ASMA BRONQUIAL

septiembre 29, 2009

Es una afección alérgica común acompañada de ataques. Se puede presentar en las cuatro estaciones del año, predomi­nantemente en el otoño y el invierno. Sus accesos se ocasio­nan con frecuencia por el contacto con ciertos elementos co­mo cuero y piel, polvo, polen y alimentos como pescado, ca­marón y cangrejo, o se debe al espasmo de los bronquiolos, causado por reacciones alérgicas debido a inflamación y para-sitosis. La mayoría de los pacientes tiene historia de alergia o historia de herencia familiar. Por lo general, se sostiene que esta patología está estrechamente relacionada con el estado de inmunidad individual. Algunas veces, el estado psicológico también puede provocar que el ataque de asma se presente. En opinión de la medicina tradicional china, esta enfermedad se debe a la disfuncionalidad de los pulmones, el bazo y los riñones.
El ataque asmático típico va precedido con frecuencia de síntomas tales como tos, sofocación o estornudos continuos. Es decir, al paciente le aparecen fenómenos particularmente notorios como respiración rápida, sofocación, estridor respira­torio, hombros elevados, sudoración y dificultad espiratoria, mientras que muchos de los enfermos se ven obligados a sentarse o ponerse de rodillas. Por medio de la auscultación se percibe un evidente sonido asmático y, en los casos gra­ves, el paciente presenta signos de hipoxia, con labios y de­dos cianóticos. Por lo general, el ataque remite en media hora o algo más, pero también sucede que ocasionalmente persiste durante varios días. Luego de que el ataque ha concluido, el paciente vuelve a ser completamente normal.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Kongzhui (P. 6), dingchuan (Extra.), yuji (P. 10), hegu, tiantu, neiguan, etc. Puntos secundarios: Shanzhong, zhongwan (Ren. 12), zhongji (Ren. 3) dashu, shenzhu, feishu, pishu, shenshu, fenglong, chize, (P. 5), etc.
Explicación: Durante el ataque, se hace énfasis en corregir la respiración, reducir los factores patógenos, eliminar el trastor­no funcional de los pulmones y disminuir las secreciones. Para este propósito se prefiere utilizar el método dispersante de estímulo poderoso, o el método de dispersión y posteriormen­te el de tonificación.
Durante el período de alivio, predominantemente se procura fomentar los factores antipatógenos y eliminar los factores patógenos, regulando las funciones de los pulmones, el bazo y los riñones y tonificando estos mismos órganos, para lo cual se aplican de ordinario el estímulo liviano e intermedio, el método de tonificación y dispersión simultáneas o el método de tonificación. Comúnmente, se da 1 sesión de acupuntura por día, o día por medio, en tanto que el paciente grave puede recibir 2 sesiones por día. Cada curso de tratamiento contiene 12 sesiones de acupuntura. De período a período de trata­miento, el paciente descansa 1 semana para luego continuar con la terapia.
Experiencias clínicas: Desde hace aproximadamente 30 años, se ha reportado en gran escala en China sobre la acu­puntura y la moxibustión aplicadas al tratamiento del asma bronquial. Merece mención particular el que en diversos luga­res de este país, al aplicarse el tratamiento mayormente en los puntos acupunturales, se haya inventado métodos muy efica­ces.
1. Un establecimiento de servicio médico escogía puntos acu-punturales a base de la diferenciación y análisis de los sínto­mas. En el período de ataque se elegían el dingchuan, dashu y neiguan. En cuanto al período de alivio se puncionaban los puntos feishu, chize y diji (B. 8) para los pacientes con los pulmones funcionalmente deficientes; los puntos pishu, zhongwan y zusanli para los enfermos con el bazo deficiente; y los puntos shenshu, zhongji y sanyinjiao (B. 6) para aquellos con los riñones deficientes. Para el que padecía simultánea­mente una u otra enfermedades, se reducían los puntos men­cionados y se añadían otros en forma adecuada. El estableci­miento atendió a 64 casos, los cuales habían recibido con anterioridad varias terapias diferentes pero sin haber mejorado mucho. Se les aplicaron 2 ó más cursos de tratamiento. La observación confirmó que la eficacia era del 71,8% y que durante las visitas médicas realizadas 3 meses después del tratamiento, 11 de los 16 casos, en los cuales la terapia había ejercido efecto notable, volvieron a recidivar tras suspender la
acupuntura. El autor infirió de ello que la simple punción con agujas puede controlar de inmediato el ataque asmático y también es susceptible de reducir su frecuencia, pero difícil­mente se podría curar la enfermedad definitivamente. Otra información dice que se atendieron a 180 casos de asma en otro establecimiento, aplicándose la acupuntura en combina­ción con la ventosa de fuego. Como resultado, el control a corto plazo demostró éxito en un 96,6%, mientras los pacien­tes que no habían sufrido un nuevo ataque dentro de 3 meses a raíz del tratamiento fueron un 47,2%.
2. También se hicieron intentos de puncionar con agujas en los puntos de alergia. Estos puntos están localizados en su mayoría a nivel del tronco, menos en las extremidades supe­riores y menos aún en las extremidades inferiores. La mayoría de ellos se ubican a lo largo de los canales y colaterales, mas no necesariamente en los puntos acupunturales. Cuando se punciona en los puntos de alergia se aplica un estímulo me­dianamente poderoso, pero habitualmente no se retiene la aguja. Resultado de 42 pacientes tratados con esta terapia: eficacia notable, 12 casos, un 28,6%; mejoraron 17 casos, un 40,4%; y resultados nulos, 13 casos, un 31%. Eficacia deriva­da: 69%.
3. Un acupunturista optó por puncionar en los puntos yuji de ambos lados. Introducía la aguja a un cun de profundidad con un estímulo poderoso, la hacía girar cada 5′ y la retenía por 20′. Se comprobó que la terapia fue bastante buena para tratar el ataque agudo del asma y calmar la disnea por un corto tiempo. Otro médico agregó el punto chuanxi (un cun hacia afuera del punto dazhui) para tratar a 50 casos de asma pa-roxística, logrando una eficacia de 76% y una eficacia notable
de 34%.
4. En otra ocasión fueron aceptados 50 pacientes de asma bronquial para su tratamiento clínico. Se los puncionó en el punto kongzhui con el objeto de observar su efecto instantá­neo para calmar la disnea y se obtuvieron resultados relativa­mente satisfactorios. Método de observación: fueron escogi­dos aquellos enfermos que se hallaban en el período de ata­que asmático y que no habían ingerido ningún fármaco en las 4 horas anteriores a la acupuntura. Se esterilizaron de manera convencional los puntos kongzhui de ambos lados. Luego, se introdujeron en ellos agujas N.° 30 de acero inoxidable a una profundidad de 0,3-0,6 cun. Cuando llegaba la energía, era importante que la sensación de punción corriera en dos direc­ciones: hacia abajo hasta las puntas de los dedos pulgar e índice y hacia arriba hasta el pecho. La frecuencia de estímulo fue de 120-180 veces por minuto, y el ángulo de rotación de 90-180°. La retención de la aguja duró 30-60′, y se la rotó 1 vez por 3′ tras cada intervalo de 10′. Después del tratamiento con la mencionada terapia, se efectuó una observación para cerciorarse del efecto de remisión instantánea de la disnea, producido luego de una hora a partir de la acupuntura aplicada en el punto kongzhui. Según esta observación, 21 de los 50 casos remitieron totalmente, un 42%; en 21 pacientes los síntomas remitieron parcialmente, un 42%; y 8 respondieron con un efecto pobre, un 16%. La tasa total de recuperación fue de 84%. A juzgar por los casos totalmente aliviados, la pun­ción con aguja en el kongzhui resultó más apropiada para el asma de tipo alérgico que para el asma de tipo infeccioso o combinado. Según la clasificación de casos señalada por la medicina tradicional china, 37 de los 50 casos pertenecían al tipo de frío y los 13 restantes al tipo de calor, y conforme a la observación exigida por esta misma medicina para establecer una comparación del efecto en ambos tipos, la mayoría de los casos totalmente recuperados era del tipo de frío, no obstante, la tasa total de alivio no arrojaba mucha diferencia entre los dos tipos.
Durante el tratamiento clínico, se realizó además una obser­vación para comparar el efecto de la acupuntura en el kongz-hui con el de la administración oral de aminofilina, la cual es considerablemente buena para calmar el ataque y es el medicamento de uso más común para los asmáticos. Por lo tanto, se dio 0,1 g de aminofilina por vía oral a cada paciente de este grupo cuando presentaba un segundo ataque para autocomparación con la terapia acupuntural en el punto kongzhui. Por medio de la observación se señaló el tiempo necesario hasta que aparezca el efecto, así como el tiempo de duración del mismo. En el grupo de acupuntura, el tiempo necesario en que el efecto se presentaba fue de 2,95′ por término medio, siendo el mínimo de 30 segundos y el máximo de 15′, mientras que en el grupo de aminofilina, este tiempo promedio fue de 38′, siendo el mínimo de 20′ y el máximo de 60′. Por la observación del tiempo de duración del efecto se entendió que este tiempo en el grupo de acupuntura promedió 18,64 horas, con el mínimo de 2 horas y el máximo de 48 horas, en tanto que el promedio en el grupo de aminofilina alcanzó apenas 3 horas, siendo el mínimo de 1 hora y el máximo de 8 horas. La comparación reveló que existían notables diferencias entre ambos grupos en materia de P<0,001. Por añadidura, la observación clínica demostró que el acceso de asma tendía a disminuir en intensidad progresivamente tras varias aplicaciones de acupuntura. Ade­más, el autor de esta información investigó sobre lo que había sucedido a dichos pacientes en el pasado cuando tomaban aminofilina. Después de tomar esta medicina en algunos de los pacientes (80%) se producían efectos secundarios en diferente grado, tales como sequedad en la boca y palpitacio­nes, y en 3 de ellos produjo intensas reacciones adversas, por lo que estos 3 pacientes no pudieron continuar con aminofilina. La ingestión de este fármaco por largo tiempo puede, por otra parte, provocar resistencia en el paciente. Como ejemplo, 12 de los 50 enfermos, un 24%, debieron au­mentar la dosis hasta 0,2 g o más por vez antes de calmar la sintomatología respiratoria. Se ha comprobado en forma pre­liminar que la acupuntura en el punto kongzhui para estos síntomas surte un efecto más rápido que toma la aminofilina, su efecto se mantiene por más tiempo, trae consigo menos efectos secundarios y no tiene contraindicaciones, en todo lo cual se constituyen sus ventajas. La observación de experi­mentos llevados a cabo en animales, para tratar la sintomato-logía respiratoria, ha dado pruebas preliminares de que la acupuntura en el punto kongzhui provoca cierta resistencia a

2) Metodo: A. Moxibustión con cicatriz:
Prescripción:
Puntos principales: Dazhui, feishu, kongzhuiy tiantu.
Puntos secundarios: Shenzhu, gaohuangshu, shanzhong, qihai y shenshu.
Explicación: Se practica esta clase de moxibustión conforme al método de manejo convencional requerido por ella. Co­múnmente, se la aplica para tratar el asma bronquial durante el período de alivio, o sea, por lo general durante las canículas del verano (julio a septiembre). Se da 1 sesión de moxibustión día por medio, 3 sesiones integran 1 curso de tratamiento, y el paciente recibe 1 curso de tratamiento por año (y también puede recibir una sola sesión por año). En cada ocasión se elige 1-2 puntos y se consumen para la terapia 5-9 conos de moxa del tamaño de medio corazón de azufaifa. Si es para el tratamiento del asma durante el período de ataque, se pueden escoger 2-3 puntos por vez y se queman en cada punto alre­dedor de 6 conos, todo lo cual debe aplicarse de manera flexi­ble dependiendo del estado morboso del paciente. Experiencias clínicas: En años recientes, la moxibustión con cicatriz, ha obtenido en China, resultados terapéuticos bastan­te exitosos para prevenir y tratar el asma bronquial. A base del análisis de 1.564 casos atendidos en 10 establecimientos de asistencia médica, la eficacia tanto a corto plazo como a largo plazo fluctúa entre el 70 y 93,5% (todos estos casos fueron tratados con la moxibustión durante las canículas estivales). A modo de ilustración, se observó un total de 299 pacientes y se les visitó 1 año después. Se los comparó en forma de análisis con otros enfermos cuya patología lo presentaban durante idéntico período. Se descubrió que la eficacia en aquéllos era del 70,6%, y la eficacia notable el 29,1%, y el efecto era toda­vía mejor en los jóvenes y en los pacientes cuyos casos no estaban asociados a enfisema pulmonar. En otra clínica fue­ron observados 31 enfermos, quienes habían recibido la moxi-bustión por 3 años sucesivos. De ellos, 6 se curaron (sin que el asma volviera a recidivar durante 3 años o más tiempo tras la moxibustión), 23 mejoraron y 2 no cedieron al efecto de la terapia, siendo la eficacia de 93,5%. En opinión de la clínica, la moxibustión es idónea para dar tratamiento definitivo al asma. Tenemos otro ejemplo de 180 casos, tratados también con moxibustión, cuya eficacia a corto plazo fue de 76,9%. Habiendo pasado 3 años, se reexaminó 50 de estos casos, encontrando que los resultados positivos a largo plazo llegaba al 70%. He ahí otro grupo de 57 casos tratados con la misma terapia. Al haber transcurrido 10 años, se visitó y reexaminó a 24 de los pacientes, descubriendo que 3 se habían curado totalmente, 7 lo habían hecho en lo fundamental y la tasa de curación fundamental para arriba era de 41%. Su efecto tera­péutico a largo plazo fue considerablemente satisfactorio. Mientras tanto, otros han optado por el dazhui, feishu y tian­tu como puntos principales. Ellos aumentan o restan los pun­tos para su aplicación, teniendo en cuenta el estado clínico del paciente, el proceso de asma y la edad de los enfermos. Para los menores se toma el lintai (Du. 10), para los que padecen del frío estomacal, el zhongwan, y para los que tienen la ener­gía deficiente, se añaden el shanzhong y el qihai. Para los casos comunes se eligen 4-5 puntos, se ofrece 1 sesión de moxibustión por día, y 1 curso de tratamiento dura 4 ó 5 días. Cada año se les da 1 período de tratamiento moxibustural durante las canículas del verano. Sus conos de moxa son elaborados de hojas secas de artemisa en polvo, acompaña­das de una pequeña dosis de almizcle, todo compacto y apre­tado. El cono tiene el tamaño de un grano de soya. Cantidad de conos de uso: 9 para los puntos acupunturales en las re­giones abdominal y dorsal, 7 para los puntos en la región torácica y 5 para los puntos en la región del cuello. Se trató un total de 157 casos con dicha terapia. Esta hizo efecto en 125 pacientes, un 79,6%, mientras los restantes (es decir, los que no habían recidivado en 1 año y medio o más tiempo durante las visitas médicas posteriores) fueron 48, un 30,6%, obte­niéndose así resultados también bastante buenos. Caso registrado: Paciente Li, femenino, 34 años de edad. Había adolecido de asma bronquial por 10 años. Esta se pre­sentaba sobre todo en determinadas épocas del año, siendo los accesos más graves en los meses de julio a noviembre durante cada año. Antes de cada ataque, presentaban por lo general los síntomas de inyección conjuntival, prurito nasal, estornudos, etc. Anteriormente, le habían realizado un examen anafilactogénico: ácaro (++), polen (++), hongo (++) y polvo (+). De 1 mes al momento, el asma con su sintomatología era más frecuente, 1 ó 2 veces por día, pero básicamente estaba bajo control, después de que la paciente hubo tomado aminofi-lina y otros medicamentos antiasmáticos. Sin embargo, le sobrevino un acceso súbito en cualquier hacía 2 días. Por el momento tenía los siguientes síntomas: sensación de opresión en el tórax (+++), estridor (++), disnea (++), palpitación, sudo-ración, necesitaba adoptar posición de sentarse, hombros elevados. Examen físico: respiración entrecortada, depresión, 130 pulsaciones por minuto, temperatura de 37°C, presión sanguínea de 100/70 mmHg, pulso filiforme y de cuerda, sabu­rra blanca y viscosa. Auscultación pulmonar acorde con signo-logía asmática. Pero los demás exámenes, incluido el de RX de tórax, no revelaron anomalías. En consecuencia se le apli­có a la paciente la moxibustión con cicatriz, tomándole los puntos dazhui y shanzhong, con 6 conos de moxa para cada punto. Al día siguiente de la terapia, los síntomas se mejora­ron. Esta vez le aplicaron 6 conos en el kongzhui y, 3 días después, la paciente ya podía dormir en decúbito dorsal. Aus­cultación pulmonar: todos los signos de alteración pulmonar fueron desapareciendo poco a poco, posteriormente el asma no recidivó. (Las heridas de la moxibustión cicatrizaron en 40 días.)
Un segundo caso registrado: Paciente Wang, masculino, 30 años de edad. Presentaba una historia asmática desde hace 15 años, todas las veces a causa de resfríos o por la irritación de humo o de polvo. Durante los últimos 4 años, su enferme­dad había empeorado. El asma lo obligaba con frecuencia a adoptar la posición de sentarse. Entonces se podía escuchar estridor respiratorio incluso a cierta distancia del paciente, había sudoración profusa, se mostraba angustiado e inquieto, tenía palidez y cianosis distal, a la auscultación pulmonar había roncus y sibilancias: expectoración mucoviscosa en grandes cantidades. Para entonces era necesario internarlo en un hospital, donde debía recibir oxígeno y terapia apropiada con broncodilatadores para conseguir alivio. Luego que el paciente acudiera a la consulta, le aplicaron 1 sesión de moxi-
bustión con cicatriz, la cual bastó para controlar inmediata­mente el violento ataque de asma. Al cabo de 3 sesiones de esta clase de moxibustión, su caso fue resuelto. En los 5 años subsiguientes de visitas médicas, el asma no había recidivado.
Explicaciones adicionales: La moxibustión con cicatriz pue­de producir cierto efecto de curación radical en un porcentaje de pacientes asmáticos, mas se aplica mayormente durante el período de alivio. Durante el período de ataque y particular­mente cuando el asma se encuentra en estado de persisten­cia, sin embargo, se debe recurrir a otras terapias.

3) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción:
Puntos principales: Kongzhui, yuji, dingchuan y feishu. Puntos secundarios: Hegu, tiantu, shanzhong y neiguan. Para la expectoración abundante se añade el fenglong; para la asociación de inflamación del aparato respiratorio el dazhui; para un estado general debilitado el zusanli; y para la compli­cación del enfisema pulmonar el guanyuan y shenshu. Durante el período de ataque también se puede practicar la auriculopuntura en combinación con el estímulo eléctrico, para lo cual se opta por el punto shenmen (C. 7) y los puntos co­rrespondientes a pulmones, riñones, punto de asma, nervio simpático, adrenal, bronquios.
Explicación: En cada ocasión se eligen 2-4 de los puntos, los cuales son usados alternativamente. Por lo general se utiliza una corriente eléctrica de ondas compactas (la cual también puede ser de ondas continuas). 5′ más tarde se alterna por otra de ondas compactas-ralas cuya magnitud del estímulo puede crecer de mediana a elevada. Conforme a lo requerido por el estado del paciente, pueden ser 2 sesiones por día, ó 1 sesión por día, y también puede ser 1 sesión por 2 días. Cada sesión dura 15-60′, 1 período de sesiones consta de 10 sesio­nes y se intercalan 3-7 días de suspensión de período a pe­ríodo de tratamiento.
Experiencias clínicas: La electropuntura es capaz de produ­cir resultados sumamente satisfactorios para tratar el asma bronquial en el período de ataque. Según informes calificados, la electropuntura aplicada al punto kongzhui en ambos lados ha logrado efectos terapéuticos satisfactorios a fin de controlar el acceso de asma bronquial. Su método es el siguiente: el paciente sentado, se le esterilizan de manera convencional los puntos kongzhui de ambos lados, se introduce rápido una aguja de acero inoxidable de un cun de largo del N° 28 en el punto kongzhui de ambos lados y penetra 0,3-0,5 cun de pro­fundidad. Cuando llega la energía, se pasa a aplicar el método de dispersión. La sensación de punción debe transmitir en dos direcciones: en sentido inferior hasta el dedo pulgar del mismo lado y en sentido superior hasta la región torácica del mismo lado (en otras palabras, se procura que la energía alcance el lugar donde radica la enfermedad). Luego de aplicar este método, se añade la electropuntura al kongzhui bilateral; Para este efecto se usa el aparato terapéutico modelo G 6805, se escoge la onda continua con una frecuencia de rendimiento de 160 veces por minuto y una intensidad tolerable para el en­fermo con la que puede sentirse cómodo. La conexión de electricidad dura 30-60′. Con esta terapia fueron sometidos a la observación clínica 60 pacientes que se encontraban en el período de ataque (quienes habían dejado de ingerir todo medicamento 4 horas antes de la electropuntura). Entre ellos, 22 eran de sexo masculino y 38 de sexo femenino, el más pequeño era de 7 años de edad y el más viejo de 69 años, siendo la mayoría de 21-50 años. Grado de enfermedad: gra­do leve, 15 pacientes; grado medio, 30; y grado grave, 15. Tiempo de enfermedad: el más corto, 1 año; el más largo, 42 años; y 36 casos, con 6-20 años de duración. Tipos de caso: tipo de complicación con enfisema, 31 casos; tipo alérgico, 46; tipo infeccioso, 10; y tipo mixto, 4. Todos los 60 enfermos mencionados acudieron al hospital a causa del acceso asmá­tico. Tras haberse aplicado la electropuntura, 24 de ellos vie­ron que su sintomatología estaba bajo control (podían llevar una vida completamente normal), y que 24 mejoraron nota­blemente, 12 mejoraron parcialmente. En conjunto, la eficacia notable o más que notable fue del 80%. Todos los 24 casos bajo control clínico eran de tipo alérgico, lo cual demuestra que la electropuntura en el kongzhui promete una eficacia más alta para este tipo de asma que para los otros 2 tipos. Rela­ción entre el estado morboso y la terapia: de los 60 casos, la tasa de control clínico de los casos de grado leve (73,3%) era más elevada que la de los casos de grado medio (36,7%), y esta segunda tasa era más alta que la de los casos de grado grave (13,3%), lo que revela que, mientras más leve es el estado clínico, mayor resulta el éxito terapéutico. Tiempo ne­cesario para el inicio del efecto terapéutico para calmar la sintomatología: 1 minuto o menos tiempo tras la aplicación de la electropuntura, 28 casos; de 2-5′, 28 casos; y 15′, 4 casos. Tiempo de duración del efecto terapéutico mantenido: 2-5 horas, 12 casos; 8-16 horas, 19 casos; 20-24 horas, 21 casos; y 48 horas, 8 casos. Gracias a la electropuntura, el ataque asmático mejoró. Tras la aplicación de electropuntura se re­quería aproximadamente 1 hora para que ésta tuviera efecto, esto sucedió en un 85-93,3% de los pacientes quienes presen­taban sensación de opresión en el tórax, disnea, sudoración y cianosis distal, todos estos signos desaparecieron, los signos pulmonares tales como estertores, roncus, sibilancias desapa­recieron con lentitud; en un 48,3%-51,7% de casos estos sig­nos de auscultación pulmonar aliviaron totalmente en un lapso de 60′. El autor del informe estimaba que la electropuntura en el kongzhui rinde un efecto instantáneo considerablemente satisfactorio para tratar el asma, su método es sencillo, no tiene efectos secundarios y puede servir como un medio efec­tivo y rápido para el asma en calidad de un componente de la terapéutica múltiple destinada a tratar esta patología. Caso registrado: Paciente Niu, femenino, 56 años de edad. El asma le había recidivado y atacado por espacio de 4 años. Solía tomar efedrina, aminofilina, sulfadiacina, etc. Esta vez, el motivo de consulta fue disnea y cianosis distal desde hacía 6 horas. Examen: faz con expresiones de sufrimiento, labios cianóticos y palidez del rostro, hombros elevados, taquipnea y un notorio sonido asmático en ambos pulmones. Diagnóstico: Asma bronquial. Se le aplicó la electropuntura con el citado método de manejo en el punto kongzhui bilateral, de modo que se le alivió el ataque instantáneamente. Se curó tras 2 sesiones de dicha terapia.

4) Método: Se aplica auriculopuntura.
Prescripción: Puntos cuyos efectos ayudan al nervio simpáti­co, bronquios, pulmones, shenmen, adrenal, faringe y laringe, bazo, riñones y endocrina, así como el punto de asma y pun­tos apropiados para calmar esta afección.
Explicación: Se introduce una aguja filiforme N.° 28, se la rota rápido y se la retiene por largo tiempo, generalmente como de 1-4 horas, y cuando es necesario, se la puede man­tener inserta por 24 horas. Se ofrece 1 sesión por día, se to­man 3-5 puntos por vez y se los usa en forma alternativa. 1 período de tratamiento se compone de 10 sesiones.
Experiencias clínicas: Intrahospitalariamente se trató a 80 pacientes asmáticos con auriculopuntura. Tiempo de enferme­dad: mínimo, 3 años; máximo, más de 50 años. Se tomaron los puntos correspondientes a la tráquea, pulmones y aquellos puntos específicos para tratar asma bronquial. Luego, se les añadieron puntos auxiliares prioritarios según los síntomas: shenmen y occipucio para la tos, puntos correspondientes al adrenal, la faringe y laringe para disminuir la expectoración; y puntos correspondientes al nervio simpático, la faringe y larin­ge para el prurito. De los 80 casos, 12 fueron curados, un 15%; 25 se beneficiaron con un efecto notable, un 3 1,3%; 35 mejoraron, un 43,7%; y en 8 no se vio ningún efecto, un 10%. El tratamiento fue exitoso en un 90% de casos.

5) Método: Se aplica agujas “flor de ciruelo”.
Prescripción:
1. Terapia para el período de ataque: se toman fundamental­mente las regiones torácica y lumbar y el área lateral del tórax con los puntos dazhui, neiguan, zusanli, kongzhui, el yuji ma­yor y el yuji menor, así como los puntos localizados en las fosas cubitales, bajo xifoides; otro punto se encuentra a am­bos lados de la tráquea.
2. Terapia para el período de intermisión: a) para los síntomas predominantes presentes en el meridiano del pulmón se aplica el estímulo al tórax, insertando principalmente la aguja en las regiones torácicas el área lateral del tórax, y en los puntos zhongfu, shufu, taiyuan y shanzhong, e insertando en adición, en ambos lados de la tráquea, en la nuca, en las regiones torácica y lumbar y en la parte supraabdominal; y b) para los síntomas predominantes presentes en el meridiano del bazo, se aplica el estímulo principalmente a las regiones torácica y lumbar y la parte supraabdominal, puncionando adicionalmen-te en ambos lados de la tráquea, en el cuello, la región sacra, las vértebras torácicas 1-5 y los puntos shufu, o introduciendo adicionalmente en los dos lados de la tráquea, en la parte supraabdominal y los puntos qihai, shanzhong y zhongfu. Aparte de lo antes expuesto, cualquier sitio donde se descubra signos de reacción positiva (tales como sensación de cordel, nudos, materias blandas en forma de ampolla, etc.) y cualquier área de reacción anormal (calambre, dolor y entumecimiento) deben ser establecidos como áreas clave para el estímulo. Explicación: Durante el período de ataque se dan 2-3 sesio­nes de tratamiento por día, aplicándose el estímulo pesado. Durante el período de intermisión se ofrece 1 sesión de trata­miento por día, 7 sesiones forman 1 microperíodo de trata­miento, y luego se da 1 sesión día por medio, y 21 sesiones completan 1 macroperíodo de tratamiento, todas las acciones con el método de estímulo de intensidad mediana. Experiencias clínicas. Se atendieron a 46 casos de asma bronquial. Resultados del tratamiento: 4 de los pacientes se resolvieron totalmente; 18 respondieron con un efecto notable; 22 mejoraron; y en 2 no se obtuvo resultados positivos. La terapia demostró ser más eficaz en los casos sin com­plicaciones; mientras que fue menor en los casos asocia­dos a bronquitis crónica; y aún menos en los casos acompañados de enfisema pulmonar. Un 95% de los pacientes tenían rasgos de reacción positiva en ambos lados de las vértebras toráci­cas 4 y 5; un 50-70% de ellos las tenían en los dos lados de las vértebras lum­bares; y un 80-90% de los mismos las tenían en ambos lados de las vértebras toráci­cas. Además, se observó que, luego del tratamiento, el dolor había desaparecido en algunos pocos pacientes y que los nudos y las sensa­ciones de cordel habían disminuido o desaparecido.

6) Método: Se aplica la sangría acupuntural.
Prescripción: Fosas cubita­les (quze), fosas poplíteos (weizhong), puntos shu de la espalda, venas detrás de los pabellones auriculares, shaos-hang, yuji y taiyang.
Se introduce lentamente para la sangría en las venas de las fosas cubitales y las fosas poplíteas. Se punciona rápido para la sangría en los puntos shaoshang y yuji y en las venas ubi­cadas detrás de los pabellones auriculares. Cuando se ha punzado en los puntos shu de la espalda y en el punto taiyang (Extra.), se aplican ventosas por 2-3′. La sangría se hace 1 ó 2 veces por día, ó 1 vez por cada 2 ó 3 días, lo cual depende del estado clínico, la cantidad de sangría y el efecto y, por lo tan­to, se ejecuta de modo flexible. Cada 5-10 sangrías componen 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Según lo informado, fueron tratados 10 casos de asma con sangría acupuntural, se escogieron a fosas cubitales y las poplíteas (sólo 1 lado en cada ocasión), la vena localizada detrás de la oreja (unilateral) y 1-2 de los puntos shu de la espalda (unilateral), con el uso alternativo de todos estos puntos, mientras que la sangría en cada sitio era de 1-2 ml. 1 sesión por día. Para el tratamiento de los 10 pa­cientes mencionados, el mínimo de sesiones fue 1, y el máxi­mo, 10. Con la aplicación de esta terapia, 4 de ellos se resta­blecieron, 3 respondieron con un efecto notable y 3 mejoraron. Casos registrados: 1. Paciente Deng, femenino, 32 años de edad. El asma empezó hacía 8 años. Era de tipo infeccioso.
La atacaba con frecuencia después de un resfrío común. Tra­tada con aminofilina, pero la misma que debía usarla constan­temente. La enferma pasó a recibir la sangría acupuntural en el taiyang y el yuji en 3 sesiones, las cuales consiguieron con­trolar sus síntomas bási­cos. Durante los 7 años subsiguientes de visitas médicas, se evidenció que su asma no había recru­decido en forma violenta. 2. Paciente Li, masculino, 5 años de edad. Su caso empezó cuando tenía 1 año y 6 meses. Tiempo en el cual sufrió un ataque bastante grave y el niño requirió hospitalización para su tratamiento y observación. No obstante, los accesos asmáticos se sucedían con frecuencia posteriormente, al tiempo que los medicamentos surtían sólo un efecto provisional. Y después, se le hizo 1 sangría en el taiyang, como resultado desaparecieron los sínto­mas. A 1 año del trata­miento, presentó de nuevo el acceso, por lo cual se le volvió a tratar con sangría en el punto taiyang. En consecuencia sus síntomas aliviaron. En los 3 años subsi­guientes, se supo por medio del control médico que la enfer­medad no había vuelto a presentarse. 7) Método: Se aplica inyecciones en puntos acupunturales.
Prescripción: Dingchuan, feishu, tiantu, shanzhong, zhongfu, kongzhui, fenglong y shenzhu.
Explicación:
1. Inyección con la sangre del propio paciente en sus puntos acupunturales: se extrae 3 ml de sangre de una vena del pa­ciente, se le añade 100 mg (2 ml) de vitamina C obteniéndose así una suspensión pareja y, luego, se la inyecta en el ding-chuan o feishu. Cada vez se usa 1 punto (bilateral) y en cada punto se inyecta 2,5 ml. Son 2 inyecciones por semana, usán­dose los dos puntos alternativamente.
2. Inyección de clorofeniramina en puntos acupunturales: se agrega agua destilada a 2 ml de este medicamento hasta lograr 5 ml de solución, se toma 1 punto shu de la espalda en combinación con el punto kongzhui, o se elige 1 punto torácico en combinación con el punto fenglong, los dos grupos de pun­tos se usan en forma alternativa. En cada punto se inyecta 1 ml. Es 1 sesión por día, y 10 sesiones hacen 1 curso de trata­miento.
Experiencias clínicas:
1. 104 casos tratados mediante la inyección en puntos acupunturales con sangre de los respectivos pacientes. Fue un total de 8 sesiones de inyección con 1 mes de observación. El resultado con esta terapia, una vez aplicada, sirvió para cal­mar la sintomatología en la mayoría de los pacientes. Por lo general, éstos comenzaron a mejorar tras 2 sesiones, y los síntomas disminuyeron notablemente al cabo de 4-6 sesiones. Éxito terapéutico a corto plazo: 17 pacientes se resolvieron completamente, 29 mejoraron con un efecto notable, 46 mejo­raron en forma regular y en 12 no se logró efecto. La eficacia fue del 88,5%, y la eficacia notable para arriba el 44,2%. Esta terapia fue más exitosa para el asma de tipo alérgico, menos para el tipo infeccioso, y menos aún para el tipo mixto. 2. 70 casos tratados con la inyección de clorofeniramina en puntos acupunturales, incluyendo 55 casos de bronquitis cró­nica. Resultados del tratamiento: 4 de los 70 pacientes fueron curados (la afección no recidivó en los 6 meses posteriores a la resolución de los síntomas). Efecto notable en 20 pacientes, mejoramiento en 31, y ningún efecto en 11. La eficacia llegó al 84,3%. Con respecto a los casos en los cuales esta terapia hizo efecto, el acceso asmático mejoraba por lo general entre 10-30′ a partir de la inyección, con un efecto relativamente notorio para la disnea.
Precauciones: Habitualmente, la inyección en puntos acupun-turales con la sangre del propio paciente no provoca reaccio­nes adversas. Sin embargo, es menester prestar mucha aten­ción a la dirección en que avanza la aguja, así como su pro­fundidad. Para los puntos dingchuan se aconseja insertar la aguja en sentido vertical en 0,3-0,6 cun y para los puntos feishu, se debe insertar la aguja en sentido oblicuo en 0,3-0,6 cun con la punta hacia la columna vertebral.

8) Método: Se aplica el láser en puntos acupunturales.
Prescripción:
Puntos principales: Dingchuan, feishu y shangzhong. Puntos secundarios: Tiantu, zhongfu, yunmen, shenshu, fen-glong y zusanli.
Puntos auriculares: Puntos apropiados para pulmones, endo­crina, adrenal y punto para la disnea.
Explicación: Para el tratamiento hay que utilizar un aparato de láser helio-neón de baja potencia destinado a irradiar los puntos acupunturales, o en su lugar se usan fibras ópticas apuntando e irradiando los puntos para lograr el mismo objeti­vo. La distancia de irradiación se mide, por lo general, en 30­50 cm., o en 100 cm., y es elegida teniendo en consideración las condiciones físicas del paciente. La irradiación se aplica 1 vez por día, se toman 2-4 puntos por vez, y cada punto es irradiado por 2-5′. 10-15 aplicaciones de laserterapia forman 1 curso de tratamiento, el intervalo entre cada 2 cursos dura 7­10 días y también puede durar 1-2 meses.
Experiencias clínicas: La irradiación de los puntos acupuntu-rales por el láser puede producir resultados considerablemen­te satisfactorios para el tratamiento del asma bronquial. 1. Se aplicó el láser helio-neón a 21 casos de asma bronquial. Todos los días los puntos acupunturales eran irradiados con el láser helio-neón a una potencia de 25 milivatios. Cada sesión de irradiación era de 40-60″, 10-20 sesiones completaban 1 curso de tratamiento, y el intervalo de período a período de tratamiento duraba 1 ó 2 meses. Antes y durante el tratamien-
to, el autor de esta información recurrió al experimento de espirometría para evaluar el efecto terapéutico. Al concluirse el tratamiento, la laserterapia había resultado muy eficaz en todos los 21 pacientes, cuya capacidad vital del pulmón había aumentado en 10-30%, cuyo volumen de aire complementario se incrementó hasta recuperar el índice normal. El resultado de la oxihemografía confirmó que, al finalizar el período de tratamiento, el contenido de oxígeno en las arterias había bajado de grado en todos los enfermos en comparación con el momento de inicio de la terapia. El autor concluyó que esto se debía probablemente a la activación de la respiración de los tejidos.
2. Otros 61 casos de asma, fueron atendidos aplicándoles el láser helio-neón con un aparato de baja potencia. Tras 1-3 cursos de tratamiento, 8 fueron controlados a corto plazo, 19 se beneficiaron de un efecto notable, 27 mejoraron y 7 queda­ron con efecto nulo, siendo de este modo una eficacia total de 88,5%.
Explicaciones adicionales:
1. El asma bronquial es una enfermedad persistente y muy fácil de recidivar, para cuya curación radical hoy día la terapia está aún en desarrollo. No obstante, el tratamiento en puntos acupunturales es capaz de lograr resultados relativamente satisfactorios y puede resolver al instante la disnea en aque­llos pacientes cuya afección se halla en el periodo de ataque. Esta enfermedad tiene posibilidad de ser curada si el asmático persiste en recibir un tratamiento prolongado, planeado y compuesto de varias terapias apropiadas.
2. Es aconsejable practicar activamente ejercicios físicos para fomentar la resistencia del organismo lo que naturalmente ayuda a prevenir el asma bronquial y reducir la posibilidad de contraerla.
3. Si el asma se encuentra en un estado de persistencia y el tratamiento en los puntos acupunturales no da resultados ideales, entonces conviene

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: