INSOMNIO

octubre 21, 2009

Es la dificultad para dormir, o un tipo de sueño perturbado que deja sensación de haber dormido poco. Los factores causantes son múltiples y pueden dividirse en fisiológi­cos, patológicos, psíquicos y por la acción de medicamen­tos. El insomnio puede ser primario, con muy poca rela­ción manifiesta con acontecimientos inmediatos somáticos o psíquicos, o bien secundario, por dolor, ansiedad o depresión adquiridos. El insomnio inicial, o sea la dificultad para dormir, suele acompañar a un trastorno emocional, como ansiedad, estado fóbico o depresión mental; habrá otros síntomas de problema emocional.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:   Baihui, yintang, fengchi, anmian (Extra.), neiguan, shenmen, quchi, qihai, guanyuan, zusanli y sanyin-jiao.
Explicación: Cada vez se opta por 2-3 puntos, se hace girar las agujas suave y prolongadamente y se las deja insertas por lo común durante 1-2 horas. Si el tratamiento se da al atarde­cer, tiene mejor efecto. Es 1 sesión diaria, y 5-10 sesiones continuas son 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Con esta terapia fueron atendidos 211 pacientes entre 155 hombres y 56 mujeres. Tenían de 16-63 años de edad, la mayoría contaba de 20-40 años. Causas: 3 casos de anemia, 10 de hipertensión arterial, 11 de patolo­gía coronaria, 14 de hipotensión arterial, 18 causados por la ingestión de fármacos durante largo tiempo y sin resolución luego de la suspensión de los mismos, y otros 39 consecutivos a enfermedades crónicas. Los restantes 116 casos se debían a desequilibrio o trastorno emocional. Entre todos los 211 casos había 58 graves (vigilia en toda la noche, habitualmente 2-4 horas de sueño), 122 mediana­mente graves (4-6 horas de sue­ño cada noche, o frecuentemente 2-3 horas de sueño, y síntomas asociados) y 31 leves (5-7 horas de sueño frágil, o sueño de 3-5 horas esporádicamente, con sensación de haber dormido poco).
Resultados del tratamiento. De los 31 casos leves: normalización del sueño, 22; efecto notable, 4; mejoramiento, 2; no mejoramien­to o recidiva, 3. De los 122 casos medianamente graves: normali­zación, 71; efecto notable, 15; mejoramiento, 18; y efecto nulo, 18. Y de los 58 casos graves: normalización, 19; efecto notable, 21; mejoramiento, 8; y efecto nulo, 10. Curación total: 53%; y eficacia total: 85,3%. Número de sesiones de trata­miento ofrecidas a los 211 pa­cientes: mínimo, 4; máximo, 49; y promedio, 8,9.

2) Método: Se aplica moxibus-tión.
Prescripción: Baihui.
Explicación: Cada noche antes de ir el paciente a la cama, se le aplica en el baihui cigarros de moxa en forma moderada. La terapia toma 10-15′.
Experiencias clínicas: Con dicha terapia fueron tratadas 21 pacientes cuyos casos se debían a hemorragia puerperal, preeclampsia u otras enfermedades ginecológicas y obstétri­cas. Su sueño cada noche no era más de 4-5 horas y habían sido tratadas con barbital y otros fármacos similares, pero sin resultados. Sin embargo, la moxibustión fue suficiente y no produjo reacción maligna. Por lo general, las pacientes podían dormirse luego de 5-15′ de aplicada la terapia, algunas pocas lo hacían 2 horas después y unas cuantas hacían lo propio en el mismo transcurso de moxibustión. Regularmente, se ofrecía 1-4 sesiones, mientras el acto de dormir podía prolongarse por 8-12 horas.
Caso registrado: Paciente Luo, femenino, 23 años de edad. Sufría insomnio desde hace 2 días a causa de una excesiva pérdida de sangre por parto laborioso. No había resultado eficaz el tratamiento con fenobarbital por vía oral o parenteral. Ateniéndose al método antes explicado, se la aplicó cigarros de moxa colgantes sobre el baihui. Fue 1 sesión diaria y se continuó con 3 sesiones. A 2 horas de la primera sesión la paciente logró conciliar el sueño y durmió durante 6 horas. Luego de la segunda sesión se durmió a los 30′ y permaneció en este estado durante 8 horas. Y la tercera vez se durmió en el mismo transcurso de la moxibustión durante 9 horas.
Precauciones: Cuando se aplica la moxibustión, es preciso separar al paciente los cabellos, dejar descubierto el punto en lo posible y evitar el dolor y quemadura de cabellos. Se toma como norma la sensación de tibieza y comodidad en el paciente, pues el calor excesivo disminuye el efecto tera­péutico.

3) Método: Se aplica auriculopuntura.
Prescripción: Shenmen, corazón, riñón, neurastenia, occipu­cio, subcórtex, cerebro y tronco encefálico.
Explicación:
1. Punción acupuntural: Se localiza con precisión la ubicación del punto requerido, se introduce la aguja mediante rotación y se la deja inserta durante 10-30′. Es 1 sesión cada noche antes de dormir.
2. Implantación de agujas: Se escoge cada vez 2-3 puntos de una sola oreja y se deja implantadas las agujas durante 5-7 días. Se instruye al paciente para que cada noche antes de ir a la cama se oprima los sitios de acupuntura por 1-2′. Se pue­de alternar ambos pabellones auriculares. De ordinario 1 curso de tratamiento consta de 2-5 sesiones. Otra forma es 1 sesión día por medio, con 24 horas de implantación de agujas. Y
3. Presión con semillas de mungo: Se usa 2-3 puntos por vez. Se corta el grano por la mitad. Se oprime la semilla en su parte convexa sobre el punto auricular y se la sujeta con espa­radrapo. Se oprime la semilla, para que el paciente perciba la operación. Cada noche antes de acostarse, el paciente se oprime los sitios indicados, durante 1-2′. Se cambia las semi­llas 1 vez por semana, y 5 ó 6 sesiones componen 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: 1. Se informó sobre 73 casos de in­somnio tratados con punciones acupunturales, entre los cua­les se comprendía 31 casos de neurastenia, 16 de hepatitis
crónica, 6 de úlcera, 5 de artritis, 2 de cardiopatía, 2 de tuber­culosis pulmonar, 1 de hipertensión arterial y 10 derivados de otros factores. La mayoría de los pacientes utilizaba hipnóticos sedantes, sin efecto alguno. Pero la auriculopuntura produjo una eficacia de 90% en estos 73 casos. Número de sesiones ofrecidas: mínimo, 1; máximo, 11; y promedio, 3,8.
2. Otro terapista aplicó la implantación de agujas a 36 pacien­tes. Todos dormían menos de 4 horas cada día, tenían dificul­tad en hacerlo o se despertaban con facilidad. Tras 5-7 días de implantación de agujas después de cada sesión, 24 y otros 9 pacientes pudieron dormir 8 y 6 horas, respectivamente, en tanto que los 3 restantes no experimentaron cambios. La tera­pia tuvo efecto en los casos de corto proceso evolutivo, gene­ralmente luego de 1-3 sesiones de implantación de agujas, al tiempo que los síntomas provocados por el desvelo tales como mareo desaparecieron o disminuyeron. Fueron atendidos otros 50 casos mediante la inserción de agujas en días alternativos. Entre ellos había 13 de insomnio grave (2 ó 3 horas diarias de sueño) y 37 de gravedad media­na (2-4 horas nocturnas de sueño). Resultados del tratamiento en los 50 pacientes: efecto notable (sueño de más de 6 horas cada noche), 43 casos, un 86%; efecto regular, 6 casos, un 12%; y efecto nulo, 1 caso, un 2%. La terapia produjo efecto en 40 casos tras 1-2 sesiones. En ninguno de los pacientes el tratamiento sobrepasó las 10 sesiones.
3. Un dato pone en nuestro conocimiento 64 casos de insom­nio tratados con la presión de semillas de mungo. Resultados: efecto notable (sueño de más de 7 horas cada noche), 27 casos; mejoramiento (sueño de 5-6 horas cada noche), 36; y efecto nulo, 1.
4. Otro reporte de 254 casos atendidos con auriculopuntura en los puntos sensibles de la raíz de la oreja. Tales puntos están diseminados mayormente en la mitad superior de la raíz de la oreja. Método prescrito: una vez localizados, se los esteriliza y se los punciona rápidamente con agujas de tres filos para que sangren. Es 1 sesión al día o día por medio y se propina pun­zadas rápidas cada vez en los puntos de un solo lado. Se puede alternar el uso de los pabellones auriculares. 1 curso de tratamiento se forma de 5-7 sesiones. Resultados con este método aplicado a los 254 pacientes: efecto notable, 150 ca­sos, un 59,1%; mejoramiento, 88 casos, un 34,6%; y efecto nulo, 16 casos, un 6,3%. Eficacia total: 93,7%. Según puntua­liza el artículo, la sangría por medio de punzadas rápidas en los puntos sensibles de la raíz de la oreja tiene mejor efecto durante el día que durante la noche.

