ACROTISMO

octubre 3, 2009

Se refiere a la aortitis de alta frecuencia correspondiente a las arterias braquiocefálicas. Es una inflamación crónica, progre­siva y de bloqueo. El acrotismo de los miembros superiores se caracteriza por el debilitamiento o la carencia del pulso en uno o estos dos miembros, mientras no se detecta o ha descendi­do visiblemente la presión arterial en ellos y, al mismo tiempo, la presión en los miembros inferiores permanece normal o ha subido. La extremidad o extremidades afectadas presentan fácilmente fatiga, entre otros síntomas, hay dolor, adormeci­miento y frío. El acrotismo crónico lleva un proceso prolonga­do. Con frecuencia afecta a jóvenes y adultos, predomina en el sexo femenino más que en el sexo masculino. La medicina tradicional china considera que esta afección se debe a la inercia de la pulsación causada por la disfunción de la energía y la sangre, la insuficiencia de la energía yang y la dificultad así provocada en la conducción de la sangre y la energía, o se produce por la obstrucción de los colaterales del pulso resul­tante de la éstasis de la energía y la sangre.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Taiyuan (P. 9), neiguan y xinshu.
Puntos secundarios: Shenmen, quchi, fengchi, chize, jianjing (Vb 21), geshu, etc.
Explicación: Predominantemente se adopta el método de estímulo débil, se da 1 sesión de terapia por día o en días alternativos cada vez se retienen las agujas por 10-15′, 10 sesiones conforman 1 curso de tratamiento y se intercalan 5-7 días de intervalo entre dos cursos. Experiencias clínicas: De 30 casos de acrotismo atendidos clínicamente, muy pocos presentaban afección únicamente del lado derecho, al tiempo que en la mayoría de ellos se podía auscultar murmullo vascular en las carótidas de ambos lados, el cual a menudo resultaba más perceptible en el lado derecho de la región cervical. Los puntos principales para la acupuntu­ra fueron el neiguan, taiyuan y chize, y los puntos secundarios el shenmen, fengchi, jianjing, etc. La pinchadura debía produ­cir un estímulo liviano y corto para dar lugar a cierta sensa­ción, la cual sería mejor si fuera de calambre y entumecimien­to. Esta sensación no debía transmitirse lejos ni ser fuerte, mientras las agujas no tenían que retenerse por mucho tiem­po, es decir, por no más de 15′, pues convenía como límite que ellas apenas tocasen el pulso. El autor opinaba que, de ser fuerte en demasía el estímulo, no sólo haría mal efecto, sino que conduciría a la desaparición del pulso que ya era despertado. Luego de la aplicación de acupuntura, los pacien-
tes del citado grupo se beneficiaron con un efecto terapéutico considerablemente bueno. La terapia produjo un efecto nota­ble en 1 de los 8 pacientes hospitalizados, efecto bueno en otros 3 y efecto relativamente bueno en los 4 restantes. Mien­tras tanto, todos los demás enfermos mejoraron en determina­dos grados.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Zhou, sexo femenino, 27 años de edad. Presentaba fatiga exagerada de miembros e incluso imposibilidad de sostenerse en pie, todo esto duraba 17 meses. Medio año después los ojos se le habían tornado pardo-oscuros, los síntomas se agravaron tanto que era impo­sible lograr medirle el pulso y la presión arterial. Había sido tratada inútilmente con toda clase de medicamentos occiden­tales. Examen: palidez facial, pérdida de peso, y pérdida nota­ble de la fuerza y tono muscular, intolerancia gástrica, rigidez de los músculos de la masticación, ausencia de pulso en la arteria radial detrás de carpo, lengua pálida, saburra delgada y blanca. Le aplicaron la acupuntura en combinación con la moxibustión de conos de moxa. Método acupuntural de tonifi-cación y dispersión simultáneas en los puntos fengchi, baihui, hegu, taiyuan, neiguan y shenmen. 1 sesión de acupuntura por día. Puntos para la moxibustión: dazhui, shenzhu, pishu, geshu, gaohuangshu, etc., eligiendo en cada ocasión 2 de estos puntos, consumiendo 7 conos de moxa y siendo 1 se­sión cada dos días. Tras de 1 curso de tratamiento, los sínto­mas fueron mejorando y, luego de otro curso de tratamiento, recobró fuerza y tono muscular al punto de poder sostenerse en pie. Al cabo de 1 año de acupuntura y moxibustión, recobró el pulso en la región postcarpiana y se midió la presión arterial de su brazo izquierdo en 85/65 mmHg y la presión de su brazo derecho en 90/75 mmHg. 2) Método: Se aplicó auriculopuntura.
Prescripción: Punto de calor y puntos que transmiten efecto al nervio simpático, corazón, adrenal, los riñones, subcórtex, endocrina, los pulmones, hígado, bazo y la región carpiana.
Explicación: Se usan agujas filiformes # 26, 27 y 28, internándolas aproxi­madamente 0,03 cun con el método de estímulo poderoso. Se las rota por alrededor de 1 minuto, se las retiene por 1-4 horas, y se las rota 1 vez a cada media hora durante la reten­ción. Es 1 sesión de terapia por día, cada vez se escogen 2-4 puntos, se usan todos los puntos en forma alternativa, 1 curso de tratamiento toma 10-20 días. Se suspende la acupuntura por unos 5 días y luego se inicia otro curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Según lo informado en la literatura médica, fueron tratados con la auriculopuntura 22 casos de acrotismo, con el siguiente resultado: curación básica, 3 ca­sos; efecto notable, 15 casos; y mejoramiento, 4 casos. Nor­mas para la evaluación de efecto terapéutico: la curación bási­ca indica presión normal o aproximadamente normal, recupe­ración del pulso, desaparición de los síntomas, y eliminación o reducción notable del murmullo vascular; efecto notable: pre­sión medible, pulso perceptible aunque débil, y disminución notable o desaparición de los síntomas; y mejoramiento: pre­sión no medible, pulso perceptible aunque débil, y alivio de los síntomas. Los autores sostienen que el uso del punto de calor ayuda a elevar la eficacia de tratamiento del acrotismo y que, cuando este punto es tocado y oprimido, la mayoría de los pacientes perciben calor además de dolor local. Algunas ve­ces, esta sensación de calor se irradia al tórax, la espalda y otras zonas. Si se produce tal reacción, el paciente percibe el calor atravesando arriba y abajo mientras la aguja avanza en el punto. De ahí deriva su nombre de “punto de calor’. Hay que poner cuidado a la dirección en que va la aguja. Si la aguja penetra en el lado interior del hélix, la sensación de calor puede ir a las extremidades superiores o los hombros. Los autores tienen entendido que la punción en los puntos correspondientes al nervio simpático, corazón, adrenal y sub-córtex permite vigorizar la circulación sanguínea y estimular la regulación de los vasos sanguíneos por los nervios, todo en favor de la curación del acrotismo. El punto relativo a la endo­crina contribuye a eliminar la inflamación y la alergia. Los puntos correspondientes a los pulmones, el hígado y el bazo son usados a su vez bajo la guía de la teoría de la medicina tradicional china, la cual incluye, por ejemplo, los principios en el sentido de que “todos los vasos sanguíneos corren al pul­món”, “el hígado se hace cargo de los tendones”, “el bazo comanda la sangre’, etc. Puesto que la acupuntura aplicada en el “punto de calor” puede producir sensación de calor en el cuerpo humano, resulta altamente probable que, en las zonas donde tiene lugar esta sensación, los vasos sanguíneos se dilaten y la sangre corra con fluidez, todo lo cual favorece naturalmente la curación del acrotismo.
Explicaciones adicionales: Hasta la fecha, todavía no se dispone de un conocimiento cabal de las causas y los meca­nismos etiológicos del acrotismo, para cuyo tratamiento clínico aún faltan medicamentos de especial eficacia. Las terapias de estímulo en los puntos acupunturales permiten surtir efectos bastante buenos en una porción de los pacientes. Respecto a los métodos de manipulación de las agujas filiformes, se de­ben decidir por el estado clínico y la constitución física de los pacientes. Si los síntomas locales o los síntomas de todo el cuerpo son leves y el enfermo es físicamente fuerte, también puede aplicarse el estímulo poderoso o la electropuntura. Inversamente, es preciso aplicar el estímulo débil o aplicarlo en combinación con la moxibustión. En cuanto a la auriculo-puntura, incluso hay médicos que sugieren hacer uso de la inserción de agujas. Algunos terapeutas, al valerse de la cra-neopuntura en las zonas diastólicas y motrices, también han conseguido ciertos efectos terapéuticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: