por lo cual es proce­dente aplicar la acupuntura y la moxibustión. Pero la afección recidiva con una alta probabilidad. Los casos recidivados po­drán seguir recurriendo a estas terapias, mas con una nueva posibilidad de recidiva y, en fin, conviene que reciban un tra­tamiento quirúrgico.
Del análisis arriba realizado se infiere que la acupuntura y la moxibustión poseen, a pesar de todo, un sitial muy importante en el tratamiento de la apendicitis aguda. Para esta enferme­dad representan etioterapias, enteramente diferentes de las terapias conservadoras que antes usara la medicina occiden­tal. Si bien el tratamiento operatorio es radical, se ha entendi­do mediante la práctica que la acupuntura y la moxibustión lo aventajan en muchos aspectos. Primero que nada, éstas no sufren restricciones de tiempo, lugar o condiciones, en tanto que una operación presupone determinadas condiciones y equipos. En segundo lugar, la acupuntura y la moxibustión rara vez traen tras sí complicaciones y mientras, a su vez, las complicaciones postoperatorias alcanzan hasta una tasa de 18,1%. Debido a que la apendicitis aguda es la enfermedad más común de la cirugía y a que sus pacientes son en su mayoría jóvenes y adultos, es preciso tomar en consideración también la pérdida de fuerza de trabajo al momento de evaluar el efecto de la terapia. En segundo plano, el tratamiento ope­ratorio implica en sí ciertos síntomas en sentido opuesto, los cuales, aún siendo no contraindicados, posiblemente pro­voquen efectos malignos. Para el paciente que tenga la ten­dencia a la hemorragia o que sea enfermo cardíaco, el trata­miento operatorio hará, muy probablemente, peligrar su vida. Si la paciente es una mujer embarazada, por ejemplo, la inter­vención quirúrgica podrá implicar una tasa de parto prematuro o aborto hasta del 15,1% y una mortalidad del feto del 9%. En contraste, la acupuntura y la moxibustión se prestan para estos pacientes, tanto de sexo masculino como de sexo feme­nino, como terapias seguras y eficaces, destacándose por sus ventajas peculiares.
Caso registrado: Paciente Zhao, femenino, 47 años de edad. Sin causa aparente presentó dolor abdominal tipo cólico que fue intensificándose, localizado inicial-mente en epigastrio, para luego ubicarse en flanco derecho, acompañado de vómi­to. Paciente que adopta posición antálgica, faz de dolor, tem­peratura 37,5°C, el punto Mc Burney positivo, Blumberg posi­tivo; leucocitos 13.500. Diagnóstico: Apendicitis aguda. Se le trató con acupuntura en el lanwei y zusanli en una gran pro­fundidad hasta de 1,5-3 cun, con el método de levantamiento, empuje y rotación de las agujas, las cuales fueron manipula­das hasta que el dolor disminuyera. Se dejaron insertas las agujas durante 1 hora, siendo manipuladas 1 vez a cada 10′. 6 horas después de retiradas, el dolor volvió a presentarse, pero más leve que antes. Se prosiguieron entonces con el mismo método terapéutico durante 50′, con lo que los síntomas remi­tieron. Al día siguiente, la paciente refería que no sentía dolor. Examen: El punto Mc Burney era negativo. Nuevamente le aplicaron la mencionada acupuntura, a fin de consolidar el efecto terapéutico. La afección no había reincidido al cabo de 5 días de observación. 2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción: Qihai.
Explicación: Se procede con el método requerido para la aplicación moderada de cigarros de moxa. Es 1 sesión por día, la cual dura 30′. Luego de 2 ó 3 días de terapia, se puede reducir a 1 sesión cada 2 ó 3 días conforme al estado clínico. Durante el proceso de moxibustión se suspende la administra­ción de todo medicamento.
Experiencias clínicas: Se dio tratamiento clínico con la moxi-bustión moderada a 91 casos. De ellos, 86 fueron curados o beneficiados con efecto notable, o sea, un 94,5%, mientras los demás 5 no cedieron al efecto, un 5,5%. (Curación significa desaparición total de los síntomas y los signos y normalización del hemograma y de la temperatura; efecto notable, reducción visible de la hinchazón del apéndice, leve dolor por presión local y normalización del hemograma y la temperatura; y efec­to nulo, no disminución de los síntomas y los signos y cambio al tratamiento operatorio). He ahí un análisis de 40 casos los cuales disponían de datos completos: apendicitis aguda, 22; apendicitis crónica, 11; complicación de peritonitis local, 4; y complicación de peritonitis difusa, 3. Merced a la moxibustión, 38 casos se curaron y los 2 restantes no respondieron al efec­to. De estos 40 pacientes se llevó a cabo un análisis compara­tivo del número total de leucocitos en relación a antes y des­pués del tratamiento, obteniendo el siguiente resultado: P<0,01, es decir, una reducción muy notable del número de glóbulos blancos después de la terapia. Generalmente, la temperatura empezaba a bajar en los pacientes tras 2 ó 3 sesiones y los síntomas disminuían evidentemente o desapa­recían. Si los que ya tenían la complicación de peritonitis, podrían quedar curados en 5-6 sesiones. Siendo la apendicitis un síndrome de calor interior, ¿por qué puede la moxibustión moderada tener efecto? A juicio del autor de esta información, la gran mayoría de los 91 casos correspondían al éstasis y al calor acumulado y, por eso, se debió tomar por principio de tratamiento fundamental activar la sangre y dispersar el éstasis. El sahumerio con moxa es ca­paz de eliminar el estancamiento y, lo que es más, ayuda a regular la energía y la sangre, a fortalecer los anticuerpos y a sustentar los factores antipatógenos y terminar con los facto­res patógenos.
Caso registrado: Paciente He, femenino, 20 años de edad. Historia clínica: refirió que desde hace 3 días presentaba dolor abdominal difuso tipo cólico, acompañado de vértigo, fiebre. Luego, el dolor se localizó en flanco derecho y se mantenía permanente y notorio. Tenía malestar general, hiporexia y acedías, su defecación era seca y su orina amarilla. Examen: temperatura 38°C, faz de dolor, corazón y pulmones norma­les, el punto Mc Burney positivo, Blumberg positivo, hígado y bazo normales, número total de leucocitos en 14.500/mm3 (neutrófilos, 88%, y linfocitos, 12%). Diagnóstico: Apendicitis aguda. Se procedió a aplicarle moxibustión en el qihai durante 30′, y la paciente se sintió al instante aliviada del dolor abdo­minal. Al otro día, tenía la temperatura normal y un número total de leucocitos en 7.150/mm3 entre un 65% de neutrófilos, un 27% de linfocitos, y un 5% de monocitos. Se continuó con la misma terapia. Al tercer día, la paciente podía caminar des­pacio sin sentir dolor abdominal. El punto Mc Burney se nega-tivizó. Tenía un total de 6.300 leucocitos por mm3 entre un 69% de neutrófilos, un 29% de linfocitos y un 2% de monoci-tos. Se aplicó nuevamente moxibustión en el qihai durante 30′. La joven fue tratada con 3 sesiones de moxibustión. Se reinte­gró al trabajo tras 2 días de reposo.

3) Método: Se aplicó inyección en los puntos acupunturales.
Prescripción:   Zusanli (lado derecho) y lanwei (apéndice).
Explicación: El paciente se acuesta con las rodillas flexiona-das o se sienta de frente con las rodillas también flexionadas. Se succionan 2-4 ml de agua destilada en una jeringa de 5 ml de capacidad. Se escoge el punto con precisión y se hunde la aguja de la jeringa en él bastante rápido en una profundidad de 0,9-1,2 cun. Cuando se produce en el paciente la sensa­ción de calambre, peso, entumecimiento y plenitud, se inyecta el agua con lentitud. Se pone al paciente 1-2 inyecciones por día hasta su curación.
Experiencias clínicas: Se aplicó dicha terapia para atender a 42 casos de apendicitis aguda, de los cuales 40 fueron cura­dos a excepción de 2 que no cedieron al efecto y pasaron a la operación. La curación alcanzó al 95,3%, con un promedio de hospitalización de 4,5 días entre todos los pacientes. En ellos el dolor abdominal disminuyó visiblemente tan pronto se les aplicó la inyección. Este dolor pudo desaparecer en la mayo­ría de los enfermos en 1-3 días y, en los pocos restantes, en 4­5 días. Por lo general, el dolor a la palpación profunda, el dolor de rebote y la defensa muscular fueron eliminados en 1-4 días, y lo fueron en 6 días en una mi­noría de los pacientes. En la mayoría de ellos descendió la fiebre y se normalizó el hemo-grama en 1-2 días. El autor notó mediante obser­vación que, en el curso de tra­tamiento, los pacientes comían normalmente, no hubo vómitos ni estreñimientos. Esta terapia, salvo que no fue aplicada a los casos de peritonitis con la per­foración del apéndice, no esta­ba contraindicada para ninguno de los pacientes. Tras su apli­cación no se descubrió efecto secundario alguno. Las pacien­tes embarazadas y los niños enfermos también fueron cura­dos.
Esta terapia hace buen efecto para la apendicitis aguda sim­ple, pero es relativamente pobre para la apendicitis crónica de recidiva (incluyendo los casos de cavidad apendicular ocluida o adherida), para la cual se aconseja el tratamiento quirúr­gico. En lo tocante a la peritoni­tis con perforación de apéndice, ésta precisa de una interven­ción quirúrgica.
Al analizar los 2 casos en los cuales se malogró la terapia, el autor deduce que la recidiva se debió al inadecuado método de tratamiento. Pues durante las operaciones se encontró con que uno de ellos tenía la cavidad apendicular obliterada con fecalitos y que el otro tenía adherencias.
Explicaciones adicionales:
1. Para la aplicación de acupuntura a la apendicitis aguda, la observación no debe durar más de 12 horas. Si durante este tiempo la acupuntura, la moxibustión y la inyección en los puntos acupunturales no producen efecto luego de 2 ó 3 se­siones, esto indica que la enfermedad continúa empeorando y debe ser tratada con una pronta operación.
2. La laserpuntura igualmente hace buen efecto para la apen-dicitis. Se ha informado que la irradiación de láser helio-neón o de láser dioxígeno de carbón sobre los puntos lanwei, fujie (B. 14), fushe (B. 13) y el punto Mc Burney ha proporcionado una curación del 90,9%.
3. Conforme a datos de visitas-observación médi­cas, se sugiere que la acupuntura dada a la apendicitis aguda conlleva tras la curación una proba­bilidad de recidiva más baja que el tratamiento conservador que usa de antibióticos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores