HIPERTENSION

octubre 2, 2009

Según la medicina tradicional china, esta enfermedad perte­nece al campo del “vértigo”, “cefalea”, etc. En la clínica se divide en esencial y secundaria. Se advierte mayormente en las personas de 40 ó más años de edad y, alguna que otra vez, también en los jóvenes.
Síntomas principales en el período inicial: mareo, cefalea, vértigo, palpitación, insomnio, tinitus, nerviosismo, astenia, hipomnesia, rubor facial, o adormecimiento de las extremida­des, etc. En el curso del período avanzado pueden producirse alteraciones patológicas cardiacas, cerebrales y renales.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Quchi, hegu, neiguan, zusanli y sanyinjiao. Puntos secundarios: Taiyang (Extra.), fengfu (Du. 16), fengchi (Vb 20), xingjian (H. 2), yanglingquan, yinlingquan, lieque, xuanzhong (Vb 39), tongli (C. 5), shenmen (C. 7), baihui (Du. 20) y taichong (H. 3). Punto de experiencias: Renying (E. 9).
Explicación: Las agujas deben avanzar lento, y se eligen los métodos de manejo acupuntural adhiriéndose al principio de “tonificación para la deficiencia funcional y de dispersión para el exceso funcional, respectivamente”. Habitualmente, se adopta el método de dispersión, o el de tonificación y disper­sión parejas, se da 1 sesión de tratamiento por día o en días alternos, se retiene la aguja por 20-30′, y 10 sesiones compo­nen 1 curso de tratamiento.
Para el renying se hace entrar la aguja aproximadamente un cun de profundidad mediante una rotación ligera, tomando como norma el movimiento automático del mango de la aguja resultante de la pulsación arterial. La aguja es retenida por 5′, se hace 1 sesión de acupuntura día por medio, y 5 sesiones forman 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas:
La acupuntura está indicada principalmente para la hiperten­sión esencial.
Cierto centro asistencial trató a 203 hipertensos, entre 123 de sexo masculino y 80 de sexo femenino. 57 tenían menos de 40 años, y 146, más de 40 años, siendo el más joven y el más viejo de 18 y 71 años respectivamente. Síntomas: mareo, cefalea, vértigo, insomnio, arritmias, respiración corta, mialgias, parestesia, etc.
La aplicación de acupuntura a este grupo de pacientes tomó por puntos principales el quchi, hegu, neiguan, zusanli, sanyin-jiao, xingjian, etc. Conforme a los síntomas clínicos, se eligie­ron, además, los puntos auxiliares: shenmen, xinshu (V. 15), ganshu (V. 18) y xuehai (B. 10) para la ansiedad, arritmias y precordalgia; fengchi, taiyang, yifeng (SJ 17) y lieque para el vértigo, mareo, cefalea, tinitus e insomnio; shenshu y guan-yuan para la proteinuria, hematuria; y weizhong, fengchi y jingming (V. 1) para el vértigo, nerviosismo, melancolía y pa­restesia de las extremidades.
Eficacia de la acupuntura producida en los 203 casos mencionados: 88,8%, en los 72 casos del período I de hipertensión; 72,3%, en los 58 casos del período II; y 69%, en los 68 casos del período III. De todos los pacientes, el efecto notable fue en 52 de ellos; efecto regular, en 53; progreso, en 52; y efecto nulo, en 46, obteniéndose una eficacia total de 77,3%. Los síntomas y la presión mejoraron notablemente en 98 de los 203 hipertensos, un 48,3%; sin embargo, cabe señalar que mejoraron por separado en la mayoría de estos 98 pacientes. La observación clínica sugirió que la acupuntura puede producir buenos resultados para el tratamiento de los síntomas de autopercepción, tales como cefalea, mareo, tinitus, insomnio, parestesia de los miembros y arritmias; pero que si bien tal terapia igualmente puede hacer efecto en los demás síntomas, este efecto deja de ser tan bueno como en lEojse mcitpalodosd.e caso registrado: Paciente Meng, femenino, 44 años de edad, profesora. Acudió al médico por primera vez el 3 de marzo de 1979. Diagnosticada de hipertensión desde hace 3 años, presión arterial de 180/120 mmHg. Síntomas acompañantes: vértigo, insomnio, inquietud y parestesias en las extremidades derechas. La paciente percibía una sensa­ción de pesantez en la región del vértex, cuando tenía las uñas cortadas, se sentía aliviada. Examen: paciente delgada, faz con expresión de dolor, presión de 180/130 mmHg. Dia­gnóstico: Hipertensión arterial. Se eligieron los puntos nei-guan, baihui, fengchi y taiyang. En todos ellos se aplicó el método de tonificación y dispersión simultáneas, cuando llegó la energía, se dejaron insertas las agujas por 20′. Una vez aplicada la acupuntura, la enferma sintió disminuido el vértigo y mejoró de ánimo. Tras habérsela dado 5 sesiones de acu­puntura continuas, su presión bajó a 160/100 mmHg, y podía dormir 6 horas cada día. Se le aplicó 3 sesiones más con el mismo método, hasta que la presión descendió a 130/80 mmHg y los otros síntomas le desaparecieron. Entonces, le ofrecieron 5 sesiones de acupuntura más para consolidar el efecto terapéutico.

2) Método: Se aplica acupuntura con agujas “flor de ciruelo”.
Prescripción:
1. Región cervical, sacra y mastoidea, a los lados de la trá­quea, los dos glúteos, neiguan y sanyinjiao. Generalmente, estas áreas se escogen para aquellos pacientes que sufren taquicardia y presión relativamente alta, y representan las zonas más usadas para el tratamiento de hipertensos.
2. Los dos lados de la espina dorsal, golpeteando prioritaria­mente las regiones lumbar, sacra y cervical y también los dos lados de la tráquea, la región mastoidea y el zusanli. Usual-mente, estas regiones son tomadas para tratar a los pacientes cuya presión ha descendido a valores normales o se acerca a lo normal, pero que el paciente aún manifiesta sintomatología, o para aquellos enfermos que tienen asociadas otras afeccio­nes tanto en el aparato digestivo como genital.
3. En el caso de los pacientes obesos, por lo general se eligen la región cervical y sacra, los dos lados de la tráquea, el área mastoidea y, adicionalmente, también el abdomen, en donde se punciona para reducir la grasa.
Explicación: Habitualmente, se aplica el método acupuntural de punteo para dar una estimulación liviana o mediana, pues no conviene un estímulo demasiado fuerte. 7 sesiones con­forman 1 microcurso de tratamiento, y 21 sesiones, 1 macro-curso. Al terminar 1 curso de tratamiento, se puede interrumpir la acupuntura por 1-2 semanas. En el curso de tratamiento no se exige al paciente que se aleje de otras terapias. Después del tratamiento, la presión descenderá paulatinamente, en tanto que el paciente a menudo reduce la dosis de otros medi­camentos o simplemente los hacen a un lado. Experiencias clínicas: Hubo 150 pacientes tratados con la susodicha terapia, entre ellos 91 hombres y 59 mujeres. El más joven contaba 17 años de edad, y el más anciano, 76 años, siendo la mayoría (86 enfermos) de 41-60 años. La enfermedad se había manifestado hacía 6 días en un caso y hacía 20 años en otro.
Resultados del tratamiento: Descenso de la presión en distinto grado en todos los hipertensos del grupo; descenso máximo de la presión sistólica en 98 mmHg; y descenso máximo de la presión diastólica en 40 mmHg. Número de sesiones por pa­ciente: mínimo, 7; máximo, 114; y en la mayoría de los pacien­tes, de 15-21 sesiones. Efecto notable en 35 de los casos del grupo (la presión bajó a lo normal, o la presión sistólica des­cendió en 31 mmHg y la presión diastólica en 21 mmHg y los síntomas acompañantes desaparecieron o disminuyeron noto­riamente). Mejoramiento en 87 casos (la presión se acercó a lo normal, o la presión sistólica cayó en 2 1-30 mmHg y la diastólica en 11-20 mmHg, y los síntomas acompañantes fueron aliviados). Efecto nulo en 28 casos. Eficacia total: 80%. Tras la aplicación de la expuesta terapia, la cefalea, las moles­tias visuales y la palpitación disminuyeron en mayor o menor grado en los pacientes. La terapia fue más eficaz para la cefa­lea, pero menos para la palpitación y las molestias visuales. La terapia arriba explicada puede dar buenos resultados a corto plazo para un porcentaje de hipertensos y, en especial, puede surtir un efecto notable para eliminar los síntomas. No obstante, el efecto no se mantiene estable y es pobre a largo plazo.

3) Método: Se aplica sangría acupuntural.
Prescripción: Dazhui, quze, weizhong y taiyang.
Explicación: Se hace la sangría insertando rápidamente en la superficie con una aguja de tres filos, cada vez en 1 punto (ambos lados). En cuanto al quze y weizhong se puede inser­tar despacio para hacer una sangría intravenosa, cada vez de 5-10 ml. Respecto del dazhui y taiyang, después de punciona-dos estos puntos, se aplica una ventosa por 10-15′ y la san­gría se cumple en 10-20 ml. Cada 5 ó 7 días se da 1 sesión de terapia, con 1 curso de tratamiento de 5 sesiones.
Experiencias clínicas: Fueron informados 100 casos de hipertensión tratados con sangría mediante la punción en el dazhui y la aplicación de ventosas. Eran 19 casos del período I de hipertensión, 71 del período II, y 10 del período III. Sus procesos evolutivos oscilaban de 2 meses-3 años.
Métodos de tratamiento: esterilización convencional de la piel en torno al dazhui, inserción subcutánea de una aguja de tres filos, 1-3 veces de punteo de la aguja antes de ser retira­da, o apertura horizontal de 0,3 cun de la piel con un bisturí hasta lo profundo del subcórtex, y luego colocación de un vaso de ventosa por encima del punto acupuntural por unos 15′ (que permite succionar 10-20 ml de sangre). Después de la ventosa, se cubre la herida con gasa. El tratamiento puede ser 1 vez por 7 días, dependiendo del efecto terapéutico. Concre­tándose al referido grupo de pacientes, el vértigo, la cefalea y otros síntomas se aliviaron en un 49% de pacientes al final del tratamiento; el efecto hipotensor se produjo en un 74%; la presión bajó notablemente (con una diferencia más de 21 mmHg entre la presión sistólica y la diastólica) en un 47,5%; y bajó ligeramente (con 10-20 mmHg de diferencia, entre la presión sistólica y la diastólica) en un 26,5%. Las visitas médi­cas a algunos pacientes durante 4-10 semanas constataron que el efecto terapéutico se había consolidado en un 66% de ellos.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Ba, masculino, 19 años de edad. Hipertenso desde hace más de 2 años. Cada vez que ascendía su presión ésta permanecía en tales condicio­nes por más de 1 mes, produciéndole cansancio, vértigo y molestias visuales. El reciente ataque había persistido durante medio mes, sin ser resuelto pese al tratamiento. Examen: fatiga, rubicundez, lengua purpúrea y saburra amarilla, pulso como de cuerda, presión de 160/90 mmHg.
Diagnóstico: Hipertensión. Se le realizó sangría acupuntural con el método antes explicado. Tras 2 sesiones de terapia, la presión des­cendió a 130/80 mmHg, al tiempo que el enfermo sentía eliminados todos los síntomas.

4) Método: Se aplica laserpuntura.
Prescripción:   Renying, dazhui, quchi, zusanli y taichong. Puntos auriculares: Puntos hipotensores, surcos hipotensores, puntos hipertensores, puntos correspondientes al nervio sim­pático y al corazón, y shenmen.
Explicación: Irradiación de láser helio-neón: Usando un apa­rato de láser helio-neón de poca potencia, se irradia los puntos acupunturales a 30-50 cm. de distancia, con el foco de luz o con fibras ópticas dirigidas a los mismos puntos, cada punto permanece irradiado por 3-5′, en cada ocasión se toman 2-4 puntos acupunturales, el grupo de puntos de canales y el grupo de puntos auriculares pueden ser utilizados alternativa­mente o serlo en mutua combi­nación. Se da 1 sesión de tera­pia por día, 1 curso de trata­miento consta de 10-15 sesio­nes, y el intervalo de curso a curso dura 7-10 días. Irradiación de láser helio-cadmio: La potencia fluctúa de 10-16 milivatios, el láser helio-cadmio se enfoca y se irradia sobre cada punto por 30 se-gundos-2′, se da 1 sesión de irradiación por día y 1 curso de tratamiento ocupa 7-10 sesio­nes.
Experiencias clínicas: Ac­tualmente, la laserterapia se está aplicando ampliamente en China para tratar la hiperten­sión. Su eficacia terapéutica a corto plazo ha sido del 80 al 97%, según un análisis realiza­do de algo más de 400 casos atendidos en ciertos centros clínicos. Su efecto ha probado ser considerablemente satisfac­torio para los períodos I y II del tipo de progreso lento, así como en los pacientes jóvenes.
1. Se trató a 200 hipertensos, irradiándoles el punto renying con láser helio-neón. Resulta­dos: efecto notable, 88 casos, un 44%; mejoramiento, 58 ca­sos, un 29%; altibajos, 48 ca­sos, un 24%; efecto nulo, 6 casos, un 3%; eficacia total, un 97%. Observando la función hipotensora del láser, el autor de la información descubrió que la presión sistólica podía descender como máximo en 40 mmHg y la presión diastólica podía hacerlo como máximo en 25 mmHg. Además, el autor afirmaba que la terapia tenía buen efecto en los hipertensos del período 1, pero que el efec­to no se consolida en los enfermos de los períodos II y III. Resulta que esta clase de laserterapia produjo buen efecto en los casos de hipertensión esencial, los casos con un corto proceso de enfermedad y con síntomas leves, mas no un efecto tan bueno en los casos de hipertensión secundaria, ni en los casos acompañados del síndrome de climaterio o de la hiperfunción tiroidea.
2. Otro médico trató a 20 hipertensos con irradiación de láser helio-cadmio sobre los puntos acupunturales. Efecto notable, 65%; eficacia total, 90%. De acuerdo al análisis del descenso de la presión, el autor sostenía que el láser helio-cadmio tiene
un efecto más rápido que el láser helio-neón y requiere un tiempo de irradiación menos corto. Cuando la presión ha baja­do a lo normal, ya no es necesario irradiar los puntos hipoten-
sores, sino que se debe irra­diar únicamente los puntos auxiliares. Razón por la cual es preciso reducir el tiempo de irradiación.
Precauciones: Cuando el hipertenso es irradiado por el láser, probablemente reac­ciona con vértigo, fatiga, etc. Sí surgen tales reacciones, se debe suspender la irradia­ción, el paciente tiene que descansar por unos días y los síntomas desaparecen es­pontáneamente, sin necesi­dad de recibir un tratamiento especial.
Explicaciones adicionales:
1. El tratamiento de la hiper­tensión en los puntos acu-punturales puede surtir un buen efecto terapéutico. Aparte de las terapias antes explicadas, la moxibustión y la auriculopuntura igualmente son eficaces. Cierto estable­cimiento asistencial, por ejemplo, obtuvo una eficacia de 90%, al aplicar la moxi-bustión con cicatriz en los puntos zusanli y juegu (tam­bién se llama xuanzhong, Vb 39) a 20 casos de hiperten­sión. Según entendió el esta­blecimiento, esta moxibus-tión, además de bajar nota­blemente la presión, permite notar una evidente diferencia y mejoramiento en la viscosidad de la sangre y en el reoence-falograma de antes y después de su aplicación y, paralela­mente, sirve en cierto grado para dilatar los vasos sanguíneos, de modo que se puede reducir así la posibilidad de una apo­plejía fulminante.
Auriculopuntura e inserción de agujas en los puntos auricula­res. Selección de puntos: subcórtex, surco hipotensor, shen-men y puntos correspondientes al cerebro, el corazón y el nervio simpático. Se dividen en varios grupos para usarlos alternativamente. Cada vez las agujas son retenidas por 1-2 horas, o permanecen insertas por 4 días en cada ocasión, 1 curso de tratamiento consiste en 10 sesiones de terapia, y se da 3-5 veces de masaje en los puntos por día. La eficacia y la eficacia notable alcanzaron más del 90% y un 75,7%, respec­tivamente, en los 33 pacientes de hipertensión tratados de esta manera.
2. Esta afección está estrechamente vinculada a los hábitos de alimentación y al estado psíquico. De ordinario, el paciente debe servirse preferentemente alimentos con escaso conteni­do de sal, grasa (grasa animal) y colesterol y evitar el stress.

Anuncios

Una respuesta to “HIPERTENSION”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: