Comúnmente llamadas almorranas. Es la más común de las enfermedades anales. Son vari­cosidades de las venas de los plexos hemorroidales. La posición erecta del ser humano predispone a la enfermedad hemorroidal, el embarazo es una causa frecuente de hemorroides, las ocupaciones sedentarias, esfuerzos al trabajar, estreñimiento y diarrea pueden producir hemorroides externas trombosada. Clínicamente, las hemorroides se dividen en tres: interna, arriba de la línea pectí-nea; externa, fuera del ano y cubierta de la piel; y mixta, mez­cla de ambos tipos. Manifestacio­nes principales: cuando por las hemorroides externas se produ­cen infección e inflamación o se forman trombos externos, el área local aparece hinchada y doloro-sa; cuando el paciente tiene hemorroides internas defeca con sangre y, en los casos graves, aparece anemia en distinto grado. En algunos pacientes, por la acción de sustancias irritantes se produce eczema, prurito, etc., alrededor del ano. Por el dolor derivado de una ope­ración anal se refiere mayormente a los dolores violentos provoca­dos por la estrangulación de la hemorroide interna, la sección de la hemorroide externa, la amplia­ción artificial del orificio anal y la resección de fístulas.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura y moxibustión.
Prescripción:
Puntos principales: Changqiang, baihuanshu, dachangshu, baliao, huiyin, baihui y erbai (Extra.). Puntos secundarios: Pishu, zusanli, dadun (H. 1), xingjian, sanyinjiao, chengshan, zhongzhu de la mano (SJ 3), etc.
Explicación: Para la acupuntura se adopta preferentemente
el método tonificante de estímulo mediano; pero si el dolor es intenso o el ano está sangrando, se aplica el método disper­sante de estímulo poderoso, o de otro modo se aplica primero el método dispersante y luego el tonificante, con una retención de agujas durante 15-30′. En cuanto a la moxibustión se efec­túa fundamentalmente en forma moderada, con una duración de 15′ cada vez. Se da 1 sesión al día o en días alternativos, mientras 10 sesiones completan 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas:
1. Se atendió a los 39 casos de esta afección con la aplicación de acupuntura y moxibustión. Todos los pacientes dolor y tumefacción en el ano, prurito, y sensación de objeto extraño y de peso. El prolapso al principio solo tenía lugar al defecar, y se reducía espontánea­mente. De ellos, 13 tenían deposiciones con sangre roja rutilante, 23 tenían un solo núcleo hemo­rroidal y otros 16 tenían 2 ó más. Estos núcleos, por longitud máxima, medían menos de 1 cm. en 11 casos, de 1-2 cm. en 15 casos, de 2-3 cm. en 10 casos y más de 3 cm. en 3 casos. Su superficie era ligeramente páli­da en 20 casos y muy pálida en 19 casos, al tiempo que la mucosa de color negro y sin lisura en 5 casos, 7 casos además tenían fisura anal. División de los núcleos hemorroida­les: hemorroides externas trombosa-das, 28 casos; mixta, 8 casos; e interna, 3 casos.
Métodos de trata­miento requeridos. Puntos principales: baihui, mingmen, shenshu y pishu; y puntos auxiliares: weiz-hong, chengshan, zusanli y sanyinjiao. Método de acupuntura: Una vez fijados los puntos, la aguja penetra mediante rotación. Ya inserta, continúa girando al tiempo que se levanta y empuja en espera de la llegada de la energía. Cuando llega ésta, la aguja se retiene por 15-20′. Durante esa retención se manipu­la la aguja 1 vez a cada intervalo de 2-3′ (vale decir, la aguja se rota y gira, se levanta y empuja para permitir al paciente tener la sensación de calambre, entumecimiento, plenitud y peso). Luego de sacada la aguja, se presiona el orificio perfo­rado por ella. El proceso puede realizarse al mismo tiempo en los puntos de ambos lados, o en forma alternativa. Es 1 sesión por día, y 1 curso de tratamiento consta de 7-10 sesiones.
Método de moxibustión: se aplican cigarros de moxa encen­didos a 3 ó 4 cm. por encima de los puntos, permitiendo al enfermo adquirir una sensación de calor tibio. La moxibustión dura unos 15′ sobre cada punto, sólo hasta que la piel de este punto se ponga roja. Se da 1 sesión de moxibustión cada día, mientras 1 curso de tratamiento se completa en 7-10 días. Resultados del tratamiento ofrecido a los 39 casos menciona­dos: Curación, 35 casos, 89,7%; y mejoramiento, 4 casos, 10,3%. Conclusiones: la referida terapia tiene por propósito nutrir los riñones, robustecer el bazo, fortalecer la salud y consolidar la energía vital del organismo y, por ello, usa los puntos shu-espalda de los meridianos de la vejiga, del bazo y del estómago y del meridiano du, a fin de dinamizar el fuego de la puerta vital y así ayudar a la tierra del bazo, todo con miras a realizar el objetivo de sustentar los factores antipató­genos y eliminar ¡os factores patógenos y curar en conse­cuencia la enfermedad.
Caso registrado: Paciente Xue, masculino, 48 años de edad. Habiendo sufrido hemorroides por 7 años, frecuentemente defecaba con sangre. Su caso remitía y reaparecía espontá­neamente, pero últimamente se había agravado por el frío. El paciente sentía dolor en el ano y no se movía con facilidad. Había usado medicamentos antiflogísticos occidentales y parches dérmicos, sin efecto. Diagnóstico dado por el médico del departamento anointestinal: Hemorroide externa trombo-sada con complicación de fisura anal. Examen: una prominen­cia de mucosa semicircular lívida de unos 2 X 1,5 cm. de grueso ubicada en el punto N.° 8 y sangrado en mayor o me­nor grado abajo hacia el lado derecho por la fisura anal. Para la primera sesión se le dio acupuntura en los puntos weizhong, chengshan y shenshu y al instante se alivió el dolor anal. Al día siguiente, tenía el núcleo hemorroidal disminuido, el cual se podía reducir con ayuda de un baño de agua caliente. Se volvió a insertar los puntos mencionados y se aplicó cigarros de moxa de manera moderada en el pishu y mingmen por 15′ en cada uno de ellos. Al cabo de 4 sesiones de acupuntura y moxibustión, los trombos desaparecieron y la fisura dejó de sangrar. El paciente se curó en lo fundamental luego de 1 semana de observación.

2) Método: Se aplicó electropuntura.
Prescripción: Puntos principales: Zhishu (Extra.), huiyang, changqiang y chengshan.
Puntos secundarios: Erbai para la deposición con sangre; y qihai y shenshu para la procidencia rectal.
Explicación: Se escogen 2-3 puntos por vez. Se aplica en general una estimulación ligeramente fuerte. Si el paciente presenta evacuaciones con sangre, el estímulo que se da en el erbai o chengshan debe ser un poco más liviano. Cuando se presenta la energía, se conecta al punto acupuntural con un aparato de electropuntura, sin que la intensidad de estímu­lo rebase la tolerancia del enfermo. La corriente conectada dura 5′ en cada punto. Son 2 ó 3 sesiones de terapia por semana.
Experiencias clínicas: Se informó sobre 28 casos de hemo­rroides tratados con electropuntura, incluyendo 25 casos con rectorragia. La mayoría de sus pacientes, ya con hemorroides internas, externas o mixtas, fueron beneficiados con el efecto hemostático tras 1-3 sesiones de terapia. Con respecto a la reducción del núcleo hemorroidal, un reexamen de 12 pacien­tes reveló que la electropuntura había dado efecto mejor en los casos de hemorroides internas (4 pacientes curados y 1 en el que se vio un efecto notable entre los 5 pacientes involucra­dos); que además había dado efecto peor en los casos de hemorroides externas y mixtas (esto es, de los 5 casos de hemorroide externa, 1 se benefició con efecto notable y .4 progresaron; y de los 2 casos de hemorroides mixtas, 1 recibió efecto notable y 1 progresó).

PROLAPSO RECTAL

octubre 9, 2009

Se refiere a la protru­sión del recto a través del ano. La procidencia consiste en el prolapso de todo el espesor del recto junto con el peri­toneo, como una bernia por deslizamiento. Se produce con mayor facilidad en los ancia­nos, las mujeres y los niños. El desplazamien­to anterior anormal del recto por alargamiento del mesorrecto proba­blemente sea la causa primaria, o a un excesi­vo esfuerzo al defecar. En opinión de la medi­cina tradicional china, esta enfermedad se produce predominan­temente por la insufi­ciencia de la energía vital y la caída del ano a consecuencia de ella. Manifestaciones clíni­cas: Protrusión de la pared intestinal fuera del ano al defecar; y en casos leves, percepción de un prolapso por el ano y luego regreso automático de esa pa­red al interior del recto. Cuando el  caso es grave, cada vez que el recto cae, el paciente necesita soste­nerlo y meterlo dentro ayudado de su mano. La tos, el estor­nudo, el caminar y el trabajo pueden provocar la procidencia.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Baihui, changqiang (Du. 1), chengshan (V. 57) y zusanli.
Puntos secundarios: Shenshu, qihai, baihuanshu (V. 30) y dachangshu (V. 25).
Puntos de experiencia: Tigang (Extra.), o llamado también huanmen.
Explicación: Preferentemente se usa el método tonificante de un estímulo débil-mediano, y las agujas son retenidas durante 3-5′. El tigang también puede ser tomado con el paciente acostado en decúbito prono, teniendo el pecho y el abdomen apoyados en la cama. En él la aguja entra en 1,5 cun de pro­fundidad. Se da 1 sesión cada 2 días, mientras que 6 sesiones forman 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: 1. Se informó sobre el tratamiento con acupuntura dado a 35 pacientes de esta enfermedad, eran todos del sexo masculino. Llevaban en común un proceso clínico prolongado. En la gran mayoría de ellos, el recto, una vez salido, no podía regresar por sí solo. La parte protruída media de 3-4 cm. de largo en la mayor parte de casos. Los pacientes, fueron divididos en 3 grupos para la selección de puntos acupunturales: Grupo 1: baihui, zusanli (bilaterales), changqiang y chengshan (bilaterales); grupo 2: changqiang, chengshan (bilaterales) y tigang; y grupo 3: changqiang, tigang (bilaterales), chengshan (bilaterales) y baihui. Para la acupun­tura se adoptó el método tonificante en todos y cada uno de los grupos, siendo las agujas retenidas por 3-5′. Fue 1 sesión día por medio.
Resultados del tratamiento: De los 10 casos del grupo 1, 4 curaron y 6 mejoraron, y luego 4 de estos 6 también fueron resueltos tras una acupuntura adicional en el tigang. De los 16 casos del grupo 2, 14 curaron, 1 mejoró y 1 no se benefició con el tratamiento. Y de los 9 casos del grupo 3, 6 curaron y 3 mejoraron. La eficacia total alcanzó al 97,1%. Más adelante, se visitó a 22 de los pacientes curados durante 1-12 meses y se encontró que la afección no había recidivado. Caso registrado: Paciente Zhao, masculino, 39 años de edad. Sufría procidencia anal desde hace 16 años, producida a cau­sa de diarreas continuas. En cada defecación había protrusión del recto, para volverlo a su posición normal, tenía que hacerlo manualmente. De unos años a la fecha el prolapso había recrudecido y se producía continuamente tras un leve ejerci­cio. Examen: semblante de aspecto amarillo, constitución asténica, decaimiento, vértigo, trastornos visuales, palpita­ciones, pulso filiforme y débil, lengua con el cuerpo de color claro y la saburra delgada y blanquecina, recto protruído ro­deado de tumefacción. Se procedió al método acupuntural explicado, dándole al paciente 1 sesión cada dos días, con las agujas retenidas durante 20′ por vez. Concluidas 4 sesiones, el individuo podía obrar sin dificultad y el recto no se protruía. Luego de otras 5 sesiones, ya no había prolapso ni siquiera cuando caminaba llevando una pesada carga al hombro. Fue curado tras un total de 12 sesiones de terapia.

2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción: Baihui.
Explicación: Esta terapia se aplica a niños. Sentado el pa­ciente de frente, el médico, con la mano izquierda, separa suavemente sus cabellos para dejar el punto descubierto, y con la mano derecha, se quema un cigarro de moxa de mane­ra moderada durante 5′. Después, pasando al método de “picar como un pájaro”, se continúa con la moxibustión durante otros 15′. Se da 1 sesión por día o en días alternativos. Un caso de prolapso anal leve se cura en 3-5 sesiones.
Experiencias clínicas: Se ofreció tratamiento clínico con la expuesta terapia a 42 niños de prolapso rectal, de quienes 30 se curaron, 8 mejoraron y en 4, el efecto fue nulo (2 de estos 4 abandonaron el tratamiento luego de no haber recibido efecto notable y los otros 2 no volvieron al médico tras 1 sesión de moxibustión). Nota: A la par de la moxibustión, es menester dar tratamiento al prolapso rectal del niño conforme a las cau­sas etiológicas.

3) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción:
Puntos principales: Changqiang y tigang.
Puntos secundarios: Mingmen (Du. 4), ciliao, dachangshu, chengshan y zusanli.
Explicación: Se usan ondas intermitentes u ondas compac­tas-ralas, con una frecuencia de 20 veces por minuto y una intensidad de estímulo que no rebase la tolerancia del pacien­te ni le produzca dolor. Luego de conectada la corriente eléc­trica, se procura que aparezca una fuerte contracción de ele­vamiento y sensación de entumecimiento en los tejidos suaves en torno al ano. Se hace 1 sesión en días alternativos, la cual dura 15-30′, siendo 1 curso de tratamiento compuesto de 10 sesiones, con un intervalo de 5 días entre un curso y el subsi­guiente.
Experiencias clínicas: Según una información, se dio trata­miento clínico a 26 casos de esta dolencia, tomando por punto principal el tigang y por puntos auxiliares el changqiang, mingmen, ciliao, dachangshu, chengshan, weizhong, etc. Para la defecación irregular se agregaron el zusanli y tianshu (E. 25). Adicionalmente, se les ordenó 3 baños diarios de asiento. Cuando se insertaba el tigang, la punta de aguja iba vertical-mente hacia la ingle del mismo lado, entrando en 1,5-2 cun con un estímulo de intensidad mediana. La electricidad duraba de 20-30′ por vez. Entre tanto, el enfermo sentía una fuerte sensación de calambre, adormecimiento y pesantez propa­gándose alrededor. Entre los 26 casos mencionados, se pro­dujo efecto en 12 de los 13 que recibieran esta terapia. En lo concerniente a los 13 casos restantes que sirvieran de compa­ración y cuyo punto tigang no había sido utilizado, el trata­miento fue válido solamente en 7 casos. Todo ello demuestra que la electropuntura surte un mejor efecto para ayudar al recto a la reversión.
Explicaciones adicionales:
1. Clínicamente se permite aplicar de modo moderado cigarros de moxa a los puntos baihui y changqiang, o de modo indirec­to y con rebanadas de jengibre fresco cigarros de moxa al shenque (Ren. 8), henggu (R. 11), el weishu (V. 21) y otros puntos, dando 1 sesión por día o en días alternativos, lo cual igualmente hace efectos terápicos considerablemente buenos. 2. Para los casos con un proceso clínico largo o cuya proci­dencia es grave, se puede aplicar un tratamiento multiterapéu-tico en puntos acupunturales, dando al paciente, por ejemplo, acupuntura en combinación con moxibustión; auriculopuntura en combinación con los parches en puntos acupunturales, la electropuntura en combinación con la inyección en puntos acupunturales, etc., para así mejorar los resultados terapéuti­cos.

PROSTATITIS

octubre 9, 2009

Esta es la enfermedad más común que tiene el sistema genital masculino, ocupa aproximadamente un 30% de los casos que se atienden en el servicio de urología y se produce por lo general en hombres jóvenes y de mediana edad. Las bacterias patógenas provocan infección cuando invaden la próstata por vía uretral, o bien por medio de vasos sanguíneos o linfáticos. Los factores causantes tienen que ver con la congestión cróni­ca duradera del periné, así como con la vida sexual irregular. Clínicamente, se ven pocos casos agudos de prostatitis, y los más son crónicos. Estos tienen las siguientes manifestacio­nes: frecuencia y urgencia urinarias, dolor perineal y lumbar bajo, grados variables de síntomas de obstrucción urinaria, disuria, nicturia, frecuentemente artralgias y mialgias, y con frecuencia también síntomas de neuras­tenia tales como insomnio, astenia, vértigo e hipomnesia.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acu­puntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos princi­pales: Shenshu, pang-guangshu, zhongji (Ren. 3), guanyuan (Ren. 4), guilai (E. 29) y taixi (R. 3).
Puntos secundarios: Qihai (Ren. 6), sanyinjiao (B. 6), fuliu (R. 7), gongsun (B. 4), dazhui, hegu, chize, neiguan, etc.
Explicación: De preferencia se adopta el método de dis­persión mediante la rotación de agujas, o el método de tonificación y dispersión parejas. Cuando se introduce en los puntos abdominales, se vela porque la sensación acupuntural llegue hasta el conducto uretral. En cada sesión, las agujas son reteni­das durante 15-30′ y pueden ser manipuladas 1-2 veces con intervalos. Se da 1 se­sión cada día o cada dos días, 1 curso de tratamiento ocupa de 10-15 sesiones, y se intercalan 5-7 días de descan­so entre un curso y otro.
Experiencias clínicas:
1. Se recurrió a la acupuntura para tratar a 68 casos de esta enfermedad. Selección de puntos: huiyang (V. 35) y guilai (los
cuales son perforados del primero al segundo con una sola aguja), qihai, zhongji, guanyuan y guilai. Para la deficiencia funcional renal y lumbalgia se añaden los puntos shenshu, qihaishu (V. 24) y zhishi (V. 52); para la impotencia, la esper-matorrea y la eyaculación precoz, el sanyinjiao y yinlingquan; para la hiporexia, la defecación acuosa, adinamia, astenia y el insomnio, el zusanli, gongsun, neiguan y shenmen; y para la carraspera, polidipsia y el estreñimiento, el dazhui, taiyuan (P. 9) y fenglong.
Métodos de acupuntura: Para perforar del huiyang al guilai de una sola punción, se pide al paciente tenderse en decúbito lateral con las rodillas dobladas, se usa una aguja N.° 28 ó 30, de 5-7 cun de largo, y se la hace entrar lentamente 5-6 cun para producir una fuerte sensación acupuntural con el método de tonificación y dispersión parejas, la cual debe irradiarse hacia la uretra, sin que la aguja sea reteni­da; para el punto qihai se lo inserta perpendicularmente y se hace pe­netrar la aguja en 2-3 cun con el método tonificante; para los puntos zhongji, guilai y guanyuan se los introduce también en sentido per­pendicular, hasta una profundidad de 3-4 cun, con el método de tonifi­car y dispersar de modo parejo y la sensación de acupuntura debe ir despacio hasta la uretra, esto como norma, reteniéndose las agujas durante 10-15′ o sin esa retención; para los puntos shenshu y qihaishu la punta de aguja avanza en 2-3 cun hacia las apófisis transversales de la columna vertebral con el mé­todo de tonificación y dispersión parejas; para los puntos sanyinjiao e yinlingquan se los punza con agujas filiformes hasta una profun­didad de 1-1,5 cun con el método tonificante y la sensación acupuntu-ral debe subir de la pierna al lado medio del muslo y hasta el infe-roabdomen y se retienen las agujas por 10-15′; para el punto zusanli se interna en él una aguja filiforme hasta una profundidad de 0,5-1 cun con el método tonificante, reten-diendo la aguja durante 10-15′; para el punto gongsun se lo inserta en sentido vertical 0,5-0,8 cun de profundidad con el método de toni-ficación y se deja inserta la aguja por 10-15′; para el punto neiguan y shenmen se los punza perpendicularmente 0,5-0,8 cun, con el método de tonificación y se deja la aguja por 10-15′; para el punto dazhui se punciona una aguja en él verticalmente en 0,5-0,8 cun con el método dispersante; y para el taiyuan se lo inserta en sentido perpendicular 0,3-0,5 cun usando el método de dispersión; y para el fenglong se lo punza también en sentido perpendicular 1,5-2 cun, con el método de dispersión.
Resultados de esta terapia dada a 68 casos: Curación, 14, un 20,6%; efecto notable, 25, un 36,8%; mejoramiento, 16, un 23,5%; e interrupción del tratamiento, 13, un 19,1%. Comprensiones del informe: 1) La punción con agujas largas tiene sobresalientes efectos clínicos para tratar la prostatitis y la prostatomegalia porque esas agujas son finas y elásticas y como son largas de cuerpo se permiten arribar hasta el lugar donde está radicada la enfermedad para eliminar el calor, dinamizar la sangre, disolver la estasis y remover la obstruc­ción en el canal y colateral. 2) El efecto terapéutico guarda una íntima relación con la edad del paciente y la duración de su enfermedad. Si el sujeto es joven, tiene una fuerte constitu­ción física, lleva poco tiempo de enfermo y tiene la energía positiva no decaída, la terapia tiene buen efecto clínico e, inversamente, cuando el individuo es anciano y físicamente débil con un proceso clínico largo, este efecto será relativa­mente pobre. 3) El curso de tratamiento se prolonga por más tiempo cuando hay complicaciones de disfunción. Y 4) Si la afección recidiva por la infección u otras causas tras la cura­ción clínica o el efecto notable, un nuevo tratamiento con acu­puntura sigue siendo válido.
Caso registrado: Paciente Hou, masculino, 59 años de edad. Presentaba nicturia y disuria desde hace más de 6 meses. Pocos días antes de la consulta tenía también disuria. Exa­men: paciente consciente, orientado, pálido, saburra de la lengua tenue y blanca y pulso profundo, filiforme y débil. Tacto rectal: próstata aumentada de tamaño y tersa, y lóbulo medio desaparecido. Se empezó a tratar al paciente con el método arriba expuesto. Mejoró notablemente y volvió a orinar en forma básicamente normal tras 2 sesiones de acupuntura. En vista del dolor lumbar, se le puncionó adicionalmente en el shenshu. El paciente se curó al cabo de 12 sesiones de acu­puntura.

2) Método: Se aplica magnetopuntura.
Prescripción: Puntos principales: Guanyuan, zhongji y sanyinjiao.
Puntos secundarios: Qugu (Ren. 2), huiyin (Ren. 1), zusanli y ciliao (V. 32).
Explicación: Se usan para el campo magnético de superficie rodajas redondas de 1.300-1.500 gauss, de 9 mm de diámetro y 2 mm de grosor. En cada sesión se fijan 4-6 rodajas con esparadrapo directamente sobre la piel de los puntos acupunturales. Antes de esta adhesión, los puntos y las rodajas son esterilizados con alcohol al 75% de densidad. El tratamiento dura habitualmente de 2-3 meses y, durante él, se visita al paciente 1 vez por semana y se cambia los puntos de uso conforme al estado clínico. En cada sesión, luego de adheridas las rodajas, éstas se mantienen así por lo común durante 4-6 días y después se las retira sin que vuelvan a ser pegadas allí durante 1-2 días; pero también pueden permane­cer adheridas sobre los puntos por un tiempo de 2 semanas continuas.
Experiencias clínicas: Se obtuvo buenos efectos terápicos al valerse de la adhesión de rodajas magnéticas en los puntos
acupunturales para atender a 30 pacientes de prostatitis cróni­ca. Siendo el más joven de 25 años y el más viejo de 67 años, 20 de ellos tenían de 30-50 años; otros 5, de menos de 30 años; y los 5 restantes, más de 50 años. Salvo 1 caso que no había recibido otras terapias antes de la magnetopuntura, los demás 29 habían sido tratados previamente con antibióticos, sulfamidas, medicamentos chinos o por medio de la introduc­ción iónica de medicamentos con ayuda de una corriente eléc­trica continua, pero en todos la terapia había fracasado. Antes de recibir la magnetoterapia, cada uno de los pacientes fue sometido a un examen de la próstata y pruebas de laboratorio con frotis del exprimido prostático. En el transcurso de magne-topuntura, fueron suspendidas todas las terapias distintas a ella. Al concluirse el mencionado tratamiento ofrecido a los 30 pacientes, se obtuvieron los siguientes resultados: curación (que significa desaparición total de los síntomas, y recupera­ción del número normal de leucocitos o eritrocitos según la prueba de frotis de secreción prostática), 8 casos, 26,7%; efecto notable (desaparición de la mayoría de los síntomas o alivio de más de la mitad de los mismos, y reducción en más de 50% del número de leucocitos o eritrocitos o normalización estrecha de este número), 15 casos, 50%; mejoramiento (me­joría de los síntomas y reducción del número de leucocitos o eritrocitos según la prueba de frotis de secreción prostática pero sin cumplir el índice de efecto notable), 4 casos, 13,3%; efecto nulo, 3 casos, 10%; y eficacia total, 90%. Luego de terminada la magnetoterapia, el número de leucocitos o eritro­citos de acuerdo al frotis de secreción prostática se normalizó en 13 casos, disminuyó notablemente o se aproximó a lo nor­mal en 4 casos, se redujo en 5 casos y se mantuvo inalterado 0 aumentó ligeramente en 8 casos, produciéndose así el efec­to en un total de 22 casos, vale decir, un 73,3%. En cuanto a los principales síntomas de la prostatitis crónica, la magnetoterapia demostró ser más eficaz para la plenitud y dolor del periné, la impotencia y la plenitud y dolor del Eb doumerndefeesie informe visitó continuamente durante 3-16 meses a 19 de los pacientes que se habían beneficiado con la terapia y encontró que 17 de ellos tenían el efecto consolidado y que los otros 2 habían pasado a otras terapias porque la afección les había recidivado luego de suspendida la magnetopuntura.

3) Método: Se aplicó laserpuntura.
Prescripción: Huiyin.
Explicación: Se usa un tubo de láser helio-neón con estructu­ra de cavidad interna, del modelo JHN-l. Su potencia de ren­dimiento es de 8 milivatios; su longitud de onda, 6.328 ángs-trom; y su mancha de luz redonda, 3 mm de diámetro. Para el tratamiento se coloca al paciente en decúbito supino con las rodillas dobladas y el periné descubierto. La mancha de luz redonda irradia directamente el punto huiyin (periné), a distan­cia de 1 metro y durante 10′ por sesión. Se da 1 sesión al día,
1 curso de tratamiento consta de 15 sesiones y se intercalan 7-10 días entre dos cursos. El terapista exige al paciente que no cambie de postura en el curso de tratamiento, y se cuida constantemente de la mancha de luz para tenerla enfocada en el punto mencionado.
Experiencias clínicas: Al atender con esta terapia a 41 casos de prostatitis crónica, se logró resultados apreciables. De los 41 pacientes, 12 tenían de 20-30 años; 5 de 31-40 años; 6 de 41-50 años; y 18 más de 51 años. El tratamiento duró menos de 1 año en 20 casos; de 1-5 años en 16 casos; y más de 5 años en 5 casos. 24 de los 41 prostáticos habían sido tratados con medicación y varias fisioterapias diferentes y 4 de ellos habían podido mejorar. La gran mayoría de los enfermos su­frían, en distinto grado, dolor en la parte inferior del abdomen, la región lumbosacra y la región perineal, disuria y alteracio­nes de la próstata y de la secreción de esta glándula. Mientras proseguía la laserpuntura, 7 pacientes ingerían simultánea­mente píldoras antiprostáticas tradicionales chinas, otros 6 usaban antibióticos y los 28 restantes recibían exclusivamente el tratamiento de láser helio-neón. Resultados de la laserpun-tura dada a los 41 casos: efecto notable, 10; mejoramiento, 21; efecto nulo, 5; empeoramiento, 5; efecto válido, 75,6%; y efecto notable, 24,4%.
El autor afirma que la irradiación de láser helio-neón al punto huiyin produce efectivamente resul­tados positivos para mejorar los síntomas comunes a la prostatitis crónica. Con anterioridad a la apli­cación del láser helio-neón, 26 de los enfermos del citado grupo tení­an dolor a la presión en la próstata por la digitopuntura dada en el ano, pero este dolor desapareció en 9 de ellos, se alivió notablemente en 2, disminuyó en forma regular en 6, no se alteró en 8 y se exacerbó en 1 al cabo de laserpuntura. Antes y después de este tratamiento, se hicieron comparaciones del tamaño y la dureza de la próstata en 28 pacientes, los resultados fueron los siguientes: estado normal del ta­maño y la consistencia igual que antes del tratamiento, 13 casos; normalización de la elasticidad, 3 casos, y carencia de cambio, 2 casos, todos luego del tratamiento, entre los 5 casos que antes del tratamiento tenían esta glándula no aumentada pero relativamente dura; carencia de cambio, 2 casos, y normalización del tamaño de la próstata, 3 casos, entre los 5 que originalmente tenían la glándula aumentada de tamaño pero de consistencia normal; y sin cambios en 2 casos, tamaño no aumentado pero consistencia dura en 1 caso, tamaño todavía aumentado pero de consistencia normal en 1 caso, y normalización del tamaño y la con­sistencia también en 1 caso al cabo del tratamiento, entre los 5 casos que previamente estaban
con la próstata aumentada y de consistencia dura. La irradiación del punto huiyin por el láser helio-neón posible­mente permita cambiar la circulación sanguínea y el estado de nutrición del área local y promover la infiltración y desaparición de las células infecciosas, dando en consecuencia resultados terapéuticos.
Explicaciones adicionales: Para esta afección, tanto la apli­cación simultánea de acupuntura y moxibustión como la laser-puntura pueden surtir efectos terapéuticos buenos pero toman un tiempo de tratamiento largo. En él el paciente se debe persistir para obtener el debido efecto. Por otra parte, tiene que evitar que el periné sea oprimido durante mucho tiempo (por ejemplo, viajar en bicicleta y estar sentado largo tiempo). En su lugar, se aconseja que se lave cada noche con agua tibia el periné durante 15-20′ y reciba paralelamente el trata­miento con medicación china tradicional, todo lo cual coadyu­va a elevar el efecto terapéutico.

LINFANGITIS AGUDA

octubre 8, 2009

Es la inflamación aguda de las vías linfáticas subcutáneas, causada generalmente por bacterias estreptocócicas, las bac­terias suelen penetrar en las vías linfáticas a nivel de una abrasión, herida o infección de una extremidad. Se presentan rayas rojas irregulares, calientes e hipersensibles que se van partiendo de la herida, suben rápidamente desde la mano o el pie hacia el área cercana al corazón. Los ganglios linfáticos regionales están aumentados de volumen y dolorosos. La medicina tradicional china la llama “furúnculo de raya roja”. Si el tratamiento no es dado a tiempo y el estado morboso se desarrolla, son frecuentes la fiebre, escalofrío intenso, cefalea, náusea y vómito, taquicardia, frecuentemente estas manifes­taciones son más intensas de lo que sugieren los signos cutá­neos, a veces preceden a toda señal de infección local impor­tante. Puede llegarse a manifestaciones de septicemia, enton­ces la enfermedad es denominada como “ataque del calor patógeno al corazón” por la medicina tradicional china.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Ashi (extremo superior de la raya roja), y punto xi-hendidura, que son puntos localizados a lo largo de los canales en las áreas que tienen alteraciones patológicas.
Puntos secundarios: Elegidos de acuerdo a los síntomas y signos pertenecientes a los canales y colaterales afectados. (Si la linfangitis aguda tiene lugar cerca de la parte interna del tobillo y avanza hacia la pierna, se puede puncionar el yinling-quan, jimen (B. 11) y otros puntos. Y si se da en un dedo de la mano y sube hacia el codo, se punciona el chize (D. 5), quze PC. 3), etc.)
Explicación: Se puede adoptar el método de “cortar la cabeza a la línea”, es decir, insertar primero en el extremo de la línea próximo al corazón usando los puntos acupunturales ubicados junto a la raya roja o en ambos lados de ella. La acupuntura es dada en el ashi o en los puntos de los canales correspondien­tes. De preferencia se maneja las agujas con el método dis­persante productor de frescura penetrante, se las retiene du­rante 15-30′ y luego se las retira con rapidez. Se hace 1-2 sesiones al día.
Experiencias clínicas: Fueron tratados 138 casos con esta afección, a los cuales se aplicó acupuntura. Eran 84 hombres y 54 mujeres. El más pequeño tenía 7 años y el más viejo 56,
promediando entre todos 22 años de edad. Cada uno de ellos tenía historia de herida o abrasión de piel en las manos o los pies. La mayoría de los pacientes presentaban horas – 3 días después de haberse herido, síntomas y signos como tumefac­ción, calor y dolor producidos por la infección. En algunos de ellos surgían disfunciones de los miembros. Simultáneamente, la mayoría de los focos patológicos supuraban por infección. Luego, en la zona de piel infectada aparecían rayas rojas, las cuales comenzaban a extenderse hacia el tronco del cuerpo. Al mismo tiempo, los pacientes sentían, en distinto grado, dolor en las extremidades. Los síntomas incluían fiebre, esca­lofrío, cefalea, vértigo, náusea, vómito, defecación seca, an­gustia e inquietud, malestar general, fatiga, debilidad, etc. De este grupo de enfermos, 83 se presentaron al médico en 1 día de afección, 36 en 2 días, 18 en 3 días, y 1 en 5 días. Antes de la acupuntura y moxibustión, 78 de ellos habían recibido otras terapias (que fueron, principalmente, medicamentos chinos y occidentales), pero sin curación.
Método de tratamiento: Tomar 3-5 puntos de los meridianos junto a la raya roja o en ambos lados de ella y, adicionalmen-te, dos puntos ashi, uno en el cabo superior de la raya y el otro en el cabo inferior de la misma; insertarlos hasta una profundi­dad justa correspondiente a cada uno de ellos; aplicar, una vez llegada la energía, cigarros de moxa encendidos y mante­ner el fuego de los mismos a una distancia de unos 3 cm. de la piel tomando como norma permitir al paciente sentirse confortable con el calor, mover despacio los cigarros de moxa, de cabeza a raíz de la raya roja, durante 15-20′ para convertir con el calor la raya delgada original en una franja roja y ancha y luego sacar las agujas en seguida. Resultados del tratamiento impartido a los 138 casos: Cura­ción tras 1 sesión de acupuntura y moxibustión con el mencio­nado método, 109 casos, un 78,9%; curación luego de 2 se­siones, 18 casos, un 13,04%; curación después de 3 sesiones, 7 casos, un 5,07%; y alivio de los síntomas, desaparición de la raya roja, pero sin que cicatrizara la herida original luego de 4­5 sesiones, 4 casos, 2,9%. De ello se desprende que la acu­puntura y la moxibustión poseen un buen efecto para contra­rrestar la inflamación.

2) Método: Se aplica sangría acupuntural.
Prescripción: Los 12 puntos jing-pozo, los puntos xi-hendidura y la “raya roja” cutánea.
Explicación:
1. Sangría en los puntos jing-pozo: Insertar primero los puntos jing-pozo ubicados en los meridianos por los cuales pasa la “raya roja” para hacerles que sangren, luego tomar la “raya roja” de reacción que la linfangitis tiene en la piel y dar 1 pun­ción rápida de aguja a cada 1-2 cm. de esta raya, de raíz a cabeza, a efectos de sangría; y también hacer sangría me­diante punciones rápidas al alrededor del área local de los focos patológicos. Y
2. Sangría en los puntos xi-hendidura: Establecer primero por cuál meridiano pasa la linfangitis y usar los puntos xi-hendidura de ese meridiano; si fracasa el intento de delimitar dicho meridiano, tomar como referencia los puntos xi-hen-didura adyacentes a la raya roja, o los xi-hendidura por los que pasa. Oprimir con una mano el extremo próximo al corazón con respecto a dichos puntos escogidos, dar 5 punciones rápidas en forma de flor de ciruelo tratando no más de hacer que la sangre salga en perlitas. Y también es permisible dar 1­2 punciones adicionales en la terminación de la raya roja para conseguir que sangre un poco.
Experiencias clínicas: Se atendieron a 97 casos de linfangitis aguda con la sangría acupuntural, los cuales habían durado 7 días como máximo y 3 días como mínimo. Entre ellos había 72 casos de infección por lesión externa y 25 seguidos de furúnculos. En cuanto a la ubi­cación, 86 casos estaban en las extremidades superiores y 11 en las inferiores. Se trató a los pacientes con la sangría acu-puntural hecha en los puntos jing-pozo y con la sangría me­diante punciones rápidas dadas en la línea roja por sectores. 74 de los casos fueron curados tras 1 sesión, 13 lo fueron luego de 2 sesiones y 3 lo fueron después de 3 sesiones, y los 6 restantes lo fueron al cabo de 5 sesiones y tras haber usado antibióticos y medicamentos tradicionales chinos.
Caso registrado: Paciente Xue, masculino, 27 años de edad. Presentó, a causa de picaduras de mosquito, infección en el dorso del pie derecho. Una noche sintió de súbito dolor en la ingle derecha y descubrió los ganglios linfáticos dolorosos y aumentados de volumen, al tiempo que le apareció fiebre y claudicación en las extremida­des. La mañana siguiente, vio una raya roja que corría desde el pie derecho hasta la región inguinal; cuando caminaba o
movía el miembro inferior derecho, había dolor intenso. Exa­men físico: lengua de aspecto rojo, saburra tenue y amarillen­ta; pulso filiforme como cuerda; temperatura corporal de 37,5°C; ganglios linfáticos inguinales derechos aumentado de tamaño en algo como de
1,5 X 1,5 cm., con dolor a la presión; una raya roja irregular en forma de cinta, de 76 cm. de largo y de 1-3 cm. de ancho, que se iniciaba a nivel del punto zhongfeng (H. 4) en el dorso del pie derecho, subía por el lado interno del miembro inferior derecho y terminaba en los ganglios linfáticos inguinales, tenía su dirección básicamente coincidente con el sector que hay del meridiano del hígado jueyin del pie en el miembro inferior, e notaba algo sobresaliente, no desaparecía a la presión digital y dolía al ser presionada; temperatura local elevada; leucocitos: 18.750 por mm3, entre un 80% de neutrófilos y un 20% de linfocitos. Diagnóstico: Linfangitis aguda. Diferencia­ción de síntomas por la medicina tradicional china: calor acumu­lado en el meridiano del hígado y obstruc­ción de vasos san­guíneos. Se procedió a puncionar con aguja en el zhongdu del pie (H. 6), que es uno de los puntos xi-hendidura con ubica­ción en el meridiano jueyin del pie, a fin de conseguir que salie­ran gotas de sangre. Al momento de la segunda sesión, el dolor por presión en los ganglios linfáticos de la ingle había disminuido notable­mente y la raya roja había decolorado un poco pero seguía levemente rosada y aún borrosamente visible. Tras una tercera sesión, la raya roja y la tumefacción de ganglios linfáticos desaparecieron. El paciente fue curado al cabo de 3 sangrías acupunturales. También se trató esta patología usando agujas de tres filos. Se comienza por insertar el extremo superior de la raya roja del furúnculo para abrirlo y hacerlo sangrar. Luego se dan punciones rápidas en el extremo inicial y en la mitad de la raya, también a efectos de la sangría. El método es conocido vulgarmente como “cortar la cabeza, el rabo y la cintura” y sirve para dispersar el calor patógeno contenido en la sangre. Se aplicó este método a 5 pacientes y todos se sanaron, en un promedio de 3,4 sesiones por persona.
Explicaciones adicionales: o es aconsejable oprimir y apretar el nódulo en el área de la herida. Si la afección ha llevado a la septicemia, la sangría acupuntural igualmente hace efecto, pero al mismo tiempo precisa darle un tratamiento multiterápico con uso de remedios chinos y occidentales.

MASTITIS AGUDA

octubre 8, 2009

La medicina tradicional china de­nomina esta afección como “supu­ración mamaria”. Las infecciones de la mama son más frecuentes durante la lactancia o poco des­pués, fisuras del pezón causadas por la lactancia, traumatismos de mama, de los cuales el más común es la contusión simple. Tiene por manifestación clínica la plenitud y dolor en la mama afecta­da o un dolor rítmico en ella. Puede también haber otros síntomas acompañantes como fiebre, escalo­fríos, anorexia. La piel de la mama se presenta enrojecida y caliente, mientras se descubre tumefacción cuando es palpada y existe un obvio dolor por presión. Cuando la inflamación se desarrolla, los teji­dos de la glándula mamaria sufren necrosis y supuración y pueden formarse abscesos que pueden drenar espontáneamente al exterior a través de la piel. En la axila del lado afectado se palpa hipertrofia de ganglios linfáticos. El examen de la sangre suele mostrar un aumento de leucocitos.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Shanzhong, quchi, zusanli, hegu y neiguan.
Puntos secundarios: Jianjing, tianzong, jianzhen, rugen, zhongzhu de la mano (SJ 3), waiguan y xingjian (H. 2). Puntos de experiencia: 1. 7-10 puntos de hundimiento de los poros del tamaño de un grano de mijo, susceptibles para la acupuntura, entre las escápulas y a ambos lados de las 4a, 5a, 6a y 7a vértebras torácicas; y 2. Jianshu (Extra.).
Explicación: Habitualmente, se adopta como método principal el de dispersión, se retienen las agujas por 30-60′, y durante esa retención se puede rotar, levantar y empujar las agujas y dar estímulo fuerte por 3-5′. O bien se puede aplicar la acu­puntura primero y después la moxibustión. Se hace 1 sesión por día, para los casos graves pueden ser necesarias 2 sesiones diarias, y 6 días de terapia forman 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Se atendió con acupuntura y moxibus tión a 58 casos de mastitis aguda. Fueron elegidas e incluidas en este grupo de tratamiento las pacientes que tenían las mamas tumefactas rojas, calientes y dolorosas pero sin supu­ración, de entre aquellas que no habían recibido operación quirúrgica luego que la ingestión de medicamentos, las inyec­ciones y otras terapias dadas en consulta externa que habían fracasado.
Normas de evaluación del efecto terapéutico: 1) curación: desaparición de los síntomas tales como la rubicundez, hin­chazón, dureza y dolor locales. 2) mejoramiento notable: des­aparición de la rubicundez, tumefacción y dolor local y persis­tencia de dureza a la palpación. 3) mejoramiento: indicios de una supuración inminente captados en la primera consulta médica y alivio de los síntomas locales después de aplicada la acupuntura, y supuración tras un tratamiento recibido con intervalos. 4)efecto nulo: sin mejoramiento al cabo de 2-3 sesiones de acupuntura y moxibustión. Método de acupuntura y moxibustión y áreas de selección de puntos: A objeto de obtener experiencias en diversos sentidos a modo de exploración, las 58 pacientes fueron divididas en 2 grupos para la observación del efecto de las dos terapias. 1) Grupo con 2 puntos elegidos: tomar el jianzhen y tianzong del lado afectado. Generalmente, la paciente permanecía senta­da. Pero si ésta tenía fiebre alta, debía mantenerse en decúbi­to lateral. Teniendo en cuenta el hecho de si la paciente era asténica o pícnica, se podía usar una aguja filiforme de 2 cun u otra de 2,5 cun de largo, respectivamente. La aguja entraba en sentido vertical y de ningún modo en sentido oblicuo. Se adoptaba el método dispersante (estímulo fuerte). Luego de entrada la aguja, se la levantaba y empujaba hasta producir una sensación de calambre, entumecimiento y pesantez y entonces se la dejaba inserta. A continuación, se calentaba el mango de la aguja con cigarros de moxa durante 30-40′ y se levantaba y empujaba la aguja 1 vez a cada 5′ de moxibustión. En el proceso de levantamiento y empuje de la aguja, la sen­sación acupuntural a veces se propagaba hacia la escápula y el seno, mientras convenía que la moxibustión se suspendiera una vez que hubiese aparecido una superficie cutánea roja que va de 3 x 3 hasta 4 x 4 cm.2 en torno al área local. El terapista debía tener destreza y tomar los puntos con precisión para que el efecto fuera notable. Terminadas la acupuntura y la moxibustión, en algunas pacientes los síntomas tales como el dolor desaparecían, al tiempo que en otras pacientes la leche emanaba de los pezones al instante. Al día siguiente, la hinchazón se había eliminado en su mayor parte. Esta vez recibieron otra sesión de acupuntura y moxibustión, después de la cual la hinchazón y el dolor local desaparecieron en la mayoría de las pacientes. Estas fueron curadas en su mayoría tras 1 sesión si sus casos eran leves, y tras no más de 3 se­siones si eran graves. Y 2) Grupo con un solo punto elegido: tomar el punto nombrado jianshu, localizado en un sitio de tejidos blandos arriba del jianzhen y tianzong y abajo del naoshu y jianliao. La enferma en posición sentada y, si tenía fiebre alta, la posición era decúbito lateral. Se usaba una aguja filiforme de 2-2,5 cun de largo. Se valía del método dispersan­te (estímulo fuerte). Se levantaba y empujaba la aguja hasta producir una sensación de calambre, entumecimiento y pesantez y para entonces se la dejaba inserta. Luego, se consumían cigarros de moxa para calentar el mango de la aguja por 30­60′, en tanto que se levantaba y empujaba la aguja cada 5′. Concluidas la acupuntura y la moxibustión, el dolor local dis­minuyó en la mayoría de las enfermas, al tiempo que algunas de éstas tuvieron discreta galactorrea. Continuaron luego con 2 ó 3 sesiones y fueron curadas en su mayoría. Resultados del tratamiento: Conforme a la observación del tratamiento dado al primer grupo de 38 casos, 28 de éstos fueron curados, 2 mejoraron notablemente, otros 3 mejoraron en forma regular, y otros 5 no respondieron al tratamiento; y del segundo grupo de 20 casos, 19 curaron y en 1 solo no surtió efecto alguno. El mínimo y el máximo de sesiones de acupuntura y moxibustión ofrecidas a las pacientes fueron de 1 y 8, respectivamente, y la mayoría de las pacientes recibie­ron cada cual 3 ó menos sesiones. En comparación, el efecto terapéutico resultó más elevado en el segundo grupo (con un solo punto usado) que en el primer grupo. Caso registrado: Una paciente de 36 años de edad. Tenía la mama izquierda dolorosa y caliente desde hace 5-6 días, localmente se palpaba una masa dura desde hace más de 7 años, tan grande como un huevo, el cual a menudo producía dolor por presión. Mostraba aversión al frío, deposiciones más bien secas, y había dificultad para la excreción de leche. Exa­men: seno hinchado, rojo, masa dura del tamaño de un puño, caliente, piel lustrosa. Diagnóstico: Mastitis. Fue tratada con acupuntura y moxibustión sirviéndose del método aplicado al segundo grupo antes mencionado (con un solo punto escogi­do). Al día siguiente, la masa se había reducido, aliviado el dolor y desaparecida la aversión al frío. Tras 2 sesiones con ambas terapias, la masa había disminuido al tamaño de un huevo y la leche salía normalmente. Al cabo de otras 3 sesio­nes, la tumefacción, el enrojecimiento y el dolor desaparecie­ron totalmente.

2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción: Puntos principales: Jianjing y rugen. Puntos secundarios: Quchi, shousanli y zusanli.
Explicación: Se procede con el método de moxibustión mo­derada con cigarros de moxa. Se los queman todos en los puntos del lado afectado. En cada punto se aplica la moxibus-tión durante 5-10′. Se da 1-2 sesiones por día.
Experiencias clínicas: La mastitis aguda es una dolencia común a la mujer durante la lactancia. Se trataron casos con la referida terapia y se obtuvo efectos satisfactorios en el tra­tamiento clínico. Para el período inicial de esta afección, si se aplica a tiempo esta moxibustión, el caso puede curar por lo general en 1-3 sesiones. Cuando hay secreción purulenta, la terapia ayuda a que drene más fácilmente y a que la herida cicatrice rápido. No importa cuánto tiempo haya llevado la evolución, la moxibustión sirve invariablemente para calmar el dolor, eliminar la inflamación, la hinchazón y la fiebre. Casos registrados (siendo todos de pacientes lactantes). Pri­mero: Paciente Yu, sexo femenino, 21 años de edad. Tenía la mama derecha hinchada, escalofrío y desde hace 1 día tenía fiebre. Examen: masa dura del tamaño de una palma de una mano localizada en la mitad superior del seno derecho, piel de color normal, dolor a la palpación superficial y profunda, y temperatura de 38,5°C. Se le aplicó cigarros de moxa de ma­nera moderada en los puntos jianjing, rugen y shousanli del lado enfermo y se aplicó terapia en cada punto por un tiempo de 10′. A la siguiente consulta, la zona tumefacta había desaparecido. La paciente refirió que el dolor había disminuido apenas hubo recibido la moxibustión y el escalofrío no había re­tornado, pero que aún sentía un leve dolor en lo profundo de la mama. Su caso se resolvió luego de 1 sesión de moxibustión usando el mis­mo método.
Segundo caso: Paciente Guan, sexo femenino, 26 años de edad. Mastitis agu­da en la mama izquierda. Había recibido inyecciones de penicilina y tomado table­tas de sulfatiazol (ST), sin que los síntomas disminuye­sen. Por el momento sentía angustia, insomnio, escalo­frío, vértigo y cefalea, así como náusea e hiporexia. Examen: piel de la mama rubicunda y tumefacción en la zona superoex-terna de la mama izquierda, donde se palpaba masa dura de alrededor de 10 cm. de diámetro, dolor a la palpación superfi­cial y profunda, y temperatura de 39,2°C. Se aplicó moxibus-tión con el método antes expuesto en los puntos jianjing, ru­gen y quchi, durante 6-10′ en cada punto. En la siguiente con­sulta, refirió que el dolor había disminuido, pudo conciliar el sueño y ya no presentó escalofrío. La tumefacción del seno izquierdo se había resuelto en su mayor parte y reducido de tamaño visiblemente y no había mucho dolor a la palpación. La paciente fue dada de alta tras una nueva sesión de moxi-bustión con el mismo método.
Tercer caso: Paciente He, sexo femenino, 22 años de edad. Refirió tener hinchadas y dolorosas las mamas desde hace 6 días, había recibido inyecciones de penicilina y parches dér­micos, preparados con una solución de sulfato de magnesio, por 2 días, sin que el dolor disminuyera. Actualmente refería tener dolor muy intenso en las mamas, acompañado de esca­lofrío; tenía el pulso resbaladizo pero perceptible, temperatura de 37,5°C y una masa dura de 6 X 4 cm. localizada en la parte externa del seno izquierdo, la piel de la región era rubicunda y presentaba un punto de pus. Le aplicaron la citada moxibus-tión en el jianjing, rugen, quchi y zusanli durante 5-10′ en cada punto. Apenas terminada la terapia, el dolor desapareció, y se drenó gran cantidad de pus de ambas mamas. Al día siguien­te, refirió que el dolor no se había vuelto a presentar y había dormido muy bien. Le ofrecieron otra sesión de moxibustión con igual método en el jianjing y rugen durante 5-10′ en cada pnto, nuevamente hubo secreción purulenta por la herida. 3
días más tarde, se dio una nueva consulta, encon­trándose que la tume­facción había desapareci­do por completo. En vista de ello, se le aplicó la moxibustión únicamente en el rugen, de modo que la paciente se curó totalmente.

3) Método: Se aplica san­gría acupuntural.
Prescripción: Manchas cutáneas rojas en la región dorsal (las cuales apare­cen generalmente en el área que va de la séptima vértebra cervical a la duo­décima vértebra dorsal, tamaño de 0,5 mm de diámetro, no hacen relieve sobre la superficie dérmi­ca, de color carmesí, no decoloran tras la presión digital, están dispersas, se presentan en un número variable, comúnmente de 1-10, y aparecen más en la parte dorsal del lado afectado y menos en la del lado sano).
Explicación: Se esteriliza la zona manchada, luego se da 1 sesión de punciones rápidas en cada una de las máculas rojizas y se las aprieta con dedos para que sangren un poco. Se da 1 sola sesión de acupuntura, sin necesidad de otra nueva.
Experiencias clínicas: Se atendió a 8 casos de mastitis agu­da con la sangría acupuntural aplicada en las máculas rojizas dorsales, fueron curados todos los casos. Estos habían evolu­cionado entre 3-60 horas, con un promedio de 9 horas. Con anterioridad a esta terapia, 3 de las pacientes habían hecho uso de la penicilina y 1 de la acupuntura. Luego de la sangría, la temperatura de las enfermas comenzó a bajar en un pro­medio de 5 horas y la hinchazón, el enrojecimiento y el dolor del área local pudieron desaparecer en un promedio de 9 horas.
La sangría acupuntural aplicada en las máculas rojizas de la región dorsal es una terapia popular de uso común en la provincia de Jiangsu de este país.
Explicaciones adicionales:
1. El tratamiento en puntos acupunturales surte el mejor efecto terapéutico para la mastitis aguda en el período inicial cuando ha aparecido tumefacción pero sin haber secreción purulenta. Si el tratamiento se da a tiempo, la paciente cura habitualmen-te en 1-3 sesiones de terapia. Por otra parte, la auriculopuntu-ra, la punción con agujas “flor de ciruelo”, la inyección en pun­tos acupunturales, así como las punciones con aguja para abrir el absceso también hacen buen efecto para esta enfermedad.
2. Cuando el caso es grave con fiebre elevada, tumefacción, dolor e intoxicación, precisa adoptar un tratamiento integrado de múltiples terapias.
3. Hay que mantener limpios los pezones y fluida la excreción de leche y succionarla constantemente con ayuda de mama­deras. Si la paciente tiene una inflamación seria, se debe suspender la lactancia. Cuando el pus se ha formado en la hinchazón, la moxibustión es capaz de ayudar a que ésta se rompa espontáneamente. Luego de extraída la secreción purulenta, se unta la piel con antiflogístico y se continúa con la moxibustión, todo lo cual contribuye a una curación en el pe­ríodo inicial.

ESGUINCE

octubre 8, 2009

Se refiere a la torsión y contusión observadas con suma fre­cuencia en la práctica clínica. Generalmente se produce por una torpe postura de movimiento, uso inadecuado de la fuer­za, carga excesiva, deporte fuerte, o por una lesión a causa de un choque exterior o de un trauma. El esguince se caracteriza por el dolor en los tejidos blandos locales, el cual empeora cuando el individuo se moviliza. Algunos pacientes tienen el área local hinchada o evidentes hematomas en ella. Por lo común, la persona siente dolor y tiene el movimiento restringi­do tan pronto sufre una lesión, pero también puede ser que tenga tales síntomas medio día, 1 día o varios días después de haber sufrido el trauma. El examen encontrará en el área local dolor por presión y músculos tensos. En los casos ligeros se hallan solamente desgarraduras y rompimiento de vasos sanguíneos menores y, en los casos graves, rupturas de mús­culos y tendones, dislocaciones articulares y fracturas óseas. Dada la diferencia entre las áreas y los tejidos lesionados, en la práctica clínica se diagnostica y trata los casos generalmen­te de acuerdo a la ubicación del área y el grado de lesión.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: El esguince suele verse en el cuello, los hom­bros, los codos, las muñecas, la cintura, las rodillas, los tobi­llos, etc., manifestándose principalmente por la lesión de mús­culos, tendones, nervios y otros tejidos suaves. Para la acu­puntura se eligen por puntos principales aquellos localizados en el área lesionada o aquellos más cercanos y, por puntos auxiliares, aquellos correspondientes que se encuentran a los extremos a lo largo de los meridianos.
Explicación: Dentro del esguince agudo, están indicados a la acupuntura los pacientes que no adolecen de la osteoartropa-tía traumática. Preferentemente se adopta el método disper­sante de estímulo fuerte haciendo la aguja entrar con celeri­dad y girar por amplio margen, o se usa el método productor de frescura penetrante. Se da una sesión al día, en cada oca­sión se retienen las agujas por 10-20′ y se las manipula 1 ó 2 veces mediante intervalos, y 6 sesiones componen 1 curso de tratamiento. Después de la acupuntura, también se permite aplicar adicionalmente la moxibustión, o la sangría mediante punciones rápidas con una aguja de tres filos, o la ventosa.
Experiencias clínicas: Se utilizó el tratamiento, escogiendo de manera convencional los puntos, se atendió con acupuntu­ra y moxibustión a 300 pacientes con esta patología, de los cuales el más joven contaba 16 años de edad y el más viejo 57 años y cuya mayoría tenía de 20-30 años, o sea, un 51%. Entre las áreas de lesión se comprendían el cuello, los hom­bros, los codos, la cintura, las rodillas y los tobillos, pero la lesión se notaba mucho más en las articulaciones maleolares, ocupando un 33,7%. La afección había durado como mínimo 1 día y como máximo 1 año, mientras un 38,7% de los pacien­tes, acudieron al hospital dentro de los 5 días de la lesión. En cuanto a la acupuntura se tomaron para el esguince del cuello por puntos principales, el fengchi, jianjing, dazhui y jianzhongshu (ID 15) y por puntos auxiliares el baihui, tianzhu (V. 10), shenzhu (Du. 12) y hegu; para el esguince del hom­bro, como puntos principales el jianjing, jianyu, fengchi y jugu (IG 16) y como puntos auxiliares el quchi, tianzong y bingfeng (ID 12); para el esguince del codo, como puntos principales el quchi, shanglian de la mano (IG 9) y shaohai y como puntos auxiliares el jianyu, waiguan y shousanli; para el esguince de la muñeca, como puntos principales el yangxi, yangchi, daling (Pc. 7), waiguan y wangu de la mano (ID 4) y como puntos auxiliares el houxi (ID 3), neiguan, yangiao (ID 6), hegu y ye­men (SJ 2); para la lesión de la cintura, como puntos principa­les el shenshu (V. 23), shangliao (V. 31), dachangshu (V. 25) y zhishi (V. 52) y como puntos auxiliares el weizhong (V. 40) y mingmen (Du. 4); para la lesión de la rodilla, como puntos principales el yanglingquan, yinlingquan, zusanli y dubi y como puntos auxiliares el xuehai (B. l0),fengshi (Vb 31) y shangjuxu (E. 37); y para el esguince del tobillo, como puntos principales el jiexi (E. 41), shenmai (V. 62), zhaohai (R. 6), shanyinjiao y juegu (Vb 39) y como puntos auxiliares el xiaxi (Vb 43), neiting (E. 44), rangu (R. 2) y chengshan (V. 57). Manejo acupuntural: Tras haber entrado la aguja, se aplicaba el método de rotación, se la retenía por 20-30′, y durante esa retención se la rotaba 1 vez a cada 10′ para dinamizar la esti­mulación, teniendo por norma producir una sensación perma­nente de calambre y pesadez. No era propicio insertar en el área de hinchazón o de hematoma, mas se permitía efectuar punciones intradérmicas someras en 5 ó 6 sitios en torno a la tumefacción en orden a vigorizar la circulación sanguínea local. Además, se permitían usar puntos lejanos siguiendo el recorrido de los canales y colaterales y se los insertaba en profundidad con una manipulación de la aguja relativamente fuerte, lo cual ayudaba a desinflamar el área con efectos bas­tante notables. Si el área carecía de hinchazón o hematoma, o si el paciente había enfermado durante mucho tiempo, enton­ces se podía aplicar la acupuntura profunda (pero sin rebasar la profundidad establecida) en los puntos seleccionados en el área local y, cuando era apropiado, se elegía también el punto ashi. Para la lesión de la cintura o del hombro, la acupuntura más la ventosa, que se daba después de ella, surtiría efectos aun más exitosos.
Resultados del tratamiento ofrecido con esta terapia a los 300 casos antes mencionados: Curación después de la acupuntu­ra, 243 casos, un 81%; mejoramiento, 40 casos, un 13,3%; y efecto nulo, 17 casos, un 5,7%. En general, mientras más corto es el proceso clínico, más bueno es el efecto terapéuti­co. No obstante, de este grupo había 2 pacientes cuyos casos habían durado por 6-12 meses, pero que fueron curados; y de otros 12 pacientes que tenían una evolución de más de 2 años, 3 también lo fueron y otros 6 mejoraron. Entre los 243 casos curados, 224 lo fueron tras 1-5 sesiones de acupuntura, vale decir, un 92,2%.
Precauciones:
1. Antes de dar la acupuntura, hay que llegar a un diagnóstico definitivo, con el propósito de excluir los casos con alteracio­nes orgánicas.
2. No conviene puncionar con aguja en la piel que tiene lesión traumática. Y
3. Se prohíbe insertar a profundidad en el hematoma.
Caso registrado: Paciente Gao, masculino, 46 años de edad. Una semana atrás, al remover un gran peso, se lesionó la cintura y presentó lumbalgia. Tenía dificultad en movimientos de rotación, extender o flexionar el tronco. Examen: constitu­ción física robusta, signos de lumbalgia en el lado derecho, región algo inflamada y notorio dolor por presión en el punto shenshu. La afección se produjo por una carga excesiva, la cual había lesionado los meridianos, entorpecido el flujo de la energía de los mismos y estancado la energía y la sangre en el área local. Le escogieron los puntos shenshu y weizhong para el tratamiento. Apenas hubo llegado la energía al weiz-hong, se dejó inserta allí la aguja. Y cuando se había presen­tado la energía en el shenshu (bilateral), se aplicó el método de tonificación y dispersión simultáneas en los mismos puntos, a fin de permitir al hombre sentirse confortable en el área local. 15′ más tarde, fueron removidas todas las agujas, mien­tras el paciente sentía su cintura ya distensionada y podía flexionarla y extenderla. Al otro día, recibió una sesión de acupuntura más con igual método y quedó curado.

2) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción:
Puntos principales: Houxi, renzhong, juegu, weizhong y yan-glingquan.
Para la lesión del cuello se opta por los puntos yanglao y daz-hui; para el hombro el jianyu y quchi; para el codo, el quchi y waiguan; para la muñeca, el yangxi y waiguan; para la lesión de vértebras dorsales, el neiguan y zhangmen (H. 13); para la cintura, el weizhong, shenshu y ciliao (V. 32); para la cadera, el huantiao (Vb 30), zhibian (V. 54) y chengfu (V. 36); para la rodilla, el zusanli y dubi; y para el tobillo, el jiexi, taixi, sanyin-jiao, etc. Para todas las lesiones enumeradas se permite usar adicionalmente el punto de dolor por presión. Puntos de experiencia: Chaqi (Extra.) y 2 puntos de dolor correspondientes a la cintura y la pierna (ubicados a 1,5 cun delante del pliegue transversal del carpo, el uno en el borde lateral del radio del segundo tendón del m. extensor digital y el otro en el borde lateral del cúbito del cuarto tendón del m. extensor digital).
Explicación: Se usan ondas compactas durante 5′ y luego se las cambia en ondas compactas-ralas. La magnitud de corrien­te eléctrica comienza por ser mediana y aumenta gradualmen­te hasta ser suficiente para dar estímulo fuerte, pero siempre no rebasando la tolerancia del paciente. Se da 1-2 sesiones diarias, y cada sesión dura de 10-30′. 10 sesiones completan 1 curso de tratamiento, con 3-5 días de descanso entre un curso y otro.
Experiencias clínicas:
1. Según lo informado, se ofreció tratamiento clínico a 22 en­fermos entre 20 hombres y 2 mujeres, cuya mayoría tenía de 20-30 años de edad. El esguince se hallaba en la cintura, el cuello, el tórax y los hombros, pero en los más de los casos en el tórax y la región lumbar.
Por punto principal se tomó el chaqi. Los puntos auxiliares fueron elegidos conforme a las ubicaciones del esguince: para el del cuello, el jianjing y fengchi; para el del tórax, el neiguan y zhangmen; para el de la cintura, el shenshu, ciliao y da-changshu; y para el del hombro, el quchi, jianyu y jianjing. En cada sesión de acupuntura se usaba 1-2 puntos auxiliares aparte del punto principal, mientras los puntos auxiliares eran usados alternativamente todos los días o en días alternativos. Si el dolor era unilateral, se escogían puntos en el lado enfer­mo; y si estaba en la mitad, se los escogía en ambos lados. Para insertar el chaqi se servía del método de inhibición, inter­nando la aguja en sentido vertical o en dirección superior-oblicua en 1,5-1,8 cun de profundidad. Para este punto se daba estímulo fuerte, y la aguja era retenida con la corriente conectada durante 15-30′ después que la sensación de ca­lambre, cansancio y entumecimiento se hubiera transmitido al brazo, el pecho y la cintura del paciente y que éste hubiese sentido el dolor ya disminuido notablemente. La explicada terapia fue eficaz en todos los 22 pacientes con el siguiente resultado: curación, 19 (con 1-2 sesiones de tra­tamiento); y mejoramiento, 3. El efecto era mejor si se instruía al paciente a que diera movimiento o masaje por sí al área enferma mientras el médico aplicaba acupuntura en los puntos distantes.
2. Otro terapista aplicó electropuntura en los puntos de dolor correspondientes a la cintura y las piernas para atender a 120 casos agudos de torsión lumbar y también consiguió efectos bastante satisfactorios. Se hacía uso de agujas filiformes N.° 24 ó 26, de 1-1,5 cun de largo, se insertaba con ellas en am­bos puntos por separado en sentido oblicuo hasta una profun­didad de 1,2-2,4 cun. Tras haber penetrado las agujas, se daba el estímulo fuerte para que el paciente sintiera una sen­sación de calambre y pesadez. Acto seguido, era conectada una corriente continua de choque con la frecuencia de choque de 50-60 veces por minuto, siendo la intensidad no más allá de la tolerancia del paciente. Cada sesión duraba de 20-30′. Durante la retención de agujas se debía estimular al enfermo a mover la cintura a pesar del dolor. Resultados luego de termi­nado el tratamiento de los 120 casos: curación (que significa desaparición del dolor, movimiento libre y ausencia de anoma­lías por el examen físico), 58 casos; efecto notable (disminu­ción notable del dolor, movimiento relativamente libre y ausen­cia de signos positivos anormales evidentes), 43 casos; y mejoramiento (alivio en distinto grado del dolor o repetición de los síntomas, movimiento funcional todavía ligeramente res­tringido y subsistencia de los signos positivos por el examen físico), 19 casos. Efecto de notable para arriba: un 84,2% y eficacia total: 100%.

3) Método: Se aplica digitopuntura y masaje.
Prescripción:
1. Shenshu, zhishi, shangiiao, ciliao, mingmen, juliao del fémur (Vb 29), huantiao, weizhong, ashi, etc. Y 2 Kunlun y taixi, o zanzhu (V. 2).
Explicación:
1. Se toma el área afectada como área prioritaria, se induce de arriba abajo, de punto a línea y viceversa, de suave a fuer­te y de despacio a rápido.
El paciente se acuesta en decúbito prono, con cojines bajo la cabeza, el pecho, la cintura, las rodillas y los tobillos, para sentirse confortable, debe tener los músculos relajados, mien­tras el terapeuta permanece en pie. En el ashi (punto de dolor por presión) se da masaje primero y luego se lo frota para que entre en calor progresivamente. Después, se procede a empu­jar, masajear, presionar y frotar la cintura, los glúteos, la re­gión sacra y la trayectoria del meridiano de la vejiga en ambas piernas. Luego, se presionan y tocan los puntos acupunturales mencionados. La palpación de puntos debe conseguir la lle­gada de la energía. El ciclo de fricción suave en cada punto se cumple en 30 veces, pero sin sobrepasar las 120 veces (4 ciclos). Cuando hay evolución favorable, la manipulación con la mano debe ser más fuerte. Se toca cada punto 30 veces, pero no más de 60 como máximo. La terapia se concluye con el masaje. En cada ocasión se da terapia por 20′, siendo 1 sesión al día.
2. Método de pellizcar el kunlun y taixi: El paciente se mantie­ne en pie a unos 40-50 cm. sobre el suelo. A sus espaldas el terapista pellizca ambos puntos con los dedos pulgar e índice y aumenta la fuerza paulatinamente y pide al enfermo que movilice la cintura hasta que el dolor desaparezca.
Método de corte digital para el punto zanzhu: El terapeuta oprime por separado con ambos dedos pulgares este punto a cada lado del paciente, aumenta la fuerza paulatinamente para palparlos y friccionarlos y se pide al paciente que mueva la región lumbar. En general, el efecto se produce instantá­neamente.
Experiencias clínicas: Según un informe basado en el masa­je dado a 105 pacientes de esguince lumbar agudo. Impartido a 72 hombres y 33 mujeres; el más joven 17 años de edad y el más viejo 73. Entre ellos se incluían 24 casos de esguince lumbar y otros 81 de torsión lumbar. Resultados del tratamien­to: curación (eliminación del dolor, recuperación de la función y capacidad de trabajar normalmente), 98 casos entre 55 curados tras 1 sesión y otros 43 tras 2-3 sesiones; y mejora­miento (alivio de los síntomas y capacidad de asumir tareas livianas), 7 casos, cuyos pacientes tenían todos más de 40 años de edad e historia de lumbalgia crónica. Otro informe de atención a 14 casos de esguince lumbar agu­do mediante pellizcos de los puntos kunlun y taixi. Primero se pellizca los puntos acupunturales del miembro inferior afecta­do durante 5-10′ y luego los puntos del miembro inferior sano durante 5′. Se curaron 12 casos al cabo de 1 sesión de trata miento y otros 2 tras 2 sesiones.
Otro método de digitopuntura es friccionar con los pulgares el punto zanzhu de ambos lados. Se trataron a 6 casos de esta patología, los cuales quedaron curados todos en 2 sesiones de terapia. Al mismo tiempo, se recomendó a los pacientes que ellos mismos pellizcaran con los pulgares dicho punto de ambos lados y practicar ejercicios físicos varias veces por día.

4) Método: Se aplica sangría acupuntural.
Prescripción:   Weizhong y zanzhu.
Explicación: Para la sangría acupuntural en el weizhong, el paciente debe ponerse derecho, de pie, extender las articula­ciones de la rodilla, tener los pies firmemente puestos en el suelo y apoyar las manos en una mesa. El terapista abre la mano izquierda, empuña con cuatro dedos una de las rodillas del paciente, oprime con el pulgar la piel de éste 2 ó 3 cm. abajo de la vena de la fosa poplítea, coloca allí una bolita de algodón seco para absorber la sangre, da acupuntura con la mano derecha, deja que la sangre salga en 2-3 ml y luego impide la sangría con bolitas de algodón seco esterilizado. Sangría acupuntural en el zanzhu: Se hace entrar una aguja filiforme N.° 26 ó 28 sin que sea retenida. Luego de sacada ésta, se coge y aprieta el punto con dedos para que fluya sangre en 1-2 gotas.
Experiencias clínicas: Intrahospitalariamente se trató con el punto weizhong para tratar mediante la sangría a 70 casos agudos de esguince lumbar, cuya evolución era de unas horas- 7 días. Paralelamente, fueron atendidos con masaje otros 6l casos y con fisioterapia otros 62 como comparación. Resultados de comparación del efecto terapéutico en los 3 grupos: de los 70 casos del grupo de sangría acupuntural usando el punto weizhong, curación: 30 casos; efecto notable: 23; mejoramiento: 13; efecto nulo:
4; y eficacia: un 94,3%. De los 62 casos del grupo de fisiotera­pia: curación, 15; efecto notable, 3; mejoramiento, 22; efecto nulo, 22; y eficacia, un 64,5%. Y de los 61 casos del grupo de masaje: curación, 16; efecto notable, 12; mejoramiento, 18; efecto nulo, 15; y eficacia, un 75,4%. Tras una evaluación estadística se advirtió una obvia diferencia (P<0,0l) entre la tasa de efecto notable del grupo de sangría usando el punto weizhong y las de los otros 2 grupos. Por otra parte, en el grupo de sangría se dio solamente 1 sesión por paciente en contraste con 2-10 sesiones impartidas en los 2 grupos restan­tes.
Otro ejemplo lo constituyeron 58 casos agudos de esguince lumbar tratados con sangría mediante punciones rápidas da­das en el punto zanzhu. Después de 1-2 sesiones de terapia, 28 de ellos se curaron, 18 se beneficiaron con efecto notable, 9 mejoraron y 3 no recibieron efecto, siendo la eficacia total de 94,8%.

5) Método: Se aplica terapia multiterápica con ventosas.
Prescripción: Neiguan y ashi (siendo éste el de evidente dolor).
Explicación: Primero se inserta con aguja el neiguan (del lado afectado). Para esto la punta de aguja debe ir en sentido contrario al del meri­diano, penetrar hacia arriba y de manera oblicua, avanzar, retroceder, girar y rotarse. Se usa el método dispersante a fin de conseguir que llegue la energía. Se vela porque la sensación acupuntural, si­guiendo el codo y subiendo al hombro, alcance el área donde radica la enfermedad. Al manipular la aguja, es necesario que el paciente respire profundo, tosa y gire el cuerpo. Se retiene la aguja por 15′ y se la manipula 1 vez a cada 5′. Cuando el dolor se ha moderado un tanto, se aplica ventosa de tamaño grande en el lugar de las costillas donde el dolor es más evidente. Se ofrece 1 sesión al día.
Experiencias clínicas: Se informó’ sobre el trata­miento con esta terapia apli­cada a 53 pacientes de es­guince en las costillas. El más viejo y el más joven tenían 76 y 14 años de edad, respectivamente, mientras la mayoría eran jóvenes y adul­tos. Entre ellos había 43
casos con 1 hora -3 días de duración y otros 10 con más de 3 días (incluido 1 caso que había durado más de 1 mes). Resul­tados del tratamiento: curación (desaparición de los síntomas y capacidad de volver a trabajar o practicar deportes tras 1 sesión de terapia), 44 casos; efecto notable (desaparición en lo fundamental de los síntomas, subsistencia de leves moles­tias y necesidad de una segunda sesión para la curación), 7 casos; y mejoramiento (disminución de los síntomas y necesi­dad de 3 ó más sesiones para la curación), 2 casos. De los 44 pacientes curados, 42 acudieron al hospital tras 1-3 horas de la aparición del esguince. El tratamiento nos sugiere que, cuanto más corto sea el proceso morboso, mejor será el efec­to terapéutico.
Explicaciones adicionales:
El tratamiento en puntos acupunturales tiene rápidos efectos terapéuticos para el esguince. En adición a la acupuntura, la sangría mediante punciones rápidas con una aguja filiforme u otra de tres filos, así como la magnetoterapia, ayudan a acele­rar la absorción y eliminación del hematoma. En lo que con­cierne a los pacientes quienes tienen estasis pero sin hema-
tomas serios, la aplicación de ven­tosa en pos de la acupuntura igualmente surte resultados muy buenos. La moxibustión o la inyec­ción que se hacen en el punto de dolor de los pacientes de esguince, producen también efectos muy satisfactorios.

TENOSINOVITIS

octubre 8, 2009

Es una inflamación de la vaina tendinosa y muchas veces tam­bién del tendón contenido. Gene­ralmente se produce por la irrita­ción resultante de traumas exte­nuados y repetidos, distensión o el ejercicio excesivo. Con fre­cuencia tiene lugar en los codos, las muñecas y los dedos de la mano. Según la medicina tradi­cional china, corresponde a la “lesión del tendón” y el “síndrome bi (dolor, entumecimiento y pe­santez) del tendón”. Manifestaciones clínicas: Tume­facción y dolor, el cual se intensi­fica cuando el sujeto se mueve. El vulgo lo llama “codo de tenista” a la lesión que se localiza en los músculos laterales del antebrazo. En el epicóndilo del húmero al lado exterior de la articulación cubital se puede hallar el punto de dolor por presión. En cuanto a las articulaciones carpianas
y los dedos de las manos, el dolor está presente en el pulgar más que en otra parte y se torna más fuerte cuando este dedo se mueve. Si el individuo cierra la mano en puño y la dobla hacia el lado cubital, el dolor se irradia a la mano o al antebra­zo. El examen del área enferma revelará que allí mismo existe un típico punto de dolor por presión.

TRATAMI ENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Punto principal: Ashi. Puntos secundarios: Yangxi (IG 5), yangchi (SJ 4), lieque, quchi, waiguan, hegu y shousanli.
Explicación: Para la acupuntura se usa el método tonificante o el método de tonificación y dispersión parejas, reteniendo las agujas por 15-30′. Se da 1 sesión por día o día por medio, 7 sesiones forman 1 curso de tratamiento y se interpolan 3-5 días de curso a curso.
Experiencias clínicas: Para dar tratamiento a esta enferme­dad, frecuentemente se inserta con aguja el lugar del área donde es más notorio el dolor por presión. Es decir, se pun-ciona con agujas filiformes en forma de cerco en el lugar de tumefacción y dolor y luego se introduce adicionalmente en los puntos correspondientes. Se aplicó esta terapia a 24 casos de tenosinovitis, obteniendo una tasa de curación de 75%, con un promedio de 1,1 sesiones para el surgimiento del efecto y con otro de 4,1 sesiones para la curación. Otro médico dio acupuntura a 60 casos de inflamación del epicóndilo del húmero (codo de tenista), eligiendo por puntos principales el ashi y quchi y por puntos auxiliares el shousanli, zhouliao (IG 12) y yanglingquan. Para los casos del período inicial (2 meses o menos tiempo del proceso clínico) se aplicó el método dispersante, y para los casos del período avanzado (cuya evolución había durado más de 2 meses) el método tonificante y dispersan­te a la vez. La terapia arrojó por resultado una tasa de curación de 81%. De acuerdo a la observación clínica, los síntomas mejoraron evidentemente en todos los casos tras 10 sesio­nes de tratamiento, mientras la mayoría de los pacientes pudieron recuperarse normal­mente al cabo de 30 sesiones.
Caso registrado: Pa­ciente Ma, masculino, 45 años de edad. Pre­sentaba dolor en un codo desde hacía más de 3 meses. Al comien­zo había ligera tume­facción y dolor cuando giraba el antebrazo. Después, el dolor del codo lesionado empeoraba pero la tumefacción había disminuido. Cuando el paciente levantaba un peso con la mano, el dolor se agudiza­ba. Examen: existía un notorio dolor por presión en el epicón-dilo del húmero; cuando había dorsiflexión y supinación de la muñeca contra resistencia. El dolor se hacía más agudo mien­tras el brazo giraba hacia adelante; el hombro podía moverse libremente; y el paciente tenía la lengua de aspecto claro, la saburra delgada y blanca y el pulso caído y lento.
Diagnósti­co:
Codo de tenista. Para el tratamiento se dio acupuntura en el ashi y, en adición, en el shousanli, zhouliao y waiguan, con una aplicación auxiliar de cigarros de moxa en forma modera­da en el área local. El paciente quedó curado tras 10 sesiones de tratamiento.

2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción: Ashi (punto de dolor por presión en el área afectada).
Explicación: Se practica la terapia de acuerdo al método requerido por la aplicación de conos de moxa tocando la piel. Se los usa del tamaño de un grano del trigo. Es 1 sesión en días alternativos y en cada ocasión se queman de 3-5 conos de moxa. Hay que evitar quemaduras en el curso de moxibus-tión.
Experiencias clínicas: Con esta terapia fueron atendidos 36 casos de tenosinovitis de la parte prominente cubital, obte­niéndose buen resultado. Los pacientes tenían todos de 19-55 años de edad. El tiempo de evolución más corto era de 15 días, pero en la mayoría de los casos, era de 2-5 meses. Fue­ron curados 25 casos, mejoraron 8 casos, mientras el efecto resultó nulo en 3 casos (efecto nulo significa no disminución de los síntomas tras 7 sesiones de terapia). Se empleó un promedio 4,6 sesiones en los enfermos curados. En el trans­curso de tratamiento se procuró que los pacientes se guarda­ran de realizar faenas manuales pesadas y tuvieran un reposo suficiente.

3) Método: Se aplica la inyección en los puntos acupunturales.
Prescripción: Ashi (punto de dolor por presión en el área enferma) y quchi.
Explicación:
1. Se usa 1-3 ml de clorhidrato de procaína (densidad, 0,25­0,5%). Para el caso crónico se puede añadir de 0,5-1 mg de dexametasona. Se hace 1 inyección cada 3 ó 4 días.
2. Se prepara una inyección con 0,2-0,5 mg de dexametasona añadida de 2 ml de clorhidrato de procaína (densidad, 0,5%). Se usa el punto quchi del lado enfermo. La manera de tomar este punto es algo especial. El codo no debe flexionarse, sino que se exige que el paciente extienda el miembro superior, y el médico encuentra el punto en el extremo del radio donde se halla el pliegue transversal del cúbito. Por lo general, es allí donde el paciente siente un evidente dolor por presión. Luego de entrada la aguja y llegada la energía, se inyecta en el punto todo el líquido medicinal, se aplica 1 inyección por unos 5 días, y 5 inyecciones integran 1 curso de tratamiento. El mis­mo día que se pone inyección al paciente, éste tiene que re­ducir en lo más posible el movimiento del miembro superior afectado.
Experiencias clínicas:
1. Con la inyección de clorhidrato de procaína (densidad, 0,5%) en el punto ashi fueron tratados 154 casos de tenosino-vitis, entre 94 casos agudos y 60 crónicos, los cuales habían evolucionado 1 día como mínimo y 8 meses como máximo. De los 94 casos agudos, 84 fueron curados tras 1 sesión de tera­pia y 5 lo fueron tras 2 sesiones, y otros 3 mejoraron, y de los 2 restantes no se logró determinar el efecto. En cuanto a los 60 casos crónicos, 12 fueron curados luego de 1 sesión, 27 lo fueron curados luego de 2-3 sesiones y 13 lo fueron curados después de 5 sesiones, otros 6 mejoraron tras 5 sesiones y otros 3 no se beneficiaron con el efecto. Eficacia terapéutica total en los 154 casos mencionados: curación, 141 casos, un 91,5%; mejoramiento, 8 casos, un 5,2%; efecto nulo, 3 casos, un 1,9%; y efecto desconocido, 2 casos, un 1,3%. Habitual-mente, esta terapia permite curación al caso agudo en 1-2 sesiones y al caso crónico frecuentemente en 2-5 sesiones. Por lo general, el mismo día de la inyección, la tumefacción y el dolor se tornan un tanto más fuertes, pero al día siguiente se alivian o desaparecen. En combinación se permite aplicar parche térmico en el área local.
2. Con la inyección de dexametasona en pequeña dosis en el punto quchi se atendió a 65 pacientes de esta afección. 44 de ellos la tenían en el lado derecho, 20 en el lado izquierdo y 1 en ambos lados. El proceso evolutivo más corto era de 15 días, y el más largo, de 2 años y medio. Tras 3-5 sesiones de inyección, 39 casos
fueron curados, y otros 15 lo fueron luego de 6-10 sesiones, 6 casos mejoraron visiblemente, 3 se aliviaron, y 4 no tuvieron efecto. Curación total: 83%.
Explicaciones adicionales: Du­rante el proceso de tratamiento, el paciente debe reducir el movimiento del miembro enfermo, reposar lo suficiente y man­tener caliente el área. Si el paciente trabaja con exceso des­pués de tratada la afección, ésta con frecuencia vuelve a reci­divar. Pero aun en tal caso, un nuevo tratamiento seguirá surtiendo efecto.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores