METRORRAGIA FUNCIONAL

octubre 13, 2009

Por esta enfermedad nos referimos al superfiujo menstrual, la regla indebida­mente prolongada o la hemorragia uteri­na no acompañados de alteraciones orgánicas genitales en base al examen ginecológico. Cabe dentro de la “hemo­rragia uterina” según la medicina tradicional china. Tiene lugar
frecuentemente durante los cambios producidos en el equili­brio del sistema endocrino, tiempo que coincide con la puber­tad, la menopausia, el post-parto o el post-aborto. También puede ser inducida por una enfermedad general o por factores psíquicos.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Yinbai (B. 1), qihai, sanyin-jiao, taichong y hegu.
Puntos secundarios: Dadun (H. 1), zusanli, yinlingquan, rangu (R. 2), xuehai y baihui.
Explicación: Preferentemente se adopta el método de tonifi-cación y dispersión parejas, o el método de tonificación y, en su adición, puede concurrir la moxibustión. Las agujas son retenidas durante 20-30′, se da 1 sesión a diario, y 6 sesiones forman 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Con la acupuntura y la moxibustión fueron tratados 45 casos de esta afección, de los cuales 28 fueron curados, 10 se beneficiaron con efecto notable y los 7 restantes mejoraron. En cuanto a los casos de hipermenorrea, generalmente 1-3 sesiones fueron suficientes para la aparición del efecto notable. En el yinbai se dio la acupuntura, la cual fue seguida de la moxibustión, o bien ésta se aplicó indepen­dientemente y de manera moderada. 1 ó 2 sesiones diarias, con 10′ de duración cada una. La observación confirmó que el efecto hemostático había sido eficaz.

2) Método: Se aplica acupuntura con agujas “flor de ciruelo”.
Prescripción: Se eligen las áreas de estímulo convencionales
en ambos lados de las vértebras dorsales. Priori­tariamente se aplica acu­puntura en la región lum-bosacra a modo de golpe-citos y se añaden 3-5 punciones por entre las vértebras en sentido transversal. También se aplican punciones en forma de golpecitos en el recorrido de los meridia­nos de la parte inferior del abdomen. Para una hemo­rragia aguda mayor se inserta a guisa de golpeci-tos los puntos xingjian (H. 2), taichong, zhongfeng
(H. 4) y ququan (H. 8) del meridiano del hígado abajo de la rodilla, los puntos yinbai, taibai (B. 3), gongsun (B. 4), sanyinjiao, diji (B. 8), yinlingquan y xuehai del meridiano del bazo, los puntos yong-quan, rangu (R. 2), zhao-hai, (R. 6), zhubin (R. 9) y yingu (R. 10) del meridiano del riñón, así como los puntos zhongli (Ren. 3) y qichong (E. 30) de los meridianos ren y del estómago, respectivamente. Y para una hemorragia menor o goteo de sangre continuo, además de usar las áreas de estí­mulo convencionales y dar estímulo siguiendo el trayecto de los meridianos, se aprovecha principalmente de los puntos acupunturales que acabamos de mencionar del meridiano del bazo y del meridiano del riñón.
Explicación: Habitualmente se da estímulo ligero en las áreas de estímulo convencionales y estímulo mediano en las áreas de estímulo clave. Para el estímulo que se aplica a lo largo de los meridianos se da un golpecito de acupuntura a cada 0,5-1 cm., mientras la aguja golpetea 20 veces en cada punto acu-puntural encontrado. Para una hemorragia aguda importante se facilitan golpecitos en más áreas y se manipula las agujas con más fuerza, con 1-2 sesiones por día. Si es una hemorra­gia menor, se obra en menos áreas y con menos fuerza, ofre­ciendo 1 sesión día por medio.
Experiencias clínicas: Fueron atendidos 9 casos, para todos los cuales la terapia probó ser eficaz. Se observó que el tiem­po de hemorragia se reducía, que la anemia se rectificaba rápido y que la compensación cardiaca a causa de la pérdida de sangre aumentaba.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Gong, femenino, 31 años de edad, profesora. Menarquia a los 17 años. Presenta­ba ciclos muy irregulares desde hacía 10 años. Cada vez que menstruaba, el flujo no cesaba. Nulípara había sido tratada con medicación hormonal sin lograr ningún efecto. Esta vez acudió al médico por una grave hemorragia vaginal que había sucedido de repente tras más de 6 meses de amenorrea. La paciente tenía el semblante pálido, palpitaciones y disnea, sangrado abundante vaginal, no dolor abdominal.
Diagnósti­co: Metrorragia funcional. Su caso, considerado como hemo­rragia importante aguda, fue tratado con agujas “flor de cirue­lo” siguiendo el método arriba explicado. Dándose 1 sesión por día, la hemorragia le cesó tras 3 sesiones de golpecitos de acupuntura. Luego, se pasó a darle 1 sesión cada 2 días. Transcurrida 1 semana, el examen de la sangre tuvo por resul­tado 3.100.000 eritrocitos por mm3. El tratamiento prosiguió, siendo 1 sesión cada 2 ó 3 días. Habiendo pasado 2 semanas, un nuevo examen reveló 4.000.000 eritrocitos por mm3. Pos­teriormente, la menstruación llegaba periódicamente cada mes en cantidad mediana y se retiraba en 6 días.

3) Método: Se aplica implantación de agujas.
Prescripción: Diji (B. 8), zhongdu del pie (H. 6), sanyinjiao (B. 6) y xuehai (B. 10).
Explicación: Se procede con el método de implantación hipo-dérmica. Cada vez se toma 1 punto (unilateral), ó 2 puntos unilaterales en forma cruzada (por ejemplo, el diji del lado derecho y el xuehai del lado izquierdo). Se dejan insertas las agujas durante 24 horas. Se imparte 1 sesión al día. Se cam­bia los puntos para una nueva implantación de agujas.
Experiencias clínicas: Se recurrió a la implantación de agu­jas en el punto xi-hendidura del meridiano del bazo para tratar a 1 caso de metrorragia funcional. Usando el diji del lado de­recho, se internó la aguja, procurando que la sensación acu-puntural se transmitiera al maléolo interno. Luego de retenida por 10′, la aguja retrocedió al tejido celular subcutáneo, bajó
un cun aproximadamente siguiendo el meridiano del bazo y quedó fijada e inserta durante 24 horas. Mientras la paciente aún no estaba curada, se añadió el xuehai también para la implantación de aguja, pero en dirección contraria y con idén­tico método. Tras una implantación de aguja en el primer pun­to y otra en el segundo, la metrorragia que la enferma había sufrido por más de 2 años fue resuelta. Las visitas médicas confirmaron que la afección no había recidivado. Otro caso registrado: Paciente Jiang, 22 años de edad, solte­ra. Desde hacía 2 años, la regla llegaba cada 2 ó 3 meses y duraba de 3-5 días por vez, en excesiva cantidad. La ingestión de hemostáticos chinos y occidentales no había surtido efecto, la enfermedad se agravaba, y había sangrado continuo, por lo que recibió transfusión de paquetes globulares. Se le dio en­tonces tratamiento acupuntural. Le tomaron el sanyinjiao, xuehai, diji y zhongdu del pie, de los cuales fueron usados cada vez 2 puntos unilaterales, pero en forma cru2ada, tanto de la izquierda como de la derecha. Se metía una aguja de 1,5 cun de largo. Habiendo surgido la energía, la aguja retrocedía a la subdermis y, cambiando de dirección, avanzaba algo de un cun aproximadamente en sentido parale­lo a la subdermis. Luego, la aguja era fijada con esparadrapo. Se daba 1 sesión a diario, los puntos se alternaban, se implan­taba las agujas 5 veces, se interrumpía la terapia por 10 días, se volvía a implantar las agujas 5 veces y se suspendía la terapia por otros 10 días. La joven se curó al cabo de 15 veces de implantación de agujas. No sufrió recidiva a través de los 12 meses de seguimiento.
Explicaciones adicionales:
1. Las terapias dadas en los puntos acupunturales tienen buen efecto hemostático para esta afección y, además, su efecto a largo plazo es bastante sólido. Fuera de las terapias mencio­nadas en este apartado, la moxibustión aplicada en el shen que (Ren. 8) y el uso rápido de junquillos mojados de aceite encendidos en el dadun (H. 1) igualmente han producido efec­tos notables.
2. Para la auriculopuntura se escogen de ordinario los puntos apropiados para el útero, la endocrina, el ovario, el subcórtex subcutáneo, el riñón, etc. Se aplica el estímulo mediano, se retiene las agujas durante 15-20′, y la terapia se empieza generalmente 3 días antes de la menstruación, con 1 sesión por día. Para la auriculopuntura también se puede implantar agujas en los puntos que acabamos de citar.

La laparotomía ocasiona frecuentemente parálisis intestinal temporánea, por la cual el paciente siente plenitud lumbar, dificultad para la digestión de los alimentos, respiración entre­cortada y difícil. El peristaltismo intestinal decelera o desapa­rece. En el caso grave inclusive se forma una obstrucción intestinal, acompañada de distensión abdominal, timpanismo, náusea, el vómito, etc.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura y moxibustión.
Prescripción: Puntos principales: Zusanli, zhongwan y tianshu.
Puntos secundarios: Neiting (E. 44), shangqiu (B. 5) y riyue (Vb 24).
Explicación: Se adopta el método excitante de estímulo débil, se ofrece 1 sesión al día, y se retiene las agujas durante 15­20′. También hay expertos que están a favor del estímulo poderoso, esto es, una vez llegada la energía, se agita las agujas a modo de martilleo sin retenerlas y, para la moxibus-tión, se adopta preferentemente el método como “picoteando un pájaro” durante 10-15′ en cada punto acupuntural.
Experiencias clínicas: 1. Se escogió a 29 pacientes y se los sometió a observación. De entre ellos había 10 de apendicec-tomía, 4 de nefroureterectomía, 4 de operación gastrointes-
tinal, 3 de herniorrafia, 2 colecistectomía, 2 de esplenectomía y 4 de otras operaciones.
Método de tratamiento: Se usan los puntos zusanli y neiting, todos de ambos lados. Efecto de tratamiento: 1) La acupuntu­ra dio un excelente efecto en 16 Casos del grupo, todos los cuales tuvieron flatulencias apenas 2 horas o menos tiempo después de la terapia. A 11 pacientes les bastó 1 sola sesión de acupuntura para que su sensación de plenitud abdominal desapareciera. Del grupo mejoraron otros 6 enfermos. Aunque ellos no tuvieron flatulencias tras 2 horas luego del retiro de agujas, hubo una notable hiperfunción en el peristaltismo in­testinal. Progresaron otros 2, pero sin flatulencias en 2 horas luego de retiradas las agujas. En ellos no se escuchó borbo­rigmos ni disminuyó la distensión, pero se sentían bien. Otros 5 no cedieron al efecto. 2) De estos 5 casos en quienes no hubo efecto, había 3 de perforación apendicular asociada con la complicación de peritonitis difusa, 1 de colecistectomía y complicación de peritonitis y 1 de colecistectomía. De ello se deduce que la simple obstrucción intestinal dinámica recibe mejor efecto de la acupuntura. Y 3) Hubo 1 paciente masculi­no de hipertensión pulsatoria con varices esofágicas, por lo que presentó hemorragia en 32 ocasiones. Luego de la esple-nectomía, no le implantaron un gastroscopio-tubo hipotensor para evitar una nueva hemorragia. Sin embargo, le dieron una terapia de acupuntura preventiva tras la operación, siendo 1 sesión por día y en 3 ocasiones. Fueron usados los puntos zusanli y neiting de ambos lados, y retenidas las agujas duran­te 15′ por vez. Como resultado, el paciente no sufrió parálisis intestinal posquirúrgica. Esto sugiere que la acupuntura posiblemente tenga efecto profiláctico contra la parálisis intestinal derivada de la intervención quirúrgica. 2. Se recurrió también a la acupuntura y moxibustión simultá­neas para tratar a 16 casos de parálisis intestinal posquirúrgi-ca temporal. Se utilizó 2 grupos de puntos: 1) zhongwan y zusanil; y 2) zhongwan, riyue y shangqiu (B. 5). En ambos grupos se aplicó la acupuntura con el método excitante de estímulo débil y se la combinó con la moxibustión. Resultados de tratamiento: la terapia alivió el dolor de inmediato en 7 de los 16 casos, produjo efecto notable en 4 y permitió mejorar a 5. La acupuntura y la moxibustión dan rápidos efectos. Mientras se las aplica, se aprecia un movimiento peristáltico intestinal adecuado. Por lo general, 10′ después de la moxibustión el paciente empieza a expulsar gases, se alivia la distensión, y puede comer. En el caso grave, se puede aplicar primero la acupuntura y la moxibustión y, luego, cuando el peristaltismo aparece, se aplica enema al paciente. Esto produce un efecto satisfactorio. La acupuntura y moxibustión posquirúrgicas no solamente ayudan a activar el peristaltismo y a aliviar la dis­tensión, sino que también tienen un buen efecto analgésico.

2) Método: Se aplica inyección en puntos acupunturales.
Prescripción:   Zusanli (par)
Explicación: Se usa 1 mg de neostigmina y se inyecta de 0,25-0,5 mg en cada punto. Luego se observa si el paciente expulsa gases y defeca.
Experiencias clínicas: Fueron sometidos a observación 47 casos tratados con esta terapia. De 15-30′ después de la inyección apareció un visible peristaltismo en 38 de ellos, los cuales expulsaron gases o defecaron en 20-60′ y la distensión disminuyó notablemente. Esta plenitud desapareció en 12-24 horas. En 2 ocasiones el peristaltismo empezó a aumentar en 15-30′ luego de aplica­das las inyecciones, y se comenzó a expulsar gases y hubo deposi­ción en 20-60′. Pero 24 horas más tarde, estos pacientes tenían aún una leve plenitud ab­dominal. La terapia no surtió efecto en otros 7 pacientes. Luego de la inyección apareció un dolor abdominal en distinto grado en 8 casos y hubo diarrea en 1 caso, mientras en los demás enfermos no se produjo reacción maligna. El autor opina que cuando se da esta terapia, se debe pro­ceder de manera asép­tica y que conviene que la inyección se haga dentro de las 24 horas posteriores a la operación, y que si hay infección, será mejor que esta terapia se aplique 48 horas más tarde a la par con el control de la infección.

LITIASIS RENAL

octubre 11, 2009

Entre ellos se incluyen cálculos de los riñones, el uréter, vejiga y las vías urinarias. La patogenia guarda relación con facto­res que aumentan la con­centración urinaria de cristaloides calculosos y factores que favorecen la producción de cálculos en concentraciones urinarias normales. La medicina tradicional china los coloca en el campo de “arenilla” y “bosque de piedrecitas”. Esta enfermedad comien­za frecuentemente por cólico fuerte, teniendo por síntomas principales el dolor lumbar y la hipogas-tralgia. El dolor se irradia desde la cintura hacia el abdomen inferior y la vulva en las mujeres, asociados con polaquiuria, disuria, disminución de la fuerza del chorro, hematuria, etc.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Shenshu, dachangshu, pangguangshu, ashi, tianshu, guilai y zusanli. Puntos secundarios: Qihai, zhongji (Ren. 3), xuehai (B. 10), weizhong, yanglingquan, yinlingquan, sanyinjiao, taixi, xiao-changshu (V. 27) y ciliao (V. 32).
Explicación: Cuando no hay cólicos de cálculo, la acupuntura da estímulo débil-mediano con el método primero de tonifica-ción y luego de dispersión. Las agujas son retenidas durante 20′. Si los cálculos atacan con cólicos, se aplica estímulo fuer­te con el método dispersante mediante una retención de agu­jas por 30-60′. Durante la retención de agujas se las manipula 1 vez a cada 10′ y se las hace vibrar por 2-3′, a fin de fortale­cer la sensación de acupuntura. Es 1 sesión diaria, y 1 curso de tratamiento toma 10 sesiones.
Experiencias clínicas: Se trató a 90 casos de cálculos rena­les con la aplicación de acupuntura y moxibustión como tera­pias predominantes. Se los dividió, a grandes rasgos, por las manifestaciones clínicas en los siguientes tipos: obstrucción de la energía y éstasis de la sangre; humedad-calor; y defi­ciencia funcional positiva. 1) Tipo de obstrucción de la energía y éstasis de la sangre: tomar por principio de tratamiento acti­var la sangre, eliminar el éstasis, movilizar la energía y calmar el dolor; seleccionar para la acupuntura y la moxibustión como puntos principales el shenshu, ashi lumbar y pangguangshu y como puntos auxiliares el weizhong, zusanli y xuehai; y usar los puntos tianshu, guilai y ashi lumbar en el caso de cólicos renales irradiados hasta el hipogastrio. Método de manipula­ción: dispersión y estímulo fuerte, retención habitual de agujas durante 20′ pero prolongable hasta 30 ó 40′ en atención al dolor intensificado, más aplicación de electropuntura. En el shenshu y el área de lumbago se permite aplicar la moxibus-tión para calentar y despejar los canales y los colaterales (con el objeto de dilatar los vasos sanguíneos capilares locales y mejorar la circulación de la sangre) a fin de aliviar el dolor. Se da 1 sesión de acupuntura y moxibustión al día, y cada curso de tratamiento consta de 10-15 sesiones. 2) Tipo de humedad-calor: el principio de tratamiento reside en disipar el calor y la humedad y facilitar el flujo de agua y líquido corporal. Para la acupuntura se eligen por puntos principales el shenshu, da-changshu y pangguangshu y por puntos auxiliares el weiz-hong, zusanli y yinlingquan. Método de manipulación: tonifica-ción y dispersión parejas y estímulo mediano, punzaduras que se dan hasta producir una sensación de calambre, entumeci­miento y pesantez, retención de agujas por 20-30′, y aplica­ción de electropuntura. Se ofrece 1 sesión diariamente, siendo cada curso de tratamiento de 10-15 sesiones. Y 3) Tipo de deficiencia funcional positiva: el principio del tratamiento es sustentar los factores antipatógenos y compensar la deficien­cia funcional, así como regular las funciones del bazo y de los riñones. Para la acupuntura y la moxibustión se escogen por puntos principales el shenshu, dachangshu y taixi y por puntos auxiliares el zusanli y qihai y, paralelamente, se permite apli­car ventosas o moxibustión en el shenshu, dachangshu y weishu (V. 21) con el propósito de calentar y despejar el reco­rrido de los canales y los colaterales. Método de manipulación: tonificación, o tonificación y dispersión parejas, retención de agujas por 10-20′, 1 sesión de acupuntura por día, y de 10-15 sesiones para cada curso de tratamiento.
Resultados de tratamiento: Se obtuvieron efectos iniciales en la asistencia que se prestó con la acupuntura y la moxibustión como terapias principales a los 90 pacientes antes menciona­dos. De los 62 casos con cálculos ureterales, 38 los pudieron expulsar, un 61,3%; otros 12 los pudieron desplazar hacia abajo, un 19,35%; y otros 12 no respondieron al tratamiento, un 19,35%. De los 25 casos con cálculos renales, 3 los expul­saron, un 12%; otros 3 los desplazaron hacia vejiga, un 12%; y otros 19 no cedieron a la terapia, un 76%. Y los 3 casos con cálculos vesicales (de los cuales 2 eran del tamaño de grano de soya y otro paciente tenía cálculos de 1 x 2 cm.) lograron todos expulsarlos.
De acuerdo a la observación de este tratamiento, se entiende que los cálculos ureterales son más fáciles de expulsar que los del riñón porque esto tiene que ver con la diferencia de su ubicación. La facilidad o dificultad de la expulsión también está relacionada con el tamaño y la forma de los cálculos. Si éstos miden alrededor de 1 cm. de diámetro, son redondeados y lisos, pueden expulsarse fácilmente; pero si son triangulares o irregulares, ocurrirá lo contrario. La acupuntura y la moxi-bustión ayudadas de la medicina tradicional china producen mejor efecto que la simple aplicación de esta terapia para la expulsión de cálculos. Algunos pacientes, que hubieran recu­rrido exclusivamente a la ingestión de medicinas tradicionales chinas durante mucho tiempo, no habían podido evacuar los cálculos. En contraste, lograron hacerlo en poco tiempo una vez que esta terapia se combinó con la acupuntura y la moxi-bustión.
La razón por la cual estas dos terapias sirven para acelerar la expulsión de cálculos consiste principalmente en que las pun­ciones dadas en el shenshu, pangguangshu, zusanli y otros puntos permiten regular la energía de los meridianos del riñón y de la vejiga y normalizan en esta última la función productora de energía del jiao inferior (abdomen inferior), ayudando de esta manera al organismo a expulsar los cálculos con facili­dad. Siguiendo el principio de tratamiento basado en la dife­renciación de los síntomas, la acupuntura y la moxibustión pueden dar resultados exitosos. Además, estas terapias, cuando son aplicadas al cólico renal, éste se alivia gradual­mente por sus buenos efectos analgésicos. Caso registrado: Paciente Qiu, masculino, 40 años de edad. Desde hace 2 años presentaba episodios de disuria y hematu-ria. Intrahospitalariamente fue diagnosticado de litiasis renal. La enfermedad actual empezó repentinamente como un dolor agudo tipo cólico en la región lumbar derecha, irradiado al hemiabdomen derecho y el lado interno del muslo derecho. Le puncionaron en el punto sensible de dolor de la región renal. También le aplicaron agujas en los puntos jingmen (Vb 25), shenshu y yanglingquan mediante el levantamiento, empuje y rotación de las agujas y luego pasaron a darle estímulo fuerte con el método de dispersión. Unos 20′ después, los cólicos se intensificaron, por lo que tuvo que ser hospitalizado. Al tercer día expulsó un cálculo tan grande como un grano de arroz. Tres meses más tarde, cuando la litiasis lo volvió a atacar, le dieron acupuntura en los mismos puntos durante 10′. Pero el dolor se intensificó. Entonces, se continuó con la acupuntura por 30′ más hasta que el dolor empezó a ceder. Esta vez se dejaron implantadas las agujas durante 30′ y se manipularon 1 vez a cada 10′. Al tiempo que el paciente se durmió. Cuatro horas luego de retiradas las agujas, el cólico reapareció. Por lo que se volvió a aplicar la misma acupuntura por unos 40′. Finalmente el dolor cedió, y expulsó un cálculo del tamaño de un grano de trigo en una micción hematúrica.

2) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción:  Para cálculos renales:  Shenshu, pangguangshu, jingmen y zhaohai (R. 6).
Para cálculos de la porción superior del uréter: Shenshu, pangguangshu y guanyuan.
Para cálculos de la porción media del uréter: Shenshu, pang-guangshu y guanyuan.
Para cálculos de la porción inferior del uréter: Shenshu, guanyuan, shuidao (E. 28), sanyinjiao y zusanli.
Para cálculos vesicales y uretrales: Guanyuan, shuidao y sanyinjiao.
Y para la disuria se añade el jiaoxin (R. 8); para la hipogastral-gia, el fujie; para el vómito, el zusanli y neiguan; y para la fiebre, el dazhui.
Explicación: Se usan ondas compactas-ralas u ondas intermi­tentes, con una magnitud de corriente eléctrica apropiada para el estímulo mediano o poderoso, sin que ésta rebase la tole­rancia del paciente. Es 1 sesión al día o en días alternativos, cada sesión dura de 15-30′, 10 sesiones forman 1 curso de tratamiento, y se interpolan 3-5 días entre un curso y otro.
Experiencias clínicas:
La electropuntura es bastante común para el tratamiento de la litiasis renal. A través de la práctica clínica se han acumulado no pocas experiencias. Esta terapia se aplica principalmente para librar al paciente del cólico renal y ayudar a expulsar los cálculos. En general se la usa como terapia principal, auxiliada de la medicación china y occidental, para completar un trata­miento multiterápico. Clínicamente se eligen de modo prefe­rente los puntos shu-espalda de canal taiyang del pie, los puntos de los canales taiyin del pie, shaoyin del pie y los del canal ren y se toman por puntos principales los puntos locales. Para tratar la litiasis renal, se tomó el ashi (ubicación de los cálculos) y shenshu. Para la litiasis del uréter superior se eligió el shenshu y pangguangshu, o el shenshu y el guanyuan; para la litiasis del uréter intermedio, el shenshu y guanyuan, o el ashi (a 0,3 cun arriba del cálculo) y el guanyuan; y para la litiasis del uréter inferior el ashi y guanyuan, o el sanyinjiao y guanyuan. Al mismo tiempo, se exigió a los pacientes que tomaran 1.000 ml de agua 30′ antes del tratamiento, o toma­ran líquido a tolerancia; después se colocaban en decúbito supino o prono. Posteriormente, el terapista hizo penetrar las agujas y las conectó con un aparato de electroterapia. El polo negativo era conectado con los puntos renales, y el polo posi­tivo con los puntos vesicales, usándose ondas compactas-ralas. Se ofrecía 1 sesión cada 2 días, mientras 1 curso de tratamiento ocupaba 10 sesiones.
Se observó que en el proceso de tratamiento los pacientes experimentaban una sensación de empuje del uréter desde el tramo superior hacia el tramo inferior y que la mayoría de ellos orinaban apenas finalizado el tratamiento y sentían que los síntomas habían disminuido en intensidad.
Según otros informes, al tratar la litiasis renal con electropun­tura como terapia principal, se optó por los puntos shenshu, pangguangshu, guanyuan, yinlingquan, sanyinjiao, etc., e igualmente se logró buenos resultados. El autor juzga que para ser tratado, será óptimo que el paciente esté sentado, para facilitar el descenso de los cálculos. Si su estado general está débil, puede acostarse en decúbito lateral. Por lo común, la aguja entra en 1,5-3 cun de profundidad y su punta se aproxima a través del músculo lumbar hasta junto al uréter, teniendo como límite la producción de una sensación de ca­lambre, adormecimiento y pesantez en el paciente. Arriba se conecta con el cátodo y abajo con el ánodo, usándose ondas intermitentes. Al inicio se adopta una corriente débil y más adelante se intensifica. Unos 5′ después, se la regula hasta la máxima magnitud tolerable para el paciente. En ese momento percibe una sensación de embestida de arriba hacia abajo. Cada sesión dura 20-30′ y se da una por día, la terapia no llega a su fin, mientras los cálculos no sean expulsados. 50 casos de litiasis renal fueron tratados combinando con la medicina tradicional china y la occidental. Entre ellos había 32 con dolor agudo, de entre los cuales, en 20 el dolor era muy intenso. 16 de estos últimos habían recibido inyecciones de dolantin y atropina, pero sin efecto. En todos ellos se alivió el dolor apenas se les trató con electropuntura. La afección no recidivó en la mayoría de los enfermos. También son utilizadas como terapia ondas intermitentes y ondas continuas en forma alternativa; cada sesión tiene 15-30′ de duración. De este modo fueron atendidos 68 pacientes, de ellos en un 95% se alivió el dolor completamente, en sólo 10′. Mientras tanto, el dolor cesó en algunos de ellos tan pronto como las agujas fueron internadas, y conectada la corriente. Pero ciertos médicos suponen que, si el dolor no se calma luego de 10′ de electropuntura, ésta tampoco podrá surtir efecto aunque se prolongue por más tiempo. La electroterapia de estimulación, dada en ciertos puntos acupunturales representa una medida eficaz dentro del trata­miento pluriterápico combinado de la medicina tradicional china y la occidental, para la litiasis urinaria. Es capaz de au­mentar el peristaltismo del uréter ayudando así a expulsar los cálculos. Por medio de experimentos realizados con animales se ha confirmado que la electroterapia en algunos puntos sirve para ensanchar el margen de onda del peristaltismo ureteral y aumentar la cantidad de flujo urinario. El estímulo dado con ondas intermitentes en el zhaohai y sanyinjiao unilaterales promete resultados particularmente buenos, pero el efecto es menor con el estímulo dado mediante ondas regulables u ondas intermitentes en el zhaohai de ambos lados, y es aún menor con el estímulo aplicado mediante ondas rectangulares en el shenshu del lado derecho. El estímulo poderoso produce mejor efecto que el estímulo débil. Se ha aplicado la estimula­ción eletropuntural en el shenshu y pangguangshu durante 3­15′ y se ha logrado ensanchar las ondas del movimiento peris­táltico del uréter y hacer crecer en consecuencia el flujo de orina. No obstante, se señala que un estímulo superpoderoso acorta, por el contrario, la longitud de las ondas.

