CONVULSION IN­FANTIL

octubre 16, 2009

Se denomina también es­pasmo infantil. Es una en­fermedad común en pedia­tría. Los ataques duran solo unos segundos, pero pueden repetirse muchas veces en el día. Se limitan a los primeros tres anos de vida. Suele ser evidente una lesión cerebral. La medicina tradicional china lo denomina “convulsión aguda”.
El espasmo se debe a mu­chas causas, y la más impor­tante de éstas es la infección. Además, también puede ser causada por trastornos metabólicos, por intoxicación, epilep­sia, lesiones cerebrales expansivas, defectos cerebrales (con-génitos, del desarrollo), anafilaxia, etc. Por otra parte, hay algunos niños que convulsionan por hiper-pirexia. Se llama “espasmo de fiebre”. Por lo común, desaparece espontáneamente antes de que el niño llegue a la edad escolar.
La medicina tradicional china estima que la convulsión aguda pertenece a los síndromes de yang, exceso y calor patógeno porque la preponderancia del fuego aviva al viento.

TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes y sangría acupuntural.
Prescripción: Shixuan (Extra.), renzhong (Du. 26), hegu (IG 4) y taichong (H. 3).
Explicación: Se da punciones rápidas en los puntos shixuan y renzhong. Se punza el hegu y taichong, se rota y martillea las agujas un momento y se las retira, y luego se toma y oprime los puntos con la mano para que sangren.
Experiencias clínicas: Se informa sobre 90 casos de convul­sión infantil tratados con sangría en el shixuan. Resultados: efecto notable, 73 casos; mejoramiento, 16 casos; efecto nulo, 1 caso; y eficacia total, 98,9%. 76 de estos niños sufrían con­vulsión por hiperpirexia a causa de infección, bronconeumo-nía, sarampión, amigdalitis aguda, disentería bacteriana agu­da, etc. Luego de la sangría en el shixuan, todos ellos mejora­ron en distinto grado: efecto notable en 73 casos y mejora­miento en 3.
Se optó también por el renzhong, hegu y taichong para tratar a 62 casos de convulsión por hiperpirexia mediante la sangría. Eran 17 niños y 45 niñas, entre ellos y ellas, 30 menores de 1 año, 18 de 1-2 años, 9 de 2-3 años, y 5 de 3-5 años. 41 fueron curados luego de 1 sesión y 7 luego de 2 sesiones; 12 se aliviaron después de 1-3 sesiones; y 2 no respondieron al tratamiento (el autor considera como casos nulos aquellos que sufrieron accesos luego de 3 sesiones). Caso registrado: Paciente Wang, femenino, 6 años de edad. Fue llevada al médico por primera vez el 9 de junio de 1967. La madre refirió que la niña tenía fiebre y dolor de cabeza desde hacía 2 días y que esa misma mañana vomitó sin cesar y convulsionó varias veces. Examen: fiebre de 39,8°C, cuello rígido, ojos cerrados, piernas rígidas, rodillas a veces flexiona-das, inquietud, inconsciencia, materia fecal seca, amarilla y de poca cantidad. Hemograma: 36.000 leucocitos/mm3. Diagnóstico preliminar por medio de punción lumbar: Meningitis cerebroespinal epidémica. A las 7 de la misma noche empezó el tratamiento. La acupuntura se con­centró en disipar el calor y eliminar el viento. Le tomaron el baihui, dazhui, yongquan, neiting (E. 44), houxi (ID 3), shen-mai (V. 62), chize (P. 5) y taichong. Y también le hicieron san­gría en los puntos shixuan. A las dos horas de la acupuntura, la niña dejó de convulsionar. Fue un total de 6 sesiones de esta terapia esa misma noche. La fiebre bajó a las 6 de la mañana, y a las 10 la pequeña pudo comer y ponerse de pie. La acupuntura continuó por otros 3 días hasta la desaparición de todos los síntomas.
Explicaciones adicionales:
1. Tanto la acupuntura como la sangría acupuntural tienen ciertos efectos para la convulsión infantil provocada por distin­tas causas. Conforme a la observación clínica, son singular­mente eficaces en convulsiones por fiebre.
2. Aunque la convulsión infantil como complicación de fiebre alta puede producirse por diversos factores etiológicos, gene­ralmente es consecuencia de la invasión del fuego de la vesí­cula biliar que el viento avivado por el calor hace subir por el meridiano shaoyang. En este caso es apremiante aplicar la acupuntura para aliviar la convulsión. Si el paciente se convul­siona repetidas veces mientras su fiebre no cede, entonces hace falta tratamiento y terapia antipirética al mismo tiempo para poder conseguir su curación.
3. Al niño pequeño en estado grave hay que aplicarle un con­junto de medidas de socorro. Para su tratamiento el concurso de la acupuntura y moxibustión ayuda a elevar el efecto tera­péutico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: