La identificación y la co­rrección tempranas de pérdidas de audición es esencial para un desarrollo normal de la facultad de comunicación. La identifi­cación requiere tomar cuidadosamente una histo­ria clínica para detectar factores de riesgo. Si se identifica un factor de riesgo hay que efectuar la audiometría de la criatura a la edad de 3 meses. Los padres pueden sospechar una pérdida intensa de audición si la criatura no parece responder a la voz o los ruidos ordinarios domésticos, las observaciones de los padres tienen mucha importancia y se debe investigar a fondo cualquier duda que tengan sobre la audición del lactan­te.
En el pasado las epidemias de rubéola tenían por consecuen­cia el nacimiento de un gran número de niños con sordera congénita. Sobre todo durante el primer trimestre del embara­zo, el virus de la rubéola puede invadir el oído interno en desa­rrollo. Otras causas de sordera sensorineural congénita inten­sa son la anoxia durante el nacimiento, hemorragia en el oído interno por traumatismo de la base del cráneo durante el na­cimiento (particularmente en los prematuros), medicamentos ototóxicos administrados a la madre, eritroblastosis fetal y muchos trastornos heredita­rios, como el síndrome de Wallenberg, el albinismo y el síndrome de Hurler. Los niños sordos no desarro­llan el lenguaje porque nece­sitan oírlo para aprenderlo; requieren una educación especial, empezando a la edad de dos o tres años.

TRATAMIENTO
Método: Se aplica acupuntu­ra con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Yamen, fengchi, tinggong (ID 19), tinghui (Vb 2) y yifeng. Puntos secundarios: Ermen, qimai (SJ 18), hegu, zhongzhu de la mano, wai-guan, lianquan (Ren. 23) y shanglianquan (Extra.).
Explicación: La aguja entra rápidamente en sentido ver­tical, se la manipula median­te levantamiento y empuje, predomina el estímulo pode­roso, no se retienen las agu­jas, es 1 sesión al día o día por medio, y 30 sesiones completan 1 curso de trata­miento.
Experiencias clínicas:
Puesto que el trastorno del lenguaje es condicionado por la sordera, el tratamiento se centra en ésta. Por esta razón los métodos de acupuntura son similares para la sordera y la afasia. El tratamiento con esta terapia debe ser destinado prioritariamente a la primera. Disponemos de un gran cúmulo de informaciones sobre la acupuntura aplicada a la sordomu­dez provenientes de distintas partes de China. En una gran mayoría de los casos sometidos a una estricta observación se realizaron audiometrías antes y después del tratamiento para
obtener una curva de capacidad auditiva confiable y tomarla como dato de base a fin de determinar el efecto terapéutico. Se han reporteado alrededor de 301 pacientes tratados con acupuntura entre 181 varones y 120 mujeres. La enfermedad empezó a un 88,7% de ellos cuando tenían menos de 5 años. Causas etiológicas: congénitas o no determinadas, 20,3%; y entre los casos restantes, 103 (42,9%) debidos a fiebre eleva­da y convulsión, 52 (21,7%) derivados de meningitis cerebral y 31 (12,9%) a causa de sarampión. Además, había casos ini­ciados por fiebre tifoidea, otitis media, traumatismo, así como por ototoxicidad por uso de estreptomicina o quinina. Resultados del tratamiento: Efecto notable, 92 (30,6%); mejo-
raimiento, 163 (54,1%); y efica­cia, 84,7%. De los 301 casos, 38 fueron examinados mediante audiometrías, las cuales no revelaron un efecto tan notable como lo que los pacientes real­mente percibían del sonido. Este problema todavía se espera que sea estudiado ulteriormente. Resultados según las audiome-trías: efecto notable, 6 casos (15,8%); mejoramiento, 12 (31,6%); y efecto nulo, 20 (52,6%). A través del tratamiento se comprueba que a edad tem­prana y corta evolución de la patología auditiva los resultados obtenidos fueron mejores. Normas para valorar el resultado terapéutico. Norma según au-diometrías: por efecto notable se refiere a la audición aumentada en más de 20 db o frecuencia elevada en más de 2, así como al aumento de ambas. Progreso significa audición incrementada en 10-20 db o frecuencia eleva­da en 1. Norma según la per­cepción del sonido por el pacien­te: por efecto notable se entien­de recuperación básica de la audición, capacidad de oír hablar regularmente a otra per­sona desde atrás y capacidad de aprender frases sencillas repi­tiendo el sonido y de responder a preguntas sencillas. Mejora­miento implica recuperación parcial o más que parcial de la audición, capacidad de oír un sonido bastante alto que viene desde atrás, reacción a alguien que llame y capacidad de aprender frases simples.
Caso registrado: Paciente Su, femenino, 21 años de edad. 5 años de sordomudez consecutiva a meningitis cerebral. Acu­dió al médico por primera vez el 11 de julio de 1974. Examen: tímpanos normales, existencia del cono de luz, laringe, lengua, cuerdas vocales y otros órganos de sonido normales, sordera bilateral y afasia, sin otro dato anormal que comentar. Se inició el tratamiento de la sordera. Prescripciones para la acupuntu­ra: 1) ermen y tinghui perforados de una punzada, tinggong, zhongzhu de la mano y yangchi; y 2) yifeng, tinghui y hegu. Cada día se usaba 1 de las 2 prescripciones y se hacía uso de ellas alternativamente, con 20′ de retención de agujas. Luego de 2 sesiones, la joven ya podía escuchar sonidos con cada uno de sus oídos, pero aún no podía hablar. A la tercera se­sión, le punzaron adicionalmente en los puntos tiantu, lian-quan, tongli y yamen. Apenas terminada la sesión, recuperó el habla y oía con claridad como cualquier persona normal. Así que recobró el estado normal tras sólo 3 sesiones de acupun­tura.
Precauciones:
1. Hay que tener cautela con la profundidad de avance de la aguja cuando se punciona en el yamen.
2. Se prescribe cualquier medicamento ototóxico.
Explicaciones adicionales:
El tratamiento con acupuntura de la sordomudez data de larga historia y ha sido registrado tiempo atrás en libros de acupun­tura antiguos. Durante los últimos tres decenios su aplicación en esta enfermedad ha logrado ciertos éxitos en diversas partes de China, mientras que los expertos han explorado y formado algunas reglas de tratamiento. La opinión general es que la clave para la eficacia de esta terapia obtenida en una porción de los casos de sordomudez consiste en la elevación de la capacidad auditiva. Por consiguiente, la acupuntura es una terapia bastante buena para los pacientes que aún po­seen algún remanente de la capacidad auditiva. Aparte de un tratamiento activo, sin embargo, es menester la fisioterapia del lenguaje a base de la elevación de la capacidad auditiva. Esto conforma un importante eslabón de esfuerzo para que la acu­puntura tenga efecto en el sordomudo. La restitución del habla y el ejercicio de la misma son una tarea ardua y minuciosa, la cual no podrá tener éxito antes de que el paciente la haya cumplido con persistencia.

MAREO DEL OIDO IN­TERNO

octubre 24, 2009

Se conoce también como sín­drome de Meniére. Según la medicina tradicional china co­rresponde al campo de “mareo”. Suele presentarse súbitamente, el individuo siente un mareo brusco, le parece que el cielo y la tierra están dando vueltas, aparecen tinitus, sordera y sen­sación de obstrucción y plenitud en el oído. Cuando el mareo es fuerte, se acompaña a menudo de náusea y vómito. Entre otros síntomas podemos identificar palidez facial y sudoración. El paciente afectado, cuando cierra los ojos y está quieto, el mareo puede disminuir; pero si se mo­viliza, se agrava. Hasta el momento se desconocen las cau­sas. Prevalece la opinión de que se motiva por trastorno fun­cional del vestíbulo derivado de la acumulación de líquido en el laberinto del tímpano resultante de la disfunción del octavo par craneal debida a ciertos factores. El acceso puede durar varios’ hasta horas y, en algunos ca­sos, hasta días o semanas. Después, se alivia rápido o paulatinamente.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Fengchi, hegu, lieque, nei-guan y zusanli.
Puntos secundarios: Shangxing (Du. 23), quchi, sanyinjiao y yifeng.
Puntos de experiencias: Puntos de dolor a la presión ubicados en el área inferior del lado derecho del hipocondrio.
Explicación: Primero el método de tonificar, pero también hay quienes adoptan el de estímulo poderoso. Las agujas perma­necen insertadas 15-30′ o más tiempo. Se da una sesión al día, siendo 1 curso de tratamiento integrado de 6 sesiones.
Experiencias clínicas: Por lo general, la acupuntura puede eliminar el ataque de mareo causado por esta enfermedad, y si el paciente percibe tinitus, es capaz de disminuirlo en la
mayoría de casos.Cierto médicotrató a 78 pacien­tes de mareo del oído interno. Con aguja perforó el shangxing al bai-hui y puncionó en el shenmen y en el sitio ubicado a 2 cun arriba del sanyinjiao, al tiempo que aplicó cigarros de moxa colgantes sobre el baihui. Para los casos graves les añadió acupuntura en la región de mareo y audición de la cabeza. La mayoría de los enfermos fueron curados. En cues­tión del efecto a largo plazo, las visitas médicas realizadas por espacio de 2 años demostraron que 36 casos no habí­an recidivado, 10 habían sufrido ataques con intervalos más largos y habían recidivado ocasio­nalmente, pero con corta duración y grado leve, 20 habían mejorado del tinitus y del trastorno auditivo, y los restantes no habían progresado.
Se dio tratamiento a 19 casos, insertando con aguja en los sitios de dolor por presión en el área inferior al lado derecho del hipocondrio (este dolor a la presión se presenta abajo del arco costal de derecha y a distancia de 0,5, 1,5 y 2,5 cun de la apófisis xifoides) y agitando el mango de aguja en forma circu­lar 15-20 veces. Resultados del tratamiento: curación, 7 casos; efecto notable, 8; y mejoramiento, 4. Otro acupunturista atendió a 5 casos de esta afección, todos los cuales adolecían de mareo, vómito, náusea y sensación visual de objetos girando. Resultados: curación tras 4 ó menos sesiones, 4 casos; y mejoramiento luego de 8 sesiones, 1 caso.
Caso registrado: Paciente Zhuang, femenino, 78 años de edad. Recibió la primera consulta médica en febrero de 1978. Con una evolución de 10 años de mareo del oído interno. Las crisis se presentaban 2-3 veces por año. Cuando era atacada, de repente se mareaba, vomitaba, tenía miedo a volverse y a abrir los ojos. Cada vez que los abría, veía las cosas dando vueltas. Los síntomas no cedían antes de 5 ó 6 días. En cierto hospital su caso había sido diagnosticado de mareo del oído interno. El reciente acceso le había durado ya 2 días. Le pun­zaron en el fengchi, baihui, touwei y hanyan (Vb 4) perforados con una sola aguja, así como el neiguan. Todo fue con el método de rotación de agujas. Luego de manipuladas éstas durante 10′, la paciente mejoró del mareo en seguida y pudo abrir los ojos. Luego de 3 sesiones de acupuntura, 1 por día, la anciana se curó con desaparición de los síntomas. El mareo no la volvió a atormentar durante los 2 años de inspección médica posteriores.

2) Método: Se aplicó moxibustión.
Prescripción: Baihui.
Explicación: Se procede con el método de conos de moxa encendidos tocando la piel. Una vez tomado el baihui con precisión y marcado con colorante violeta de genciana, se le corta al paciente los cabellos de raíz en el área del mismo punto, tan grande como la uña del dedo medio, para dejar el punto plenamente al descubierto y así facilitar la moxibustión. La posición ideal es con el paciente sentado de frente. Mien­tras el terapista aplica la moxibustión, el paciente permanece sentado en un banquito bajo, y aquél en un asiento más alto exactamente frente a él. El tamaño de cono depende del esta­do morboso (los conos grandes, medianos y pequeños son iguales en tamaño a una semilla de soya, mungo o trigo, res­pectivamente). Se puede colocar un cono de moxa directa­mente en el baihui hasta que sea quemado sin humo total­mente, incluido el extremo superior (por entonces el calor llega al máximo). Entonces el terapista usa un pedazo de papel grueso con la mano derecha para oprimir y apagar el cono. La presión va de suave a fuerte. El paciente siente al instante un flujo de calor penetrando en el cerebro a través del cuero cabelludo, percibiendo gran comodidad. Habitualmente, se puede consumir 26-30 conos de moxa en 1 sesión.
Experiencias clínicas: Se impartió tratamiento clínico con esta terapia a 60 enfermos y se obtuvo resultados satisfacto­rios. Eran 20 hombres y 40 mujeres, contaban de 15-70 años de edad. 29 tenían de 15-40 años, y los demás 31, de 41-70 años. La evolución más corta era de 1 día, la más larga, 11 años (con ataques recidivantes).
Resultados del tratamiento tras 1 curso de moxibustión: Des­aparición inmediata de los síntomas, 53 casos (88,3%); alivio de los síntomas, 6 casos (10%); y efecto nulo, 1 caso (1,7%).
Más tarde, se inspeccionó a 4 pacientes con recidiva, pero todos con síntomas de ataque más leves que antes. Según la observación del autor de esta información, cuando el síndrome de Meniére ataca, el punto baihui queda básicamen­te adormecido. El baihui que adormece es el punto de reac­ción especial a esta enfermedad. Por lo tanto, el grado de percepción del calor en él representa la norma objetiva para medir el grado de enfermedad. De acuerdo al dolor, la moxi-bustión dura hasta que éste cese. El principio según el cual la moxibustión se aplica sin presencia de dolor hasta presentarse dolor ha rebasado el límite de 7 conos de moxa que estipulan los libros de medicina antiguos. Se cuenta como 1 curso de tratamiento con moxibustión el proceso que va del adormeci­miento del punto hasta la aparición del dolor en el cuero cabe­lludo y la eliminación del mareo. Además, el autor considera este método como de fácil operación dotado de seguridad y eficacia. Al paso que se consumen más conos de moxa, el paciente siente menos pesada la cabeza, el mareo le cesa gradualmente, los ojos se le tornan más brillantes, y puede contestar preguntas normalmente. Durante la aplicación de moxibustión a los citados casos, no hubo reacción maligna. La terapia fracasó en 1 solo caso, motivado por intoxicación con estreptomicina. Cabe señalar que la moxibustión igualmente puede producir buen efecto para el mareo posicional. Caso registrado: Paciente He, femenino, 50 años de edad. En marzo de 1977 se integró el diagnóstico de: síndrome de Me-niére, el cual le dio 2 ataques grandes posteriormente. El 29 de diciembre, al presentarse al médico, refirió “sentir vértigo, ver la casa girando, no poder abrir los ojos y tener vómito, pesadez de cabeza y silbido auditivo”. De acuerdo al método antes expuesto le aplicaron 30 conos de moxa en el baihui, de modo que los síntomas mejoraron al instante. La mujer no sufrió recidiva en los 7 meses con días de visita médica poste­riores.
Precauciones:
1. A la hora de aplicar la moxibustión, el terapista debe tener paciencia y cautela y concentrar la atención y de ninguna manera ser impaciente. Tiene que consumir los conos uno a uno, sin interrupción. En caso de que el paciente sienta dolor de quemadura, debe alentarlo a que persista en la terapia con buena cooperación.
2. Ordinariamente, la quemadura por moxibustión no se infec­ta y no precisa ser tratada. De 2-4 semanas después de la terapia, la costra se desprende espontáneamente, y apuntan nuevos cabellos. Caída la costra, cuando el paciente se baña la cabeza o se peina, debe evitar rascarse donde estaba la costra para evitar infección. Pero si aparece pus por infección, deberá efectuarse un aseo quirúrgico convencional.

3) Método: Se aplica auriculopuntura.
Prescripción: Shenmen, tronco del cerebro, subcórtex, nervio menor del occipucio, hígado, oído interno, oído medio, estó­mago, punto de mareo y riñón.
Explicación: Las agujas entran girando, cada vez se utilizan de 3-5 puntos, se dejan las agujas insertas 1-3 horas y se las rota 1 vez cada 30-60′ de intervalo durante la inserción, con la finalidad de fortalecer el estímulo. Se ofrece 1 sesión al día, y un curso de tratamiento consta de 3-5 sesiones. También sirve la presión con granos de mungo, los cuales son fijados por alrededor de 1 semana.
Experiencias clínicas: Según una información, cierto esta­blecimiento asistencial dio tratamiento con auriculopuntura a 20 casos de síndrome de Meniére y logró efectos relativamen­te satisfactorios. Selección de puntos principales: punto de mareo (abajo del estómago, dice la nota original), riñón, tronco del cerebro, shenmen y nervio menor del occipucio; y puntos auxiliares: oído interno, oído medio, cardias, píloro, región ocular y punto alérgico de la región esplénica. Procedimientos: Cada vez se eligen 5 puntos principales más 1-2 auxiliares. Es 1 sesión por día y, transcurridos 3 días seguidos de auriculo-puntura, se cambia al método de presión con granos de mijo glutinoso, a objeto de afianzar el efecto terapéutico. Cada vez se los adhiere a la piel durante 1 semana. Resultados del tratamiento dado a los 20 casos: curación, 16; mejoramiento, 3; y efecto fracasado, 1. Comprensiones: Hay que tomar con precisión los puntos. Se los puede tomar de acuerdo a los puntos auriculares positivos, a lo largo de los canales y colate­rales y teniendo en cuenta los síntomas. La retención de agu­jas debe ser prolongada, generalmente de 2-3 horas, y en los casos graves, de 7-8 horas. Se puede perforar dos puntos de una punzada, por ejemplo, del punto de mareo al cardias, del tronco del cerebro al oído interno, del occipucio al ojo, etc. Otro dato dio a conocer 15 casos de síndrome de Meniére atendidos con auriculopuntura. La evolución más corta era de
2 días, y la más larga, 2 años y medio. 11 de los 15 casos se hallaban en estado sintomático, mientras los demás 4 se en­contraban en el período asintomático, pero aún acompañados del vértigo, tinitus, dificultad auditiva, insomnio y otros síntomas, sin poder efectuar tareas normales. Estos últimos 4 casos habían sufrido cada cual 2-6 ataques anterior­mente.
A los 20 pacientes se les aplicó la auriculopuntura. Cada vez se escogió 2 ó 3 puntos, con 1-3 horas de retención de agujas y sien­do 1 sesión por día. Resul­tados tras 2-5 sesiones a los 11 casos en estado de ataque: desaparición de los síntomas en lo básico, 6 casos; mejoramiento, 3; y efecto nulo, 2. Resultados de los 4 casos en estado de alivio luego de 5-15 sesiones de terapia: des­aparición de los síntomas, 2 casos; mejoramiento, 1; y efecto nulo, 1. Eficacia total, 80%; y efecto de notable para arriba, 53,3%.

4) Método: Se aplica sangría acupuntural.
Prescripción:   Taiyang, guanchong y zhongchong.
Explicación: Se realiza con punzadas rápidas, se ofrece 1 sesión al día, y conviene que se la dé en el momento sintomá­tico para obtener mejor efecto.
Experiencias clínicas: Caso registrado: Paciente Wang, femenino, 34 años de edad, obrera de profesión. El mareo la había atacado irregularmente durante 8 años. Cada vez que le sobrevenía un ataque, sentía mareo y náuseas, llegando al vómito, veía las cosas girando, no podía abrir los ojos ni estar de pie, e inclusive le parecían las cosas dando vueltas aunque estaba acostada. Con medicación la sintomatología disminuía, mas recidivaba con frecuencia. Cada ataque le duraba varias horas hasta más de 10 días, el reciente le había durado 2 días. Diagnóstico: Síndrome de Meniére. Se le aplicó la sangría acupuntural: Luego de efectuarle pun­zadas rápidas en el taiyang, le aplicaron la ventosa con una sangría de 2-3 ml. Y también se obtuvo 2-3 gotitas de sangre con punzadas rápidas dadas en el guanchong y zhongchong. Más de 10′ después de la sangría, sus síntomas disminuyeron notablemente. Apenas habérsele aplicado 3 sesiones conti­nuas, siendo 1 por día, los síntomas aliviaron. En los 5 años posteriores de seguimiento, el padecimiento no recidivó.
Explicaciones adicionales: Las terapias practicadas en los puntos tienen efectos bastante satisfactorios para esta afec­ción, sobre todo cuando son aplicadas en el momento del ataque. Comúnmente, retención prolongada de las agujas permite aliviar pronto los síntomas. En cuanto al vómito grave, aparte del neiguan, se puede utilizar adicionalmente los pun­tos supraabdominales (por ejemplo, zhongwan y liangmen). Para el trata­miento que se da en el período de intermisión, las agujas deben ser reteni­das por poco tiempo. Se permite también el uso de agujas “flor de ciruelo”.

TINNITUS

octubre 24, 2009

Es un síntoma frecuente que siem­pre significan padecimientos del oído o del nervio acústico y sus conexiones centrales. El tinitus o zumbido de oído es un fenómeno puramente subjetivo y puede ser descrito también como ruido de sierra, silbidos, cisco o ronquidos, algunos otólogos emplean el térmi­no tinitus para designar; específi­camente la sensación subjetiva de campanilleo. A menudo carece de importancia, ya que suele deberse a causas banales como la presen­cia de un tapón de cerumen en el conducto auditivo externo, o bien, a bloqueo de la trompa de Eustaquio. Etiológicamente el ruido auditivo se motiva por toda clase de enferme­dades del oído y algunas genera­les, tales como hipertensión o hipo­tensión sanguíneas, anemia, ne-fropatía, neurosis, intoxicación medicinal, tumor intracraneal, etc.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica auriculopun-tura.
Prescripción: Oído interno, oído externo, subcórtex, cerebro y riñón.
Explicación: Para la implantación de aguja se elige cada vez 1 punto y se usa los puntos suso dichos por turno, se inserta la aguja 1-3 días, 1 curso de tra
tamiento consta de 5 sesiones e intermedia 1 semana de suspensión entre un curso y el subsiguiente.
Experiencias clínicas: Cierto dato da a conocer 38 casos tratados con la referida terapia, eran todos de silbido auditivo de vibración, incluidos 25 de silbido nervioso, 10 derivados de la hipertensión o arteriosclerosis y 3 causados por intoxica­ción. El proceso evolutivo más corto era de 2 meses, y el más largo, 6 años. 31 pacientes adolecían del tinitus bilateral, y los 7 restantes unilateral.
Si el ruido auditivo era fuerte en el transcurso de implantación auricular de agujas (generalmente se percibía más cuando todo quedaba apacible por la noche), se instruía al enfermo a que se presionara el sitio donde estaban insertas las agujas. Resultados del tratamiento: eliminación total del tinitus, 12 casos; efecto notable, 8; y efecto nulo, 10. Eficacia total: 73,7%; y curación: 31,5%. Número de sesiones: mínimo, 8; máximo, 25; y promedio, 16,2. Recidiva en 6 meses: 2 de los 12 casos curados.

2) Método: Terapia neural.
Prescripción: Fengchi, yifeng, ermen, tinggong, waiguan y sanyinjiao.
Explicación: Se prepara 5 ml de clorhidrato de procaí-na de 0,1-0,25 por 100. Cada vez se opta por 1 ó 2 puntos de la cabeza y 1 de un miembro superior o inferior. En cada punto se inyecta 0,5-1,5 ml de solu­ción. Es 1 sesión al día, se hace uso de los puntos rotativamente, 10 sesiones componen 1 curso de tra­tamiento, y luego se inte­rrumpe la terapia por 1 semana antes de proceder al siguiente curso.
Experiencias clínicas:
Con esta terapia se impar­tió tratamiento a 23 pacien­tes con tinitus. Entre ellos la patología más corta había durado 3 meses. Resultados del tratamiento realizado por espacio de 2­5 cursos: desaparición completa del tinitus, 14 casos; reducción, 5; y efec­to nulo, 4. Relaciones entre el efecto terapéutico y el estado morboso: En los pacientes con evolución crónica los resultados fue­ron pobres.
Explicaciones adicionales:
1. El tinitus es una afección de difícil tratamiento. Salvo los casos por intoxicación, arteriosclerosis y tumor intracraneal, las terapias aplicadas en los puntos son bastante eficaces para el ruido auditivo ocasionado por otros factores. No obs­tante, esta enfermedad es de fácil recidiva. El efecto terapéuti­co a largo plazo no siempre es satisfactorio.
2. El clínico debe investigar los posibles agentes causales, a fin de dar al paciente el tratamiento causal. Procediendo así, el efecto terapéutico será relativamente satisfactorio.
3. En lo que concierne al caso de tinitus rebelde, se aconseja a instruir al paciente a abombarse el tímpano y a dársele ma­saje al oído. Método: El sujeto pone una mano en una oreja y la otra en la otra y se las oprime y afloja en forma alternativa. Son 2 ó 3 sesiones por día y repite el ejerció 10-30 veces en cada sesión. Generalmente, cuando el ejercicio ha durado 30­60 días, el tinitus habrá disminuido en mucho. Más adelante, el paciente descansa 1-2 semanas para valorar el efecto. Si el silbido continúa disminuyendo hasta la desaparición, puede interrumpirse el masaje. Si el silbido subsiste parcialmente, puede repetir el mismo ejercicio. Para entonces lo puede practi­car únicamente cuando el soni­do es notorio, sin necesidad de fijar la hora para el ejercicio. Puede hacerlo cada mañana, tarde o noche a cualquier hora conforme al estado del tinitus.

Es una enfermedad observada con fre­cuencia en el servicio clínico de estoma­tología. Su caracterís­tica clínica consiste en el trastorno del movimiento de la articulación mandibu­lar (la boca es inca­paz de abrirse hasta lo normal, cuando se abre se lateraliza, y cuando se abre o cierra se bloquea). Al entrar la boca en movimiento, la región articular y el grupo muscular periférico provocan dolor al paciente. Mientras se mueve la articulación, se produce un ruido similar al castañeteo. Es más frecuente en los jóvenes y adultos, comienza en un solo lado y luego llega a ser bilateral. El proceso morboso atraviesa un largo tiempo y ataca repetidamente. En algunos casos dura hasta más de 10 años. No obstante, el pronóstico es benigno. De sus causas aún no se ha adquirido un conocimiento cabal hasta la fecha. En opinión general, esta afección tiene que ver con la neurastenia, el nerviosismo, el trastorno de las relacio­nes entre los dientes, la anomalía anatómica de la articulación mandibular, el traumatismo, la irritación por frío y otros facto­res.
El progreso morboso puede dividirse en 3 etapas: Inicial, dis­función; intermedia, trastorno de la estructura articular; y final, destrucción del cartílago y de la superficie articular.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Xiaguan, shangguan, jiache y ermen (SJ 21).
Puntos secundarios: Tinghui (Vb 2), yifeng (SJ 17) y hegu.
Explicación: Prevalece el método de tonificación y dispersión parejas, se retiene las agujas 15-30′, se elige 2-5 puntos por vez, se ofrece 1 sesión de acupuntura por día o en días alter­nativos, y 10 sesiones llenan 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas: Se trató a 45 casos con el siguiente resultado: Curación, 13; efecto notable, 2; mejoramiento, 16; efecto nulo, 8; resultado ignorado, 6. La terapia fue más eficaz para los casos de unas 2 semanas de evolución (estado mor­boso corto), produjo efecto notable en los de menos de 6 me­ses de evolución, pero su efecto resultó pobre o nulo en los casos crónicos. Sesiones para la curación: mínimo, 1; y máxi­mo, 15.
Precauciones:
1. Los pacientes evitarían la recidiva si en clima frío, se prote­gen adecuadamente.
2. Es preciso evitar masticar alimentos duros, bostezar, y cualquier lesión externa.

2) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción:   Xiaguan, jiache y hegu.
Explicación: Se usa ondas continuas o compactas-ralas, la magnitud de corriente no rebasa la tolerancia del paciente, se da 1 sesión día por medio, y cada sesión toma 15-30′. Experiencias clínicas: Se informó sobre la electropuntura aplicada en el xiaguan y jiache para tratar a 23 casos de sín­drome de disfunción de las articulaciones temporal y mandibu­lar, de restricción de la apertura bucal, y dolor por el intento de abrir la boca o masticar (carentes del trastorno estructural y alteración orgánica). El tratamiento se terminó con efectos satisfactorios.
Entre ellos había 13 hombres y 10 mujeres, quienes oscilaban de 18-63 años de edad y cuya mayoría eran jóvenes y adultos de 18-50 años. Todos los casos padecían del trastorno en uno u otro lado, esto es, 15 en el lado izquierdo y 8 en el derecho. La evolución más corta llevaba 12 horas, y la más larga, 15 años.
Procedimientos. Al ser tratado, el enfermo se sienta con la cabeza algo tendida hacia atrás. Para insertar en el xiaguan la aguja entra en la superficie sagital del cráneo en posición vertical y se adentra en 0,4-1,2 cun. En cuanto al jiache, la aguja ingresa en el punto que más sobresale hacia afuera cuando el paciente tiene apretado el masetero, penetra hasta la mandíbula y llega a la superficie ósea de la misma. Ambos puntos son tomados del lado enfermo. Se utiliza un aparato
terapéutico transistorizado modelo G 6805, con ondas conti­nuas y una frecuencia de más o menos 180 veces por minuto. El estímulo que rinde el aparato crece de débil a poderoso y llega al máximo con tal que el paciente lo pueda aguantar sin dolor. El polo negativo se conecta con el xiaguan, y el positivo con jiache. Ordinariamente, el estímulo eléctrico se mantiene durante 30′ por sesión, y cada semana se ofrece 2 sesiones. Tan pronto se había aplicado la electropuntura, 20 de los 23 pacientes mencionados pudieron abrir más la boca en distinto grado, tener más amplitud del movimiento de la mandíbula y reducir un poco la atracción. De los 3 restantes, a 2 no se les midió la apertura bucal tras la terapia, y el otro no experimentó mejoría, pudiendo abrir la boca en sólo 3 cm. De entre los 23 casos había 21 de dolor por el intento de abrir la boca o masti­car. Terminado el tratamiento, 12 disminuyeron los síntomas y 1 no sintió más dolor. Los enfermos de este grupo lograron curarse en lo fundamental generalmente tras 1-4 sesiones de tratamiento, al grado que podían abrir y cerrar la boca y masti­car en forma relativamente normal. Solamente 1 caso recidivó.

3) Método: Se aplica la inyección en los puntos.
Prescripción: Xiaguan (lado afectado).
Explicación: Se usa 0,5 mg de solucción inyectable de dexa-metasona más 1 ml de clorhidrato de procaína al 0,5 por 100. El paciente adopta la postura de sentado y apoyado en la mesa con la cabeza ladeada o de acostado en decúbito late­ral. Se inyecta 1 ml de mezcla de solución antiinflamatoria y anestésica en el punto. Se da 1 sesión cada 3-5 días, y 5 sesiones forman 1 curso de tratamiento. Si el efecto ha sido nulo luego de 2 cursos de tratamiento, se suspende la terapia. Otro método reside en usar 2-4 ml de solución de glucosa al 10 por 100. Mientras el paciente mantiene cerrada la boca, se la inyecta en el xiaguan del lado afectado. Es 1 sesión en días alternativos y son 2 sesiones por semana.
Experiencias clínicas: Se aplicó la inyección de dexameta-sona en el xiaguan para tratar a 32 pacientes de trastorno crónico de la articulación mandibular, incluidos 13 casos de sonido de crepitación y 28 de apertura difícil de la boca. El estado morboso había perdurado de 6 meses-6 años. Resul­tados del tratamiento ofrecido a los 32 pacientes: curación luego de 3-5 sesiones, 11; curación tras 6-10 sesiones, 8; mejoramiento, 6; efecto nulo, 7; y eficacia, 78%. El efecto terapéutico está ligado al tiempo de duración de la enferme­dad. De entre los 7 pacientes en quienes fracasó la inyección, 5 eran casos de sonido de crepitación y no podían abrir la boca en más que algo de 1 cm.
Se inyectó en el xiaguan la solución de glucosa al 10 por 100 para tratar a 30 casos. Resultados de la inspección médica: curación, 19 casos, con la desaparición total del dolor, la nor­malización de la función y la desaparición o disminución del sonido; efecto notable, 7; y efecto nulo, 4. Los 19 casos de curación recibieron 1-9 sesiones. 3 de ellos curaron tras 1 sesión, 6 luego de 2-3 sesiones, 5 después de 4 ó5 sesiones, 1 luego de 6 ó 7 sesiones, y 4 al cabo de 8-9 sesiones. En los casos de evolución corta la tasa de curación fue más alta y el tratamiento duró menos tiempo. Los 7 casos de menos de 1 semana de patología, por ejemplo, fueron curados todos, apenas haber recibido 1-5 sesiones. La inyección en el xiaguan tiene buen efecto terapéutico para el trastorno de la articulación mandibular. Si el paciente tiene el sonido similar a la crepitación bastante fuerte o no recibe efecto satisfactorio de la inyección aplicada en el punto de un solo lado, pueden aplicársela bilateralmente, lo cual a menudo permite obtener resultados satisfactorios.
Explicaciones adicionales:
1. En la etapa inicial de esta afección el tratamiento en los puntos produce efectos bastante satisfactorios. En la etapa de trastorno articular, sin embargo, el paciente debe persistir en un tratamiento prolongado y también puede recibir efectos relativamente buenos. En cuanto a la etapa avanzada de des­trucción articular, el tratamiento en los puntos ayuda a aliviar los síntomas.
2. Para el caso de patología crónica o el que se agrava por el frío se prefiere utilizar cigarros de moxa de manera moderada y es aconsejable enseñar al paciente a aplicarse por sí mismo la moxibustión. Además, son aplicables el parche en los pun­tos, la ventosa, etc. Si el paciente es flaco, y si le es difícil la ventosa, puede interponer un círcu­lo duro de harina entre la piel y la boca del vaso de ventosa.

ODONTALGIA

octubre 23, 2009

El dolor dental es el síntoma más frecuente en el servicio médico de estomatología. Puede ser causado por enfermedad de los dientes, enfermedad de los tejidos peridentales, el dolor referido debido a la afección de los tejidos periféricos, neural­gia trigeminal, y las enfermedades corporales tales como gri­pe, trastornos climatéricos, vuelo a elevada altura, neurosis, etc.
El dolor dental varía en naturaleza y grado según la diferencia de área de alteración patológica y factor causante. Se divide, a grandes rasgos, en dolor violento espontáneo, dolor sordo, o dolor generalmente violento, excitado por una irritación física o química.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción: Puntos principales: Hegu, xiaguan (E. 7), jiache (E. 6) y taiyang.
Puntos secundarios: Jiachengjiang (Extra.), quanliao, sibai, renzhong y kunlun.
Explicación: Se practica estímulo poderoso, se retiene las agujas por 30-60′ y, durante la inserción, se las rota, agita y se las raspa varias veces. Se da 1 ó 2 sesiones de acupuntura por día.
Experiencias clínicas: 1. Existe un reportaje sobre 97 casos de odontalgia consecutivos a la pulpitis aguda o subaguda, periodontitis apical y pericoronitis.
El autor entiende por su experiencia clínica que el efecto tera­péutico resulta mejor con la utilización de los puntos hegu y xiaguan. 1) Efecto analgésico instantáneo de la acupuntura: i) De entre los 28 casos de pulpitis aguda, el dolor dental cesó por completo en el mismo curso de acupuntura en 16 casos, esto es, un 57%; cesó en lo básico, en 11 casos, un 39%; y disminuyó en 1 caso, un 3%. u) De entre los 55 casos de pe-riodontitis apical, el dolor dental cesó totalmente al momento de la acupuntura en 19 casos, un 35%; cesó en lo básico en 21 casos, un 38%; se moderó en 11 casos, un 20%; y no ce­dió al efecto en 4 casos, un 7,2%. Y iii) De entre los 14 casos de pericoronitis aguda, el dolor se detuvo totalmente en el transcurso de acupuntura en 2 casos, un 14%; se detuvo en lo básico en 8 casos, un 57%; y se relajó en 4 casos, un 29%. 2) Duración del efecto analgésico tras la acupuntura: este efecto de más de 12 horas de duración resultó mejor en la periodonti-tis apical aguda, siendo eficaz en un 73% de los casos; menos en la pericoronitis aguda, un 60%; y todavía menos en la pulpi-tís aguda, un 44%. 3) Relación entre el grado de inflamación y la duración del efecto analgésico: en cuanto a la duración por más de 12 horas de este efecto producido por la acupuntura, fue 100% en los casos de pulpitis subaguda; 90% en los de periodontitis apical subaguda; y 71% en los de pericoronitis subaguda. De ello se despren­de que la terapia tiene un efecto mucho mejor para la inflama­ción subaguda que para la inflamación aguda. Y 4) Para la odontalgia la acupuntura es económica y práctica, tiene un efecto analgésico rápido, inten­so y duradero y, además, ayuda a fortalecer el efecto del medi­camento analgésico y se elimi­na la inflamación y la hincha­zón. Para el paciente de emer­gencia la acupuntura puede detener de inmediato el dolor, de suerte que aquél, una vez tranquilizado, pueda recibir otra terapia. En el paciente en quien el analgésico oral o parenteral no ha obtenido el efecto desea­do, la acupuntura a menudo es capaz de tener efecto de mane­ra independiente o ayudar a surtir efecto a dicho medica­mento.
2. Cierto acupunturista utilizó exclusivamente el kunlun para atender a 34 casos de dolor dental. Procedimientos: El pa­ciente se tiende en decúbito lateral con el lado afectado hacia arriba. El terapista, cuan­do ingresa la aguja en dicho punto, enfrenta la punta de aguja al borde anterior del maléolo interno, manipula la aguja según el principio de “tonificar para la deficiencia” y de “dispersar para el exceso”, la hace penetrar en 0,3-0,5 cun, la deja inserta durante 30′ y la manipula 1 vez a cada 5′. Este método es capaz de producir efectos satisfac­torios. Resultados: cese inmediato del dolor, 28 casos, dismi­nución del dolor, 5; y efecto nulo, 1.
3. Hay otros acupunturistas que, al tratar la odontalgia, prefie­ren usar los puntos de meridiano yangming porque este dolor se ocasiona, en la mayoría de casos, por el ascenso del fuego del citado meridiano.
Respecto del dolor de los dientes superiores se inserta prime­ro el neiting o zusanli, que son puntos lejanos del meridiano yangming. Si aún no es posible contrarrestar el dolor dental, se punciona adicionalmente el punto cercano jiache o xitong (Extra.) (punto central de la línea que viaja del yifeng del meri­diano sanjiao al tianrong del meridiano del intestino delgado y situado en el borde anterior del músculo esternocleidomastoi-deo), lo cual permite detener el dolor por completo. En 5 casos se punzó únicamente en el zusanli (la aguja se adentró en 0,5­0,8 cun y la sensación acupuntural se irradió hasta el pie) y en 1 caso se lo hizo solamente en el neiting (la aguja avanzó en 0,2-0,3 cun de profundi­dad y produjo sensación de entumecimiento en el dorso del pie), en cuya consecuencia el dolor dental cesó totalmente. Para el dolor de los dien­tes inferiores se escoge el hegu del meridiano yang-ming de la mano (la aguja entra en 0,3-0,5 cun y la sensación se limita a permanecer en el área local o a extenderse hasta los dientes) y el xitong (la aguja se interna en 0,8­1,2 cun y su punta avanza mediante rotación en sentido oblicuo hacia la región facial).
Para el dolor dental supe­rior la punta de aguja se dirige oblicua hacia arriba y, para el dolor dental inferior, avanza oblicua hacia abajo. Si los dientes superior e inferior duelen al mismo tiempo, la punta de aguja va para abajo primero y luego para arri­ba, o viceversa. Si el paciente tiene el dolor tanto de un diente dere­cho como de otro izquier­do, el terapista usa simul­táneamente los puntos de ambos lados. Fueron tratados 10 casos de dolor de diente inferior y se obtu­vo efectos satisfactorios terminadas 2-4 sesiones de acupun­tura. Método de manipulación: estímulo poderoso para todos y cada uno de los casos (vale decir, se hizo girar la aguja o se picoteó con ella a modo de pájaro durante 1-2′ y, luego de surgida una obvia sensación de calambre, plenitud y dolor, se dejó la aguja inserta por 20-30′).
Caso registrado: Paciente Sun, femenino, 47 años de edad. Le dolían intensamente la segunda y la tercera muelas del lado izquierdo y superior desde hacía 5 días y le dolían particular­mente por la noche. Examen: Huecos de caries oscuros y profundos en la superficie de la segunda y la tercera muelas. Diagnóstico: Pulpitis aguda. Le punzaron en el xiaguan, jiache y hegu, le dejaron las agujas implantadas por 30′ y se las manipularon 1 vez cada 10′. Luego, conectaron las agujas con un aparato terapéutico de electropuntura modelo G 6805 con ondas continuas de alta frecuencia de 4.000 veces por minuto. La electricidad fue conectada durante 60′, pero sin efecto notable, así que se suspendió la electropuntura. Se volvió a puncionar en el xiaguan con la manipulación sostenida de la aguja. A los 10′ de la acupuntura el dolor comenzó a ceder y a los 20′ de la terapia desapareció. Unos 30′ después de remo­vida la aguja, el dolor atacó de nuevo. Se repitió la misma acupuntura en el xiaguan y hegu por otros 10′ hasta que el síntoma alivió y la paciente quedó dormida. Reexamen al día siguiente: La odontalgia no había retornado.

2) Método: Se aplicó la inyección en los puntos.
Prescripción: Hegu, taiyang, xiaguan y jiache.
Explicación: Para esta terapia se usa 3-5 ml de clorhidrato de procaína que va del 0,5-0,75 por 100. Para el dolor de diente superior se pone inyección en el hegu, taiyang y xiaguan; y para el dolor de diente inferior, en el xiaguan y jiache. Primero se la pone en el hegu, preferentemente del lado sano, pero este punto también puede ser del lado enfermo o de ambos lados. Hay que hallar una sensación apropiada antes de inyectar 0,5-1 ml de solución anestésica. Luego se prosigue a inyectar en el xiaguan, el taiyang o el jiache. Es 0,5-1 ml en cada punto, y se permite inyectar 1 ó 2 veces al día.
Experiencias clíni­cas: Se aplicó la mencionada terapia a un total de 212 casos de odontalgia motivados por di­versos factores. Tras 1-3′ de inyec­ción, el dolor se eliminó en 180 ca­sos, disminuyó en 22 y no respondió al efecto en 6. El efecto analgésico y su duración guar­dan una íntima relación con las causas etiológicas. La inyección en los puntos es bastante satisfactoria para los casos de alergia del marfil dental, de inflamación, de exodoncia, etc. Pero su efecto no es tan eficaz en los casos de pulpitis necrosada, de nervio de la pulpa dentaria expuesto en la cavidad cariada, de apari­ción dificultosa de la muela cordal, etc.
Explicaciones adicionales:
1. Aunque la odontalgia no es una enfermedad seria, trae muchos sufrimientos al paciente. La acupuntura, la electropuntura, la auriculopuntura y la inyección en los puntos prometen efectos notables. Además, la digitopuntura ayuda a aliviar el dolor. Con respecto a la caries infectada, la pulpitis de necro­sis y la aparición dificultosa de la muela cordal, sin embargo, es menester darles simultáneamente el tratamiento causal.
2. El buen aprovechamiento de la oportunidad constituye una clave para el tratamiento. Generalmente, la afección dental aguda se manifiesta por el dolor crónico e intenso. La acupun­tura justo en el momento de este violento dolor surte efecto de la manera más rápida.
3. La manipulación de aguja debe estar en conformidad con la patología. Si es una inflamación aguda, el método de frescura penetrante produce el mejor efecto. Para la neuralgia de toda
clase se da estímulo poderoso y conviene que la aguja quede inserta por mucho tiempo. En lo tocante a la alergia del marfil dental, la digitopuntu-ra prueba ser más fácil y más eficaz.

OFTALMOPLEJIA

octubre 23, 2009

Se denomina también estrabismo. Hay 6 músculos que controlan el movimiento del globo ocular: 4 rectos superior, inferior, interno y externo, y 2 oblicuos superior e inferior. El músculo recto externo obedece al nervio abductor, el músculo oblicuo superior al nervio troclear, y los demás 4 al nervio oculomotor. Las lesiones de los músculos y de los nervios y sus centros se manifiestan por el trastorno respectivo del movimien­to del globo ocular. Cuando el paciente mira a un objeto, el eje óptico del ojo enfermo o lesionado se soslaya, por lo cual se denomi­na también estrabismo. El estrabismo se divide en con­comitante y paralítico. El primero suele ser congénito o secuela de la alteración patológica de los nervios centrales (por ejemplo, de encefalitis o meningitis cerebral). No hay dlplopía si la parálisis es congénita. Pero en el caso de estrabismo paralítico, debido frecuentemente a la inflamación, el trauma, la intoxicación, el accidente cerebrovascular y la opresión del tumor intracranea­no, el globo ocular presenta trastornos de movimiento y diplopía.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Taiyang, sizhukong, zanzhu y jingming. Puntos secundarios: Sibai, yangbai, fengchi, hegu, zhongzhu de la mano (SJ 3) y qiuhou (Extra.).
Explicación: Prepondera el estímulo débil o mediano, se retiene las agujas 10-20′, se puede girarlas 1 ó 2 veces duran­te la retención, se da 1 sesión diaria, y 1 curso de tratamiento consta de 10 sesiones. Concretamente, la selección de puntos y los métodos de manipulación son como sigue: 1. Para la parálisis del músculo recto externo (esotropía): 1) Neitongziliao (tongziliao interno, dentro del ángulo externo y la cuenca del ojo): cuando se inserta con aguja, se empuja el globo ocular hacía adentro con un dedo, entra lento una aguja filiforme N.° 32 siguiendo la pared interna de la cuenca ocular y penetra en 0,5-1 cun de profundidad, se la rota despacio, se la deja inserta 10-15′ luego de producida la sensación de ca­lambre y plenitud, y cuando se la levanta se presiona leve­mente el agujero con una bolita de algodón seco durante unos segundos. 2) Taiyang: se hace Ingresar verticalmente una aguja filiforme N.° 32 en 0,5-1 cun, y producida la sensación de calambre y plenitud en el área se la deja inserta 10-15′. 3) Qiuhou (en la frontera de un 1/4 del lado externo del borde inferior de la cuenca ocular con un 3/4 del lado interno del mismo): cuando se inserta se empuja el globo ocular hacia arriba, se hace entrar lentamente una aguja filiforme N.° 32 siguiendo el borde inferior de la cuenca ocular, se la hace introducir perpendicu-larmente en 0,5-1 cun y se la deja implantada durante 10-15′ después de lograr la sensación de calambre y plenitud. 4) Sizhukong: para punzar, la punta de aguja penetra en sentido transversal hacia el yuyao situado en el centro de la ceja en 0,5-1 cun y, luego de aparecida la sensación de calambre y plenitud, la aguja queda Inserta 10-15′. Y 5) Hegu: se Inserta per-pendicularmente en 0,5-1 cun, y una vez presentada la ener­gía, la aguja resta implantada durante 10-15′. 2. Para la parálisis del músculo recto interno (exotropía): 1) Neijingming (en la cuenca ocular junto al ángulo interno del ojo): al tiempo de puncionar, se empuja afuera el globo ocular, se adentra una aguja filiforme en 0,5-1 cun y se da estímulo liviano, y si surge una sensación de calambre y plenitud se deja la aguja inserta 10-15′, y cuando se extirpa la aguja se presiona suavemente el agujero durante unos segundos. 2) Zanzhu: al momento de punzar, la punta de aguja avanza hacia el jingming en algo de 0,3-0,5 cun, y surgida la sensa­ción de calambre y plenitud en el área local la aguja permane­ce inserta 10-15′, y cuando se saca la aguja se oprime el agu­jero suavemente. 3) Sibao: se punza verticalmente en 0,3 cun y, percibida la sensación de calambre y plenitud en el área local, la aguja resta implantada durante 10-15′. 4) Jingming: es el mismo método de acupuatura que el aplicado en el neijing-ming Y 5) Hegu igual método que el que se usa para la eso­tropía. Para la acupuntura se permite optar cada vez por 1 ó 2 puntos de la región ocular y en su combinación se usa el hegu, con la finalidad de intensificar el efecto terapéutico, es 1 sesión por día o en días alternativos, y 6 sesiones componen 1 curso de tratamiento.
Experiencias clínicas:
1. Se utilizó acupuntura para atender a 18 casos de parálisis de los músculos oculares. Resultados: curación (desaparición de la diplopía y el estrabismo, normalización del movimiento del globo ocular y no recidiva durante 1 año), 16 casos; y mejoramiento (eliminación de la diplopía, mejoramiento del estrabismo, pero movimiento todavía deficiente del globo ocu­lar), 2.
Selección de puntos y método de manipulación: 1) Selección de puntos acorde a la diferenciación de los síntomas: para la parálisis del músculo recto interno de derecha se toma el jingming de derecha como punto principal y el zanzhu y yuyao perforados de una punzada, así como el yintang como puntos auxiliares. Para la parálisis del músculo recto externo derecho se utiliza como punto principal el taiyang de derecha y como puntos auxiliares el tongziliao y yuyao perforados de una pun­zada, así como el anmian. Para la parálisis del músculo recto interno de izquierda se escoge como punto principal el jing-ming de izquierda y como puntos auxiliares el zanzhu y yuyao perforados de una punzada, y también el yintang. Para la parálisis del músculo recto externo de izquierda se opta como punto principal por el taiyang de izquierda y como puntos auxi­liares por el sizhukong y yuyao perforados de una punzada y también el anmian. Para la parálisis del músculo recto inferior de derecha se elige como punto principal el chengqi (inferior) y como puntos auxiliares el sibai y taiyang. Para la parálisis del músculo recto superior de derecha se usa como punto princi­pal el chengqi (superior) y como puntos auxiliares el yangbai, yintang y yuyao. Para la parálisis de los músculos rectos inter­nos de ambos ojos se aprovecha el jingming (par) como punto principal y el yintang (par) como punto auxiliar. Y 2) Método de manipulación: las agujas entran en 1,5-2 cun y quedan inser­tas durante 45′. Según el exceso o deficiencia funcional se adopta el método de tonificar o el de dispersar. Es 1 sesión por día o en días alternativos, con 1-2 semanas de descanso entre un curso de tratamiento y el siguiente y, por lo común, el enfermo obtiene efecto terapéutico tras 1 curso de tratamiento. 2. Se trató a 32 casos de oftalmoplejía. Todos tenían la afec­ción en un solo ojo (18 en el ojo derecho y 14 en el izquierdo). Eran 19 varones y 13 mujeres, el menor tenía 18 años de edad, y el más viejo, 66 años. El proceso evolutivo más largo era de 13 meses (1 caso), al tiempo que la mayoría de los pacientes lo tenían de menos de 7 días. El caso más corto era de 1 día.
De entre los 32 casos había 4 de parálisis del músculo eleva­dor de un solo párpado superior, 11 de parálisis del músculo recto externo, 4 de parálisis del músculo oblicuo superior, 7 de parálisis total o parcial del nervio oculomotor, 4 de síndrome de la apertura superorbital y 2 de amiostenia por enfermedad ocular grave.
Métodos de tratamiento: 1) Respecto de la selección de puntos se toma como principales los puntos adyacentes al área de mioplejía ocular y como auxiliares los puntos en torno del ojo o que están lejos de él para la parálisis de un solo músculo. Para la parálisis de varios músculos se puede usar cada vez 2 puntos principales. Citamos aquí los puntos princi­pales y auxiliares para la parálisis de los diferentes músculos: puntos principal para la parálisis del músculo elevador de un solo párpado superior: yuyao; y puntos auxiliares: yangbai, taiyang, sibai y hegu. Punto principal para la parálisis del mús­culo recto externo: tongziliao; y puntos auxiliares: taiyang, fengchi y hegu. Punto principal para la parálisis del músculo oblicuo superior: zanzhu; y puntos auxiliares: sibai, yangbai y hegu. Puntos principales para la parálisis de algunos o todos los nervios oculomotores: chengqi, zanzhu, yuyao, jingming y tongziliao (cada vez se escoge 1-2 puntos); y puntos auxilia­res: fengchi, taiyang, sibai, yangbai, hegu, guangming y binao. Para el síndrome de apertura superorbital se elige los mismos puntos que para la parálisis de los nervios oculomotores. Para la amiostenia por enfermedad ocular grave se sirve de los mismos puntos que para la parálisis del músculo elevador del párpado superior. De los mencionados puntos que no sean puntos principales se puede usar cada vez 1 ó 2 como puntos auxiliares. Y 2) Método de manipulación: el paciente se acues­ta, el terapista lo introduce con aguja y la rota, y cuando llega la energía, deja la aguja inserta 15-20′ y tiene que manipularla 1 vez durante su aplicación. En los puntos principales de la región ocular se propina estímulo leve y en los puntos lejanos se lo da algo más fuerte. Se ofrece 1 sesión al día o día por medio, y 10 sesiones completan 1 curso de tratamiento. Al final del primer curso de tratamiento con acupuntura, si el paciente no se cura, reposa 3-5 días antes de pasar al segun­do curso. Cuando el paciente se ha curado luego de unas sesiones de acupuntura durante el primer curso, se le añade 1 sesión más con el propósito de afianzar el efecto, sin necesi­dad de completar 1 curso de tratamiento. Resultados del tratamiento en los 32 casos: Curación, 21(65,6%); mejoramiento, 5 (15,6%); y eficacia, 81,2%. Duran­te el tratamiento se confirmó mediante examen que 4 de los 6 casos en que fracasó el tratamiento eran debidos a tumora-ción, por lo cual se les suspendió la acupuntura. 1 de los 2 casos restantes tenía la parálisis del músculo elevador del párpado superior ya por 13 meses. De ello se ve que para una patología demasiado larga la acupuntura difícilmente puede permitir al paciente recuperar la función del músculo ocular. Número de sesiones ofrecidas: Exceptuándose 1 caso que recibiera 31 sesiones de acupuntura, este número no sobre­pasó las 20 en los demás casos. Para la curación fue 1 sola sesión como mínimo, al paso que la terapia promedió 4-8 sesiones en la gran mayoría de los enfermos. Caso registrado: Paciente masculino, 55 años de edad. Padecía de diplopía en el ojo derecho. Una junta de oftalmólogos diagnosticó que se trataba de parálisis del músculo recto externo del ojo. Le apli­caron prednisona, penicilina, estreptomicina, moroxidina y vitaminas B1 y B12 durante más do 2 semanas, sin resulta­dos. La radiografía del cráneo en posición lateral no detectó anomalía, el electroencefalograma tuvo resultado normal, y la exploración cerebral no reveló lesión espacio-ocupante en los hemisferios cerebrales ni en el cerebelo. Luego de hospitalizado, el paciente pidió ser tratado con acupuntura. Selección de puntos para la acupuntura: Taiyang, hegu, qiuh-ou, tongziliao, sizhukong, fengchi, linqi de la cabeza (Vb 15), yuyao, yangbai, xiaguan, zhongzhu de la mano y otros puntos, todos del lado derecho. Se da 1 sesión al día, y cada vez se elige solamente 3-5 puntos. Aplicada la acupuntura con agujas filiformes, se añade estímulo con agujas “flor de ciruelo” en los jiaji cervicales de derecha y también en las regiones temporal y ocular del mismo lado. Tanto para el uso de agujas filiformes como para el de agujas “flor de ciruelo” se adopta el método de tonificar, se propina estímulo débil y se retiene las agujas 15-20′.
Al concluir 2 sesiones, el paciente mejoró. Tras un total de 18 sesiones, la diplopía lo abandonó en lo básico, al tiempo que la esotropía de su globo ocular derecho fue rectificada. 3. Se dio acupuntura a 101 casos de estrabismo paralítico entre 10 de parálisis del músculo recto interno, 30 de parálisis del músculo recto externo, 2 de parálisis del músculo recto superior, 10 de parálisis del músculo recto inferior, 15 de pará­lisis de músculo oblicuo superior, 3 de parálisis del músculo oblicuo inferior y 31 de parálisis simultánea de varios múscu­los. El estado morboso más corto era de 1 día, y el más largo, de varios años.
Método de tratamiento: Se elige los puntos jingming, jian-ming (Extra.) Núms. 1-4, qiuhou, yangbai, chengqi, yuyao, sizhukong, tongziliao, waiming (Extra.), shangming (Extra.), taiyang, hegu y neiguan, de los cuales se usa 2-4 por vez. Se utiliza agujas N.° 32, se las hace entrar profundamente en 1-2 cun en los puntos periféricos del globo ocular y, una vez llega­da la energía, se las levanta. Es 1 sesión por día y 10 sesio­nes componen 1 curso de tratamiento. Resultados del tratamiento impartido a los 101 casos: Cura­ción, 35 casos (34,7%); efecto notable, 16 (15,8%); progreso, 24 (23,8%); y efecto malogrado, 26 (25,7%). El efecto terapéutico mantiene una estrecha relación con el tiempo de estado morboso. De los 35 casos curados, 26 habí­an llevado menos de 3 semanas de incidencia; 6, más de 3 semanas; 3, tiempo ignorado; y la patología más larga había durado 2-4 meses. De entre los 26 casos de efecto nulo, 6 habían llevado menos de 3 semanas de incidencia, y los de­más 20, más de 3 meses hasta varios años. Es por esto que
se explica una mayor probabilidad de curación con acupuntura en la etapa inicial de la enfermedad. Transcurrido 1 año, se inspeccionó a 14 pacientes curados y otros 4 beneficiados del efecto notable. Se encontró con que los 14 curados seguían manteniendo el buen efecto y que 2 de los 4 de efecto notable se habían continuado recuperando hasta la normalización. Mientras tanto, los 2 restantes permanecían con una leve diplopía remanente que tenían al cabo de la acupuntura. Todo esto da prueba de que la curación de la oftalmoplejía en virtud de la acupuntura tiene estable el efecto terapéutico a largo plazo.

2) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción: Puntos principales: Para la blefaroptosis del párpado superior se toma el yangbai y yuyao (en el justo me­dio de la ceja cuando el ojo mira en sentido horizontal y opuesto en sentido inferior a la pupila) y shangming (en el punto central del arco superciliar y abajo del borde superior de la órbita ocular); para la parálisis del músculo recto interno se escoge el jingming; para la parálisis del músculo recto externo se elige el tongziliao y yuwei (Extra.); para la parálisis del músculo recto superior se opta por el shangming; y para la parálisis del músculo recto inferior se aprovecha del chengqi. Puntos secundarios: Hegu, waiguan, yanglao, quchi, zusanli y sanyinjiao.
Explicación: Se usa ondas compactas-ralas o intermitentes, la magnitud de corriente eléctrica se adecua al estímulo me­diano, se da 1 sesión diaria o día por medio, cada sesión dura 10-20′, 1 curso de tratamiento consta de 10 sesiones, e inter­median 3-5 días de reposo entre un curso y el subsiguiente.
Experiencias clínicas: La electropuntura tiene cierto efecto para la oftalmoplejía. Se toma como principales los puntos periféricos de la cuenca ocular y se puede usar como auxilia­res los puntos lejanos de las cuatro extremidades. Una información cubrió 24 casos atendidos con esta terapia. Entre ellos se comprendían 7 casos congénitos que eran de parálisis del músculo elevador del párpado superior, así como 17 casos adquiridos, esto es, 1 de parálisis total del músculo ocular externo, 1 de parálisis total de nervio oculomotor, 7 de parálisis del músculo elevador del párpado superior, 1 de parálisis del músculo oblicuo superior, 1 de parálisis del mús­culo recto inferior y 6 de parálisis del músculo recto externo. Selección de puntos para la acupuntura. Para la blefaroptosis del párpado superior se toma como principales el shangming y yangbai. Para la parálisis de los músculos rectos se usa como principal el jingming respecto del músculo recto interno, el yuwei en cuanto al músculo recto externo, el shangming en cuestión del músculo recto superior y el chengqi en lo tocante al músculo recto inferior. Como puntos auxiliares se sirve del quchi, hegu, zusanli, sanyinjiao y otros. Los puntos arriba referidos son utilizados rotativamente. Son 6 sesiones de electropuntura a la semana, cada sesión ocupa 30′, se ofrece estímulo poderoso para comenzar y se toma como límite la tolerancia del paciente. La frecuencia es de 50-100 veces por’. Producido el efecto, disminuyen paulatinamente la intensidad de estímulo y la frecuencia.
Resultados de la electropuntura aplicada a los 24 casos: Cu­ración (normalización de la función muscular del globo ocular, así como apertura de fisura palpebral aumentada hasta ser igual a la del ojo sano), 10 casos; efecto notable (recuperación de la función muscular del globo ocular hasta más de 20 gra­dos y apertura de la fisura palpebral aumentada en más de 4 mm en comparación con antes del tratamiento), 6 casos; me­joramiento (función muscular del globo ocular aumentada en más de 10 grados de movimiento en relación con el pre-tratamiento y, en cuanto a los pacientes blefaroptosados, apertura de la fisura palpebral ensanchada en más de 2 mm con respecto al nivel anterior al tratamiento), 6 casos; y efecto nulo (síntomas y signos inalterados comparados con el pre-tratamiento), 2 casos. El efecto de notable para arriba fue de 66,6%, y la eficacia total, 9 1,6%. El tratamiento duró 8 días como mínimo y 90 días como máximo y promedió 30,6 días. Los 2 casos de efecto nulo participaron 13 y 18 días en el tratamiento. El autor sostiene que la no curación de ellos se debiera posiblemente al corto tiempo de tratamiento.

3) Método: Se aplica acupuntura con agujas “flor de ciruelo” eléctricas.
Prescripción: Para aumentar la capacidad visual y corregir el estrabismo: Zhengguang (Extra.), zhengguang2 (Extra.) (o sea, punto central de la línea que une el yuyao con sizhukong y ubicado por debajo del borde supraorbital), fengchi, dazhui, neiguan y baihui. Para la rectificación del estrabismo y la con­solidación de la visión y para el período de consolidación y regulación: zhengguang, zhengguang2, fengchi, baihui, ambos lados de las vértebras torácicas y lumbares, xinshu, ganshu, danshu y shenshu.
Explicación: Para esta terapia se conecta un aparato tera­péutico transistorizado con la corriente eléctrica, la fuente de electricidad la componen pilas secas de 9 voltios, el flujo eléc­trico es menor de 5 miliamperios, y la magnitud de corriente no supera la tolerancia del paciente. La aguja golpetea 20-50 veces en un área cutánea de 0,5-1,2 cm. de diámetro en re­dedor del punto acupuntural y golpetea en 3 líneas a cada lado de las vértebras toracolumbares. Se dispensa 1 sesión en días alternativos, 1 curso de tratamiento ocupa 15 sesiones, y se intercalan 15 días entre un curso y otro.
Experiencias clínicas: Con agujas “flor de ciruelo” eléctricas fueron tratados 71 casos de estrabismo concomitante entre un total de 122 ojos. Resultados del tratamiento: curación, 39 ojos, 31,4%; efecto notable, 63 ojos, 52%; mejoramiento, 17 ojos, 14%; y efecto nulo, 3 ojos, 2,6%. Eficacia a plazo inme­diato: 97,4%.
El efecto terapéutico fue bastante satisfactorio para los casos de menos de 15 grados de estrabismo, de los cuales el 40% pudo recuperar la posición ocular, normalizar la visión de am­bos ojos y ser curados en materia de función. En lo concer­niente a los casos de más de 20 grados de estrabismo, más de 60% recibió efecto notable, aumentó la vista, y sus ojos mejoraron de aspecto estéticamente. A juzgar por la dioptría, el efecto terapéutico resultó mejor en la miopía o hipermetro-pía leves, y menos en las de grados mediano y elevado. Los 3 ojos en que la terapia no tuvo efecto eran de miopía o hiper-metropía elevadas.
Explicaciones adicionales: La medicación para esta afección aún dista de tener resultados satisfactorios. Las terapias practicadas en los puntos, incluidas la acupuntura y la electropun­tura, producen efectos comparativamente satisfactorios en los casos de corta patología y a menudo con rapidez. No obstan­te, algunos oftalmopléjicos deben persistir en un tratamiento prolongado antes de poder beneficiarse del tratamiento.

DALTONISMO

octubre 23, 2009

Se refiere a la alteración que sufre la función destinada a dis­tinguir los colores y se la denomina también trastorno visual del color. El caso leve se llama debilidad de percepción del color, y el grave, daltonismo. Este último se clasifica como congénito y adquirido. El adquirido se produce por la enferme­dad del nervio óptico o de la retina y como consecuencia el campo de visión se reduce o desaparece. Pertenece al campo de “ver el rojo como el blanco” según la medicina tradicional china.
Por el daltonismo en sentido clínico se entiende comúnmente el congénito, el cual se subdivide a su vez en parcial y total, siendo el segundo raramente observado. La incidencia en el hombre es 5 veces más elevada que en la mujer. Los pacien­tes con esta patología no son apropiados para desempeñarse en las comunicaciones, el beneficio de minerales, la industria química, las artes plásticas, la medicina y otras especialidades que requieren la distinción de una amplia gama de cromos. Por ende, el daltonismo está señalado como un contenido convencional para el examen físico, durante el cual la gran mayoría de los daltonianos pueden ser descubiertos, siendo los más de protanopía o deuteranopía.

TRATAMIENTO
1) Método: Se aplica acupuntura con agujas filiformes.
Prescripción:
Puntos principales: Jingming, zanzhu, tongziliao, sizhukong, yangbai, chengqi, shangguan (Vb 3), tianyou (SJ 16), binao (IG 14), hegu, guangming y zusanli. Puntos secundarios: Fengchi, shenmen, xinshu, pishu y taibai (B. 3).
Puntos de experiencia: Jingguang (Extra.) y seguang (Extra.).
Explicación: Mediante rotación se interna la aguja, se da estímulo leve en los puntos craneanos y oculares y estímulo fuerte en los puntos de la mano y el pie. Las agujas permane­cen insertas 20-30′. Cada vez se escoge 1-2 pares de puntos principales e igual número de pares de auxiliares y se usa los puntos mencionados en forma alternativa. Es 1 sesión cada día o cada dos días, y 10 sesiones integran 1 curso de trata­miento.
Experiencias clínicas: 1. Se informó sobre 21 casos de ce­guera para los colores entre 14 de protanopía (la mayoría), 3 de deuteranopía y 4 de protanopía y deuteranopía asociadas. Resultados de la citada terapia aplicada a todos ellos: cura­ción, 8; efecto notable, 7; y efecto nulo, 6. Algunos se benefi­ciaron del efecto apenas tras 5 sesiones de acupuntura. 2. En otros 42 casos de protanopía y deuteranopía asociadas, pacientes cuyas edades oscilaban entre 15-25 años de edad. Para la acupuntura les tomaron como principales los puntos jingguang y seguang y como auxiliares los tongzillao, hegu, guangming, shenmen, taibai, xinshu y pishu, destinados a ser puncionados cada vez en forma rotativa. Cabe notar que los puntos auxiliares deben ser utilizados conforme a la diferen­ciación de los síntomas. Se añade el fengchi y guangming, por ejemplo, para el daltonismo total (incapacidad de percibir cual­quier color).
Método concreto de acupuntura: 1) Antes de puncionarse en el jingguang, el paciente tiene que cerrar los ojos. Luego, el terapista le oprime el globo ocular con la mano izquierda, ingresa en él una aguja filiforme de 2 cun de largo con la mano derecha en un ángulo de 90 grados, la interna despacio y completa su entrada en 4 veces. A la primera vez la aguja penetra en 0,5 cun, el paciente respira 2 veces y luego la aguja vuelve a entrar en 0,5 cun. El paciente descansa un momento, y más tarde la aguja avanza en 2 veces (con 5′ de intervalo entre la tercera y la cuarta vez, la aguja llega hasta una profundidad de 1,5 cun, y se prohíbe aplicar en este punto el método de picotear como un pájaro). 2) Para insertar en el seguang, se ruega al paciente abra un poco la boca. La punta de aguja adelanta hacia el fengchi hasta un cun de profundi­dad. Y 3) Las agujas restan insertas durante 15-20′ en cada uno de dichos puntos.
Resultados del tratamiento ofrecido con este método a los pacientes: Curación, 19; efecto notable, 15; y mejoramiento, 8. 18 casos recibieron 1-5 sesiones; 14, 6-10 sesiones; 4, 11-15 sesiones; y 6, 16-20 sesiones. Generalmente, la acupuntura produjo efecto al cabo de 1-5 sesiones.
3. Otro médico se valió de la acupuntura para atender a 18 casos de trastorno visual del color con buenos resultados terapéuticos a plazo inmediato. Estos pacientes fueron descu­biertos durante un examen físico y eran todos de sexo mascu­lino. La absoluta mayoría fue tratada exclusivamente con la acupuntura.
Selección de puntos: Puntos de la región ocular en combina­ción con los puntos distales. De la región ocular: zanzhu, fingming, sibai, tongziliao, yuyao y taiyang; y puntos distales: fengchi, ganshu, shenshu, guangming, yanglao y zusanli. Método de manipulación: Cada grupo de puntos combina tanto oculares como lejanos. Se ingresa la aguja rotándola con lentitud. En los puntos oculares se adopta el método de inhibi­ción tipo 2 o el de excitación también tipo 2, y se esfuerza por hacer la sensación acupuntural llegar a la periferia del globo ocular. En los puntos distales se practica el método de inhibi­ción tipo 2 y se procura que la sensación acupuntural se dise­mine hacia arriba y abajo. Duración del tratamiento: es 1 se­sión diaria, 10 sesiones llenan 1 curso de tratamiento, luego se suspende la terapia por 3-5 días antes de dar inicio al se­gundo curso, y por lo general la acupuntura dura 2-5 cursos de tratamiento.
Análisis del efecto del tratamíento realizado. De los 14 casos de protanopíadeuteranopía: efecto notable, 1; mejoramiento, 11; y efecto nulo, 2. Y de los 4 casos de debilidad de percep­ción del rojo y el verde: curación, 3; y efecto notable, 1. La acupuntura ha probado ser bastante eficaz para el trastorno visual del color y habitualmente produce efecto luego de 9-40 sesiones.
Conclusiones del autor: 1) Acorde a los datos chinos y extran­jeros sobre el trastorno visual del color, este fenómeno acaece en un 5,14% de los hombres y en cerca de 0,73% de las muje­res. Pero los pacientes del mencionado grupo son todos varo­nes. En otros tiempos este mal era condenado como incura­ble. La observación del efecto terapéutico obtenido en los 18 casos de trastorno visual del color confirma que la acupuntura tiene un efecto a plazo inmediato bastante aceptable. Y 2) La debilidad de percepción del rojo y el verde tiene una mayor probabilidad de curación que la ceguera para estos dos colo­res.

2) Método: Se aplica electropuntura.
Prescripción: Puntos principales: Puntos oculares periféricos tales como tongziliao, jingming, sizhukong, chengqi, zanzhu y yangbai.
Puntos secundarios: Fengchi, tianyou, shangguan, guang-ming, binao, hegu y zusanli.
Explicación: Cada vez se opta por 1 par de puntos principa­les y otro par de auxiliares. Se los conecta con un aparato de electropuntura usando ondas compactas-ralas u intermitentes. Se propina estímulo mediano, cada sesión dura 10-20′, es 1 sesión al día, 1 curso de tratamiento toma 10 días, e intervie­nen 5 días de descanso entre un curso y el subsiguiente. La electropuntura tiene cierto efecto para tratar el daltonismo. Según una información, 189 pacientes tratados con esta tera­pia pudieron elevar en distinto grado la capacidad de distinguir los colores. Eran 185 de sexo masculino y 4 de femenino y contaban de 10-48 años de edad. 122 tenían ceguera para el rojo y el verde, y los demás, debilidad de percepción cromáti­ca.
Procedimientos. Selección de puntos en 3 grupos: Grupo 1: tianyou, tongziliao, zanzhu y hegu; grupo 2: shangguan, siz-hukong, jingming y zusanli; y grupo 3: binao, chengqi, yangbai y guangming. Todos estos puntos son tomados de ambos lados, se escoge 1 grupo cada día y se usa los 3 grupos por turno. Se rota la aguja para ingresarla. Presentada la energía, se practica el método de tonificación y dispersión parejas en los puntos próximos al globo ocular. Se hace girar la aguja 1 vez cada 3-5′, y mejor es que la sensación acupuntural alcan­ce la región ocular. Cuando la energía surge en los puntos que están lejos del globo ocular, se los conecta con la corriente eléctrica de un aparato multiterapéutico semiconductivo que tenga una magnitud de corriente adecuada a la tolerancia del paciente. El efecto resulta mejor si la sensación de acupuntura viaja en dirección a la cabeza. Las agujas permanecen inser­tas durante 15′. Es 1 sesión por día, 10 sesiones forman 1 curso de tratamiento, y se interpolan 3-5 días de reposo antes de iniciar el segundo curso. Al final de cada curso de trata­miento se realiza 1 vez la cromatoptometría convencional. Resultados de la electropuntura aplicada a los 189 pacientes mencionados: Curación (capacidad de discernir en 10 segun­dos las imágenes y las letras contenidas en cada una de las páginas de 4 libros de examen visual, incluidos Dibujos de cromatoptometría y Dibujos de examen daltoniano), 111 casos, 58,7%; efecto notable (incapacidad de distinguir bien las imágenes y letras en 3-5 páginas), 32 casos, 16,9%; mejora­miento (incapacidad de distinguirlas en más de 5 páginas), 46 casos, 24,3%; y eficacia notable o más que notable, 75,6%. Número de sesiones: mínimo, 6; y máximo, 88. 31 pacientes fueron visitados continuamente por espacio de 6-26 meses. Resultados de esta observación: efecto a largo plazo estabili­zado, 8 casos; efecto aceptable, 10; retroceso, 13; pero nin­guno cuyo nivel de percepción del color había descendido hasta el que tenía antes del tratamiento. Precauciones: Para dar acupuntura en los puntos oculares se debe tomarlos con precisión y la magnitud de corriente eléctri­ca no tiene que ser excesiva sino adaptarse a la tolerancia del enfermo sin producirle sufrimiento. Una vez removidas las agujas, hay que oprimir apropiadamente los agujeros para precaverse de que sangren.
Explicaciones adicionales: Al daltonismo aún le faltan tera­pias más eficaces hasta el momento. Los tratados de medicina tradicional china contienen anotaciones sobre él ya tiempo atrás. Según las experiencias del tratamiento clínico en diver­sas partes de China, la acupuntura aplicada a dicha enferme­dad proporciona realmente ciertos efectos. Pero el paciente precisa persistir en el tratamiento y no interrumpirlo. De otro modo el efecto se verá afectado. Habitualmente, conviene que reciba 3-5 cursos de tratamiento seguidos. Es conveniente un ambiente de tranquilidad durante el curso del tratamiento.