3) Método: Se aplica inyección en los puntos acupunturales.
Prescripción: Puntos principales: Shenshu, guanyuan y yanglingquan.
Puntos secundarios: Zusanli, sanyinjiao, jiaoxin (R. 8), fujie y qugu (Ren. 2).
Explicación: Se usan 2-8 ml de glucosa al 10%. Se procura que la acupuntura dada en los puntos produzca una sensación de calambre, adormecimiento y pesantez o que esta sensa­ción se extienda a determinadas áreas. Los puntos secundarios se escogen según los síntomas: Zu-sanli para el vómito; jiaoxin para la disuria; qugu para la litiasis vesical; y sanyinjiao y jiaoxin para la hematuria o para la pre­sencia de eritrocitos por examen microscópico. Se da 1 sesión al día o en días alternativos, 30 sesiones com­pletan 1 curso de tratamiento, y median 3-5 días de suspen­sión entre un curso y el subsiguiente.
Experiencias clínicas: El tratamiento dado con la citada tera­pia a 805 casos tuvo como resultado una eficacia del 72,92%. Por otra parte, otros médicos han obtenido resultados muy satisfactorios al aplicar inyecciones de dolantin en pequeña dosis en los puntos acupunturales para los cólicos derivados de la litiasis renal. Método: 10-15 mg de dolantin en forma de líquido de inyección y diluidos con 4 ml de agua destilada; selección de puntos: jimen (B. 11) (par) y yinlingquan (par); y entrada de agujas, llegada indispensable de la energía y luego inyección de 1 ml de dicho medicamento en cada punto. Se aplicó esta terapia a 3 casos de litiasis renal aguda. Uno de ellos no había mejorado del dolor media hora después de haber recibido una inyección de analgésico. Otra media hora más tarde, se le puso una nueva inyección, pero de 10 mg de dolantin diluidos, en un punto acupuntural, de suerte que tras otros 10′ el dolor calmó y el paciente tuvo una micción hema-túrica, en la que se descubrió un cálculo grande de 4 x 5 x 8 mm. En cuanto a los otros 2 casos, mientras el dolor era in­tenso, se les inyectó en los puntos, con una pequeña dosis del mismo medicamento, de modo que el dolor se moderó en corto tiempo. Aunque no se hallaron cálculos en sus orinas, la radiografía reveló que sí existían en las vejigas de los 2 pa­cientes. Se entiende que la inyección en los puntos acupuntu-rales sirve para concurrir al tratamiento multiterápico destinado a expulsar los cálculos urinarios y tiene efecto para el alivio del dolor y la expulsión de piedrecitas.
Explicaciones adicionales:
1. A través de la observación clínica se concluye que las tera­pias en los puntos acupunturales, en combinación con la me­dicación tradicional china y otras modalidades de tratamiento pluriterápico, permiten elevar la tasa de expulsión de cálculos.
2. Si se usa la auriculopuntura en forma complementaria, se debe escoger los puntos correspondientes a los nervios sim­páticos, los riñones, el uréter y el shenmen, así como el punto sensible del hélix, se aplica el método dispersante de estímulo poderoso, se retienen las agujas durante 15-30′, es 1 ó 2 se­siones por día, o se recurre a la implantación de agujas en los puntos auriculares.
3. Se instruye al paciente a que tome mucha agua a cada rato y brinque mucho moviendo los miembros, con el objeto de facilitar la salida de cálculos. Y 4. Si el paciente masculino tiene cálculos grandes que no pueden ser expelidos del orificio exterior de la uretra, es permisible ampliar ésta artificialmente o triturar las piedrecitas en ayuda a su expulsión.

Comúnmente llamadas almorranas. Es la más común de las enfermedades anales. Son vari­cosidades de las venas de los plexos hemorroidales. La posición erecta del ser humano predispone a la enfermedad hemorroidal, el embarazo es una causa frecuente de hemorroides, las ocupaciones sedentarias, esfuerzos al trabajar, estreñimiento y diarrea pueden producir hemorroides externas trombosada. Clínicamente, las hemorroides se dividen en tres: interna, arriba de la línea pectí-nea; externa, fuera del ano y cubierta de la piel; y mixta, mez­cla de ambos tipos. Manifestacio­nes principales: cuando por las hemorroides externas se produ­cen infección e inflamación o se forman trombos externos, el área local aparece hinchada y doloro-sa; cuando el paciente tiene hemorroides internas defeca con sangre y, en los casos graves, aparece anemia en distinto grado. En algunos pacientes, por la acción de sustancias irritantes se produce eczema, prurito, etc., alrededor del ano. Por el dolor derivado de una ope­ración anal se refiere mayormente a los dolores violentos provoca­dos por la estrangulación de la hemorroide interna, la sección de la hemorroide externa, la amplia­ción artificial del orificio anal y la resección de fístulas.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura y moxibustión.
Prescripción:
Puntos principales: Changqiang, baihuanshu, dachangshu, baliao, huiyin, baihui y erbai (Extra.). Puntos secundarios: Pishu, zusanli, dadun (H. 1), xingjian, sanyinjiao, chengshan, zhongzhu de la mano (SJ 3), etc.
Explicación: Para la acupuntura se adopta preferentemente
el método tonificante de estímulo mediano; pero si el dolor es intenso o el ano está sangrando, se aplica el método disper­sante de estímulo poderoso, o de otro modo se aplica primero el método dispersante y luego el tonificante, con una retención de agujas durante 15-30′. En cuanto a la moxibustión se efec­túa fundamentalmente en forma moderada, con una duración de 15′ cada vez. Se da 1 sesión al día o en días alternativos, mientras 10 sesiones completan 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas:
1. Se atendió a los 39 casos de esta afección con la aplicación de acupuntura y moxibustión. Todos los pacientes dolor y tumefacción en el ano, prurito, y sensación de objeto extraño y de peso. El prolapso al principio solo tenía lugar al defecar, y se reducía espontánea­mente. De ellos, 13 tenían deposiciones con sangre roja rutilante, 23 tenían un solo núcleo hemo­rroidal y otros 16 tenían 2 ó más. Estos núcleos, por longitud máxima, medían menos de 1 cm. en 11 casos, de 1-2 cm. en 15 casos, de 2-3 cm. en 10 casos y más de 3 cm. en 3 casos. Su superficie era ligeramente páli­da en 20 casos y muy pálida en 19 casos, al tiempo que la mucosa de color negro y sin lisura en 5 casos, 7 casos además tenían fisura anal. División de los núcleos hemorroida­les: hemorroides externas trombosa-das, 28 casos; mixta, 8 casos; e interna, 3 casos.
Métodos de trata­miento requeridos. Puntos principales: baihui, mingmen, shenshu y pishu; y puntos auxiliares: weiz-hong, chengshan, zusanli y sanyinjiao. Método de acupuntura: Una vez fijados los puntos, la aguja penetra mediante rotación. Ya inserta, continúa girando al tiempo que se levanta y empuja en espera de la llegada de la energía. Cuando llega ésta, la aguja se retiene por 15-20′. Durante esa retención se manipu­la la aguja 1 vez a cada intervalo de 2-3′ (vale decir, la aguja se rota y gira, se levanta y empuja para permitir al paciente tener la sensación de calambre, entumecimiento, plenitud y peso). Luego de sacada la aguja, se presiona el orificio perfo­rado por ella. El proceso puede realizarse al mismo tiempo en los puntos de ambos lados, o en forma alternativa. Es 1 sesión por día, y 1 curso de tratamiento consta de 7-10 sesiones.
Método de moxibustión: se aplican cigarros de moxa encen­didos a 3 ó 4 cm. por encima de los puntos, permitiendo al enfermo adquirir una sensación de calor tibio. La moxibustión dura unos 15′ sobre cada punto, sólo hasta que la piel de este punto se ponga roja. Se da 1 sesión de moxibustión cada día, mientras 1 curso de tratamiento se completa en 7-10 días. Resultados del tratamiento ofrecido a los 39 casos menciona­dos: Curación, 35 casos, 89,7%; y mejoramiento, 4 casos, 10,3%. Conclusiones: la referida terapia tiene por propósito nutrir los riñones, robustecer el bazo, fortalecer la salud y consolidar la energía vital del organismo y, por ello, usa los puntos shu-espalda de los meridianos de la vejiga, del bazo y del estómago y del meridiano du, a fin de dinamizar el fuego de la puerta vital y así ayudar a la tierra del bazo, todo con miras a realizar el objetivo de sustentar los factores antipató­genos y eliminar ¡os factores patógenos y curar en conse­cuencia la enfermedad.
Caso registrado: Paciente Xue, masculino, 48 años de edad. Habiendo sufrido hemorroides por 7 años, frecuentemente defecaba con sangre. Su caso remitía y reaparecía espontá­neamente, pero últimamente se había agravado por el frío. El paciente sentía dolor en el ano y no se movía con facilidad. Había usado medicamentos antiflogísticos occidentales y parches dérmicos, sin efecto. Diagnóstico dado por el médico del departamento anointestinal: Hemorroide externa trombo-sada con complicación de fisura anal. Examen: una prominen­cia de mucosa semicircular lívida de unos 2 X 1,5 cm. de grueso ubicada en el punto N.° 8 y sangrado en mayor o me­nor grado abajo hacia el lado derecho por la fisura anal. Para la primera sesión se le dio acupuntura en los puntos weizhong, chengshan y shenshu y al instante se alivió el dolor anal. Al día siguiente, tenía el núcleo hemorroidal disminuido, el cual se podía reducir con ayuda de un baño de agua caliente. Se volvió a insertar los puntos mencionados y se aplicó cigarros de moxa de manera moderada en el pishu y mingmen por 15′ en cada uno de ellos. Al cabo de 4 sesiones de acupuntura y moxibustión, los trombos desaparecieron y la fisura dejó de sangrar. El paciente se curó en lo fundamental luego de 1 semana de observación.

2) Método: Se aplicó electropuntura.
Prescripción: Puntos principales: Zhishu (Extra.), huiyang, changqiang y chengshan.
Puntos secundarios: Erbai para la deposición con sangre; y qihai y shenshu para la procidencia rectal.
Explicación: Se escogen 2-3 puntos por vez. Se aplica en general una estimulación ligeramente fuerte. Si el paciente presenta evacuaciones con sangre, el estímulo que se da en el erbai o chengshan debe ser un poco más liviano. Cuando se presenta la energía, se conecta al punto acupuntural con un aparato de electropuntura, sin que la intensidad de estímu­lo rebase la tolerancia del enfermo. La corriente conectada dura 5′ en cada punto. Son 2 ó 3 sesiones de terapia por semana.
Experiencias clínicas: Se informó sobre 28 casos de hemo­rroides tratados con electropuntura, incluyendo 25 casos con rectorragia. La mayoría de sus pacientes, ya con hemorroides internas, externas o mixtas, fueron beneficiados con el efecto hemostático tras 1-3 sesiones de terapia. Con respecto a la reducción del núcleo hemorroidal, un reexamen de 12 pacien­tes reveló que la electropuntura había dado efecto mejor en los casos de hemorroides internas (4 pacientes curados y 1 en el que se vio un efecto notable entre los 5 pacientes involucra­dos); que además había dado efecto peor en los casos de hemorroides externas y mixtas (esto es, de los 5 casos de hemorroide externa, 1 se benefició con efecto notable y .4 progresaron; y de los 2 casos de hemorroides mixtas, 1 recibió efecto notable y 1 progresó).

PROSTATITIS

octubre 9, 2009

Esta es la enfermedad más común que tiene el sistema genital masculino, ocupa aproximadamente un 30% de los casos que se atienden en el servicio de urología y se produce por lo general en hombres jóvenes y de mediana edad. Las bacterias patógenas provocan infección cuando invaden la próstata por vía uretral, o bien por medio de vasos sanguíneos o linfáticos. Los factores causantes tienen que ver con la congestión cróni­ca duradera del periné, así como con la vida sexual irregular. Clínicamente, se ven pocos casos agudos de prostatitis, y los más son crónicos. Estos tienen las siguientes manifestacio­nes: frecuencia y urgencia urinarias, dolor perineal y lumbar bajo, grados variables de síntomas de obstrucción urinaria, disuria, nicturia, frecuentemente artralgias y mialgias, y con frecuencia también síntomas de neuras­tenia tales como insomnio, astenia, vértigo e hipomnesia.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acu­puntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos princi­pales: Shenshu, pang-guangshu, zhongji (Ren. 3), guanyuan (Ren. 4), guilai (E. 29) y taixi (R. 3).
Puntos secundarios: Qihai (Ren. 6), sanyinjiao (B. 6), fuliu (R. 7), gongsun (B. 4), dazhui, hegu, chize, neiguan, etc.
Explicación: De preferencia se adopta el método de dis­persión mediante la rotación de agujas, o el método de tonificación y dispersión parejas. Cuando se introduce en los puntos abdominales, se vela porque la sensación acupuntural llegue hasta el conducto uretral. En cada sesión, las agujas son reteni­das durante 15-30′ y pueden ser manipuladas 1-2 veces con intervalos. Se da 1 se­sión cada día o cada dos días, 1 curso de tratamiento ocupa de 10-15 sesiones, y se intercalan 5-7 días de descan­so entre un curso y otro.
Experiencias clínicas:
1. Se recurrió a la acupuntura para tratar a 68 casos de esta enfermedad. Selección de puntos: huiyang (V. 35) y guilai (los
cuales son perforados del primero al segundo con una sola aguja), qihai, zhongji, guanyuan y guilai. Para la deficiencia funcional renal y lumbalgia se añaden los puntos shenshu, qihaishu (V. 24) y zhishi (V. 52); para la impotencia, la esper-matorrea y la eyaculación precoz, el sanyinjiao y yinlingquan; para la hiporexia, la defecación acuosa, adinamia, astenia y el insomnio, el zusanli, gongsun, neiguan y shenmen; y para la carraspera, polidipsia y el estreñimiento, el dazhui, taiyuan (P. 9) y fenglong.
Métodos de acupuntura: Para perforar del huiyang al guilai de una sola punción, se pide al paciente tenderse en decúbito lateral con las rodillas dobladas, se usa una aguja N.° 28 ó 30, de 5-7 cun de largo, y se la hace entrar lentamente 5-6 cun para producir una fuerte sensación acupuntural con el método de tonificación y dispersión parejas, la cual debe irradiarse hacia la uretra, sin que la aguja sea reteni­da; para el punto qihai se lo inserta perpendicularmente y se hace pe­netrar la aguja en 2-3 cun con el método tonificante; para los puntos zhongji, guilai y guanyuan se los introduce también en sentido per­pendicular, hasta una profundidad de 3-4 cun, con el método de tonifi­car y dispersar de modo parejo y la sensación de acupuntura debe ir despacio hasta la uretra, esto como norma, reteniéndose las agujas durante 10-15′ o sin esa retención; para los puntos shenshu y qihaishu la punta de aguja avanza en 2-3 cun hacia las apófisis transversales de la columna vertebral con el mé­todo de tonificación y dispersión parejas; para los puntos sanyinjiao e yinlingquan se los punza con agujas filiformes hasta una profun­didad de 1-1,5 cun con el método tonificante y la sensación acupuntu-ral debe subir de la pierna al lado medio del muslo y hasta el infe-roabdomen y se retienen las agujas por 10-15′; para el punto zusanli se interna en él una aguja filiforme hasta una profundidad de 0,5-1 cun con el método tonificante, reten-diendo la aguja durante 10-15′; para el punto gongsun se lo inserta en sentido vertical 0,5-0,8 cun de profundidad con el método de toni-ficación y se deja inserta la aguja por 10-15′; para el punto neiguan y shenmen se los punza perpendicularmente 0,5-0,8 cun, con el método de tonificación y se deja la aguja por 10-15′; para el punto dazhui se punciona una aguja en él verticalmente en 0,5-0,8 cun con el método dispersante; y para el taiyuan se lo inserta en sentido perpendicular 0,3-0,5 cun usando el método de dispersión; y para el fenglong se lo punza también en sentido perpendicular 1,5-2 cun, con el método de dispersión.
Resultados de esta terapia dada a 68 casos: Curación, 14, un 20,6%; efecto notable, 25, un 36,8%; mejoramiento, 16, un 23,5%; e interrupción del tratamiento, 13, un 19,1%. Comprensiones del informe: 1) La punción con agujas largas tiene sobresalientes efectos clínicos para tratar la prostatitis y la prostatomegalia porque esas agujas son finas y elásticas y como son largas de cuerpo se permiten arribar hasta el lugar donde está radicada la enfermedad para eliminar el calor, dinamizar la sangre, disolver la estasis y remover la obstruc­ción en el canal y colateral. 2) El efecto terapéutico guarda una íntima relación con la edad del paciente y la duración de su enfermedad. Si el sujeto es joven, tiene una fuerte constitu­ción física, lleva poco tiempo de enfermo y tiene la energía positiva no decaída, la terapia tiene buen efecto clínico e, inversamente, cuando el individuo es anciano y físicamente débil con un proceso clínico largo, este efecto será relativa­mente pobre. 3) El curso de tratamiento se prolonga por más tiempo cuando hay complicaciones de disfunción. Y 4) Si la afección recidiva por la infección u otras causas tras la cura­ción clínica o el efecto notable, un nuevo tratamiento con acu­puntura sigue siendo válido.
Caso registrado: Paciente Hou, masculino, 59 años de edad. Presentaba nicturia y disuria desde hace más de 6 meses. Pocos días antes de la consulta tenía también disuria. Exa­men: paciente consciente, orientado, pálido, saburra de la lengua tenue y blanca y pulso profundo, filiforme y débil. Tacto rectal: próstata aumentada de tamaño y tersa, y lóbulo medio desaparecido. Se empezó a tratar al paciente con el método arriba expuesto. Mejoró notablemente y volvió a orinar en forma básicamente normal tras 2 sesiones de acupuntura. En vista del dolor lumbar, se le puncionó adicionalmente en el shenshu. El paciente se curó al cabo de 12 sesiones de acu­puntura.

2) Método: Se aplica magnetopuntura.
Prescripción: Puntos principales: Guanyuan, zhongji y sanyinjiao.
Puntos secundarios: Qugu (Ren. 2), huiyin (Ren. 1), zusanli y ciliao (V. 32).
Explicación: Se usan para el campo magnético de superficie rodajas redondas de 1.300-1.500 gauss, de 9 mm de diámetro y 2 mm de grosor. En cada sesión se fijan 4-6 rodajas con esparadrapo directamente sobre la piel de los puntos acupunturales. Antes de esta adhesión, los puntos y las rodajas son esterilizados con alcohol al 75% de densidad. El tratamiento dura habitualmente de 2-3 meses y, durante él, se visita al paciente 1 vez por semana y se cambia los puntos de uso conforme al estado clínico. En cada sesión, luego de adheridas las rodajas, éstas se mantienen así por lo común durante 4-6 días y después se las retira sin que vuelvan a ser pegadas allí durante 1-2 días; pero también pueden permane­cer adheridas sobre los puntos por un tiempo de 2 semanas continuas.
Experiencias clínicas: Se obtuvo buenos efectos terápicos al valerse de la adhesión de rodajas magnéticas en los puntos
acupunturales para atender a 30 pacientes de prostatitis cróni­ca. Siendo el más joven de 25 años y el más viejo de 67 años, 20 de ellos tenían de 30-50 años; otros 5, de menos de 30 años; y los 5 restantes, más de 50 años. Salvo 1 caso que no había recibido otras terapias antes de la magnetopuntura, los demás 29 habían sido tratados previamente con antibióticos, sulfamidas, medicamentos chinos o por medio de la introduc­ción iónica de medicamentos con ayuda de una corriente eléc­trica continua, pero en todos la terapia había fracasado. Antes de recibir la magnetoterapia, cada uno de los pacientes fue sometido a un examen de la próstata y pruebas de laboratorio con frotis del exprimido prostático. En el transcurso de magne-topuntura, fueron suspendidas todas las terapias distintas a ella. Al concluirse el mencionado tratamiento ofrecido a los 30 pacientes, se obtuvieron los siguientes resultados: curación (que significa desaparición total de los síntomas, y recupera­ción del número normal de leucocitos o eritrocitos según la prueba de frotis de secreción prostática), 8 casos, 26,7%; efecto notable (desaparición de la mayoría de los síntomas o alivio de más de la mitad de los mismos, y reducción en más de 50% del número de leucocitos o eritrocitos o normalización estrecha de este número), 15 casos, 50%; mejoramiento (me­joría de los síntomas y reducción del número de leucocitos o eritrocitos según la prueba de frotis de secreción prostática pero sin cumplir el índice de efecto notable), 4 casos, 13,3%; efecto nulo, 3 casos, 10%; y eficacia total, 90%. Luego de terminada la magnetoterapia, el número de leucocitos o eritro­citos de acuerdo al frotis de secreción prostática se normalizó en 13 casos, disminuyó notablemente o se aproximó a lo nor­mal en 4 casos, se redujo en 5 casos y se mantuvo inalterado 0 aumentó ligeramente en 8 casos, produciéndose así el efec­to en un total de 22 casos, vale decir, un 73,3%. En cuanto a los principales síntomas de la prostatitis crónica, la magnetoterapia demostró ser más eficaz para la plenitud y dolor del periné, la impotencia y la plenitud y dolor del Eb doumerndefeesie informe visitó continuamente durante 3-16 meses a 19 de los pacientes que se habían beneficiado con la terapia y encontró que 17 de ellos tenían el efecto consolidado y que los otros 2 habían pasado a otras terapias porque la afección les había recidivado luego de suspendida la magnetopuntura.

3) Método: Se aplicó laserpuntura.
Prescripción: Huiyin.
Explicación: Se usa un tubo de láser helio-neón con estructu­ra de cavidad interna, del modelo JHN-l. Su potencia de ren­dimiento es de 8 milivatios; su longitud de onda, 6.328 ángs-trom; y su mancha de luz redonda, 3 mm de diámetro. Para el tratamiento se coloca al paciente en decúbito supino con las rodillas dobladas y el periné descubierto. La mancha de luz redonda irradia directamente el punto huiyin (periné), a distan­cia de 1 metro y durante 10′ por sesión. Se da 1 sesión al día,
1 curso de tratamiento consta de 15 sesiones y se intercalan 7-10 días entre dos cursos. El terapista exige al paciente que no cambie de postura en el curso de tratamiento, y se cuida constantemente de la mancha de luz para tenerla enfocada en el punto mencionado.
Experiencias clínicas: Al atender con esta terapia a 41 casos de prostatitis crónica, se logró resultados apreciables. De los 41 pacientes, 12 tenían de 20-30 años; 5 de 31-40 años; 6 de 41-50 años; y 18 más de 51 años. El tratamiento duró menos de 1 año en 20 casos; de 1-5 años en 16 casos; y más de 5 años en 5 casos. 24 de los 41 prostáticos habían sido tratados con medicación y varias fisioterapias diferentes y 4 de ellos habían podido mejorar. La gran mayoría de los enfermos su­frían, en distinto grado, dolor en la parte inferior del abdomen, la región lumbosacra y la región perineal, disuria y alteracio­nes de la próstata y de la secreción de esta glándula. Mientras proseguía la laserpuntura, 7 pacientes ingerían simultánea­mente píldoras antiprostáticas tradicionales chinas, otros 6 usaban antibióticos y los 28 restantes recibían exclusivamente el tratamiento de láser helio-neón. Resultados de la laserpun-tura dada a los 41 casos: efecto notable, 10; mejoramiento, 21; efecto nulo, 5; empeoramiento, 5; efecto válido, 75,6%; y efecto notable, 24,4%.
El autor afirma que la irradiación de láser helio-neón al punto huiyin produce efectivamente resul­tados positivos para mejorar los síntomas comunes a la prostatitis crónica. Con anterioridad a la apli­cación del láser helio-neón, 26 de los enfermos del citado grupo tení­an dolor a la presión en la próstata por la digitopuntura dada en el ano, pero este dolor desapareció en 9 de ellos, se alivió notablemente en 2, disminuyó en forma regular en 6, no se alteró en 8 y se exacerbó en 1 al cabo de laserpuntura. Antes y después de este tratamiento, se hicieron comparaciones del tamaño y la dureza de la próstata en 28 pacientes, los resultados fueron los siguientes: estado normal del ta­maño y la consistencia igual que antes del tratamiento, 13 casos; normalización de la elasticidad, 3 casos, y carencia de cambio, 2 casos, todos luego del tratamiento, entre los 5 casos que antes del tratamiento tenían esta glándula no aumentada pero relativamente dura; carencia de cambio, 2 casos, y normalización del tamaño de la próstata, 3 casos, entre los 5 que originalmente tenían la glándula aumentada de tamaño pero de consistencia normal; y sin cambios en 2 casos, tamaño no aumentado pero consistencia dura en 1 caso, tamaño todavía aumentado pero de consistencia normal en 1 caso, y normalización del tamaño y la con­sistencia también en 1 caso al cabo del tratamiento, entre los 5 casos que previamente estaban
con la próstata aumentada y de consistencia dura. La irradiación del punto huiyin por el láser helio-neón posible­mente permita cambiar la circulación sanguínea y el estado de nutrición del área local y promover la infiltración y desaparición de las células infecciosas, dando en consecuencia resultados terapéuticos.
Explicaciones adicionales: Para esta afección, tanto la apli­cación simultánea de acupuntura y moxibustión como la laser-puntura pueden surtir efectos terapéuticos buenos pero toman un tiempo de tratamiento largo. En él el paciente se debe persistir para obtener el debido efecto. Por otra parte, tiene que evitar que el periné sea oprimido durante mucho tiempo (por ejemplo, viajar en bicicleta y estar sentado largo tiempo). En su lugar, se aconseja que se lave cada noche con agua tibia el periné durante 15-20′ y reciba paralelamente el trata­miento con medicación china tradicional, todo lo cual coadyu­va a elevar el efecto terapéutico.

LINFANGITIS AGUDA

octubre 8, 2009

Es la inflamación aguda de las vías linfáticas subcutáneas, causada generalmente por bacterias estreptocócicas, las bac­terias suelen penetrar en las vías linfáticas a nivel de una abrasión, herida o infección de una extremidad. Se presentan rayas rojas irregulares, calientes e hipersensibles que se van partiendo de la herida, suben rápidamente desde la mano o el pie hacia el área cercana al corazón. Los ganglios linfáticos regionales están aumentados de volumen y dolorosos. La medicina tradicional china la llama “furúnculo de raya roja”. Si el tratamiento no es dado a tiempo y el estado morboso se desarrolla, son frecuentes la fiebre, escalofrío intenso, cefalea, náusea y vómito, taquicardia, frecuentemente estas manifes­taciones son más intensas de lo que sugieren los signos cutá­neos, a veces preceden a toda señal de infección local impor­tante. Puede llegarse a manifestaciones de septicemia, enton­ces la enfermedad es denominada como “ataque del calor patógeno al corazón” por la medicina tradicional china.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Ashi (extremo superior de la raya roja), y punto xi-hendidura, que son puntos localizados a lo largo de los canales en las áreas que tienen alteraciones patológicas.
Puntos secundarios: Elegidos de acuerdo a los síntomas y signos pertenecientes a los canales y colaterales afectados. (Si la linfangitis aguda tiene lugar cerca de la parte interna del tobillo y avanza hacia la pierna, se puede puncionar el yinling-quan, jimen (B. 11) y otros puntos. Y si se da en un dedo de la mano y sube hacia el codo, se punciona el chize (D. 5), quze PC. 3), etc.)
Explicación: Se puede adoptar el método de “cortar la cabeza a la línea”, es decir, insertar primero en el extremo de la línea próximo al corazón usando los puntos acupunturales ubicados junto a la raya roja o en ambos lados de ella. La acupuntura es dada en el ashi o en los puntos de los canales correspondien­tes. De preferencia se maneja las agujas con el método dis­persante productor de frescura penetrante, se las retiene du­rante 15-30′ y luego se las retira con rapidez. Se hace 1-2 sesiones al día.
Experiencias clínicas: Fueron tratados 138 casos con esta afección, a los cuales se aplicó acupuntura. Eran 84 hombres y 54 mujeres. El más pequeño tenía 7 años y el más viejo 56,
promediando entre todos 22 años de edad. Cada uno de ellos tenía historia de herida o abrasión de piel en las manos o los pies. La mayoría de los pacientes presentaban horas – 3 días después de haberse herido, síntomas y signos como tumefac­ción, calor y dolor producidos por la infección. En algunos de ellos surgían disfunciones de los miembros. Simultáneamente, la mayoría de los focos patológicos supuraban por infección. Luego, en la zona de piel infectada aparecían rayas rojas, las cuales comenzaban a extenderse hacia el tronco del cuerpo. Al mismo tiempo, los pacientes sentían, en distinto grado, dolor en las extremidades. Los síntomas incluían fiebre, esca­lofrío, cefalea, vértigo, náusea, vómito, defecación seca, an­gustia e inquietud, malestar general, fatiga, debilidad, etc. De este grupo de enfermos, 83 se presentaron al médico en 1 día de afección, 36 en 2 días, 18 en 3 días, y 1 en 5 días. Antes de la acupuntura y moxibustión, 78 de ellos habían recibido otras terapias (que fueron, principalmente, medicamentos chinos y occidentales), pero sin curación.
Método de tratamiento: Tomar 3-5 puntos de los meridianos junto a la raya roja o en ambos lados de ella y, adicionalmen-te, dos puntos ashi, uno en el cabo superior de la raya y el otro en el cabo inferior de la misma; insertarlos hasta una profundi­dad justa correspondiente a cada uno de ellos; aplicar, una vez llegada la energía, cigarros de moxa encendidos y mante­ner el fuego de los mismos a una distancia de unos 3 cm. de la piel tomando como norma permitir al paciente sentirse confortable con el calor, mover despacio los cigarros de moxa, de cabeza a raíz de la raya roja, durante 15-20′ para convertir con el calor la raya delgada original en una franja roja y ancha y luego sacar las agujas en seguida. Resultados del tratamiento impartido a los 138 casos: Cura­ción tras 1 sesión de acupuntura y moxibustión con el mencio­nado método, 109 casos, un 78,9%; curación luego de 2 se­siones, 18 casos, un 13,04%; curación después de 3 sesiones, 7 casos, un 5,07%; y alivio de los síntomas, desaparición de la raya roja, pero sin que cicatrizara la herida original luego de 4­5 sesiones, 4 casos, 2,9%. De ello se desprende que la acu­puntura y la moxibustión poseen un buen efecto para contra­rrestar la inflamación.

2) Método: Se aplica sangría acupuntural.
Prescripción: Los 12 puntos jing-pozo, los puntos xi-hendidura y la “raya roja” cutánea.
Explicación:
1. Sangría en los puntos jing-pozo: Insertar primero los puntos jing-pozo ubicados en los meridianos por los cuales pasa la “raya roja” para hacerles que sangren, luego tomar la “raya roja” de reacción que la linfangitis tiene en la piel y dar 1 pun­ción rápida de aguja a cada 1-2 cm. de esta raya, de raíz a cabeza, a efectos de sangría; y también hacer sangría me­diante punciones rápidas al alrededor del área local de los focos patológicos. Y
2. Sangría en los puntos xi-hendidura: Establecer primero por cuál meridiano pasa la linfangitis y usar los puntos xi-hendidura de ese meridiano; si fracasa el intento de delimitar dicho meridiano, tomar como referencia los puntos xi-hen-didura adyacentes a la raya roja, o los xi-hendidura por los que pasa. Oprimir con una mano el extremo próximo al corazón con respecto a dichos puntos escogidos, dar 5 punciones rápidas en forma de flor de ciruelo tratando no más de hacer que la sangre salga en perlitas. Y también es permisible dar 1­2 punciones adicionales en la terminación de la raya roja para conseguir que sangre un poco.
Experiencias clínicas: Se atendieron a 97 casos de linfangitis aguda con la sangría acupuntural, los cuales habían durado 7 días como máximo y 3 días como mínimo. Entre ellos había 72 casos de infección por lesión externa y 25 seguidos de furúnculos. En cuanto a la ubi­cación, 86 casos estaban en las extremidades superiores y 11 en las inferiores. Se trató a los pacientes con la sangría acu-puntural hecha en los puntos jing-pozo y con la sangría me­diante punciones rápidas dadas en la línea roja por sectores. 74 de los casos fueron curados tras 1 sesión, 13 lo fueron luego de 2 sesiones y 3 lo fueron después de 3 sesiones, y los 6 restantes lo fueron al cabo de 5 sesiones y tras haber usado antibióticos y medicamentos tradicionales chinos.
Caso registrado: Paciente Xue, masculino, 27 años de edad. Presentó, a causa de picaduras de mosquito, infección en el dorso del pie derecho. Una noche sintió de súbito dolor en la ingle derecha y descubrió los ganglios linfáticos dolorosos y aumentados de volumen, al tiempo que le apareció fiebre y claudicación en las extremida­des. La mañana siguiente, vio una raya roja que corría desde el pie derecho hasta la región inguinal; cuando caminaba o
movía el miembro inferior derecho, había dolor intenso. Exa­men físico: lengua de aspecto rojo, saburra tenue y amarillen­ta; pulso filiforme como cuerda; temperatura corporal de 37,5°C; ganglios linfáticos inguinales derechos aumentado de tamaño en algo como de
1,5 X 1,5 cm., con dolor a la presión; una raya roja irregular en forma de cinta, de 76 cm. de largo y de 1-3 cm. de ancho, que se iniciaba a nivel del punto zhongfeng (H. 4) en el dorso del pie derecho, subía por el lado interno del miembro inferior derecho y terminaba en los ganglios linfáticos inguinales, tenía su dirección básicamente coincidente con el sector que hay del meridiano del hígado jueyin del pie en el miembro inferior, e notaba algo sobresaliente, no desaparecía a la presión digital y dolía al ser presionada; temperatura local elevada; leucocitos: 18.750 por mm3, entre un 80% de neutrófilos y un 20% de linfocitos. Diagnóstico: Linfangitis aguda. Diferencia­ción de síntomas por la medicina tradicional china: calor acumu­lado en el meridiano del hígado y obstruc­ción de vasos san­guíneos. Se procedió a puncionar con aguja en el zhongdu del pie (H. 6), que es uno de los puntos xi-hendidura con ubica­ción en el meridiano jueyin del pie, a fin de conseguir que salie­ran gotas de sangre. Al momento de la segunda sesión, el dolor por presión en los ganglios linfáticos de la ingle había disminuido notable­mente y la raya roja había decolorado un poco pero seguía levemente rosada y aún borrosamente visible. Tras una tercera sesión, la raya roja y la tumefacción de ganglios linfáticos desaparecieron. El paciente fue curado al cabo de 3 sangrías acupunturales. También se trató esta patología usando agujas de tres filos. Se comienza por insertar el extremo superior de la raya roja del furúnculo para abrirlo y hacerlo sangrar. Luego se dan punciones rápidas en el extremo inicial y en la mitad de la raya, también a efectos de la sangría. El método es conocido vulgarmente como “cortar la cabeza, el rabo y la cintura” y sirve para dispersar el calor patógeno contenido en la sangre. Se aplicó este método a 5 pacientes y todos se sanaron, en un promedio de 3,4 sesiones por persona.
Explicaciones adicionales: o es aconsejable oprimir y apretar el nódulo en el área de la herida. Si la afección ha llevado a la septicemia, la sangría acupuntural igualmente hace efecto, pero al mismo tiempo precisa darle un tratamiento multiterápico con uso de remedios chinos y occidentales.

TORTICOLIS

octubre 7, 2009

Es un espasmo tónico o in­termitente de los músculos del cuello, que provoca inclinación de la cabeza, se presentan espasmos dolorosos intermi­tentes o continuos de múscu­los del cuello, en forma unila­teral que provoca giro e incli­nación de la cabeza, puede producir una disminución considerable de los movimien­tos con deformidad postural. Cuando la persona mueve la cabeza, el dolor se torna más agudo y se irradia hacia los hombros, la espalda y los brazos. Los músculos del lado enfermo se mantienen en estado de tensión y espasmo, de tal modo que la cabeza se tuerce e inclina a un lado.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupun­tura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos princi­pales: Yanglao (ID 6), lieque (P. 7), kunlun (V. 60) y ashi. Puntos secundarios: Fengchi
(Vb 20), tianzhu (V. 10), jian-
waishu (ID 14), zhongzhu de la mano (SJ 3), houxi (ID 3), waiguan (SJ 5) y xuanzhong (Vb 39).
Punto de experiencia: Laoz-hen (Extra.).
Explicación: Se adopta pre­dominantemente el método de dispersión mediante la rota­ción de agujas o el método de tonificación y dispersión pare­jas, se retienen las agujas por 15-30′ y se las manipula 1-2 veces durante la retención por alrededor de 1 minuto en cada vez. Se da 1 sesión diaria. También es permisible aplicar la moxibustión o ventosa des­pués de la acupuntura.
Experiencias clínicas:
1. Un médico aplicó exclusivamente la acupuntura para aten­der a 66 casos de esta afección, de los cuales el más corto había durado 1 día, el más largo 2 meses y la mayoría 5 ó menos días. Les tomó por puntos principales el lieque, zhongzhu de la mano y bailao y por puntos auxiliares el feng-chi, waiguan y xuanzhong. Generalmente, hacía uso del mé­todo de tonificación y dispersión simultáneas, pero en los casos con un notorio dolor cervical se servía del método dis­persante. Resultados del tratamiento de los 66 casos: cura­ción, 54, un 81,8%; efecto notable, 10, un 15,2%; efecto nulo, 2, un 3%; y eficacia total, 97%. La mayoría de los enfermos fueron curados en 1-5 días, y el resto, la minoría, lo fueron tras 15 sesiones de terapia. El autor estima que el efecto terapéutico resulta más rápido en los pacientes que tienen un tiempo de evolución más corto. 2. Fueron tratados de manera clínica 106 casos priorita­riamente con la apli­cación de acupuntu­ra. Entre ellos había 60 hombres y 46 mujeres, quienes tenían de 18-61 años de edad y, en su mayoría, de 30-48 años. El tiempo de evolución más corto era de 1 día y el más largo 7 días, y de 3 ó menos días en la mayoría de los ca­sos. Fueron escogi­dos  como puntos principales el yan-glao, kunlun y ashi (punto de dolor por presión)   y como puntos auxiliares el fengchi, dazhui, tianzhu, etc. Si el caso era producido por el viento o frío, se podía aplicar una ventosa o moxibustión en el punto de dolor luego de la acu­puntura. Durante la aplicación acupuntural se adoptaba el método dispersante de estímulo relativamente fuerte mediante la rotación de agujas para todos los puntos. En el curso de tratamiento se elegían 2 puntos principales y otros tantos auxiliares, todos del lado enfermo, y también se permitía usar­los alternativamente. Primero se insertaba en los puntos prin­cipales de los miembros superiores o inferiores. Cuando se rotaban las agujas, se exigía al paciente que moviera el cuello. Se podría rotar las agujas a intervalos durante 3-5′ y luego se introducía en el ashi, que es el punto de dolor, y finalmente se puncionaba en los puntos auxiliares. En cada ocasión, las agujas eran retenidas durante 15-20′ y manipuladas a interva­los.
Resultados del tratamiento ofrecido a los 106 pacientes cita­dos: Curación (desaparición total de los síntomas y movimien­to normal del cuello), 91 casos, un 85,8%; efecto notable (desaparición en lo fundamental de los síntomas y movimiento básicamente normal del cuello), 12 casos, un 11,3%; mejora­miento (disminución del dolor cervical y limitación ligera para el movimiento), 3 casos, un 2,8%; y eficacia de notable para arriba, un 97,2%. Número de sesiones dadas a los pacientes: máximo, 5; mínimo, 1; y promedio, 2,8. Los síntomas se alivia­ron evidentemente en la mayoría de los enfermos después de la primera sesión de terapia. Sobre todo, ellos podían mover el cuello más libremente que antes del tratamiento y sentían el dolor aplacado apenas 2′ después de haber recibido acupun­tura en el yanglao o en el kunlun.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Li, masculino, 49 años de edad. Tenía dolor en el cuello desde hacía 4 días. El primer día, sentía mucho frío y una leve fiebre, cuando se incorpora­ba el cuello le dolía con intensidad, era un dolor persistente que impedía girar la cabeza. Tenía la lengua de aspecto claro, la saburra algo amarilla y el pulso lento. El médico, mientras le daba acupuntura, le instruía a que moviera el cuello. Luego, le insertó en el ashi y finalmente en el tianzhu y fengchi. El pa­ciente se recuperó en una sola sesión.

2) Método: Se aplica auriculopuntura.
Prescripción: Puntos correspondientes al cuello, las vérte­bras cervicales, los hombros, occipucio y el hígado, así como punto shenmen.
Explicación: Cada vez se toman 2-3 puntos, se los punciona con agujas filiformes, se las hace girar rápido con el método de estímulo fuerte, se las deja insertas por 15-30′, durante la retención se las manipula 1 vez a cada 5-10′ y se pide al pa­ciente que mueva el cuello. Es 1 sesión de tratamiento por día.
Experiencias clínicas: Se informó sobre la auriculopuntura aplicada a 39 casos agudos de tortícolis, de los cuales el tiempo de evolución más corto era de 12 horas y el más largo de 3 días. Todos habían sido provocados por viento o frío o por mala postura al dormir. Se optó por 2-3 de los puntos auriculares antes mencionados, se los insertó con agujas filiformes, se las retuvo por cerca de 30′ y se las rotó 1 vez a cada intervalo de 5-10′. Fue 1 sesión por día. De los 39 pa­cientes, 27 fueron curados tras 1 sesión de terapia, 6 lo fueron tras 2 ó 3 sesiones, y otros 5 mejoraron. Únicamente un solo paciente no se benefició con el efecto al cabo de 1 sesión y dejó el tratamiento. La eficacia total alcanzó el 97,4%. Previa­mente, 5 de los pacientes adolecían de la rigidez del cuello con frecuencia, pero luego de 3 sesiones la afección no les había retornado en los 6 meses posteriores de visitas médicas
realizadas a ellos.
Además, se ha informado sobre el tratamiento con auriculo-puntura de 33 casos crónicos de tortícolis, incluyendo casos de lesión cervicomuscular por esfuerzo excesivo, fibrositis cervical, reumatismo cervicomuscular, neuralgia retrooccipital, etc. 15 de los pacientes tenían la enfermedad por menos de medio mes, 11 por medio mes-medio año, y 7 por más de 6 meses. Para el tratamiento se buscaron puntos sensibles en las áreas correspondientes a los hombros y el cuello dentro de las fosas supraclaviculares. Luego de entradas las agujas, éstas eran retenidas durante 15′ y manipuladas 1 vez a cada 5′ de intervalo. En su combinación ingresaba la acupuntura corporal dada en el punto tianzhu. Resultados del tratamiento: curación, 27 pacientes; efecto notable, 5; y efecto nulo, 1. La mayoría de ellos fueron beneficiados con el efecto notable tras 1 sesión de terapia y curados al cabo de 3 sesiones.

3) Método: Se aplica acupuntura con agujas hipodérmicas.
Prescripción: Conjunto de los músculos triangulares, conjun­to de los músculos supraescapulares, músculo dorsal ancho, esternocleidomastoideo, tendón del bíceps humeral y área de reacción correspondiente a la ubicación local de los músculos que tienen focos patológicos.
Explicación: Se toma una aguja filiforme N.° 28, de 1-3 cun de largo, se sostiene el cuerpo de aguja entre el dedo pulgar y el dedo índice de la mano derecha dejando descubierta la punta de aguja en unos 3 mm, y con la fuerza de estos dedos y la de la muñeca se pega la aguja inmediatamente a flor de la piel y se la hace penetrar rápido en la grasa subcutánea don­de está presente la reacción de los focos patológicos. Las agujas son retenidas durante 15-30′. Se da 1 ó 2 sesiones por día, 1 curso de tratamiento se compone de 9 días, y luego de 3-5 días de intervalo se inicia el 2.° período. Experiencias clínicas: Según lo informado, fueron tratados con acupuntura hipodérmica 118 casos de fibrositis de los músculos de los hombros y la espalda (cuello rígido) entre 81 hombres y 37 mujeres. 30 de ellos tenían de 20-30 años de edad, 68 de 31-45 años, y 20 de 50-65 años. 106 de dichos casos se debían a causas de humedad, viento o frío, y los 12 restantes a distensiones y contracturas de los músculos por haber llevado cargas excesivas sobre los hombros y la espal­da. El tiempo de evolución era de 1-3 días en 68 casos, de 10­15 días en 31 casos, de 1-2 meses en 15 casos, y más de 3 meses en 4 casos.
Resultados del tratamiento impartido a los 118 pacientes: Curación (desaparición de los síntomas y del dolor por presión y normalización del movimiento de las articulaciones del cuello y los hombros) después del tratamiento, 67 casos, un 56,8%; efecto notable (notoria disminución de dichos síntomas y dolor y mejoramiento notable en la restricción del movimiento de dichas articulaciones), 41 casos, un 34,7%; y efecto nulo, 10 casos, un 8,5%. En el curso de tratamiento, la acupuntura produjo efecto notable generalmente luego de 5 ó 6 sesiones, mientras la mayoría de los enfermos se curaron al cabo de 1 curso de tratamiento. Se recurrió a otras terapias para aqué­llos en quienes la acupuntura no había resultado tras 2 cursos de tratamiento.

4) Método: Se aplica la inyección en los puntos acupuntura les.
Prescripción: Fengchi, tianzhu (V. 10), futu del cuello (IG 18), jianjing (Vb 21) y ashi.
Explicación: Se usan 5 ml de clorhidrato de procaína (densi­dad, 0,25-0,5%), se escogen 2 ó 3 puntos del lado enfermo y se inyecta el líquido en ellos por separado. Se da 1 sesión por día.
Experiencias clínicas: Con esta terapia fueron atendidos 55 casos agudos de tortícolis. De entre ellos, el tiempo de evolu­ción más corto era de 12 horas, y el más largo de 4 días. 30 de los pacientes tenían la afección en el lado izquierdo, 24 en el lado derecho y 1 bilateral. Resultados del tratamiento: cura­ción tras 1 sesión, 34 casos; curación tras 2 sesiones, 18 casos; alivio luego de 2 sesiones y cambio a otras terapias, 2 casos; persistencia durante 1 semana y curación al cabo de 5 sesiones de inyección en los puntos acupunturales, 1 caso. Todos los casos de este grupo fueron producidos por la acción del viento y el frío en los músculos cervicales y la mala postura al dormir, o por movimientos bruscos del cuello, pero sin que se comprendieran entre ellos casos de dolor cervical debidos a otros factores etiológicos.
Explicaciones adicionales: La acupuntura, la moxibustión y otras terapias aplicadas en los puntos acupunturales pueden surtir todas buenos efectos para tratar la tortícolis y permiten curación a los casos del período agudo en 1-3 sesiones. En cuanto a los casos crónicos, éstos también pueden ser cura­dos si reciben más sesiones de tratamiento. En la práctica clínica se puede utilizar independientemente 1 de dichas tera­pias o se las aplica en forma combinada. Además, la terapia por presión digital dada en el jianjing (Vb 21), bingfeng (ID 12), tianzong (ID 11) y otros puntos, la cual es fácil de manejar, igualmente puede tener un buen efecto terapéutico.

Es una artritis crónica que afecta en forma característica a personas de edad mediana o avanzada, llamada también “alteración tipo hipertrófica” o “alteración retrógrada”. Esta afección al comienzo carece de síntomas y se desarrolla con lentitud. A menudo es causada por frío, humedad, tensión muscular, o por lesiones traumáticas. Sus síntomas iniciales se manifiestan por hipersensibilidad de los músculos profun­dos y los que cubren las apófisis espinosas por detrás, dismi­nución de arcos de movilidad, parestesias, embotamiento y hormigueo en la parte proximal del dermatoma y a veces pér­dida de sensibilidad distante. Tales síntomas disminuyen o desaparecen tras un período de movimiento, pero vuelven a agravarse a causa del exceso de movilidad. No se evidencian signos de inflamación exterior en el área, pero puede haber un leve dolor por presión, mientras los músculos no sufren es­pasmo ni están atrofiados. Se produce la hiperplasia de la sustancia ósea en las vértebras cervicales, torácicas y lumba­res. Además del dolor y el movimiento limitado en el área afectada, la enfermedad se caracteriza frecuentemente por la presión que sufren las raíces de los nervios de la medula es­pinal, que resultan en un dolor irradiante.

TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Puntos paravertebrales a ambos lados de la espina dorsal, dazhui, shenzhu (Du. 12), mingmen (Du. 4) y yaoyangguan (Du. 3). Puntos secundarios: Fengchi, bailao, shenshu, dachangshu, huantiao, zhibian (V. 54), quchi, lieque, weizhong, kunlun (V. 60) y yanglingquan.
Explicación: Para los ca­sos leves, prioritariamente se adopta el método de tonificación y dispersión parejas para dar estímulo mediano, y para los casos graves, el método disper­sante de estímulo podero­so. Las agujas son reteni­das durante 15-30′. Se da 1 sesión por día o día por medio. 1 curso de trata­miento ocupa 10 sesiones. Intervienen 5-7 días de intervalo de un curso a otro.
Experiencias clínicas: Cierto médico aplicó acu­puntura para atender a 194 casos de espondilitis tipo hiperplasia, los cuales habían sido diagnosticados mediante estudio radiológi­co. Había entre ellos 123 hombres y 71 mujeres, siendo en su mayoría de más de 40 años de edad, con el promedio de 49 años. Principios de acupun­tura y moxibustión: despejar el camino a los canales y colaterales y movilizar la energía para activar la sangre y terminar con el dolor. Para el dolor fuerte se puede agregar la inyec­ción o moxibustión en los puntos acupunturales. Se­lección de puntos: tomar por puntos principales los puntos paravertebrales, el shenshu, dachangshu, huantiao y weizhong; y por puntos auxiliares el yanglingquan, zusanli, juegu (Vb 39), kunlun, taichong, etc. (usar predominantemente los puntos del meridiano de la vejiga y adicional-mente los puntos de los meridianos shaoyang y yangming).

Resultados del tratamiento: Curación clínica (eliminación de los síntomas y movimiento libre de los miembros) al cabo de la mencionada terapia, 74 pacientes, un 38,1%; mejoramiento (alivio de los síntomas y mejoramiento en la función de movi­miento), 111 pacientes, un 57,2%; y efecto nulo (no mejora­miento notorio de los síntomas), 9 pacientes, un 4,6%. Eficacia total: 95,3%. Según la comprensión que adquirió el informante a través del tratamiento clínico, la acupuntura ejerce ciertos efectos clínicos para tratar la espondilitis tipo hiperplasia, y efectos particularmente buenos al insertarse en los puntos paravertebrales, todo lo cual realmente permite que los sínto­mas mejoren. Quizás esto se deba al nuevo equilibrio adquiri­do bajo condiciones nuevas luego que la acupuntura ha mejorado la circulación sanguí­nea local y eliminado las altera­ciones patológicas tales como hidropesía de los nervios oca­sionada por la presión. Ejemplo de caso registrado: Paciente Yan, masculino, 62 años de edad. Tenía lumbalgia asociado con dolor en la pierna izquierda desde hacía 3 meses. Durante el citado espacio de tiempo, dichos dolores eran tan fuertes que impedían movi­mientos como agacharse, sen­tarse o levantarse. En la pierna izquierda había sensación de adormecimiento. Falsamente entendiendo que era un caso de ciática, le dieron tratamiento por 3 meses, sin que la afec­ción mejorase en mucho. El paciente había ingerido 200 infusiones preparadas con medicamentos tradicionales chinos y recibido terapia de bloqueo e inyecciones intra­musculares de vitamina B1. Examen por radiografía: Hiper-plasia de la tercera, cuarta y quinta vértebras lumbares. El enfermo sentía notorio dolor por presión en dichos huesos.
Diagnóstico: Espondilitis lum­bar tipo hiperplasia y ciática. Le ofrecieron acupuntura en los puntos paravertebrales a am­bos lados de las vértebras lumbares, así como en el punto de dolor por presión. Las agu­jas entraban a una profundidad de 1-1,5 cun, todas con el método acupuntural de raspadura, eran retenidas durante 15­30′ y manipuladas 1 vez cada 5-lO’. Por añadidura, se aplica­ba la ventosa en el punto de dolor por presión durante 10-15′. Era 1 sesión diaria, y 10 sesiones llenaban 1 curso de trata­miento. Tras haberse concluido 2 cursos de terapia, el dolor le disminuyó notablemente, mientras el individuo podía agachar­se, pararse y sentarse a voluntad. 1. Esta es una enfermedad comúnmente observada. La acu­puntura no tiene efecto para la hiperplasia de las vértebras. Sin embargo, su efecto terapéutico para los síntomas deriva­dos de la hiperplasia es positivo. Para la absoluta mayoría de los pacientes, la acupuntura puede paliar sus síntomas y hasta eliminarlos, así como permitir a aquéllos reintegrarse al traba­jo.
2. Usando en combinación la moxibustión, la electropuntura, la inyección en los puntos acupunturales y las ventosas, se ele­varán los resultados terapéuticos de la acupuntura.

ARTRITIS DEL HOMBRO

octubre 7, 2009

También se conoce por hombros seniles u hombros congela­dos. Es una enfermedad crónica de degeneración de la bolsa subacromial de la articulación escapulohumeral y de sus teji­dos periféricos. Tiene por factores inductivos contusiones y esguinces leves, cansancio fácil, viento y frío. Se observa más en las personas de alrededor de 50 años de edad y algo más en el sexo femenino que en el masculino. Clínicamente consiste en el dolor de la articulación del hom­bro, sobre todo por noche, el cual dificulta el movimiento del miembro llevando la enfermedad un largo proceso y al correr del tiempo, los músculos de esta articulación (e inclusive la extremidad superior afectada) probablemente se atrofien. La medicina tradicional china cataloga esta afección dentro de los síndromes bi (dolor y entumecimiento en las articu laciones).

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Jianyu (IG 15), quchi (IG 11), yanglao (ID 6), jianzhen (ID 9), tiaokou (E. 38) y chengshan (v. 57) (estos últimos dos deben ser perforados del primero al segundo de una sola vez con una sola aguja). Puntos secundarios: Jianliao (SJ 14), binao (IG 14), hegu (IG 4), houxi (ID 3), lieque (P. 7), waiguan (SJ 5), chize (P. 5), etc.
Explicación:
De ordinario se adopta preferentemente el método   dispersante   de estímulo poderoso mediante la rotación de agujas, y para los casos
de deficiencia de energía vital con intolerancia al frío se puede aplicar el método productor de sensación de calor. Se ofrece 1 sesión por
día o en días alternativos, cada vez se retienen las agujas durante 15-30′ y también pueden no retenérselas. 1 curso de tratamiento consta de 10 sesiones, con intervalo de 5-7 días entre un curso y el subsiguiente.
Experiencias clínicas:
1. La acupuntura y moxibustión pueden producir efectos bas­tante buenos para el tratamiento de la artritis del hombro. Se atendió a 50 casos; 31 con un tiempo de evolución menor de 1 año y 19 durante más de un año. Se les aplicó acupuntura en la región tomando los puntos jianyu, jianliao, jianzhen y binao, todos localizados en el lado enfermo, y usando agujas filifor­mes sin retenerlas para efectos de estímulo poderoso. Como puntos distales fueron escogidos el tiaokou y chengshan del lado opuesto, perforados por una aguja del primero al segundo con media hora de retención e instruyendo al paciente a que moviera el miembro afecto durante esa retención. Resultados del tratamiento: curación clínica (eliminación del dolor en la articulación del hombro, función restablecida y ausencia de síntomas), 32 casos, un 64%; efecto notable (recuperación de la función articular, alivio del dolor, pero presencia de pareste­sias y debilidad muscular), 12 casos, un 24%; y mejoramiento (recuperación parcial de la función articular, dolor disminuido), 6 casos, un 12%. Eficacia probada en todos los pacientes del grupo. A través de la observación clínica de estos 50 enfer-
mos, el autor llegó a la conclusión de que, mientras más corto es el proceso de afección y más fuerte la constitución física del paciente, más elevada resulta la tasa de curación y que por regla el paciente logra sanar tras 1 ó 2 sesiones de acupuntura. Si el proceso de enfermedad ha sido largo (por ejemplo, ha durado varios meses con la articu­lación cerrada como resultado) y el paciente es anciano y físicamente débil, el efecto terapéutico será relativamente pobre, no obstante, la mayoría de ellos aún pueden curarse o mejorar, en mayor parte de casos, al cabo de 1-2 cursos de tratamiento (siendo 1 curso integrado de 10 sesiones). La observación y visitas de seguimiento hechas a algunos pacientes comprobaron que el efecto terapéutico se había estabilizado en lo fundamental y que la enfermedad no había recidivado. Ejemplo de caso registrado: Paciente Wang, femenino, 48 años de edad. Presentaba historia de hombro derecho doloroso por espacio de 5 años, la movilidad completamente restringida y los músculos atrofiados. En los días fríos o en los que realizaba mucho esfuerzo físico, así como por las noches, había intensificación del dolor. Fue tratada con diversos medi­camentos, pero sin efecto. En vista de ello, se le aplicó acu­puntura del modo expuesto, siendo 1 sesión diaria con 1 curso de tratamiento compuesto de 7 días. Tras haberse terminado el primer curso de tratamiento, los síntomas no habían cam­biado muy favorablemente. Durante el segundo curso, se tomaron adicionalmente el tianzong (ID 11) y el punto de dolor por presión del músculo supraescapular con el mismo método de aplicación. Luego de 3 cursos de tratamiento, el dolor dis­minuyó notablemente, la articulación de su hombro podía moverse con mayor amplitud recuperando un arco de movili­dad de 45 grados. Sus síntomas aliviaron apenas hubieron finalizado 6 cursos de tratamiento continuos.
2) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción: Puntos paravertebrales en ambos lados de la quinta vértebra cervical.
Explicación: El paciente asume la postura de sentado con el cuerpo flexionado hacia adelante. Se esteriliza de modo convencional el área de los puntos acupunturales. El terapeuta coge, con el dedo pulgar y el dedo índice de la mano izquier­da, el punto del lado requerido, levantando ligeramente la piel del paciente. Con la mano derecha sostiene una aguja filifor­me larga N.° 28, de 3 cun de largo, y la interna rápido en el punto indicado. Habiendo entrado la aguja, el cuerpo de ésta debe permanecer paralelo a la columna vertebral y adherir estrechamente a la piel, mientras la punta desciende siguiendo la misma piel. Una vez que se presente la energía, el médi­co continúa manipulando la aguja, buscando que la sensación de pinchadura se propague hasta el hombro y la espalda. Acto seguido, se repite el mismo procedimiento en el punto del lado opuesto. Luego, se conectan los mangos de las agujas de ambos lados con los cables de un aparato terapéutico modelo G 6805, el cual es modulado después al sector de ondas con­tinuas con frecuencia de 1.000-1.500 veces por minuto. La intensidad eléctrica no debe exceder el límite de tolerancia del paciente. Las agujas son retenidas durante 15-30′. Se ofrece 1 sesión por día.
Experiencias clínicas: Fueron tratados con la mencionada terapia 51 pacientes, 21 hombres y 30 mujeres, de los cuales 41 contaban más de 45 años de edad. 22 de ellos llevaban menos de 1 mes de enfermedad; 20, de 1-6 meses; 6, de 7 meses-2 años; y 3, de 6-8 años. Resultados del tratamiento de estos 51 pacientes: curación, 31; efecto notable, 10; mejora­miento, 6; efecto nulo, 4; eficacia, 92,2%. Durante 1 año de observación a 27 de los pacientes, mediante visitas médicas se constató que la enfermedad no había recidivado. Ejemplo de caso registrado: Paciente Liu, femenino, 45 años de edad. Tenía dolor en la articulación del hombro izquierdo desde hace 9 meses. El dolor era más intenso en los días que realizaba esfuerzo físico, días lluviosos y por la noche. Sentía fría el área afectada, había insomnio. El dolor se intensificaba cuando intentaba extender el miembro superior izquierdo o elevarlo. Había tomado medicamentos chinos y occidentales, pero sin que surtieran mucho efecto. Examen: evidente dolor por presión en el lado medio del hombro iz­quierdo, incapacidad de la mano izquierda para tocar las vér­tebras lumbares cuando la paciente levantaba el brazo en 90 grados y lo extendía. Diagnóstico: Artritis del hombro. Al haber -recibido 6 sesiones con la citada terapia, su dolor desapare­ció, el brazo izquierdo recuperó sus arcos de movilidad, y la paciente ya no se sentía restringida para peinarse y vestirse. La afección no había recidivado incluso al cabo de 6 meses de visitas médicas.

3) Método: Se aplica inyección en puntos acupunturales.
Prescripción: Ashi (ubicado delante de la articulación del hombro, es el punto de dolor por presión entre el acromio y la extremidad delantera del hilo axilar, punto en donde la mayo­ría de los pacientes sienten un notorio dolor por presión, por lo cual otrora fue denominado “jianguan”).
Explicación: Se prepara una inyección de 5 mi, mezclada de 200 microgramos de vitamina B12 (2 ml), más 2 ml de clor­hidrato de procaína (densidad, 2%), más 1 ml de agua destila­da. Se sigue el manejo requerido por la inyección en los pun­tos acupunturales. Cuando llega la energía, se inyecta todo este líquido en el ashi. Es 1 inyección cada dos o tres días. 10 inyecciones forman 1 curso de tratamiento. Para los casos leves o de corto proceso de formación, se puede preparar una inyección compuesta de 1 mg de dexame-tasona, 4 ml de clorhidrato de procaína (densidad, 2%) y 1 ml de agua destilada. Se toma el punto y se aplica la inyección de la misma manera que antes. Se pone 1 inyección cada 4 ó 5 días. 1 curso de tratamiento requiere 5 inyecciones. Luego, se suspende la terapia por 10 días. Conforme al estado del en-
fermo, la dosis de dexametasona puede reducirse a 0,2 mg (disminuye en 0,2 mg por vez o cada 2 veces).
Experiencias clínicas: 45 casos de hombros dolorosos fue­ron tratados por la inyección de dexametasona en pequeñas dosis. Los pacientes, entre el más joven y el más viejo, tenían de 41-65 años de edad, siendo la mayoría de 45-55 años. Proceso de enfermedad: el más corto, alrededor de 1 mes; el más largo, 5 años; y de 6-12 meses en la mayoría de los ca­sos. Resultados después de 1-2 cursos de tratamiento: cura­ción, 30 casos, un 66,7%; efecto notable, 4 casos, un 8,9%; mejoramiento, 6 casos, un 13,3%; y efecto nulo, 5 casos, un 11,1%. Se entiende que la eficacia va en proporción con el proceso y el estado de enfermedad. De los 5 pacientes en los cuales la terapia no tuvo efecto, llevaban cada uno con su afección ya por más de 3 años y tenían, además, los músculos notoriamente atrofiados, acompañados de una seria disfun­ción. No consiguieron mejorar mucho a pesar de haber recibi­do 2 cursos de tratamiento.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Chen, masculino, 52 años de edad. El hombro derecho le dolía desde hacía 1 año. En agosto del año anterior, el paciente hizo un esfuerzo gran­de, y el hombro derecho le empezó a doler continuamente. Por la noche, cuando estaba quieto, el dolor se intensificaba. Aun habiendo sido tratado en varios hospitales, su caso no mejoró. Examen: existencia de punto de obvio dolor por pre­sión en la espina escapular del hombro derecho, movimiento limitado de esta articulación para la extensión, aparición de dolor cuando el mismo hombro se extendía en 80 grados, incapacidad del miembro superior derecho para abducción y tocar la cabeza, ausencia de alteraciones patológicas notorias en las vértebras cervicales según el estudio de radiología, lengua algo roja, saburra blanca y pulso un tanto similar a la cuerda. Diagnóstico: Artritis del hombro. Con el método antes explicado se aplicó al paciente la inyección de dexametasona en pequeña dosis en el punto de dolor por presión, situado en la espina escapular, y en el punto de dolor por presión ubicado delante del acromion. Los síntomas fueron eliminados al cabo de 2 cursos de tratamiento con inyección.
Explicaciones adicionales:
1. La acupuntura y moxibustión son capaces de producir efec­tos terapéuticos considerablemente satisfactorios para el tra­tamiento de artritis del hombro. Luego de aplicada la acupun­tura, la mayoría de los pacientes sienten mitigado o desapare­cido al instante el dolor. No obstante, el miembro enfermo no normalizará o mejorará su movimiento antes de que se termi­nen varios cursos de tratamiento. La opinión universal es que la acupuntura, la electropuntura, la moxibustión, la aplicación de ventosas, la inyección en los puntos acupunturales y la pinchadura en la muñeca y el tobillo pueden todas y cada una de ellas tener cierta eficacia terapéutica. Al ser éstas usadas en combinación, ello ayudará a elevar el éxito terapéutico.
2. En cuanto a los pacientes con movimiento articular restrin­gido, el ejercicio funcional del miembro enfermo en combina­ción con el tratamiento tiene suma importancia. Por lo general, se propone que, al aplicar acupuntura en los puntos situados al extremo de los cuatro miembros y mientras se manipula la aguja o durante su retención, se recomiende al paciente que realice de manera ininterrumpida movimientos de circunduc-ción. Si el paciente es incapaz de cumplir tales movimientos por sí mismo, el terapeuta o una tercera persona puede ayu­darle a movilizar el brazo afectado. El ejercicio funcional de cada día es igualmente importante, pero debe ser persistente y avanzar en forma gradual, lo cual favorecerá la pronta recu­peración.

DIABETES

octubre 7, 2009

Síndrome causado por factores ambientales y hereditarios, carac­terizado por secreción anormal de insulina y diversas manifestacio­nes metabólicas y vasculares que se reflejan en una tendencia a los niveles de glucosa en sangre elevados. La medicina tradicional china declara que ella está rela­cionada con la disfunción del pul­món, el bazo y el riñón. En un principio suele no tener síntomas manifiestos, pero oca­sionalmente se descubre por examen de orina. Clínicamente se caracteriza por polifagia, polidipsia y poliuria, astenia, debilidad general etc.

TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Pishu, geshu, yishu (Extra.), zusanli y sanyinjiao.
Puntos secundarios: Feishu, weishu (V. 21), ganshu, zhong-wan, guanyuan, shenmen, rangu (R. 2), yinlingquan, etc.
Explicación: Se rota la aguja despacio con el método de estímulo mediano que tonifica y dispersa en forma pareja, se da 1 sesión por día
0 día por medio, se retiene la aguja por 15-20′ en cada oca­sión, y 10 sesiones forman 1 curso de tratamiento. El intervalo entre dos cursos dura de 3-5 días.
Experiencias clínicas:
1. Se atendió con acupuntura a 24 casos de diabetes. De entre ellos, 11 eran de sexo masculino y 13 de sexo femenino, contando de 20-79 años de edad. Tipos de diabetes: 19 casos independientes de insulinoterapia y 5 dependientes de ella. Estado clínico: 1 caso leve, 15 casos de gravedad mediana y 8 casos graves.
Se aplicó la acupuntura como medida principal para el trata­miento, con ayuda de un régimen alimentario, y auxiliado, en algunos casos, de la administración de medicamentos. 1) Selección de puntos para la acupuntura: pishu, geshu y zusan-li en función de puntos principales. Uso rotativo de puntos auxiliares conforme a la diferenciación de los síntomas: para polidipsia, el feishu, yishe (V. 49) y chengjiang (Ren. 24); para polifagia y constipación, el weishu y fenglong (E. 40); para poliuria, lumbalgia, tinitus, ansiedad y sudoración nocturna, el shenshu, guanyuan y fuliu (R. 7); y para la astenia, debilidad general, fatiga, cefalea, diarrea, el weishu, sanyinjiao, yan-glingquan, etc. Método de acupuntura: tomando por índice la llegada de la energía. Si el paciente mostraba una reacción relativamente fuerte a la punción de la aguja, era necesario dejar inserta ésta durante 15′ y repetir la misma manipulación 1 vez antes de retirarla. Se dio 1 sesión por día, 12 sesiones constituían 1 curso de tratamiento, y el intervalo entre dos cursos duraba 3 días. En invierno se adoptó la implantación subcutánea de agujas (en 3 de los pacientes de este grupo). 2) Alimentación: cantidad total necesaria de consumo diario de calorías de acuerdo al estado clínico, la movilidad y el peso corporal (30-35 calorías por Kg.). Este consumo en las 24 horas para los diabéticos del citado grupo osciló, según los casos, de 1.230-2.100 calorías, incluyendo 150-300 g de azú­car, 50-75 g de proteína (pero aumentado a 100 g para los casos de lipemia) y el resto constituido de grasa. Y 3) medi­camentos: al comienzo se siguió la dosis diaria habitual de hipoglucemiantes orales a los pacientes que tenían serias complicaciones o que habían estado dependiendo de ellos durante largo tiempo (a pesar de no haberles producido mejo­rías); pero una vez producido el efecto de la acupuntura, la dosis fue reducida a la mitad o simplemente suprimida. La observación tuvo 45 días de duración.
Resultados del tratamiento de todo el grupo de diabéticos: Efecto notable, 11 casos, un 45,8% y, entre ellos, 8 casos tratados exclusivamente con acupuntura; efecto bueno, 4 casos, y mejoramiento, también 4 casos, un 33,4% combinado por ellos, y entre los mismos, 2 atendidos únicamente con acupuntura y otros 2 con un tratamiento multiterápico, es de­cir, una eficacia total de 79,16% entre los tres tipos; y efecto nulo, 5 casos, un 20,83%, incluyendo 3 casos que recibieron varias terapias distintas. El curso de tratamiento promedió 8 semanas entre todos los 19 casos con efecto exitoso, siendo el más largo de 14 semanas.
Estudio de los mecanismos del tratamiento de la diabetes:
Algunas personas enuncian que la secreción prematura de insulina y su crecimiento cuantitativo tienen que ver con los cambios de la adrenalina. Se descubrió que al insertar en el punto sanyinjiao de los diabéticos, la acupuntura parece tener la propiedad de regular la secreción de insulina. Así mismo se conoce que al dar estímulo mediante acupuntura y moxibus-tión aplicadas en el zhongwan, tianshu y otros puntos de indi­viduos en estado normal, tuvo lugar un aumento significativo en la secreción de insulina. Se cree que la influencia que la acupuntura y la moxibustión ejercen sobre la glucosa sanguí­nea depende probablemente de su acción de haber excitado el sistema compuesto por los nervios vagos y la insulina. Se­gún el autor, la acupuntura posee tanto la propiedad de reajus­tar el nivel molecular de la insulina cuanto la propiedad de reajustar el recontrol del sistema nervioso central sobre la mencionada área.
Ejemplo de caso registrado: Paciente He, masculino, de 49 años de edad. Cuatro meses atrás, cometió un abuso al ingerir alcohol. Como consecuencia, presentó paulatinamente, poli-dipsia, polifagia y poliuria, seguidas posteriormente del decai­miento, pérdida de peso, trastornos auditivos e impotencia. Examen:
glucosa sanguínea en ayunas, 140 mg %; y pruebas cualitati­vas de glucosa urinaria de (+) a (+++) tras 2 horas de ayuno. Diagnóstico: Diabetes. Selección de puntos para la acupuntu­ra: shenshu, yishu, yuji (P. 10), sanyinjiao, feishu, taixi, etc. Después de 17 sesiones, el paciente ya se encontraba mucho mejor, el dolor lumbar, tinitus, la impotencia y otros síntomas habían desaparecido, su peso había subido y su glucosa san­guínea y urinaria se hallaban normales.
Explicaciones adicionales: Tanto los libros de acupuntura y moxibustión antiguos y actuales contienen diversas anotacio­nes acerca del tratamiento de la diabetes con estas dos tera­pias. Desafortunadamente, no se ha informado mucho sobre este estudio durante las últimas décadas. Aún así, no son raros los casos que han recibido tratamiento en la práctica clínica. Por lo común, se opina que los puntos acupunturales aprovechados en el tratamiento con acupuntura y moxibustión son eficaces para los casos leves y los casos de gravedad mediana y son válidos hasta cierto grado para mejorar los síntomas y reajustar la función secretoria de insulina. A mane­ra de ilustración, la sola acupuntura aplicada a ciertos diabéti­cos ha logrado eliminar la glucosa en la orina y normalizar el nivel de glucosa en sangre. En otros casos, los pacientes han podido disminuir o suprimir la ingestión de hipoglucemiantes e incluso insulina luego de haber sido tratados con acupuntura y moxibustión. Sin embargo, estas terapias difícilmente pueden hacer efecto en los enfermos enteramente dependientes de insulina.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36 seguidores