4) Método: Se aplica acupuntura con agujas “flor de ciruelo”.
Prescripción:
1. Áreas convencionales, esto es, la línea exactamente central de la columna vertebral y la línea recta que queda a distancia de 2-3 cm. de ambos lados de ella. En ellas se da estímulo a todos los pacientes.
2. Áreas de estímulo clave, o sea, tomar la columna vertebral u otra área donde se descubra anomalía por examen, por ejemplo, sensación de dolor y entumecimiento, masa similar a un cordel, etc. Para el paciente con hipertensión arterial, se punciona fuertemente en el sitio de extravasación de la región retrocervical o se punciona allí para sangrar la región. Y 3. Respecto de la estimulación acupuntural se punciona auxi-liarmente en la cabeza en forma de golpeteo para el caso con cefalea o vértigo y se punza adicionalmente en la región late­ral de la muñeca y la palma de la mano y en el centro de la misma para el caso de palpitaciones o pulso acelerado.
Explicación: Se procede con el método acupuntural de pun­teo, es decir, se puntea el mango de aguja unas 100 veces por minuto. La intensidad de estímulo varía según el estado del paciente.
Si es robusto y bien nutrido, se le da estímulo poderoso. Pero se da en forma débil cuando se hace la primera sesión o si el paciente está desnutrido, es un niño o es sensible al estímulo. Además, éste se regula en intensidad apropiadamente tenien­do en cuenta el efecto que produce. Regularmente, es 1 se­sión diaria. Luego de 15-20 sesiones, se pasa a ofrecer 1 sesión cada 2 días. 30 pacientes con insomnio recibieron esta terapia. Eran 17 casos de neurastenia, 11 de hipertensión arterial, 1 de tuberculosis pulmonar y 1 de úlcera duodenal. 20 de los pacientes podían dormir cada noche 3-5 horas, y los otros 10, solamente 1-2 horas, o vigilia total. Resultados del tratamiento de estos 30 casos: curación, 2; mejoramiento notable, 9; mejoramiento, 16; y efecto nulo, 3. Eficacia: 90%. Visto por el proceso de tratamiento, algunos insomnes graves lograron mejorar su enfermedad después de la primera sesión y pudieron dormirse rápido y dormir más tiempo. Entre tanto, otros sentían mucho más sueño,, que era notable, en el mis­mo curso de tratamiento. Pero algunos pacientes, luego de haber podido dormir mejor que antes, volvieron a dormir poco cuando se les suspendió la acupuntura. Esto sugiere que, una vez mejorado el caso, es aún necesario que continúe siendo tratado durante cierto tiempo para que se consolide el efecto. Una tercera información fue dedicado a 33 casos de insomnio derivado de tuberculosis pulmonar, atendidos también con agujas “flor de ciruelo”. Resultados del tratamiento: curación, 23 casos, y efecto notable, también 23 casos, o sea, un 69,7% entre ambos tipos; mejoramiento, 9 casos, un 27,3%; y efecto malogrado, 1 caso, un 3%. Eficacia: 97%.

5) Método: Se aplica inyección en los puntos.
Prescripción: Fengchi (Vb 20) y xinshu (V. 15).
Explicación: Se usa 0,01 g de fenobarbital de sodio más 2 ml de solución salina fisiológica o, en su lugar, igual cantidad de solución de glucosa al 5%. Se inyecta en el fengchi de un solo lado cada noche antes de acostarse. 5 sesiones forman 1 curso de tratamiento y luego se interrumpe la terapia durante 5-7 días antes de iniciarse el segundo curso. También es admisible usar exclusivamente agua salina fisiológica o solu­ción de glucosa al 5% para esta clase de inyección en los puntos.
Experiencias clínicas: Fueron tratados 18 pacientes con la inyección de una pequeña dosis de fenobarbital de sodio en el fengchi. Durante el primer curso de tratamiento 52 enfermos se mejoraron ostensiblemente y pudieron dormir, la mayoría de ellos durmieron en 30-60′ después de la inyección. El se­gundo curso surtió efecto notable o más que notable en 64 casos y permitió mejorar a otros 6. Solamente 8 casos no lograron mejorar tras 3 cursos de tratamiento. La eficacia total llegó al 89,7%, y el efecto notable hacia arriba al 82%.
Se informó sobre la inyección de 1-3 ml de solución de gluco­sa al 10% aplicada en los puntos de un solo lado 30′ antes de ir el paciente a la cama, para tratar a 63 casos de insomnio. La eficacia fue de 92%. La mayoría de los pacientes se mostraron deseosos de dormir 1 hora luego de la inyección y durmieron tranquilos.
Precauciones: Es mejor poner inyectar al paciente por la noche antes de que se acueste a dormir. Una vez aplicada la inyección, no debe abandonar la cama. Se le inyecta en el fengchi, el paciente colocado en decúbito lateral, que es la postura acostumbrada de dormir.
Cuando se inyecta luminal en pequeña dosis, se puede cam­biarlo por agua salina fisiológica o solución de glucosa al 5% durante el segundo curso de tratamiento. Sin embargo, no conviene decírselo al paciente.
Explicaciones adicionales:
1. El hipnótico tiene cierto efecto terapéutico para el insomnio, no obstante lo cual la ingestión prolongada trae en conse­cuencia la dependencia en el paciente. Además, el hipnótico lleva en sí toxicidad y efecto secundario. En contraste, las terapias en los puntos se singularizan por sus ventajas y care­cen de efecto secundario y, lo que es más, tienen gran efecto en algunos pacientes.
2. El insomnio tiene una pluralidad de causas. Para su cura­ción el tratamiento causal y los procedimientos basados en los síntomas son igualmente necesarios. Por otra parte, resulta particularmente importante persuadir al paciente de no pre­ocuparse en demasía por su estado.
3. En adición a las terapias aplicadas en los puntos que hemos explicado, la digitopuntura, la adhesión de parches en los puntos, la magnetopuntura, etc., también son efectivas y pueden ser escogidas y usadas conforme a la patología del individuo. Pero como tendencia general, las terapias vienen a ser cada día más sencillas, efectivas y de fácil aceptación para el enfermo. Como ejemplo, la presión con semillas de mungo en los puntos auriculares, la magnetopuntura, la adhesión de parches a los puntos, etc., así como la autodigitopuntura y el concurso del qigong (ejercicios funcionales de la energía que practica el paciente o el terapista en beneficio del tratamiento de aquél), son todos métodos eficaces.

Anuncios

Una respuesta to “INSOMNIO”

  1. flor maria pulgarin Says:

    sufro de insomnio permanente,tratada con farmacos, estudio completo del sueño,hipnosis.
    soy hipotiroidea


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: