EPILEPSIA

octubre 21, 2009

La epilepsia es un trastorno paroxístico recurrente de la fun­ción cerebral caracterizado por ataques súbitos, breves, pérdi­da de la conciencia, actividad motora y fenómenos sensoriales alterados o de conducta inapropiada. La ausencia de ataques son crisis breves generalizadas que se manifiestan por una pérdida de conocimiento que dura 10­30 segundos, con movimientos oculares o musculares diver­sos, eventualmente pérdida del tono muscular. Los ataques clonicotónicos, ocasionalmente comienzan con una sensación ascendente o descendente en el epigastrio (el aura), seguida de un grito, pérdida de conocimiento, caída y contracciones tónicas, luego clónicas, puede producirse incon­tinencia urinaria y fecal; el ataque sigue con un estado postcrí­tico, con sueño profundo y dolor de cabeza y muscular, a veces fenómenos focales, motores o sensoriales. Los ataques pueden aparecer a cualquier edad. Popularmente se llama “golpe de viento de la oveja” o “golpe de viento del niño”. La medicina tradicional china la atribuye al campo de “epilepsia”.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Dazhui, renzhong, hegu, laogong (PC. 8), yongquan, zusanli, taichong y changqiang (Du. 1).
Puntos auxiliares: Yaoqi (Extra.), baihui, yintang, weizhong, zuzhong (Extra.), sifeng (Extra.), zhongchong, dicang, yinxiang y chengjiang (Ren. 24).
Explicación:
1. En el proceso de ataque epiléptico se punza en los puntos renzhong, laogong, hegu, baihui, yongquan, zusanli, etc., y se adopta el método dispersante de estímulo poderoso sin rete­ner las agujas. Durante el intervalo de la enfermedad prevale­ce de ordinario el método de tonificación y dispersión parejas con 30′ de retención de agujas. Se ofrece 1 sesión cada día o cada dos días, siendo 1 curso de tratamiento integrado de 10 sesiones. Y
2. En el yaoqi (Extra.) se usa una aguja de punta redonda y aguzada N.° 26 y, en los demás puntos, agujas N.° 28. Para el paciente adulto u otro de un estado evolutivo prolongado se retiene las agujas durante 10-15′ en el dazhui, yaoqi, changqiang, baihui, weizhong y otros puntos, pero en los puntos restantes las agujas no quedan insertas. Para el paciente infantil u otro de corto estado evolutivo se apli­ca invariablemente punciones suaves, sin retención de agujas.
Experiencias clínicas: Se dio acu­puntura en el dazhui a 95 epilépticos. Eran casos diagnosticados de esen­cial por el servicio de neurología. Frecuencia del ataque: ataque diario (1-16 veces), 27 casos; 1 vez por semana, 28; 1 vez por mes, 30; 1 vez cada 2-3 meses, 8; y 1 vez cada 4-6 meses, 2.
Método de tratamiento: Se usa agu­jas filiformes N.° 26, de 2 cun de lar­go. Se inserta la aguja oblicuamente 1,5 cun en el dazhui, con la punta hacia arriba en un ángulo de algo de 30 grados. Si el enfermo logra una sensación parecida a la descarga eléctrica y la percibe transmitiéndose a los miembros, se saca
pronto las agujas, sin necesidad de levantarlas y empujarlas repetidamente. Se aplica 1 sesión en días alternativos, y 1 curso de tratamiento ocupa 10 sesiones y luego el paciente reposa 7 días antes de continuar con la acupuntura. Habitual-mente, es necesario dar 3-4 cursos de tratamiento. Normas de efecto terapéutico. Efecto notable: no ataque por espacio de más de 6 meses o reducción notable de los ata­ques (más de 75%), y acortamiento notable de la duración de ataque; progreso: reducción de ataques (más de 25%) o dura­ción reducida del ataque tras la acupuntura; y efecto nulo: no mucho cambio en comparación con antes del tratamiento o mejoramiento ocasional en el curso de tratamiento y luego retorno al estado previo a la terapia.
Conclusiones del autor: 1) Cuando se punciona en el dazhui, se debe lograr que aparezca una sensación similar a la descarga eléctrica y que se transmita a los miembros y, únicamente siendo así, se puede obtener un efecto relati­vamente bueno. Si el enfermo percibe solamente una sensación acupuntural de plenitud y dolor en el área local y no otra similar a la descarga eléctrica, el efecto resulta pobre. 2) Todos los de este grupo eran casos de epilepsia esencial. Antes de la acupuntura, 36 habían sido examinados por medio del electroencefalograma y 26 de ellos (72,2%) revelaron anomalías en distinto grado. Terminada la acupuntura, se hizo un nuevo electroencefalograma de 8 de los casos beneficiados del efecto notable que anteriormente tenían ano­malías según el electroencefalograma original. Como resultado, se descubrió que 2 casos habían mejorado notable­mente. 3) En los 69 casos en los cuales la acupuntura surtió efecto, ésta duró 10 sesiones como mínimo y 92 como máximo y promedió 39. 4) Si un epilép­tico padece ataques frecuentes y si el ataque se le va luego de dada una sesión, hay que proseguir la acupuntu­ra durante 1-2 cursos de tratamiento, a fin de observar y consolidar el efecto. Cuando el ataque le vuelve a atormentar, un nuevo tratamien­to con acupuntura sigue siendo válido. Y 5) El dazhui está situado en el meridiano du, el cual se desempeña como lugar de confluencia de todos los meridianos yang del cuerpo humano. La punción dada en el dazhui es capaz de suscitar la energía del meridiano du, regular y dinamizar la energía yang de todo el organismo y despejar los canales y colaterales, por lo cual la acupuntura aplicada en el dazhui produce buen efec­to terapéutico para el tratamiento de esta enfermedad. Observación de la acción de la acupuntura sobre el electroen­cefalograma. Fueron 23 pacientes epilépticos y 2 no epilépti­cos. Entre los puntos usados más importantes se incluía el baihui, renzhong, shenmen, neiguan, hegu, zusanli, etc., y se adoptó el método de tonificación y dispersión parejas. Resulta que luego de la acupuntura no hubo reacción alguna a las ondas eléctricas cerebrales en los enfermos de más edad o de larga patología. Pero para los epilépticos de menos edad o de corta patología los cambios de las ondas eléctricas cerebrales producido tras la acupuntura ayudan a la diagnosis y el pro­nóstico de esta afección. La acupuntura rinde cierto efecto para el tratamiento dado en la etapa inicial en cuanto a los epilépticos de menos edad y de corto estado evolutivo, parti­cularmente para los ataques menores.

2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción: Shenzhu (Du. 12), shentang (V. 44) y geshu (V. 17).
Explicación: Se obra con el método señalado para la moxi-bustión de cicatriz. Los puntos citados pueden ser aprovecha­dos de manera independiente o ser combinados mediante selección. Se usa conos de moxa del tamaño de un grano de soya y se consume 3 por vez en cada punto. Será ideal con­seguir que la piel tratada supure.
Experiencias clínicas: Muchas veces se ha informado sobre el tratamiento clínico con la moxibustión de cicatriz dado a pacientes de epilepsia, el cual se ha coronado con cierto efec­to terapéutico.
Caso registrado: Paciente Tang, masculino, 4 años de edad. La madre ‘refirió que: “En la primavera de hacía 3 años el niño se convulsionó súbitamente de los cuatro miembros, y que tenía la cabeza echada atrás, los dientes apretados y la es­puma que se le desbordaba de la boca”. El fenómeno le duró 2-5′. Terminado el ataque, el pequeño se sentía fatiga muscu­lar. Posteriormente, el ataque le sobrevenía cada mes o cada varios días. De 1 año-esta parte, el ataque se le tornaba más intenso, 1 ó 2 veces por semana.
Anamnesis: A los 6 meses de nacimiento sufrió pireticosis durante más de 20 días y, luego de tratado, empezó la epilep­sia. La madre, que padecía de asma debido al exceso de flema, fue atacada por este mal 2 veces mientras estaba em­barazada. El padre era sano. De dos años al momento, el niño había sido tratado con más de 20 sesiones de acupuntura y moxibustión, pero sin recibir efecto. Aunque le daban pastillas de phenytoin sodium, no había mejoría. Desde hacía algo más de 1 mes sufría ataques cada 2-3 días. Cuando esto ocurría, sus músculos palpebrales se contraían, sus miembros supe­riores se doblaban y sus miembros inferiores se extendían, contracciones tónicas que luego se sucedían con clónicas,
acompañado de sialorrea y de incontinencia urinaria. Pasados 3-5′, el pequeño comenzaba a volver en sí y, una vez recobra­do el conocimiento, estaba exhausto. Examen físico: Desnutrido, peso bajo, palidez, ojos poco vi­vos, depresión de espíritu, no agilidad de movimiento, voz áspera, pulso resbaladizo y de cuerda, saburra de la lengua delgada y blanquecina, pero normalidad en comer y defecar, pupilas normorreactivas, no antecedentes de trauma cranea­no. Diagnóstico: Epilepsia infantil.
Primera sesión de moxibustión. Le tomaron el shenzhu para la aplicación de la terapia conforme al método antes expuesto. Fueron consumidos 3 conos sucesivos. Recomendaron a la madre que le diera de comer a su hijo más alimentos apropia­dos en ayuda de la formación de supuración de la herida de moxibustión y también le entregaron parches medicinales para la misma herida.
Segunda sesión. 36 días más tarde, llegó la mujer con su hijo. Contó que después de la sesión anterior una vecina la disua­dió de dar al niño alimentos en ayuda de la supuración, pero que la herida de moxibustión le había cicatrizado espontá­neamente hacía como medio mes, sin que la epilepsia le apa­reciera con ataque. Sin embargo, el niño sufrió un nuevo ata­que el día antes, añadió. Pero por ahora se le había aliviado. Esta vez nuevamente le aplicaron la moxibustión, pero en el shentang y geshu, con 3 conos de moxa, tan grandes como la vez pasada, en cada punto y distribuidos en forma de ángulo. Le volvieron a encarecer a la madre que sirviera a su hijo carne y pescado y que cuando se le saliera pus de la herida, se la cubriera con parches.
La inspección médica realizada 3 meses después confirmó que la epilepsia del paciente no había recidivado. (El absceso causado por la segunda sesión de moxibustión supuró tras algo más de 1 mes y cicatrizó dejando una huella del tamaño de un haba.) Una segunda visita médica hecha a los 5 meses encontró al niño sano, gordo y vivaz, con los síntomas des­aparecidos, sin que la epilepsia le hubiera reincidido durante todo ese tiempo.

3) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción:   Baihui, shenting (Du. 24), taiyang, fengchi, neiguan, zusanli, shenmen, taichong, pushen (V. 61) y yong-quan.
Explicación: Cada vez se escoge 1 ó 2 pares de puntos. Se usa ondas compactas-ralas y estímulo eléctrico de una co­rriente de choque mediano durante 5-10′ en cada ocasión. Se da 1 sesión día por medio y 1 curso de tratamiento ocupa 5 sesiones. La intensidad de corriente y el tiempo de conexión deben variar de acuerdo a la patología y el estado de cada enfermo en particular.
Experiencias clínicas: Según una información, se atendió a 31 epilépticos entre 21 de sexo masculino y 10 de femenino. Eran 18 niños y 13 adultos. Selección de puntos: neiguan, shenting, zusanli, taiyang, taichong y baihui. Cada vez se aprovechaba 2 pares de puntos. Con un aparato de electro­puntura modelo G 6805 se usaba ondas compactas-ralas y una magnitud de corriente adecuada para estímulo mediano. Se ofrecía 1 sesión en días alternativos. Resultados del trata­miento dado a los 31 casos: curación, 7; efecto notable, 8; mejoramiento, 10; y efecto nulo, 6. Otra información dio a conocer el tratamiento de 22 casos. Selección de puntos: baihui, dazhui, shenzhu, shendao (Du. 11), changqiang, shenmen, neiguan, zhongwan, taichong, ganshu (V. 18), yongquan, etc. Para la acupuntura se adopta­ba el método dispersante, se retenía las agujas por 30′ y du­rante esa retención se añadía estímulo eléctrico (corriente continua de 0,5 voltios) por 10-30’. Los puntos mencionados eran usados rotativamente. Resultados del tratamiento: cura­ción, 6 casos; efecto notable, 8; mejoramiento, 3; efecto no determinable, 5. El efecto terapéutico fue más elevado en los niños que en los adultos. En el curso de tratamiento no hizo aparición ningún efecto secundario.
Precauciones:
1. Se prohíbe insertar profundo en el fengchi.
2. Cuando se usa el fengchi y los puntos ubicados en la línea central de la cabeza, la magnitud de corriente no debe ser demasiado grande, pues de lo contrario esto podría inducir un ataque de epilepsia. Hay que tener mucha cautela.
Explicaciones adicionales:
1. El tratamiento de esta enfermedad con acupuntura y moxi-bustión tiene larga data, y de él se ha acumulado un vasto registro de experiencias. Ambas terapias deparan buen efecto para ciertos casos. Pero como la epilepsia ostenta tipos varia­dos, es indispensable discernir los síntomas antes del trata­miento a fin de obtener efectos exitosos. No es conveniente elegir un excesivo número de puntos ni manipular las tera­pias con demasiada fuerza.
2. Si un caso se presenta con ataques frecuentes y el pa­ciente tiene la conciencia alte­rada, y si el estado es grave, se le debe prestar un trata­miento integrado de la medici­na tanto china como occiden­tal.
3. La epilepsia suele estar ligada a factores psíquicos. Razón por la cual es importan­tísimo prevenir al paciente de cualquier irritación psíquica.

Anuncios

Una respuesta to “EPILEPSIA”

  1. Soledad Says:

    Hola, mi hijo tiene 2 meses y tiene Sindrome de Otahara (epilepsia infantil de dificil manejo), queria saber si es recomendable usar la acupuntura como terapia alternativa a la medicacion que esta tomando, ya que esta ultima no le quita los ataques, solo los ha reducido en poca medida.
    Gracias
    Soledad


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: