NEUROSIS GASTROINTESTINAL

septiembre 30, 2009

También se llama síndrome del intestino irritable, se trata de un trastorno de motilidad que afecta el intestino delgado y el colon, asociado con grados variables de dolor abdominal, diarrea o estreñimiento, como reacción a situaciones de alar­ma en un individuo susceptible.
Generalmente, la afección se inicia con lentitud y lleva un largo proceso. Posiblemente, se man­tiene en ataques sostenidos, o ataca repetidas veces. Sus mani­festaciones clínicas principales son los síntomas gastrointestina­les a los cuales pueden estar asociados el insomnio, pesadilla, amnesia, lasitud, irritabilidad, cefa­lea, palpitación, angustia, sudora-ción nocturna, espermatorrea y otras molestias inherentes a la neurosis. La neurosis gastrointes­tinal se observa con bastante frecuencia, sobre todo en los jóvenes y los adultos, con mayor incidencia en el sexo femenino que en el masculino. Psicológica­mente muchos pacientes son de personalidad obsesiva-compulsiva.

A. Vómito nervioso
TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes Prescripción: Puntos principales: Neiguan, zhongwan, zusanli y gongsun (B. 4).
Puntos secundarios: Tiantu (Ren. 22), shangwan (Ren. 13), guan­yuan, hegu, pishu, Weishu y tai-chong.
Explicación: En la clínica se adopta preferentemente el método dispersante de estímulo medio-poderoso o el método de tonificación y dispersión parejas, y para los pacientes de deficiencia funcional con intolerancia al frío, es más adecuado el método de tonificación o el de tonificación y dispersión simultáneas, también se puede agregar la moxibustión. Al tenor del estado clínico se da 1 sesión de tratamiento por día o en días alter­nos, se eligen 3-5 puntos acupunturales en cada ocasión, se retienen las agujas por 15-30′ en cada vez y se las manipula 1-2 veces en forma intermitente. 1 curso de tratamiento se integra de 5 sesiones, con 3-5 días de intervalo entre dos cursos.
Experiencias clínicas: Fueron tratados clínicamente 65 ca­sos de vómito nervioso, de entre ellos, 25 hombres y 40 muje­res. El más viejo y el más joven tenían 50 y 18 años, respecti­vamente, mientras 29 de ellos contaban de 18-30 años, 26 de 31-40 años, y 10 de 41-50 arios. El tiempo de evolución más largo era de 4 años, y el más corto de 20 días, pero la mayoría de los casos eran de menos de 1 año. Al finalizar el tratamien­to con la mencionada terapia, 50 pacientes curaron a corto plazo, 7 se beneficiaron con efecto notable, 5 mejoraron y en 3 no hubo cambio alguno. (los que no volvieron más tras 1 se­sión de acupuntura), de suerte que la eficacia de notable para arriba fue del 87,7%, y la tasa de curación a corto plazo, del 76,9%. El tratamiento de este grupo de enfermos implicó como máximo 5 sesiones de terapia y, como mínimo, 1 sesión, sien­do el promedio de 2,5 sesiones. Para el seguimiento se visitó posteriormente a 39 de los tratados a corto plazo, encontrando que el vómito nervioso había reaparecido en 5 de ellos, un 12,8%, pero que la reaplicación de acupuntura siguió siendo efectiva para los casos recidivantes. El informante cree que, aparte de ser necesario adoptar la acupuntura y la moxibus-tión, una comprensión simpática de la situación y el consejo por parte del médico son de gran ayuda, es necesario tranqui­lizar al paciente, las situaciones de tensión psicológica deben buscarse, valorarse y tratarse.

2) Método: Se aplica la inserción subcutánea de agujas.
Prescripción:   Tiantu, jiuwei (Ren. 15), zhongwan y guan-
men (E. 22).
Explicación: Tan pronto como el paciente ha comido, se introduce la aguja en el tiantu, y cuando llega la energía, se la levanta hasta el subcórtex, y se dobla el mango de la aguja debajo de la prominencia laríngea y se la fija con esparadrapo. Entonces, se mete otra aguja en el jiuwei o el zhongwan, se la levanta también hasta el subcórtex una vez que se presenta la energía, se hace avanzar la aguja 0,6-0,9 cun en sentido hori­zontal y luego se la inmoviliza con esparadrapo. Para los ca­sos graves, se puede insertar adicionalmente el guanmen y dejar la aguja inserta allí. Las agujas permanecen insertas por 4-24 horas. Durante la retención de ellas, conviene que el paciente guarde cama y no se movilice demasiado. Experiencias clínicas: Hubo 55 casos de vómito nervioso atendidos con la inserción subcutánea de agujas, que corres­pondían a 14 hombres y 41 mujeres, cuyas edades variaban de 17-46 años y cuya mayoría tenía de 20-30 arios. Tiempo de evolución: el más corto, 2 semanas, y el más largo, 5 años. De los citados 55 pacientes tratados con esta terapia, 45 curaron en 1 sesión, 9 en 2 sesiones, y 1 quedó con efecto nulo a pesar de haber recibido 3 sesiones. Medio año más tarde, cuando la afección recidivó en 2 de los 54 enfermos curados, se les volvió a insertar las agujas por 24 horas y nuevamente fueron curados. Para el tratamiento de esta afección, la prime­ra sesión de esta terapia es la clave. Pues resulta obligatorio instruir al paciente a que reciba el tratamiento inmediatamente después de la comida porque la mayoría de los pacientes vomitan apenas abren la boca tras haber ingerido alimentos. Cuando están insertas las agujas, es imperativo retener al paciente en el consultorio por 3-4 horas, sin permitirle mar­charse antes de que los alimentos hayan pasado al estómago y se esté seguro que el vómito no se ha presentado. De no obtenerse buenos resultados en la primera sesión, la terapia difícilmente podrá tener efecto en el futuro. El único caso no curado del mencionado grupo, por ejemplo, que había recibido sin efecto más de 20 sesiones de acupuntura, tampoco logra­ba el efecto de la inserción de agujas. Con la inserción de agujas en el jiuwei, también fueron cura­dos 3 casos de vómito gastronervioso. Se insertó la aguja en este punto por 1-2 horas después de la comida y antes del vómito. Los tiempos de evolución eran de 2, 4 y 18 años, res­pectivamente. El tratamiento duró 2-3 semanas. Resultados: Curación de los 3 casos. 2 de ellos no habían recidivado en l-2 arios durante las visitas médicas de seguimiento.
Explicaciones adicionales:
1. El paciente debe cultivar optimismo y buenos hábitos de vida, compartir ciertos trabajos físicos livianos, practicar depor­tes y así mejorar su estado físico, todo lo cual favorece el tratamiento.
2. Debe guardar cierta dieta y consumir mayormente alimentos fácilmente digeribles y que contengan pocos residuos. Le están absolutamente prohibidos los alimentos irritantes y los ingredientes de sabor fuerte para la comida.

B. Colon alérgico
TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Pishu, dachangshu, gaohuangshu y shangjuxu.
Puntos secundarios: Puntos paravertebrales desde la décima vértebra torácica hasta la segunda vértebra lumbar, así como los puntos mingmen (Du. 4), shenshu (V. 23), qihai (Ren. 6), daheng (B. 15), etc.
Explicación: Comúnmente, se adopta el método dispersante de estímulo poderoso, consistente en levantar, insertar, rotar y girar la aguja, y se retiene la aguja por 30′. Al insertar el gao-huangshu, la aguja puede entrar a una profundidad de 1-1,2 cun. Al puncionar algún punto paravertebral, se puede insertar la aguja oblicuamente 1-1,5 cun. Para comenzar, se da 1 sesión de acupuntura por día y, cumplidas 10 sesiones, se ofrece la terapia cada 2 días.
Experiencias clínicas: Con la expuesta terapia fueron trata­dos 16 pacientes de colon alérgico, todos quienes llevaban un proceso de enfermedad mayor de 3 años. Mientras proseguía el tratamiento, se descubrió que 5 de ellos mostraban aversión al frío, de modo que se les agregó la moxibustión con aguja térmica. Se observó a todos los enfermos durante 3 meses continuos. Resultados del tratamiento: curación, 8 casos; efecto notable, 3; mejoramiento, 3; y efecto nulo, 2. Promedio de sesiones por paciente: 21; mínimo: 10; y máximo: 48. Des­pués de 10 sesiones de tratamiento, los síntomas desapare­cieron en 1 de los 8 pacientes que más tarde también se cura­ron, mas a él le recidivó la afección tras 1 mes de suspensión de la acupuntura. Por eso, se le volvió a dar tratamiento y se obtu­vo éxito tras esta última sesión. Ejemplo de caso registrado: Pa­ciente Zhang, femenino, 45 años de edad. Recibió la primera con­sulta el 4 de octubre de 1978. Tenía diarrea y dolor abdominal difuso desde hace 2 años. La dolencia se presentaba tras situa­ciones de tensión psicológica o simplemente luego de resfriarse. Examen: asténica, rostro sin brillo, dolor a la palpación profunda en hipogastrio, diarrea con moco 3-5 veces por día, coproparasitario (-), saburra delgada y blanca y pulso profundo y débil.
Diagnóstico: Colon alérgico. Tras 1 curso de tratamiento con la citada terapia, la frecuencia de la diarrea se redujo a 3 veces dia­rias, sin presencia de moco, pero aún blanda. Sin embargo, la pa­ciente se curó al cabo de 4 cursos de tratamiento.

ANEXO: GASTROSPASMO
Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos   principales: Neiguan, zhongwan y zusanli.
Puntos secundarios: Ganshu (V. 18), weishu (V. 21), juque (Ren. 14), guanyuan, taichong (H. 3), gongsun, neiting, etc.
Explicación:
En la clínica se aplica generalmente el método dispersante de estímulo mediano-fuerte; y para los pacientes con síndromes de deficiencia funcional manifestados en la intolerancia al frío, la acupuntura adopta el método de tonificación y dispersión parejas o el método de tonificación, y también puede tener en combinación la moxibustión moderada de cigarros de moxa o la moxibustión indirecta de conos de moxa con rebanadas de jengibre. Tomando en cuenta el estado clínico se escogen cada vez 3-4 puntos, se da 1 sesión de acupuntura y moxibus-tión por día, se retienen las agujas por 15-30′ y se las manipu­la 1-2 veces intermitentemente en cada ocasión. Para los casos graves pueden ofrecerse 2 sesiones de acupuntura y moxibustión por día.
Experiencias clínicas: Se trataron a 106 casos con acupun­tura y moxibustión; 46 hombres y 60 mujeres. Sus edades eran entre 20-56 años, siendo la mayoría de 20-40 años. El
tiempo de evolución más largo era de 10 años, y el más corto, de 2 días. Para la acupuntura se tomaron el neiguan, zhong-wan y zusanli como puntos principales, y ganshu, taichong, neiting y otros como puntos secundarios. Para los pacientes de intolerancia al frío por la deficiencia funcional espleno-gástrica, se aplicó la moxibustión moderada de cigarros de moxa al pishu y el weishu por 15′ en cada sesión, o se optó por el guanyuan para aplicar la moxibustión indirecta de conos de moxa con una rebanada de jengibre fresco. Al manejar la terapia, se comenzaba por puncionar el zusanli y luego se intro­ducía el neiguan y, en lo tocante a la manipulación de las agujas, convenía rotarlas y girarlas por amplio margen y levantar­las y empujarlas repetidas veces. Mientras el espas­mo no se aliviaba o el dolor no se mitigaba, se insertaba adicionalmente el zhongwan o, conforme a los síntomas, se agrega­ban otros puntos auxilia­res. Los síntomas desapa­recieron en 40 de los 106 pacientes luego de 1 se­sión de acupuntura y moxibustión; en 43 luego de 2 sesiones; y en 15 luego de 3 sesiones. Se­siones recibidas por los pacientes:
máximo, 3; mínimo, 1. Tasa de curación a corto plazo: 92,5%. La acupuntura y la moxibustión fueron eficaces en todos los enfermos del grupo. Según la comprensión del autor, después de aplicadas la acupuntura y moxibustión, el espasmo gástrico puede aliviarse de inmediato en la mayoría de los pacientes y la gastralgia disminuye o desaparece en ellos al mismo tiem­po. El efecto será mejor si se añaden la electropuntura, la ventosa y otras terapias.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Li, femenino, 32 años de edad. Tras haber ingerido 100 g aproximadamente de arroz glutinoso cocido, media hora después, tenía dolor abdominal tipo cólico, palidez, extremidades frías, sudoración profusa, no vómito ni diarrea. Fue hospitalizada para la observación y el tratamiento por ser un caso de urgencia. Seguidamente le aplicaron una inyección intramuscular de 0,5 mg de atropina, sin que la gastralgia se aliviara. Se aplicó entonces una inyec­ción intramuscular de 50 mg de dolantina, la que tampoco tuvo efecto. La paciente se quejaba sin cesar. El hemograma de­mostró: Leucocitos y diastasa del suero normales. Una junta médica excluyó la posibilidad de abdomen agudo y sugirió que se aplicaran la acupuntura y la moxibustión. Entonces se pun-cionó el zusanli, neiguan y yanglingquan para dar una estimu­lación mediana-fuerte. A los 3′ de la rotación de la aguja, la enferma sintió un aire tibio apenas perceptible dando lentas vueltas en el estómago. Nuevamente le rotaron 1 vez la aguja y se la dejaron inserta. Por añadidura, le aplicaron cigarros de moxa encendidos en el zusanli. Con 4 vasos, también le apli­caron la ventosa en el ganshu y el weishu. En menos de me­dia hora, la paciente durmió tranquilamente. En la visita médi­ca del día siguiente, expresó que la acupuntura y la moxibus-tión del día anterior calmaron su dolor abdominal y le permitie­ron conciliar el sueño inmediatamente. Fue curada tras 1 sola sesión de acupuntura y moxibustión.
Explicaciones adicionales: El gastrospasmo se observa con mucha frecuencia en la clínica. A menudo sucede en los jóve­nes y los adultos. Tiene por causas principales factores psí­quicos, desórdenes en la alimentación como afición a los ali­mentos picantes, fumar, beber alcohol, o por el resfrío, etc. Según la medicina tradicional china, esta enfermedad cabe dentro del campo de “gastralgia”, “cardialgia”, “dolor causado por la energía hepática”, etc. Para ella, la acupuntura, la moxi-bustión, la electropuntura y otras terapias son altamente efica­ces. A menudo pasa que el espasmo se elimina tan pronto como aplicadas estas terapias, las cuales aventajan a los analgésicos y no producen efectos secundarios.

Anuncios

GASTROPTOSIS

septiembre 30, 2009

Se refiere al descenso del estómago hacia una posición anor­mal. Es una de las visceroptosis producida por la relajación e inercia de los ligamentos gastrodiafragmáticos y hepático-gástricos y de los músculos abdominales, incapaces de soste­ner y fijar el estómago en su posición original. La medicina tradicional china considera que la gastroptosis corresponde al campo de “gastralgia”, “eructos de gas”, etc., producidas gene­ralmente a consecuencia de la deficiencia funcional y la gran insuficiencia de energía funcional del bazo y el estómago. Los síntomas clínicos de esta afección se manifiestan por la pobre capacidad de contención, la caída y la sensación de plenitud del estómago, que empeoran especialmente después de comer, por el dolor sordo que ocasionalmente se presenta en el estómago y a veces se irradia hacia la región infraclavi-cular, y por la asociación de eructos, acedías, borborigmos, vómitos, y deposiciones en ocasiones diarreicas y otras com­pactas. El paciente presenta a menudo anemia, adelgaza­miento, fatiga, palpitación, vértigo, etc.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Zhongwan, qihai, guanyuan y zusanli. Puntos secundarios: Weishu, pishu, ganshu, youmen, gao-huangshu, liangmen, tianshu, neiguan y sanyinjiao. Puntos de experiencia: Tiwei (Extra.), weishang (Extra.), weidi (Extra.), weixue (Extra.), xiachui (Extra.) y puntos de reacción. Explicación: Se adopta el método tonificante con la rotación de la aguja para producir un estímulo mediano. Se usan agu­jas largas para la perforación de varios puntos juntos. Se pue­den perforar 2-3 puntos en una sola inserción de aguja. Se da 1 sesión de acupuntura cada día o cada dos días, se retiene la aguja por 15-30′, y 10 sesiones integran 1 curso de tratamien­to. Y también puede ser 1 sesión de acupuntura por semana y 6 sesiones hacen 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Para el tratamiento clínico con la agu­ja filiforme se utiliza habitualmente del método de perforación de varios puntos simultáneamente. O se lo usa independien­temente, o en combinación con otros métodos. Para el propó­sito se perfora el youmen del lado derecho hacia el gaohuangshu del lado izquierdo con una aguja filiforme larga N° 28, de 8 cun de largo. Esta terapia generó efectos considera­blemente buenos en el tratamiento de 197 casos de gastrop-tosis. Pero la electropuntura en adición a ella no surtió una eficacia evidentemente mejor. Respecto de la simple perfora­ción de puntos con la aguja filiforme se suele usar el juque (Ren. 14) para perforar hasta el gaohuangshu. Se informó de 40 pacientes atendidos clínicamente con este tipo de acupuntura, perfo­rándose del zhongwan al xiawan, del liangmen al guanmen (E. 22), del tianshu (E. 25) al wailing (E. 26) y del qihai al guanyuan y añadiéndose el zusanli, a objeto de tonificar el bazo y el estómago y nutrir su ener­gía funcional, así como cultivar y fortalecer la energía vital del orga­nismo. Resultados del tratamiento: curación total, 11 casos; efecto no­table, 11 casos; y mejoramiento, 17 casos.
Otro ejemplo de 640 casos, también de gastroptosis, tratados con agujas largas. Se usaron agujas filiformes N.° 28, de 8 cun de largo. La aguja comenzaba la perforación en el lugar que está a un cun abajo del xifoides, en un ángulo de 30° con la piel, y se rotaba por debajo de ella hasta in­ternarse en el lugar que queda a 0,5 cun al lado izquierdo del ombligo. Justo en ese momento, se producía al paciente la sensación de pesantez en la región lumbar y la sensación de tironeamiento en la región infe-roabdominal, mientras que el terapis-ta, cuando levantaba la aguja, expe­rimentaba una sensación de peso (y en caso de que a éste le desapare­ciera la sensación de peso o tuviera una sensación de caída de peso, entonces podía reanudar la rotación y el avance de la aguja para recupe­rar la sensación de peso antes de volver a levantar la aguja). En ese instante, el terapista cambiaba el ángulo de la aguja por otro de 15° y levantaba despacio la aguja durante 40′, pero sin girarla. Y antes de extraerla, la sacudía levemente unas 10-15 veces. Se daba 1 sesión por semana, con un total de 2 sesio­nes; pero también se podía ofrecer 1 sesión día por medid, teniendo 1 curso de tratamiento 10 sesiones. Resultados del tratamiento: De acuerdo con el nuevo examen radiológico con solución de bario, realizado 3 meses después de tratamiento, 243 pacientes se habían curado (38%); 160 respondían con mejoría notable (25%); 188 habían mejorado
(29,4%); y 49 no la tuvieron (7,6%). Eficacia total: 92,4%. Las visitas médicas posteriores a 150 de dichos pacientes, destinadas a observar la eficacia del tratamiento a largo y a corto plazo, confirmaron que entre ambas no existía gran diferencia y que la eficacia era más alta y más consolidada 1 año des­pués de cumplido el tratamiento que 3 meses después de terminado el mismo. El autor concluyó señalando que la aguja larga es ventajosa para perforar y tonificar varios meridianos y puntos simultáneamente. Experimentos realizados en anima­les demuestran que esta clase de aguja sirve para aumentar la tensión y el movimien­to peristáltico del tubo digestivo, elevar la posición de la porción inferior del estómago y fortalecer su función digestiva. Incluso después que la inyec­ción intravenosa de atropina ha inhibido la excitación del nervio neumogástrico, la estimulación por me­dio de la punción con una aguja larga sigue pudiendo elevar la tensión de los múscu­los no estriados del estómago y reducir el tamaño de este órga­no. La aplicación de este método en los pacientes ha produci­do resultados simila­res.
Precauciones: Para el tratamiento clínico, cuando se adopta la perforación con agu­jas largas, ésta debe ser preferentemente en sentido horizontal (en un ángulo muy pequeño menor de 25°), y no ser profun­da bajo ninguna circunstancia, con el propósito de evitar todo accidente.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Ma, femenino, 21 años de edad. Su primera consulta fue el 19 de agosto de 1977. Llevaba ya medio año de gastroptosis. Desde fines del año precedente, cuando pasó a trabajar en tareas que requerían mucha fuerza física, comenzó a presentar molestias gástricas. Lo sentía inflado y caído y, a veces, había un leve dolor en él, el apetito cada día disminuía. Recibía tratamiento, pero sin efecto, y había bajado de peso. En 1976, su caso fue diagnos­ticado de gastroptosis tras un examen de rayos X con solución de bario realizado en cierto hospital. Tenía el pulso hundido, lento y débil, la saburra delgada y blanca, la lengua levemente roja, el rostro sin brillo y el abdomen navicular cuando estaba acostada en decúbito horizontal. Diagnóstico: gastroptosis, deficiencia funcional del bazo y el estómago, e insuficiencia crecida de la energía funcional de ambos órganos. Selección de puntos acupunturales: zhongwan, zusanli y weishang. Se le daba 1 sesión de acupuntura cada 2 días, se retenía la aguja cada vez por unos 20′, siendo ésta manipulada 2-3 veces en cada sesión. La aguja entraba 2,5 cun -3 cun en el weishang en sentido oblicuo, para comunicar una estimulación media­namente poderosa por medio de una manipulación suave de la aguja. La paciente sentía una sensación de contracción y levantamiento relativamente fuertes. Luego de varias sesiones consecutivas, su apetito aumentó, mientras la sensación de plenitud y caída del abdomen se había disminuido notoriamen­te. Descansó 1 semana y recibió 3 sesiones de acupuntura más. Entonces, ella sentía que los síntomas se habían des­aparecido. El examen radiológico con solución de bario con­firmó que el estómago se había adoptado nuevamente su posición normal. Una visita médica realizada 6 meses más tarde demostró que se encontraba en perfecta estado de sa­lud.

2) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción:
Puntos principales: Zhongwan, qihai, guanyuan y zusanli. Puntos secundarios: Baihui y weishu. Para la náusea y el vómito se agrega neiguan; para la sensa­ción de plenitud gástrica, tianshu; para la gastralgia, liangmen y para la gastroptosis con tiempo largo y grave, sanyinjiao y pishu.
Puntos de experiencia: Tiwei (Extra.) y weishang (Extra.). Puntos auriculares: Estómago, el nervio simpático y subcortex, y el shenmen.
Explicación: Cada vez se opta por 2-4 puntos, que son usa­dos alternativamente. Puede ser una corriente eléctrica de ondas intermitentes u ondas compactas-ralas. Primero se la conecta con los puntos abdominales y luego con los de las extremidades inferiores. Una vez conectada la electricidad, el paciente adquiere una sensación de levantamiento del estó­mago. El rendimiento de la corriente es apropiado para una estimulación de grado medio. Se ofrece 1 sesión por día, la cual dura 15-30′, 1 curso de tratamiento implica 10 días, y el intervalo de período-período de tratamiento dura 3-7 días. Experiencias clínicas: En años recientes, se ha reportado mucho sobre la terapia electropuntural aplicada a la gastropto-sis. En un centro médico fueron atendidos 176 pacientes, cuyas edades variaban de 21-67 años, el tiempo de evolución más corto fue 1 mes y el más largo de 20 años. Sus casos fueron diagnosticados en base a la sintomatología típica y mediante el examen radiológico X con solución de bario y, además, fueron clasificados en grados leve, medio y grave conforme al nivel de descenso gástrico. Selección de puntos principales: zhongwan, tiwei, weishang y qihai. Selección de puntos auxiliares: zusanli y neiguan. Por lo general, se aplica­ba la electropuntura únicamente en los puntos principales. Método: punción en el zhongwan, tiwei y weishang, únicamen­te en sentido infero-oblicuo en un ángulo de 45 grados hasta
1-1,5 cun de profundidad, y punción vertical en el qihai tam­bién hasta una profundidad de 1-1,5 cun. Se aplica el aparato de electropuntura tipo zumbido de abeja, con ondas compac­tas-ralas, que tiene el polo negativo conectado con el zhong-wan y el polo positivo con el tiwei (bilaterales), el weishang (bilaterales) y qihai, respectivamente. La intensidad de estimu­lación no debe exceder la capacidad de contracción aguante de los músculos abdominales. La corriente se mantiene co­nectada por 20-30′. Es 1 sesión diaria, son 6 días seguidos, luego se suspende la terapia por 1 día, y después prosigue la electropuntura por otros 6 días consecutivos, 1 curso de tra­tamiento comprende 12 sesiones, y el intervalo entre período y período de tratamiento dura 3-7 días. De los 176 pacientes mencionados inicialmente, la eficacia terapéutica a corto plazo fue la siguiente: curación, 57 casos; efecto notable, 53; efecto regular, 26; y efecto nulo, 40. Efecto notable para arriba: 62,5%; eficacia total: 77,3%. Observación del efecto terapéuti­co a largo plazo realizada en 11 de los casos curados durante más de 5 años: estado totalmente normal, 6 casos; y gastrop-tosis recidivante de grado leve o medio, 5 casos, pero con sintomatología más leve que antes del tratamiento. Todo ello atestigua que la electropuntura había producido cierto efecto terapéutico a largo plazo en favor del tratamiento de la gas-troptosis. Tras la susodicha terapia se podía observar bajo la solución de bario el efecto instantáneo de un evidente ascenso del estómago. Las radiografías comprobaron que la electropuntura se había servido para fomentar la fuerza de tensión del estómago.
Precauciones:
1. Si la aguja se inserta profundo en el zhongwan, es conve­niente que la punta perfore hacia el xiawan, o se introduzca oblicuamente en sentido interno-inferior, pero de ningún modo la aguja debe internarse profundo hacia la derecha o la iz­quierda, ni en sentido oblicuo hacia arriba, para no lesionar los órganos internos importantes.
2. Durante el tratamiento, el paciente debe reposar lo suficien­te en decúbito dorsal, dieta adecuada y fraccionada. Ejemplo de caso registrado: Paciente Wang, masculino, 51 años de edad. Llevaba ya más de 20 años con “sensación de obstrucción del estómago”. Durante los últimos 2 años, sufría una gastralgia relativamente intensa. Su diagnóstico era gas-troptosis confirmado por estudio radiológico con solución de bario. Con el tratamiento electropuntural, su sintomatología disminuyó al cabo de 1 curso de tratamiento. Tras otros 2 cursos más de tratamiento se curó totalmente.
Explicaciones adicionales:
1. El tratamiento de esta afección en los puntos acupunturales permite al estómago subir en mayor o menor grado. Si el pa­ciente practica en forma auxiliar ejercicios con los músculos abdominales, ayuda a mejorar el efecto terapéutico. Sin em­bargo, no debe levantar peso con fuerza durante 3 meses.
2. El enfermo debe tener confianza en su curación, persistir en el tratamiento y ejercitarse físicamente. En general, debe tener cuidado con una alimentación adecuada, la misma que deberá ser fraccionada. Es preciso que cumpla al pie de la letra estas indicaciones.

GASTRITIS

septiembre 30, 2009

Se refiere a las alteraciones inflamato­rias agudas o crónicas de la mucosa del estómago, provocadas por diversas causas. Clínicamente se diferencia en gastritis aguda y gastritis crónica. En la gastritis aguda el síntoma principal es el dolor prolongado en el epigastrio, acompañado a menudo de náusea, vómito, diarrea, fiebre y otros síntomas. De no ser tratada, la gastritis aguda se transforma en crónica. Puede ser cau­sada por el abuso y la ingestión de alimentos irritantes durante largo tiem­po. La gastritis crónica presenta sínto­mas clínicos irregulares, los cuales, generalmente, son sensación de pleni­tud gástrica, el dolor sordo epigástrico, sensación de pesantez, hiporexia, náu­seas, vómitos, eructos ácidos, etc. El examen de rayos X contribuye a su diagnóstico. Esta enfermedad corres­ponde al campo de “gastralgia”, “abuso de alimentos” y “vómitos” dentro de la medicina tradicional china.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica la acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Neiguan, zhongwan y zu­sanli.
Puntos secundarios: Weishu (V. 21), pishu, qimen (H. 14), xiawan (Ren. 10), tianshu (E. 25), guanyuan, neiting (E. 44), sanyinjiao y puntos dorsales sensibles.
Explicación: Para el tratamiento acupuntural y moxibustural a base de la diferenciación de síntomas propio de la medicina tradicional china, la acupuntura se aplica mayormente con el método de dispersión en lo concerniente a los casos con sín­dromes de exceso debido a la acción de los factores patóge­nos; y se aplica habitualmente con el método de tonificación y
dispersión parejas, o el método de tonificación, en los casos con síndrome del frío de tipo xu (por deficiencia), y también se puede añadir, en pos de la acupuntura, una terapia moxibustu-ral. Ordinariamente se da 1 sesión de acupuntura y moxibus-tión por día, o día por medio, y pueden ser 2 sesiones por día para los casos graves, cada sesión promedia 15-30′, 1 curso-de tratamiento consta de 5-10 sesio­nes, y se interponen 5-7 días de descanso entre 2 cursos de tratamiento.
Experiencias clínicas:
1. Se atendieron a 56 casos de gas­tritis aguda. De ellos 30 eran de sexo masculino, y 26 de sexo femenino, el paciente más viejo tenía 65 años, y el más joven, 14 años, pero la mayo­ría de ellos tenían de 20-50 años de edad. Todos acudieron al médico en 1-5 días a partir de los primeros síntomas. Puntos elegidos a puncio-nar: zhongwan, neiguan, zusanli, neiting, qimen, weishu, etc. En cada ocasión se tomaban 2-4 puntos con­forme al estado clínico y se adoptaba el método de rotación de la aguja para la dispersión o el método de tonificación y dispersión simultáneas. El máximo de sesiones ofrecidas a los enfermos fueron 10; el mínimo, 1; y el promedio, 3,5. Efecto terapéutico a corto plazo: desaparición de los síntomas en 40 pacientes, efecto notable en 10 y mejoramiento en 6. Por lo general, el dolor se alivió tras 1-3 sesiones de acupuntura.
2. Otro ejemplo lo constituyeron 86 casos de gastritis crónica tratados con acupuntura y moxibustión en base a la diferenciación y análisis de los síntomas. Entre ellos, 32 corres­pondían a la desarmonía entre el hígado y el estómago, un 37,2%; 27 a la deficiencia funcional del bazo y el estómago, 31,4%; 21 a la deficien­cia funcional del bazo y el estómago por la intolerancia al frío, un 24,4%; y 6 a la insuficiencia del yin estomacal, un 7%. 17 de los pacientes, un 19,8%, tenían antecedentes de gastritis aguda. Todos los enfermos habían recibido tratamiento de los medicamentos tradicionales de china y occidentales con ante­rioridad a la terapia acupuntural y moxibustural, pero en el proceso de ésta se dejaron de las demás terapias distintas a ella. Fundamentos principales para el diagnóstico: dolor epi­gástrico, sensación de plenitud gástrica, anorexia, eructos, acedías, náuseas y vómitos. Todos y cada uno de los enfer­mos fueron examinados por medio de una solución de bario con rayos X y algunos de ellos también fueron sometidos a una observación gastroscópica y examen activo de las fibras con objeto de facilitar el diagnóstico. Por añadidura, se les excluyó la probabilidad de úlceras y cáncer gástrico y duode­nal y otras patologías gástricas. Por otra parte, durante el examen de la región dorsal se descubrieron puntos sensibles (puntos de dolor por la presión) en 63 de los 86 pacientes, un 73,3% del total de los mismos, en tanto que 29 sentían un dolor notorio por la presión (++ o +++), un 33,7%. La mayoría de tales puntos de dolor por la reacción a la presión permane­cían a una distancia de 1,5 cun hacia afuera de las vértebras torácicas 6, 7, 8 y 9, lugares correspondientes a los puntos dushu, geshu y ganshu y abajo del geshu (a 1,5 cun hacia afuera del borde inferior de la apófisis espinosa de la 8a vérte­bra torácica), sobre todo se los encontraba más en ambos lados de las vértebras torácicas 7 y 8, representando cerca de un 34% y un 26%, respectivamente, del total de los puntos de dolor por la presión. En contraste, tales puntos eran menos en los sitios pertenecientes a los puntos xinshu, pishu y weishu y ocupaban más o menos un 3-5% del total de los puntos de dolor por la presión. En la mayoría de los casos, los pacientes sentían dolor por la presión en ambos lados, al tiempo que a aquellos que lo sentían en un solo lado, les dolía únicamente el lado izquierdo en la mayor parte del tiempo. Paralelamente, también existía un reducido número de puntos de dolor por la presión a 3 cun al lado de las vértebras mencionadas. En los pacientes comunes había 2-4 de tales puntos y, cuando me­nos, 1. Los puntos de dolor se hallan localizados en su mayo­ría a lo largo de los canales y colaterales, mas no todos en los puntos acupunturales.

Terapias: 1) Para el tipo de desarmonía entre el hígado y el estómago, el principio de tratamiento consistía en armonizar las funciones de ambos órganos. Se insertaban los puntos qimen, neiguan y zusanli con el método de tonificación y dis­persión parejas, reteniéndose las agujas por 15-20′. 2) Para el tipo de deficiencia funcional del bazo y el estómago, el princi­pio de tratamiento residía en regularizar las funciones del estómago y fortalecer las funciones del bazo. Se aplicaban la acupuntura y la moxibustión a los puntos pishu y weishu, o los puntos zhongwan y zusanli. Primero se los insertaba con agu­jas usando el método de tonificación y luego se aplicaba la moxibustión sobre los mismos puntos sin que las agujas fue­ran retiradas. Los cigarros de moxa medían 2 cm. de largo. Las agujas permanecían insertas por 30′. 3) Para el tipo de deficiencia funcional del bazo y el estómago por la intolerancia al frío, el principio de tratamiento estribaba en comunicar calor al estómago y disipar el frío. Su terapia acupuntural y moxi-bustural tomaba los mismos puntos que para el simple tipo de deficiencia funcional de estos dos órganos. Primero se punza­ba con agujas sirviéndose del método de tonificación y, luego se las retenía por 15′, se las levantaba y en seguida se colo­caban rebanadas de jengibre sobre los puntos ya punzados y se aplicaban sobre ellas 5 conos de moxa encendidos. 4) Para el tipo de insuficiencia del yin estomacal, el principio de trata­miento descansaba en nutrir el yin para tonificar el estómago. Se puncionaban los puntos youmen (R. 21) y sanyinjiao, o los zhangmen (H. 13) y zusanli, en forma alternativa. La pinchadu­ra recurría al método de tonificación y dispersión parejas, reteniéndose las agujas por 30′. De los 86 pacientes mencio-
nados, pocos recibieron, en caso mínimo, 1 curso de trata­miento, y los más, 3 cursos de tratamiento, y todos estuvieron bajo observación durante 3 meses. 5) Se escogieron puntos sensibles dorsales con manifestación de dolor (++ ó más) por la presión en 15 de los enfermos. Se insertaba cada punto de dolor, 1 sesión de acupuntura día por medio, con el método de dispersión y sin retener las agujas. Fueron 4 semanas conti­nuas de tratamiento, sumando un total de 12 sesiones. Resultados de tratamiento del mencionado grupo de pacien­tes: Desaparición de los síntomas clínicos en 16 de ellos, un 18,6%; efecto notable en 36, un 41,9%; mejoramiento en 29, un 33,7%; y efecto nulo en 5, un 5,8%. Eficacia total, un 94,3%; y eficacia notable o más que notable, un 60,5%. El autor de esta información afirmaba que la gastritis crónica tenía una íntima relación con los 3 meridianos correspondien­tes al bazo, el estómago y el hígado, así como con los propios órganos, que el tratamiento acupuntural y moxibustural debía hacer hincapié en canalizar fluidamente la energía de los me­ridianos en orden a armonizar el bazo y el estómago, y que, al actuar de este modo, fueron logrados efectos considerable­mente satisfactorios. Además, se comprobó en forma prelimi­nar que la pinchadura con agujas en los puntos sensibles de dolor por la presión arriba mencionadas también había produ­cido efectos satisfactorios y que tales puntos desaparecieron en la medida de la evolución favorable de los síntomas, y que, por lo tanto, semejante principio de acupuntura, que “se vale del dolor como medio de transmisión”, constituye asimismo, en esencia, una terapia basada en la diferenciación y análisis de los síntomas y las condiciones físicas de los pacientes. Caso registrado: Paciente Wang, masculino, 41 años de edad. Recibió la primera consulta el 2 de septiembre de 1965. Su historia personal revelaba período de angustia, nerviosismo, stress, presentaba sintomatología gástrica por más de 10 años. Varios hospitales habían diagnosticado su caso como de gastritis de atrofia crónica. Para el tratamiento había toma­do medicamentos chinos y occidentales durante largo tiempo. Al momento de la consulta, tenía sensación de plenitud gástri­ca, eructos, acedías, hiporexia, sus deposiciones eran claras, los síntomas se incrementaban luego de comer, sentía aver­sión al frío, y tenía epigastralgia especialmente en los días fríos. Durante los últimos 10 días, los síntomas habían recru­decido, por lo cual solicitó un tratamiento con acupuntura y moxibustión. Examen: asténico, desnutrido, leve dolor por reacción a la presión en el epigastrio, sensación de plenitud, hígado y bazo no palpables. Selección de puntos acupuntu-rales: 1) zhongwan, burong (E. 19), weishu y zusanli; 2) shangwan, liangmen (E. 21), weicang (V. 50) y shangjuxu (E. 37). Uso alternativo de los dos grupos de puntos. Primero se puncionaba los puntos shu de la espalda, rotando las agujas y manipulándolas rápido y por corto tiempo. Después, se ins­truía al paciente para que se acostara en decúbito supino. Entonces se insertaba el zhongwan a 1,5-2 cun de profundi­dad y se introducía también el shangwan en sentido infero-oblicuo a 1,5-2 cun de profundidad con la aguja en un ángulo de 75° respecto de la piel, valiéndose del método de raspadu­ra de la aguja; y se introducían agujas en el burong y liang-men, también en sentido infero-oblicuo pero en ángulos de 45 grados con la piel, hasta una profundidad de 0,5-0,8 cun, no sin antes que las puntas de aguja ingresaran en los músculos rectos abdominales, todo esto con el método de rotación de las agujas. Se manipulaban las mismas en los puntos hasta cuando se produjera una sensación de pinchadura en el pa­ciente y, para entonces, se las dejaba insertas por 15-30′. Al finalizar 1 curso de tratamiento acupuntural (10 días), la gas­tralgia disminuyó y el apetito aumentó. Tras 2 cursos de trata­miento, la sensación de plenitud fue eliminada. Al cabo de 5 cursos de tratamiento, todos los síntomas habían desapareci­do y el enfermo subió de peso en 6 kg.

2) Método: Se aplica la inyección en los puntos acupuntura-les.
Prescripción: Zusanli, liangmen y neiguan.
Explicación: Se usan 8-10 ml de clorhidrato de procaína que va del 0,25 al 0,5 por ciento, se toman los puntos liangmen y zusanli en ambos lados y se inyecta alrededor de 2 ml en cada punto. Para el paciente con vómito frecuente, se le añade el punto neiguan. 1 ó 2 inyecciones diarias en los puntos acu-punturales.
Experiencias clínicas: Con esta terapia fueron tratados 40 casos de gastritis crónica en las curvaturas estomacales. Los pacientes recibieron 3 cursos de tratamiento. Resultados: efecto notable en 19 de ellos, mejoramiento en 18 y efecto nulo en 3. Comprobación por medio de gastroduodenografía: mejoramiento o recuperación, 11 casos; mejoramiento ligero, 14 casos; y sin cambios favorables, 15 casos. Con la mencionada terapia fueron atendidos, además, 44 en­fermos de gastritis aguda. Resultados: desaparición de los sín­tomas en lo fundamental, 34 casos; mejoramiento, 5; y efecto nulo, 3. Generalmente, cedía la gastralgia 1-3′ después de la inyección.
Otro método es diluir una pequeña dosis de dolantina o atropi­na en agua destilada y se la inyecta en los puntos zusanli y neiguan de ambos lados del cuerpo para tratar la gastritis aguda. Por lo general, este método igualmente sirve para aliviar los síntomas con rapidez.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Li, 58 años de edad, ha­cía 5 años que empezó con epigastralgias. Fue examinado en un hospital local con el siguiente diagnóstico: Gastritis crónica. La gastralgia había recidivado en varias ocasiones, sin ser totalmente resuelta. Por sugerencia de un amigo acudió a la clínica en cuestión. Refirió al médico que con frecuencia sen­tía plenitud gástrica, eructos, acedías, gastralgia que se acen­tuaba luego de las comidas, se irradiaba hacia la región pecto­ral y axilar. Refirió además que su sintomatología se exacer­baba en los momentos de stress y luego de comidas copiosas. Actualmente las molestias las tenía desde hace 5 días. Exa­men: Asténico, debilidad, facies de sufrimiento, hígado y bazo no palpables, dolor por la presión a nivel de epigastrio, saburra delgada y amarilla, y pulso superficial, recto y largo. Diagnósti­co: Gastritis crónica. En consecuencia se le inyectó una solu­ción de clorhidrato de procaína (densidad: 0,25%) en los pun­tos acupunturales sirviéndose del método arriba expuesto. Al término de 1 curso de tratamiento, disminuyó la gastralgia. Al concluirse 3 cursos de tratamiento, los síntomas habían des­aparecido. Las visitas médicas en los 2 años subsiguientes
confirmaron que la gastritis no había recidivado.
Explicaciones adicionales:
1. Según sabemos, la mencionada terapia ha obtenido efectos apreciables en el tratamiento de la gastritis tanto aguda cuanto crónica. Las demás terapias en los puntos acupunturales, entre las cuales se incluyen la moxibustión, la electropuntura, la implantación de catgut y la aplicación de ventosas, también ayudan en distinto grado a tratar esta enfermedad.
2. En vista de la larga evolución de la gastritis crónica y de la frecuente debilidad física de sus pacientes, se aconseja apli­carles un tratamiento multiterápico para elevar y consolidar el efecto.
3. El paciente debe guardar cierto régimen dietético para abs­tenerse de alimentos irritantes, entre ellos, crudos, fríos, amargos, picantes, etc., y ser examinado periódicamente en prevención de cambios patológicos malignos.

TUBERCULOSIS PULMONAR

septiembre 30, 2009

Generalmente, su clasificación clínica se divide en esencial, la miliar aguda, la infiltrativa y la de caverna fibrosa crónica. Sus síntomas suelen variar conforme a los distintos tipos de tuber­culosis. Manifestaciones generales: malestar general, lasitud, angustia fácil, palpitación, anorexia, pérdida de peso, mens­truación irregular y febrícula. Los síntomas se agudizan espe­cialmente por la tarde y al anochecer, disminuyendo en inten­sidad al día siguiente. Si los focos patológicos hacen progreso o se extienden, entonces la fiebre se torna notoria, en conse­cuencia el paciente tiene aversión al frío, fiebre elevada y, mientras está dormido, tiene sudoración profusa. Durante el estadio primario se caracteriza por tos seca o con esputo pegajoso en poca cantidad. Cuando las alteraciones patológi­cas avanzan y se forman cavernas en los pulmones, la flema aumenta y adquiere el carácter purulento. Algo menos del 50% de los pacientes presentan hemoptisis en distinto grado. Cuando las alteraciones patológicas son amplias, aparecen disnea, la piel cianótica y otros síntomas. Con frecuencia se observan dolor torácico, así como rubicundez. Cuando los focos patológicos son leves, los pulmones no presentan cam­bios patológicos notorios. Pero cuando estos cambios son evidentes, van acompañados de signos somatológicos, para los cuales los rayos X son necesarios para el diagnóstico. En tales circunstancias se descubren bacilos tuberculosos en el esputo.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Feishu, dazhui, kongzhui, zusanli, gaohuangshu, taiyuan, etc. Puntos secundarios: Para la tos se añaden el tiantu, dashu y lieque; para la hemoptisis los puntos geshu, jugu (IG 16), chize y ximen (PC. 4); para el dolor torácico los puntos shanzhong, qimen (H. 14) y zhigou (SJ 6); para la sudoración profusa nocturna los puntos fuliu (R. 7), yinxi (C. 6) y hegu; para la fiebre los puntos quchi, jianshi (PC. 5) y neiguan; para la cefalea los puntos taiyang (Extra.), yintang (Extra.) y hegu; para la ano-rexia los puntos zhongwan, weishu (V. 21) y ganshu (V. 18); para la es-permatorrea los puntos baliao (V. 31, 32, 33, 34), qihai (Ren. 6) y guanyuan (Ren. 4); y para la menstruación irre­gular los puntos qihai, pishu (V. 20), sanyinjiao (B. 6), etc.
Explicación: Para la terapia acupun-tural se adopta preponderantemente el método de tonificación, o el de tonificación y dispersión parejas. Se eligen por vez 2 puntos principales, además de 1-2 puntos auxiliares. Se da 1 sesión por día, o día por medio, en cada ocasión se retiene la aguja por 20-30′, 10-15 sesiones forman 1 curso de tratamiento, y se interponen 5-7 días de suspensión de curso a curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: El tratamiento de la tuberculosis pulmonar con la acupuntura y la moxibustión ha sido registrado hace mucho ya en los libros de medicina de China de todos los tiempos. A juzgar por las informaciones hechas en 1964 e incluso antes sobre 2.546 casos atendidos en 10 centros de servicio médi­co, se entiende que ambas terapias nacionales proporcionan una eficacia segura, la cual es superior al 80%. Dichas tera­pias surten resultados más eficaces para el período de pro­greso y el período de disolución de los focos patológicos jóve­nes pertenecientes al tipo infiltrativo y al tipo de diseminación sanguínea, pero lo son menos para el tipo crónico de cavernas fibrosas. Durante los últimos 10 años, aparte de la acupuntura y la moxibustión, también se han aplicado otras terapias en puntos acupunturales, las cuales han hecho no pocos avances nuevos.
1. En un hospital se admitió a 1.034 enfermos de tuberculosis pulmonar. Anteriormente, mientras recibían tratamiento con
toda clase de medicamentos antituberculosos, ellos mostraban síntomas tales como dolor torácico, tos, espermatorrea, sudo-ración nocturna, hemoptisis, anorexia, fiebre, insomnio, vérti­go, cefalea, parestesias en manos y pies y artralgias. Confor­me a su estado, leve o grave, se eligier6n los puntos. Se apli­caba la acupuntura con el método de calma o el de inhibición y se retenía la aguja durante 10-30′. Se ofrecía 1 sesión por día, o día por medio. Mediante el análisis realizado en base a las estadísticas de los resultados se supo que la acupuntura había sido eficaz para la mayoría de los síntomas susodichos y que había sido notablemente eficaz para la espermatorrea, la sudoración nocturna, la hemoptisis, la indigestión, el vértigo y la cefalea, artralgias, insomnio y la fiebre, mientras que había resultado efectiva en cierta medida para el dolor pecto­ral y dorsal, la tos y paresias de las extremidades. A 630 de
los 1.034 pacientes les desaparecieron los sínto­mas, un 60,9%; disminuye­ron en 363, un 35,1%; y se mantuvieron inalterados en
41, un 3,98%.
Caso registrado: Paciente Zhang, masculino, 34 años de edad. Se le diagnosticó la tuberculosis pulmonar infiltrativa en 1964. Su caso no mejoró notablemente a pesar de 2 años de trata­miento con varios fármacos antituberculosos. En vista de ello se puso a tratarlo con la acupuntura como terapia adicional. Se le tomaron los puntos gao-huangshu, zusanli, feishu, dazhui, shanzhong y qimen, con el método antes expli­cado. Nueva radiografía de tórax tras 3 meses de trata­miento: los focos patológi-eos tendían a la estabilidad. 2 cultivos de esputo fueron negativos.

2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción: Yinxi.
Explicación: Esta terapia se aplica con cigarros de moxa apoyados en soportes y fijados por un accesorio llamado apa­rato sahumador de moxa. (Durante la aplicación los cigarros de moxa están fijados en su posición, en tanto que el calor se mantiene parejo y duradero y es regulable a voluntad.) Cuan­do se practica la quema de moxa sobre el punto yinxi, nume­rosos enfermos perciben la sensación de moxibustión, la cual se transmite en lo fundamental, a lo largo del meridiano del corazón shaoyin de la mano, desde el lado medio del miembro superior correspondiente a la axila pertinente y luego ingresa en el área anterior del corazón. Su reflejo aumenta gradual­mente en la zona del corazón, transmitiéndose, la mayoría de veces, como una sensación de calor, acompañada de otras sensaciones como hormigueo, y opresión, dura por un espacio de tiempo impreciso, que puede ser de unos pocos’ (tiempo de acción). Finalmente, la sensación decrece en intensidad hasta que desaparece. A falta del aparato sahumador de moxa se puede proceder siguiendo el método de moxibustión modera­da con cigarros de la misma materia, con 1 sesión por día y siendo ésta de 15-30′.
Experiencias clínicas: Al practicar esta terapia en 8 pacien­tes de tuberculosis pulmonar que además presentaban sudo-ración nocturna profusa, se obtuvieron resultados terapéuticos satisfactorios. Apenas tras 1 sesión de tratamiento, la transpi­ración de muchos de estos enfermos se controló esa misma noche. Suspendido el tratamiento, el efecto se mantuvo como máximo por 15 días y como mínimo por 1-2 días. Sin embar­go, esta sudoración quedó enteramente bajo control en un porcentaje de casos al cabo de 1 sola sesión de terapia. En los demás casos, el efecto logró consolidarse en mucho tras varias sesiones consecutivas.
Caso registrado: Paciente Ye, masculino, 32 años de edad. Con antecedentes de tuberculosis pulmonar, tenía sudoración nocturna y febrícula. Mostraba depresión, anorexia y tenia el pulso débil pero perceptible, la saburra delgada y la lengua lívida. En la primera consulta se le aplicó la moxibustión en el yinxi de izquierda por unos 10′. La sensación de moxibustión la percibió, siguiendo el meridiano del corazón shaoyin de la mano para penetrar en el área anterior del corazón, allí donde la sensación de calor se extendió paulatinamente alcanzando un área del tamaño de la palma de la mano, acompañada de una sensación de circunvolución. Cerca de 15′ más tarde, la sensación fue menguando hasta desaparecer. Aquella misma noche la sudoración fue controlada. Al haberse suspendido la moxibustión, la transpiración nocturna se reinició al cabo de 2 días. Nuevamente se aplicó esta terapia en 4 sesiones con el mencionado método, lográndose una remisión definitiva.

ASMA BRONQUIAL

septiembre 29, 2009

Es una afección alérgica común acompañada de ataques. Se puede presentar en las cuatro estaciones del año, predomi­nantemente en el otoño y el invierno. Sus accesos se ocasio­nan con frecuencia por el contacto con ciertos elementos co­mo cuero y piel, polvo, polen y alimentos como pescado, ca­marón y cangrejo, o se debe al espasmo de los bronquiolos, causado por reacciones alérgicas debido a inflamación y para-sitosis. La mayoría de los pacientes tiene historia de alergia o historia de herencia familiar. Por lo general, se sostiene que esta patología está estrechamente relacionada con el estado de inmunidad individual. Algunas veces, el estado psicológico también puede provocar que el ataque de asma se presente. En opinión de la medicina tradicional china, esta enfermedad se debe a la disfuncionalidad de los pulmones, el bazo y los riñones.
El ataque asmático típico va precedido con frecuencia de síntomas tales como tos, sofocación o estornudos continuos. Es decir, al paciente le aparecen fenómenos particularmente notorios como respiración rápida, sofocación, estridor respira­torio, hombros elevados, sudoración y dificultad espiratoria, mientras que muchos de los enfermos se ven obligados a sentarse o ponerse de rodillas. Por medio de la auscultación se percibe un evidente sonido asmático y, en los casos gra­ves, el paciente presenta signos de hipoxia, con labios y de­dos cianóticos. Por lo general, el ataque remite en media hora o algo más, pero también sucede que ocasionalmente persiste durante varios días. Luego de que el ataque ha concluido, el paciente vuelve a ser completamente normal.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Kongzhui (P. 6), dingchuan (Extra.), yuji (P. 10), hegu, tiantu, neiguan, etc. Puntos secundarios: Shanzhong, zhongwan (Ren. 12), zhongji (Ren. 3) dashu, shenzhu, feishu, pishu, shenshu, fenglong, chize, (P. 5), etc.
Explicación: Durante el ataque, se hace énfasis en corregir la respiración, reducir los factores patógenos, eliminar el trastor­no funcional de los pulmones y disminuir las secreciones. Para este propósito se prefiere utilizar el método dispersante de estímulo poderoso, o el método de dispersión y posteriormen­te el de tonificación.
Durante el período de alivio, predominantemente se procura fomentar los factores antipatógenos y eliminar los factores patógenos, regulando las funciones de los pulmones, el bazo y los riñones y tonificando estos mismos órganos, para lo cual se aplican de ordinario el estímulo liviano e intermedio, el método de tonificación y dispersión simultáneas o el método de tonificación. Comúnmente, se da 1 sesión de acupuntura por día, o día por medio, en tanto que el paciente grave puede recibir 2 sesiones por día. Cada curso de tratamiento contiene 12 sesiones de acupuntura. De período a período de trata­miento, el paciente descansa 1 semana para luego continuar con la terapia.
Experiencias clínicas: Desde hace aproximadamente 30 años, se ha reportado en gran escala en China sobre la acu­puntura y la moxibustión aplicadas al tratamiento del asma bronquial. Merece mención particular el que en diversos luga­res de este país, al aplicarse el tratamiento mayormente en los puntos acupunturales, se haya inventado métodos muy efica­ces.
1. Un establecimiento de servicio médico escogía puntos acu-punturales a base de la diferenciación y análisis de los sínto­mas. En el período de ataque se elegían el dingchuan, dashu y neiguan. En cuanto al período de alivio se puncionaban los puntos feishu, chize y diji (B. 8) para los pacientes con los pulmones funcionalmente deficientes; los puntos pishu, zhongwan y zusanli para los enfermos con el bazo deficiente; y los puntos shenshu, zhongji y sanyinjiao (B. 6) para aquellos con los riñones deficientes. Para el que padecía simultánea­mente una u otra enfermedades, se reducían los puntos men­cionados y se añadían otros en forma adecuada. El estableci­miento atendió a 64 casos, los cuales habían recibido con anterioridad varias terapias diferentes pero sin haber mejorado mucho. Se les aplicaron 2 ó más cursos de tratamiento. La observación confirmó que la eficacia era del 71,8% y que durante las visitas médicas realizadas 3 meses después del tratamiento, 11 de los 16 casos, en los cuales la terapia había ejercido efecto notable, volvieron a recidivar tras suspender la
acupuntura. El autor infirió de ello que la simple punción con agujas puede controlar de inmediato el ataque asmático y también es susceptible de reducir su frecuencia, pero difícil­mente se podría curar la enfermedad definitivamente. Otra información dice que se atendieron a 180 casos de asma en otro establecimiento, aplicándose la acupuntura en combina­ción con la ventosa de fuego. Como resultado, el control a corto plazo demostró éxito en un 96,6%, mientras los pacien­tes que no habían sufrido un nuevo ataque dentro de 3 meses a raíz del tratamiento fueron un 47,2%.
2. También se hicieron intentos de puncionar con agujas en los puntos de alergia. Estos puntos están localizados en su mayoría a nivel del tronco, menos en las extremidades supe­riores y menos aún en las extremidades inferiores. La mayoría de ellos se ubican a lo largo de los canales y colaterales, mas no necesariamente en los puntos acupunturales. Cuando se punciona en los puntos de alergia se aplica un estímulo me­dianamente poderoso, pero habitualmente no se retiene la aguja. Resultado de 42 pacientes tratados con esta terapia: eficacia notable, 12 casos, un 28,6%; mejoraron 17 casos, un 40,4%; y resultados nulos, 13 casos, un 31%. Eficacia deriva­da: 69%.
3. Un acupunturista optó por puncionar en los puntos yuji de ambos lados. Introducía la aguja a un cun de profundidad con un estímulo poderoso, la hacía girar cada 5′ y la retenía por 20′. Se comprobó que la terapia fue bastante buena para tratar el ataque agudo del asma y calmar la disnea por un corto tiempo. Otro médico agregó el punto chuanxi (un cun hacia afuera del punto dazhui) para tratar a 50 casos de asma pa-roxística, logrando una eficacia de 76% y una eficacia notable
de 34%.
4. En otra ocasión fueron aceptados 50 pacientes de asma bronquial para su tratamiento clínico. Se los puncionó en el punto kongzhui con el objeto de observar su efecto instantá­neo para calmar la disnea y se obtuvieron resultados relativa­mente satisfactorios. Método de observación: fueron escogi­dos aquellos enfermos que se hallaban en el período de ata­que asmático y que no habían ingerido ningún fármaco en las 4 horas anteriores a la acupuntura. Se esterilizaron de manera convencional los puntos kongzhui de ambos lados. Luego, se introdujeron en ellos agujas N.° 30 de acero inoxidable a una profundidad de 0,3-0,6 cun. Cuando llegaba la energía, era importante que la sensación de punción corriera en dos direc­ciones: hacia abajo hasta las puntas de los dedos pulgar e índice y hacia arriba hasta el pecho. La frecuencia de estímulo fue de 120-180 veces por minuto, y el ángulo de rotación de 90-180°. La retención de la aguja duró 30-60′, y se la rotó 1 vez por 3′ tras cada intervalo de 10′. Después del tratamiento con la mencionada terapia, se efectuó una observación para cerciorarse del efecto de remisión instantánea de la disnea, producido luego de una hora a partir de la acupuntura aplicada en el punto kongzhui. Según esta observación, 21 de los 50 casos remitieron totalmente, un 42%; en 21 pacientes los síntomas remitieron parcialmente, un 42%; y 8 respondieron con un efecto pobre, un 16%. La tasa total de recuperación fue de 84%. A juzgar por los casos totalmente aliviados, la pun­ción con aguja en el kongzhui resultó más apropiada para el asma de tipo alérgico que para el asma de tipo infeccioso o combinado. Según la clasificación de casos señalada por la medicina tradicional china, 37 de los 50 casos pertenecían al tipo de frío y los 13 restantes al tipo de calor, y conforme a la observación exigida por esta misma medicina para establecer una comparación del efecto en ambos tipos, la mayoría de los casos totalmente recuperados era del tipo de frío, no obstante, la tasa total de alivio no arrojaba mucha diferencia entre los dos tipos.
Durante el tratamiento clínico, se realizó además una obser­vación para comparar el efecto de la acupuntura en el kongz-hui con el de la administración oral de aminofilina, la cual es considerablemente buena para calmar el ataque y es el medicamento de uso más común para los asmáticos. Por lo tanto, se dio 0,1 g de aminofilina por vía oral a cada paciente de este grupo cuando presentaba un segundo ataque para autocomparación con la terapia acupuntural en el punto kongzhui. Por medio de la observación se señaló el tiempo necesario hasta que aparezca el efecto, así como el tiempo de duración del mismo. En el grupo de acupuntura, el tiempo necesario en que el efecto se presentaba fue de 2,95′ por término medio, siendo el mínimo de 30 segundos y el máximo de 15′, mientras que en el grupo de aminofilina, este tiempo promedio fue de 38′, siendo el mínimo de 20′ y el máximo de 60′. Por la observación del tiempo de duración del efecto se entendió que este tiempo en el grupo de acupuntura promedió 18,64 horas, con el mínimo de 2 horas y el máximo de 48 horas, en tanto que el promedio en el grupo de aminofilina alcanzó apenas 3 horas, siendo el mínimo de 1 hora y el máximo de 8 horas. La comparación reveló que existían notables diferencias entre ambos grupos en materia de P<0,001. Por añadidura, la observación clínica demostró que el acceso de asma tendía a disminuir en intensidad progresivamente tras varias aplicaciones de acupuntura. Ade­más, el autor de esta información investigó sobre lo que había sucedido a dichos pacientes en el pasado cuando tomaban aminofilina. Después de tomar esta medicina en algunos de los pacientes (80%) se producían efectos secundarios en diferente grado, tales como sequedad en la boca y palpitacio­nes, y en 3 de ellos produjo intensas reacciones adversas, por lo que estos 3 pacientes no pudieron continuar con aminofilina. La ingestión de este fármaco por largo tiempo puede, por otra parte, provocar resistencia en el paciente. Como ejemplo, 12 de los 50 enfermos, un 24%, debieron au­mentar la dosis hasta 0,2 g o más por vez antes de calmar la sintomatología respiratoria. Se ha comprobado en forma pre­liminar que la acupuntura en el punto kongzhui para estos síntomas surte un efecto más rápido que toma la aminofilina, su efecto se mantiene por más tiempo, trae consigo menos efectos secundarios y no tiene contraindicaciones, en todo lo cual se constituyen sus ventajas. La observación de experi­mentos llevados a cabo en animales, para tratar la sintomato-logía respiratoria, ha dado pruebas preliminares de que la acupuntura en el punto kongzhui provoca cierta resistencia a

2) Metodo: A. Moxibustión con cicatriz:
Prescripción:
Puntos principales: Dazhui, feishu, kongzhuiy tiantu.
Puntos secundarios: Shenzhu, gaohuangshu, shanzhong, qihai y shenshu.
Explicación: Se practica esta clase de moxibustión conforme al método de manejo convencional requerido por ella. Co­múnmente, se la aplica para tratar el asma bronquial durante el período de alivio, o sea, por lo general durante las canículas del verano (julio a septiembre). Se da 1 sesión de moxibustión día por medio, 3 sesiones integran 1 curso de tratamiento, y el paciente recibe 1 curso de tratamiento por año (y también puede recibir una sola sesión por año). En cada ocasión se elige 1-2 puntos y se consumen para la terapia 5-9 conos de moxa del tamaño de medio corazón de azufaifa. Si es para el tratamiento del asma durante el período de ataque, se pueden escoger 2-3 puntos por vez y se queman en cada punto alre­dedor de 6 conos, todo lo cual debe aplicarse de manera flexi­ble dependiendo del estado morboso del paciente. Experiencias clínicas: En años recientes, la moxibustión con cicatriz, ha obtenido en China, resultados terapéuticos bastan­te exitosos para prevenir y tratar el asma bronquial. A base del análisis de 1.564 casos atendidos en 10 establecimientos de asistencia médica, la eficacia tanto a corto plazo como a largo plazo fluctúa entre el 70 y 93,5% (todos estos casos fueron tratados con la moxibustión durante las canículas estivales). A modo de ilustración, se observó un total de 299 pacientes y se les visitó 1 año después. Se los comparó en forma de análisis con otros enfermos cuya patología lo presentaban durante idéntico período. Se descubrió que la eficacia en aquéllos era del 70,6%, y la eficacia notable el 29,1%, y el efecto era toda­vía mejor en los jóvenes y en los pacientes cuyos casos no estaban asociados a enfisema pulmonar. En otra clínica fue­ron observados 31 enfermos, quienes habían recibido la moxi-bustión por 3 años sucesivos. De ellos, 6 se curaron (sin que el asma volviera a recidivar durante 3 años o más tiempo tras la moxibustión), 23 mejoraron y 2 no cedieron al efecto de la terapia, siendo la eficacia de 93,5%. En opinión de la clínica, la moxibustión es idónea para dar tratamiento definitivo al asma. Tenemos otro ejemplo de 180 casos, tratados también con moxibustión, cuya eficacia a corto plazo fue de 76,9%. Habiendo pasado 3 años, se reexaminó 50 de estos casos, encontrando que los resultados positivos a largo plazo llegaba al 70%. He ahí otro grupo de 57 casos tratados con la misma terapia. Al haber transcurrido 10 años, se visitó y reexaminó a 24 de los pacientes, descubriendo que 3 se habían curado totalmente, 7 lo habían hecho en lo fundamental y la tasa de curación fundamental para arriba era de 41%. Su efecto tera­péutico a largo plazo fue considerablemente satisfactorio. Mientras tanto, otros han optado por el dazhui, feishu y tian­tu como puntos principales. Ellos aumentan o restan los pun­tos para su aplicación, teniendo en cuenta el estado clínico del paciente, el proceso de asma y la edad de los enfermos. Para los menores se toma el lintai (Du. 10), para los que padecen del frío estomacal, el zhongwan, y para los que tienen la ener­gía deficiente, se añaden el shanzhong y el qihai. Para los casos comunes se eligen 4-5 puntos, se ofrece 1 sesión de moxibustión por día, y 1 curso de tratamiento dura 4 ó 5 días. Cada año se les da 1 período de tratamiento moxibustural durante las canículas del verano. Sus conos de moxa son elaborados de hojas secas de artemisa en polvo, acompaña­das de una pequeña dosis de almizcle, todo compacto y apre­tado. El cono tiene el tamaño de un grano de soya. Cantidad de conos de uso: 9 para los puntos acupunturales en las re­giones abdominal y dorsal, 7 para los puntos en la región torácica y 5 para los puntos en la región del cuello. Se trató un total de 157 casos con dicha terapia. Esta hizo efecto en 125 pacientes, un 79,6%, mientras los restantes (es decir, los que no habían recidivado en 1 año y medio o más tiempo durante las visitas médicas posteriores) fueron 48, un 30,6%, obte­niéndose así resultados también bastante buenos. Caso registrado: Paciente Li, femenino, 34 años de edad. Había adolecido de asma bronquial por 10 años. Esta se pre­sentaba sobre todo en determinadas épocas del año, siendo los accesos más graves en los meses de julio a noviembre durante cada año. Antes de cada ataque, presentaban por lo general los síntomas de inyección conjuntival, prurito nasal, estornudos, etc. Anteriormente, le habían realizado un examen anafilactogénico: ácaro (++), polen (++), hongo (++) y polvo (+). De 1 mes al momento, el asma con su sintomatología era más frecuente, 1 ó 2 veces por día, pero básicamente estaba bajo control, después de que la paciente hubo tomado aminofi-lina y otros medicamentos antiasmáticos. Sin embargo, le sobrevino un acceso súbito en cualquier hacía 2 días. Por el momento tenía los siguientes síntomas: sensación de opresión en el tórax (+++), estridor (++), disnea (++), palpitación, sudo-ración, necesitaba adoptar posición de sentarse, hombros elevados. Examen físico: respiración entrecortada, depresión, 130 pulsaciones por minuto, temperatura de 37°C, presión sanguínea de 100/70 mmHg, pulso filiforme y de cuerda, sabu­rra blanca y viscosa. Auscultación pulmonar acorde con signo-logía asmática. Pero los demás exámenes, incluido el de RX de tórax, no revelaron anomalías. En consecuencia se le apli­có a la paciente la moxibustión con cicatriz, tomándole los puntos dazhui y shanzhong, con 6 conos de moxa para cada punto. Al día siguiente de la terapia, los síntomas se mejora­ron. Esta vez le aplicaron 6 conos en el kongzhui y, 3 días después, la paciente ya podía dormir en decúbito dorsal. Aus­cultación pulmonar: todos los signos de alteración pulmonar fueron desapareciendo poco a poco, posteriormente el asma no recidivó. (Las heridas de la moxibustión cicatrizaron en 40 días.)
Un segundo caso registrado: Paciente Wang, masculino, 30 años de edad. Presentaba una historia asmática desde hace 15 años, todas las veces a causa de resfríos o por la irritación de humo o de polvo. Durante los últimos 4 años, su enferme­dad había empeorado. El asma lo obligaba con frecuencia a adoptar la posición de sentarse. Entonces se podía escuchar estridor respiratorio incluso a cierta distancia del paciente, había sudoración profusa, se mostraba angustiado e inquieto, tenía palidez y cianosis distal, a la auscultación pulmonar había roncus y sibilancias: expectoración mucoviscosa en grandes cantidades. Para entonces era necesario internarlo en un hospital, donde debía recibir oxígeno y terapia apropiada con broncodilatadores para conseguir alivio. Luego que el paciente acudiera a la consulta, le aplicaron 1 sesión de moxi-
bustión con cicatriz, la cual bastó para controlar inmediata­mente el violento ataque de asma. Al cabo de 3 sesiones de esta clase de moxibustión, su caso fue resuelto. En los 5 años subsiguientes de visitas médicas, el asma no había recidivado.
Explicaciones adicionales: La moxibustión con cicatriz pue­de producir cierto efecto de curación radical en un porcentaje de pacientes asmáticos, mas se aplica mayormente durante el período de alivio. Durante el período de ataque y particular­mente cuando el asma se encuentra en estado de persisten­cia, sin embargo, se debe recurrir a otras terapias.

3) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción:
Puntos principales: Kongzhui, yuji, dingchuan y feishu. Puntos secundarios: Hegu, tiantu, shanzhong y neiguan. Para la expectoración abundante se añade el fenglong; para la asociación de inflamación del aparato respiratorio el dazhui; para un estado general debilitado el zusanli; y para la compli­cación del enfisema pulmonar el guanyuan y shenshu. Durante el período de ataque también se puede practicar la auriculopuntura en combinación con el estímulo eléctrico, para lo cual se opta por el punto shenmen (C. 7) y los puntos co­rrespondientes a pulmones, riñones, punto de asma, nervio simpático, adrenal, bronquios.
Explicación: En cada ocasión se eligen 2-4 de los puntos, los cuales son usados alternativamente. Por lo general se utiliza una corriente eléctrica de ondas compactas (la cual también puede ser de ondas continuas). 5′ más tarde se alterna por otra de ondas compactas-ralas cuya magnitud del estímulo puede crecer de mediana a elevada. Conforme a lo requerido por el estado del paciente, pueden ser 2 sesiones por día, ó 1 sesión por día, y también puede ser 1 sesión por 2 días. Cada sesión dura 15-60′, 1 período de sesiones consta de 10 sesio­nes y se intercalan 3-7 días de suspensión de período a pe­ríodo de tratamiento.
Experiencias clínicas: La electropuntura es capaz de produ­cir resultados sumamente satisfactorios para tratar el asma bronquial en el período de ataque. Según informes calificados, la electropuntura aplicada al punto kongzhui en ambos lados ha logrado efectos terapéuticos satisfactorios a fin de controlar el acceso de asma bronquial. Su método es el siguiente: el paciente sentado, se le esterilizan de manera convencional los puntos kongzhui de ambos lados, se introduce rápido una aguja de acero inoxidable de un cun de largo del N° 28 en el punto kongzhui de ambos lados y penetra 0,3-0,5 cun de pro­fundidad. Cuando llega la energía, se pasa a aplicar el método de dispersión. La sensación de punción debe transmitir en dos direcciones: en sentido inferior hasta el dedo pulgar del mismo lado y en sentido superior hasta la región torácica del mismo lado (en otras palabras, se procura que la energía alcance el lugar donde radica la enfermedad). Luego de aplicar este método, se añade la electropuntura al kongzhui bilateral; Para este efecto se usa el aparato terapéutico modelo G 6805, se escoge la onda continua con una frecuencia de rendimiento de 160 veces por minuto y una intensidad tolerable para el en­fermo con la que puede sentirse cómodo. La conexión de electricidad dura 30-60′. Con esta terapia fueron sometidos a la observación clínica 60 pacientes que se encontraban en el período de ataque (quienes habían dejado de ingerir todo medicamento 4 horas antes de la electropuntura). Entre ellos, 22 eran de sexo masculino y 38 de sexo femenino, el más pequeño era de 7 años de edad y el más viejo de 69 años, siendo la mayoría de 21-50 años. Grado de enfermedad: gra­do leve, 15 pacientes; grado medio, 30; y grado grave, 15. Tiempo de enfermedad: el más corto, 1 año; el más largo, 42 años; y 36 casos, con 6-20 años de duración. Tipos de caso: tipo de complicación con enfisema, 31 casos; tipo alérgico, 46; tipo infeccioso, 10; y tipo mixto, 4. Todos los 60 enfermos mencionados acudieron al hospital a causa del acceso asmá­tico. Tras haberse aplicado la electropuntura, 24 de ellos vie­ron que su sintomatología estaba bajo control (podían llevar una vida completamente normal), y que 24 mejoraron nota­blemente, 12 mejoraron parcialmente. En conjunto, la eficacia notable o más que notable fue del 80%. Todos los 24 casos bajo control clínico eran de tipo alérgico, lo cual demuestra que la electropuntura en el kongzhui promete una eficacia más alta para este tipo de asma que para los otros 2 tipos. Rela­ción entre el estado morboso y la terapia: de los 60 casos, la tasa de control clínico de los casos de grado leve (73,3%) era más elevada que la de los casos de grado medio (36,7%), y esta segunda tasa era más alta que la de los casos de grado grave (13,3%), lo que revela que, mientras más leve es el estado clínico, mayor resulta el éxito terapéutico. Tiempo ne­cesario para el inicio del efecto terapéutico para calmar la sintomatología: 1 minuto o menos tiempo tras la aplicación de la electropuntura, 28 casos; de 2-5′, 28 casos; y 15′, 4 casos. Tiempo de duración del efecto terapéutico mantenido: 2-5 horas, 12 casos; 8-16 horas, 19 casos; 20-24 horas, 21 casos; y 48 horas, 8 casos. Gracias a la electropuntura, el ataque asmático mejoró. Tras la aplicación de electropuntura se re­quería aproximadamente 1 hora para que ésta tuviera efecto, esto sucedió en un 85-93,3% de los pacientes quienes presen­taban sensación de opresión en el tórax, disnea, sudoración y cianosis distal, todos estos signos desaparecieron, los signos pulmonares tales como estertores, roncus, sibilancias desapa­recieron con lentitud; en un 48,3%-51,7% de casos estos sig­nos de auscultación pulmonar aliviaron totalmente en un lapso de 60′. El autor del informe estimaba que la electropuntura en el kongzhui rinde un efecto instantáneo considerablemente satisfactorio para tratar el asma, su método es sencillo, no tiene efectos secundarios y puede servir como un medio efec­tivo y rápido para el asma en calidad de un componente de la terapéutica múltiple destinada a tratar esta patología. Caso registrado: Paciente Niu, femenino, 56 años de edad. El asma le había recidivado y atacado por espacio de 4 años. Solía tomar efedrina, aminofilina, sulfadiacina, etc. Esta vez, el motivo de consulta fue disnea y cianosis distal desde hacía 6 horas. Examen: faz con expresiones de sufrimiento, labios cianóticos y palidez del rostro, hombros elevados, taquipnea y un notorio sonido asmático en ambos pulmones. Diagnóstico: Asma bronquial. Se le aplicó la electropuntura con el citado método de manejo en el punto kongzhui bilateral, de modo que se le alivió el ataque instantáneamente. Se curó tras 2 sesiones de dicha terapia.

4) Método: Se aplica auriculopuntura.
Prescripción: Puntos cuyos efectos ayudan al nervio simpáti­co, bronquios, pulmones, shenmen, adrenal, faringe y laringe, bazo, riñones y endocrina, así como el punto de asma y pun­tos apropiados para calmar esta afección.
Explicación: Se introduce una aguja filiforme N.° 28, se la rota rápido y se la retiene por largo tiempo, generalmente como de 1-4 horas, y cuando es necesario, se la puede man­tener inserta por 24 horas. Se ofrece 1 sesión por día, se to­man 3-5 puntos por vez y se los usa en forma alternativa. 1 período de tratamiento se compone de 10 sesiones.
Experiencias clínicas: Intrahospitalariamente se trató a 80 pacientes asmáticos con auriculopuntura. Tiempo de enferme­dad: mínimo, 3 años; máximo, más de 50 años. Se tomaron los puntos correspondientes a la tráquea, pulmones y aquellos puntos específicos para tratar asma bronquial. Luego, se les añadieron puntos auxiliares prioritarios según los síntomas: shenmen y occipucio para la tos, puntos correspondientes al adrenal, la faringe y laringe para disminuir la expectoración; y puntos correspondientes al nervio simpático, la faringe y larin­ge para el prurito. De los 80 casos, 12 fueron curados, un 15%; 25 se beneficiaron con un efecto notable, un 3 1,3%; 35 mejoraron, un 43,7%; y en 8 no se vio ningún efecto, un 10%. El tratamiento fue exitoso en un 90% de casos.

5) Método: Se aplica agujas “flor de ciruelo”.
Prescripción:
1. Terapia para el período de ataque: se toman fundamental­mente las regiones torácica y lumbar y el área lateral del tórax con los puntos dazhui, neiguan, zusanli, kongzhui, el yuji ma­yor y el yuji menor, así como los puntos localizados en las fosas cubitales, bajo xifoides; otro punto se encuentra a am­bos lados de la tráquea.
2. Terapia para el período de intermisión: a) para los síntomas predominantes presentes en el meridiano del pulmón se aplica el estímulo al tórax, insertando principalmente la aguja en las regiones torácicas el área lateral del tórax, y en los puntos zhongfu, shufu, taiyuan y shanzhong, e insertando en adición, en ambos lados de la tráquea, en la nuca, en las regiones torácica y lumbar y en la parte supraabdominal; y b) para los síntomas predominantes presentes en el meridiano del bazo, se aplica el estímulo principalmente a las regiones torácica y lumbar y la parte supraabdominal, puncionando adicionalmen-te en ambos lados de la tráquea, en el cuello, la región sacra, las vértebras torácicas 1-5 y los puntos shufu, o introduciendo adicionalmente en los dos lados de la tráquea, en la parte supraabdominal y los puntos qihai, shanzhong y zhongfu. Aparte de lo antes expuesto, cualquier sitio donde se descubra signos de reacción positiva (tales como sensación de cordel, nudos, materias blandas en forma de ampolla, etc.) y cualquier área de reacción anormal (calambre, dolor y entumecimiento) deben ser establecidos como áreas clave para el estímulo. Explicación: Durante el período de ataque se dan 2-3 sesio­nes de tratamiento por día, aplicándose el estímulo pesado. Durante el período de intermisión se ofrece 1 sesión de trata­miento por día, 7 sesiones forman 1 microperíodo de trata­miento, y luego se da 1 sesión día por medio, y 21 sesiones completan 1 macroperíodo de tratamiento, todas las acciones con el método de estímulo de intensidad mediana. Experiencias clínicas. Se atendieron a 46 casos de asma bronquial. Resultados del tratamiento: 4 de los pacientes se resolvieron totalmente; 18 respondieron con un efecto notable; 22 mejoraron; y en 2 no se obtuvo resultados positivos. La terapia demostró ser más eficaz en los casos sin com­plicaciones; mientras que fue menor en los casos asocia­dos a bronquitis crónica; y aún menos en los casos acompañados de enfisema pulmonar. Un 95% de los pacientes tenían rasgos de reacción positiva en ambos lados de las vértebras toráci­cas 4 y 5; un 50-70% de ellos las tenían en los dos lados de las vértebras lum­bares; y un 80-90% de los mismos las tenían en ambos lados de las vértebras toráci­cas. Además, se observó que, luego del tratamiento, el dolor había desaparecido en algunos pocos pacientes y que los nudos y las sensa­ciones de cordel habían disminuido o desaparecido.

6) Método: Se aplica la sangría acupuntural.
Prescripción: Fosas cubita­les (quze), fosas poplíteos (weizhong), puntos shu de la espalda, venas detrás de los pabellones auriculares, shaos-hang, yuji y taiyang.
Se introduce lentamente para la sangría en las venas de las fosas cubitales y las fosas poplíteas. Se punciona rápido para la sangría en los puntos shaoshang y yuji y en las venas ubi­cadas detrás de los pabellones auriculares. Cuando se ha punzado en los puntos shu de la espalda y en el punto taiyang (Extra.), se aplican ventosas por 2-3′. La sangría se hace 1 ó 2 veces por día, ó 1 vez por cada 2 ó 3 días, lo cual depende del estado clínico, la cantidad de sangría y el efecto y, por lo tan­to, se ejecuta de modo flexible. Cada 5-10 sangrías componen 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Según lo informado, fueron tratados 10 casos de asma con sangría acupuntural, se escogieron a fosas cubitales y las poplíteas (sólo 1 lado en cada ocasión), la vena localizada detrás de la oreja (unilateral) y 1-2 de los puntos shu de la espalda (unilateral), con el uso alternativo de todos estos puntos, mientras que la sangría en cada sitio era de 1-2 ml. 1 sesión por día. Para el tratamiento de los 10 pa­cientes mencionados, el mínimo de sesiones fue 1, y el máxi­mo, 10. Con la aplicación de esta terapia, 4 de ellos se resta­blecieron, 3 respondieron con un efecto notable y 3 mejoraron. Casos registrados: 1. Paciente Deng, femenino, 32 años de edad. El asma empezó hacía 8 años. Era de tipo infeccioso.
La atacaba con frecuencia después de un resfrío común. Tra­tada con aminofilina, pero la misma que debía usarla constan­temente. La enferma pasó a recibir la sangría acupuntural en el taiyang y el yuji en 3 sesiones, las cuales consiguieron con­trolar sus síntomas bási­cos. Durante los 7 años subsiguientes de visitas médicas, se evidenció que su asma no había recru­decido en forma violenta. 2. Paciente Li, masculino, 5 años de edad. Su caso empezó cuando tenía 1 año y 6 meses. Tiempo en el cual sufrió un ataque bastante grave y el niño requirió hospitalización para su tratamiento y observación. No obstante, los accesos asmáticos se sucedían con frecuencia posteriormente, al tiempo que los medicamentos surtían sólo un efecto provisional. Y después, se le hizo 1 sangría en el taiyang, como resultado desaparecieron los sínto­mas. A 1 año del trata­miento, presentó de nuevo el acceso, por lo cual se le volvió a tratar con sangría en el punto taiyang. En consecuencia sus síntomas aliviaron. En los 3 años subsi­guientes, se supo por medio del control médico que la enfer­medad no había vuelto a presentarse. 7) Método: Se aplica inyecciones en puntos acupunturales.
Prescripción: Dingchuan, feishu, tiantu, shanzhong, zhongfu, kongzhui, fenglong y shenzhu.
Explicación:
1. Inyección con la sangre del propio paciente en sus puntos acupunturales: se extrae 3 ml de sangre de una vena del pa­ciente, se le añade 100 mg (2 ml) de vitamina C obteniéndose así una suspensión pareja y, luego, se la inyecta en el ding-chuan o feishu. Cada vez se usa 1 punto (bilateral) y en cada punto se inyecta 2,5 ml. Son 2 inyecciones por semana, usán­dose los dos puntos alternativamente.
2. Inyección de clorofeniramina en puntos acupunturales: se agrega agua destilada a 2 ml de este medicamento hasta lograr 5 ml de solución, se toma 1 punto shu de la espalda en combinación con el punto kongzhui, o se elige 1 punto torácico en combinación con el punto fenglong, los dos grupos de pun­tos se usan en forma alternativa. En cada punto se inyecta 1 ml. Es 1 sesión por día, y 10 sesiones hacen 1 curso de trata­miento.
Experiencias clínicas:
1. 104 casos tratados mediante la inyección en puntos acupunturales con sangre de los respectivos pacientes. Fue un total de 8 sesiones de inyección con 1 mes de observación. El resultado con esta terapia, una vez aplicada, sirvió para cal­mar la sintomatología en la mayoría de los pacientes. Por lo general, éstos comenzaron a mejorar tras 2 sesiones, y los síntomas disminuyeron notablemente al cabo de 4-6 sesiones. Éxito terapéutico a corto plazo: 17 pacientes se resolvieron completamente, 29 mejoraron con un efecto notable, 46 mejo­raron en forma regular y en 12 no se logró efecto. La eficacia fue del 88,5%, y la eficacia notable para arriba el 44,2%. Esta terapia fue más exitosa para el asma de tipo alérgico, menos para el tipo infeccioso, y menos aún para el tipo mixto. 2. 70 casos tratados con la inyección de clorofeniramina en puntos acupunturales, incluyendo 55 casos de bronquitis cró­nica. Resultados del tratamiento: 4 de los 70 pacientes fueron curados (la afección no recidivó en los 6 meses posteriores a la resolución de los síntomas). Efecto notable en 20 pacientes, mejoramiento en 31, y ningún efecto en 11. La eficacia llegó al 84,3%. Con respecto a los casos en los cuales esta terapia hizo efecto, el acceso asmático mejoraba por lo general entre 10-30′ a partir de la inyección, con un efecto relativamente notorio para la disnea.
Precauciones: Habitualmente, la inyección en puntos acupun-turales con la sangre del propio paciente no provoca reaccio­nes adversas. Sin embargo, es menester prestar mucha aten­ción a la dirección en que avanza la aguja, así como su pro­fundidad. Para los puntos dingchuan se aconseja insertar la aguja en sentido vertical en 0,3-0,6 cun y para los puntos feishu, se debe insertar la aguja en sentido oblicuo en 0,3-0,6 cun con la punta hacia la columna vertebral.

8) Método: Se aplica el láser en puntos acupunturales.
Prescripción:
Puntos principales: Dingchuan, feishu y shangzhong. Puntos secundarios: Tiantu, zhongfu, yunmen, shenshu, fen-glong y zusanli.
Puntos auriculares: Puntos apropiados para pulmones, endo­crina, adrenal y punto para la disnea.
Explicación: Para el tratamiento hay que utilizar un aparato de láser helio-neón de baja potencia destinado a irradiar los puntos acupunturales, o en su lugar se usan fibras ópticas apuntando e irradiando los puntos para lograr el mismo objeti­vo. La distancia de irradiación se mide, por lo general, en 30­50 cm., o en 100 cm., y es elegida teniendo en consideración las condiciones físicas del paciente. La irradiación se aplica 1 vez por día, se toman 2-4 puntos por vez, y cada punto es irradiado por 2-5′. 10-15 aplicaciones de laserterapia forman 1 curso de tratamiento, el intervalo entre cada 2 cursos dura 7­10 días y también puede durar 1-2 meses.
Experiencias clínicas: La irradiación de los puntos acupuntu-rales por el láser puede producir resultados considerablemen­te satisfactorios para el tratamiento del asma bronquial. 1. Se aplicó el láser helio-neón a 21 casos de asma bronquial. Todos los días los puntos acupunturales eran irradiados con el láser helio-neón a una potencia de 25 milivatios. Cada sesión de irradiación era de 40-60″, 10-20 sesiones completaban 1 curso de tratamiento, y el intervalo de período a período de tratamiento duraba 1 ó 2 meses. Antes y durante el tratamien-
to, el autor de esta información recurrió al experimento de espirometría para evaluar el efecto terapéutico. Al concluirse el tratamiento, la laserterapia había resultado muy eficaz en todos los 21 pacientes, cuya capacidad vital del pulmón había aumentado en 10-30%, cuyo volumen de aire complementario se incrementó hasta recuperar el índice normal. El resultado de la oxihemografía confirmó que, al finalizar el período de tratamiento, el contenido de oxígeno en las arterias había bajado de grado en todos los enfermos en comparación con el momento de inicio de la terapia. El autor concluyó que esto se debía probablemente a la activación de la respiración de los tejidos.
2. Otros 61 casos de asma, fueron atendidos aplicándoles el láser helio-neón con un aparato de baja potencia. Tras 1-3 cursos de tratamiento, 8 fueron controlados a corto plazo, 19 se beneficiaron de un efecto notable, 27 mejoraron y 7 queda­ron con efecto nulo, siendo de este modo una eficacia total de 88,5%.
Explicaciones adicionales:
1. El asma bronquial es una enfermedad persistente y muy fácil de recidivar, para cuya curación radical hoy día la terapia está aún en desarrollo. No obstante, el tratamiento en puntos acupunturales es capaz de lograr resultados relativamente satisfactorios y puede resolver al instante la disnea en aque­llos pacientes cuya afección se halla en el periodo de ataque. Esta enfermedad tiene posibilidad de ser curada si el asmático persiste en recibir un tratamiento prolongado, planeado y compuesto de varias terapias apropiadas.
2. Es aconsejable practicar activamente ejercicios físicos para fomentar la resistencia del organismo lo que naturalmente ayuda a prevenir el asma bronquial y reducir la posibilidad de contraerla.
3. Si el asma se encuentra en un estado de persistencia y el tratamiento en los puntos acupunturales no da resultados ideales, entonces conviene

BRONQUITIS

septiembre 29, 2009

La bronquitis es una inflamación aguda del árbol traqueobron-quial, producida por una multitud de causas. A menudo es consecuencia de una invasión bacteriana, puede desarrollarse luego de un catarro común u otros procesos virales de nasofa-ringe, garganta etc. o la irritación producida por sustancias químicas y físicas, así como alergia y otros factores. Su alte­ración patológica más temprana es la hiperemia de mucosas, seguida de descamación, edema, infiltración leucocitaria de la submucosa y producción de exudado viscoso o mucopurulen-to. Clínicamente, la bronquitis se divide en aguda y crónica. La medicina tradicional china considera que esta enfermedad corresponde al campo de enfermedades tales como “tos”, “flema húmeda acumulada en los pulmones” y “estridor” y tiene relación con la lesión fisiológica de los pulmones, el bazo y los riñones.
La bronquitis aguda presenta síntomas de infección de las vías respiratorias altas. Al comienzo, el paciente presenta síntomas de una coriza, malestar, escalofrío, febrícula, dolor muscular y de la espalda, molestias en la garganta, tos que suele indicar el inicio de la bronquitis, en un principio es seca y no productiva, posteriormente produce pequeñas cantidades de esputo viscoso que progresivamente se hace abundante y mucopurulento o la tos persistente se acompaña de náusea y vómito. Puede haber disnea después de la obstrucción de las vías respiratorias. Durante la auscultación se escuchan ron­quidos silbantes o sonidos aislados, a veces estertores crepi­tantes o húmedos en los bronquios, comúnmente hay silbidos después de la tos.

La bronquitis crónica se produce con frecuencia por exposi­ción prolongada a irritantes bronquios inespecíficos. Las mani­festaciones clínicas predominantes y manifestaciones iniciales son la tos persistente, productora de esputos blancos espu­mosos o mucosos, además hay disnea progresiva de esfuerzo gradual, la tos, los silbidos, las infecciones respiratorias recu­rrentes o, en ocasiones, la debilidad y la pérdida de peso. En la auscultación se nota lentitud en la exhalación forzada, ron­quidos etc. Más tarde puede haber cianosis franca por hipoxe-mia, en pacientes con corazón pulmonar grave, signos de insuficiencia cardio-pulmonar congestiva.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Tiantu (Ren. 22), chize (P.
5) , taiyuan(P. 9), lieque (P. 7), hegu, dingchuan (Extra.) y feishu (V. 13).
Puntos auxiliares: Dazhui, fenglong (E. 40), zusanli, shanz-hong (Ren. 17), zhongfu (P. 1), yunmen (P. 2), neiguan (PC.
6) , shenshu (V. 23) y pishu (V. 20).
Puntos de experiencia: Zhichuanling (Extra.), zhongchuan (Extra.) y chuchuan (Extra.).
Explicación: Cuando se presentan los trastornos de bronqui­tis aguda o bronquitis crónica, la acupuntura se aplica prioritariamente con el método de dispersión, o con el método de tonificación y dispersión parejas. Conforme al estado del paciente, se da 1 ó 2 sesiones de acupuntura por día y en cada sesión se retiene la aguja por 10-20′ y tras cada intervalo de 5′ se rota 1 vez la aguja. 1 curso de tratamiento consta de 10 sesiones.
Durante el período de persistencia de la bronquitis crónica, la acupuntura se da predominantemente con el método de tonifi-cación y dispersión parejas, o simplemente con el método de tonificación. Se la aplica 1 vez cada 2 días, en cada ocasión se retiene la aguja por 10-20′, y 10 sesiones de acupuntura componen 1 período de tratamiento.
Experiencias clínicas: La acupuntura como terapia clínica puede rendir resultados exitosos para tratar la bronquitis tanto aguda como crónica. De ordinario se toman principalmente los puntos localizados a lo largo del Meridiano del Pulmón Taiyin de la Mano, el Meridiano del Intestino Grueso Yangming de la Mano, el Meridiano de la Vejiga Taiyang del Pie, el Meridiano del Bazo Taiyin del Pie, el Meridiano Ren y el Meridiano Du. El tratamiento acupuntural arroja una tasa de curación total de 79,9-96%.
1. Se atendieron a 50 casos de bronquitis aguda utilizando con frecuencia los puntos dingchuan, hegu y taiyuan. Se aplicó el método de tonificación y dispersión simultáneas, introduciendo la aguja lentamente. Cuando se puncionaba el punto ding-chuan, era necesario que la sensación de calambre, pesadez y entumecimiento que producía la aguja, ascendiera hasta el cuello y descendiera hasta la espalda y ambos hombros. Tras haber girado la aguja por 2 ó 3′, el paciente sentía de inmedia­to que se había aliviado la opresión del tórax y que había remitido el jadeo y la sequedad en la garganta. Para el punto dingchuan no se retenía la aguja. En seguida, se punzaba en el hegu y taiyuan para regular la energía de los pulmones. Luego de la acupuntura, la mayoría de los pacientes presen­taba una respiración rítmica. Por lo común, se obtenían resul­tados notorios con 3-5 sesiones de acupuntura. Al término de 1 curso de tratamiento, el 40% de los enfermos fueron cura­dos, el 56% mejoró, y en sólo un 4% no se obtuvieron resulta­dos exitosos, lográndose por tanto una eficacia de 96%. Caso registrado: Paciente Guo, femenino, 37 años de edad. La primera consulta tuvo lugar el 18 de marzo de 1979. La paciente desde hace 5 días presentaba dolor de cabeza, nasal claro, febrícula, tos no productora y rinorrea. Se le administró por vía oral tabletas de APC, de terramicina, tabletas com­puestas de regaliz, jarabe para la tos y otros medicamentos. En consecuencia, la cefalea, la rinorrea y otros síntomas mejo­raron, pero la tos seguía empeorando. La radiografía de tórax demostró que el corazón y los pulmones se encontraban apa­rentemente normales, el hemograma también era normal. Se diagnosticó que era un caso de bronquitis aguda. Se optó por la terapia mencionada, se puncionó en los puntos dingchuan, hegu y taiyuan con el mismo método de manejo y se retuvo la aguja por 30′. Al día siguiente, se ofreció una segunda consul­ta médica, la paciente refirió que la tos había disminuido en frecuencia. De modo que se repitió la terapia. Recibió 4 sesio­nes de tratamiento, posteriormente la paciente se recuperó.

2) Método: Se aplica moxibustión.
A. Moxibustión moderada con cigarros de moxa:
Prescripción: Grupo 1: Feishu, fengmen (V. 12), tiantu y zusanli. Grupo 2: Dazhui, gaohuangshu (V. 43), shanzhong y qihai (Ren. 6).
Explicación: Se practica la moxibustión moderada de manera convencional, utilizando ambos grupos de puntos alternativa­mente. 1 sesión por día, 20′ para cada punto. La moxibustión puede aplicarse a los puntos a un tiempo o por separado. 10 sesiones forman 1 curso de tratamiento, con un intervalo de 5 días entre uno y otro curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Con este método se atendieron a 210 casos (161 de tipo simple y 49 de jadeo), de los cuales, al finalizar 1 curso de tratamiento con moxibustión, 120 fueron controlados clínicamente, 51 reaccionaron con resultados notorios, 34 mejoraron y 5 no cedieron al efecto, de suerte que se lograron una tasa de resultados notorios por sobre el 81,3% y una eficiencia total de 97,4%. Comparativamente, los resul­tados fueron mejores en los casos de tipo simple. Luego del tratamiento, la sintomatología de los pacientes mejoró nota­blemente. De entre 49 casos con disminución de los ruidos respiratorios y estertores previos al tratamiento, 44 se libera­ron de estos síntomas tras la moxibustión. Esta tiene eficacia para contener la tos y eliminar la flema. Tras la moxibustión, los pacientes sufrieron de gripe con menor frecuencia. La terapia en cuestión se desempeña como media para sustentar los factores antipatógenos y consolidar la energía. Caso registrado: Paciente Wang, femenino, 46 años de edad.
Era un caso de bronquitis crónica de 12 años, que se exacer­baba cada invierno. En los últimos días, presentaba un nuevo acceso por el frío. Al momento tenía tos esporádica que se intensificaba por las noches sin lograr conciliar el sueño. Su esputo era de muco viscoso claro en cantidad moderada, y al mismo tiempo había sensación de opresión en el pecho y su respiración era corta. Se había tratado con fármacos para calmar la tos, los cuales no habían dado resultados. Examen: temperatura, 36,5°C; presión sanguínea, 120/80 mmHg; pul­so, 90 por minuto; auscultación pulmonar, sonido de respira­ción áspera. Radiografía de tórax: los hilios de ambos pulmo­nes tenían aumento de la trama bronquiovascular. Exámenes rutinarios de sangre, orina y materias fecales: Ausencia de anomalías. Pulso resbaladizo y de cuerda, saburra blanca, espesa y viscosa. Se aplicó a la paciente la moxibustión mo­derada con cigarros de moxa en el feishu, dazhui y tiantu, por 20′ para cada punto. Exactamente aquella misma noche, la tos fue menos frecuente, disminuyó la expectoración y pudo con­ciliar el sueño aunque no fácilmente. Al concluirse la tercera sesión de terapia, todos los síntomas desaparecieron, pero la paciente siguió bajo control clínico.
B. Moxibustión indirecta de conos de moxa con rebana­das de jengibre fresco:
Prescripción: Dazhui, fengmen y feishu.
Explicación: Se instruye al paciente para que se siente frente a una mesa, su espalda descubierta, los brazos cruzados delante del pecho y apoyados en la mesa, y la cabeza un tanto agachada. Luego, se coloca una rebanada de jengibre fresco de aproximadamente 0,3 cm. de grosor (con varios agujeros en ella) en el punto requerido, sobre la cual se aplica un cono de moxa encendido. 1 ó 2 sesiones por día, de 3-5 conos de moxa para cada punto.
Experiencias clínicas: Con la referida terapia se atendieron a 100 casos de bronquitis aguda, de los cuales 21 eran niños menores de 7 años, 17 pacientes entre 8 y 18 años, 26 de 19­50 años, y 36 de 51 ó más años. Todos ellos recibieron 1 ó 2 sesiones de moxibustión por día, y por 10 días consecutivos. La eficiencia total alcanzó el 93%, y de ella la curación clínica fue del 78%. La terapia probó ser eficiente para los casos de tos con expectoración blancuzca espumosa pero relativamen­te pobre para los casos con tos frecuente, persistente y con esputo amarillento y viscoso.
Caso registrado: Paciente Song, femenino, 33 años de edad. Su constitución era débil. Tenía hiporexia y un rostro inexpre­sivo. A causa del viento y el frío, presentaba tos desde hace 5 días. En los 2 últimos días, la tos se había exacerbado, y cada vez que tosía fuerte, había dolor en el pecho. No tenía fiebre ni dolor de cabeza, pero sentía adinamia y expectoraba una flema blanca y clara, en cantidad regular. Mostraba un sem­blante amarillento, su lengua era de color claro con una sabu­rra delgada y blanca, y un pulso blando y resbaladizo. Dia­gnóstico: Bronquitis aguda. Se la trató con la terapia moxibus-tural mencionada y se curó al cabo de 3 aplicaciones de moxi-bustión.

3) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción: Tipo simple: Feishu, hegu, fengmen y dazhui.
Tipo de jadeo: Kongzhui (P. 6), dingchuan, neiguan y yuji (P.10). Para la tos fuerte y persistente se agrega el lieque (P. 7); para los casos con abundante expectoración, el fenglong; para la disnea, el tiantu y shenshu; y para el decaimiento, el zusan-
li. Puntos de experiencia: El feire (Extra.), el zhike (Extra.) y el punto de respiración (a un tercio del borde posterior del mús­culo esternocleidomastoideo en sentido hacia abajo).
Explicación: Cada vez se escogen 2-4 puntos, y todos los puntos son usados alternativamente. La terapia electropuntu-ral adopta ondas compactas por 5′ y luego se cambia a ondas compactas-ralas y, 10′ después, la estimulación débil se inten­sifica gradualmente en magnitud hasta convertirse en una estimulación de intensidad mediana. Se da 1 sesión de elec­tropuntura cada día o cada dos días, con un curso de trata­miento de 10 sesiones. El paciente reposa de 3-5 días entre un curso tratamiento y el subsiguiente.
Experiencias clínicas: Se ha investigado mucho sobre la terapia electropuntural para tratar la bronquitis crónica, con efectos satisfactorios en todos los casos. En un estableci­miento asistencial fueron sometidos a observación 509 casos. Para los pacientes que presentaban una respiración disneica, se colocaba el polo positivo en el punto neiguan, y el polo negativo en el feire; para los pacientes con bronquitis aguda y con tos persistente, se colocaba el polo positivo en el fenglong o el zhike, y el polo negativo en el feire; para los casos de bronquitis crónica con complicaciones que tenían mucha ex­pectoración y eran físicamente más fuertes, se colocaba el polo negativo en el punto de respiración, y el polo positivo en el fenglong o el kongzhui; y para los enfermos cuya salud era precaria, se colocaba el polo negativo en el feire, y el polo positivo en el fenglong. Se ofrecía la electropuntura 1 vez por día y de 10-20′ por vez. Frecuencia: Las ondas compactas resultaron más apropiadas y pasaban gradualmente de una intensidad débil a otra medianamente fuerte. 1 curso de trata­miento constaba de 6 días. Los pacientes no curados en el primer período de tratamiento continuaron con el segundo período. La eficacia promedio fue de más de 97%, y la tasa de curación por término medio llega al 21%. Por lo general, 1 minuto después de conectada la corriente eléctrica, la respira­ción del paciente se tornaba apacible y suave y éste se sentía perfectamente bien sin la sensación de opresión en el pecho. Según otras informaciones, hubo 1.013 casos de bronquitis crónica tratados con electropuntura, puncionando profundo en el dazhui, taodao y otros puntos. De dichos casos, la tasa de control a corto plazo fue del 61%, éxito notable en el 21,5%, y curación total en el 96,1%. Se concluyó que la electropuntura tiene una notable eficacia terapéutica a corto plazo. De acuer­do a la observación en 80 pacientes hospitalizados, la canti­dad expectorada por paciente y por día previo al tratamiento era de 83,3 ml, pero luego de 10 días de tratamiento ésta se redujo a 9,9 ml, lo que fue una reducción promedio de 88,1%.
Precauciones: Conviene insertar la aguja en sentido oblicuo en los puntos shu de la espalda, para no lesionar los pulmo­nes y provocar un neumotórax. Cuando se introduce profundo en los puntos dazhui y taodao, se debe escoger con precisión las posiciones del cuerpo, dominar bien la profundidad de la inserción de la aguja y observar con mucha atención la reac-
ción del paciente. Si éste siente mareo, náusea, y tiene sudo-ración, palidez, etc., hay que suspender la terapia de inmedia­to y ordenar al paciente que repose en decúbito dorsal durante unos momentos. En general, los médicos inexpertos, cuando usan este método, deben tener mucha precaución.

4) Método: Se aplica auriculopuntura
Prescripción: Puntos ubicados en las orejas que transmiten efectos acupunturales a la nariz interna, tráquea, faringe, adre-nal, endocrina y los pulmones.
Explicación: Cada vez se escogen 2 ó 3 puntos, se inserta la aguja, se la retiene por alrededor de 30′ y se la rota 2 ó 3 veces durante su retención. Se da 1 sesión por día, y 1 curso de tratamiento se forma de 10 sesiones, O con agujas implantadas de 1-2 días, o se las implanta día por medio, cada curso lo constituyen 5 sesiones. Luego, tras haberse suspendido la auriculopuntura por 1 semana, se la aplica nue­vamente. La pinchadura se hace en ambas orejas, alternati-Eamenieei cias clínicas: Se trataron a 112 casos de bronquitis crónica, puncionando con una aguja filiforme el punto tinggong interno y perforando hasta el punto nariz interna. Método de manejo: se levanta el hélix con el dedo pulgar e índice y se presiona con la punta del índice en el centro del surco semicir­cular ubicado en el dorso del pabellón, a fin de lograr dolor en la raíz de la oreja y sensación de pesadez en el interior del pabellón. Luego, desde el centro del citado surco, la aguja entra de 0,1-0,3 cun y avanza posteriormente en sentido infe-ro-oblicuo hasta el punto nariz interna para producir una sen­sación de dolor permanente, se retiene la aguja por 10-15′, e igualmente se puede girar la aguja de cuando en cuando to­mando en cuenta el estado general del paciente. Al hacerse esto, por lo común el enfermo sentía el aire pasando por las fosas nasales, fresca la nasofaringe, fluida la respiración y aliviada el asma. Dentro de la eficiencia terapéutica a corto plazo, 69 de los 112 casos arriba mencionados fueron cura­dos, o sea, un 6 1,7%, y 32 mejoraron notablemente, un 28,5%. Pero la terapia no generó efecto notable en los 11 casos restantes, un 9,8%.

5) Método: Se aplica digitopuntura.
Prescripción: Puntos usuales: Los 5 pares de puntos en las costillas (cada par de puntos se halla en los bordes inferiores de las articulaciones de cada uno de los 5 primeros pares de costillas).
Puntos de reserva: Punto 1 del tórax (en el borde inferior de la cuarta costilla, a distancia de un través de dedo tendido de plano desde la línea central perpendicular de la clavícula co­rrespondiente hacia adentro); punto 2 del tórax (en el borde inferior de la cuarta costilla, a distancia de un través de dedo tendido de plano desde la línea central perpendicular de la clavícula correspondiente hacia afuera); punto 3 del estómago (en el punto de cruce del borde inferior de la sexta costilla con la línea lateral del esternón); punto 1 del borde superior de la clavícula (en el lugar donde se encuentra la articulación de la clavícula con el esternón, ubicada en el borde superior del extremo interno de la clavícula); y punto 2 del borde superior de la clavícula (en el lado interno-lateral de la clavícula, a distancia de un través de dedo tendido desde el punto central del borde superior de la clavícula hacia adentro).Punto de dolor por la reacción a la presión: Se refiere al punto del tórax sensible al dolor por la presión que no sea ninguno de los puntos pectorales antes mencionados. Este punto que­da en donde el paciente siente mayor dolor cuando se explora y palpa con un dedo cuidadosamente en los bordes o la piel superficial de las costillas, el esternón, las clavículas y otros huesos.
Explicación: Se adopta el “método de presión con un dedo rozando”. Vale decir, el terapeuta oprime con un dedo el punto requerido del hueso correspondiente y lo roza sin cesar, a fin de conseguir que el paciente mantenga una reacción relativa­mente intensa al dolor causado por la palpación. En cada sesión de tratamiento, habitualmente se elige 1 ó 2 pares de puntos más sensibles de los 5 pares de puntos de las costillas. Si no se logra un efecto instantáneo deseado, se pasa a esco­ger 1 ó 2 puntos de reserva sensibles o el punto de dolor por la reacción a la presión. Cada vez la presión digital dura 7-15′ en cada punto. Son 2 sesiones por día, y 10 sesiones forman 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: En una ocasión se informó sobre 100 pacientes con bronquitis crónica presentaban disnea y estridor respiratorio, se encontraban en el período de exacerbación y fueron tratados con el citado método. Eran campesinos. Fue­ron escogidos para el tratamiento tras un examen de rayos X y un examen físico. Entre ellos había 64 hombres y 36 mujeres. El más pequeño tenía 11 años de edad, y el más viejo 74 años. Presentaban la enfermedad por un período entre 2 – más de 50 años como mínimo y máximo, respectivamente. De los 100 casos, 4 eran catalogados como leves, 47 de intermedios y 49 de graves. 34 casos tenían como complicación enfisema pulmonar, y los 66 restantes no tenían complicaciones. Eficiencia del tratamiento: De los 100 casos, 31 fueron contro­lados a corto plazo, 28 respondieron con efectos notorios, 33 mejoraron y 8 no cedieron al efecto de la terapia; la eficiencia total alcanzó el 92%, la eficiencia notoria o más que notoria el 59%. La reversión de la disnea tras la presión digital en los puntos pectorales: tomó como mínimo, 3′; máximo, 14′; y pro­medio, 5-7′. Duración de la reversión de la disnea: en los pri­meros 3-5 días del tratamiento, el efecto terapéutico mostró fluctuaciones bastante amplias, pues el mínimo duró 1 ó 2 horas, y el máximo 21 horas, mientras que reversión de la disnea duró de 4-12 horas en la mayoría de los pacientes; pero luego de 3-5 días de tratamiento, el efecto se fue estabili­zando y consolidando.

6) Método: Se aplica la sangría acupuntural.
Prescripción: Puntos principales: Taiyang (Extra.), fenglong,
yuji y tiaokou (E. 38).
Puntos secundarios: Shanzhong, fengmen, feishu (V. 13), xinshu (V. 15) y geshu (V. 17).
Explicación: Cada vez se toman 1 ó 2 puntos principales, así como 1 ó 2 puntos secundarios. Después de la pinchadura en los puntos del tórax y la espalda, también se pueden aplicar ventosas. 1 sesión por semana, 5-10 sesiones constituyen un curso.
Experiencias clínicas: Según datos, hubo 36 pacientes de bronquitis tratados con la sangría acupuntural. Entre ellos, 10 eran de 10-20 años de edad, 5 de 21-40 años, 16 de 41-60
años, y 5 de 61-70 años. Proceso de enfermedad: 1-10 años en 18 casos, 11-20 años en 12 casos, y 2 1-50 años en 6 casos. Al finalizar la terapia, 10 pacientes mejoraron notable­mente, 15 mejoraron en forma regular y 11 no cedieron al efecto del tratamiento. Éxito total: 69,4%.

7) Método: Se aplica inyecciones en puntos acupunturales.
Prescripción: Dazhui, fengmen, dingchuan, xinshu, feishu, geshu, pishu, shenshu, tiantu, zhongfu, shanzhong, kongzhui, quchi, chize, hegu, zusanli y fenglong.
Los puntos jiaji 1-8 en el tramo torácico. El punto auricular para tratar la disnea (pequeños a medianos esfuerzos).
Explicación: Cuando se inyecta en los puntos de la región dorsal, el paciente puede sentarse a horcajadas y de espalda en una silla, apoyándose sobre el respaldar del asiento y abrazándolo con las manos cruzadas, o puede acostarse en decúbito prono. Si se inyecta en algún punto torácico, el pa­ciente se sienta de frente en una silla y recostado contra el respaldar o semitiende en una cama en decúbito supino. Generalmente se toman 2-4 puntos. La dosis de inyección en cada punto depende de la cantidad del medicamento. Se in­yecta en los puntos 1 vez por día, o día por medio. 1 curso de tratamiento consta de 5-10 sesiones.
Experiencias clínicas: En diversos lugares de China se ha informado ampliamente sobre la inyección en los puntos acu-punturales para tratar la bronquitis crónica. Según 18 informa­ciones calificadas, se atendió a un total de 2.180 casos, obte­niendo una eficiencia que va de 58-97,4%, así como una efi­ciencia notable de 22-87,5%. Esta amplia diferencia de efi­ciencia terapéutica ha tenido que ver con la selección de los pacientes, el momento de tratamiento, las clases de medica­mentos que se administran y otros factores. En lo concernien­te a los medicamentos y métodos de inyección, según datos compilados, se utilizaron 12 medicamentos, incluyendo pro-caína, fármacos occidentales y chinos y líquidos obtenidos de tejidos de embrión y placenta.
Precauciones:
1. Cuando se inyecta en el punto tiantu, se debe insertar la punta de aguja perpendicularmente y poca profundidad, para evitar penetrar en la tráquea, lo cual, aunque no implica gran peligro, fácilmente provoca una tos violenta.
2. Para los casos cuyos síntomas han remitido, es necesario continuar tratándolos por más tiempo, con el objetivo de con­solidar el efecto terapéutico.

8) Método: Se aplica magnetoterapia en puntos acupuntura-les.
Prescripción: Puntos principales: Tiantu, shanzhong, feishu y dingchuan.
Puntos secundarios: Dazhui, fengmen, zhongfu, shenshu, fenglong, zusanli, neiguan, baihui (Du. 20), etc.
Explicación:
Método de aplicación del aparato magnético rotatorio:
Cuando se usa este aparato, gira 1.500-3.000 r/m con la in­tensidad del campo magnético formado que va de 700-1.000 gauss. El aparato se rota con una cabeza magnética de polos iguales contrapuestos o una de polos diferentes pero también contrapuestos, apuntando exactamente al punto acupuntural seleccionado. Cada vez se eligen 2-4 puntos, mientras el aparato gira sobre cada punto por 10-15′. Se da la terapia 1 vez por día, o día por medio.
Método adhesivo: Conforme al estado morboso se pega una rodaja magnética de hierro-estroncio-oxígeno de 300-1.500 gauss sobre el punto requerido y se la fija sobre la piel con esparadrapo. Si no se produce una reacción negativa, la roda­ja puede permanecer inmovilizada allí continuamente. El tra­tamiento es aplicado durante 15 días. Después de recibir la prime­ra consulta, el paciente debe ser examinado 1 vez por día o por 2 días, para que el médico observe si la terapia en él lo ha favorecido o no. Luego, el paciente tiene que ser examinado cada 5-7 días. Se hace el tratamiento 10 días. Durante el trata­miento con la magnetotera-pia, el enfermo debe sus­pender la ingestión de cual­quier medicamento.
Experiencias clínicas: 1. Se aplicó la terapia mag-netopuntural a 225 casos de bronquitis crónica y se ob­servó clínicamente la efica­cia del tratamiento a corto plazo. El tratamiento obtuvo ciertos resultados. De los 225 pacientes, 97 eran hom­bres y 128 mujeres, y sus edades variaban de 3-77 años. El proceso de enfer­medad más corto era de 2 años, y el más largo de 59 años. Grado de enfermedad: grado leve, 5 casos; grado medio, 123 casos; y graves, 97 casos. Tipo de enfermedad: tipo simple, 51 casos; con disnea, 174 casos; complicaciones con enfisema pulmonar; 94 casos; con cardiopatías pulmonar, 5 casos; con HTA, 7 casos; y con ta­quicardia nodal, 2 casos.

Al terminar la terapia antes explicada, 66 de los 225 casos fueron controlados a corto plazo, 101 respondieron con resul­tados notorios, 47 mejoraron y 11 no cedieron al efecto de la terapia, lográndose un éxito total de 95,1% y una mejoría notoria o más que notoria de 74,2%. A través de la observa­ción, el autor consideraba que la eficiencia total para el tipo simple y la para el tipo con disnea eran básicamente idénticas, pero que la tasa de control a corto plazo para el tipo simple superaba obviamente la del tipo con disnea. Mientras más se alargaba el período de tratamiento, más elevada se volvía la tasa de eficiencia notoria; y mientras más corto era aquél, más alta resultaba la tasa de eficiencia nula. Lo que es más, el aparato magnético rotatorio sumado al método adhesivo pro­ducía una eficiencia terapéutica todavía mejor para el trata­miento de la bronquitis crónica. Se demostró que el aparato magnético rotatorio con polos iguales, es decir, polos positivopositivo o negativo-negativo superpuestos (campo magnético pulsatorio) producía una eficiencia terapéutica considerable­mente alta y que el campo magnético dotado de una intensi­dad relativamente grande (1.200-1.700 gauss) generaba resul­tados terapéuticos notorios. Esta terapia tenía muy pocos efectos secundarios. De los 225 pacientes referidos, solamen­te 3 sufrieron reacciones de vértigo, palpitación y náusea y 2 se mostraron con fatiga y somnolencia y sintieron una sensa­ción de pesadez en las extremidades inferiores. Sin embargo, todos estos síntomas no afectaron el tratamiento y desaparecie­ron en 3-5 días. 2. Como otro ejemplo, se trataron a 50 casos de bronquitis en infantes tam­bién con la magnetopuntu-ra, obteniéndose resulta­dos satisfactorios. De ellos, 30 eran niños y 20 niñas, cuyas edades oscilaban de 5 meses – 12 años. Todos tenían tos en mayor o menor grado. 39 expecto­raban un esputo blanco viscoso, 43 tenían esterto­res, 27 presentaban disnea de grandes esfuerzos, 3 referían dolor torácico, 41 tenían fiebre (37,5-38,5°C, a excepción de 1 cuya fiebre sobrepasaba los 38,8°C), y 9 afebriles. 41 pacientes tenían un sonido de respiración ruda en ambos campos pulmonares, 18 con estertores y roncos secos y dispersos. En 18 se auscultaba estertores en los tercios medio e inferior de ambos campos pulmonares, y 13 con estridor respiratorio. Por medio de RX de tórax: 27 tenían hilios agrandados con aumento de la trama bronquiovascular y 1 tenía pequeñas calcificaciones. División según el diagnóstico: 27 casos de bronquitis aguda, 11 casos de bronquitis crónica con exacerbaciones, 7 de bronquitis crónica, y 5 de bronquitis con disnea; en cuanto al tiempo de enfermedad, 27 casos llevaban menos de 1 mes, 11 de 1-3 meses, y 12 más de 3 meses.

Al cabo del tratamiento, 27 de este grupo de pacientes fueron curados, 14 respondieron con resultados notorios, 8 mejoraron en forma regular, y 1 no cedió a la terapia. El éxito notorio o más que notorio fue del 82%, y la eficiencia total del 98%. La eficiencia fue más alta para la bronquitis aguda que para la bronquitis crónica, y resultó más baja para el grupo con dis­nea. El tratamiento para este grupo de casos implicó 5-10 sesiones, con un promedio de 5,18 sesiones. Tras 10 sesio­nes de tratamiento, el efecto fue nulo sólo en 1 caso (la tos no desaparecía, la sofocación por la disnea no mejoraba y la auscultación de grandes y medianas burbujas subsistía en los ambos pulmones.
Anteriormente, todos los niños de este grupo habían sido tratados con varios antibióticos y medicamentos para aliviar sus síntomas, pero que no habían surtido efecto. Por lo tanto, se cambiaron a la magnetoterapia en puntos acupunturales, y ésta produjo resultados satisfactorios. Finalmente, el autor señaló que la magneto-puntura es efectiva para ayudar a eliminar la inflamación bronquial, la flema, la tos y el jadeo en los niños enfermos de bronquitis.
9) Método: Se aplica ventosas.

Prescripción: Feishu, waidingchuan (Extra.), zhongchuan (Extra.), dazhui, shenzhu (Du. 12), shanzhong, gaohuangshu, tiantu, zhongfu, dashu (V. 11), fengmen y geshu.
Explicación: Ventosa de vapor: Se practica según el método indicado para la aplicación de esta clase de ventosa. Se aplica 1 vez por día, cada vez por 15′. 15 sesiones de aplicación componen 1 curso de tratamiento, y de período a período de tratamiento se intercalan 5-7 días. Ventosa caminante: Se la maneja según el método requerido para ella. Se aplica esta ventosa del punto dashu hasta el punto geshu hasta que la piel del área afectada se ponga roja. Otro método de manejo es que primero se punciona ligeramente con agujas filiformes en los puntos mencionados y luego se aplica la ventosa cami­nante. Se aplica la terapia 1 vez por día.
Experiencias clínicas: La ventosa de vapor, la ventosa de fuego (encendido y apagado dentro del recipiente antes de esta terapia) y la ventosa con medicina y acompañada de acupuntura igualmente pueden surtir efectos terapéuticos bastante buenos para tratar la bronquitis crónica. De acuerdo a informaciones sobre 1.063 casos que recibieron el trata­miento clínico en 7 establecimientos de servicio médico, el éxito total llegó al 85,2-95,8%, y un éxito notorio o superior fue
de 49,4-55,6%.
1. A modo de ejemplo, en un establecimiento médico se some­tió a la observación a 88 casos con la aplicación de ventosa de vapor. Se les tomaron los puntos tiantu, shanzhong, daz-hui, shenzhu, dingchuan, feishu, fengmen, gaohuangshu, zhongfu, yunmen, xinshu, huagai (Ren. 20), etc. Pero cada vez se limitaba a seleccionar únicamente 6-8 puntos, para aplicar el método antes mencionado. Luego de haberse termi­nado el tratamiento, 21 casos quedaron bajo control clínico, en 28 se obtuvo un éxito notable, 26 mejoraron y 13 no cedieron al efecto de la terapia. Esta terapia fue muy eficaz para dete­ner la tos, eliminar la expectoración y calmar la respiración jadeante. 3 ó 4 días después del tratamiento, en cerca de la mitad de los pacientes la tos remitió y el esputo disminuyó. Al cabo de 1 semana de terapia, en la mayoría de los pacientes la sintomatología remitió. su estado psicológico mejoró así como también su estado general, mejoró también su apetito y conciliaban fácilmente el sueño.
2. Aplicando la ventosa caminante, se trató a 32 pacientes con bronquitis aguda, 20 de sexo masculino y 12 de sexo femeni­no. 18 tenían 14-20 años de edad; 10, de 21-30 años; y 4, de 3 1-40 años. Tiempo de enfermedad: 1 semana o menos en 26 casos, y 2 semanas en 6 casos. Todos los enfermos acep­taron el tratamiento con la ventosa y se los alejó de otras tera­pias. En algunos casos, cuando la ventosa no había surtido
efecto, se utilizaron adicionalmente medicamentos. Selección de puntos: dashu, fengmen, feishu y geshu. Se aplicó la veno­sa caminante conforme al método mencionado. Tras el trata­miento, 18 de los 32 casos fueron curados, 6 respondieron con un efecto notable y 8 mejoraron, siendo exitosa la terapia en todos los casos del grupo. El tratamiento hizo efecto con un promedio de 1,3 sesiones de ventosa, mientras la curación clínica implicó por término medio 4,5 sesiones. El autor opinó que los resultados del tratamiento serían aún más notables si se puncionara con agujas filiformes someramente en los pun­tos citados sin retenerlas y se añadiera luego la aplicación de ventosa caminante.

Explicaciones adicionales:
1. Para el tratamiento de la bronquitis aguda, tanto la acupun­tura en combinación con la moxibustión, la acupuntura en combinación con la ventosa, la adhesión de rodajas magnéti­cas en los puntos acupunturales como la magnetoterapia surten efectos asaz buenos. No obstante, el tratamiento debe ser oportuno y su curación total, a objeto de evitar que la afec­ción adquiera el carácter crónico.
2. Con respecto a la bronquitis crónica, es menester ofrecer un tratamiento con varias terapias combinadas en puntos acupun-turales, las cuales pueden surtir ciertos efectos. Pero como esta afección es fácil de recidivar, su curación total necesita de un tratamiento persistente por largo tiempo. Clínicamente, será ideal un tratamiento multiterapéutico en los puntos acu-punturales.
3. Medidas como el ejercicio físico de acuerdo a la tolerancia del paciente, mantener bien abrigado, prevenir la gripe y evitar factores ambientales nocivos ayudan a disminuir la posibilidad de recidivas de bronquitis.
4. El evitar el cigarrillo es muy importante para la profilaxis de esta patología.

PALUDISMO

septiembre 29, 2009

El paludismo infección protozoaria, que se caracteriza por paroxismos de escalofrío, fiebre, sudación, y por anemia, esplenomegalia y un curso recurrente crónico. Hay 3 tipos de parásitos del paludismo que pueden afectar al hombre: Plasmodium vivax, P. malariae, P. falciparum. Cuando el palu­dismo malariae ataca, se observan la inconciencia, el delirio, la convulsión, somnolencia, que pueden indicar la inminencia de paludismo cerebral, que es una complicación de tipo mor­tal.
Desde que el apartado Suwen Cinüe (Preguntas esenciales sobre el tratamiento del paludismo) del Huangdi Neijing (Ca­non de Medicina Interna), un importante tratado de la medicina tradicional china, disertara especialmente sobre esta enfer­medad, expertos posteriormente han realizado detalladas observaciones y descripciones en materias de su epidemiolo­gía, sintomatología y diagnosis para su clasificación y, por sobre todo, han aportado sobresalientes contribuciones para su tratamiento, consistente tanto en terapia acupuntural como en tratamiento externo y tratamiento medicamentoso.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes. Prescripción: Dazhui, jianshi (PC. 5), taodao (Du. 13), hegu, houxi, neiguan y nüemen (Extra.).
Explicación:
a) Se debe aplicar 2 ó 3 horas antes del ataque de la enfer­medad, predominantemente con el método de dispersión, se retiene la aguja por 30′, y se da cada sesión de acupuntura con un intervalo de 5-10′; o se retiene la aguja por 30′ después de 20′ de levantar, empujar y girarla en forma continua.
b) Para los pacientes físicamente delicados o que se muestran alérgicos a la acupuntura, se aplica el método de tonificación y dispersión parejas. Cuando llega la energía, se retiene la agu­ja por 1-2 horas y se da 1 acupuntura cada 3-5′. Experiencias clínicas: Ya en el Huangdi Neijing está regis­trado el tratamiento del paludismo con la acupuntura y la moxibustión. Según lo anotado en los libros de acupuntura y moxibustión de las épocas anteriores, los puntos principales para este tratamiento son dazhui, taodao, jianshi, neiguan y houxi, etc. En el presente, se siguen utilizando estos puntos. El momento de aplicar la acupuntura tiene gran importancia para tratar esta afección. Por lo general, se propone aplicarla 2 ó 3 horas antes del acceso palúdico. Actualmente, la acu­puntura se ha establecido en China como una de las terapias convencionales para su tratamiento. Se han conocido amplias informaciones, a lo largo de China, sobre esta terapia, la cual ha probado ser considerablemente eficiente para tratar el paludismo, particularmente más eficiente para tratar el palu­dismo vivax, con una tasa de curación que oscila entre el 74 y el 90%. No obstante, su efecto terapéutico no es tan bueno para el paludismo malariae y su tasa de curación sólo llega del 20-60%.

Se atendieron a 75 casos, insertando los puntos acupuntura-les de aplicación tradicional al paludismo. De estos casos, 51 eran de paludismo vivax, y 24 de paludismo malariae. Se aplicaba la acupuntura de 2-4 horas antes del período paroxís-tico. Al terminar esta terapia, los casos enteramente curados alcanzaron el 54,7%, los casos clínicamente curados el 30,6%, y los casos que no habían respondido al efecto fueron del 14,7%. Examen de laboratorio: el frotis de sangre teñido de 32 de los pacientes con paludismo vivax pasó a ser negati­vo en un promedio de 2,8 días, pero este cambio para los pacientes de paludismo ma-lariae duró más días. Todos aquellos enfer­mos cuyo examen de sangre había resultado negativo en 3 ocasiones consecutivas no volvieron a presentar paludismo en los 3-5 meses posteriores cuando se sometieron a nuevos exámenes. Del presente grupo de casos, la eficiencia terapéutica resultó más alta en los adultos, y fue más baja mientras descendía la edad del paciente. Caso registrado: Paciente Li, femenino, 32 años de edad. Su primera consulta tuvo lugar el 25 de agosto de 1979. Desde hacía 3 días, el escalofrío empezaba por la tarde y era seguido de alza térmica, cefalea, malestar y postración. Horas más tarde había sudación y la fiebre descendía, y tenía la lengua seca y pegajosa. Las heces eran acuosas y claras. Examen: saburra blanca y pastosa, pulso resbaladizo y perceptible, y plasmodios ob­servados en el frotis sanguíneo.

Diagnóstico: Paludismo. Para su tratamiento se procedió a mantener fluido el movimiento del yang de la paciente e interceptarle el paludismo, para lo cual se escogieron los puntos dazhui, jianshi, houxi, zusanli y pishu. Se le aplicaba la acu­puntura 2 horas antes del ataque de la enfer­medad, se retenía la aguja por 30′, el trata­miento acupuntural se daba con un intervalo de 5′ y se le ofrecía la terapia 1 vez por día. Tras 1 sesión de acupuntura, los paroxismos no volvieron a atacar a la paciente, mientras que los síntomas disminuyeron. Se le aplica­ron 2 sesiones más para consolidar el efecto. Al cabo de 5 sesiones de acupuntura, ya no se descubría plasmodio alguno en el frotis sanguíneo.
2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción: Dazhui.
Explicación: Utilización de conos de moxa encendidos tocan­do la piel. Se aplica la moxibustión 1 ó 2 horas antes del ata­que palúdico y se consumen cada vez 3 conos de moxa pe­queños.
Experiencias clínicas:
Se informó de 43 casos de paludismo tratados con el mencio­nado método de moxibustión (los cuales, en su mayoría, eran de plasmodium vivax), fueron todos curados; con un promedio de 3-4 sesiones de terapia para cada uno. La curación tras el
tratamiento se determinó por la eliminación de los síntomas según la autopercepción de los pacientes y por la ausencia de plasmodios en las pruebas de laboratorio, así como por la conversión de los resultados positivos de estas mismas prue­bas en negativos.
Caso registrado: Paciente Gu, femenino, 56 años de edad. Refiere la paciente que el paludismo la atacaba cada prima­vera y otoño y le duraba en cada ocasión por espacio de un mes y días antes de ceder, a pesar de varios tratamientos. Al momento de la consulta médica, pre­sentaba un cuadro iniciado hace 4 días, con escalofrío intermitente cada dos días. La fiebre era precedida de escalofrío, y ésta remitía cuando había sudoración. Sentía mareos y cefalea con frecuencia, el rostro apa­recía amarillento e inexpresivo, el pul­so era de cuerda, la saburra lingual era un tanto amarilla, y había ranuras de color rojo en el centro de la lengua. Las pruebas de laboratorio revelaron plasmodios vivax. Seguidamente se procedió a tratarla siguiendo el méto­do referido. Se le recomendó que recibiera una nueva moxibustión al tercer día. En la segunda consulta, ella refirió que “la enfermedad no le había vuelto a atacar”, por lo cual se repitió la moxibustión con el mismo método y se le indicó que debía reci­bir 2 sesiones más. Posteriormente no se descubrió plasmodium en 2 frotis sanguíneos realizados luego de estas 2 consultas. La paciente declaró que se sentía mucho mejor y no refirió mareo ni cefalea. La correspondencia en los 3 años y meses subsiguientes confirmó que el paludismo no había reincidido. En fin, el expuesto método de moxibustión hace buen efecto para tratar el paludismo vivax cuyos ata­ques se prolongan por mucho tiempo. 3) Método: Se aplica la punción para
la sangría.

Prescripción: Weizhong (V. 40).
Explicación: 1 ó 2 horas antes del ataque palúdico, se esteri­liza de manera convencional la piel en uno de los huecos poplíteos del paciente. Con una aguja de tres filos se punciona en la vénula, la sangre sale mientras se extirpa la aguja, se deja salir aproximadamente 1 ml de sangre y luego se impide su salida presionando el punto con una torunda de algodón. Cada vez se usa solamente el punto de un lado, pero ambos lados son usados en forma alternativa.
Experiencias clínicas:
Según informaciones, hubo 31 casos de paludismo tratados con la acupuntura para la sangría en las vénulas de los hue­cos poplíteos. De ellos, 23 fueron curados en 1 sesión de acupuntura, 5 fueron curados en 2-6 sesiones, y los otros 3 restantes no continuaron con la acupuntura y pasaron a ser tratados con medicamentos. Con anterioridad a la sangría, el frotis de la sangre de las terminaciones vasculares de 15 ca­sos arrojó resultados positivos con plasmodios, mas el mismo frotis sanguíneo se convirtió en negativo tras la terapia de sangría. Los casos curados no volvieron a recidivar en los 6­12 meses de visitas posteriores.

Explicaciones adicionales:
1. Los registros antiguos y las observaciones clínicas de la medicina moderna han comprobado que la acupuntura, la moxibustión, la punción con aguja para la sangría, así como los parches medicinales en los puntos acupunturales, terapias éstas aplicadas en el dazhui, taodao y otros puntos, producen efectivamente ciertos resultados para interceptar el paludismo. Por ejemplo, hubo dos grupos de casos, el uno con la acupun­tura y el otro con la ingestión de quinina, para la comparación y observación. Los resultados comprobaron preliminarmente, que la acupuntura en el primer grupo había surtido efectos similares a la quinina utilizada en el segundo grupo, o más bajos que la quinina, pero que la acupuntura había producido resultados terapéuticos más rápidos, sin efecto secundario alguno.
2. Para los pacientes cuyo proceso patológico fue severo o que tenían complicaciones, es indispensable aplicar un trata­miento de terapias combinadas. En el caso de los palúdicos que todavía cuentan con cierta inmunidad, si se los trata adi-cionalmente con la terapia en los puntos acupunturales men­cionados, es posible que sus síntomas se alivien y su tasa de curación sea elevada.