AMIGDALITIS AGUDA

octubre 25, 2009

La amigdalitis se clasifica en aguda y crónica. Es producida principalmente por el estreptococo, el estafilococo y el diplococo. Las amígdalas están situadas en las paredes laterales y exteriores de la laringe. Tienen la superficie irregular en donde pueden ubicarse las bacterias. Cuando el organismo ha reba­jado su resistencia, es fácil que tenga lugar la amigdalitis agu­da. La repetición de la inflamación aguda conduce a la amig­dalitis crónica. Cuando el estreptococo prolífera dentro de las amígdalas, su toxina (estreptotoxina) puede provocar sínto­mas del organismo por reacción autoinmune. Manifestaciones clínicas de la amigdalitis aguda: Temor al frío, fiebre y temperatura que llega hasta los 38-40°C. Al comienzo el dolor de la laringe se limita a un lado y después es bilateral. El dolor se exacerba cuando el sujeto intenta tragar. Las tonsi­las enrojecen y se hinchan, y algunas veces se identifican ganglios linfáticos submandibulares hipertróficos. Cuando la tonsilitis aguda es grave, se forman abscesos en el área local. Esta afección fácilmente se repite y ataca a los niños de edad preescolar y se convierte en amigdalitis crónica o en hipertro­fia de las amígdalas. La tonsilitis aguda suele estar asociada con fiebre reumática, cardiopatía, nefritis aguda o crónica, artritis, etc.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Shaoshang (P. 11), shangyang (IG 1) y hegu (IG 4).
Puntos secundarios: Lianquan (Ren. 23), jiache (E. 6) y yuji (P. 10).
Puntos de experiencia: 3 puntos del hélix de la oreja (el punto superior está en el cruce en sentido horizontal del surco del hélix con el trago; el inferior en el justo medio del lado anterior del lóbulo; y el intermedio en el surco del hélix entre los puntos superior e inferior).
Explicación: Prepondera el método de dispersar. Con aguja filiforme se punciona rápido en el shaoshang y shangyang para que sangren. En los demás puntos la aguja filiforme in­serta fuerte mediante rotación con el método de dispersar. Es 1 sesión diaria, las agujas permanecen insertas durante 30′, se introduce en el lado afecto si es una inflamación unilateral y se lo hace en ambos lados si ésta es bilateral.
Experiencias clínicas: La acupuntura aplicada a la amigdali­tis aguda estaba registrada ya en las obras de medicina en tiempos antiguos. En la época moderna, una enorme cantidad de observaciones del trabajo clínico ha comprobado que esta terapia es extraordinariamente eficaz. Sobre todo, la sangría acupuntural tiene efectos tan rápidos que no hay parangón con ningún otro método. Según estima la medicina tradicional china, el dolor de laringe, la fiebre y otros síntomas de esta enfermedad corresponden al síndrome de exceso de calor de los meridianos yangming y taiyin, y si se punciona con aguja el shangyang y shaoshang, dos de los puntos jing-pozo, con el método dispersante o se lo hace para la sangría, esto permite disipar directamente el exceso de calor. Por ende, cuando al enfermo le duele la laringe y no puede tragar, la acupuntura es susceptible de producir efecto al instante. Acerca de la selec­ción de puntos para esta afección también se puede utilizar el yuji, hegu, jiache, lianquan, tianzhu, etc., así como la vena retroauricular, para ejecutar la sangría acupuntural. La inmen­sa mayoría de los casos suelen ser curados apenas haberse dado 1 ó 2 sesiones de acupuntura. A modo de ejemplo, se sometió a observación a 50 casos tratados con esta terapia con el siguiente resultado: curación, 42 casos, o sea, un 84%; curación al cabo de 1 sesión, 32 casos; y mejoramiento, 8 casos, un 16%. Según otra informa­ción, el tratamiento ofrecido a 507 casos dio por resultado: curación, 486; mejoramiento, 15; efecto nulo, 6; y curación luego de 1 ó 2 sesiones, la gran mayoría. Otro acupunturista atendió a 342 casos y curó al 90% de ellos al haber impartido 1-3 sesiones. La curación de entre otros 114 casos fue tan alta como de 98,2%.
Por lo común, la acupuntura es capaz de calmar el dolor de inmediato, a la par que la temperatura y el número de leucoci­tos bajan al estado normal, pero también hay casos en que suben primero y descienden después. La acupuntura incluso sirve para curar el ataque agudo de la amigdalitis crónica, pero se demora en producir efecto. Res­pecto de la complicación de inflamación de los ganglios linfáti­cos es admisible aplicar la moxibustión de modo moderado en el área local, y el dolor cede en 1 ó 2 días. Para la complica­ción de inflamación periférica o absceso de la tonsila puede también tener cierto efecto (pero algunos casos necesitan de un tratamiento multiterapéutico). En comparación con la inyec­ción intramuscular de penicilina, la acupuntura la supera en efecto para terminar con el dolor y la fiebre y permite que la temperatura descienda a lo normal en 1,65 días por término medio. En la etapa de inflamación periférica o absceso, sin embargo, el antibiótico resulta más apropiado, y si es combi­nado con la acupuntura, puede acortar el tiempo de tratamien­to y elevar el efecto terapéutico.
incluso hubo otro médico que se valió de la acupuntura para tratar a 60 pacientes de esta enfermedad y descubrió median­te observación las siguientes situaciones: 1) El efecto es mejor
si se toma como auxiliares para la acupuntura los puntos hegu, jiache y shaoshang; 2) El efecto es independiente del sexo y la edad; 3) El efecto va en proporción directa a la dura­ción y estado de la enfermedad; 4) La curación promedia 2,66 días, y el tiempo necesario para ella no tiene mucho que ver con el concurso de medicamentos; y 5) Todos los pacientes mencionados se aliviaron del dolor de laringe tan pronto se hubo dado la acupuntura, este dolor desapareció del todo en un 70,6% de ellos y reapareció en un 29,4% en 1-8 horas, pero mucho más leve que antes.

2) Método: Se aplica moxibustión.
Prescripción: Jiaosun (SJ 20).
Explicación:
Se trabaja con el método de fuego de lámpara. Cuando el fuego de moxibustión se aplica al punto, es imprescindible tener cuidado para separar de modo natural los cabellos ubi­cados en él y dejarlo descubierto y permitir al fuego tocar directamente la piel del mismo punto. Ordinariamente basta 1 sola sesión, mientras en algunos pocos casos se da una se­gunda sesión al día siguiente.
Experiencias clínicas: Según una información, se dio trata­miento clínico con esta terapia a 316 pacientes obteniendo el siguiente resultado: curación, 285, o sea, un 90,18%; y efecto nulo, 31, esto es, un 9,8%. Por lo general, 1 hora después de la primera sesión de moxibustión, el paciente va librándose del sufrimiento, su temperatura se normaliza gradualmente, el dolor, la congestión y la hidropesía de su laringe disminuyen y, 12 horas más tarde, la materia purulenta secretada es reab­sorbida. Esta terapia se limita a tratar la amigdalitis aguda simple, pero con efecto notable. Al analizar los casos de efec­to nulo, el autor imputa el fracaso a dos causas: 1) método de manipulación incorrecto para el tratamiento e imprecisión en tomar el punto; y 2) complicaciones de los pacientes, tales como pulmonía, etc.
Caso 1: Paciente Yang, niña, 7 años. Presentaba decaimiento, astenia, labios cianóticos, respiración corta, y fiebre de 40,8°C. Examen físico: amígdalas hinchadas, grado II; secre­ción purulenta en el lado izquierdo; y ritmo cardiaco, 126 por minuto. Diagnóstico: Amigdalitis supurativa aguda. La tempe­ratura se normalizó en 1 hora luego de realizada 1 sesión de moxibustión. A la mañana siguiente la niña estaba ya curada. Casos 2: Paciente Wang, mujer. Llevaba ya 3 ó 4 días de fiebre continua. Le habían aplicado terapia antimicrobiana con penicilina y tetraciclina, mas sin efecto alguno. Así que se optó por la moxibustión. El médico la encontró decaída, con 38,6°C de temperatura y respiración superficial. Examen físico: ambas amígdalas hinchadas, grado III; cada lado lleno de secreción purulenta; y cardiorritmo, 88 por minuto.
Diagnóstico: Amig­dalitis supurativa aguda. Luego de tratada con 1 sesión de esta terapia, regresó al médico a las 8,30 de la mañana si­guiente. Con temperatura normal, la secreción purulenta ente­ramente absorbida y el dolor de laringe desaparecido. Estaba curada.

3) Método: Se aplica auriculopuntura.
Prescripción: Trago de la oreja, área correspondiente a la laringe, tramo inferior de la escafa, vena retroauricular y los 3 puntos del hélix.
Explicación:
1) Estímulo poderoso con aguja filiforme: Se usa el trago, el área correspondiente a la laringe, el punto sensible de dolor a la presión del tramo inferior de la escafa y los 3 puntos del hélix. En todas estas áreas y puntos se aplica el método de rotación de aguja con estímulo poderoso, se retiene las agujas por 30′ hasta varias horas, y es 1 sesión diaria.
2) Sangría mediante punzadas rápidas: Se usa la vena re-troauricular. Primero se manipula el pabellón auricular para que se congestione y luego con aguja fili­forme (u otra de cuer­po redondo y cabeza afilada) se propina 1 ó 2 punzadas en el sitio donde la vena está muy abierta para que sangre en 2-3 gotas. Es 1 sesión por día y cada vez se cambia de sitio de vena.
3) Inyección en los puntos auriculares: Se escoge los puntos llamados “amígdala” en ambos lóbulos de oreja y en cada punto se inyecta 0,2-0,3 ml de penicilina (conteni­do de 20.000-30.000 unidades de penicili­na). Es 1 sesión por día.
Experiencias clíni­cas: Para la tonsilitis aguda la auriculopun-tura tiene gran varle-dad de métodos, incluidos estímulo y sangría con agujas fili­formes, inyección de dosis pequeñas antimicrobianas en los puntos, etc, todos los cuales tienen buen resultado terapéu­tico. Según consta en 6 datos, fueron tratados 562 casos con estos resultados tras 1-3 sesiones: eficacia, más de 90%; curación, de 52,3-88%; y efecto aún mejor con la sangría por medio de punzadas rápidas en la vena retroauricular y con la inyección de pequeña dosis de penicilina en los puntos. En el proceso de tratamiento el efecto antiflogístico y analgésico es el más rápido y puede mejorar inmediatamente la odinofagia. Si la tonsilitis es aguda, puede curar en 1-2 sesiones, al paso que la temperatura desciende. Si hay supuración y la fiebre elevada, el paciente requiere de varias sesiones, y es aconse­jable que reciba otras terapias al mismo tiempo. 1. Acorde a una información de cierto grupo de auriculopuntu-ristas de cooperación, ellos atendieron a 304 pacientes de amigdalitis aguda.
Método de tratamiento: Se busca el punto sensible de dolor por presión en el trago de la oreja, mientras en algunos enfer­mos este punto también existe en el tramo inferior de la esca-
fa. Se practica el método de rotación de la aguja con estímulo poderoso, se deja la aguja implantada durante 30-60′, y se imparte 1 sesión al día.
Resultados del tratamiento ofrecido a los 304 casos: Curación (eliminación del enrojecimiento e hinchazón del área local, desaparición del dolor de laringe y normalización de la tempe­ratura), 156 casos (52,3%); mejoramiento, 115 (37,8%); efecto nulo, 30 (9,9%); y eficacia, 90,1%.
La auriculopuntura es sumamente satisfactoria para librar al paciente del sufri­miento y, como regla, es capaz de combatir la infla­mación en 2-3 sesiones.
2. 24 niños de amigdalitis aguda fueron tratados mediante la san­gría con punzadas rápidas en la vena retroauricular. Resultados tras 1 ó 2 sesiones: curación, 21 ca­sos; y efecto nulo,
3. Días de trata­miento: mínimo, 1; máximo, 3; y pro­medio, 2. En otra información fueron abordados 83 casos atendidos con la misma terapia, siendo la eficacia de 9 1,5%, y el tiempo
promedio necesario para la curación, 2,2 días. 3. Otros 50 casos de tonsilitis aguda fueron tratados con la inyección de penicilina puesta en los puntos auriculares. Se eligió el punto denominado “amígdala” de ambos lóbulos de oreja y en cada uno se inyectó 0,2-0,3 ml (contenido de 20.000-30.000 unidades de penicilina). Fue 1 sesión diaria. Curación, 44 de los 50 casos tras 1-3 inyecciones; y también curación los demás 6 relativamente graves, pero luego de 3-5 inyecciones.

4) Método: Se aplica digitopuntura.
Prescripción: Jiaosun (SJ 20).
Explicación: El terapista oprime el punto con el dedo pulgar, suave primero y luego fuerte, y en combinación con el método de puntear. O bien propina golpecitos en el jiaosun durante 5′ en cada ocasión y da 1 sesión por día.
Experiencias clínicas: 22 casos de tonsilitis aguda fueron tratados con el punteó propio de la digitopuntura. Regularmen­te, el efecto analgésico surgía notable al cabo de 1-5′ de pre­sión. Resultados de este grupo de pacientes: curación tras 1 sesión, 14; tras 2 sesiones, 6; y tras 3 sesiones, 2. La expuesta terapia tiene buen efecto para el caso que apenas ha co­menzado, tiene fiebre no elevada y dolor notorio, al tragar en falso. Pero si el paciente está con alta fiebre y su amígdala ha supurado, es necesario que intervengan en combinación otras terapias.

5) Método: Se aplica sangría acupuntural.
Prescripción: Shaoshang, shangyang y vena retroauricular.
Explicación: Se la ejecuta mediante punzadas rápidas en la vena retroauricular. Para comenzar se frota el pabellón auricu­lar y se lo deja congestionado con la venilla en forma de rama de árbol plenamente abierta. Previa antisepsia de la piel, se practican punzadas rápidas y se la presiona para que sangre en 3-5 gotas. Se hace 1 sesión por día y la próxima vez se punciona en otro sitio de la misma vena.
Experiencias clínicas: Con la sangría hecha en la vena ubi­cada detrás de la oreja se atendió a 65 casos de esta afec­ción. Resultados del primer grupo de 24 casos: curación, 21; y efecto nulo, 3. Número de sesiones: 1-3. Días de tratamiento: mínimo, 1; máximo, 3; y promedio, 1,9. Y resultados del se­gundo grupo de 41 casos: curación, 37; y efecto nulo, 4. Pro­medio de sesiones (días) de tratamiento: 2,1. Si bien la tasa de curación es ligeramente diferente en los dos grupos, esto no cuenta en sentido estadístico.
Otros 60 casos fueron tratados con la sangría ejecutada en la vena retroauricular en combinación con la acupuntura en el hegu y otros puntos y quedaron curados en 1-3 sesiones. Incluso se conoció una tercera información acerca de la san­gría mediante punzadas rápidas dadas en el shaoshang para tratar a 50 pacientes de esta enfermedad con el siguiente resultado: curación, 42; y mejoramiento, 8. Un cuarto reporte cubrió 30 casos con la acupuntura adicional aplicada al guanchong y otros puntos, la cual igualmente se coronó con efectos satisfactorios.
Precaución:
Si la tonsila ha supurado, el paciente puede limpiarse la cavi­dad bucal con colutorio.

6) Método: Se aplica inyección en los puntos.
Prescripción: Dazhui, quchi, hegu y renyingshang (Extra.).
Explicación: Se prepara 5 ml de clorhidrato de procaína al 0,5 por 100, se toma el renyingshang de ambos lados auxiliado del hegu (bilateral) y se inyecta alrededor de 1 ml en cada punto. Es 1 sesión diaria. Si la fiebre es fuerte, se agrega el dazhui.
Experiencias clínicas: Un total de 27 casos recibieron trata­miento con la inyección de clorhidrato de procaína puesta en el renyingshang combinado con el hegu. Resultados: curación luego de 1-3 sesiones, 23 casos; curación tras 4 sesiones, 2; y curación después de 5 sesiones, 2; incluido 1 curado al cabo de 8 días de persistencia. Cifra media de sesiones aplicadas:
2,8.
Ya que la mayoría de los enfermos sienten dolor bajo la larin­ge y odinofagia a los líquidos. Sin embargo, el dolor puede cesar en 1-2′ posteriores a la inyección aplicada en el ren-yingshang.
La amigdalitis aguda se repite con ataque en la mayor parte de los pacientes. Como por ejemplo, atacó en 2- más de 10 ocasiones en 18 de los 27 de este grupo. Luego de aplicado el
bloqueo en los puntos, solamente 2 de los casos fácilmente expuestos a esta afección sufrieron recidiva en 1-2 años de inspección médica. En virtud de ello se considera que el blo­que de los puntos parece servir como profilaxis de la amigdali­tis.
Explicaciones adicionales: 1. Para tratar la tonsilitis aguda otro método reside en inyectar la solución de vitamina B1 o en el dazhui y quchi. En cada uno se inyecta 0,5 ml y es 1 ó2 sesiones diarias. El efecto es igualmente bastante satisfacto­rio.
2. La sangría, la acupuntura y otras terapias para el tratamien­to de esta enfermedad tienen efectos terapéuticos ideales. La mayoría de los enfermos que tienen odinofagia a los líquidos y sólidos, pueden aliviarse del dolor tan pronto aplicada la san­gría acupuntural. Entre tanto, la inflamación local mejora nota­blemente, la temperatura desciende espontáneamente y el paciente se cura en 1-3 sesiones. No obstante, si no se cura, ya no hay necesidad de continuar con el tratamiento o puede cambiarse a otra terapia porque esta enfermedad tiene un corto proceso morboso y puede curarse por sí misma en 2 ó 3 días más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: