CONVULSION IN­FANTIL

octubre 16, 2009

Se denomina también es­pasmo infantil. Es una en­fermedad común en pedia­tría. Los ataques duran solo unos segundos, pero pueden repetirse muchas veces en el día. Se limitan a los primeros tres anos de vida. Suele ser evidente una lesión cerebral. La medicina tradicional china lo denomina “convulsión aguda”.
El espasmo se debe a mu­chas causas, y la más impor­tante de éstas es la infección. Además, también puede ser causada por trastornos metabólicos, por intoxicación, epilep­sia, lesiones cerebrales expansivas, defectos cerebrales (con-génitos, del desarrollo), anafilaxia, etc. Por otra parte, hay algunos niños que convulsionan por hiper-pirexia. Se llama “espasmo de fiebre”. Por lo común, desaparece espontáneamente antes de que el niño llegue a la edad escolar.
La medicina tradicional china estima que la convulsión aguda pertenece a los síndromes de yang, exceso y calor patógeno porque la preponderancia del fuego aviva al viento.

TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes y sangría acupuntural.
Prescripción: Shixuan (Extra.), renzhong (Du. 26), hegu (IG 4) y taichong (H. 3).
Explicación: Se da punciones rápidas en los puntos shixuan y renzhong. Se punza el hegu y taichong, se rota y martillea las agujas un momento y se las retira, y luego se toma y oprime los puntos con la mano para que sangren.
Experiencias clínicas: Se informa sobre 90 casos de convul­sión infantil tratados con sangría en el shixuan. Resultados: efecto notable, 73 casos; mejoramiento, 16 casos; efecto nulo, 1 caso; y eficacia total, 98,9%. 76 de estos niños sufrían con­vulsión por hiperpirexia a causa de infección, bronconeumo-nía, sarampión, amigdalitis aguda, disentería bacteriana agu­da, etc. Luego de la sangría en el shixuan, todos ellos mejora­ron en distinto grado: efecto notable en 73 casos y mejora­miento en 3.
Se optó también por el renzhong, hegu y taichong para tratar a 62 casos de convulsión por hiperpirexia mediante la sangría. Eran 17 niños y 45 niñas, entre ellos y ellas, 30 menores de 1 año, 18 de 1-2 años, 9 de 2-3 años, y 5 de 3-5 años. 41 fueron curados luego de 1 sesión y 7 luego de 2 sesiones; 12 se aliviaron después de 1-3 sesiones; y 2 no respondieron al tratamiento (el autor considera como casos nulos aquellos que sufrieron accesos luego de 3 sesiones). Caso registrado: Paciente Wang, femenino, 6 años de edad. Fue llevada al médico por primera vez el 9 de junio de 1967. La madre refirió que la niña tenía fiebre y dolor de cabeza desde hacía 2 días y que esa misma mañana vomitó sin cesar y convulsionó varias veces. Examen: fiebre de 39,8°C, cuello rígido, ojos cerrados, piernas rígidas, rodillas a veces flexiona-das, inquietud, inconsciencia, materia fecal seca, amarilla y de poca cantidad. Hemograma: 36.000 leucocitos/mm3. Diagnóstico preliminar por medio de punción lumbar: Meningitis cerebroespinal epidémica. A las 7 de la misma noche empezó el tratamiento. La acupuntura se con­centró en disipar el calor y eliminar el viento. Le tomaron el baihui, dazhui, yongquan, neiting (E. 44), houxi (ID 3), shen-mai (V. 62), chize (P. 5) y taichong. Y también le hicieron san­gría en los puntos shixuan. A las dos horas de la acupuntura, la niña dejó de convulsionar. Fue un total de 6 sesiones de esta terapia esa misma noche. La fiebre bajó a las 6 de la mañana, y a las 10 la pequeña pudo comer y ponerse de pie. La acupuntura continuó por otros 3 días hasta la desaparición de todos los síntomas.
Explicaciones adicionales:
1. Tanto la acupuntura como la sangría acupuntural tienen ciertos efectos para la convulsión infantil provocada por distin­tas causas. Conforme a la observación clínica, son singular­mente eficaces en convulsiones por fiebre.
2. Aunque la convulsión infantil como complicación de fiebre alta puede producirse por diversos factores etiológicos, gene­ralmente es consecuencia de la invasión del fuego de la vesí­cula biliar que el viento avivado por el calor hace subir por el meridiano shaoyang. En este caso es apremiante aplicar la acupuntura para aliviar la convulsión. Si el paciente se convul­siona repetidas veces mientras su fiebre no cede, entonces hace falta tratamiento y terapia antipirética al mismo tiempo para poder conseguir su curación.
3. Al niño pequeño en estado grave hay que aplicarle un con­junto de medidas de socorro. Para su tratamiento el concurso de la acupuntura y moxibustión ayuda a elevar el efecto tera­péutico.

Por lo general, es de índole fisiológico. El dolor uterino causa­do por la fuerte contracción después de la dilatación uterina durante la gravidez, habitualmente no necesita un tratamiento especial y, en la mayoría de casos, desaparece lentamente en 3 o 5 días. Si el dolor es intenso, o sigue siéndolo tras 1 se­mana de post-parto y, acompañado de loquios, entonces es un estado de enfermedad y debe ser tratado oportunamente. La medicina tradicional china considera que se debe a la “defi­ciencia de energía”, al “estasis de sangre” y al “calor de san­gre”.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Zhongji y sanyinjiao. Puntos secundarios: Guanyuan y zusanli.
Explicación: Se adopta el método inhibitorio de estímulo poderoso, se retiene las agujas durante 1-2 horas para el dolor intenso o bien durante 24 horas.
Experiencias clínicas:
1. Se trató a 32 casos de esta afección. La mayoría eran mul­típaras. Las pacientes con dolor más intenso, presentaban también insomnio, sudoración profusa y molestias gastrointes­tinales. Su reposo se veía seriamente afectado en los prime­ros 3 ó 4 días de post-parto. Por lo general, el dolor se calma­ba o disminuía con el uso de analgésicos, pero dicho efecto no se mantenía por mucho tiempo y las reacciones secundarias no tardaban en presentarse.
Estas pacientes sin embargo, se beneficiaron de la acupuntura. Fue­ron divididas en 3 grupos para la selección de puntos. Grupo 1: zhongji y sanyinjiao; grupo 2: guanyuan y zusanli; y grupo 3: zhongji y zusanli. Al insertar en el zhongji y sanyinjiao, se adoptaba el método inhibitorio de estímulo poderoso. Si la paciente sentía un dolor intenso, la retención de agujas podía prolongarse de 1-2 horas mas. Y si durante esa retención el útero se contraía, se permitía rotar las agujas nuevamente, de modo que el dolor podía cesar de inmediato. Para aplicar acupuntura en el zhongji y guanyuan, era indispensable, antes de la terapia, exigir a la paciente que primero evacue su vejiga. Después de aplicada la citada tera­pia, el dolor se calmó al instante en 5 casos, se alivió en 21, recidivó en 4 y no hubo efecto en 2. Analizados los casos de recidiva, el autor concluye que esto se debió principalmente al corto tiempo de retención de agujas y a la negativa de esas pacientes a tenerlas insertas por más tiempo. Por lo común, tras la acupuntura, las parturientas pudieron sentirse mejor y dormir, su apetito aumentó, hubo contracción uterina y no se vieron efectos secundarios. 2. Se recurrió también a la acupuntura y a la inyección en los puntos acupunturales para tratar a 125 casos de esta afec­ción, se aplicó la primera terapia en 92 casos y el segundo método en los 33 restantes. En todas las pacientes se usó el punto sanyinjiao. Luego de entrada la aguja y llegada la ener­gía, la aguja avanzaba en sentido oblicuo y hacia arriba y quedaba inserta (su mango podía ser adherido a la piel con esparadrapo). La retención de aguja duraba de 30′ -24 horas, según el estado clínico. En cuanto a los casos que recibían inyección, primero se insertaba el sanyinjiao con una aguja filiforme y, llegada la energía, se la retiraba. Más adelante, se inyectaba 2-3 ml de procaína al 0,25 por ciento en dicho punto conforme a la ubicación, la dirección y la profundidad que la aguja filiforme había tenido.
Al cabo de 1 sesión de acupuntura, el dolor cesó inmediata­mente en 90 casos durante la misma retención de agujas, o sea, 72%. Y otros 33 casos pasaron a la inyección en el san-yinjiao después de la retención de agujas. El 78,8%, es decir, 26 casos, fueron curados tras 1 inyección.

2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción: Guanyuan.
Explicación: Se procede con el método indicado para la apli­cación moderada de cigarros de moxa. Cada sesión toma 5­10′.
Experiencias clínicas: Se informó sobre la aplicación de dicha terapia a 66 pacientes. Como resultado, el dolor desapa­reció en 25 de ellas (37,88%); disminuyó notablemente en 32 (48,49%); y no respondió al efecto en 9 (13,63%). La eficacia total alcanzó al 86,37%. Como máximo se dieron 4 sesiones de moxibustión. 39 pacientes recibieron cada una 1 sesión de terapia, y el dolor desapareció en 19 casos, disminuyó nota­blemente en 16 y no cedió al tratamiento en 4. Otras 20 muje­res recibieron 2 sesiones, con la desaparición del dolor en 4 de ellas, la disminución notable en 13 y sin efecto alguno en 3. A otras 5 se les aplicó 3 sesiones, luego de las cuales el dolor alivió en 2, disminuyó notablemente en 1 y no respondió a la terapia en 2. Y las 2 pacientes restantes recibieron 4 sesiones, y su dolor se aligeró notablemente. Para el dolor de contracción uterina puerperal, la moxibustión acompañada de agujas térmicas en el guanyuan y zusanli igualmente puede tener buen efecto. Método de manejo: pun-cionar primero con agujas filiformes en el guanyuan y zusanli (par), entonces provocar la sensación de acupuntura y su transmisión, dar estímulo mediano, tratar de aliviar el dolor y retener luego las agujas y, después, cubrir el mango de cada aguja con un cigarro de moxa de 2 cm. de largo (a una distan­cia de 1,5-2 cm. por encima de la piel) y encender el cigarro por debajo. El dolor puede desaparecer en la mayoría de las enfermas tras 1 ó 2 sesiones de esta clase de moxibustión acompañada de agujas calientes.

3) Método: Se aplica acupuntura intradérmica e implantación de agujas.
Prescripción:   Sanyinjiao, yaoyangguan (Du. 3), shangxian (Extra.), ashi y shenshu.
Explicación: Se usan agujas intradérmicas o filiformes de un cun de largo, y se las introduce en la piel en un sentido parale­lo a ella hasta una profundidad de 0,06-0,15 cun. De acuerdo al estado clínico y al efecto terapéutico, las agujas pueden ser retenidas de 30′-varias horas, o bien quedar implantadas du­rante 1 ó 2 días.
Experiencias clínicas: Un texto de literatura médica informa sobre la acupuntura intradérmica aplicada a 40 casos de esta enfermedad en los cuales fueron tomados el sanyinjiao, yao-yangguan, shangxian, ashi y otros puntos. Se puncionó con agujas de plata, cortas y delgadas, paralelamente a la piel hasta una profundidad de 0,06-0,09 cun. Las agujas estuvieron insertas, comúnmente, por alrededor de 1 hora. Si el dolor era intenso y la paciente se sentía nerviosa, las agujas podían permanecer allí por más tiempo. La implan­tación hipodérmica de agujas también fue viable en estas pacientes. En los 40 casos, la retención más corta de agujas duró 5′, y la más larga, 36 horas.
El artículo puntualiza que el efecto terapéutico está íntima­mente ligado al tiempo de retención de agujas y que este tiempo debe determinarse por el estado clínico. Luego de la terapia, el dolor desapareció en 23 pacientes, disminuyó en 11 y no cedió en 6, siendo la eficacia de 85%. De entre los casos en lo que la terapia tuvo éxito, todos fueron curados tras 1 sesión de acupuntura, excepto 2 que debieron recibir 2 sesio­nes, sin que posteriormente haya recidiva en ninguna de las pacientes.
Explicaciones adicionales: La acupuntura es altamente analgésica para esta enfermedad. Si la hipogastralgia puerpe­ral es notoria, la paciente debe ser tratada a tiempo con acu­puntura y moxibustión, las cuales son capaces de calmar el dolor de inmediato y favorecen el reposo. Además, la auricu-lopuntura puede asimismo producir un buen efecto. Para su aplicación se eligen los puntos correspondientes al útero, riñón, subcórtex, nervio simpático, shenmen, etc. Se da un estímulo relativamente poderoso, mientras se manipula las agujas a intervalos hasta conseguir el alivio del dolor. Igual­mente sirve la implantación de agujas para la auriculopuntura. La adición de electropuntura durante la acupuntura y la reten­ción de agujas ayudan a mejorar el efecto terapéutico.

POSICION DEL FETO

octubre 14, 2009

Se refiere a la posición anormal del feto antes de su expulsión. Cual­quier feto en posición sentada, transversal u oblicua detectado mediante un examen pre-parto co­rresponde a la afección de que tratamos. Para ese entonces la mujer gestante no percibe ningún malestar, generalmente el caso es descubierto frecuentemente sólo al momento del examen pre-parto. De no hacer que el feto revierta a tiem­po a la posición normal, el parto será laborioso, o se recurre a la cesárea.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción:   Zhiyin (V. 67).
Explicación: Se trabaja con el método de aplicación modera­da de cigarros de moxa (los cuales se mantienen a unos 3 cm. del punto acupuntural, tomando como criterio la producción de calor tibio y comodidad en el área local sin provocar dolor de quemadura). Se usan 2 cigarros de moxa, de los cuales se consume uno en el zhiyin de un lado y el otro en el zhiyin del lado opuesto al mismo tiempo. La moxibustión se cumple por vez en 10-15′, se da 1 sesión por día, y 4 sesiones son 1 cur­so de tratamiento. O bien se practica la terapia en el punto de un lado y luego en el del otro. La moxibustión termina en 15′ a cada lado, es 1 sesión al día, y 1 curso de tratamiento se for­ma de 1-5 sesiones.
Experiencias clínicas: La literatura médica de acupuntura y moxibustión de diferentes tiempos contiene sin excepción registros sobre la aplicación de moxibustión en el punto zhiyin para la corrección de la posición fetal. Un gran cúmulo de datos de China confirman la elevada tasa de éxito de esta terapia aplicada en dicho punto, obviamente superior a la reversión natural conocida en los datos extranjeros. Según informaciones relativas a 3.762 casos atendidos en 9 centros asistenciales, la rectificación exitosa de la posición fetal osci­laba del 71-el 95,98%. Esta posición pudo ser corregida en un 86% de dichos casos tras 1-4 sesiones. La tasa de éxito resul­tó más alta en los casos de pared abdominal medianamente tensionada y de menos de 8 meses de gestación. Después de rectificada la posición fetal, el feto probablemente vuelva a estar en una posición incorrecta. Ciertos datos revelan que la recidiva posterior a la rectificación alcanza al 10,1%. Pero si se reanuda la moxibustión, la corrección puede tener éxito otra vez. Las observaciones clínicas corroboran que la tasa de éxito no arroja gran diferencia independientemente de que las pacientes sean unigrávidas o las multíparas. Pero si una mujer ha tenido más de 6 partos, sin embargo, la tasa de éxito des­ciende visiblemente. El análisis de los casos con efecto malo­grado muestra que el fracaso se debe a la excesiva tensión o laxitud de la pared abdominal de la mujer gestante y a la fija­ción de la cabeza fetal por debajo del hipocondrio y al descen­so parcial de feto en la pelvis sucedidos luego de 8 meses de gravidez, o bien a la imprecisión en tomar el punto acupuntural y al mal manejo de la terapia. La moxibustión que se da en el zhiyin es fácil de manipular y promete seguridad, sin provocar sufrimiento en la paciente. Según observaciones clínicas, no se ha hallado influencia maligna alguna en las mujeres gestan­tes ni en los fetos.
De acuerdo a informaciones concernientes a 2.069 casos, la rectificación fue lograda en 1.869 de ellos al cabo de 1-5 se­siones de moxibustión dada en el zhiyin de ambos lados al mismo tiempo, esto es, una tasa de éxito de 90,3%, mientras que el intento fracasó en 200 casos, solamente un 7%. De los casos del grupo, el 77,7% recibió 1 curso de tratamiento, y otro 16,2% 2 cursos, conformando entre ellos un 93,9%. El efecto terapéutico fue bajo inexcepcionalmente en aquellos casos que recibieran 4-5 cursos de tratamiento. Según la observación, el éxito de la moxibustión resultó más alto para la posición transversal del feto, menos para la posición sentada y menos todavía para la posición podálica. A través de la observación de las embarazadas tratadas con moxibustión respecto a la autopercepción del movimiento fetal, se señala que 1.760 de los 1.869 casos rectificados con éxito sentían movimientos activos del feto, vale decir, un 94%; otros 34 los sentían leves, un 2%; y otros 75 no los sentían, un 4%. Y de los 200 casos en los cuales fracasó la terapia, solamente 1 perci­bía tales movimientos. Todo ello indica que la presencia del movimiento fetal tiene suma importancia en el curso de aplica­ción de la moxibustión.
Otro establecimiento asistencial adopta una variante de esta terapia, esto es, dar moxibustión primero en el zhiyin de un lado y, 15′ después, en el del lado opuesto. De este modo fueron atendidos 567 casos, de los cuales 449 pudieron ser corregidos merced a la moxibustión, es decir, una tasa de
éxito de 77,94%. En general se obtuvo éxito tras 1 sesión de terapia en la mayoría de las pacientes, al tiempo que la mayo­ría de las gestantes que necesitaran de más de 2 sesiones pudieron tener el feto revertido a la posición normal en 2-3 días. Se cree, entre otras cosas, que la moxibustión que se da en el zhiyin no sólo sirve para rectificar la posición anormal del feto, sino también para curar los síntomas de complicación tales como respiración corta, tensión de la pared abdominal y edema.

2) Método: Se aplica acupuntura más moxibustión.
Prescripción: Shaoshang, yuji (P. 10) y chize del meridiano del pulmón taiyin de la mano; shaoze, houxi (ID 3) y wangu de la mano (ID 4) del meridiano del intestino delgado taiyang de la mano; yinbai, taibai y sanyinjiao del meridiano del bazo taiyin del pie; y zhiyin, jinggu (V. 64) y feiyang (V. 58) del meri­diano de la vejiga taiyang del pie.
Explicación: Primero se da 4 sesiones de sahumerio con cigarros de moxa y, cuando esto no tiene efecto, se pasa a aplicar 4 sesiones de acupuntura más moxibustión. Si el efec­to vuelve a fracasar, entonces se añade 2 sesiones de acu­puntura con la conexión de electricidad.
Experiencias clínicas: En la práctica clínica se adopta prefe­rentemente la moxibustión para corregir la posición del feto. Conforme el tratamiento clínico con acupuntura y moxibustión ha avanzado, se han conocido nuevos desarrollos en materia de métodos y selección de puntos, en cuya consecuencia ha aparecido el método rectificador combinado de la acupuntura, moxibustión y conexión eléctrica.
Intrahospitalariamente al aplicar este método, fueron elegidos y sometidos a la observación 260 casos de feto en posición anormal. De entre ellos había 113 casos de embarazo de 7 meses, 93 por 8 meses, 42 por 9 meses, 3 por 10 meses, y otros 4 cuya gestación había sobrepasado el tiempo debido. Eran 158 pacientes primigrávida, 85 por segunda vez, 15 por tercera vez, 1 por cuarta y 1 por quinta vez. Generalmente, a todas ellas se les había aplicado la reversión exterior, el decú­bito con las rodillas y el pecho u otros métodos, pero sin que la rectificación tuviera éxito.
Se las tomó los puntos arriba mencionados. Cada 20 casos fueron sometidos a la observación para ver el efecto en un punto particular. Se daba 1 sesión por día, la cual duraba 20′, siendo 1 curso de tratamiento compuesto de 10 sesiones. Orden de procedimiento para el tratamiento: primero se daba 4 sesiones de moxibustión continuas en cada punto y, si el efecto fracasaba, se cambiaba a la acupuntura auxiliada de la moxibustión en 4 sesiones, y si este método también fracasa­ba, entonces se ofrecía 2 sesiones de electropuntura. Si aún no se lograba la rectificación, el tratamiento era considerado de efecto nulo. Por otra parte, las 20 pacientes con feto en posición anormal no se las aplicó el método referido sino ex­clusivamente el método de decúbito con las rodillas y el pecho o el de reversión exterior con el propósito de comparación. Concluido el tratamiento con el método antes expuesto, se obtuvo efecto en 143 de los 260 casos del grupo, esto es, una eficacia de 58,33%. En opinión del informante, el efecto de corrección de la posición del feto ha sido diferente debido a la ubicación de los puntos acupunturales usados. Pues la eficacia fue de 50% en el zhiyin, de 55% en el jinggu, de 60% en el feiyang, de 60% en el yinbai, de 75% en el taibai, de 70% en el sanyinjiao, de 65% en el shaoshang, de 60% en el yuji, de 75% en el chize, de 50% en el shaoze, de 45% en el houxi y de 35% en el wangu. Si la tasa era calculada estadísticamente conforme a los meridianos, entonces la eficacia llegaría al 68,3% en los puntos del meridiano del bazo, 66,7% en los del meridiano del pulmón, 55% en los del de la vejiga, 43,3% en los del intestino delgado, y 15% en el grupo de comparación. Dicho en otros términos, hubo notoria diferencia entre el grupo de acupuntura y el de comparación. Además, el investigador ha descubierto mediante el servicio clínico y las inspecciones médicas a las pacientes que algunos pocos fetos cuya posición había sido rectificada durante el tratamiento de acupuntura y moxibustión, pero volvieron a la posición anormal al momento del parto. Otro fenómeno es que ciertos retos, cuya posición no pudo ser corregida luego de 1 curso de tratamiento, pasaron a la posición normal a la hora del parto aunque no se les había aplicado otra terapia de recti­ficación. Este hecho demuestra que en los fetos existe la ten­dencia de reversión espontánea a la posición normal.
Explicaciones adicionales:
1. La posición irregular del feto debida a la deformación del útero, la estrechez de la pelvis, el tumor o los factores propios del feto deben ser tratados aparte.
2. Cuando la acupuntura y la moxibustión fracasan, se puede ofrecer a la paciente un tratamiento multiterapéutico del decú­bito con las rodillas y el pecho, la reversión exterior, etc., el cual igualmente puede surtir efecto.
3. El parto prematuro habitual y la toxemia de embarazo no están indicados para este tratamiento.

METRORRAGIA FUNCIONAL

octubre 13, 2009

Por esta enfermedad nos referimos al superfiujo menstrual, la regla indebida­mente prolongada o la hemorragia uteri­na no acompañados de alteraciones orgánicas genitales en base al examen ginecológico. Cabe dentro de la “hemo­rragia uterina” según la medicina tradicional china. Tiene lugar
frecuentemente durante los cambios producidos en el equili­brio del sistema endocrino, tiempo que coincide con la puber­tad, la menopausia, el post-parto o el post-aborto. También puede ser inducida por una enfermedad general o por factores psíquicos.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Yinbai (B. 1), qihai, sanyin-jiao, taichong y hegu.
Puntos secundarios: Dadun (H. 1), zusanli, yinlingquan, rangu (R. 2), xuehai y baihui.
Explicación: Preferentemente se adopta el método de tonifi-cación y dispersión parejas, o el método de tonificación y, en su adición, puede concurrir la moxibustión. Las agujas son retenidas durante 20-30′, se da 1 sesión a diario, y 6 sesiones forman 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Con la acupuntura y la moxibustión fueron tratados 45 casos de esta afección, de los cuales 28 fueron curados, 10 se beneficiaron con efecto notable y los 7 restantes mejoraron. En cuanto a los casos de hipermenorrea, generalmente 1-3 sesiones fueron suficientes para la aparición del efecto notable. En el yinbai se dio la acupuntura, la cual fue seguida de la moxibustión, o bien ésta se aplicó indepen­dientemente y de manera moderada. 1 ó 2 sesiones diarias, con 10′ de duración cada una. La observación confirmó que el efecto hemostático había sido eficaz.

2) Método: Se aplica acupuntura con agujas “flor de ciruelo”.
Prescripción: Se eligen las áreas de estímulo convencionales
en ambos lados de las vértebras dorsales. Priori­tariamente se aplica acu­puntura en la región lum-bosacra a modo de golpe-citos y se añaden 3-5 punciones por entre las vértebras en sentido transversal. También se aplican punciones en forma de golpecitos en el recorrido de los meridia­nos de la parte inferior del abdomen. Para una hemo­rragia aguda mayor se inserta a guisa de golpeci-tos los puntos xingjian (H. 2), taichong, zhongfeng
(H. 4) y ququan (H. 8) del meridiano del hígado abajo de la rodilla, los puntos yinbai, taibai (B. 3), gongsun (B. 4), sanyinjiao, diji (B. 8), yinlingquan y xuehai del meridiano del bazo, los puntos yong-quan, rangu (R. 2), zhao-hai, (R. 6), zhubin (R. 9) y yingu (R. 10) del meridiano del riñón, así como los puntos zhongli (Ren. 3) y qichong (E. 30) de los meridianos ren y del estómago, respectivamente. Y para una hemorragia menor o goteo de sangre continuo, además de usar las áreas de estí­mulo convencionales y dar estímulo siguiendo el trayecto de los meridianos, se aprovecha principalmente de los puntos acupunturales que acabamos de mencionar del meridiano del bazo y del meridiano del riñón.
Explicación: Habitualmente se da estímulo ligero en las áreas de estímulo convencionales y estímulo mediano en las áreas de estímulo clave. Para el estímulo que se aplica a lo largo de los meridianos se da un golpecito de acupuntura a cada 0,5-1 cm., mientras la aguja golpetea 20 veces en cada punto acu-puntural encontrado. Para una hemorragia aguda importante se facilitan golpecitos en más áreas y se manipula las agujas con más fuerza, con 1-2 sesiones por día. Si es una hemorra­gia menor, se obra en menos áreas y con menos fuerza, ofre­ciendo 1 sesión día por medio.
Experiencias clínicas: Fueron atendidos 9 casos, para todos los cuales la terapia probó ser eficaz. Se observó que el tiem­po de hemorragia se reducía, que la anemia se rectificaba rápido y que la compensación cardiaca a causa de la pérdida de sangre aumentaba.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Gong, femenino, 31 años de edad, profesora. Menarquia a los 17 años. Presenta­ba ciclos muy irregulares desde hacía 10 años. Cada vez que menstruaba, el flujo no cesaba. Nulípara había sido tratada con medicación hormonal sin lograr ningún efecto. Esta vez acudió al médico por una grave hemorragia vaginal que había sucedido de repente tras más de 6 meses de amenorrea. La paciente tenía el semblante pálido, palpitaciones y disnea, sangrado abundante vaginal, no dolor abdominal.
Diagnósti­co: Metrorragia funcional. Su caso, considerado como hemo­rragia importante aguda, fue tratado con agujas “flor de cirue­lo” siguiendo el método arriba explicado. Dándose 1 sesión por día, la hemorragia le cesó tras 3 sesiones de golpecitos de acupuntura. Luego, se pasó a darle 1 sesión cada 2 días. Transcurrida 1 semana, el examen de la sangre tuvo por resul­tado 3.100.000 eritrocitos por mm3. El tratamiento prosiguió, siendo 1 sesión cada 2 ó 3 días. Habiendo pasado 2 semanas, un nuevo examen reveló 4.000.000 eritrocitos por mm3. Pos­teriormente, la menstruación llegaba periódicamente cada mes en cantidad mediana y se retiraba en 6 días.

3) Método: Se aplica implantación de agujas.
Prescripción: Diji (B. 8), zhongdu del pie (H. 6), sanyinjiao (B. 6) y xuehai (B. 10).
Explicación: Se procede con el método de implantación hipo-dérmica. Cada vez se toma 1 punto (unilateral), ó 2 puntos unilaterales en forma cruzada (por ejemplo, el diji del lado derecho y el xuehai del lado izquierdo). Se dejan insertas las agujas durante 24 horas. Se imparte 1 sesión al día. Se cam­bia los puntos para una nueva implantación de agujas.
Experiencias clínicas: Se recurrió a la implantación de agu­jas en el punto xi-hendidura del meridiano del bazo para tratar a 1 caso de metrorragia funcional. Usando el diji del lado de­recho, se internó la aguja, procurando que la sensación acu-puntural se transmitiera al maléolo interno. Luego de retenida por 10′, la aguja retrocedió al tejido celular subcutáneo, bajó
un cun aproximadamente siguiendo el meridiano del bazo y quedó fijada e inserta durante 24 horas. Mientras la paciente aún no estaba curada, se añadió el xuehai también para la implantación de aguja, pero en dirección contraria y con idén­tico método. Tras una implantación de aguja en el primer pun­to y otra en el segundo, la metrorragia que la enferma había sufrido por más de 2 años fue resuelta. Las visitas médicas confirmaron que la afección no había recidivado. Otro caso registrado: Paciente Jiang, 22 años de edad, solte­ra. Desde hacía 2 años, la regla llegaba cada 2 ó 3 meses y duraba de 3-5 días por vez, en excesiva cantidad. La ingestión de hemostáticos chinos y occidentales no había surtido efecto, la enfermedad se agravaba, y había sangrado continuo, por lo que recibió transfusión de paquetes globulares. Se le dio en­tonces tratamiento acupuntural. Le tomaron el sanyinjiao, xuehai, diji y zhongdu del pie, de los cuales fueron usados cada vez 2 puntos unilaterales, pero en forma cru2ada, tanto de la izquierda como de la derecha. Se metía una aguja de 1,5 cun de largo. Habiendo surgido la energía, la aguja retrocedía a la subdermis y, cambiando de dirección, avanzaba algo de un cun aproximadamente en sentido parale­lo a la subdermis. Luego, la aguja era fijada con esparadrapo. Se daba 1 sesión a diario, los puntos se alternaban, se implan­taba las agujas 5 veces, se interrumpía la terapia por 10 días, se volvía a implantar las agujas 5 veces y se suspendía la terapia por otros 10 días. La joven se curó al cabo de 15 veces de implantación de agujas. No sufrió recidiva a través de los 12 meses de seguimiento.
Explicaciones adicionales:
1. Las terapias dadas en los puntos acupunturales tienen buen efecto hemostático para esta afección y, además, su efecto a largo plazo es bastante sólido. Fuera de las terapias mencio­nadas en este apartado, la moxibustión aplicada en el shen que (Ren. 8) y el uso rápido de junquillos mojados de aceite encendidos en el dadun (H. 1) igualmente han producido efec­tos notables.
2. Para la auriculopuntura se escogen de ordinario los puntos apropiados para el útero, la endocrina, el ovario, el subcórtex subcutáneo, el riñón, etc. Se aplica el estímulo mediano, se retiene las agujas durante 15-20′, y la terapia se empieza generalmente 3 días antes de la menstruación, con 1 sesión por día. Para la auriculopuntura también se puede implantar agujas en los puntos que acabamos de citar.

La laparotomía ocasiona frecuentemente parálisis intestinal temporánea, por la cual el paciente siente plenitud lumbar, dificultad para la digestión de los alimentos, respiración entre­cortada y difícil. El peristaltismo intestinal decelera o desapa­rece. En el caso grave inclusive se forma una obstrucción intestinal, acompañada de distensión abdominal, timpanismo, náusea, el vómito, etc.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura y moxibustión.
Prescripción: Puntos principales: Zusanli, zhongwan y tianshu.
Puntos secundarios: Neiting (E. 44), shangqiu (B. 5) y riyue (Vb 24).
Explicación: Se adopta el método excitante de estímulo débil, se ofrece 1 sesión al día, y se retiene las agujas durante 15­20′. También hay expertos que están a favor del estímulo poderoso, esto es, una vez llegada la energía, se agita las agujas a modo de martilleo sin retenerlas y, para la moxibus-tión, se adopta preferentemente el método como “picoteando un pájaro” durante 10-15′ en cada punto acupuntural.
Experiencias clínicas: 1. Se escogió a 29 pacientes y se los sometió a observación. De entre ellos había 10 de apendicec-tomía, 4 de nefroureterectomía, 4 de operación gastrointes-
tinal, 3 de herniorrafia, 2 colecistectomía, 2 de esplenectomía y 4 de otras operaciones.
Método de tratamiento: Se usan los puntos zusanli y neiting, todos de ambos lados. Efecto de tratamiento: 1) La acupuntu­ra dio un excelente efecto en 16 Casos del grupo, todos los cuales tuvieron flatulencias apenas 2 horas o menos tiempo después de la terapia. A 11 pacientes les bastó 1 sola sesión de acupuntura para que su sensación de plenitud abdominal desapareciera. Del grupo mejoraron otros 6 enfermos. Aunque ellos no tuvieron flatulencias tras 2 horas luego del retiro de agujas, hubo una notable hiperfunción en el peristaltismo in­testinal. Progresaron otros 2, pero sin flatulencias en 2 horas luego de retiradas las agujas. En ellos no se escuchó borbo­rigmos ni disminuyó la distensión, pero se sentían bien. Otros 5 no cedieron al efecto. 2) De estos 5 casos en quienes no hubo efecto, había 3 de perforación apendicular asociada con la complicación de peritonitis difusa, 1 de colecistectomía y complicación de peritonitis y 1 de colecistectomía. De ello se deduce que la simple obstrucción intestinal dinámica recibe mejor efecto de la acupuntura. Y 3) Hubo 1 paciente masculi­no de hipertensión pulsatoria con varices esofágicas, por lo que presentó hemorragia en 32 ocasiones. Luego de la esple-nectomía, no le implantaron un gastroscopio-tubo hipotensor para evitar una nueva hemorragia. Sin embargo, le dieron una terapia de acupuntura preventiva tras la operación, siendo 1 sesión por día y en 3 ocasiones. Fueron usados los puntos zusanli y neiting de ambos lados, y retenidas las agujas duran­te 15′ por vez. Como resultado, el paciente no sufrió parálisis intestinal posquirúrgica. Esto sugiere que la acupuntura posiblemente tenga efecto profiláctico contra la parálisis intestinal derivada de la intervención quirúrgica. 2. Se recurrió también a la acupuntura y moxibustión simultá­neas para tratar a 16 casos de parálisis intestinal posquirúrgi-ca temporal. Se utilizó 2 grupos de puntos: 1) zhongwan y zusanil; y 2) zhongwan, riyue y shangqiu (B. 5). En ambos grupos se aplicó la acupuntura con el método excitante de estímulo débil y se la combinó con la moxibustión. Resultados de tratamiento: la terapia alivió el dolor de inmediato en 7 de los 16 casos, produjo efecto notable en 4 y permitió mejorar a 5. La acupuntura y la moxibustión dan rápidos efectos. Mientras se las aplica, se aprecia un movimiento peristáltico intestinal adecuado. Por lo general, 10′ después de la moxibustión el paciente empieza a expulsar gases, se alivia la distensión, y puede comer. En el caso grave, se puede aplicar primero la acupuntura y la moxibustión y, luego, cuando el peristaltismo aparece, se aplica enema al paciente. Esto produce un efecto satisfactorio. La acupuntura y moxibustión posquirúrgicas no solamente ayudan a activar el peristaltismo y a aliviar la dis­tensión, sino que también tienen un buen efecto analgésico.

2) Método: Se aplica inyección en puntos acupunturales.
Prescripción:   Zusanli (par)
Explicación: Se usa 1 mg de neostigmina y se inyecta de 0,25-0,5 mg en cada punto. Luego se observa si el paciente expulsa gases y defeca.
Experiencias clínicas: Fueron sometidos a observación 47 casos tratados con esta terapia. De 15-30′ después de la inyección apareció un visible peristaltismo en 38 de ellos, los cuales expulsaron gases o defecaron en 20-60′ y la distensión disminuyó notablemente. Esta plenitud desapareció en 12-24 horas. En 2 ocasiones el peristaltismo empezó a aumentar en 15-30′ luego de aplica­das las inyecciones, y se comenzó a expulsar gases y hubo deposi­ción en 20-60′. Pero 24 horas más tarde, estos pacientes tenían aún una leve plenitud ab­dominal. La terapia no surtió efecto en otros 7 pacientes. Luego de la inyección apareció un dolor abdominal en distinto grado en 8 casos y hubo diarrea en 1 caso, mientras en los demás enfermos no se produjo reacción maligna. El autor opina que cuando se da esta terapia, se debe pro­ceder de manera asép­tica y que conviene que la inyección se haga dentro de las 24 horas posteriores a la operación, y que si hay infección, será mejor que esta terapia se aplique 48 horas más tarde a la par con el control de la infección.

LITIASIS RENAL

octubre 11, 2009

Entre ellos se incluyen cálculos de los riñones, el uréter, vejiga y las vías urinarias. La patogenia guarda relación con facto­res que aumentan la con­centración urinaria de cristaloides calculosos y factores que favorecen la producción de cálculos en concentraciones urinarias normales. La medicina tradicional china los coloca en el campo de “arenilla” y “bosque de piedrecitas”. Esta enfermedad comien­za frecuentemente por cólico fuerte, teniendo por síntomas principales el dolor lumbar y la hipogas-tralgia. El dolor se irradia desde la cintura hacia el abdomen inferior y la vulva en las mujeres, asociados con polaquiuria, disuria, disminución de la fuerza del chorro, hematuria, etc.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Shenshu, dachangshu, pangguangshu, ashi, tianshu, guilai y zusanli. Puntos secundarios: Qihai, zhongji (Ren. 3), xuehai (B. 10), weizhong, yanglingquan, yinlingquan, sanyinjiao, taixi, xiao-changshu (V. 27) y ciliao (V. 32).
Explicación: Cuando no hay cólicos de cálculo, la acupuntura da estímulo débil-mediano con el método primero de tonifica-ción y luego de dispersión. Las agujas son retenidas durante 20′. Si los cálculos atacan con cólicos, se aplica estímulo fuer­te con el método dispersante mediante una retención de agu­jas por 30-60′. Durante la retención de agujas se las manipula 1 vez a cada 10′ y se las hace vibrar por 2-3′, a fin de fortale­cer la sensación de acupuntura. Es 1 sesión diaria, y 1 curso de tratamiento toma 10 sesiones.
Experiencias clínicas: Se trató a 90 casos de cálculos rena­les con la aplicación de acupuntura y moxibustión como tera­pias predominantes. Se los dividió, a grandes rasgos, por las manifestaciones clínicas en los siguientes tipos: obstrucción de la energía y éstasis de la sangre; humedad-calor; y defi­ciencia funcional positiva. 1) Tipo de obstrucción de la energía y éstasis de la sangre: tomar por principio de tratamiento acti­var la sangre, eliminar el éstasis, movilizar la energía y calmar el dolor; seleccionar para la acupuntura y la moxibustión como puntos principales el shenshu, ashi lumbar y pangguangshu y como puntos auxiliares el weizhong, zusanli y xuehai; y usar los puntos tianshu, guilai y ashi lumbar en el caso de cólicos renales irradiados hasta el hipogastrio. Método de manipula­ción: dispersión y estímulo fuerte, retención habitual de agujas durante 20′ pero prolongable hasta 30 ó 40′ en atención al dolor intensificado, más aplicación de electropuntura. En el shenshu y el área de lumbago se permite aplicar la moxibus-tión para calentar y despejar los canales y los colaterales (con el objeto de dilatar los vasos sanguíneos capilares locales y mejorar la circulación de la sangre) a fin de aliviar el dolor. Se da 1 sesión de acupuntura y moxibustión al día, y cada curso de tratamiento consta de 10-15 sesiones. 2) Tipo de humedad-calor: el principio de tratamiento reside en disipar el calor y la humedad y facilitar el flujo de agua y líquido corporal. Para la acupuntura se eligen por puntos principales el shenshu, da-changshu y pangguangshu y por puntos auxiliares el weiz-hong, zusanli y yinlingquan. Método de manipulación: tonifica-ción y dispersión parejas y estímulo mediano, punzaduras que se dan hasta producir una sensación de calambre, entumeci­miento y pesantez, retención de agujas por 20-30′, y aplica­ción de electropuntura. Se ofrece 1 sesión diariamente, siendo cada curso de tratamiento de 10-15 sesiones. Y 3) Tipo de deficiencia funcional positiva: el principio del tratamiento es sustentar los factores antipatógenos y compensar la deficien­cia funcional, así como regular las funciones del bazo y de los riñones. Para la acupuntura y la moxibustión se escogen por puntos principales el shenshu, dachangshu y taixi y por puntos auxiliares el zusanli y qihai y, paralelamente, se permite apli­car ventosas o moxibustión en el shenshu, dachangshu y weishu (V. 21) con el propósito de calentar y despejar el reco­rrido de los canales y los colaterales. Método de manipulación: tonificación, o tonificación y dispersión parejas, retención de agujas por 10-20′, 1 sesión de acupuntura por día, y de 10-15 sesiones para cada curso de tratamiento.
Resultados de tratamiento: Se obtuvieron efectos iniciales en la asistencia que se prestó con la acupuntura y la moxibustión como terapias principales a los 90 pacientes antes menciona­dos. De los 62 casos con cálculos ureterales, 38 los pudieron expulsar, un 61,3%; otros 12 los pudieron desplazar hacia abajo, un 19,35%; y otros 12 no respondieron al tratamiento, un 19,35%. De los 25 casos con cálculos renales, 3 los expul­saron, un 12%; otros 3 los desplazaron hacia vejiga, un 12%; y otros 19 no cedieron a la terapia, un 76%. Y los 3 casos con cálculos vesicales (de los cuales 2 eran del tamaño de grano de soya y otro paciente tenía cálculos de 1 x 2 cm.) lograron todos expulsarlos.
De acuerdo a la observación de este tratamiento, se entiende que los cálculos ureterales son más fáciles de expulsar que los del riñón porque esto tiene que ver con la diferencia de su ubicación. La facilidad o dificultad de la expulsión también está relacionada con el tamaño y la forma de los cálculos. Si éstos miden alrededor de 1 cm. de diámetro, son redondeados y lisos, pueden expulsarse fácilmente; pero si son triangulares o irregulares, ocurrirá lo contrario. La acupuntura y la moxi-bustión ayudadas de la medicina tradicional china producen mejor efecto que la simple aplicación de esta terapia para la expulsión de cálculos. Algunos pacientes, que hubieran recu­rrido exclusivamente a la ingestión de medicinas tradicionales chinas durante mucho tiempo, no habían podido evacuar los cálculos. En contraste, lograron hacerlo en poco tiempo una vez que esta terapia se combinó con la acupuntura y la moxi-bustión.
La razón por la cual estas dos terapias sirven para acelerar la expulsión de cálculos consiste principalmente en que las pun­ciones dadas en el shenshu, pangguangshu, zusanli y otros puntos permiten regular la energía de los meridianos del riñón y de la vejiga y normalizan en esta última la función productora de energía del jiao inferior (abdomen inferior), ayudando de esta manera al organismo a expulsar los cálculos con facili­dad. Siguiendo el principio de tratamiento basado en la dife­renciación de los síntomas, la acupuntura y la moxibustión pueden dar resultados exitosos. Además, estas terapias, cuando son aplicadas al cólico renal, éste se alivia gradual­mente por sus buenos efectos analgésicos. Caso registrado: Paciente Qiu, masculino, 40 años de edad. Desde hace 2 años presentaba episodios de disuria y hematu-ria. Intrahospitalariamente fue diagnosticado de litiasis renal. La enfermedad actual empezó repentinamente como un dolor agudo tipo cólico en la región lumbar derecha, irradiado al hemiabdomen derecho y el lado interno del muslo derecho. Le puncionaron en el punto sensible de dolor de la región renal. También le aplicaron agujas en los puntos jingmen (Vb 25), shenshu y yanglingquan mediante el levantamiento, empuje y rotación de las agujas y luego pasaron a darle estímulo fuerte con el método de dispersión. Unos 20′ después, los cólicos se intensificaron, por lo que tuvo que ser hospitalizado. Al tercer día expulsó un cálculo tan grande como un grano de arroz. Tres meses más tarde, cuando la litiasis lo volvió a atacar, le dieron acupuntura en los mismos puntos durante 10′. Pero el dolor se intensificó. Entonces, se continuó con la acupuntura por 30′ más hasta que el dolor empezó a ceder. Esta vez se dejaron implantadas las agujas durante 30′ y se manipularon 1 vez a cada 10′. Al tiempo que el paciente se durmió. Cuatro horas luego de retiradas las agujas, el cólico reapareció. Por lo que se volvió a aplicar la misma acupuntura por unos 40′. Finalmente el dolor cedió, y expulsó un cálculo del tamaño de un grano de trigo en una micción hematúrica.

2) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción:  Para cálculos renales:  Shenshu, pangguangshu, jingmen y zhaohai (R. 6).
Para cálculos de la porción superior del uréter: Shenshu, pangguangshu y guanyuan.
Para cálculos de la porción media del uréter: Shenshu, pang-guangshu y guanyuan.
Para cálculos de la porción inferior del uréter: Shenshu, guanyuan, shuidao (E. 28), sanyinjiao y zusanli.
Para cálculos vesicales y uretrales: Guanyuan, shuidao y sanyinjiao.
Y para la disuria se añade el jiaoxin (R. 8); para la hipogastral-gia, el fujie; para el vómito, el zusanli y neiguan; y para la fiebre, el dazhui.
Explicación: Se usan ondas compactas-ralas u ondas intermi­tentes, con una magnitud de corriente eléctrica apropiada para el estímulo mediano o poderoso, sin que ésta rebase la tole­rancia del paciente. Es 1 sesión al día o en días alternativos, cada sesión dura de 15-30′, 10 sesiones forman 1 curso de tratamiento, y se interpolan 3-5 días entre un curso y otro.
Experiencias clínicas:
La electropuntura es bastante común para el tratamiento de la litiasis renal. A través de la práctica clínica se han acumulado no pocas experiencias. Esta terapia se aplica principalmente para librar al paciente del cólico renal y ayudar a expulsar los cálculos. En general se la usa como terapia principal, auxiliada de la medicación china y occidental, para completar un trata­miento multiterápico. Clínicamente se eligen de modo prefe­rente los puntos shu-espalda de canal taiyang del pie, los puntos de los canales taiyin del pie, shaoyin del pie y los del canal ren y se toman por puntos principales los puntos locales. Para tratar la litiasis renal, se tomó el ashi (ubicación de los cálculos) y shenshu. Para la litiasis del uréter superior se eligió el shenshu y pangguangshu, o el shenshu y el guanyuan; para la litiasis del uréter intermedio, el shenshu y guanyuan, o el ashi (a 0,3 cun arriba del cálculo) y el guanyuan; y para la litiasis del uréter inferior el ashi y guanyuan, o el sanyinjiao y guanyuan. Al mismo tiempo, se exigió a los pacientes que tomaran 1.000 ml de agua 30′ antes del tratamiento, o toma­ran líquido a tolerancia; después se colocaban en decúbito supino o prono. Posteriormente, el terapista hizo penetrar las agujas y las conectó con un aparato de electroterapia. El polo negativo era conectado con los puntos renales, y el polo posi­tivo con los puntos vesicales, usándose ondas compactas-ralas. Se ofrecía 1 sesión cada 2 días, mientras 1 curso de tratamiento ocupaba 10 sesiones.
Se observó que en el proceso de tratamiento los pacientes experimentaban una sensación de empuje del uréter desde el tramo superior hacia el tramo inferior y que la mayoría de ellos orinaban apenas finalizado el tratamiento y sentían que los síntomas habían disminuido en intensidad.
Según otros informes, al tratar la litiasis renal con electropun­tura como terapia principal, se optó por los puntos shenshu, pangguangshu, guanyuan, yinlingquan, sanyinjiao, etc., e igualmente se logró buenos resultados. El autor juzga que para ser tratado, será óptimo que el paciente esté sentado, para facilitar el descenso de los cálculos. Si su estado general está débil, puede acostarse en decúbito lateral. Por lo común, la aguja entra en 1,5-3 cun de profundidad y su punta se aproxima a través del músculo lumbar hasta junto al uréter, teniendo como límite la producción de una sensación de ca­lambre, adormecimiento y pesantez en el paciente. Arriba se conecta con el cátodo y abajo con el ánodo, usándose ondas intermitentes. Al inicio se adopta una corriente débil y más adelante se intensifica. Unos 5′ después, se la regula hasta la máxima magnitud tolerable para el paciente. En ese momento percibe una sensación de embestida de arriba hacia abajo. Cada sesión dura 20-30′ y se da una por día, la terapia no llega a su fin, mientras los cálculos no sean expulsados. 50 casos de litiasis renal fueron tratados combinando con la medicina tradicional china y la occidental. Entre ellos había 32 con dolor agudo, de entre los cuales, en 20 el dolor era muy intenso. 16 de estos últimos habían recibido inyecciones de dolantin y atropina, pero sin efecto. En todos ellos se alivió el dolor apenas se les trató con electropuntura. La afección no recidivó en la mayoría de los enfermos. También son utilizadas como terapia ondas intermitentes y ondas continuas en forma alternativa; cada sesión tiene 15-30′ de duración. De este modo fueron atendidos 68 pacientes, de ellos en un 95% se alivió el dolor completamente, en sólo 10′. Mientras tanto, el dolor cesó en algunos de ellos tan pronto como las agujas fueron internadas, y conectada la corriente. Pero ciertos médicos suponen que, si el dolor no se calma luego de 10′ de electropuntura, ésta tampoco podrá surtir efecto aunque se prolongue por más tiempo. La electroterapia de estimulación, dada en ciertos puntos acupunturales representa una medida eficaz dentro del trata­miento pluriterápico combinado de la medicina tradicional china y la occidental, para la litiasis urinaria. Es capaz de au­mentar el peristaltismo del uréter ayudando así a expulsar los cálculos. Por medio de experimentos realizados con animales se ha confirmado que la electroterapia en algunos puntos sirve para ensanchar el margen de onda del peristaltismo ureteral y aumentar la cantidad de flujo urinario. El estímulo dado con ondas intermitentes en el zhaohai y sanyinjiao unilaterales promete resultados particularmente buenos, pero el efecto es menor con el estímulo dado mediante ondas regulables u ondas intermitentes en el zhaohai de ambos lados, y es aún menor con el estímulo aplicado mediante ondas rectangulares en el shenshu del lado derecho. El estímulo poderoso produce mejor efecto que el estímulo débil. Se ha aplicado la estimula­ción eletropuntural en el shenshu y pangguangshu durante 3­15′ y se ha logrado ensanchar las ondas del movimiento peris­táltico del uréter y hacer crecer en consecuencia el flujo de orina. No obstante, se señala que un estímulo superpoderoso acorta, por el contrario, la longitud de las ondas.

3) Método: Se aplica inyección en los puntos acupunturales.
Prescripción: Puntos principales: Shenshu, guanyuan y yanglingquan.
Puntos secundarios: Zusanli, sanyinjiao, jiaoxin (R. 8), fujie y qugu (Ren. 2).
Explicación: Se usan 2-8 ml de glucosa al 10%. Se procura que la acupuntura dada en los puntos produzca una sensación de calambre, adormecimiento y pesantez o que esta sensa­ción se extienda a determinadas áreas. Los puntos secundarios se escogen según los síntomas: Zu-sanli para el vómito; jiaoxin para la disuria; qugu para la litiasis vesical; y sanyinjiao y jiaoxin para la hematuria o para la pre­sencia de eritrocitos por examen microscópico. Se da 1 sesión al día o en días alternativos, 30 sesiones com­pletan 1 curso de tratamiento, y median 3-5 días de suspen­sión entre un curso y el subsiguiente.
Experiencias clínicas: El tratamiento dado con la citada tera­pia a 805 casos tuvo como resultado una eficacia del 72,92%. Por otra parte, otros médicos han obtenido resultados muy satisfactorios al aplicar inyecciones de dolantin en pequeña dosis en los puntos acupunturales para los cólicos derivados de la litiasis renal. Método: 10-15 mg de dolantin en forma de líquido de inyección y diluidos con 4 ml de agua destilada; selección de puntos: jimen (B. 11) (par) y yinlingquan (par); y entrada de agujas, llegada indispensable de la energía y luego inyección de 1 ml de dicho medicamento en cada punto. Se aplicó esta terapia a 3 casos de litiasis renal aguda. Uno de ellos no había mejorado del dolor media hora después de haber recibido una inyección de analgésico. Otra media hora más tarde, se le puso una nueva inyección, pero de 10 mg de dolantin diluidos, en un punto acupuntural, de suerte que tras otros 10′ el dolor calmó y el paciente tuvo una micción hema-túrica, en la que se descubrió un cálculo grande de 4 x 5 x 8 mm. En cuanto a los otros 2 casos, mientras el dolor era in­tenso, se les inyectó en los puntos, con una pequeña dosis del mismo medicamento, de modo que el dolor se moderó en corto tiempo. Aunque no se hallaron cálculos en sus orinas, la radiografía reveló que sí existían en las vejigas de los 2 pa­cientes. Se entiende que la inyección en los puntos acupuntu-rales sirve para concurrir al tratamiento multiterápico destinado a expulsar los cálculos urinarios y tiene efecto para el alivio del dolor y la expulsión de piedrecitas.
Explicaciones adicionales:
1. A través de la observación clínica se concluye que las tera­pias en los puntos acupunturales, en combinación con la me­dicación tradicional china y otras modalidades de tratamiento pluriterápico, permiten elevar la tasa de expulsión de cálculos.
2. Si se usa la auriculopuntura en forma complementaria, se debe escoger los puntos correspondientes a los nervios sim­páticos, los riñones, el uréter y el shenmen, así como el punto sensible del hélix, se aplica el método dispersante de estímulo poderoso, se retienen las agujas durante 15-30′, es 1 ó 2 se­siones por día, o se recurre a la implantación de agujas en los puntos auriculares.
3. Se instruye al paciente a que tome mucha agua a cada rato y brinque mucho moviendo los miembros, con el objeto de facilitar la salida de cálculos. Y 4. Si el paciente masculino tiene cálculos grandes que no pueden ser expelidos del orificio exterior de la uretra, es permisible ampliar ésta artificialmente o triturar las piedrecitas en ayuda a su expulsión.

Comúnmente llamadas almorranas. Es la más común de las enfermedades anales. Son vari­cosidades de las venas de los plexos hemorroidales. La posición erecta del ser humano predispone a la enfermedad hemorroidal, el embarazo es una causa frecuente de hemorroides, las ocupaciones sedentarias, esfuerzos al trabajar, estreñimiento y diarrea pueden producir hemorroides externas trombosada. Clínicamente, las hemorroides se dividen en tres: interna, arriba de la línea pectí-nea; externa, fuera del ano y cubierta de la piel; y mixta, mez­cla de ambos tipos. Manifestacio­nes principales: cuando por las hemorroides externas se produ­cen infección e inflamación o se forman trombos externos, el área local aparece hinchada y doloro-sa; cuando el paciente tiene hemorroides internas defeca con sangre y, en los casos graves, aparece anemia en distinto grado. En algunos pacientes, por la acción de sustancias irritantes se produce eczema, prurito, etc., alrededor del ano. Por el dolor derivado de una ope­ración anal se refiere mayormente a los dolores violentos provoca­dos por la estrangulación de la hemorroide interna, la sección de la hemorroide externa, la amplia­ción artificial del orificio anal y la resección de fístulas.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura y moxibustión.
Prescripción:
Puntos principales: Changqiang, baihuanshu, dachangshu, baliao, huiyin, baihui y erbai (Extra.). Puntos secundarios: Pishu, zusanli, dadun (H. 1), xingjian, sanyinjiao, chengshan, zhongzhu de la mano (SJ 3), etc.
Explicación: Para la acupuntura se adopta preferentemente
el método tonificante de estímulo mediano; pero si el dolor es intenso o el ano está sangrando, se aplica el método disper­sante de estímulo poderoso, o de otro modo se aplica primero el método dispersante y luego el tonificante, con una retención de agujas durante 15-30′. En cuanto a la moxibustión se efec­túa fundamentalmente en forma moderada, con una duración de 15′ cada vez. Se da 1 sesión al día o en días alternativos, mientras 10 sesiones completan 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas:
1. Se atendió a los 39 casos de esta afección con la aplicación de acupuntura y moxibustión. Todos los pacientes dolor y tumefacción en el ano, prurito, y sensación de objeto extraño y de peso. El prolapso al principio solo tenía lugar al defecar, y se reducía espontánea­mente. De ellos, 13 tenían deposiciones con sangre roja rutilante, 23 tenían un solo núcleo hemo­rroidal y otros 16 tenían 2 ó más. Estos núcleos, por longitud máxima, medían menos de 1 cm. en 11 casos, de 1-2 cm. en 15 casos, de 2-3 cm. en 10 casos y más de 3 cm. en 3 casos. Su superficie era ligeramente páli­da en 20 casos y muy pálida en 19 casos, al tiempo que la mucosa de color negro y sin lisura en 5 casos, 7 casos además tenían fisura anal. División de los núcleos hemorroida­les: hemorroides externas trombosa-das, 28 casos; mixta, 8 casos; e interna, 3 casos.
Métodos de trata­miento requeridos. Puntos principales: baihui, mingmen, shenshu y pishu; y puntos auxiliares: weiz-hong, chengshan, zusanli y sanyinjiao. Método de acupuntura: Una vez fijados los puntos, la aguja penetra mediante rotación. Ya inserta, continúa girando al tiempo que se levanta y empuja en espera de la llegada de la energía. Cuando llega ésta, la aguja se retiene por 15-20′. Durante esa retención se manipu­la la aguja 1 vez a cada intervalo de 2-3′ (vale decir, la aguja se rota y gira, se levanta y empuja para permitir al paciente tener la sensación de calambre, entumecimiento, plenitud y peso). Luego de sacada la aguja, se presiona el orificio perfo­rado por ella. El proceso puede realizarse al mismo tiempo en los puntos de ambos lados, o en forma alternativa. Es 1 sesión por día, y 1 curso de tratamiento consta de 7-10 sesiones.
Método de moxibustión: se aplican cigarros de moxa encen­didos a 3 ó 4 cm. por encima de los puntos, permitiendo al enfermo adquirir una sensación de calor tibio. La moxibustión dura unos 15′ sobre cada punto, sólo hasta que la piel de este punto se ponga roja. Se da 1 sesión de moxibustión cada día, mientras 1 curso de tratamiento se completa en 7-10 días. Resultados del tratamiento ofrecido a los 39 casos menciona­dos: Curación, 35 casos, 89,7%; y mejoramiento, 4 casos, 10,3%. Conclusiones: la referida terapia tiene por propósito nutrir los riñones, robustecer el bazo, fortalecer la salud y consolidar la energía vital del organismo y, por ello, usa los puntos shu-espalda de los meridianos de la vejiga, del bazo y del estómago y del meridiano du, a fin de dinamizar el fuego de la puerta vital y así ayudar a la tierra del bazo, todo con miras a realizar el objetivo de sustentar los factores antipató­genos y eliminar ¡os factores patógenos y curar en conse­cuencia la enfermedad.
Caso registrado: Paciente Xue, masculino, 48 años de edad. Habiendo sufrido hemorroides por 7 años, frecuentemente defecaba con sangre. Su caso remitía y reaparecía espontá­neamente, pero últimamente se había agravado por el frío. El paciente sentía dolor en el ano y no se movía con facilidad. Había usado medicamentos antiflogísticos occidentales y parches dérmicos, sin efecto. Diagnóstico dado por el médico del departamento anointestinal: Hemorroide externa trombo-sada con complicación de fisura anal. Examen: una prominen­cia de mucosa semicircular lívida de unos 2 X 1,5 cm. de grueso ubicada en el punto N.° 8 y sangrado en mayor o me­nor grado abajo hacia el lado derecho por la fisura anal. Para la primera sesión se le dio acupuntura en los puntos weizhong, chengshan y shenshu y al instante se alivió el dolor anal. Al día siguiente, tenía el núcleo hemorroidal disminuido, el cual se podía reducir con ayuda de un baño de agua caliente. Se volvió a insertar los puntos mencionados y se aplicó cigarros de moxa de manera moderada en el pishu y mingmen por 15′ en cada uno de ellos. Al cabo de 4 sesiones de acupuntura y moxibustión, los trombos desaparecieron y la fisura dejó de sangrar. El paciente se curó en lo fundamental luego de 1 semana de observación.

2) Método: Se aplicó electropuntura.
Prescripción: Puntos principales: Zhishu (Extra.), huiyang, changqiang y chengshan.
Puntos secundarios: Erbai para la deposición con sangre; y qihai y shenshu para la procidencia rectal.
Explicación: Se escogen 2-3 puntos por vez. Se aplica en general una estimulación ligeramente fuerte. Si el paciente presenta evacuaciones con sangre, el estímulo que se da en el erbai o chengshan debe ser un poco más liviano. Cuando se presenta la energía, se conecta al punto acupuntural con un aparato de electropuntura, sin que la intensidad de estímu­lo rebase la tolerancia del enfermo. La corriente conectada dura 5′ en cada punto. Son 2 ó 3 sesiones de terapia por semana.
Experiencias clínicas: Se informó sobre 28 casos de hemo­rroides tratados con electropuntura, incluyendo 25 casos con rectorragia. La mayoría de sus pacientes, ya con hemorroides internas, externas o mixtas, fueron beneficiados con el efecto hemostático tras 1-3 sesiones de terapia. Con respecto a la reducción del núcleo hemorroidal, un reexamen de 12 pacien­tes reveló que la electropuntura había dado efecto mejor en los casos de hemorroides internas (4 pacientes curados y 1 en el que se vio un efecto notable entre los 5 pacientes involucra­dos); que además había dado efecto peor en los casos de hemorroides externas y mixtas (esto es, de los 5 casos de hemorroide externa, 1 se benefició con efecto notable y .4 progresaron; y de los 2 casos de hemorroides mixtas, 1 recibió efecto notable y 1 progresó).

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40 seguidores