ARTRITIS DEL HOMBRO

octubre 7, 2009

También se conoce por hombros seniles u hombros congela­dos. Es una enfermedad crónica de degeneración de la bolsa subacromial de la articulación escapulohumeral y de sus teji­dos periféricos. Tiene por factores inductivos contusiones y esguinces leves, cansancio fácil, viento y frío. Se observa más en las personas de alrededor de 50 años de edad y algo más en el sexo femenino que en el masculino. Clínicamente consiste en el dolor de la articulación del hom­bro, sobre todo por noche, el cual dificulta el movimiento del miembro llevando la enfermedad un largo proceso y al correr del tiempo, los músculos de esta articulación (e inclusive la extremidad superior afectada) probablemente se atrofien. La medicina tradicional china cataloga esta afección dentro de los síndromes bi (dolor y entumecimiento en las articu laciones).

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Jianyu (IG 15), quchi (IG 11), yanglao (ID 6), jianzhen (ID 9), tiaokou (E. 38) y chengshan (v. 57) (estos últimos dos deben ser perforados del primero al segundo de una sola vez con una sola aguja). Puntos secundarios: Jianliao (SJ 14), binao (IG 14), hegu (IG 4), houxi (ID 3), lieque (P. 7), waiguan (SJ 5), chize (P. 5), etc.
Explicación:
De ordinario se adopta preferentemente el método   dispersante   de estímulo poderoso mediante la rotación de agujas, y para los casos
de deficiencia de energía vital con intolerancia al frío se puede aplicar el método productor de sensación de calor. Se ofrece 1 sesión por
día o en días alternativos, cada vez se retienen las agujas durante 15-30′ y también pueden no retenérselas. 1 curso de tratamiento consta de 10 sesiones, con intervalo de 5-7 días entre un curso y el subsiguiente.
Experiencias clínicas:
1. La acupuntura y moxibustión pueden producir efectos bas­tante buenos para el tratamiento de la artritis del hombro. Se atendió a 50 casos; 31 con un tiempo de evolución menor de 1 año y 19 durante más de un año. Se les aplicó acupuntura en la región tomando los puntos jianyu, jianliao, jianzhen y binao, todos localizados en el lado enfermo, y usando agujas filifor­mes sin retenerlas para efectos de estímulo poderoso. Como puntos distales fueron escogidos el tiaokou y chengshan del lado opuesto, perforados por una aguja del primero al segundo con media hora de retención e instruyendo al paciente a que moviera el miembro afecto durante esa retención. Resultados del tratamiento: curación clínica (eliminación del dolor en la articulación del hombro, función restablecida y ausencia de síntomas), 32 casos, un 64%; efecto notable (recuperación de la función articular, alivio del dolor, pero presencia de pareste­sias y debilidad muscular), 12 casos, un 24%; y mejoramiento (recuperación parcial de la función articular, dolor disminuido), 6 casos, un 12%. Eficacia probada en todos los pacientes del grupo. A través de la observación clínica de estos 50 enfer-
mos, el autor llegó a la conclusión de que, mientras más corto es el proceso de afección y más fuerte la constitución física del paciente, más elevada resulta la tasa de curación y que por regla el paciente logra sanar tras 1 ó 2 sesiones de acupuntura. Si el proceso de enfermedad ha sido largo (por ejemplo, ha durado varios meses con la articu­lación cerrada como resultado) y el paciente es anciano y físicamente débil, el efecto terapéutico será relativamente pobre, no obstante, la mayoría de ellos aún pueden curarse o mejorar, en mayor parte de casos, al cabo de 1-2 cursos de tratamiento (siendo 1 curso integrado de 10 sesiones). La observación y visitas de seguimiento hechas a algunos pacientes comprobaron que el efecto terapéutico se había estabilizado en lo fundamental y que la enfermedad no había recidivado. Ejemplo de caso registrado: Paciente Wang, femenino, 48 años de edad. Presentaba historia de hombro derecho doloroso por espacio de 5 años, la movilidad completamente restringida y los músculos atrofiados. En los días fríos o en los que realizaba mucho esfuerzo físico, así como por las noches, había intensificación del dolor. Fue tratada con diversos medi­camentos, pero sin efecto. En vista de ello, se le aplicó acu­puntura del modo expuesto, siendo 1 sesión diaria con 1 curso de tratamiento compuesto de 7 días. Tras haberse terminado el primer curso de tratamiento, los síntomas no habían cam­biado muy favorablemente. Durante el segundo curso, se tomaron adicionalmente el tianzong (ID 11) y el punto de dolor por presión del músculo supraescapular con el mismo método de aplicación. Luego de 3 cursos de tratamiento, el dolor dis­minuyó notablemente, la articulación de su hombro podía moverse con mayor amplitud recuperando un arco de movili­dad de 45 grados. Sus síntomas aliviaron apenas hubieron finalizado 6 cursos de tratamiento continuos.
2) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción: Puntos paravertebrales en ambos lados de la quinta vértebra cervical.
Explicación: El paciente asume la postura de sentado con el cuerpo flexionado hacia adelante. Se esteriliza de modo convencional el área de los puntos acupunturales. El terapeuta coge, con el dedo pulgar y el dedo índice de la mano izquier­da, el punto del lado requerido, levantando ligeramente la piel del paciente. Con la mano derecha sostiene una aguja filifor­me larga N.° 28, de 3 cun de largo, y la interna rápido en el punto indicado. Habiendo entrado la aguja, el cuerpo de ésta debe permanecer paralelo a la columna vertebral y adherir estrechamente a la piel, mientras la punta desciende siguiendo la misma piel. Una vez que se presente la energía, el médi­co continúa manipulando la aguja, buscando que la sensación de pinchadura se propague hasta el hombro y la espalda. Acto seguido, se repite el mismo procedimiento en el punto del lado opuesto. Luego, se conectan los mangos de las agujas de ambos lados con los cables de un aparato terapéutico modelo G 6805, el cual es modulado después al sector de ondas con­tinuas con frecuencia de 1.000-1.500 veces por minuto. La intensidad eléctrica no debe exceder el límite de tolerancia del paciente. Las agujas son retenidas durante 15-30′. Se ofrece 1 sesión por día.
Experiencias clínicas: Fueron tratados con la mencionada terapia 51 pacientes, 21 hombres y 30 mujeres, de los cuales 41 contaban más de 45 años de edad. 22 de ellos llevaban menos de 1 mes de enfermedad; 20, de 1-6 meses; 6, de 7 meses-2 años; y 3, de 6-8 años. Resultados del tratamiento de estos 51 pacientes: curación, 31; efecto notable, 10; mejora­miento, 6; efecto nulo, 4; eficacia, 92,2%. Durante 1 año de observación a 27 de los pacientes, mediante visitas médicas se constató que la enfermedad no había recidivado. Ejemplo de caso registrado: Paciente Liu, femenino, 45 años de edad. Tenía dolor en la articulación del hombro izquierdo desde hace 9 meses. El dolor era más intenso en los días que realizaba esfuerzo físico, días lluviosos y por la noche. Sentía fría el área afectada, había insomnio. El dolor se intensificaba cuando intentaba extender el miembro superior izquierdo o elevarlo. Había tomado medicamentos chinos y occidentales, pero sin que surtieran mucho efecto. Examen: evidente dolor por presión en el lado medio del hombro iz­quierdo, incapacidad de la mano izquierda para tocar las vér­tebras lumbares cuando la paciente levantaba el brazo en 90 grados y lo extendía. Diagnóstico: Artritis del hombro. Al haber -recibido 6 sesiones con la citada terapia, su dolor desapare­ció, el brazo izquierdo recuperó sus arcos de movilidad, y la paciente ya no se sentía restringida para peinarse y vestirse. La afección no había recidivado incluso al cabo de 6 meses de visitas médicas.

3) Método: Se aplica inyección en puntos acupunturales.
Prescripción: Ashi (ubicado delante de la articulación del hombro, es el punto de dolor por presión entre el acromio y la extremidad delantera del hilo axilar, punto en donde la mayo­ría de los pacientes sienten un notorio dolor por presión, por lo cual otrora fue denominado “jianguan”).
Explicación: Se prepara una inyección de 5 mi, mezclada de 200 microgramos de vitamina B12 (2 ml), más 2 ml de clor­hidrato de procaína (densidad, 2%), más 1 ml de agua destila­da. Se sigue el manejo requerido por la inyección en los pun­tos acupunturales. Cuando llega la energía, se inyecta todo este líquido en el ashi. Es 1 inyección cada dos o tres días. 10 inyecciones forman 1 curso de tratamiento. Para los casos leves o de corto proceso de formación, se puede preparar una inyección compuesta de 1 mg de dexame-tasona, 4 ml de clorhidrato de procaína (densidad, 2%) y 1 ml de agua destilada. Se toma el punto y se aplica la inyección de la misma manera que antes. Se pone 1 inyección cada 4 ó 5 días. 1 curso de tratamiento requiere 5 inyecciones. Luego, se suspende la terapia por 10 días. Conforme al estado del en-
fermo, la dosis de dexametasona puede reducirse a 0,2 mg (disminuye en 0,2 mg por vez o cada 2 veces).
Experiencias clínicas: 45 casos de hombros dolorosos fue­ron tratados por la inyección de dexametasona en pequeñas dosis. Los pacientes, entre el más joven y el más viejo, tenían de 41-65 años de edad, siendo la mayoría de 45-55 años. Proceso de enfermedad: el más corto, alrededor de 1 mes; el más largo, 5 años; y de 6-12 meses en la mayoría de los ca­sos. Resultados después de 1-2 cursos de tratamiento: cura­ción, 30 casos, un 66,7%; efecto notable, 4 casos, un 8,9%; mejoramiento, 6 casos, un 13,3%; y efecto nulo, 5 casos, un 11,1%. Se entiende que la eficacia va en proporción con el proceso y el estado de enfermedad. De los 5 pacientes en los cuales la terapia no tuvo efecto, llevaban cada uno con su afección ya por más de 3 años y tenían, además, los músculos notoriamente atrofiados, acompañados de una seria disfun­ción. No consiguieron mejorar mucho a pesar de haber recibi­do 2 cursos de tratamiento.
Ejemplo de caso registrado: Paciente Chen, masculino, 52 años de edad. El hombro derecho le dolía desde hacía 1 año. En agosto del año anterior, el paciente hizo un esfuerzo gran­de, y el hombro derecho le empezó a doler continuamente. Por la noche, cuando estaba quieto, el dolor se intensificaba. Aun habiendo sido tratado en varios hospitales, su caso no mejoró. Examen: existencia de punto de obvio dolor por pre­sión en la espina escapular del hombro derecho, movimiento limitado de esta articulación para la extensión, aparición de dolor cuando el mismo hombro se extendía en 80 grados, incapacidad del miembro superior derecho para abducción y tocar la cabeza, ausencia de alteraciones patológicas notorias en las vértebras cervicales según el estudio de radiología, lengua algo roja, saburra blanca y pulso un tanto similar a la cuerda. Diagnóstico: Artritis del hombro. Con el método antes explicado se aplicó al paciente la inyección de dexametasona en pequeña dosis en el punto de dolor por presión, situado en la espina escapular, y en el punto de dolor por presión ubicado delante del acromion. Los síntomas fueron eliminados al cabo de 2 cursos de tratamiento con inyección.
Explicaciones adicionales:
1. La acupuntura y moxibustión son capaces de producir efec­tos terapéuticos considerablemente satisfactorios para el tra­tamiento de artritis del hombro. Luego de aplicada la acupun­tura, la mayoría de los pacientes sienten mitigado o desapare­cido al instante el dolor. No obstante, el miembro enfermo no normalizará o mejorará su movimiento antes de que se termi­nen varios cursos de tratamiento. La opinión universal es que la acupuntura, la electropuntura, la moxibustión, la aplicación de ventosas, la inyección en los puntos acupunturales y la pinchadura en la muñeca y el tobillo pueden todas y cada una de ellas tener cierta eficacia terapéutica. Al ser éstas usadas en combinación, ello ayudará a elevar el éxito terapéutico.
2. En cuanto a los pacientes con movimiento articular restrin­gido, el ejercicio funcional del miembro enfermo en combina­ción con el tratamiento tiene suma importancia. Por lo general, se propone que, al aplicar acupuntura en los puntos situados al extremo de los cuatro miembros y mientras se manipula la aguja o durante su retención, se recomiende al paciente que realice de manera ininterrumpida movimientos de circunduc-ción. Si el paciente es incapaz de cumplir tales movimientos por sí mismo, el terapeuta o una tercera persona puede ayu­darle a movilizar el brazo afectado. El ejercicio funcional de cada día es igualmente importante, pero debe ser persistente y avanzar en forma gradual, lo cual favorecerá la pronta recu­peración.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36 seguidores

%d personas les gusta esto: